Cátedra de Higiene y Legislación Sanitaria

 

1. Las asignaturas de Higiene Privada, Higiene Pública y Ampliación de la Higiene Pública en el plan de estudios de 1887. Las asignaturas de Higiene Privada e Higiene Pública en el plan de estudios de 1899. La asignatura de Higiene y Legislación Sanitaria en los planes de estudio de 1900, 1919, 1924, 1928, 1934, 1937 y 1941. La asignatura de Medicina Preventiva en el plan de 1959. La asignatura de Higiene en el plan de 1962. 2. Cátedra y Departamento de que formó parte, locales en los que se impartieron y frecuencia y horario de clases. 3. Profesores titulares. 4. Profesores auxiliares. 5. Ayudantes graduados y profesores agregados. 6. Adscriptos, instructores y asociados. 7. Cambios de profesores de 1959 a 1962. 8. Programas de la asignatura. 9. Libros de consulta extranjeros recomendados en la cátedra. 10. Bibliografía docente producida por los profesores de la cátedra. 11. Consideraciones finales y testimonios. Referencias bibliográficas y documentales.



1.
Por el plan de estudios de 1887, último del período colonial español, las materias de higiene y epidemiología se explicaban en 3 asignaturas: Higiene Privada, que era la higiene propiamente dicha, en segundo año; Higiene Pública, la epidemiología, en sexto año y la de Ampliación de la Higiene Pública con el Estudio Histórico y Geográfico de las Enfermedades Endémicas y Epidémicas, en el séptimo año o Período del Doctorado.


En 1899 se puso en vigor el primer plan de estudios de medicina de la etapa de la primera intervención norteamericana en Cuba, que por ser Secretario de Instrucción Pública el Dr. José A. González Lanuza se le llamó Plan Lanuza y en el cual la asignatura de Higiene Privada pasó al tercer año, la de Higiene Pública, ahora como Higiene Pública y Legislación Sanitaria continuó en sexto año y se suprimió la de Ampliación de la Higiene Pública.


Un año después, nombrado Secretario de Instrucción Pública el Dr. Enrique Varona Pera, puso en vigor un nuevo plan de estudios, conocido como Plan Varona, por el cual las 2 asignaturas quedaron como una sola con el nombre de Higiene y Legislación Sanitaria, con duración de un curso, impartida en el quinto y último año de la carrera.

Con este nombre, igual duración e impartida en quinto año, se mantendrá en los planes de estudio de 1919 y 1924; en el de 1928 pasa al cuarto año y en él se mantiene en los de 1934 y 1937, pero en este último con duración de medio curso.

En el plan de 1941, de 7 años de duración, el más completo del período Republicano Liberal Burgués, la asignatura con igual nombre se imparte en sexto año con duración de un curso.

Con el triunfo revolucionario, el 1 de enero de 1959, el 25 de mayo de ese año se aprueban algunos cambios en el plan de estudios, pero la asignatura se mantiene con igual nombre y duración en sexto año.

A finales de 1959 varias asignaturas se unieron y otras cambiaron sus nombres, la de Higiene y Legislación Sanitaria se mantuvo independiente como cátedra pero cambió su nombre por el de Medicina Preventiva.

Por la Reforma Universitaria puesta en vigor el 10 de enero de 1962, la denominación de Cátedra cambió por la de Departamento y la de Medicina Preventiva pasó como asignatura al Departamento de Salud Pública con el nombre de Higiene, el que también comprendía las asignaturas de Metodología Estadística, Organización de la Salud Pública e Historia de la Medicina y será impartida como Higiene 1 en el primer semestre de 4to. Año e Higiene 2, en el segundo semestre del propio año, con 6 horas semanales de clases.1



2.
Por el plan de estudios de 1900, las asignaturas de Higiene y Legislación Sanitaria y Medicina Legal y Toxicología formaron una sola cátedra con el No. 10, impartida la de Higiene y Legislación Sanitaria en el Laboratorio de Higiene y Medicina Legal en el Hospital "Nuestra Señora de la Mercedes" o "Reina Mercedes", con frecuencia de 3 clases semanales y horario de 3 a 5 p.m.2


Al ponerse en vigor el plan de estudios de 1923, al siguiente año se divide la cátedra en 2, la No. 25 de Higiene y Legislación Sanitaria y la No. 34 de Medicina Legal y Toxicología y ese propio año se trasladan ambas para locales mayores en el pabellón "Carlos M. de Céspedes" en el Hospital "General Calixto García", que aunque oficialmente este centro no era docente ya servía de asiento a varias cátedras de la Facultad de Medicina y Farmacia y como consecuencia de la reforma de 1923 abrió sus puertas a otras 8.3

Con el No. 25, y en el mismo local, se mantendrá la cátedra hasta el final del período estudiado, con frecuencia de 6 horas semanales y horario de 3 a 5 p.m.



