Indice Anterior Siguiente

Formato PDF

La historia de la infectología en Cuba y el 50 aniversario del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”*

Introducción

Ningún marco mejor para conmemorar el 50 aniversario de la fundación del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” que el de este Congreso, en el que nos reunimos no solamente todos los que en Cuba nos dedicamos al estudio de las enfermedades infecciosas en sus diferentes aspectos del diagnóstico, formas clínicas y medidas preventivas, sino también eminentes figuras de la infectología mundial, que nos honran con su presencia y que tendrán la oportunidad de conocer los avances de esta disciplina en Cuba y su proyección futura y a su vez hacernos llegar los resultados de parte de sus estudios con los que han ganado prestigio internacional.

Pero en este gran evento, exponente de nuestro desarrollo actual en la rama de las ciencias médicas que más gloria dio a Cuba en el pasado, no se podía dejar pasar la oportunidad de exponer, aunque fuera en un corto ensayo, la evolución en nuestro país de los estudios de infectología, enmarcada en el cuadro de la historia nacional, dos de cuyos más culminantes momentos han sido objeto de especial reconocimiento en los últimos años: uno el descubrimiento de la teoría metaxénica del contagio de enfermedades por el doctor Carlos J. Finlay y Barrés en 1881 y otro la fundación por el profesor Pedro Kourí Esmeja del Instituto de Medicina Tropical en 1937.

En la presente conferencia expondremos brevemente la aparición de las enfermedades infecciosas más importantes en nuestra historia y su repercusión socio-económica; la creación de instituciones para la organización sanitaria y de investigaciones en el campo de la infectología; los estudios llevados a cabo y su trascendencia, así como las figuras más destacadas de la investigación y la enseñanza en esta disciplina durante los períodos colonial, de república burguesa mediatizada y de revolución socialista hasta la reactivación en 1979 del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”.

La infectología en Cuba en el período colonial

A las enfermedades infecciosas que padecían los primitivos habitantes de América: numerosas parasitosis, pelagra, fiebre amarilla, fiebre tifoidea, síndromes diarreicos y otras, los europeos agregaron la tuberculosis, la viruela y el tifus exantemático y los africanos la lepra, diferentes filariasis y ciertas afecciones de la piel por sólo citar algunas. En los primeros siglos después de la conquista llegan a Cuba casi todas las epidemias procedentes de Centroamérica, Suramérica y España y en época posterior de los Estados Unidos.1

En 1520 aparece por primera vez en nuestro medio la viruela introducida desde La Española y en 1649 la fiebre amarilla desde Yucatán, en una terrible epidemia que alcanzó una mortalidad, según el historiador médico doctor Jorge Le Roy y Cassá, de 121, 72 fallecidos por mil habitantes, la más alta de toda nuestra historia en tiempo de paz.2 Estas enfermedades van a constituir los dos factores epidemiológicos negativos más importantes de todo el período colonial.

Durante los siglos XVI, XVII y primera década del XVIII son los Cabildos o Ayuntamientos y la Iglesia Católica, a falta de otros organismos propios de la salud pública, los encargados de tomar medidas sanitarias contra enfermedades infecciosas y el ingreso y curación de enfermos en hospitales de caridad.

En 1634 se funda en La Habana, sólo precedida por Lima y México, capitales de los Virreinados del Perú y Nueva España, la institución del Real Tribunal del Protomedicato, primer organismo de la salud pública instituido en América.

Lamentablemente sólo durará en esta primera época tres años, al morir en 1637 su primer protomédico, licenciado Francisco Muñoz de Rojas, para reaparecer en 1711 y mantenerse activo durante un siglo y cuarto.3

Simultáneamente, el desarrollo alcanzado en España por la burguesía manufacturera determina que ésta se organice en toda la península en Reales Sociedades Patrióticas. La nueva clase social que hará su aparición en Cuba como factor de la mayor importancia histórica en la segunda mitad del siglo xviii, resultante de la transformación de las relaciones económicas de producción de la isla y en la que nacerá la conciencia nacional cubana, va a sentir también la necesidad de crear instituciones de este tipo y así el 13 de septiembre de 1787 se establece la primera en Santiago de Cuba y casi seis años después, el 9 de enero de 1793 se instala la segunda en La Habana con el nombre de Real Sociedad Patriótica de Amigos del País.4

Esta corporación conocedora de que los dos problemas principales de la epidemiología en la isla, que frenaban considerablemente su desarrollo económico y social, eran la fiebre amarilla y la viruela, va a encargar al médico habanero doctor Tomás Romay Chacón, sin duda la personalidad científica más destacada de su época en la colonia y uno de sus miembros más representativos, el estudio de estas dos endemias cuya erradicación era de vital importancia para el país.

Sobre la fiebre amarilla presenta el doctor Romay el 5 de abril de 1797 su brillante Disertación sobre la fiebre maligna llamada vulgarmente Vómito Negro, enfermedad epidémica en las Indias Occidentales5 en la que expone una completa revisión de las ideas sobre la enfermedad hasta ese momento, pero sin que se conociera medida efectiva alguna para su erradicación. Con esta monografía, publicada ese mismo año, comienza la bibliografía médica científica cubana.

En relación a la viruela leerá el doctor Romay ante la Real Sociedad Patriótica en 1802 su opinión favorable sobre una memoria impresa en Madrid y acabada de recibir en La Habana, sobre el uso y propagación de la vacuna jenneriana. A partir de ese momento se encamina a su preparación con intensa búsqueda por toda la isla del pus adecuado, procedente de las lesiones en ubres de vacas afectadas de la enfermedad llamada “vacuna” o viruela del ganado vacuno. Al fin logrará su propósito pero no de esta procedencia, sino de las lesiones de tres niños vacunados en Puerto Rico y comienza a practicarla y distribuirla a distintas poblaciones del país en febrero de 1804, tres meses antes de que llegara a La Habana la expedición del doctor Francisco Xavier y Balmis, encargada por el rey Carlos iv de traer oficialmente la vacuna a sus colonias de América.

