Indice Anterior

Formato PDF

Monografía del microscopio*

Historia del desarrollo en tres siglos y medio. Trascendencia en el campo de las Ciencias

Génesis. Importancia y utilidad

La historia del desarrollo y progreso de la Ciencia Óptica va aparejada, o mejor dicho, es la del Microscopio.

Como aparato óptico auxiliar en la investigación científica ha adquirido con el decurso del tiempo una importancia trascendental, sin precedentes en la historia de los grandes progresos de las ciencias, de la biología en particular.

No es exagerado ni aventurado afirmar que entre los múltiples instrumentos destinados a la exploración científica no existe en la actualidad otro que tenga tantas aplicaciones, que se haya generalizado tanto y rinda mayores ventajas que el microscopio. Virtualmente ello encarna un imponderable valor definitivo en el campo de la Ciencia.

En efecto, hay ciencias basadas exclusivamente en él y cuyo desarrollo no había sido posible hasta que el microscopio alcanzó cierto grado de perfección. La Bacteriología, la Petrografía y la Metalografía son buenos ejemplos de ello. Otras hay, como la Medicina, la Biología, la Historia Natural, la Química, etcétera, que precisan apelar ineludiblemente a la Microscopia para completar los estudios hechos a simple vista (macroscópicamente).

Sin su hallazgo el estudio de las cosas y de los seres, o entidades sumamente pequeñas, microscópicas para el alcance de la vista normal del micrógrafo, habría sido prácticamente imposible. El ojo humano, por su especial estructura anatómica, tiene su capacidad visual; de ahí la necesidad de ampliar las impresiones percibidas por nuestra retina con el auxilio de distintos mecanismos o medios ópticos, como es el caso del microscopio, por ejemplo.

El conocimiento objetivo, especialmente de los diminutos individuos vivientes que pululan a millares en una gota de agua _ponemos por caso- positivamente ha sido asombro del científico de todos los tiempos. Y la comprobación experimental de que la textura de animales y plantas en último análisis se reduce a una confederación de tejidos y éstos a su vez de células federadas, potencialmente capaces cada una de ellas de vida independiente, con una organización y estructura complejas; así como el hecho comprobado de que la suma total de energías elaboradas por cada uno de estos microscópicos componentes celulares, imprimen a la totalidad del individuo, vegetal o animal, el sello específico de su estirpe en la escala correspondiente, es, repetimos, cosa que maravilla y causa sensación al hombre de ciencia.

El microscopio nos sirve para la observación de objetos próximos, pequeñísimos, indivisibles macroscópicamente. Nos da imágenes invertidas, o sea que el lado derecho del objeto amplificado aparece en la izquierda en la imagen óptica, y la cara superior de aquél se ve en la parte inferior de ésta. Goza de un enorme poder de amplificación, pudiendo sobrepujar a varios miles de diámetros. Fundamentalmente consiste su mecanismo en la adaptación de sistemas de lentes de aumento (lentes convergentes) en los extremos de un tubo cilíndrico ennegrecido interiormente. Las colocadas en la parte superior del tubo se llaman oculares y las del extremo inferior, objetivos. De suyo son consideradas como la parte más importante y noble de este instrumento amplificante.

Se construyen -las lentes- de varias calidades: de crow-glass, de flint-glass, que son acromáticas; de cuarzo, monocromáticas; de feldespato; de fluorita, llamadas semiapocromáticas (estas lentes de espato fluor superan en bondades a las anteriores por su escasísimo índice de refracción y mínima dispersión de los colores, no alcanzada por ninguna mezcla de cristales fundidos); y por último, las lentes apocromáticas, de fosfato y borato, con las que se alcanza la máxima perfección por la nitidez y uniformidad de la imagen y ausencia de toda aberración.

Por el corto espacio que disponemos no nos es dable seguir paso a paso la trayectoria ascendente del desarrollo del microscopio, desde el sencillo cristal o vidrio de aumento hasta llegar al microscopio electrónico, la máxima expresión evolutiva en lo que concierne a los aparatos de ampliación óptica que la ciencia dispone actualmente. Seremos concisos a fin de llenar nuestro cometido, limitándonos a señalar y reseñar en ligera síntesis historial las etapas esenciales de su progresivo desenvolvimiento, omitiendo el comentario de la extensa y nutrida bibliografía que hay sobre esta materia.

Historia de los anteojos

La ciencia óptica ha venido incrementándose desde épocas inmemoriables. Los historiógrafos apuntan que antes que se formularan las leyes de óptica, los chinos ya se hallaban en el dominio del arte de tallar lentes sencillos y en pleno uso de los anteojos fabricados de cuarzo y otros cristales, e inclusive con armaduras de carey, bien con fines ornamentales unos o medicinales otros.

Confucio, 500 años a. J. C., menciona en sus escritos haber aliviado la visión a un zapatero con el empleo de gafas. Y posteriomente, cuando el insigne trotamundos, el veneciano Marco Polo, visitó la clásica China, en el 1270, encontró que aquellas gentes usaban esos adminículos. Tales testimonios dan fe de su manufactura en épocas remotas, pero no se tiene noticias de que el gran filósofo y moralista asiático tuviera conocimiento alguno acerca de las leyes de refracción del cristal; aún cuando si deja constancia que los primeros lentes tuvieron uso práctico y aplicación medicinal en la archimilenaria China, lo que hace presumir al menos que tenían nociones o estaban en posesión del conocimiento _quizás en forma empírica- del poder de refracción de las lentes.

Más en lo que a Occidente concierne, se sabe que los primeros anteojos fueron inventados por el italiano Salvino D'Armato en el 1285. Una inscripción lapidaria en su tumba de Florencia lo testifica. La leyenda reza textualmente así:

"Aquí yace Salvino D'Armato de Amati de Florencia. Inventor de los Anteojos. Dios le perdone sus pecados. A. D. 1317".

Y probablemente D'Armato no fue el inventor, ni siquiera el primer fabricante; pues, se afirma que Roger Bacon (1214-1294), en 1276, los describió encareciendo sus bondades curativas para los ancianos de vista débil y, juzgó, mal podía describirlos y recomendar su uso si éstos no existían... Si bien es cierto, algunos autores advierten que Bacon sólo se refirió a las "esferas de cristal" que podían servir para ampliar la vista débil y poder leer; es decir, que únicamente sugirió la confección de las gafas. Sea como fuere, repárese, además, en la relativa coincidencia de fechas; apenas seis años después de la visita de Marco Polo a China, quien trajo la novedad e hizo la primera descripción, da buen margen a pensar que el diseño y modelo se obtuvo de la fuente de Marco Polo.

