CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA

 

 

NACIMIENTO, EVOLUCIÓN Y DESARROLLO
DEL INSTITUTO NACIONAL
DE ONCOLOGÍA Y RADIOBIOLOGÍA

 

Ya conocemos como se creó el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) el 26 de noviembre de 1966 conjuntamente con otros 11 Institutos de Salud Pública como un paso evolutivo en el desarrollo del MINSAP. Con este encabezamiento pretendemos revisar brevemente cómo ha evolucionado el INOR a través de los años. Nos parece interesante hacer algunas referencias históricas a la forma de origen de varios de sus departamentos fundamentales y específicos como Anatomía Patológica, Braquiterapia, Radioterapia, Medicina Nuclear, Protección radiológica y otros, que surgieron posteriormente. De su origen y cómo han evolucionado. Empezamos por:


Anatomía Patológica

Todos conocemos la importancia que tiene la Anatomía Patológica en todo centro oncológico.

Cuando el oncólogo sospecha un cáncer (que puede serlo o no) en un paciente con un tumor, elabora mentalmente una terapéutica ante ese paciente, suponiendo que se trata de un cáncer. Pero tiene que esperar opinión del patólogo que es el que tiene la verdad, es el que proyecta la luz roja, la amarilla o la verde. Si roja, detente, abandona tus elucubraciones anteriores porque no se trata de un cáncer; si amarilla, espera porque hay que hacer otras investigaciones, y si verde puedes seguir pensando en su tratamiento porque se trata de un cáncer. Por esto, muchos llaman al patólogo el semáforo oncológico.

Cómo funcionaba la Anatomía Patológica en nuestros centros anticancerosos antes de la Revolución. El primer patólogo del Instituto del Radium fue el doctor J. Enrique Casuso, su director y profesor de la Universidad, hasta su fallecimiento (1928). Le sustituyó su alumno Nicolás Puente Duany. También fue patólogo de este centro, posteriormente, el doctor Zoilo Marinello Vidaurreta.

En el Instituto del Cáncer, el primer patólogo fue el doctor Emilio Martínez Pérez Vento, profesor de la Universidad (1929). Después lo fueron los doctores Renzo Sutter, Fabiola Costales y R. Fusté Amieba. El Hospital "Curie" tuvo dos patólogos, un citólogo y cuatro técnicos desde su creación hasta 1959 y el número de biopsias anuales era aproximadamente 2 000 y las citologías más o menos iguales. En 1961-62 el Departamento se trasladó hasta el lugar que hoy ocupa. Contaba con dos patólogos, los doctores Fernando Leza y Orlando Mas. En el INOR se nombró citólogo a la doctora Lilian Beausoleil. Se creó en el MINSAP el Programa de Prevención de Detección Precoz del Cáncer del Cuello de Útero y se realizaron cursos de citotécnicos para atender ese programa. En 1970 se incorporó otro patólogo el doctor Santiago Quintero Cayola. En 1980 fue nombrado el doctor René Guarnaluce Brook que asumió la jefatura del departamento. Con este personal se logró aumentar en 80 % el número de necropsias. Se adquirió equipamiento moderno: creostato dispensador de parafina, coloreador automático, citocentrífuga, estufa de 370, micrótomo de deslizamiento y otros, que permitieron aumentar el trabajo y hacerlo más calificado. Se aumentó el número de técnicos de histoquímica convencional y enzimática. Se adquirió un microscopio Itachi.

Se recibió ayuda profesional extranjera de patólogos búlgaros que fue muy importante, primero el doctor Nikov y otros, posteriormente los profesores Emile Popov y Elizabetha Popova. Actualmente se ha aumentado el número de patólogos que ha permitido organizar el trabajo de Anatomía Patológica por perfiles, es decir, que cada patólogo jerarquiza un trabajo específico y profundiza el estudio de las biopsias y citologías del servicio correspondiente, un patólogo para cada servicio. También funciona el servicio de biopsias extemporáneas, biopsias por congelación en el salón de operaciones con la presencia de un patólogo y un técnico. Las biopsias por punción con aguja fina en casi todas las localizaciones tumorales incluyendo tumor orbitario, partes blandas y otros.

El departamento ha elevado su nivel científico y el del Centro, lo cual se manifiesta en la investigación científica, en la docencia y la publicación de trabajos científicos.

