Índice Anterior Siguiente

El doctor Juan Antiga y Escobar y la homeopatía en México*

Introducción

El doctor Juan Antiga y Escobar (1871-1939) es una de las personalidades más interesantes de la historia de la medicina cubana, su talento extraordinario hizo exclamar al doctor José A. González Lanuza (1865-1917), nuestra más alta personalidad del derecho penal, que era el único genio que él había conocido y su vida tan accidentada, llena de aventuras verdaderamente originales, llevó a preguntarse a su amigo y biógrafo, el doctor José A. Fernández de Castro (1897-1951), si era verdad que el doctor Antiga había existido.

En la presente breve ponencia, que tengo el alto honor de exponer ante ustedes, solo quiero dar una idea aproximada de su cultura enciclopédica, de su paso por México, país al que amó entrañablemente y de su contacto con la homeopatía mexicana, que tan honda huella dejó en su formación científica, para convertirlo en nuestra principal figura de esa rama de la medicina.

Formación enciclopédica del doctor Juan Antiga

El doctor Antiga nació en el poblado de Mayajigua, municipio de Yaguajay, actual provincia de Sancti Spiritus, República de Cuba, el 23 de agosto de 1871, miembro de una familia extremadamente pobre, pero de una inteligencia tan notable desde su niñez, que en 1882 fue becado como alumno pobre del Colegio Belén, de la orden religiosa Compañía de Jesús (Jesuitas) en La Habana, el más exclusivo de la alta sociedad cubana, donde completó su enseñanza primaria y se graduó de Bachiller en Artes en 1886 con un expediente tan brillante que el gobernador de la Isla, don Emilio Callejas e Isasi (1830-1906), le pagó la matrícula en la Facultad de Medicina de la Real y Literaria Universidad de La Habana.

Después de revisar más de mil expedientes docentes de grandes figuras de la cultura cubana, en el archivo histórico de esa institución de estudios superiores, puedo asegurar que el suyo es el más destacado. Para la licenciatura en medicina (1886-1892) en 25 asignaturas obtuvo sobresaliente en todas, 24 premios ordinarios de primera clase, una mención honorífica y el Premio Extraordinario en dicho grado. En el año del doctorado en medicina (1892-1893) en 4 asignaturas logró sobresalientes y premios ordinarios de primera clase en todas y el Premio Extraordinario en el grado. Al finalizar sus estudios fue considerado como el graduado de mejor expediente en todas las universidades del Reino de España. Su padrino en la solemne investidura lo fue el propio gobernador Callejas. Su expediente, también, es de los más voluminosos pues en él figuran, manuscritos, 27 de sus 28 trabajos de premio.

Casi dos décadas más tarde regresa a su Alma Mater habanera (1911) para realizar los estudios y graduarse de Doctor en Derecho Civil y Notarial y de Doctor en Derecho Público (1913). Para obtener este último grado presentó la interesante tesis "Necesidad de crear en Cuba una Secretaría del Trabajo y Reformas Sociales ", Imp. El Score, La Habana, 1913, lo que se llevaría a cabo veintiún años después bajo su dirección en el gobierno de su amigo, el Coronel del Ejército Libertador y médico, doctor Carlos Mendieta y Montefur (1873-?).

Conocía perfectamente desde joven el latín, ingles y francés, idiomas a los que agregó más tarde el alemán, ruso y chino cantonés. Estudió música con el profesor Antonio Comas, en La Habana y llegó a dominar la cítara, antiguo y raro instrumento de difícil ejecución. Su pasión por los deportes lo hizo practicar toda la vida ejercicios calistécnicos y esgrima. Fue jugador profesional de base ball en Cuba, México y Estados Unidos. También fue corredor y practicaba salto largo.

Su extenso bregar por países de Latinoamérica lo obligó a revalidar su título de Doctor en Medicina en Venezuela, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá y Ecuador. En Estados Unidos se graduó de Doctor en Medicina en el Thompson Medical College de Denver, Colorado (1904); de Máster en Homeopatic Therapy en el American Post Graduate School de Chicago, Illinois (1905); tomó un curso de postgrado en Cromoterapia en la Clínica del Doctor White en Los Ángeles, California (1906) y cursó el Doctorado en Naturopatía en el American School of Naturopathy de New York, donde examinó 36 asignaturas y se graduó "con todos los honores, derechos y privilegios" en 1921.

