CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA

 

 

PRESENTACIÓN

 

Este libro que presentarnos a la consideración de los lectores médicos y no médicos cubanos lo titulamos Apuntes para una historia del cáncer en Cuba, porque eso es, una colección de datos interesantes sobre la historia del cáncer y que esperamos sea útil. Este tema no ha sido tratado globalmente, se han escrito algunos artículos aislados. Hemos hecho investigaciones de revisión y recolección de datos sobre el cáncer en Cuba, fundamentalmente en los Anales de la Academia de Ciencias (AAC), revista de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana primero y de la Academia de Ciencias después, una de las revistas científicas más prestigiosas del país y la publicación de más larga vida (desde 1864 hasta 1960); así como en las revistas especializadas en cáncer: Boletín de la Liga Contra el Cáncer (Bol LCC), Archivos Cubanos de Cancerología, las colecciones de revistas médicas del Museo de Historia de la Medicina Carlos Finlay, la Biblioteca Nacional José Martí, la Biblioteca de la Sociedad Cubana de Amigos del País y la Biblioteca del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR). O sea, hemos revisado las revistas médicas publicadas en Cuba desde 1864 en que apareció la revista AAC hasta el año 2000.

Soy aficionado a la Historia. Pero sucede que hace décadas, desde 1940, me desenvuelvo en un importante centro cubano de oncología, el hoy Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR). Desde que matriculé el primer año de la carrera de Medicina, en el año 1940, he permanecido en el Instituto del Cáncer, primero, después Hospital "Curie" y hoy, INOR; primero como ayudante de enfermería, posteriormente como alumno externo, técnico de Radioterapia y, más tarde, como médico interno residente, especialista de primer y segundo grados.

He participado en la formación de los oncólogos cubanos durante el último cuarto de siglo. Cooperé en la organización y asistencia del Departamento de Oncología del Hospital "Lenin", de Holguín. Después, estuve al frente del Departamento de Oncología y Radiobiología del Hospital "Salvador Allende" y cumplí misión internacionalista durante dos años en el Hospital General de Georgetow, de la República de Guyana, como oncólogo y radioterapeuta, donde contribuí a la celebración de la Primera Jornada Médica Estomatológica Cubano-Guyanesa. He escrito también algunos trabajos sobre radioterapia y otros temas literarios sobre nuestro país.

Por estos largos años en la oncología y la radioterapia he conocido a todos los oncólogos cubanos de los últimos 60 años; he convivido y trabajado junto a ellos desde los doctores Emilio Martínez Martínez, A. Domínguez Roldán, Luis Fariñas y todos aquellos oncólogos de los años 40 y hasta los actuales. Los hechos señalados me han permitido acumular conocimiento y muchos datos de lo que ha ocurrido en cuanto al cáncer en nuestro país y creo que esa información es importante y que no se debe perder porque puede ser útil a otros verdaderos historiadores que seguramente transitarán este camino maravilloso de la ciencia que es la Historia. Termino repitiendo que no soy historiador profesional, soy sencillamente un recolector de información y de hechos históricos.

Si logramos que este libro sirva para lo que expresa su título y le interesa a quienes lo lean, nos sentiremos contentos, aunque no satisfechos, porque el esfuerzo ha sido grande.

En este quehacer han sido guía las palabras del doctor José López Sánchez, notable historiador cubano contemporáneo quien escribió: "La historia de la Medicina nunca debe ser una cronología de relatos, es obligación del historiador analizar los hechos".1

"El fin último de la Ciencia Médica debe ser lograr el hombre perfecto, que viva sin molestias, que muera como resultado de un desarrollo normal y armonioso con las leyes biológicas sobre la necesidad de la conservación y la preservación de la especie humana".1