3.
Al entrar en vigor el Plan Lanuza, por Orden Militar No. 277, de 3 de diciembre de 1899, fue confirmado en la cátedra el Dr. Luis M. Cowley y Valdés-Machado,4 quien había sido nombrado por Real Orden de 24 de marzo de 1883 como Catedrático Numerario y propietario de Higiene Privada e Higiene Pública, en virtud de haber ganado las correspondientes oposiciones, por lo cual tomó posesión de su cátedra el 19 de abril de 1883.


El doctor Cowley, sin lugar a dudas el más notable profesor de Higiene de la Universidad de La Habana en el siglo XIX, era hijo del Dr. Ángel J. Cowley y Alvirdes y hermano del Dr. Rafael Cowley y Valdés-Machado, 2 de las máximas figuras de la medicina cubana en dicho siglo, además de ser tío del Dr. Rafael Cowley y Odero, único docente médico universitario muerto en las guerras por la independencia de Cuba. El Dr. Luis M. Cowley era graduado de Doctor en Medicina en las Universidades de París y La Habana.5

Al ser reunidas las asignaturas de Higiene Privada e Higiene Pública con el nombre más adecuado de Higiene, fue nombrado el doctor Cowley, el 12 de julio de 1900 (Plan Varona) Catedrático, Titular de Higiene y Medicina Legal y Toxicología, en cuyo desempeño se mantuvo hasta su muerte ocurrida en La Habana el 28 de mayo de 1917.

A pesar de tener a su cargo esa segunda asignatura, su preferencia sería siempre por la primera, así dejó escrito al respecto: "Administro a la Medicina Legal, ahora mi dedicación, el desvelo de mis estudios, ha sido la Higiene".6

Por Decreto Presidencial de 29 de junio de 1917 fue nombrado, por ascenso en virtud de derecho expectante, el Dr. Tomás Vicente Coronado e Interián7 Profesor Titular de la Cátedra No. 10 y tomó posesión el 4 de julio siguiente.

Por Decreto Presidencial de 27 de octubre de 1923 fue nombrado el doctor Coronado e Interián Profesor Titular por opción de la Cátedra de Higiene y Legislación Sanitaria, ahora con el No. 25.

Por haberse acogido a la jubilación voluntaria desde el 7 de noviembre de 1923 presentó su renuncia el doctor Coronado, que le fue aceptada por Decreto Presidencial de 30 de noviembre siguiente.

Sacada a oposición la cátedra, tras realizar muy brillantes ejercicios de concurso-oposición, la obtuvo el Dr. José A. López del Valle y Valdés,8 figura eminente de la Escuela Cubana de Higienistas de principios del siglo XX, quien tomó posesión de la misma, previo juramento, el 7 de octubre de 1924.

Pero eran tiempos difíciles los que se vivían, en el país en general y en la alta institución docente en particular, enfrentado el estudiantado a la dictadura del General Gerardo Machado Morales (1925-1933) y cuando éste clausuró la Universidad, por Decreto Presidencial de 15 de diciembre de 1930, el doctor López del Valle renunció a su cátedra, que tan brillantemente había alcanzado, el 20 de diciembre de ese año y se refugió en su labor de salubrista en la Escuela Sanitaria Nacional del Instituto "Finlay" donde desempeñó el cargo de Profesor de Higiene hasta su fallecimiento el 7 de diciembre de 1937.

Caída la dictadura del General Machado Morales, el 12 de agosto de 1933, se reanudan las actividades en la Universidad de La Habana a finales de ese año y por Decreto del Decano de la Facultad de Medicina y Farmacia, de 13 de enero de 1934, se nombra al Dr. Octavio Coronado y Madan9 Profesor Titular interino de la cátedra.

Por fallo de la Audiencia de La Habana de 29 de agosto de 1938, publicado en la Gaceta Oficial de 8 de septiembre de 1938 y que quedó firme el 26 de septiembre, se jubiló el doctor Coronado y Madan como Profesor Titular, aunque cobró hasta el 30 de septiembre, para acogerse oficialmente a la jubilación el 1 de octubre siguiente.