El 13 de julio de ese año se establece en la capital de la isla la Junta Central de Vacunación, de la que fue nombrado el doctor Romay secretario facultativo y figura principal hasta su fallecimiento. Esta institución con subdelegaciones o vacunadores en casi todos los pueblos de Cuba logrará, sino erradicar totalmente, disminuir la viruela en el país, en el período colonial, principalmente fuera de las etapas de guerra.6

Otra institución de la salud pública creada en estos primeros años del siglo XIX será la integrada por las Juntas Superior, Provinciales y Municipales de Sanidad fundadas a partir de 1807 a las que se integraran las de vacunación después de la muerte de Romay en 1849.

Con la llegada del cólera a Cuba en 1833 como tercer factor epidemiológico negativo en el desarrollo del país se pone de manifiesto la endeblez del sistema de salud pública colonial y se lleva a cabo una profunda reestructuración del mismo, lo que determina el cierre definitivo del Real Tribunal del Protomedicato sustituido por las Reales Juntas Gubernativas de Medicina y Cirugía y de Farmacia; el cese del control absoluto de la Iglesia sobre hospitales reemplazada por las Juntas General y Municipales de Beneficencia y Caridad y que se creen las condiciones objetivas para que nueve años después se secularice la Universidad de La Habana, única del país y se establezca un plan de enseñanza en la Facultad de Medicina que incluya dos asignaturas de higiene y una de policía médica.

El microscopio, que llega con gran retraso a Cuba, pues la noticia más antigua que de él tenemos es de 1829 cuando se exhibe frente a la imprenta del Diario de La Habana, es puesto por el doctor Carlos J. Finlay Barrés al servicio de la infectología al utilizar el traído por él de los Estados Unidos en los estudios sobre fiebre amarilla que inicia en 1858.

La fundación en 1840 de la prensa médica en la isla y la creación de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana en 1861, ambos aportes debidos a la incansable gestión del eminente médico y cirujano habanero doctor Nicolás J. Gutiérrez y Hernández, facilitan sobremanera los estudios sobre infectología. Así en 1842 se publica el informe final de uno de los más importantes estudios médicos llevados a cabo en todo el siglo XIX  Memoria histórica. Del cólera morbo en La Habana, redactado por los doctores Nicolás J. Gutiérrez y Agustín Encinoso de Abreu y Reyez Gavilán,7 en el que se describe desde muy diferentes aspectos la forma en que se actuó frente a la epidemia de cólera de 1833 y que en una de las primeras sesiones de la Academia se presentara por el doctor Juan C. Oxamendi y Desprez el hallazgo de dos enfermos de dracunculosis, filiariasis que no se llegó a establecer nunca en nuestro país.8

La Guerra Independentista de los Diez Años anula casi la organización sanitaria colonial, la que se incorpora a la sanidad militar del ejército español y se eleva la morbi-mortalidad de las enfermedades infecciosas en general hasta reducir considerablemente la población de la isla.

Al inicio de esta conflagración armada se llevan a cabo las más importantes observaciones sobre cólera hechas en Cuba, al llegar el doctor Finlay, durante la epidemia de 1867 a 1868, a las mismas conclusiones que el genial médico inglés John Snow en 1854, lo que le permite descubrir, independientemente de éste, el origen hídrico de la enfermedad y las medidas preventivas recomendadas por el cubano, puestas en práctica a pesar de la indolencia del gobierno colonial español, evitarán a partir de la penúltima década del siglo nuevas entradas de tan terrible mal.

Durante los años de heroica desolación para el país (1868-1878) se pone de manifiesto la importancia de un cuarto factor epidemiológico negativo, la malaria o paludismo, que si bien de su magnitud habíamos sido alertados en parte por el notable médico colombiano doctor José Fernández Madrid, residente temporal en la capital, en su Memoria sobre el influjo de los climas cálidos y principalmente del de La Habana en la estación del calor9 presentada ante la Real Sociedad Patriótica y publicada en 1824, no fue hasta entonces que se tuvo conciencia clara del mismo.

Con la terminación de la guerra comienza una etapa de recuperación en todos sentidos para el país, que será de extraordinaria importancia para las ciencias médicas en general y la infectología en particular. Se reorganizan las Juntas de Sanidad y las de Beneficencia y Caridad, se funda el primer laboratorio clínico en 1877 en La Habana,por el profesor Felipe F. Rodríguez y Rodríguez, que lo pone al servicio de su cátedra universitaria; se inaugura en 1879 la Sociedad de Estudios Clínicos, nuestra primera sociedad médica, la que crea al siguiente año una importante comisión para el estudio de la fiebre amarilla, presidida por el doctor Finlay.

Pero va a ser 1881 el año más importante de la historia de la infectología en Cuba. En él culminan los estudios de Finlay de más de dos décadas en el campo de la fiebre amarilla, no sólo con el descubrimiento del agente intermediario de dicha entidad nosológica sino en la formulación y demostración de una nueva doctrina médica, la teoría metaxénica del contagio de enfermedades infecciosas, la que hará posible el nacimiento de ramas de la infectología de la importancia de la arbovirología y la artropodología médica.

Estos estudios realizados en nuestro país que transitan en su evolución por los predios de la química, la meteorología y la entomología, apoyándose en figuras de la ciencia del país como el químico profesor José L. Casaseca Silván, el meteorólogo padre Benito Viñes y el sabio naturalista licenciado Felipe Poey Aloy y depurados al calor de su discusión en las sesiones de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana donde se exponen sus resultados finales el 14 de agosto de 1881 con el título de El mosquito hipotéticamente considerado como agente de transmisión de la fiebre amarilla,10 no son solamente el mayor aporte ofrecido por las ciencias médicas en Cuba al conocimiento de las ciencias naturales en general, sino expresión cabal de la fuerte conciencia nacional que ya existía en el pueblo cubano y que se manifestaba, en lo político con las guerras independentistas y en las ciencias con la eliminación de los factores epidemiológicos que se oponían a su desarrollo socio-económico.