Naturalmente, todo esto se refiere a la fabricación o construcción de los anteojos, pues no es menos cierto que las "propiedades ópticas de las superficies curvas" ya fueron conocidas por el mismo Euclides, 390 a. J. C. y por Claudio Ptolomeo, 127-151 d. J. C.

Siglos más tarde apareció el eminente matemático árabe Alhazen (965-1038), a quien le cupo la gloria de refutar y enmendar la teoría que desde la época de Euclides se mantenía como veraz. Consistía ésta en la creencia "que los rayos visuales procedían de un punto dentro del ojo y que estos se esparcían formando un cono visual cuya base descansaba sobre el objeto", Alhaben (Abu-Ali al-Hasan) demostró lo contrario, indicando que "los rayos visuales pasan desde el objeto al ojo" e insinuó la "verdadera conducta de la luz al pasar desde un medio tenue a un medio denso". A fin de explicar y describir el resultado de sus ensayos solía utilizar pequeños segmentos de bolas de cristal.

 

Lupas y Microscopio "simple"

Posteriormente, y con destino a la investigación científica, aparecieron las lentes o lupas y el mismo microscopio "simple" con dispositivos especiales y con un poder de ampliación de la imagen observada de no más de cuarenta diámetros. Oportuno es consignar aquí que tanto los anteojos como las lupas o lentes (antecesores del microscopio) operan como microscopios simples. Prácticamente son iguales.

De ordinario una lupa está compuesta por una sola lentecilla convergente, aunque las hay que se componen de un juego de dos o tres (bilupas, trilupas). Se confeccionaban con monturas especiales, permitiendo superponer o intercambiar lentes de distinto aumento y observar simultáneamente, a creciente ampliación, el objeto de examen. Ellas nos dan una imagen virtual derecha y una ampliación variable de 5 a 40 diámetros. Igual que el microscopio simple.

Este último también está compuesto de una sola lente, pero generalmente comprende un juego (sistema) de dos o tres lentes superpuestas, plano-convexas, separadas una de otra por un diafragma. En su construcción se han añadido dispositivos y accesorios que facilitan la manipulación y el examen óptico.

Tanto la lupa como el microscopio simple están destinados a obtener una idea general o imagen panorámica y topográfica del objeto examinado, así en entomología, como en botánica, o como en mineralogía, determinando los caracteres específicos de los insectos, de las plantas y de los cristales. Por su débil aumento son muy útiles para los que se dedican a las disciplinas de la historia natural.

El microscopio simple aventaja al microscopio compuesto solo en la luminosidad, pues ésta es más amplia y por ello se notan menos los inconvenientes de la esfericidad y cromaticidad de que adolecen los microscopios compuestos cuando no están equipados con lentes de superior calidad.

Los métodos de ese entonces para la confección de las lentes no podían ser más primitivos y burdos. "El procedimiento de fabricación consistía en fundir al soplete glóbulos de vidrio, que se procuraba fueran lo más pequeños y lo más esféricos posibles". Como se ve, nuestros primeros observadores de microorganismos y objetos diminutos carecían de medios técnicos apropiados para tallar lentes y construirlos mejores.

Microscopio "compuesto"

La denominación de "microscopio" fue dada por Johann Giovanni Faber (1570-1640) de Bamberg en 1624 o 1625; médico residente en Roma y al servicio del papa Urbano VII; miembro de la Academia de Lincei. El vocablo proviene de dos voces griegas: micros, pequeño y skopein, ver, examinar.

Parece evidente que el microscopio "compuesto" fue inventado _si cabe el término- en el año 1590 por Hans (padre) y Zacarias (hijo) Janssen, de Middelbourg, Holanda (no es raro encontrar la referencia de que ambos fueron hermanos); principalmente por Zacarias, quien, aseguran, combinaba dos lentes simples convergentes: una operaba de "objetivo" y la otra de "ocular".

No obstante, la paternidad del microscopio ha sido muy discutida y disputada. Tenemos por ejemplo que los italianos atribuyen el singular invento a su compatriota el famoso Galileo Galilei, (1564-1642), natural de Pisa, eminente físico y matemático. Según testimonios lo que hizo el pisano Galileo, fundador del método experimental y de la ciencia dinámica, fue, en el 1609 (historiadores hay que señalan el 1634), combinar las lentes o cristales de aumento (una lente biconvexa le sirvió de ocular) en un tubo de plomo o cartón construido por él mismo, aplicándolas al estudio de la astronomía, pero, afirman, en conocimiento ya del aparato óptico inventado por los Janssen. Tal aparato de Galileo, al que consiguió dotar de treinta aumentos, si se considera como el primer telescopio inventado. Pero ni aún éste parece ser realmente su descubridor; pues se sabe que su contemporáneo Hans Lippershey tenía un telescopio y que Galileo indagó sus fundamentos, y ya en posesión de ellos construyó el suyo, mejorándolo por supuesto.

No extraña tal confusión si nos atenemos a que los principios ópticos de construcción del microscopio y telescopio son comunes, coincidentes; guardan al menos estrecha semejanza, y el paralelismo o similitud de su génesis y congruentes relaciones históricas atestiguan que están profundamente vinculados, asociados, al extremo que no había en ese entonces una denominación que los distinguiera entre sí. Más aún, se dice que los primeros instrumentos se construían en forma tal que rendían un doble servicio: como microscopio y como telescopio. Esta circunstancia ambigua ha llevado a ciertos autores a suponer que los Janssen son los inventores y primeros constructores de ambos aparatos.

El hecho de haber construido sus propios microscopios, como sucedió con Galileo, Fontana, Drebbel, Kircher, Hooke, Leeuwenhoek, etc., no les acredita obtener la patente de inventores como sus biógrafos pretenden. Por las computaciones cronológicas, como luego veremos, la progenitura del invento pertenece sin disputa a los Janssen.

Más la realidad parece ser que el microscopio es un producto, como sugiere Julio Aráuz, "de una serie de ensayos, que datan de muy lejos, ya que en toda la antigüedad se encuentran descripciones más o menos vagas, de instrumentos amplificadores de la visión". Desde luego, es cierta la comprobación de un lento perfeccionamiento, de siglo tras siglo, de este imponderable aparato óptico con sus respectivos anexos. Su desarrollo progresivo, del sencillo lente hasta el microscopio electrónico, ha marchado al compás de la necesidad y de la natural curiosidad del hombre científico que iba "in crescendo" en el campo de la investigación.