En el año 2002, el personal profesional está formado por los patólogos doctores René Guarnaluce Brook, Santiago Quintero Cayola, Margarita Amigó, Julia Cruz Mujarrieta, A. Joan, Sonia Franco, Julio Jiménez y numerosos técnicos.


Radiumterapia, curieterapia y braquiterapia

La radiumterapia o curieterapia fue el primer nombre que se dio al uso terapéutico del radium. Hay países como Francia en que se sigue usando el nombre de curieterapia por razones de arraigo del nombre e históricas. Braquiterapia es el nombre universalmente adoptado en la actualidad para designar el empleo de los isótopos radiactivos próximos o dentro de los tumores malignos (braqui, cerca de, en contacto o dentro de). La radiumterapia es el empleo del radium con fines terapéuticos oncológicos, pero ya ha desaparecido del arsenal oncológico y ha sido sustituido (el radium) por otros isótopos que no tienen gases tan tóxicos como el radium. Aunque los rayos X se descubrieron antes del radium, este se empezó a usar primero, pues los rayos X necesitaron varios años para perfeccionar los tubos y los filtros de la radiación para poderlas usar terapéuticamente.

El principio de la radiactividad se basa en las propiedades que tienen ciertos cuerpos de elevado peso atómico de desintegrarse continua y espontáneamente emitiendo partículas de su núcleo pasando a formar otro nuevo elemento químico y físicamente diferente.

Antes de continuar es útil conocer algunos hechos históricos mundiales importantes en braquiterapia:

1898 - Pierre y Maria Curie reportaron el descubrimiento de una nueva sustancia en la pletchbenda que emitía radiaciones y llamaron radium.

1901- Dannios y Block irradiaron un lupus en el Hospital Sant-Louis, Paris.

1905 - Abreu (EU) realizó la primera aplicación intersticial de radium.

1905 - Pricke (Inglaterra) fundó el Holt Radium Institute, en Manchester.

1906 - Wickman y Degrais crearon el Laboratorio de Radium en París, Dominici tomó la dirección clínica mientras Dannios se ocupó de la producción.

1906 - Pierre Curie murió en un accidente aplastado por un carruaje.

1909 - En el Instituto del Radium y la Universidad de París, M. Curie desarrolló estudios sobre técnicas terapéuticas e indicaciones del radium.

1909 - Finz (Inglaterra) realizó la primera aplicación del radium en tubos.

1910 - Se creó el Radiumhemmet en Estocolmo, Suecia, con Berg.

1910 - Se comprobó que la emanación del radium es peligrosa y se sustituyó por el bromuro de radium en forma de agujas y tubos de platino.

1913 Se fundó el Memorial Cáncer de Nueva York con J. Ewing y Jeneway donde se usaron filtros débiles.

1913 - El Instituto del Radium, Paris (calle de U`lm) y la Fundacion Curie eran los centros mundiales de la Curieterapia. En París se desarrollaron otros centros: I'hospital Tenon con L. Marbert y R. Colliez que estudiaron la dosimetría espacial. El Instituto del Cáncer dirigido por E. Roussy y S. Laborde instaló la bomba de radium.

1914 - Claudel Ragaud formó un equipo científico para estudiar las aplicaciones del radium, pero la I Guerra Mundial interrumpió sus funciones hasta 1918.

1918 - El equipo de Ragaud y Laccasagne estudió la acción de las radiaciones ionizantes sobre diferentes tejidos y orientó las indicaciones terapéuticas en el cáncer. Este equipo lo formaban J. Pierquin, d'Octave Monet, Coutard y Roux-Berget. Estudió las dosis, definió la unidad de medida (curie y milicurie). Hubo accidentes en las manos y se modificó la filtración beta añadiendo filtros de oro y platino.

1930 - El Centro de la Radiumterapia pasó a Manchester (Inglaterra) donde Paterson dictó las reglas de implantación del radium en el Holt Radium Institute.

1934 - La hija de los Curie, Irene y su esposo F. Jolliot descubrieron la radiactividad artificial bombardeando una placa de aluminio con partículas atómicas (Nobel 1934).

1946 - Se produjeron y utilizaron otros isótopos radiactivos. Lawrence en Berkeley (EU) realizó la primera aplicación de P32 en una leucemia crónica y el I131 en hipotiroidismo.