Fig. 6. Dr. Juan Antiga y Escobar (1871-1939).

En sus días de estudiante de anatomía y disección en la Universidad de La Habana ganó por oposición la plaza de Ayudante del Disector Anatómico, la que mantuvo hasta su graduación. Una vez obtenido su título fue nombrado por concurso Catedrático Supernumerario de la Facultad de Medicina, cargo que renunció al aceptar el de médico del buque "Ciudad Condal" de la Compañía Trasatlántica Española que daba viajes de La Habana a Veracruz y New York. En esta última ciudad conoció a José Martí (1853-1895),a quién le sirvió de mensajero secreto en sus actividades revolucionarias.

En 1896 fue profesor de Patología en la Universidad Libre de El Salvador. En La Habana formó parte del Grupo Minorista, importante asociación de jóvenes intelectuales, él era el de mayor edad, que dejó profunda huella en la cultura y en la vida política cubanas en los años de la década de 1920. Entre los muchos cargos que desempeñó no podemos dejar de citar los de: Secretario del Trabajo, el primero que lo ocupó en Cuba; Embajador Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en Suiza; Delegado Permanente ante la Liga de las Naciones y al morir en La Habana el 9 de febrero de 1939, de hemorragia cerebral, era Embajador Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en Francia.

El doctor Antiga y la homeopatía en México

Por primera vez se instala el doctor Antiga en México en enero de 1896, después de haber fracasado en su intento por incorporarse al Ejército Libertador de Cuba en la expedición del General de Brigada Enrique Collazo Tejeda (1848-1921), que naufragó en los cayos de la Florida.

Legalizó su título de médico en la Legación de España en la capital azteca el 14 de abril de 1896 lo que fue refrendado por el Subsecretario de Relaciones Exteriores dos días después. No tardará en dar a la imprenta su tesis doctoral en medicina, que había publicado tres años antes, (Contribución al estudio del Jequiriti (Abrus precatorius, Lin), Imp. La Moderna, La Habana,1893, ahora con el título Estudio sobre el Jequiriti, México, 1896.

A partir de mayo de ese año publicó numerosos artículos en la prensa a favor de la anexión de Cuba a México, pero también dio a la estampa algo más de sesenta artículos a favor de la independencia de su patria y desarrolló una intensa campaña indoamericanista que le creó gran conflicto con la Embajada de España. El Canciller de la República don Ignacio Mariscal (1829-1910) le proporcionó la ciudadanía mexicana y pudo entonces ser nombrado miembro del Consejo Superior de Salubridad para el estudio de la fiebre amarilla y destacado en la villa de Tapachula, Estado de Chiapas, de donde marchó poco después a Guatemala.

En la capital de la hermana república centroamericana ocupó el cargo de Agregado a la Legación Diplomática de México, pero por poco tiempo, pues pasó a la República de El Salvador donde obtuvo comisión de ese gobierno para investigar causa de la fiebre amarilla en la población de Atiquizaya.

No volverá a México el doctor Antiga hasta 1900 donde inmediatamente revalida su título de médico en la Escuela Nacional de Medicina Alopática y entra en contacto con la homeopatía mexicana. Un año después se gradúa de Médico Cirujano Homeópata en la Escuela de Medicina Homeopática de México, D.F., la que se había fundado en 1896 y en el propio año publica el folleto "Consideraciones acerca de las estadísticas del Hospital Nacional Homeopático", México, 1901, en el que labora.

En 1902 edita su opúsculo Algunas reflexiones sobre la homeopatía, Imp. E. Dublan, México y al siguiente año la Academia de Medicina Homeopática de Puebla le otorga el título de Profesor de Medicina Homeopática y se le nombra profesor de Materia Médica y Terapéutica Homeopática de la Escuela Nacional de Medicina Homeopática de México. Para facilitar su labor docente dio a la imprenta sus Apuntes de Materia Médica y Terapéutica Homeopática, México, 1907. La Academia de Medicina Homeopática de México lo nombró Miembro de Honor en 1905.