Sembrada la inevitable duda en cuanto a su verdadero progenitor, inventor o creador, se hace asimismo difícil precisar con exactitud la fecha de su nacimiento, por ser, como se ha visto, producto de una lenta y gradual evolución que se pierde en las brumas de la antigüedad.

De la digresión anterior infiérese que quizás no sería correcto hablar del "inventor" del microscopio sino del "primer constructor" o "fabricante". Y partiendo sobre esta base sí puede afirmarse que los primeros microscopios fueron "fabricados" por Hans y Zacarías Janssen, en el 1590, como tenemos dicho, y que Holanda es la cuna del microscopio.

Los que perfeccionaron el microscopio

Durante mucho tiempo los progresos que se observaban en la parte mecánica como en la parte óptica permanecieron casi estables, o apenas perceptibles, salvedad hecha de pequeñas modificaciones que mejoraban con relativa lentitud el equipo óptico y mecánico. Los constructores de microscopios centraron su atención especialmente en los anexos de iluminación y en los soportes, pues los escasos conocimientos que tenían sobre la naturaleza del vidrio y su influencia sobre la dispersión de la luz, los había detenido.

A continuación ofrecemos una breve reseña sintética, en orden cronológico (durante tres siglos y medio), de los científicos (omitiendo a los Janssen y Galileo por habernos ya referido a ellos) que aportaron sus conocimientos al mejoramiento del microscopio, dándose el caso que algunos de los pioneros construyeron sus propios aparatos.

Del microscopio de Francisco Fontana (1618) se dice que llevaba engastadas y fijas dos lentes cóncavas en ambos extremos del tubo. Diseñó y construyó su propio microscopio.

De Cornelio Drebbel (1572-1634) se afirma que obtuvo un microscopio de Janssen y diseñó los suyos allá por los años 1619-23 sobre el modelo holandés, mejorándolo; pues proporcionaba aumentos variables con sólo modificar la longitud del tubo, y aseguran, que "producían la inversión de la imagen".

René Descartes (1596-1650) hace hincapié, en el 1637, sobre la utilidad de los espejos cóncavos e indica el "uso de lentes aisladas de foco corto".

El inglés Roberto Hooke (1635-1703) construyó en el 1665 sus propios microscopios, aventajando sus modelos en mucho a sus antecesores, en lo que respecta a la parte mecánica.

En el 1668, Eustaquio Divini (1620-1695) le imprimió un nuevo impulso al microscopio. Combinó varias lentes "constituyendo un sistema fijo"; mejoró para el ocular la aberración de esfericidad, dotando al campo visual de un rendimiento mayor de luminosidad. Se informa que con ello alcanzó a darle al microscopio un aumento hasta de 143 diámetros.

El sabio holandés Antony van Leeuwenhoek (1632-1723) tuvo en el 1670 microscopio de propia ejecución. Y por los años 1673-1723 pulía lentes pequeñísimos con tal perfección que eran asombro en su época, logrando obtener en algunas un aumento hasta de 270 diámetros. Negose siempre a descubrir el secreto de su arte de tallar cristales. Calcúlase que llegó a construir 247 microscopios y diseñado y pulido 419 lentes para objetivos.

El óptico John Marshall, inglés, creó la novedad del condensador de luz, lente colectora que se coloca bajo la platina, y diseñó la columna articulable.

Christian G. Hertel, aproximadamente por el 1710, acondicionó por primera vez el espejo plano para la luz refracta y construyó una platina desplazable (platina móvil) en todos sentidos mediante tornillos, a la par que le dotaba de un micrómetro de tornillo para su consiguiente graduación focal.

Por aquella misma época, James Wilson le dio un nuevo impulso, perfeccionando en algo las lentes y los medios de iluminación, llegando a dotar al aparato óptico hasta un aumento de cuatrocientos diámetros. Con él el equipo mecánico y óptico habíase perfeccionado considerablemente y registrado un adelanto importante.

Al inglés Edward Culpeper, por el 1730, se le debe la creación de la lente intermedia en el objetivo, constituyéndolo en sistemas y creó el tubo de deslizamiento mejorando así su enfoque.

A Nathanael Lieberkün (1711-1756), célebre anatomista alemán, se le debe el invento, en el 1733, del microscopio solar (especie de linterna mágica, apropiado para la proyección, cuyo principio parece haber sido expuesto en el 1671 por Athanasius Kircher); e insinuó la utilidad del espejo cóncavo de plata para la iluminación directa.

El mecánico inglés John Cuff, 1744, mejoró el modelo de Culpeper y dotó al microscopio de una columna-soporte fija, con su respectivo piñón y cremallera que afinaba el enfoque. El espejo era cóncavo y articulable, sujeto a la columna-soporte, ésta podíase doblar angularmente.

A George Adams (1708-1773) se le atribuye también el haber creado piñón y cremallera que regula el enfoque y diseñado el microscopio montado sobre un trípode.

Johannes Bleuler, en el 1780, incorporó el porta-condensador (mejorando la innovación de Marshall), movible, desplazable, que va articulado en la columna.

William Hyde Wollaston (1760-1828) fue el primero que utilizó el prisma, en el 1811, para dibujar. Se le atribuye haber introducido mejoras en el condensador.

El "condensador de inmersión" fue creado por H. F. Wenhan Unia, a favor de la esencia de trementina, el portaobjeto con la lente frontal del condensador, evitando de esta suerte "la reflexión luminosa de su cara inferior". También diseñó los paraboloides de metal "que proyecta el haz luminoso sobre la preparación con un ángulo de mayor inclinación". Sería por el año 1855.

A Charles Chevalier, en el 1823 se le debe la construcción de lentes acromáticos para el microscopio (el acromatismo fue descubierto en 1729 por Chester More Hall. Dotó al objetivo el verdadero carácter de sistema (varios pares de lentes acromáticas atornilladas una tras otro constituían el sistema) lográndolo mediante la interposición de una lente intermedia bicóncava que indicó Selligne. Los Chevalier (padre e hijo) introdujeron el uso del Bálsamo de Canadá para unir las lentes y los diafragmas. La misma firma, en 1870, introdujo el uso del "diafragma iris".

Giovanni Battista Amici (1786-1883), en Módena, empleó por el 1829 una lente frontal semiesférica, perfeccionando los "sistemas a seco que aventajaban a todos los demás objetivos anteriores". En el 1844 (otros autores señalan el 1850) creó el "objetivo de inmersión". Amici interponía agua entre el cubre-objeto y el objetivo como "medio de inmersión". Con tal método, que lo hacía en forma empírica, lograba aprovechar ciertos rayos luminosos agrandando y mejorando la formación de la imagen. No sólo con agua experimentó Amici, sino que también empleo el aceite de anis.