Por Decreto Rectoral de 21 de diciembre de 1938 se nombró al Dr. Alejandro A. Casuso Hernández,10 Profesor Titular por ascenso. El doctor Casuso Hernández era miembro de una familia de ilustres médicos cubanos, en la que figuran los doctores Gabriel Casuso Roque, José E. Casuso y Oltra y Gabriel Casuso y Díaz Albertini, además de eminentes profesores de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana en los siglos XIX y XX.11

El doctor Casuso Hernández, que fue Alumno Eminente con el premio Beca de Viaje al graduarse de Doctor en Medicina en la Universidad de La Habana en 1928, se mantendrá como Profesor Titular de la cátedra hasta después de la reforma de estudios de 1962.


 

4. Como una ventaja del Plan Varona (1900) se creó una plaza de Profesor Auxiliar jefe del pequeño laboratorio que desde entonces poseyó la cátedra. Sacada a oposición la obtuvo el Dr.Tomás V. Coronado e Interián,7 quien tomó posesión el 12 de octubre de 1900 y la desempeñó hasta el 4 de julio de 1917.


Por Decreto Presidencial de 17 de septiembre del propio año fue nombrado en el cargo el Dr. Raimundo de Castro y Bachiller,12 quien llegaría a ser la más importante figura de la medicina legal en Cuba.

El Consejo Universitario, en sesión de 25 de abril de 1923, aprobó el nombramiento del Dr. José A. López del Valle Valdés8 como Profesor Auxiliar interino de la cátedra y al dividirse ésta y ganar por oposición el doctor López del Valle la plaza de Titular de la Cátedra de Higiene y Legislación Sanitaria, por Decreto Presidencial de 20 de marzo de 1924, fue nombrado el Dr. Octavio Coronado y Madan9 Profesor Auxiliar interino de la nueva cátedra, la que obtuvo en propiedad al realizar los ejercicios de concurso-oposición, por Decreto Presidencial de 21 de agosto de 1924 y tomó posesión el 10 de septiembre siguiente.

Por Decreto Presidencial de 29 de enero de 1929 se creó un segundo cargo de Profesor Auxiliar y se nombró en él interinamente al Dr. Gustavo A. Bock Jorge,13 quien tomó posesión el 26 de febrero de ese año, pero lo pudo desempeñar por breve tiempo pues se lo impidió el cierre de la Universidad (1930-1934) y al reanudarse las actividades académicas, por sus responsabilidades políticas en el Gobierno del General Machado, presentó su renuncia, la que le fue aceptada por el Consejo Universitario el 27 de febrero de 1934, desapareciendo también el cargo.

El Consejo Universitario, en sesión de 7 de enero de 1935, nombró por concurso como Profesor Auxiliar al Dr. Alejandro A. Casuso Hernández,14 quien al ascender a Titular fue sustituido en el cargo por el Dr. Ortelio Martínez-Fortún y Foyo,14 por ejercicios de concurso-oposición y fue nombrado por el Consejo Universitario el 2 de febrero de 1939.

El doctor Martínez-Fortún fue Alumno Eminente al graduarse de Doctor en Medicina en la Universidad de La Habana en 1923 y pertenecía a una familia de grandes figuras de la medicina y la cultura cubanas, entre ellos, sus hermanos los doctores José A. Martínez-Fortún, el más erudito de los historiadores médicos cubanos y Carlos Martínez-Fortún de sólida obra de estudios martianos.15

El doctor Ortelio Martínez- Fortún ocupó el cargo hasta 1960.



5.
Otra ventaja ganada por la cátedra, como consecuencia de la implantación del Plan Varona, fue la creación de una plaza de Ayudante Alumno, que desempeñaron durante el curso 1900 a 1901, sucesivamente los entonces estudiantes de medicina Alberto Entralgo Rodríguez y Ángel A. Aballí y Arellano.
16


Al siguiente año se transformó esa plaza en la de ayudante graduado que obtuvo, para el curso de 1901 a 1902, el Dr. Ernesto O. Edelman y Rubira.16 El 3 de noviembre de 1902 fue nombrado en ella, por prueba de oposición, el Dr. Raimundo de Castro y Bachiller12 que la mantuvo por pruebas anuales hasta 1917.

