CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA 104


Don Antonio de Gordon y de Acosta Profesor y Académico (*)

 

Por el

Dr. Tomás Durán Quevedo


La vida de Don Antonio de Gordon y de Acosta, a quien deseo rendir homenaje de admiración y de respeto en la noche de hoy, empezó a interesarme cuando, con motivo de revisar la bibliografía cubana en relación con el valor del azúcar de caña como alimento, llegó a mis manos una cita que el meritísimo cubano, Dr. Horacio Ferrer, anotaba en su brillante estudio titulado «Apuntes sobre la ración del Obrero Cubano". El trabajo que mencionaba Horacio Ferrer correspondía a otro publicado por Don Antonio de Gordon y de Acosta, y llevaba por titulo "El Azúcar como Alimento del Hombre", y había aparecido en el año de 1899, después de comunicado a la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, en un folleto publicado en la Imprenta Militar, situada en la calle de la Muralla número 40, en esta ciudad de La Habana.

Don Antonio había nacido en la ciudad de La Habana, el día 18 de Septiembre de 1848; fue su padre Don Antonio de Gordon y López, oriundo de Cartagena de Indias, Colombia, casado con Doña María del Carmen de Acosta y Morejón, natural de La Habana; de este matrimonio nació, además, una niña, Carmen de Gordon y de Acosta. (Figura 14).

Don Antonio de Gordon y López falleció en 1852, y su viuda, Doña Carmen, se trasladó a Cádiz, España, cuando nuestro biografiado contaba sólo 4 años de edad. Al fallecer Doña Carmen, en 1856, se hizo cargo de la educación y de la administraci6n de los intereses de Don Antonio y de su única hermana, Don Secundino Bermúdez, tío de quien fuera años más tarde la esposa de Don Antonio. Con ocho años de edad, Don Antonio, de nuevo en La Habana, inicia sus primeros estudios en el Colegio "Santo Tomás de Aquino", y más tarde, para los de Segunda Enseñanza, los hace en el Colegio "El Salvador", plantel que había sido fundado en el mismo año del nacimiento de Don Antonio (1848) por un cubano que lo dirigió hasta su muerte, acaecida en 1862: Don José de la Luz y Caballero, Maestro de Maestros. Unos años después de la muerte de Don Pepe, cuando llegaba Don Antonio a los 17 años, tuvo a su cargo en el Colegio "El Salvador", desde 1865 hasta 1869, es decir, por unos cuatro años, las explicaciones de Química, Física e Historia Natural, «con notable éxito, así por sus conocimientos como por su método», según se afirma en una certificación expedida por aquel prestigioso plantel.

En Mayo de 1869, poco antes de cumplir los 21 años, se casó, en primeras nupcias, con Doña Pilar Bermúdez y González, sobrina de su tutor, y hermana de uno de los niños mártires fusilados poco tiempo después: el 27 de Noviembre de 1871, como final trágico de una etapa de apasionamiento y de furia insana colectiva.

De aquella primera unión de Don Antonio, disuelta por el fallecimiento de la esposa en el año de 1875, nacieron dos niños: Antonio María de Gordon y Bermúdez, médico, y Ramón María de Gordon y Bermúdez, abogado. Un hijo de este último, nieto de Don Antonio, es un médico de bien ganado prestigio que desarrolla sus actividades en el Cuerpo Facultativo de las Fuerzas Armadas de la República.

Durante el año 1869, el día 8 de Julio, fue designado Don Antonio Profesor Ad Honoren del Colegio del Estado Soberano de Bolívar, Estados Unidos de Colombia «para la enseñanza de la Química Jeneral».

Fue Don Antonio hombre de muy extensa cultura, que sin duda alguna pudo adquirir, entre otras cosas, por el conocimiento y fácil manejo de varios idiomas: además del español, hablaba el inglés, francés, alemán, latín y griego.

En el año de 1870 obtuvo el grado de Licenciado en Medicina y Cirujía, y en el día 28 de Septiembre de ese mismo año fue nombrado por el Gobernador de la Isla, para ocupar, con carácter gratuito, el cargo de Conservador Director Micrógrafo del Laboratorio de Química de la Facultad de Medicina.