La adición del objetivo de inmersión resolvió parcialmente el problema del "poder de resolución" y "magnificencia". El físico Ernest Abbe (1840-1905), discípulo del no menos famoso Zeiss, perfeccionó el principio de Amici y expresó que el rendimiento de un objetivo obedecía a su "apertura numérica", en otros términos: "por la cifra que resulta del producto del índice de refracción del medio entre la lente frontal y la preparación y el seno de la mitad del ángulo de abertura del sistema óptico en cuestión". Y en 1878, en colaboración con Zeiss, basándose sobre fundamentos científicos, logró la construcción de una inmersión homogénea al aceite de cedro concentrado como medio de conseguir el acromatismo, atendiendo a que este líquido gozaba de un alto índice de refracción.

Es posible que la idea la hayan tomado de Brewster _inclusive el mismo Amici-, quien en el 1813, se dice que ya había hecho ensayos experimentales. Mas si damos crédito al físico Abbe, sería J. M. Stephenson el verdadero inventor del principio de inmersión homogénea, por haber aplicado como "medio de inmersión" al aceite de cedro. Nos limitamos a señalar que las experiencias de este último son ulteriores a las de Amici.

El empleo del aceite de cedro y del monobromuro de naftalina como medios de inmersión y el aditamento de los objetivos de naturaleza apocromática, señala no sólo el progreso, sino la génesis de la Bacteriología, aparejado, como es natural, a los adelantos obtenidos en los métodos técnicos de fijación, tinción y cultivo.

Abbe, aparte de su versación sobre el uso del aceite de cedro, también tuvo éxito, llevando a feliz término la solución del problema de "la corrección de la dispersión coloreada de la luz a su paso por las lentes".

Finalmente, en colaboración con Schott (1884), Abbe creó nuevos tipos de vidrio, de borato y fosfato, cuyas propiedades ópticas permitieron la fabricación de los afamados objetivos "apocromáticos" que brindan una imagen nítida y libre de toda aberración.

Las exigencias de los investigadores de aquella época obligaron a los pulidores de cristal hacia un mayor perfeccionamiento, no ya en la confección de lentes cada vez más pequeñas, de foco corto, sino que urgía darle solución a los problemas de la aberración esférica y cromática. Entendiéndose por " aberración cromática" la "dispersión desigual de los componentes de la luz solar en su trayecto a través de las lentes". Corregir esta aberración es restar a la preparación los contornos coloreados y borrosos.

Empero, la historia del perfeccionamiento del microscopio compuesto tuvo un momento apoteósico cuando el ya mencionado físico Ernest Abbe; en las postrimerías del siglo XIX, le dio un impulso casi decisivo al construir un microscopio luminoso de una ampliación óptica de 2000 diámetros; límite, al parecer en ese entonces, infranqueable a las humanas aspiraciones de nuestros abnegados científicos. Sin embargo, ciertos gérmenes bactericidas, cuya vivencia ya era sospechada, no podían ponerlos al descubierto porque sus dimensiones eran extremadamente reducidas para ser captadas por los rayos luminosos de longitud de onda normal, como es la que se emplea en los microscopios de uso corriente.

El Ultramicroscopio

Año tras año las fronteras de la Microscopia se amplían, se expanden considerablemente a medida de los nuevos descubrimientos, obteniendo un vastísimo campo de acción. Así es como, tras el impulso que imprimió Abbe a la óptica, poco más tarde se optó por la utilización de los rayos ultravioleta, por ser éstos de "menor longitud de onda y de frecuencia luminosa mayor" que los rayos normales, dando resultados más ventajosos en cuanto a su aplicación óptica; pues, sabido es que el empleo de ondas más cortas virtualmente determinan en un microscopio su poder de ampliación.

Y sobre la base de este principio se construyó el Ultramiscroscopio o Microscopio de campo obscuro, obteniéndose con él un poder limitado de unos 3000 diámetros.

El primer aparato fue fabricado por Siedentoff y Zsygmondy en 1903 (hay quienes señalan el año 1900). En lo que respecta a su historia parece que se remonta a la época del microscopista inglés F. H. Wenham, allá probablemente por los años 1855, quien aparece en los catálogos de aquella fecha haber inventado un aparato similar llamado paraboloide, precursor indiscutible del ultramicroscopio. Merced a este modelo se dice que el alemán Siedentoff, de Jena (Alemania), de la Compañía Zeiss, en cooperación con Zsygmondy, construyó el suyo en la fecha indicada.

Hasta aquí la historia del desarrollo del Microscopio. En adelante, la microscopia moderna marca una nueva etapa: la era del Microscopio electrónico. Con su advenimiento la Ciencia óptica se anota un nuevo jalón. Representa el impulso mayor que se haya podido dar en tres siglos y medio.

Pero antes de entrar a la descripción del supermiscroscopio vamos a historiar muy someramente ciertos tópicos que redondean nuestro tema; tales como: relación de casas fabricantes de microscopios, pioneros de la investigación científica, primeros aportes a la Biología y los infecundos misoneistas.

Pioneros de la investigación microscópica

Entre los primeros científicos que asomaron sus ojos curiosos a las lentes microscópicas con verdadero espíritu de investigación biológica está sin duda Francisco Stellutti (1577-1651), miembro de la antigua Academia de Lincei. En 1618, como resultado de sus observaciones microscópicas describió "la fina estructura del ojo en facetas de la abeja".

Le sigue, en orden cronológico, el sabio jesuita Kircher, de quien se dice que por el año 1646 logró observar con su microscopio los "mínima animalcula" en la tierra como en el agua, y refiere el hallazgo de "gusanos" en la sangre de los que adolecían de fiebres. Esta circunstancia lo coloca entre los primeros microbiólogos, amén de haber puesto "al microscopio al servicio de las investigaciones diagnósticas".

El inglés Hooke, que el 1665 descubrió la célula vegetal en el tejido suberoso (corcho).

Jan Swammerdan (1637-1680), que enloqueció cuando, en el 1669, sus ojos se asombraron al discernir la estructura de los seres vivos bajo la lente de su microscopio.

Y el famoso Leeuwenhoek, considerado como el padre o progenitor de la Microscopía y probablemente de la Bacteriología también, que en el 1675 relató haber descubierto animalillos en el agua de lluvia y afirmaba que "eran diez mil veces más pequeños que las moscas de agua vistas por Swammerdan. Sus numerosas observaciones microscópicas y descripciones que de ellas hizo constituyen un positivo valor científico, pese a su profundo espíritu mercantil.

Hemos citado solamente a los más antiguos.