Por Decreto Rectoral de 4 de diciembre de ese año fue nombrado el Dr. Octavio Coronado Madan,9 quien conservó el cargo por pruebas anuales de oposición hasta 1923.

Por Decreto Rectoral de 6 de octubre de 1924 fue nombrado el Dr. Gustavo A. Bock Jorge13 por oposiciones celebradas el 16 de septiembre anterior y se mantuvo en el cargo, por pruebas, ahora bienales, en 1926, 1928 y 1930.

La plaza, convertida en 1937 de Profesor Agregado, no fue ocupada hasta 1945 que, en muy reñidas oposiciones, la obtuvo el Dr. Ángel Reaud y Ramos Izquierdo,17 quien fue nombrado por Decreto Rectoral de 8 de agosto de 1945 y tomó posesión ese día. El doctor Reaud y Ramos Izquierdo se mantuvo en el cargo hasta 1961.

6. Al establecerse la carrera profesoral en la Universidad de La Habana por Ley Docente de 8 de enero de 1937, se abrió la posibilidad en las cátedras de formar futuros profesores.

La Junta de Gobierno de la Universidad, en sesión de 22 de octubre de 1941 aprobó, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, el ingreso en la carrera profesoral, en la Cátedra de Higiene y Legislación Sanitaria, como adscriptos a los doctores Aníbal Herrera Franchi Alfaro, Juan A. Palacio Hernández, José L. Lluch y González de la Peña y Camilo García Sierra.18 Este período duraba 2 años y terminaba con la presentación de una tesis llamada de adscripción.

En sesión del Claustro de la Facultad de Medicina de 27 de abril de 1944, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, se acordó el ingreso como adscriptos en la cátedra de los doctores Joaquín J. Fermoselle Bacardí, Vicente F. O. Ortega Canet, Hilda Peraza González, Mario R. Garcini Varona, Félix Moure Fernández y Luis Isern Pérez.19

A propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, el Claustro, en sesión de 25 de noviembre de 1948, acordó el ingreso como adscriptos de los doctores Eduardo R. Fonts Martínez y Luis C. Cervantes Rodríguez.20

El propio Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 3 de noviembre de 1950, aprobó el ingreso de la Dra. María Julia de Lara y Mena21 y en sesión de 5 de febrero de 1953, el del Dr. Jaime Santamaría Ruiz.22

Terminado el período de adscripción se podía aspirar, por concurso, a las plazas de instructores o también directamente a ellas. Estas plazas igualmente eran por 2 años, al final de las cuales se les extendía certificado de aptitud si por su labor se hacían merecedores a ellos.


Por acuerdo del Claustro de Medicina, en sesión de 14 de agosto de 1946, se le expidió certificado de aptitud al instructor Dr. Luis A. Torra Cabarrocas,23 en la sesión de 25 de noviembre de 1948, al Dr. Aníbal Herrera Franchi Alfaro,20 en la sesión de 18 de marzo de 1949, al Dr. Juan A. Palacio Hernández24 y en la del 28 de julio de 1950, a los doctores Hilda Peraza González, Félix Moure Fernández y Joaquín Fermoselle Bacardí.25

Aunque algunos de estos docentes, al finalizar las etapas de adscriptos e instructores, permanecieron como asociados a la cátedra, no hemos encontrado ninguna prueba documental al respecto.



7.
Al reiniciar sus actividades la Universidad de La Habana en enero de 1959, el profesorado de la cátedra estaba integrado de la siguiente forma: Titular, el Dr. Alejandro A. Casuso Hernández; Auxiliar, Dr. Ortelio Martínez-Fortún y Foyo y Agregado, Dr. Ángel Reaud. y Ramos Izquierdo.


El 27 de enero de 1959 se le abre expediente disciplinario a 13 profesores de la Facultad de Medicina por colaborar con la dictadura del Mayor General Fulgencio Batista y Zaldívar (1952-1958), entre los que no se encontraba ningún miembro de la cátedra.

Ninguno de los profesores de la cátedra fue sometido a juicio de depuración, ni en la primera ni en la segunda fase de dichos juicios.