En 1870 donó el Profesor Gordon de Acosta a la Universidad de La Habana un laboratorio de Anatomía General, a lo cual correspondió el Gobernador de la Isla imponiéndole el nombre de «Laboratorio Gordon", y ordenando: «todos los muebles, objetos y sustancias se instalaran adecuadamente". Aún perdura el Laboratorio Gordon, conocido por todos nosotros, ubicado en terrenos del Hospital "Número Uno", actualmente nombrado Hospital Universitario "General Calixto García", y que es una dependencia importante de la Escuela de Medicina, sede de la Cátedra de Patología Experimental, que dirige nuestro Rector, Maestro Clemente Inclán, y en cuyo lugar se viene desarrollando desde hace años un serio programa de investigaciones médicas, orientadas por el Profesor César Fuentes, con la colaboración del Profesor Juan J. Angulo y del Dr. David de Jongh.

El día 14 de Julio de 1872 fue nominado el Profesor Gordon de Acosta, Miembro Numerario de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, de cuyo organismo científico fue, durante el resto de su laboriosa vida, uno de sus más distinguidos representativos, y en alguna etapa, su Presidente.

El 27 de Mayo de 1875 ocupó, de modo interino, la Cátedra de Anatomía Descriptiva (Segundo Curso), hasta la terminación del Año Académico 1874-1875. En Junio 9, del mismo año de 1875, recibió el nombramiento de Catedrático Supernumerario Interino de la Facultad de Medicina, de cuya posición se hizo cargo cinco días más tarde, el 14 de Junio. Unos meses después, en Octubre 10 de 1875, de modo Interino, atiende la Cátedra de Obstetricia, hasta el 25 de Abril de 1876.

Pero 1875 fue también un año aciago para el Profesor Gordon de Acosta, pues durante su transcurso falleció su esposa, Doña Pilar Bermúdez y González.

En Febrero 2 de 1876, sostiene Don Antonio su Tesis para el Doctorado en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, y que tituló «En el estado actual de la Ciencia no puede preferirse la vacuna de ternera a la de brazo a brazo», que rebasa con nota de Sobresaliente, y en Febrero 12 de aquel mismo año, se le expide por el Gobernador General de la Isla el Titulo de Doctor en Medicina y Cirugía.

También en 1876 desempeñó la Cátedra de Anatomía Descriptiva (Primer Curso), y casi enseguida, por enfermedad, primero, y por fallecimiento, después, del Profesor Esteban González del Valle, la de Fisiología e Higiene Pública y Privada. Algo más tarde, en el mes de Octubre, inició las explicaciones de Medicina Legal, y en Diciembre 18, a propuesta del Rectorado de la Universidad de la Habana, sirvió la Cátedra de Disección y Osteología, primero y segundo cursos.

En Mayo de 1877 se encontraba desempeñando, además de la de Fisiología, Higiene Pública y Privada, las de Medicina Legal y Terapéutica. Y en Septiembre 10 de 1878 fue designado para desempeñar, además de aquellas Cátedras, la de Historia de la Medicina, según disposición del señor Gobernador General de la Isla. Tomó posesión de este último cargo el mismo día 10 de Septiembre. En 22 de Febrero de 1878 fue confirmado por Real Orden del Gobierno de España para el cargo de Catedrático de Historia de la Medicina.

Fue nombrado Secretario de la Facultad de Medicina, en Abril 26 de 1879, cargo que desempeñó hasta Febrero primero de 1881. Y en aquel mismo año de 1879 donó a la Universidad un Laboratorio de Fisiología, que se instaló en el Edificio de San Isidro.

En Marzo primero de 1880 ocupó, una vez más, de modo interino, la Cátedra de Terapéutica.

El 5 de Junio de 1880 leyó y sostuvo, ante la Facultad de Farmacia de la Real Universidad de la Habana, su Tesis para el Doctorado en Farmacia, que tituló «El Método General adoptado para la Investigaci6n de los Alcaloides en los envenenamientos, ¿llena las exigencias de la Ciencia?»

El día 22 de Junio de aquel año de 1880 remitió a la Cátedra de Terapéutica, como obsequio personal, una colección de productos farmacéuticos.

