CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA

 

FUENTES PARA LA HISTORIA DEL CÁNCER EN CUBA

 

Las fuentes que nos han suministrado los datos para escribir este libro son:

1. Las Actas Capitulares de la Habana, que son los registros de las sesiones del Cabildo o Ayuntamiento donde se registraban los hechos importantes de la comunidad colonial de la Habana, de orden político, social, económico, cultural y, desde luego, los hechos notables relacionados con la salud.

2. Los libros de enterramientos que llevaba la Iglesia Católica. La Iglesia, como tenía un poderío grande, además de los enterramientos, registraba los nacimientos, los bautizos, los matrimonios y todo lo que ocurría en la comunidad. Esto tiene gran importancia porque de otra manera esos datos se hubieran perdido. En los libros de enterramiento se anotaban la edad, la causa de la muerte, la fecha y otros datos de identidad. Como vemos, su importancia es enorme.

3. La tercera fuente apareció con el establecimiento de la imprenta en la isla, cuando salieron a la luz los periódicos, las revistas y otras publicaciones, sobre todo las especializadas en las que se publican artículos profesionales médicos de absoluta seriedad y veracidad.


Las Actas Capitulares y el registro de enterramiento en los primeros 50 años de existencia de la villa de la Habana, han desaparecido, no disponemos de ellos a pesar de los esfuerzos hechos por encontrarlos, dada su importancia para conocer el desarrollo histórico del primer medio siglo de vida de La Habana. Otro hecho muy importante, ocurrido en 1555, fue la toma, saqueo e incendio de La Habana por el pirata Jacques de Sores que redujo a cenizas la ciudad. Se quemaron iglesias, casas, quedaron solamente algunas paredes de escasas viviendas. Este puede ser uno de los factores que influyeron en la pérdida de datos sobre los primeros 50 años al quemarse los lugares que guardaban esas informaciones. Además, puede valorarse el desinterés y el abandono burocrático, las lluvias torrenciales de la época, las tormentas tropicales y los huracanes que azotaron la ciudad.

Después del incendio provocado por de Sores no aparecieron datos de enterramientos en las iglesias hasta el próximo siglo, en el año 1613.

En cuanto a la tercera fuente, la aparición de la prensa cubana, cuyo aporte es muy importante y numeroso lo hemos clasificado de la siguiente forma:

a) Bibliografía Científica Cubana (1790-1848). Notable publicación recopilada en el año 1967 por los doctores José López Sánchez y Zoe de la Torriente-Brau. Contiene la reseña de las publicaciones que aparecieron entre esos años, con la vida de cada una y con todos los artículos publicados. Estas publicaciones fueron las siguientes:

b) Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana (1864-1959), en total 94 tomos, con 5 659 artículos científicos.

c) Boletín de la Liga Contra el Cáncer (1926-1959), con 32 tomos.

d) Archivos Cubanos de Cancerología (1942-1959), con 17 tomos.

e) Revistas Médicas Cubanas del siglo XIX y XX (entre ellas la Revista Cubana de Oncología).


La tarea ha sido ardua, hicimos una revisión de todo lo señalado. Una inversión grande de tiempo en horas libres. Grandes dosis de paciencia. Mucho papel y lápiz. Pero la tarea además de útil para mí porque he conocido muchas cosas de la historia del país y de mi especialidad, ha resultado además bonita y creemos tiene alguna importancia y será beneficiosa.