Levántate y anda*

 

Estamos necesitados de cultores, de hombres cumbres por la mentalidad y por la acción, inconmovibles y serenos, capaces de desafiar el rayo por señalar la comba azul, en gesto libertario de índice imperativo, como un picacho de los Andes; estamos necesitados de cultores, de hombres faros, capaces de irradiar sobre la juventud cubana suave luz de esperanza, rutas de perfección; hombres forjadores de ideales, melioristas como lo fue el apóstol.

Tal es la exclamación desgarradora, que brota del ánima, ante el espectáculo de claudicante quietismo que ofrece la juventud cubana; pobre juventud anquilosa y soñolienta, insensible a los dolores de la Patria, ignorante de los cruentos dolores de la humanidad, juventud inerme y abúlica, aislada en su egoísmo.

¡Juventud de mi patria, atiende, escucha! No puedes desligarte del ritmo universal, que eres parte de un todo en incesante devenir, antes debes acompasar tu corazón a los latidos de la Humanidad; cultiva tus fermentos de noble rebeldía, persevera, estudia, trabaja, piensa. Burila en tu cerebro estas palabras de un eticista de su raza y de tu idioma, medítalas y que sean tu divisa: Frente a la pasiva aquiescencia de los viejos al mal presente, el destino de los pueblos florece en manos de los jóvenes que saben sentir la infinita inquietud de bienes venideros... Renovarse o morir, dijeron en su tiempo los renacentistas; renovarse o morir, repita siempre la juventud que entra a vivir en un mundo sin cesar renovado... Renovarse es prueba de juventud funcional, revela aptitud para aumentar y expandir la personalidad, sin apartarse de sus caminos hondamente trazados… En la sociedad, como en el hombre, la inquietud de mayor libertad, de mayor justicia, de mayor solidaridad, es la fuerza motriz del mejoramiento social; cuando ella deja de actuar las sociedades se envilecen, marchando a la disolución o a la tiranía... Tres yugos impone el espíritu quietista a la juventud: rutina en las ideas, hipocresía en la moral, domesticidad en la acción. Todo esfuerzo por libertarse de esas coyundas es una expresión del espíritu de rebeldía... Todos los que renuevan y crean, son subversivos contra los privilegios políticos, contra las injusticias económicas, contra las supersticiones dogmáticas...

...Juventud sin rebeldía es servidumbre precoz...

… El anhelo temprano de lo mejor dignifica el carácter y eleva la personalidad; la concepción meliorista de la vida social impide al joven acomodarse a los intereses creados y lo pone en tensión hacia el porvenir... El porvenir de los pueblos está en la libre iniciativa de los jóvenes. La juventud se mide por el inquieto afán de renovarse, por el deseo de emprender obras dignas, por la incesante floración de ensueños capaces de embellecer la vida…

... De tiempo en tiempo caen las sociedades en la venalidad y en la violencia, cuando las generaciones que envejecen abandonan los ideales de su juventud y los remplazan por bastardos apetitos; en esas horas está en manos de los jóvenes la formación de un nuevo mundo moral, libre de las pasiones rencorosas que encienden la guerra, libre de las avaricias malsanas que perpetúan la injusticia… Los jóvenes no necesitan programas dogmáticos que marquen un fin, sino ideales perfectibles que señalen un camino; la meta importa menos que el rumbo. Quien pone bien la proa, no necesita saber hasta adonde va, sino hacia donde; la belleza y la justicia, la verdad y la virtud no tienen límites definidos… Los ideales retrospectivos son el lastre de la senectud, para los que "todo tiempo pasado fue mejor"; los ideales constructivos son alas de la juventud, pues ella espera que "todo tiempo venidero será mejor"…

Estos filones áureos que avaloran mi prosa; estas vetas que arranque para ti, juventud, pertenecen al breviario, tallado en tres artículos de estilo adamantino, del maestro Ingenieros, del pensador argentino que es gloria de su patria.

¡Juventud de mi patria, atiende, escucha! Un intenso clamor de protesta, de afirmación, de fraternidad humana, vibra en todos los pechos viriles y abnegados; parecen voces mesánicas que saben el advenimiento de una era social, cuya simiente fecunda ya la tierra de todos los climas, parece un sístole de un corazón universal, un rugido, un supremo afán de aspirabilidad hacia una humanidad mejor. También tus hermanas, juventud, se unen a ese clamor, que escala los Andes y llena la pampa y el Arauco indómito, resuena en el Perú y tabletea en el Istaxihualt.