Desde los primeros años de la década del 80 el médico militar español doctor Casimiro Roure Boffill, que estudió su carrera en La Habana, da comienzo en Cuba al empleo de los medios de cultivo en sus investigaciones sobre el Criptococcus xanthogenicus, considerado por el médico brasileño doctor Domingo Freyre como posible agente etiológico de la fiebre amarilla, para iniciar con ellas los estudios microbiológicos en el país.11

En agosto de 1886 los doctores Finlay y Claudio Delgado Amestoy preparan también medios de cultivo para sus estudios de fiebre amarilla y en junio de ese mismo año a iniciativa del doctor Juan Santos Fernández y Hernández, nuestro más eminente oftalmólogo y director fundador de la importante revista Crónica Médico Quirúrgica de La Habana, se nombra una comisión integrada por los doctores Diego Tamayo Figueredo, Francisco I. Vildósola González y Pedro Albarrán Domínguez para que se traslade a París y estudie junto al genial Louis Pasteur la técnica de vacunación antirrábica y los adelantos de la bacteriología.

En marzo de 1887 regresa a Cuba la comisión y el 8 de mayo siguiente queda oficialmente inaugurado el Laboratorio Histobacteriológico e Instituto Antirrábico de la Crónica Médico Quirúrgica de La Habana, primero de América Latina y pocos meses después de inaugurado el primero en nuestro continente, donde se inicia la vacunación antirrábica y la práctica especializada de la microbiología y su enseñanza en Cuba.

Los doctores Tamayo y Vildósola que tomaron con el célebre profesor francés Andre Chantemesse un curso en el Laboratorio de Bacteriología de la Escuela Práctica de París serán nuestros dos primeros especialistas en esta rama de la infectología y el doctor Tamayo introduce en España la vacunación antirrábica, al dejar con ese fin a su amigo el profesor catalán José Ferrán, varios conejos inoculados por él en París, lo que dará también lugar a que un año después se funde el primer Instituto Antirrábico español.

Sin ayuda oficial alguna este laboratorio e instituto jugarán un papel extraordinario en la historia de la infectología cubana y le ganará a su fundador, director y sostenedor, doctor Santos Fernández, un lugar prominente en ella y en el recuerdo agradecido de todo el pueblo cubano.

Allí se formaron los investigadores que consolidaron la microbiología en el país, entre ellos los doctores Juan N. Dávalos Betancourt e Ignacio Calvo Cárdenas, los primeros en dedicarse con exclusividad al ejercicio de la bacteriología; se le dio preferencia al estudio de las enfermedades infecciosas que mayor importancia tenían en el cuadro epidemiológico de la isla en aquel momento, como la fiebre amarilla, el muermo, la tuberculosis, el paludismo y el cólera; se le permitió desinteresadamente trabajar en el a investigadores extranjeros como el profesor francés Paul Gibier, en sus estudios de fiebre amarilla realizados en La Habana y se mantuvo permanentemente la vacunación antirrábica.

Se da en esta etapa un gran paso de avance en el conocimiento del paludismo entre nuestros médicos, al hacer el profesor Tomás V. Coronado e Interian el primer diagnóstico de certeza de malaria en Cuba, hallazgo que publica en La Habana en 1890, diez años después de haber sido descubierto el hematozoario por el profesor Charles Laveran y a sólo un año de haberlo aceptado la Academia de Ciencias de París.12

La última de nuestras guerras independentistas contra España (1895--1898), en la que el pueblo cubano hará inconmensurable derroche de heroísmo, trae al país las cifras de mortalidad por enfermedades infecciosas más altas registradas en la historia de Cuba.

Para tener una idea de lo que fue la mortalidad en cuba en esta época diremos que solamente, según el historiador médico doctor José A. Martínez Fortún, el partido judicial de Remedios en la antigua provincia de Las Villas, que contaba con una población de 65 000 habitantes al comienzo de la guerra, sufrió en 1895, 1742 defunciones (26,80 por mil habitantes); en 1896, 2 848 (43,80); en 1897, 7796 (127,80) casi cinco veces la del primer año y la más alta conocida en Cuba en tiempos de guerra y en 1898, diezmada la población bajó a 6 964 (107,13) principalmente de disenterías, enteritis diversas, fiebre amarilla, paludismo, fiebre tifoidea y viruela y todo esto sin que se incluyeran las ocurridas en el campo y sabiendo lo difícil que era llevar las estadísticas en la época y mucho más en las condiciones de la guerra.13

La organización de la salud pública colonial incapaz de poder enfrentar situación epidemiológica de tal magnitud, fue absorbida por la sanidad militar la que trajo a Cuba más de 600 médicos, cifra fabulosa para la época, pues el ejército español estaba siendo paralizado en sus acciones militares por las enfermedades infecciosas y el ejército libertador cubano extendía la guerra a todo lo largo del país.

De 200 000 soldados mantenidos en la isla, el más numeroso ejército enviado por una potencia europea a América, casi la cuarta parte (44 828) fueron atendidos en 1897 por padecer enfermedades infecciosas en el Hospital Militar Alfonso XIII de La Habana, actual Hospital Clínico Quirúrgico Docente General Calixto García, y en el hospital de Remedios se ingresaron como promedio ese año mil soldados enfermos por mes. Por todo esto no es extraño que el jefe de nuestro Ejército Libertador, Generalísimo Máximo Gómez Baéz, expresara que sus tres mejores generales lo eran junio, julio y agosto, meses en que por las lluvias aumentaban las enfermedades infecciosas entre los soldados españoles en campaña.

Al retirarse España derrotada de Cuba el 1 de enero de 1899, dejaba casi inexistente la organización sanitaria de la isla; la población completamente diezmada; la agricultura, fuente casi única de su economía enteramente destruida y el país militar y políticamente ocupado por el naciente imperialismo norteamericano, que había obtenido extraordinarias ventajas de esta guerra entre una potencia colonial europea en bancarrota y un pueblo que había conmovido al mundo con su heroísmo y sacrificios.

Durante los tres años y medio de ocupación del país (1899-1902), las autoridades sanitarias norteamericanas apoyadas en la experiencia de los médicos cubanos, que habían logrado disminuir en la colonia la viruela, erradicar el cólera, descubrir el modo de transmisión de la fiebre amarilla y sus medidas preventivas, así como conocer el agente etiológico del paludismo, las cuatro principales enfermedades infecciosas de su cuadro epidemiológico, llevan a cabo una brillante campaña nacional de saneamiento, principalmente en las zonas urbanas, que sin embargo nada aminora la morbi-mortalidad por fiebre amarilla y paludismo.