Primeros aportes a la Biología

A su vez, la investigación microscópica aportó a la Biología, en los albores del siglo XIX, los descubrimientos siguientes:

En el 1827, Karl Ernest von Baer (1792-1876) descubrió el óvulo de los mamíferos. En el 1831, Roberto Brown (1773-1858) observó por primera vez el núcleo celular de las orquídeas. En el 1835, James Paget (1814-1899) y Richard Owen (1804-1892) describen la triquina gusano nemátode endoparasitario que hállase enquistado en el tejido muscular, de preferencia en la carne de cerdo. En el mismo año, 1835, Agostino Bassi habla sobre "Los descubrimientos de los agentes patógenos", y reconoció en un hongo la causa de la enfermedad de los gusanos de seda. En el 1836, Charles Caignard de la Tour (1777-1859) descubrió la importancia del hongo de la levadura en la fermentación. Y a la cabeza de todos ellos, en sitial cimero de la ciencia biológica, figuran Mathías Jacob Schleiden (1804-1881) y Theodor Schwann (1810-1882), quienes formularon y preconizaron la famosa doctrina sobre la Teoría Celular; ocurría esto en los años 1838 y 1839.

Misoneistas

Nos permitimos abrir aquí un breve paréntesis a fin de dar a conocer la desfavorable acogida que tuvo el microscopio entre algunos científicos de gran talla.

Pese a la trascendencia y creciente universalización del uso y aplicación del microscopio, no faltaron espíritus conservadores y reacios que lo miraban con cierto desdén y reticencia, menoscabando o poniendo en duda sus bondades y beneficios. Es el caso, por ejemplo, del histólogo francés Javier Bichat (1771-1802), el fundador nada menos de la doctrina tisular, padre de la Histología, que miraba con menosprecio las incursiones científicas a la luz de las lentes microscópicas, argumentando que las inseguridades que ofrecía la Técnica histológica daban amplio margen a erróneas y caprichosas interpretaciones subjetivas.

Al no menos famoso barón Cuvier (1769-1832), naturalista francés creador de la Anatomía Comparada, tampoco, por lo que se sabe, le hacia mucha gracia la observación directa al microscopio. Opinaba, como Bichat, que este instrumento ofrecía imágenes imperfectas.

En abono de ambos, diremos que las disculpas eran bien fundadas; pues por ese entonces la Técnica histológica, particularmente, andaba en pañales y se incurría en frecuentes errores debido a las deficiencias de los métodos de fijación, inclusión y coloración, no eliminados aún del todo hoy en día; además, la talladura y confección de buenas lentes era a todas luces deficiente.

Mas la versión que a renglón seguido reproducimos corrobora con fidelidad aquella displicencia hacia el microscopio:

El sabio español don Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) en su autobiografía intitulada Mi Infancia y Juventud, exclama desalentado: ..."sorprendíame sobremanera la ausencia casi absoluta de curiosidad objetiva de nuestros Profesores, los cuales se pasaban el tiempo hablándonos prolijamente de células sanas y enfermas, sin hacer el menor esfuerzo por conocer de vista a esos trascendentales y misteriosos protagonistas de la vida y del dolor. ¡Qué digo!... Muchos, quizás la mayoría de los profesores de aquellos tiempos menospreciaban al microscopio, juzgándolo hasta perjudicial para el progreso de la Biología... A juicio de nuestros misoneistas de magisterio, las maravillosas descripciones de células y de parásitos invisibles constituían una pura fantasía. Recuerdo que, por aquella época, cierto catedrático de Madrid, que jamás quizo acercarse al ocular de un instrumento amplificante, calificaba de Anatomía celestial a la Anatomía Microscópica".

Se cuenta, asimismo, la curiosa anécdota que el científico Jan Swammerdan (1637-1680), holandés, por el 1669, al observar minuciosamente la estructura de los seres vivos bajo las lentes de aumento, cayó _dicen_ en un absurdo y lamentable misticismo, enloqueciendo ante las maravillas que descubrieron sus ojos, a punto que terminó por quemar sus valiosas anotaciones "considerando grave delito el tratar de revelar detalles que el Creador habría querido ocultar al ojo humano".

Mas no por estos pequeños incidentes la Ciencia se detiene. Para ella no hay linderos. Posee su filosofía inmanente y no admite dilaciones cuando espíritus escépticos y apocados lo motivan.

El Supermicroscopio o Microscopio electrónico

El quid de la microscopia radica, como expresamos, ya, en la utilización de rayos de longitud de onda cada vez más corta. Al tenor de este imperativo nace el Microscopio electrónico. "De la óptica de la luz, pasando por la microscopía de rayos ultravioleta y la interferometría de rayos X llegamos por camino directo a la óptica electrónica", ha dicho el Prof. E. Hintzsche.

Siguiendo el curso o desenvolvimiento progresivo de la óptica, encontramos que un buen día advino el supermicroscopio, la conquista de mayor significación que ha obtenido la Ciencia en épocas recientes. En el ilimitado radio de acción de las investigaciones ha venido a llenar una necesidad y abre un capítulo aparte en la historia del perfeccionamiento de la ciencia óptica. Este instrumento ya nos permite el estudio y conocimiento de la ultra o infraestructura protoplasmática por su extraordinario poder de resolución, ofreciéndonos imágenes considerablemente ampliadas, no vistas hasta hoy, de la textura de una célula. Así, por ejemplo, con él se ha podido reconocer que las neurofibrillas son un "aparato neurotubular". Y algunos misterios de la Bacteriología han sido dilucidados.

Mas no sólo la morfología y textura física de los seres y de las cosas submicroscópicas ha sido destacada, puédese, inclusive, analizar la constitución química de los mismos gracias a un aditamento llamado defractómetro.

La construcción de este aparato tiene por base o descansa en el conocimiento de la "propiedad de los rayos catódicos de ser desviados por un campo magnético, y de que esta desviación se realiza en forma estrictamente comparable a la que sufren los rayos lumínicos al atravesar una lente". Dedúcese de ello que los rayos electrónicos (invisibles) ofician de fuente de "luz" y de "lentes" los campos magnéticos (que no son de cristal).

El aparato trabaja con una corriente de 30 o 60 mil volts. La utilización de la descarga de rayos emitidos por un cátodo ("filamento de alambre calentado en un ambiente al vacío") es la clave básica de este instrumento como fuente poderosa de rayos, aún cuando originalmente se utilizó el cátodo frío (los aparatos suizos, con ser de modelo modernísimo, conservan el eléctrodo frío). Para la difusión rectilínea y de velocidad constante de los rayos electrónicos es indispensable un alto vacío.