En la borrascosa sesión del Claustro de la Facultad de Medicina del 29 de julio de 1960, el doctor Casuso Hernández, votó junto al grupo de profesores revolucionarios. El doctor Martínez-Fortún se solidarizó con la medida contrarrevolucionaria de declararse en huelga, por no aceptar la nueva estructura de gobierno que se le daba a la Universidad en general y a la Facultad de Medicina, en particular, y la Junta Superior de Gobierno de la Universidad en sesión de 5 de agosto de 1960 lo suspendió de empleo y sueldo y por acuerdo del 13 de enero de 1961, lo separó definitivamente de su cargo.

El doctor Reaud y Ramos Izquierdo, que había sido nombrado Director del Hospital Universitario "General Calixto García" por la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina, el 13 de mayo de 1959, fue autorizado por la propia Junta, a viajar a Boston, E.U.A. para acompañar a su padre que sería sometido a una operación oftalmológica, pero la licencia se terminó el 15 de octubre de ese año y el no regresó, por lo que fue separado de su cargo al siguiente día.17

Al proclamarse la reforma universitaria, el 5 de enero de 1962, figuraban como profesores del Subdepartamento de Salud Pública, del Departamento de igual nombre, encargados de la enseñanza de la higiene y la epidemiología, como titulares los doctores Alejandro A. Casuso Hernández y Ramón Martínez Rodríguez y como auxiliares, los doctores Luis Torra Cabarrocas, José Álvaro-Díaz Artiles y José R. Reol Rodríguez.



8.
El programa de Higiene y Legislación Sanitaria durante los 30 primeros años del siglo será, con algunas variaciones, el del profesor Luis M. Cowley y Valdés-Machado y sobre él dejaría escrito su propio autor:


La enseñanza de la Higiene se realiza conforme al dictado de su importancia en orden del interés que actualmente despierta.

Después de algunas lecciones extensas destinadas a poner de manifiesto a los alumnos las prerrogativas de que goza el estudio de la Higiene, lo improcedente de su división en Pública y Privada, las objeciones que se han hecho a su enseñanza, la simplicidad aparente que caracteriza su estudio, las tendencias de sus preceptos, con demostración del espíritu a que obedece hoy la difusión de su enseñanza; y en una palabra, la evolución de la ciencia de la salud, se enumeran y refutan los obstáculos con que tropieza en sus aplicaciones prácticas.

La Bromatología constituye uno de los temas principales de las conferencias, mereciendo especial atención el estudio de los alimentos, no solo por lo que se refiere a sus propiedades, formas, medios de preparación, cualidades nutritivas, etc., sino también en cuanto hace relación a su adaptación como recurso principal o accesorio obligado, en el tratamiento y curación de muchas enfermedades, haciendo comprender a los alumnos el importante papel terapéutico de la dieta alimenticia.

Después de agotado el estudio de la Ingesta, continúan las conferencias con el de los Establecimientos Públicos, fijando especialmente la atención en la Higiene Cementerial y en las ventajas de la cremación. La profilaxis de las enfermedades transmisibles es objeto de numerosas conferencias, realizándose la enseñanza de las demás materias que constituyen esta importante rama de las Ciencias Médicas, por medio de tesis que redactan y sostienen los alumnos en los días señalados para esta clase de ejercicios; haciéndoles concurrir diariamente al Laboratorio en donde se habitúan a la práctica de las manipulaciones que reclaman estos estudios y especialmente el que se contrae a la investigación de las adulteraciones y sofisticaciones de los géneros bromatológicos.2


El programa del Dr. Alejandro A. Casuso Hernández es el siguiente:

I. Introducción al estudio de la Medicina Preventiva

II. Profilaxis de las enfermedades transmisibles

1. Epidemiología general.

2. Profilaxis de la fiebre tifoidea.

3. Shigellosis.

4. Salmonelosis.

5. Profilaxis del paludismo.

6. Fiebre amarilla.

7. Profilaxis de la rabia.

8. Profilaxis del tétanos.

9. Características epidemiológicas de las enfermedades que se transmiten por contacto a través de las secreciones naso-buco-faríngeas.