Es entonces que la Cuarta Comisión del Ejército de los Estados Unidos para el Estudio de la Fiebre Amarilla entra en contacto con el doctor Finlay, quien le facilita lo necesario para el estudio de su teoría y brinda el asesoramiento de la Comisión de Fiebre Amarilla de La Habana, presidida por el sabio e integrada en su mayoría por médicos cubanos, lo que determina que se pongan en práctica las medidas epidemiológicas preconizadas por el genial investigador lográndose erradicar la fiebre amarilla en pocos años, después de algo más de dos siglos y medio como principal factor epidemiológico negativo en el desarrollo socio-económico del país.

Y si esta labor llenó de gloria a la sanidad norteamericana, la innoble conducta de su dirección al tratar de adjudicar a dicha Cuarta Comisión, por motivos más políticos que científicos, la paternidad del descubrimiento del cubano, la manchó de imborrable infamia y convirtió con ello la defensa de ese gran patrimonio de nuestra ciencia en un factor de trascendental importancia en la consolidación de la conciencia nacional cubana.

Al ponerse en vigor en diciembre de 1899 un nuevo plan de estudios para todas las carreras universitarias, se crean en la Facultad de Medicina nuevas cátedras, entre ellas la de Bacteriología en la que se nombra al doctor Francisco I. Vildósola, uno de nuestros dos primeros especialistas en esa materia, que sólo la desempeña un año para ser sustituido por el doctor Arístides Agramonte Simoni, miembro cubano de la Cuarta Comisión Americana y notable infectólogo, quien la desempeña durante tres decenios y la de Patología de las Afecciones Intertropicales con su clínica, que se le encarga al doctor Juan Guiteras Gener, una de las más eminentes figuras de nuestra medicina, quien abandonó una sólida y destacada posición en la enseñanza universitaria y la sanidad de los Estados Unidos para dedicar el resto de su vida a la organización y dirección de la salud pública en Cuba, convirtiéndose en un valladar infranqueable contra las imposiciones en su patria de los intereses norteamericanos. Estas cátedras oficializarán la enseñanza de la infectología en la isla.

La infectología en la república burguesa mediatizada

Al arribar Cuba a su independencia formal con la inauguración el 20 de mayo de 1902 de la primera república burguesa, completamente mediatizada por la penetración económica y política de los Estados Unidos, ese día por sus méritos patrióticos fue nombrado al frente de la Secretaría de Gobernación, ministerio que tenía entonces a su cargo la salud pública nacional, el doctor Diego Tamayo Figueredo, discípulo de Pasteur y Chantemesse en París, el cual nombró inmediatamente al doctor Finlay en la jefatura de los tres más importantes cargos de la sanidad cubana: la Dirección Nacional de Sanidad, la presidencia de la Junta Superior de Sanidad, organismo consultor y la Jefatura Municipal de Sanidad de La Habana.

Quizás si opacada, por sus extraordinarios méritos en el campo de la investigación, ha pasado casi inadvertida para sus biógrafos la labor desarrollada por el doctor Finlay al frente de la sanidad cubana y que sin embargo completa su personalidad como uno de los infectólogos más eminentes que ha producido la humanidad.

Desde estos cargos va a formar la llamada en su época Escuela Cubana de Higienistas, de prestigio internacional, con la que logrará erradicar definitivamente la fiebre amarilla a partir de 1908; por medidas originales recomendadas por él bajar enormemente el tétanos neonatorum; enfrentar el problema del paludismo con una campaña antimosquito que por falta de recursos facilitados por el gobierno central no pudo pasar de su primera etapa; dirigir la confección e implantar el primer código sanitario cubano, las Ordenanzas Sanitarias,14 redactado al nivel técnico de los primeros de su época en el mundo y como complemento de esta obra publicar bajo su dirección un voluminoso Manual de Práctica Sanitaria, de más de mil páginas, en el que colaboraron la totalidad de los infectólogos cubanos de su época.

Fig. 5. Dr. Carlos J. Finlay Barrés (1833-1915). La personalidad más relevante de la infectología cubana.

Por todo ello no es sorpresa alguna que a pesar de nuestra frustración republicana, Cuba emergiera de la segunda ocupación norteamericana en 1909 con la elevación de su organización de salud pública a la categoría ministerial, primer país en el mundo en hacerlo, al crearse ese año la Secretaría de Sanidad y Beneficencia, en la que se unificarían en un solo organismo la sanidad terrestre y marítima y la asistencia médica hospitalaria y parte de la ambulatoria.

Al quedar controladas o erradicadas enfermedades infecciosas como la viruela, la fiebre amarilla y el cólera se hacen más patentes la importancia entre otras, de las endemias tuberculosa y parasitaria intestinal. Pero estas, parafraseando al profesor inglés William Osler, son más que problemas sanitarios, grandes problemas sociales, para cuya solución es preciso cambiar la estructura de la sociedad por otra completamente justa para todos hombres.

La lucha contra la tuberculosis tendrá en Cuba sus grandes paladines, a finales y principios de este siglo, a los doctores Diego Tamayo, Joaquín L. Jacobsen y Cantos y Ambrosio Grillo Portuondo y posteriormente a los doctores Ángel A. Aballi Arellano, Luis Ortega Bolaños y Gustavo Aldereguía Lima.

A la endemia parasitaria va a dedicar el doctor Juan Guiteras, tanto empeño que para muchos es el padre de la parasitología en Cuba. Estimula su estudio desde las páginas de su Revista de Medicina Tropical fundada en 1900, primera de su clase en América y segunda en el mundo y crea con ese mismo fin en 1908 la Sociedad de Medicina Tropical de la República de Cuba.

En 1905 los doctores Mario García-Lebredo Arango, José H. Pazos Caballero y Leonel Plasencia Móntes en el I Congreso Médico Nacional describen el cuadro del parasitismo en nuestor país en su ponencia “La parasitología en Cuba”16 y en 1913 el propio doctor García-Lebredo obtiene el premio “Presidente Gutiérrez” de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana con su obra Parasitismo intestinal en Cuba17 que publicada en La Habana al siguiente año, constituye el primer libro sobre esta materia escrito por un cubano.