Debido a que los rayos electrónicos tienen escaso poder de penetración, es indispensable el uso de portaobjetos hechos de película de colodión o de laca cuyo espesor no rebase de 20 micras. Los frotis y extensiones de bacterias o virus y los elementos tisulares, como las fibrillas colágenas (inofibrillas) y miofibrillas de las fibras musculares, etc., no demandan técnica especial para su observación, pues que el estudio se realiza al vacío; si bien, con cierta tendencia, naturalmente, a sufrir leves desajustes o modificaciones estructurales y morfológicas por efectos de una débil deshidratación.

En tocante al estudio histológico de los órganos se hace posible encastrando el órgano en mezclas apropiadas al alcanfor y naftalina, en sustitución de la parafina, celoidina, etc., como medios de inclusión ordinaria. Y para la obtención de cortes de fracciones de micra de espesor precisa recurrir al micrótomo eléctrico, equipado con una cuchilla microtómica extremadamente afilada.

Fácil es comprender su poderoso aumento si comparamos que con el microscopio ordinario se logra la objetivación solamente de cuerpos de 0,2 micras, o sea una ampliación correspondiente a dos mil diámetros; en tanto que con el electrónico se lograría una ampliación de cuarenta mil como base, susceptible de una ulterior amplificación de la imagen hasta rebasar los 180 mil diámetros; o lo que es lo mismo, aumenta el objeto examinado a más de 180 mil veces de su tamaño original. "Partículas infinitesimales, como de un millonésimo de pulgada, podrán verse ahora separadamente. Unas cincuenta mil partículas distintas pueden ser reconocidas dentro de un campo no mayor de un cabello".

La imagen es proyectada sobre una pantalla impregnada con materias fluorescentes, y hay que recurrir a las fotografías hechas sobre placas ad-hoc para su estudio.

Los últimos modelos están simplificados eléctricamente y equipados con cámaras para fotografías tridimensionales (estereoscópicas) y con otras cámaras de difracción que permiten determinar la estructura molecular de una sustancia cualquiera, así como para la investigación en campos claro y oscuro.

Pudiera resumirse que el microscopio electrónico difiere del aparato luminoso óptico común en que el objeto que se examina es virtualmente "iluminado" por un rayo (un haz) concentrado de electrones, donde la imagen es observada indirectamente; en tanto que en el microscopio corriente la iluminación se realiza simplemente gracias a la luz del día (luz natural) o mediante luz artificial, siendo directa su objetivación. Y se dice que la observación del objeto es "indirecta" porque la imagen _en el supermicroscopio- es proyectada sobre una pantalla florescente, semejante a la de los rayos X (fluroscopía).

En el supermicroscopio la imagen es aumentada considerablemente por una combinación de lentes magnéticas, un tanto parecidas a las lentes ópticas de un microscopio corriente. Las lentes electrónicas se construyen a base de dos tipos principales: las llamadas "electrostáticas" y las "electromagnéticas".

La paternidad del imponderable invento débese, en primer término, a Hans Busch y a F. Wolt, estudiantes alemanes, quienes, en 1926, indicaron el uso de los rayos electrónicos al servicio de aparatos de ampliación óptica. Ellos no obtuvieron grandes resultados en sus iniciales etapas de experimentación. Se asegura que no lograron rebasar el aumento de 150 diámetros. Pero la naturaleza de onda de los rayos electrónicos, fue conocida y estudiada ya, dos años antes, en el 1924, por Luis de Broglie.

Por aquella misma época Hans Busch comprobó "que una corta bobina magnética, actúa sobre los electrones libres como una lente sobre la luz, es decir, que recoge en haces los rayos electrónicos".

Posteriormente, en el 1931, Max Knoll y E. Ruska expresaron, más o menos en estos términos, que la longitud focal de la lente magnética para la obtención de imágenes estribaba fundamentalmente en la mayor o menor intensidad de la corriente de la bobina.

Años más tarde, a los alemanes Knoll y Ruska se sumó Bodo von Borries y, tras largos y laboriosos estudios, pusieron en práctica _y esta vez con feliz éxito- la idea original de Busch y Wolt, logrando dotar al aparato de un aumento potencial de unos 100 mil diámetros. Este suceso histórico ocurría en el año 1937, en la fábrica alemana "Siemens" como escenario. Y en conocimiento de estos principios se emprendió la construcción de aparatos electrónicos en Bélgica, Suiza, Inglaterra y EE.UU.

A Marton, en el mismo año 1937, le cabe el honor de haber dado a la publicidad las primeras imágenes óptico-electrónicas de células, bacterias, etc.

He aquí la razón porque algunos autores suelen considerar a Ruska, Borries y Knoll como los pioneros y verdaderos inventores del referido supermicroscopio; cuando, en rigor, la gloria o prioridad pertenece al binomio Busch-Wolt, si nos atenemos al orden cronológico de las experiencias científicas y primeros trabajos experimentales.

Los microscopios electrónicos de von Borries y Ruska, de Le Poole, de Hillier, etc., tenían lentes electromagnéticos, de alto poder resolvente. Pero las lentes electrostáticas construidas ulteriormente por E. Brüche y H. Johannson dan mejores resultados. El modelo creado por Manfred von Ardenne, 1940, es del tipo universal; es decir, que puede usarse con óptica electro-magnética o bien electrostática.

En el perfeccionamiento de este aparato no puede olvidarse el nombre del canadiense James Hillier (de Toronto), de los Laboratorios de Investigación de la RCA Víctor (U.S.A.), quien, en 1937, desarrolló un nuevo lente magnético y cuya adaptación da por resultado un aumento aproximado de 200 mil diámetros.

Microscopio de rayos X

Un novísimo aparato está en vías de construcción; al menos ya lo está en fase de experimentación. No hace muchos meses hemos visto anunciado que el poder resolutivo (ampliación) del microscopio compuesto se aumentará considerablemente en un futuro cercano con el aditamento o dotación de un nuevo y poderoso equipo auxiliar, los "ojos de rayos X", que la ciencia óptica mantiene en estos momentos en período de estudio y comprobación. Se asegura que las primeras pruebas realizadas son óptimas y permiten predecir que competirá, como instrumento óptico amplificador, al mismo microscopio electrónico. La forma cómo trabajan los rayos X (Roentgen) de este anexo y nuevo equipo óptico la describen de la manera siguiente:

"Con el microscopio de rayos X, éstos pasan a través del material que se está estudiando y después van a parar a un par de espejos curvos, que forman un ángulo de menos de medio grado. Los espejos envían los haces de rayos X en tal forma que proporcionan una imagen aumentada de rayos X de la muestra, sobre una película fotográfica. "Los espejos son placas de cuarzo fundido, cubiertas de aluminio. Se les curva por medio de presión mecánica que pueden ajustarse a mano".