10. Características generales de la transmisión por contacto.

11. Profilaxis de la poliomielitis.

12. Profilaxis de la difteria.

13. Profilaxis del sarampión.

III. Saneamiento del medio o Ciencia Sanitaria

1. Concepto actual e importancia de la Ciencia Sanitaria.

2. El suelo, desde un punto de vista de Salubridad Pública.

3. Tratamiento de las excretas y aguas residuales.

4. El agua en sus aspectos de Salubridad Pública.

5. La lucha contra las moscas.

6. La basura.


Comprende también lecciones sobre: leche, vacuna antivariolosa, disentería bacilar, infecciones e intoxicaciones alimenticias, diarreas epidémicas, influenza, coqueluche, brucelosis y rickettsiosis.
26



9.
El doctor Cowley y Valdés-Machado recomendaba como libros de consulta extranjeros en toda su etapa como profesor jefe de la cátedra el "Tratado de Higiene" de Bouchair y el "Tratado de Higiene" de Armand, en sus numerosas ediciones, representantes de la Escuela Francesa de Ciencias Médicas, de mucha influencia en Cuba en la época y parece que fueron estos los únicos libros de consulta recomendados por los demás profesores.
2



10.
De muy numerosa bibliografía médica en general y en particular sobre higiene y epidemiología, el doctor Cowley y Valdés-Machado publicó 2 libros de texto para la cátedra, "Lecciones de Higiene Pública" (1885) y "Lecciones de Higiene Privada" (1885), los que, actualizados en varias ediciones, fueron los oficiales en su etapa de Profesor en propiedad y Titular.
27


Otras bibliografías suyas relacionadas con la cátedra son: "Breves consideraciones acerca de las mejoras que reclama la Facultad de Medicina de La Habana" (1878), "Enseñanza de la Higiene Pública y Privada" (1880), "Paso a la Higiene Pública" (1879), "Importancia de la Higiene" (1884), "Legislación Sanitaria comparada de diversos países" (1901), "Conferencia sobre la profilaxis de las enfermedades contagiosas" (1909), "Lección al terminar el curso de 1909 a 1910" (1911), "Cátedra de Higiene. Lección inaugural" (1913) y "Lección inaugural de la Cátedra de Higiene" (1916).27

El doctor Coronado e Interian nos dejó sus obras: "Lección inaugural de la cátedra de Higiene" (1917) y "Conferencias pronunciadas por el profesor de Higiene Tomás V. Coronado y tomadas por sus alumnos en los cursos de 1917 a 1918" (1919).27

Al doctor Casuso Hernández debe la cátedra un importante libro de texto "Medicina Preventiva", La Habana, 1947, 524 págs., el cual, en ediciones sin pie de imprenta, fue utilizado en su larga etapa docente. De gran interés resultan también sus artículos: "Problemas actuales de Medicina Preventiva" (1936) y "Nuevas orientaciones de la enseñanza universitaria de la Medicina Preventiva" (1936).27

 



11.
La importancia que se le dio a la enseñanza de la higiene y la epidemiología tras la fundación de sus cátedras por la gran reforma universitaria de 1842, hizo que en el plan de estudios de 1887 se agregara una tercera en el período doctoral con el largo nombre de Ampliación de la Higiene Pública con el Estudio Histórico y Geográfico de las Enfermedades Endémicas y Epidémicas.


Al alcanzar Cuba su independencia formal, después de una cruenta guerra que dejó al país completamente destruido e intervenido por una potencia extranjera, no se podía esperar 8 años para graduar médicos como lo establecía el último de sus planes de estudios, por lo que al implantarse en 1900 el Plan Varona, de 5 años, se redujeron en general todas las materias y las de higiene, de 3 cátedras, quedaron reducidas a una.

Con extensión de un curso y a veces de medio curso, cruzará lentamente la enseñanza de la higiene y epidemiología por la larga etapa estudiada, hasta llegar a la gran reforma universitaria de 1962 en que será complementada, en un solo Departamento de Salud Pública, con asignaturas de la importancia de la Metodología Estadística, Organización de la Salud Pública e Historia de la Medicina y en los estudios de posgrado se creará la especialidad de primer y segundo grados.

Sobre los 2 primeros profesores nos han dejado sus testimonios 2 destacados médicos y escritores, los doctores Bernardo Escobar Laredo y Mario E. Dihigo Llanos. Sobre el doctor Cowley escribió el doctor Escobar:

Explica Higiene Privada y Pública. Ambas asignaturas las desempeña bien. Son bonitas, se prestan a ser explicadas. Y Luis Cowley sabe hacerlo como Dios manda.

Lo que no sabe él -y esto parece ser idiosincrasia de la familia- es captarse la simpatía de los muchachos. Si no es un Herodes como D. Rafael, su estimable hermano, a veces hace de Valentín [……].