La crisis institucional de la segunda república burguesa, precipitada por la crisis económica consecutiva a la primera guerra mundial y cada vez mayor penetración económica y política de los Estados Unidos, alcanza también a la organización de la salud pública estatal, que comienza su decadencia marcada por la cesantía del doctor Juan Guiteras como Secretario de Sanidad y Beneficencia, ante las presiones del embajador norteamericano Enoch H. Crowder.

El doctor Guiteras será el último de los miembros de la Escuela de Higienistas cubanos fundada por el doctor Finlay en ocupar dicho cargo y con el se cierra lo que se ha dado en llamar el “Ciclo de Oro” de la sanidad cubana durante el período de república burguesa y en el cual quedaron erradicadas la fiebre amarilla, la peste bubónica y la viruela.

El pueblo de Cuba responde a esta situación con el incremento de la acción revolucionaria que tendrá como hechos culminantes el Movimiento de Veteranos y Patriotas, la Revolución Universitaria de 1923, la Protesta de los Trece, la creación de la Falange de Acción Cubana, la Liga Antimperialista y la fundación en 1925 del Partido Comunista de Cuba.

La Revolución Universitaria de 1923 lidereada por el inmortal dirigente estudiantil Julio Antonio Mella provocará una reforma de los planes de estudio, que en lo tocante al de la Facultad de Medicina, entre otros cambios, transformará la antigua asignatura de Patología de Afecciones Intertropicales con su clínica, fundada por el doctor Guiteras, en la cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales.

Sus primeros profesores los fueron el doctor Andrés García Rivera, titular, el doctor Enrique Llanio del Castillo, auxiliar y como ayudante facultativo el entonces recién graduado doctor Pedro Kourí Esmeja, que llegará a ser la figura más notable de la parasitología cubana de todos los tiempos.

Seis años después de fundada, la cátedra va a publicar el primero de sus libros de texto Lecciones de Parasitología y Enfermedades Tropicales,18 en dos tomos, del profesor García Rivera con la colaboración de los profesores Llanio y Kourí.

La revolución de 1930 que barrerá del poder la dictadura del general Machado en 1933, traerá grandes cambios en la enseñanza superior y en el profesorado universitario. La cátedra de Bacteriología después de la muerte del profesor Agramonte (1931) será regida sucesivamente por los profesores Reinaldo Márquez Camacho y Arturo Curbelo Hernández hasta el retiro de éste último en 1961.

El profesor Curbelo realizará importantes estudios principalmente en el campo de las enterobacterias y sus libros Las bacterias patógenas del hombre,19 Texto de Bacteriología,20 Manual Técnico de Bacteriología Clínica,21 Las salmonellosis humanas en Cuba22 y Capítulos de Bacteriología Patológica23 lo consolidan como la figura más importantes de la bacteriología cubana.

En la cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales, con motivo de las depuraciones llevadas a cabo en el profesorado universitario a la caída de la dictadura machadista, asume su dirección el profesor Pedro Kourí en 1934 y ese mismo año ingresa como profesor auxiliar el doctor José G. Basnuevo Artiles y como instructor el doctor Federico Sotolongo Guerra, quien tres años más tarde asciende a profesor agregado. Quedan constituidos de esta forma los tres sólidos pilares sobre los que descansará la Escuela Cubana de Parasitología.

El profesor Kourí pone en práctica a partir de 1937 una metodología de la enseñanza extraordinariamente objetiva, ideando para ello formas nuevas de exposición de las clases teóricas y prácticas que hicieron exclamar al profesor Biocca, director del Instituto de Parasitología de la Universidad de Roma y al profesor Kalivoda, director del Instituto de Medicina Tropical de Praga, en diferentes épocas, que en Cuba se daban las mejores clases de esa disciplina en el mundo y ambos afirmaron que lo podían decir porque habían recorrido todos los centros de dicha especialidad existentes en Europa.

A la docencia de pregrado se incluye la de posgrado desde ese mismo año 1937 en forma de cursos de verano impartidos por cuenta de la cátedra y que a partir de 1942 serán incluidos en la Escuela de Verano de la Universidad de La Habana. A estos cursos asistirán becarios y profesores de las universidades de Cornell y New York de los Estados Unidos, así como médicos cubanos, dominicanos, hondureños, guatemaltecos, españoles y otros.

Unido a la cátedra y como complemento de ésta, funda el profesor Kourí el Instituto de Medicina Tropical, oficialmente creado por Acuerdos de la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina y el Consejo Universitario el 8 de diciembre de 1937, el que a partir de la muerte de su fundador en 1964 llevará su nombre y cuyo 50 aniversario estamos conmemorando con el presente congreso.

En este centro con recursos económicos escacísimos, llevarán a cabo el profesor Kourí y sus colaboradores una obra de investigación en todo el amplio campo de la parasitología cubana, ya sea en los aspectos del diagnóstico, la descripción morfológica, el ciclo evolutivo, el tratamiento, la clínica, las estadísticas y la epidemiología de una acuciosidad y originalidad tales que les ganará prestigio y reconocimientos internacionales.

En 1935 el profesor Kourí y otros fundan la Revista de Medicina Tropical y Parasitología, Bacteriología, Clínica y Laboratorio y en 1940 la revista Avance Medical, las que en 1945 se funden en la Revista Kuba de Medicina Tropical y Parasitología, la cual existe como tal hasta 1960, antecesoras todas de la actual Revista Cubana de Medicina Tropical que desde 1966 vio la luz bajo la dirección del profesor Sotolongo. En estas publicaciones esta recogida la totalidad de la obra científica del Instituto de Medicina Tropical.

En 1940 salen de la imprenta los dos primeros tomos de Lecciones de Parasitología y Medicina Tropical (Generalidades y Helmintología)24 del profesor Kourí y sus colaboradores y en 1941 el tercero, que en esta primera edición comprende Protozoología y Entomología Médicas, obra que por su extraordinario valor didáctico, por el gran caudal informativo y por su originalidad no dudamos en calificar el mejor libro de texto médico escrito por autores cubanos.