¿Quieres oírlas? Copio para ti: "La primera Convención Estudiantil Chilena tuvo por objeto concretar en una Declaración de Principios`los ideales sostenidos por la Federación de Estudiantes de Chile".

Las sesiones se verificaron en el salón de honor de la Universidad de Chile durante los días 12, 13, 14, 15 y 16 de junio de 1920 con una asistencia de 1200 convencionales, que representaban a los estudiantes de todas las Escuelas Universitarias oficiales del país y establecimientos de Instrucción Especial y Secundaria.

I.—Principios fundamentales y medios de acción.

—La razón de ser de la Federación de Estudiantes de Chile es aunar y encauzar, para su mayor eficiencia, las aspiraciones de perfeccionamiento que animan a la juventud estudiosa y que tienden a asegurar la felicidad del individuo y de la colectividad.

En el desarrollo de sus actividades tendrá en cuenta la siguiente escala progresiva de valores: Individuo, Familia, Patria, y Humanidad.

Es uno de sus más altos fines la lucha contra todas las formas de inmoralidad.

Auspiciará el respeto de la personalidad humana, la tolerancia y la libre manifestación de las ideas.

II.—Organización

III.—Cuestión Social.

La Federación reconoce la constante renovación de todos los valores humanos. De acuerdo con este hecho considera que la solución del problema social nunca podrá ser definitiva y que las soluciones transitorias a que se puede aspirar suponen una permanente crítica de las organizaciones sociales existentes. Esta crítica debe ejercerse sobre el régimen económico y la vida moral e intelectual de la sociedad.

Ante las necesidades reales de la época presente, estima que el problema social debe resolverse por la sustitución del principio de cooperación al de competencia, la socialización de las fuerzas productivas y el consecuente reparto equitativo del producto del trabajo común, y por el reconocimiento efectivo del derecho de cada persona a vivir plenamente su vida intelectual y moral.

Acepta la acción organizada del proletariado y la acción política no militante, en cuanto concurra a la realización de estas nuevas concepciones de la vida social.

IV. —Orientaciones Internacionales.

De acuerdo con la subordinación de valores que ha establecido­ del Individuo a la Familia, de la Familia a la Patria y de esta a la Humanidad, la Federación afirma que el patriotismo es un sentimiento noble que entraña el sacrificio del interés individual al colectivo.

En las cuestiones internacionales someterá siempre el interés del Individuo, de la Familia y de la Patria a los supremos ideales de Justicia y Fraternidad humana..

Condena en términos generales las guerras, que son atentados contra el Derecho y la Libertad de los pueblos.

Estima que una de las causas principales de los conflictos internacionales es la actual organización social de los Estados, ­ basada en el régimen capitalista, y que será muy difícil llegar a la Paz Universal mientras no se socialicen las fuerzas productivas y sean organizadas internacionalmente.

Trabajara por el ideal de la abolición simultánea de los ejércitos de todas las naciones y por un continuo intercambio de ­ ideas y sentimientos entre los distintos pueblos, etc.

V.—Educación Nacional.

Todo sistema de educaci6n supone un ideal del hombre y de la vida.

La F. de E. anhela que la educación pública de Chile, en todas­ sus formas y grados, tenga como su más alta aspiración formar hombres libres, que sólo se inclinen ante la Razón y el Derecho; hombres idealistas, que tengan fe en los destinos de la Patria y de la Humanidad; hombres sanos y fuertes, que sean aptos para colaborar en el advenimiento de una vida más pura, más bella, más justa y fraternal que la vida presente.

La F. de E. mantiene el principio del Estado docente y de la educación nacional gratuita y laica. La enseñanza primaria deberá, además, ser obligatoria…

Todos los establecimientos públicos de educación deben formar un conjunto armonioso, un sistema orgánico que funcione bajo la suprema dirección de un solo Consejo General de Enseñanza en que estén representadas las diversas actividades esenciales de la vida nacional.

Son anhelos importantes de la Federación la autonomía económica de la Universidad y la formación especial del profesorado de instrucción superior.