Por lo demás crean ustedes que el Dr. Luis Cowley es un hombrecito bajo, de patillas grandes y descuidadas, de fisonomía picaresca, de trato fino y cortés; y hombre ilustrado, muy competente en Higiene Social y Secretario de la Junta Superior de Sanidad.28


De los doctores Cowley y Coronado e Interián dejó escrito el doctor Dihigo Llanos:

Hasta aquí hemos visto algunas asignaturas explicadas por dos profesores. Ahora veremos un profesor que explicaba dos asignaturas que no tenían nexo alguno. Seguramente por razones de economía se unieron en una sola cátedra dos materias tan disímiles.

Antes de avanzar en esta descripción, quiero tributar un homenaje de simpatía y de respeto a la memoria de aquella figura original que se mantenía erecta a despecho de los años, su cerebro claudicaba lastimosamente: el doctor Luis Cowley, que desde varios años atrás debió haber gozado de un merecido descanso. No pudo terminar el curso. Falleció en el mes de mayo y fue sustituido por el doctor Tomás Vicente Coronado.

Aunque en el horario aparecía primero la clase de Higiene y luego la de Medicina Legal, a veces, el doctor Cowley invertía el orden y en ocasiones, dedicaba ambas horas a una sola de las materias a su cargo.

Hablaba despacio y con gran énfasis, para que pudiéramos copiar sus palabras, seguramente más adornadas que sustanciosas [……].

Los jueves se efectuaban conferencias por los alumnos, que él llamaba `juevinas'. Don Luis asistía de rigurosa etiqueta y apreciaba que el conferencista vistiera por lo menos, ropa negra [……].

El doctor Coronado, siempre bromista, nos dijo muy seriamente que la lista de calificaciones de don Luis, en la que menudeaban los suspensos, era para él una herencia sagrada y que había prometido cumplir la última voluntad del Profesor Titular. Sin embargo, todos fuimos aprobados y los que no teníamos suspensos en otras asignaturas, realizamos con toda felicidad el examen de grado.29

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y DOCUMENTALES

1. Delgado García G. Planes de estudios de medicina vigentes en la Universidad de La Habana de 1899 a 1958. En: Delgado García G. Historia de la enseñanza superior de la medicina en Cuba (1900-1962). Primera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 105. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2009:7-43.

2. Universidad de La Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1905 a 1906. Imp. y Pap. Manuel Ruiz S. C. La Habana. 1907:204-6.

3. Universidad de La Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1926 a 1927. Imp. y Pap. Rambla, Bouza y Cía. La Habana. 1929:422-4.

4. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 502.

5. Delgado García G. Cowley Valdés Machado, Luis M. (1833-1917). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ARTEPROCA C. A. Caracas. Venezuela. 2007:509.

6. Castellanos González I. Ramón Zambrana y Valdés. El Precursor. Colección los Zambrana. Imp. P. Fernández y Cía. La Habana. 1959:261.

7. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 626.

8. Delgado García G. Dr. José A. López del Valle y Valdés (1875-1937), figura eminente de la Escuela Cubana de Higienistas de principios del siglo XX. Ed. Med. Sup. La Habana. 2008:22(1). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412008000100007&lng=es&nrm=iso&tlng=es

9. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 5922.

10. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1938;5(12). Diciembre 31.

11. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 10945.

12. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 7386.

13. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 4195.

14. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1935;2(2). Enero 15.

15. Martínez-Fortún Foyo C. A. Genealogía de los Martínez-Fortún. Imp. "El siglo XX". La Habana. 1921.

16. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. Antig. No. 4.

17. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 12035.

18. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1941;8(16). Octubre 31.

19. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1944;11(7). Mayo 15.

20. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1948;15(20). Diciembre 31.

21. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1950;17(18). Diciembre 31.

22. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1953;20(4). Marzo 13.

23. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1946;13(13). Septiembre 14.

24. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1949;16(5). Abril 25.

25. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1950;17(12). Agosto 31.

26. Casuso Hernández A. Medicina Preventiva. Sin pie de imprenta. La Habana. 1947.

27. Trelles Govín CM. Bibliografía de la Universidad de La Habana. Imp. Rambla, Bouza y Cía. La Habana. 1938.

28. Escobar Laredo B. Nuestros Médicos. Tipografía de "La Lucha". La Habana. 1893:53.

29. Dihigo Llanos M. Recuerdos de una larga vida. Cuad. Hist. Sal. Pub. No. 60. Ed. Orbe. La Habana. 1974:72-5.