En 1903 fundó y fue director facultativo hasta 1908 de la Clínica "San Rafael", la más importante de la capital en su época. También editó un periódico y después una revista.

Lo más numeroso de su bibliografía homeopática en México lo son sus traducciones del inglés de estudios que él consideraba como importantes. Fuera de este tema publicó el discutido folleto El fracaso de los microbios, Imp. E. Rivera, México, 1903, que vio la luz años después en la importante revista "Cuba y América" de La Habana, en el que negaba erróneamente la teoría microbiana del origen de las enfermedades infectocontagiosas. Estas ideas las venía manejando desde sus días de estudiante de medicina en la Universidad de La Habana, pues dos de sus trabajos de premio tratan el asunto, como los titulados: "¿Es el microbio el exclusivamente responsable de la patogenia de las enfermedades infecciosas?",1892, 25 págs y "Todos los microbios tienen necesidad de oxígeno para asimilar, crecer y evolucionar", 1893, 36 págs.

En 1909, año de su regreso a Cuba, publicó en La Habana Homeopatía.¿Es la homeopatía una verdad que los descubrimientos de la ciencia moderna confirman? y casi una década después dio a la estampa Historia de la Homeopatía en México, Ed. Arte, La Habana, 1918, que es su gran homenaje de agradecimiento a las ciencias médicas mexicanas.

En vida del doctor Antiga su gran amigo y biógrafo, el doctor José A. Fernández de Castro, publicó en tres tomos sus Escritos Políticos y Sociales, Talleres Espasa Calpe S.A, Madrid, 1927,1930 y 1931, con prólogos los dos primeros del propio Fernández de Castro y el tercero del gran ensayista y poeta cubano doctor Juan Marinello Vidaurreta (1898-1977). En ellos se recogen 128 de sus trabajos y 63 cartas de destacados intelectuales cubanos y latinoamericanos con opiniones sobre el doctor Antiga.

El 6 de marzo de 1908 enviuda en Ciudad México el destacado médico cubano y con sus cuatro hijos mexicanos- María de los Dolores, María de las Mercedes, Juan y Estrella- recogió a su madre y sus dos hermanas que residían en Veracruz y regresó definitivamente a Cuba en enero de 1909.

Tengo la convicción de que fuera de nuestro Apóstol de la Independencia José Martí Pérez, ningún cubano asimiló tan profundamente la cultura mexicana como el doctor Juan Antiga y Escobar.

Bibliografía consultada

  1. Avilés Ramírez E. El Doctor Juan Milagros Antiga. En: Matamoros y Lucha E. Mis dos Maestros (Masferrer-Antiga).Imp. Fernand Sorlot, París, 1938: 9-15.
  2. Fernández de Castro J.A. Nada más que un hombre: alrededor de Juan Antiga. Imp. Molina y Cía. La Habana, 1926.
  3. Fernández de Castro JA. Juan Antiga, ciudadano del mundo. En: Fernández de Castro JA. Barraca de Feria. Imp. Molina y Cía, 1933:169-173.
  4. Marinello Vidaurreta J. Unas palabras. En: Antiga J. Escritos Políticos y Sociales Tomo III. Talleres Espasa- Calpe S.A., Madrid, 1931:5-9.
  5. Martínez Márquez G. Una vida alegre e inquieta. Juan Antiga. Revista Bohemia. Febrero 19 de 1939.
  6. Matamoros y Lucha E. Mis dos Maestros (Masferrer-Antiga).Imp. Fernand Sorlot, París, 1938.
  7. Remos Rubio JJ. Deslindes. Recordando a Juan Antiga. Diario de la Marina. Febrero 12 de 1949.
  8. Rodríguez Rivero L. Vida singular del médico y sociólogo Juan Antiga y Escobar (1871-1939). Edición Estarcida, La Habana, 1971.
  9. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. Ant. 631.
  10. ___. Exped. Est. Mod. 702.
  11. ___ . Exped. Adm. 276.

* Trabajo enviado y leído en VII Congreso Nacional de Historia y Filosofía de la Medicina de México. Tepic, Nayarit, México. Octubre 30-noviembre 2 de 2002.

Índice Anterior Siguiente