Vemos, pues, que el desarrollo gradual y perfeccionamiento progresivo del microscopio, con una variedad numerosa de equipos auxiliares para múltiples fines (como cámaras claras, microproyectores, microfotógrafos y más anexos que sería largo enumerar), es en extremo halagador y prometedor. De la cifra inicial de 5 a 40 diámetros de aumentos obtenidos con las lupas o microscopios simples hasta llegar a la casi fantástica cifra de los 200 mil diámetros que rinde el supermicroscopio, verosimilmente se ha operado un adelanto prodigioso.

Con esta apertura numérica, ángulo de abertura del objetivo y poder resolvente o poder de resolución ya se han podido poner al descubierto muchos de los gérmenes o virus cuya sospechosa existencia o identidad se basaba únicamente por los estragos (patogenicidad) que ocasionaban en el organismo.

Indice

- Prólogo

por el Dr. Gregorio Delgado García                                                       5

- Manuel I. Monteros Valdivieso (1904-1970), un científico                   8

ecuatoriano en Cuba por el Dr. Gregorio Delgado García

- Estudios sobre el doctor Eugenio Espejo                                            23

por el Profesor Manuel I. Monteros Valdivieso

- Eugenio Espejo y su historia sobre las viruelas                                    25

- Eugenio Espejo, propulsor de la medicina en Ecuador                        38

colonial (1747-1795)

- Eugenio Espejo, médico colonial quiteño                                            49     

- Eugenio Espejo, monitor de libertades amerindias                               54

- Eugenio Espejo, su humanismo y humanitarismo                                 96

- Nota aclaratoria                                                                               111

- Eugenio Espejo, bacteriólogo                                                           113

- Otros estudios del profesor Manuel I. Monteros Valdivieso              129

- Vicente Rocafuerte y su extraviado "Rasgo imparcial"                     131

- Monografía del microscopio                                                            147

 

CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA

Fundados por el Sr. César Rodríguez Expósito Dirigidos por el Dr. Gregorio Delgado García, Historiador de Salud Pública