Con posterioridad publicaron los mismos profesores importantes libros, entre otros: Coprología Clínica y Parasitología, que apareció como segundo tomo de la obra “Laboratorio Clínico. Técnicas e interpretaciones” del doctor Vicente Anido;25 Parasitología y Medicina Tropical, como segundo tomo de Clinical Laboratory Methods and Diagnosis del profesor Robert B. H. Gradwohl26 de St. Louis, Estados Unidos y Manual de Parasitología. Helmintología Humana.27

Otro notable parasitólogo cubano, el doctor Ildefonso Pérez Vigueras, desarrollará una extraordinaria labor en el campo de la parasitología veterinaria, al clasificar más de medio centenar de nuevas especies en animales; inaugurar en 1937 y desempeñar brillantemente hasta su muerte la cátedra de Enfermedades Parasitarias e Infectocontagiosas de la Facultad de Medicina Veterinaria en la Universidad de La Habana y publicar sus importantes libros, Enfermedades infecciosas y parasitarias de los animales domésticos28 y Los ixódidos y culícidos de Cuba. Su historia natural y médica.29

Este desarrollo indiscutible alcanzado por los estudios parasitológicos en Cuba contrastaba con el auge de la endemia parasitaria intestinal en nuestra población, principalmente infantil, sobre todo en nuestros campos a lo largo de la isla, durante el período republicano burgués. Muestra de ella nos lo da el informe final de un estudio realizado en 1953 y presentado en el IX Congreso Médico Nacional en el que en 53 133 muestras de heces fecales procedentes de 295 barrios rurales de 63 municipios de la isla el 86,54 % arrojó exámenes parasitológicos positivos y algo semejante se podría decir de otras endemias infecciosas como la tuberculosis, la difteria, la poliomielitis, el tétanos y la fiebre tifoidea.30

Por todo ello el Comandante en Jefe doctor Fidel Castro Ruz, en su histórica defensa ante el tribunal que lo juzgó por los sucesos revolucionarios del 26 de julio de 1953, denunció de manera patéticamente gráfica la dramática situación del parasitismo intestinal del campesinado cubano e incluyó, en el propio alegato, el problema de la salud pública entre los seis puntos a cuya solución se encaminarían resueltamente los esfuerzos de la Revolución triunfante.

La infectología en Cuba en la Revolución Socialista hasta 1979

Arrojada del poder la última dictadura republicana burguesa, la Revolución victoriosa encamina sus pasos firmemente al cumplimiento del Programa del Moncada.

Para ello, en el campo de la salud pública, se plantea desde el propio año de la liberación la tarea de dar fin al urgente problema epidemiológico nacional de la endemia palúdica. Quizá si las primeras investigaciones realizadas en este período en el campo de la medicina cubana fueron las que se llevaron a cabo para iniciar la campaña antipalúdica en 1959.

Ocho años después, en que se registró el último caso de malaria autóctona, se daba por erradicada una de las más antiguas enfermedades infecciosas que sufrió nuestro pueblo a lo largo de su historia.

Y es de señalar que mientras Cuba ha estado libre de casos autóctonos desde 1967, en un solo año, 1980, en el Caribe se produjeron 13061; en Centroamérica, incluido México, 251 292 y en América del Sur 270 579.

La difteria que estaba presente en Cuba con brotes frecuentes desde los primeros años del siglo XIX, va a ser otra de las enfermedades infecciosas cuya erradicación aborda tempranamente nuestra Revolución. Así entre las primeras acciones encaminadas a modificar la morbilidad general del país estará presente la vacunación masiva antidiftérica en edades adecuadas la que logró que de 1469 casos informados en 1962 bajar a a 0 en 1970 y desde entonces se ha erradicado completamente.

A pesar de que a finales de la dominación española el doctor Francisco Cabrera Saavedra, clínico cubano eminente de origen canario, encontró en Cuba las primeras lesiones causadas por poliomielitis, no fue hasta principios de la segunda intervención norteamericana en 1906 que se informaron los primeros casos diagnosticados en la Isla de Pinos, importados de Estados Unidos.

Tres años después, en 1909, se producía la primera epidemia en la provincia de Santa Clara con unos 200 casos y el 8 % de mortalidad. La enfermedad desde entonces se hizo endémica en toda la Isla con epidemias periódicas cada cinco años, aproximadamente, siendo las principales las de los años 1934-1935, 1942-1943, 1946-1947 y 1952-1954.

Dado el azote que constituía esta endemia para nuestra población infantil, el gobierno revolucionario determinó aplicar la vacunación masiva antipoliomielítica, pues se podía contar con una vacuna altamente eficaz e inocua. Para ello se analizó la historia de esta afección en Cuba en sus últimos 30 años, sus características, factores que incidían en la misma y otras, y se decidió vacunar a la población infantil desde el nacimiento a los 14 años con una vacuna oral tipo Sabín, de fabricación soviética.

Esta campaña de vacunación fue la primera que se hizo en nuestro país en forma nacional con la participación del pueblo por medio de sus organizaciones de masas, aplicándose así uno de los más importantes principios de la salud pública socialista, pudiendo por ello alcanzar la vacunación el 84,5 % de la población programada.

Después de la terminación de la primera campaña en mayo de 1962 no se informaron en el resto del año más casos de esta enfermedad, hasta ese momento se habían informado 46 con 7 defunciones.

A partir de esa fecha sólo se ha registrado un caso aislado en cada uno de los siguientes años: 1963, 1964, 1970, 1971 y 1972 en niños no vacunados y también a partir de mayo de 1962 esta enfermedad ha desaparecido como causa de muerte. Con el mantenimiento de las campañas anuales de vacunación, Cuba ha permanecido como territorio libre de poliomielitis.