Al cumplirse el 25 aniversario del descubrimiento del radium, M. Curie pronunció en el acto de la conmemoración en la Academia de Ciencias de París, las siguientes palabras:

Fue la más modesta empresa realizada por dos seres ansiosos de servicio; comenzada en la Escuela de Física, donde no teníamos facilidades, nos vimos abrumados de dificultades que nos parecían invencibles.

Continuamos a despecho de los obstáculos a fin de realizar un ideal que nos hizo esclavos de la ciencia. El descubrimiento del radium fue hecho bajo las condiciones más precarias en un humilde edificio que se ha hecho legendario. Pierre nos abandonó antes de la creación del laboratorio que lleva su nombre, pero nosotros sabíamos que la regla de su vida fue llevar adelante el trabajo sin importar lo que sucediera. Séanos grato saber que por una inesperada fortuna, nuestro descubrimiento ha servido para aliviar el sufrimiento humano.


¡Cuánta dulzura y modestia en estas sencillas palabras!

Quirck, uno de los grandes curieterapeutas del Memorial Hospital de Nueva York, expresó unas palabras muy sabias que son las siguientes:

El radium debe considerarse un agente terapéutico, no como un "cúralo todo". Tampoco considerarlo el principal tratamiento del cáncer, pero si un agente útil en su tratamiento. Es una atrocidad pensar que debe usarse cuando hayan fallado todas las otras terapéuticas.


Ahora bien, el hecho de que no cure todos los casos, no es un argumento en su contra. ¡Que pensamiento médico y filosófico tan serenos y bien elaborados! Para tener una idea de los enormes trabajos que pasaron los Curie en sus investigaciones tomaremos unos datos que la LCC nos dice lo que era necesario para obtener un gramo de bromuro de radium:

- Más de 400 toneladas de materia mineral.

- Más de 150 toneladas de ácidos.

- Más de 100 toneladas de carbón.

- 300-1 200 toneladas de agua.

- 1 600 toneladas de materias primas.


50 personas trabajaron en fábricas y laboratorios.


Curiterapia en Cuba

La precisión exacta del inicio de la curiterapia (nombre que se usaba en aquellos tiempos) nos ofrece cierta incertidumbre, que tratamos de explicarnos. Si leemos el libro de Actas de la Sociedad Cubana de Cancerología, de su primera sesión, que se celebró en el año 1934, observamos que el doctor Emilio Martínez anunció que por primera vez llegaría el radium a Cuba, que lo traería el profesor Francisco Domínguez Roldán, de París. Está escrito de puño y letra del Secretario y esto no es cierto, seguramente fue erróneamente redactado, puesto que Emilio Martínez lo aplicaba desde 1927 en el Hospital "Calixto García" (desde 8 años antes), y ya había publicado las primeras estadísticas de su uso en Cuba en Bol LCC de los años 1927-28. Creo que el Secretario se refirió a la primera vez que se obtenía comprado por organismos oficiales. Además, ya el radium se usaba en diferentes países y Cuba siempre ha estado muy actualizada en todos los adelantos científicos de cada época (ejemplos, el ferrocarril, el automóvil, la radio, la TV, etc.). Pero sí estamos seguros que primero empezó a usarse privadamente por médicos en sus consultorios particulares. La curiterapia era muy cara, como todo lo nuevo, y en Cuba los pacientes adinerados que lo necesitaban preferían comprar el radium en el extranjero y que los médicos cubanos se los aplicaran privadamente a sus pacientes, era más económico así. Un ejemplo que ilustra este hecho, es el de un médico cubano miembro de la LCC, Enrique López Oña, que tuvo un familiar que se trató con radium y donó a la LCC 50 mg que ya no necesitaba y esta lo entregó al doctor Emilio Martínez para que fuera usado en el Hospital "Calixto García". Este fue el primer radium que tuvo la LCC. Escribió Alfredo Domínguez Roldán que se hacían gestiones para comprar radium, elemento y una planta de radioemanación para aprovechar el radón. Tengo referencias, no concretas que el Director del Instituto del Radium lo usaba en su consulta. También sé que en esta institución fue usado posteriormente por los doctores N. Puente y E. Font Abreu y, después, por el Zoilo Marinello Villarreta.