Su Tesis para el Doctorado en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, titulada «Procederes que deben seguirse en el análisis cuantitativo de las aguas minerales naturales, tanto en el manantial como en el laboratorio» fue leída y sostenida en 20 de Septiembre de 1880.

En Diciembre 7 de 1880, por disposición de una Real Orden, fue designado Catedrático Numerario en Propiedad de la Cátedra de Fisiología Humana, cargo del cual tomó posesión en 15 de Enero de 1881.

La oración inaugural del Curso Académico en la Universidad de la Habana, para 1882-1883 estuvo a cargo de Don Antonio de Gordon y de Acosta.

En Diciembre 7 de 1882, también por disposición de una Real Orden, fue señalado para explicar la Cátedra de Historia Critica de la Medicina, además de continuar en la de Fisiología Humana.

La Escuela de Agricultura de la Isla de Cuba le confió la oración inaugural para la solemne apertura del Curso Académico de 1883-1884, y ya en este momento era, además de Doctor en las Facultades de Medicina y Cirujía, Farmacia y Ciencias, Licenciado en las Facultades de Filosofía y Letras y Derecho.

El día 10 de Diciembre de 1884 fue ratificado como Catedrático de Fisiología Humana, por disposición de una Real Orden.

A los 45 años, el día 19 de Mayo de 1893, fue elevado a la Categoría de Término en la escala profesoral, de cuya categoría tomó posesión el día 16 de Junio de 1893, y, por lo tanto, siguió denominado Catedrático de Término Propietario de Fisiología Humana.

En 28 de Noviembre ocupó interinamente la Presidencia de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, y fue electo Presidente en propiedad de la referida Academia, para el bienio de 1895-1897.

En Septiembre 29 de 1895 tuvo a su cargo, por recomendación expresa del Colegio Farmacéutico de la Habana, el Discurso de la sesión de ese día y, como en todos sus trabajos, demostró su extraordinaria erudición y sus condiciones de hombre sabio y justo.

El 25 de Abril de 1897 cesó como Presidente de la Academia, y aquella corporación científica le otorgó el titulo de Miembro de Mérito. (Figura 15).

En tres años, de modo consecutivo, tuvo a su cargo el Profesor y Académico Gordon de Acosta, por encargo expreso de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, el Discurso que debía ser leído en la sesión solemne que conmemoraba la fundaci6n de aquella docta institución.

En efecto, el día 19 de Mayo de los años 1895 y 1896, siendo Presidente de la Academia, y en 1897, enseguida de haber cesado como Presidente, dio lectura a sus Discursos en las sesiones solemnes para conmemorar la fundación de la Academia, que tuvo lugar en igual día y mes del año 1861.

En Marzo de 1899, casó Don Antonio de Gordon y de Acosta, en segundas nupcias, con la señorita María Josefa Huguet y López. De este matrimonio no hubo hijos.

En Noviembre 8 de 1899 fue designado para explicar la Cátedra de Química Biológica, siendo Decano de la Facultad de Medicina el Profesor Raimundo Menocal, quien firmó la referida designación.

En Diciembre 3 de 1899 fue confirmado una vez más como Catedrático de la Universidad de la Habana, y en Diciembre 22 del mismo año fue nombrado para explicar Medicina Legal y Toxicología del período de Licenciatura de la Facultad de Medicina, cargo del que tomó posesión en Enero primero de 1900.

En Mayo 17 de 1900 fue nombrado Profesor de Fisiología del Círculo Pedagógico.

Como podrá observarse al revisar los títulos de los principales trabajos comunicados por Don Antonio a la Academia de Ciencias, como por otros publicados después de conocidos por la Academia, y que aparecen como un complemento de esta breve reseña(**), la cultura de aquel Catedrático era tan extensa y variada, que le permitió referirse con autoridad a cuestiones que abarcan diferentes aspectos de la Ciencia.

Aquella vida de incesante estudio y constante trabajo científico salió de este Mundo a los 68 años de edad, el día 8 de Febrero de 1917. ! Dios le tenga en la Gloria ¡

(*) Artículo inédito mecanografiado en Archivo de la Oficina del Historiador del MINSAP. Se ha respetado la ortografía del original.

(**) Se ha suprimido este complemento bibliográfico.