La implantación del sistema socialista en nuestro país, que ha barrido con todas las discriminaciones de la sociedad burguesa y ha traído un clima de justicia social no sospechado siquiera en el período anterior y el desarrollo de un sistema nacional de salud único basado en los principios de la salud pública socialista, extendido a todos los rincones de la isla, ha hecho posible alcanzar en los últimos años tasas de mortalidad de 0,0 en fiebre tifoidea, tos ferina, tétanos y sarampión; bajar la de tuberculosis, que en 1955 era de 18,5 a 0,6 en 1987 y que la mortalidad por enfermedades infecciosas y parasitarias de una tasa de 94,4 en 1962, cuando las estadísticas eran ya absolutamente confiables, descienda a 9,4 en 1987.31

La lucha ideológica desarrollada en la Universidad de La Habana con motivo de los cambios producidos en el país al triunfo revolucionario determina, como maniobra contrarrevolucionaria, un éxodo masivo de profesores burgueses, que deja en la segunda mitad de 1960 en la Facultad de Medicina, única entonces en el país, de un claustro de algo más de centenar y medio de profesores a sólo una veintena de dignos y revolucionarios maestros.

El profesor Kourí al frente de su Cátedra e Instituto se mantiene junto a su pueblo, con todo su personal intacto, pues sólo un profesor se acogió a retiro por enfermedad, en aquellos momentos de indiscutible grandeza y peligro de nuestra historia.

En la cátedra de Bacteriología ocurrirán tres jubilaciones y dos renuncias para quedar solamente como ejemplo de dignidad profesoral y firmeza revolucionaria el doctor Antonio Palacín Aranda.

Estas dos cátedras a finales de 1960 se van a unir con el nombre de Departamento de Microbiología y Parasitología a cuyo frente fue nombrado el profesor Kourí, que continuará dirigiendo, además, el Instituto de Medicina Tropical. En la jefatura del subdepartamento de Parasitología estará el profesor Sotolongo y en la de Microbiología el profesor Palacín.

Unos años después, en 1965, al dejar organizado el subdepartamento con nuevos profesores, se aleja el profesor Palacín de la enseñanza oficial de pregrado, a la que había dedicado 21 años de su vida, para desarrollar con su entusiasmo de siempre el Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología, el que será su segundo hogar y donde le dará el ejemplo de su ilimitada capacidad de trabajo, de su militancia revolucionaria y su erudición científica a veinte graduaciones de microbiólogos cubanos.

Solo la muerte, que lo sorprendió en plena sesión de trabajo el 16 de octubre de 1964, en esos momentos con la categoría docente especial de Profesor Extraordinario, pudo hacer que el profesor Kourí dejara su puesto de figura mayor de la parasitología cubana al frente de su Departamento e Instituto. Ambas responsabilidades pasaron a manos del profesor Sotolongo quien continuó la obra de su inolvidable Maestro.

La etapa de construcción del socialismo, cuya característica principal en el sector de la salud pública será la integración de un sistema nacional de salud único que culminará en 1970, demanda del Departamento de Microbiología y Parasitología y del Instituto de Medicina Tropical una ingente labor docente en la formación de especialistas y profesores que ocupen las nuevas plazas en los laboratorios que se abren en todas las provincias y en los departamentos de las nuevas facultades de medicina del país.

Los cursos de posgrado, por el bloqueo impuesto a la revolución cubana, dejan de tener carácter internacional para ser dirigidos entonces al perfeccionamiento de los nuevos especialistas y a la actualización de los más veteranos. Los planes de estudio de pregrado, que en períodos cortos de tiempo se suceden, determinan adaptaciones de los programas de las asignaturas y de los textos que sólo se logran por la experiencia y la capacidad de comprensión del personal docente y a esto unido la extraordinaria calidad del material para la enseñanza teórica y práctica, realizado en el propio Instituto, que ahora se envía a todas las Facultades del país.

La labor realizada por el Instituto de Medicina Tropical en estos primeros años de la Revolución va a ser ampliamente reconocido por una institución de tanto prestigio internacional como la Universidad Carolina de Praga, quien le confiere en 1968 su Medalla Museum Komenskeno, galardón únicamente concedido a los centros científicos de reconocida autoridad internacional en el campo de la docencia.

Dedicado fundamentalmente a la enseñanza, el Instituto de Medicina Tropical no puede mantener durante toda esta etapa el ritmo investigativo que lo había caracterizado desde su fundación y va a ser el Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología, revitalizado en 1966, donde se desarrollarán las más importantes investigaciones en el campo de la infectología. En él se llevan a cabo todos los estudios necesarios para las campañas nacionales antipoliomielíticas y se creará una verdadera Escuela Cubana de Virología, con el doctor Pedro Mas Lago a su frente, que dará los principales frutos en sus trabajos sobre enterovirus, virus respiratorios y arbovirus y de gran valor serán también las investigaciones realizadas en su Departamento de Bacteriología de la Tuberculosis.

La década de los años 70 corresponde a la etapa de consolidación del Sistema Nacional de Salud Único y en ella se van a crear las condiciones que permiten, en la década actual, el despegue hacia la construcción de las bases de lo que convertirá a Cuba en una potencia médica mundial.

Y esto no sólo por el estado de salud de su población y la estructura de su sistema sanitario, en estos momentos en la etapa superior de la higiene social, la dispensarización, con el original y revolucionario modelo del Médico de la Familia, sino también por su desarrollo en los campos de la investigación y de la docencia.

Por ello, ya en sus años finales se determina revitalizar el Instituto de Medicina Tropical con proyecciones no sólo nacionales sino internacionales, dada la importancia que había tomado la cooperación médica cubana con los países del llamado Tercer Mundo.

El 8 de diciembre de 1977 en el salón Camilo Cienfuegos del Ministerio de Salud Pública, la medicina revolucionaria cubana, conmemoró el 40 aniversario del acuerdo tomado por el Consejo de Gobierno de la Universidad de La Habana por el que oficialmente se creaba el Instituto de Medicina Tropical. En aquel acto en un discurso inolvidable por su brillantez y trascendencia el profesor Federico Sotolongo Guerra, el último de los grandes maestros del pasado, que lo es también del presente pues para honor de la patria todavía nos acompaña, entregó simbólicamente la larga tradición de la infectología cubana, la de Romay, Finlay, Gutiérrez, Guiteras, Lebredo, Curbelo y Kourí a la nueva generación que desde nuestro actual Instituto de Medicina Tropical, con recursos jamás soñados por sus fundadores, proyecta a Cuba con paso firme y seguro por el campo de la moderna infectología mundial para bien de nuestro pueblo y de toda la humanidad.