CUADERNOS PUBLICADOS

  1. El Protomedicato de La Habana, por el Dr. Emeterio Santovenia (agotado).
  2. Centenario del nacimiento del Dr. Juan Guiteras Gener (agotado).
  3. El primer hospital de La Habana, por el Dr. Guillermo Lage (agotado).
  4. Oración Finlay, por el Dr. Enrique Saladrigas y Zayas (agotado).
  5. Epidemiología, por el Dr. José A. Martínez Fortún y Foyo (agotado).
  6. Historia de los hospitales y asilos de Puerto Príncipe o Camagüey (Período colonial), por René Ibáñez Varona (agotado).
  7. La obra y la gloria de Finlay reconocidas por el XIV Congreso Internacional de Historia de la Medicina, por los Dres. Féliz Hurtado, Horacio Abascal y César Rodríguez Expósito (agotado).
  8. Médicos en la vida de Martí, por César Rodríguez Expósito (agotado).
  9. Reseña y sinonimia de la pelagra y la frambuesa, por el Dr. Horacio Abascal (agotado).
  10. Centenario de la graduación del Dr. Carlos J. Finlay, en el Jefferson Medical College, por César Rodríguez Expósito (agotado).
  11. Permanencia de la doctrina de Finlay ante el XV Congreso Internacional de Historia de la Medicina, por los Dres. Horacio Abascal y César Rodríguez Expósito (agotado).
  12. Vida estoica del Prof. Wilhelm Hoffman, por el Dr. Saturnino Picaza (agotado).
  13. Carlos J. Finlay, por el Sr. Sol Bloom (agotado).
  14. Médicos en la Sierra Maestra, por el Dr. Julio Martínez Páez (agotado).
  15. Dr. Carlos J. Finlay y el «Hall of Fame» (agotado).
  16. La vida rural, por el Dr. Juan Santos Fernández (agotado).
  17. Finlay: polémica permanente, por el Sr. César Rodríguez Expósito (agotado).
  18. Papeles del Dr. Juan Guiteras Gener (agotado).
  19. Cincuentenario de la muerte del Dr. Joaquín Albarrán (agotado).
  20. Finlay, por César Rodríguez Expósito (agotado).
  21. Dr. Enrique Lluria Despau (agotado).
  22. Dr. Ramón L. Miranda (Médico de Martí), por César Rodríguez Expósito (agotado).
  23. Apuntes para la Historia de la Odontología en Cuba, por el Dr. José A. Martínez Fortún y Foyo (agotado).
  24. Apuntes para la Historia de los Hospitales de Cuba, por el Dr. Mario del Pino y de la Vega (agotado).
  25. La primera Secretaría de Sanidad del mundo se creó en Cuba, por César Rodríguez Expósito (agotado).
  26. Bicentenario de Tomás Romay (agotado).
  27. Centenario del nacimiento del Dr. Francisco Domínguez Roldán, por María Luisa Domínguez Roldán.
  28. Laura Martínez de Carvajal y del Camino (Primera graduada de Medicina en Cuba), por la Dra. María Julia de Lara (agotado).
  29. Papeles de Finlay (agotado).
  30. Centenario del nacimiento del Dr. Emilio Martínez y Martínez, por el Dr. Alfredo M. Petit.
  31. Dr. Francisco R. Argilagos, por el Dr. Rafael G. Argilagos (agotado).
  32. Dr. Claudio Delgado y su aportación al estudio de la fiebre amarilla, por el Dr. Ortelio Martínez Fortún y Foyo (agotado).
  33. Apuntes para la Historia de la Farmacia en Cuba, por los Dres. Manuel García Hernández y Susana Martínez Fortún (agotado).
  34. Dr. José A. Malberti, por el Dr. Emilio Teuma (agotado).
  35. Dr. Juan F. Dávalos: el sabio que sueña con las bacterias, por César Rodríguez Expósito.
  36. Dr. Joaquín L. Dueñas, por el Dr. Angel Arturo Aballí.
  37. Centenario del nacimiento del Dr. Jorge Le Roy y Cassá, por el Dr. Raimundo de Castro y Bachiller (agotado).
  38. Dr. Enrique Núñez y Palomino (En el cincuentenario de su muerte), por César Rodríguez Expósito (agotado).
  39. Dr. José H. Pazos: gran entomólogo cubano, por el Dr. Manuel Arnau Macías (agotado).
  40. Indice de médicos, farmacéuticos, dentistas y estudiantes en la Guerra de los Diez Años, por César Rodríguez Expósito.
  41. El Real Hospital Nuestra Señora del Pilar en el siglo XVIII (un hospital para los esclavos del Rey), por Luis A. de Arce.
  42. Dr. Juan Manuel Sánchez de Bustmante y García del Barrio, por el Dr. Luis F. Le Roy y Gálvez.
  43. La donación de sangre en Cuba, por el Dr. Mario del Pino y de la Vega.
  44. Manuel Ramón Silva Zayas (médico, polígrafo, revolucionario y luchador antimperialista) (1866-1919), por Jorge Juárez Sedeño.
  45. Dr. Enrique B. Barnet, por el Dr. José A. López del Valle.
  46. Dr. Oscar Amoedo y Valdés (Una figura de la odontología universal), por César Rodríguez Expósito.
  47. La Medicina en La Habana (1550-1730), 1ra. Parte, por el Dr. José López Sánchez.
  48. La Medicina en La Habana (1731-1800), 2da. Parte, por el Dr. José López Sánchez.
  49. Las Ciencias Médicas en la Filatelia Cubana, por el Dr. Ernesto Bello Hernández.
  50. Dr. Nicolás Manzini y Carli, por el Dr. Miguel García Manzini.
  51. Dr. Manuel Sánchez Silveira (Médico Rural), por Nidia Sarabia.
  52. Finlay por cuarta vez ante el Congreso Internacional de Historia de la Medicina, por César Rodríguez Expósito.
  53. Dr. Francisco Etchegoyen y Montané (Padre de la Veterinaria Cubana), por el Dr. Luis F. Caballero León.
  54. Dr. Enrique López Veitía (Gran oftalmólogo y fundador de los congresos médicos de Cuba), por Laura y Elisa López Carvajal.
  55. Dr. Félix Figueredo Díaz (Un hombre del 68 y de la Protesta de Baraguá), por César Rodríguez Expósito.
  56. La Guerra de Cuba en 1878 (La Protesta de Baraguá), por el Dr. Félix Figueredo Díaz.
  57. Regla: su aporte a la medicina cubana en el siglo XIX, por Eduardo Gómez Luaces.
  58. Evocación de Paul Lafargue, por el Dr. Raúl Roa.
  59. Monografía histórica sobre San Diego de los Baños, por la Dirección Provincial de Salud Pública, Pinar del Río.
  60. Recuerdos de una larga vida, por el Dr. Mario E. Dihigo.
  61. Bio-bibliografía del doctor Jorge Le Roy y Cassá, por el Dr. Luis F. Le Roy y Gálvez.
  62. Dr. Idelfonso Pérez Vigueras, un cazador de parásitos, por el Dr. Luis F. Caballero León.
  63. Contemporáneos del Dr. Francisco Cabrera Saavedra, por varios autores.
  64. Médicos guerrilleros. Testimonios, por Nidia Sarabia.
  65. La Doctrina Finlaísta: valoración científica e histórica a un siglo de su presentación, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  66. Estudios sobre Historia Médica Cubana, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  67. Dr. Nicolás J. Guitérrez y Hernández. 1800-1890, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  68. Revolución y tuberculosis, por el Dr. Gustavo Aldereguía Lima.
  69. Efemérides médicas cubanas, por la Dra. Elena López Serrano.
  70. Trabajos académicos y otros estudios, por César Rodríguez Expósito.
  71. Autobiografía y otros estudios, por el Profesor Dr. Eugenio Torroella Mata.
  72. Temas y personalidades de la historia médica cubana, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  73. Boletín de la Sociedad Cubana de Pediatría y de la Revista Cubana de Pediatría. Indices, por la Dra. Elena López Serrano.
  74. Medicina, docencia y política, por el Dr. Federico Sotolongo Guerra.
  75. Historia de la enseñanza médica superior en Cuba, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  76. Estudios históricos y medicolegales, por el Dr. Francisco Lancís Sánchez.
  77. Apuntes históricos de la salud pública en Pinar del Río, por Milagros Fernández Vera y otros.
  78. El cólera morbo asiático en Cuba y otros ensayos, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  79. Oficina del Historiador del Ministerio de Salud Pública y Cuadernos de Historia de la Salud Pública (40 aniversario de su fundación), por los Dres. Gregorio Delgado García y Elena López Serrano. Primer Encuentro Iberoamericano de Historiadores de la Salud Pública, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  80. Conferencias de Historia de la Administración de Salud Pública en Cuba, por el Dr. Gregorio Delgado García.
  81. Dr. Máximo Zertucha, médico del Lugarteniente General Antonio Maceo, por Gregorio Delgado Fernández y Rafael Soto Paz.
  82. La Salud Pública y la Juventud en el pensamiento del Che Guevara, por los doctores Gregorio Delgado García y Elena López Serrano.
  83. En los dominios de Esculapio, por el doctor Gregorio Delgado García.
  84. La Sanidad Militar del Ejército Libertador de Cuba, por los generales Eugenio Sánchez Agramonte y Eugenio Molinet Amorós.
  85. Los cubanos y los Premios Nobel, por el Dr. Gregorio Delgado García y el Lic. José A. López Espinosa.
  86. Caduceos y Juramentos Médicos, por el Dr. Raimundo de Castro y Bachiller.
  87. Solidaridad Internacional de la Medicina Cubana. Testimonios, por el Dr. Washington Rosell Puig y otros.
  88. Estudios sobre el doctor Eugenio Espejo, por el profesor Manuel I. Monteros Valdivieso.

 

MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA

MINISTRO

Dr. Carlos Dotres Martínez

VICEMINISTRO PRIMERO Y VICEMINISTRO PARA LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA Y LOS ARTÍCULOS DE USO MÉDICO

Dr. Abelardo Ramírez Márquez

VICEMINISTRO PARA LA HIGIENE Y LA EPIDEMIOLOGÍA

Dr. Raúl Pérez González

VICEMINISTRO PARA LA ASISTENCIA MÉDICA Y SOCIAL

Dra. Yadira de Lumas Águila

VICEMINISTRO PARA LA DOCENCIA MÉDICA

Dra. Ileana Morales Suárez

VICEMINISTRO PARA LA ECONOMÍA

Lic. Pedro L. Hidalgo Fernández

VICEMINISTRO

Dr. Julián Gárate Domínguez

De las Tesis o de las opiniones mantenidas en los Cuadernos de Historia de la Salud Pública sólo serán responsables los autores.

 

* Revista Bohemia. 42(20): 24-28, 112-114 La Habana, 1950.

Indice Anterior