Conocí al técnico Constantino Audrain que manipulaba la planta de radioemanación del Instituto del Cáncer. En 1927, el doctor Emilio Martínez Pérez Vento publicó en el BLCC un estudio donde comentaba el uso de tubos, agujas y semillas de radón en el cáncer laríngeo. En 1928, la LCC compró al doctor Bienvenido Giraud dos tubos y dos agujas de radium por 3 500 pesos. En 1929 abrió sus puertas al publicó el Instituto del Cáncer en el Hospital "Calixto García" con cierta cantidad de radium elemento y una planta de emanación para obtener radium que manipulaban los técnicos Constantino Audrain y después, Evelio Loynaz.

El primer Jefe de Curiterapia del Instituto del cáncer (1929) fue el doctor Nicanor Martínez Bandujo, marqués de Casa Bandujo, médico distinguido y bien capacitado que había estudiado Ginecología, Oncología y Curiterapia en el Memorial de Nueva York, que era el más famoso centro del momento. Cuando regresó de Francia, el doctor Gustavo Odio de Granda (graduado de la universidad de París, había estudiado curiterapia y había conocido a Maria Curie y asistido a sus conferencias) se hizo cargo de la curiterapia por renuncia del doctor Martínez Bandujo que se dedicó a la Ginecología. Poco antes del triunfo de la Revolución, el doctor Odio de Granda fue sustituido por su auxiliar doctor Antonio Medina Reinoso que abandonó el país al principio de la Revolución. En esos momentos, la curiterapia no pertenecía a radioterapia, contaba con un área propia de técnica alrededor de tres gramos de radium y funcionaba con un médico y sus técnicos.

La curiterapia no funcionaba bien. No se tenían en cuenta elementales reglas de protección para el personal que trabajaba con el material radiante, ni para los que recibían el tratamiento, ni el personal que se movía alrededor del paciente. Después del triunfo revolucionario, la braquiterapia pasó a formar parte del departamento de radioterapia lo que mejoró notablemente el manejo, transporte, utilización y la dosimetría. En este período fue que se perfeccionó, consolidó y modernizó la curiterapia y se empezó a usar el nombre de braquiterapia. Actualmente, la responsabilidad de la braquiterapia la ostenta el doctor P. Piquet del Castillo, joven con buena experiencia entrenado en el Gustav Rousy (Francia) en colaboración con los doctores Jorge Rodríguez Machado, Ceferina Rodríguez Vilorio y Luis Frank Castillo. A fines de 1989 se sustituyó el radium por el casio 137, de carga manual diferida Amershan desechable. Se está instalando un equipo Gammamed HER, con fuente de Iridio de más de 12 Curie/hora. Con este sistema es posible realizar tratamientos que antes necesitaban 72 horas y ahora se necesitan solamente 20 minutos, no hay estadía de pacientes, no se irradia el personal técnico y se obtiene una gran economía. El departamento tiene cuatro médicos especialistas, cuatro técnicos y dos enfermeras, dos consultas semanales de 20 pacientes, 104 anuales, 8 aplicaciones semanales y 416 anuales.


Radioterapia

Los departamentos fundamentales de la Oncología como Anatomía Patológica, Curiterapia y Radioterapia nacieron con el Instituto del Radium y el Instituto del Cáncer. La radioterapia, cuando la formaba solamente los rayos X se llamaba roentgenterapia. En el Instituto del Radium se ocupaban de la radioterapia (roentgenterapia), los doctores Carlos Gárciga Ramírez (uno de los buenos radioterapeutas cubanos de aquella época), Ernesto Font Abreu, los hermanos Gómez Camejo y Wilfredo Figueras González.

En el Instituto del Cáncer, el doctor Luis Fariñas Mayo fue jefe del departamento de RT durante 33 años y se acogió a retiro después de la Revolución, su ayudante era Juan A. Del Regato, que años después fue un radioterapeuta de fama mundial y el doctor Félix Díaz González que era el radiólogo del Instituto del Cáncer. La radiología perteneció a RT. Cuando yo empecé a trabajar en el departamento de RT, en 1941, esta contaba con tres equipos que habían sido comprados por la LCC a la firma norteamericana General Electric, uno de 250 KV, otro de 200 KV y el tercero de 180 KV para tratamientos intracavitarios (cavidad oral y vagina) con un aditamento provisto de un localizador luminoso de Regato y varios de las mal llamados conos, que todos no son conos, pues la mayoría son paralelepípedos, pirámides troncadas y cilindros con un extremo abierto o con pico de flauta o cerrado. Este nombre debe haber sido puesto por un médico porque entonces no existían los físico-médicos, pero el nombre ha quedado. Había tres técnicos y el promedio de pacientes diarios eran alrededor de 20, es decir, siete por aparatos.