Referencias Bibliográficas

  1. Martínez Fortún J A. Epidemiología. Síntesis Cronológica. Cuad. Hist. Sal. Pub. No. 5. La Habana. Ed. Neptuno, 1952.
  2. Le Roy Cassá J. Estudio sobre la mortalidad en La Habana durante el siglo XIX y los comienzos del actual. Anal. Acad. Cienc. Med. Fis. Nat. Habana. 1912-1913; 49: 866--869.
  3. Zayas Bazán H. Contribución al estudio de las ciencias médicas en la época del Protomedicato. Rev. Med. Cub.1959; 70(3): 103-126.
  4. López Sánchez J. Tomás Romay en la Sociedad Económica. Cuad. Cultural. 8º. Serie, No. 6. La Habana. Ed. Lex, 1950.
  5. Romay Chacón T. Disertación sobre la fiebre maligna llamada vulgarmente Vómito Negro, enfermedad epidémica de las Indias Occidentales. La Habana. Imp. Cap. General, 1797.
  6. López Sánchez J. Vida y Obra del Sabio Médico Habanero Tomás Romay Chacón. La Habana. Ed. Librería Selecta, 1950.
  7. Encinoso Abreu y Reyes Gavilán A y Gutiérrez Hernández N J. Memoria histórica. Del cólera-morbo en La Habana. Rep. Med. Habanero. 1842: 1-100.
  8. Oxamendi Desprez J C. Lombriz de Guinea en la raza blanca. Anal. Acad. Cien. Med. Fis. Nat. Habana. 1864; 1: 118-120.
  9. Fernández Madrid J. Memoria sobre el influjo de los climas cálidos y principalmente de La Habana en la estación del calor. La Habana. Imp. Gob. Cap. General, 1824.
  10. Finlay Barrés C.J. El mosquito hipotéticamente considerado como agente de transmisión de la fiebre amarilla. Anal. Acad. Cien. Med. Fis. Nat. Habana. 1881; 18: 147-169.
  11. Valdés Domínguez F. Enfermedades de origen bacteriano. Cron. Med. Quir. Habana. 1886; 12: 589-598.
  12. Coronado Interian T V. El microbio de la malaria y su evolución en la sangre de los intoxicados. La Habana. Imp. La Universal. 1890.
  13. Martínez Fortún J A. Historia de la Medicina en Cuba. La Habana. Ed. Mimeografiada. 1956-1958.
  14. Ordenanzas Sanitarias. 1ª. Ed. La Habana. Imp. Librería Nueva. 1906.
  15. Barnet Roque de Escobar E B y otros. Manual de Práctica Sanitaria. La Habana. Ed. Dpto. de Sanidad, 1905.
  16. García Lebredo M, Pazos Caballero J H y Plasencia Montes L. La parasitología en Cuba. En Actas y Trabajos del I Congreso Médico Nacional. La Habana. Imp. Papelería La Universal, 1905.
  17. García Lebredo M. Parasitismo intestinal en Cuba. La Habana. Imp. Papelería La Universal, 1905.
  18. García Rivera A, Llanio del Castillo E y Kourí Esmeja P. Lecciones de Parasitología y Enfermedades Tropicales. La Habana. Cultural S. A. 1930. 2 tomos.
  19. Curbelo Hernández A e Insua Cartaya G. Las bacterias patógenas del hombre. La Habana. Cultural S. A. 1941.
  20. Curbelo Hernández A e Insua Cartaya G. Texto de Bacteriología. La Habana. M. V. Fresneda. 1942.
  21. Curbelo Hernández A, Rodríguez Malagamba G y Márquez Biscay V. Manual Técnico de Bacteriología Clínica. La Habana. Cultural S. A. 1944.
  22. Curbelo Hernández A. Las salmonellosis humanas en Cuba. La Habana. Ed. Instituto Finlay, 1946.
  23. Curbelo Hernández A y Palacín Aranda A. Capítulos de Bacteriología Patológica. La Habana. Ed. Estarcida, 1952.
  24. Kourí Esmeja P, Basnuevo Artiles J G y otros. Lecciones de Parasitología y Medicina Tropical. 1ª. Ed. La Habana. El Siglo XX, 1940. 3 tomos.
  25. Kourí Esmeja P, Basnuevo Artiles J G y otros. Coprología Clínica y Parasitología. En Anido Fraguio V. y Anido Fraguio G. Laboratorio Clínico. Técnicas e Interpretaciones. La Habana. Cultural S. A. 1943. 2 tomos.
  26. Kourí Esmeja P, Basnuevo Artiles J G y otros. Parasitología y Medicina Tropical. En: Gradwohl R B H. Clinical Laboratory Methods and Diagnosis. St. Louis. Mosby Company. 1938. 2 tomos.
  27. Kourí Esmeja P, Basnuevo Artiles J G y Sotolongo Guerra F. Manual de Parasitología. Helmintología Humana. Tomo 1 La Habana. Empresa Consolidada de Artes Gráficas, 1963.
  28. Pérez Vigueras I. Enfermedades infecciosas y parasitarias de los animales domésticos. Ed. Minerva. La Habana. 1953.
  29. Pérez Vigueras I. Los ixódidos y culícidos de Cuba. Su historia natural y médica. La Habana. Imp. Universidad de La Habana. 1956.
  30. Calvó Fonseca R. Estudio del parasitismo en nuestro medio, visto principalmente como causa de mortalidad. En: Memoria del IX Congreso Médico Nacional (mayo 23 al 28 de 1955). La Habana. P. Fernández y Cía S. C. 1955: 134-147.
  31. Delgado García G. Desarrollo de la Salud Pública en Cuba (1959-1988). Folleto mecanografiado en Oficina del Historiador del MINSAP.

 

* Conferencia leída en la sesión inaugural del Congreso 50 Aniversario del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”. Palacio de las Convenciones. La Habana, diciembre 7 de 1988.

 

Indice Anterior Siguiente