La enseñanza general, en sus dos ciclos primario y secundario, deberá tender —ajena a todo fin utilitario inmediato— al desarrollo integral de la persona física y psicológica del educando, dentro del justo respeto de su carácter individual. Deberá instruir y educar a la vez, es decir, que junto con dar conocimientos al niño o al adolescente, desarrollará en él buenos hábitos biológicos, morales, intelectuales y estéticos, que lo hagan capaz de continuar indefinidamente el proceso de su autoeducación. La Universidad debe estar formada no solo de Escuelas profesionales sino también de institutos de altos estudios científicos, literarios y filosóficos.

Para cooperar al triunfo de estas aspiraciones, la Federación luchara por obtener la representación de los estudiantes en los organismos directivos de la enseñanza.

Hasta aquí Chile. Veamos Argentina; "La Federación Universitaria Argentina" en Manifiesto al pueblo de la República- Octubre de 1920.

"La Federación Universitaria Argentina, considera que no estaría a la altura de su misión, sino pronunciara en estos momentos de incertidumbre y de zozobra mundial una palabra desapasionada, serena y objetiva y teniendo en cuenta: Que, además de las pérdidas incalculables de todo orden, producidas por la hecatombe de 1914-18, diez millones de muertos y veinte millones de mutilados —flor de la robusta juventud europea— ofrendaron su vida alimentando la esperanza de que al término de la famosa carnicería sobreviniese una era de paz estable y de justicia social;

"Que esta esperanza sagrada por lo cual los pueblos hicieron tan enormes sacrificios, está muy lejos de haberse transformado en un hecho efectivo, no siendo las doradas promesas de la guerra, las amargas realidades de la actualidad;

"Que muy por el contrario, la guerra solo aparece como un triunfo de la fuerza, siendo una verdad dolorosa que las rivalidades comerciales han renacido ásperamente como agentes de inquietudes y germen de nuevas guerras entre los pueblos aliados y vencedores;

"Que el viejo sistema colonial, cruda manifestación del imperialismo económico, se ha vigorizado con los `mandatos´ creados por la conferencia de Versalles, lo cual equivale a mantener en la esclavitud a la mayoría de los pueblos del Asia y el África sin que América, esté libre de este peligro;

"Que el gran principio de la autodeterminación, acogido con tanto júbilo por los pueblos débiles y las nacionalidades sojuzgadas, no se ha observado con lealtad, pues mientras se ha creado un semillero de pequeños estados con fines puramente estratégicos y políticos, se niega este precioso derecho a naciones que lo reclaman insistentemente, no siendo una verdad ­que este principio se aplique para Irlanda o la India, para Rusia o Mesopotamia, para México o Santo Domingo;

"Que los apóstoles de las ideas pacifistas y libres siguen estando en la cárcel o son perseguidos implacablemente, como Eugenio Debs y todos los jefes de los obreros industriales del mundo —I.W.W.— en los Estados Unidos, los profesores Nicolai y Einstein en Alemania, Andres Latzko y millones de obreros en Hungría, Bertrand Rusell en Inglaterra y otros tanto…

"La F. U. A., fiel al generoso impulso de concordia que siempre le alentara y poniéndose bajo la advocación del amplio pensamiento pacifista del más grande de los pensadores argentinos: Juan Bautista Alberdi -Resuelve: "Declarar que ve con intensa simpatía todos los esfuerzos que se hagan a favor de la concordia universal que solo será una verdad con una nueva organización que acabe con las destructivas rivalidades económicas entre las naciones, todo régimen de privilegios entre los hombres y asegure una era prolongada de bienestar y sincera fraternidad colectiva;

"Expresar su fervoroso anhelo porque se traduzca en una hermosa realidad el principio de la autodeterminación de los pueblos;

"Reclamar la libertad y el cese de las persecuciones de todos los apóstoles del pensamiento pacifista y libre;

"Denunciar y condenar enérgicamente las maniobras del imperialismo mundial".

Así piensan tus hermanos, juventud cubana; así responden al eco universal; viven, están prestos; tienen ideales, ele­vados en lo alto que centellean como estrellas que señalan rutas; así quisiera verte, plena de entusiasmo y comprensión, alta la frente, viril, y en el labio apretado una afirmación rotunda: que la atomización de la nacionalidad cubana que estamos presenciando, que este derrumbamiento de todos los valores, contiene núcleos de posible reorganización, despierta fuerzas antagónicas de virtualidad creadora, arrastra gérmenes constructivos capaces de floración, capaces de jalonar esta caída para ¡nunca más!

¡Levántate y anda, juventud de mi Patria!

 

 

* España Nueva. Febrero 20 de 1922.