Los radioterapeutas tenían que ocuparse de todo lo relacionado con la RT, incluso la dosimetría que se hacía con un dosímetro Victoreen para medir la dosis en minutos con los diferentes conos auxiliados por los técnicos de la General Electric, entre ellos Aquilino Santiago. Cuando el Instituto del Cáncer pasó a ser Hospital "Curie", en 1949, tenía cuatro equipos de RT, uno de 400 kV, el más potente que existía en el país, dos de 250 kV y otro superficial de 100 kV, todos de la General Electric. Más tarde se compró uno a la empresa Keleket de 280 kV rotacional. El Instituto del Radium tenía cuatro equipos también de 250 kV y uno de Cesioterapia, checo. Posteriormente, el Hospital "Curie" adquirió un aparato de Co6O de la firma alemana Gammatron y más tarde, otro Co6O Gammatron también. Después de la Revolución, en 1963 se compraron dos equipos de Co6O a la firma soviética Rokus. Fueron Jefes de RT los doctores José Jiménez Medina y Enrique Castillo Otero. Cuando los médicos abandonaron el país en masa se envió a Moscú al doctor J. Jiménez Medina para un entrenamiento en RT.


Asesoría extranjera en RT y Física Médica

En 1966 se recibió el primer apoyo extranjero en RT del colombiano Doctor Londoño, que se había formado en Manchester (Inglaterra). Después hubo una moscovita la doctora Ulanova. En 1971, el doctor Demeter Stoichev con gran experiencia en Braquiterapia. Pero la mayoría de edad, el salto de calidad de la RT cubana se obtuvo cuando el profesor Zoilo Marinello arregló la visita del profesor Dimiter Dobrev, docente del Servicio de RT ISUL de Bulgaria, con gran experiencia en RT. Dobrev organizó científica y administrativamente a la RT cubana. Dió un curso de seis meses, primero que se organizó en el país, que asistimos todos los que nos dedicábamos a la radioterapia. Trajo al físico médico doctor Constantinov que reorganizó esta especialidad. En 1966 vinieron al Hospital Lenin los radioterapeutas doctores Vadim Chernichenko y Yuri Kodriski que ofreció un curso de RT. Era profesor del Instituto de Dosimetría de Leningrado. Posteriormente a Dobrev, vinieron al INOR los búlgaros doctores Marius Karparot y Buddanov.


Docencia en radioterapia

Radioterapia imparte docencia a los residentes de Oncología desde 1965 mediante cursos teóricos-prácticos, bajo la tutela del Vice Ministerio de Docencia del MINSAP. Los residentes hacen una rotación de varios meses por el departamento y salas de radioterapia y al final tienen que hacer un examen. También realizan cursos para técnicos. Uno de los logros mayores de la RT fue la creación de la consulta central, en esta que sesiona tres veces por semana se discuten en colectivo todos los pacientes que se remiten para irradiar en la que participan los residentes dado su carácter docente. Los residentes leen las historias clínicas de los pacientes, su diagnóstico y la investigación realizada y después de una amplia discusión se determina si se irradian y se asigna a uno de los especialistas del departamento para su planificación y seguimiento semanal durante el tratamiento. También se pasan visitas docentes en las salas de RT.

Actualmente, el departamento está dotado de un equipo de Co6O de la firma Theratron y un equipo de RT superficial, de la firma Philips. Se están haciendo adaptaciones para instalar un acelerador lineal y un simulador en breve. No tenemos TAC a pesar de haber cinco en el país, pero se instalará uno este año 2002.

El departamento lo dirige el doctor Jorge Rodríguez Machado auxiliado de los radioterapeutas, doctores José Jiménez Medina, José Alert Silva, Carlos Roca Muchuli, Enrique Mesa Zárate; Jorge Juan Marinello Guerrero; Luis Frank Castillo; Ceferina Rodríguez Vilorio; Ramón del Castillo Bahí; Lourdes Pérez Peña; Ivón Chong Rivas y Luis Beldarraín Gómez.


Protección radiológica (PR)

Es una disciplina científica moderna, joven en el concepto de tiempo histórico, ya que nació en los inicios del siglo XX, posteriormente a los descubrimientos de Roentgen, en 1895, y los descubrimientos siguientes de Henri Becqueval, los esposos Curie y los de Villard, a principios del siglo. Estos descubrimientos de las radiaciones ionizantes, fenómeno físico desconocido hasta entonces conmocionaron las Ciencias Físicas y la Médicas. Los primeros se nombraron rayos X, por ser una cosa desconocida y la X simboliza lo desconocido, lo incógnito. Como desconocidos, se ignoraba todo sobre ellos, había que empezar a conocerlos, a estudiarlos. Se descubrió tempranamente que eran útiles en el tratamiento del cáncer, que hasta entonces solo se trataba con cirugía en lesiones localizadas y con emplastos de hierbas y grasas animales y pócimas vegetales, sin éxitos. Pero también se descubrió que igual podían curar el cáncer, podían producirlo. Eran peligrosos, pero no se podía prescindir de ellos. ¿Cómo abordar y solucionar el problema? Sencillamente protegiéndose de ello. Así surgió la Protección Radiológica.

El hombre comenzó a elaborar las medidas sanitarias que lo protegen de sus efectos nocivos. Se descubrieron sus cualidades perjudiciales en el cuerpo humano que los científicos que empezaron a estudiar y que por desconocimiento las manipulaban durante varias horas diariamente por semanas, meses y años, hasta que se observaron lesiones cutáneas, eritematosas y ulceradas y alteraciones en la sangre, que progresaban y eran rebeldes a la curación.

Algunos de sus descubridores y estudiosos pagaron muy caro este desconocimiento. Costó la vida a varios de ellos que murieron de cáncer como Becquerel, Bergognié (que con Tribondeau estudiaba sus efectos en el cuerpo humano y elaboró las primeras leyes de la radiosensibilidad) desarrolló un carcinoma espinocelular en las manos que hizo metástasis ganglionar, sufrió varias operaciones mutilantes y al final murió de cáncer pulmonar metastásico. La propia madame Curie murió de leucemia. Los cubanos también contribuyeron con una cuota de cáncer radioinducido en profesionales expuestos, unas veces por ignorancia y otras por tozudez o temeridad. Conocí personalmente cinco casos, tres médicos: Wilfredo Figueras, Ernesto Font y Antonio Medina; dos técnicos, Ramón Montesino Senra y José un técnico muy competente que trabajó con el doctor Pedro Fariñas y en el Hospital Nacional "Enrique Cabrera".

Antes de 1942, fecha en que empezó a funcionar el primer reactivo nuclear del mundo en la Universidad de Chicago, a la Protección Radilógica se le llamó Salud o Higiene Radiofísica, relacionando la protección contra el efecto nocivo de las radiaciones ionizantes y la salud de los trabajadores expuestos a ellas, cuyos mayores problemas se asociaban a la Física. La Health Physics Society of USA la definió así:

Higiene Radiofísica es una profesión dedicada a la protección del ser humano y su medio de la indeseable consecuencia de la exposición a las radiaciones ionizantes. Un higienista radiofísico es una persona encargada de los estudios prácticos que le prestan protección contra ellas. Está interesada no solamente en el mecanismo de los efectos de las radiaciones ionizantes, sino también en su desarrollo y ejecución de los métodos y procedimientos necesarios para evitar los peligros de las radiaciones ionizantes y las formas de proporcionar al hombre y su medio ambiente la seguridad protectora contra éstas.


En la década de los años 40, en Oak Readge, empezaron los estudios experimentales sobre el átomo con el plutonio y ya en 1945, el 16 de julio, se llevó a efecto la primera explosión nuclear en el mundo en Alamo Gordo, EU. Sabiendo ya por los estudios, hechos en la Institución de Oak Readge del potencial de destrucción de la energía atómica y el conocimiento profundo acumulado de la misma, semanas después de la primera explosión experimental, el presidente norteamericano Harry Truman autorizó su uso bélico en la guerra contra Japón en las ciudades de Hirochima y Nagasaki los días 5 y 9 de agosto de 1945, se consumó así el espantoso genocidio de esas ciudades que todos conocemos. Se desató una carrera armamentista guerrerista entre las potencias militares mundiales para poseer y desarrollar la energía atómica. Pronto la obtuvo la Unión Soviética. Hoy la poseen casi todas las grandes potencias militares de la tierra. Aunque sí sabemos que afortunadamente esta energía tiene maravillosos usos en actividades pacíficas como la industria civil y los grandes beneficios que puede reportar a la especie humana. No sabemos hasta donde es capaz de conducirnos la ambición, deseos de dominio y maldad de algunos especímenes del género humano, si la usan con fines militares.


Protección radiológica (PR) en Cuba

En la época de auge de los estudios sobre esta materia en el mundo y sobre todo en EE. UU., que ha sido la meca de esas investigaciones, uno de los primeros que desarrolló cursos y conferencias en Cuba sobre la energía atómica fue el profesor de Física de la Universidad de la Habana Marcelo Alonso. El doctor Ovidio Laosa Capote estudió con Alonso y junto con él tomaron cursos en los Laboratorios de Oak Readge. Laosa iba todos los años a Oak Readge para actualizar sus conocimientos y fue el que inició las investigaciones de Medicina Nuclear en el Hospital "Curie", en 1950; Investigaciones elementales y sencillas en patología y terapéutica del tiroide, en un modesto laboratorio de dos piezas del cual quedan restos en la actual consulta de Medicina del INOR, en el segundo piso de la actual Preconsulta. El profesor Zoilo Marinello Vidaurreta también se ocupó del tema y el Profesor Ajamil, también escribió en el Boletín de la Liga Contra el Cáncer. Además, hablaron del tema el Profesor V. Legañoa en su cátedra de Física Biológica de la Universidad de la Habana, Emiliano Ramos Rodríguez y Arturo Pérez Ara que tuvieron relaciones con la OLEA. Pero concretamente, antes de 1959 carecíamos de antecedentes y tradición referentes a la PR en Cuba. El pionero, el alma, el motor impulsor de esta disciplina en Cuba fue el doctor Jorge Gavilondo González, profesor de Radiología de la Universidad de la Habana con formación profesional en Cuba y en EE. UU. donde se familiarizó con esta especialidad, la organizó y desarrolló en nuestro país. Su inteligencia, la energía, sus características personales y sus relaciones con la OIEA fueron decisivas. Dirigió la PR en el INOR hasta su muerte. Desde entonces la dirige su discípulo, el físico doctor José Marco Hernández, estudioso, capaz, muy preparado en la disciplina y que fue el primer físico que trabajo en el INOR desde 1970.

El panorama de la PR era cautivo, vicios en el trabajo con radiaciones ionizantes, ausencia casi total, mal uso o no uso, por negligencia o desconocimiento, de los riesgos inherentes de las radiaciones, ausencia de médicos, físicos, químicos, biólogos interesados en las relaciones entre energía atómica y la salud pública.293

En los inicios y en la programación de la PR en Cuba hay que destacar la labor creadora del profesor Gavilondo en el INOR, la cooperación de los Consejos Especiales de Medicina del Trabajo, la Cátedra de Radiología de la Universidad de la Habana que empezó a enseñar por primera vez PR en las aulas universitarias en 1964, la CEAU y el MINSAP.

En 1963, el INOR creó una comisión para estudiar y ofrecer protección a sus trabajadores profesionales expuestos a las radiaciones ionizantes. Se constató la necesidad de transformar el programa local en un programa nacional y el MINSAP envió un médico a Checoslovaquia becado por la OIEA para estudiar PR. En 1966, el Consejo Científico del MINSAP creó la Comisión de PR para orientar sobre la protección del trabajador expuesto y de la población en general. Se realizó una encuesta por el Vice-Ministerio de Higiene y Epidemiología con los siguientes fines:

1. Conocer el número de profesionales expuestos en el país.

2. Registrar la totalidad de las fuentes de radiación en el país.

3. Conocer las Unidades Asistenciales usuarias.

4. Establecer lo más inmediato posible la vigilancia radiológica del personal médico como inicio del programa.


La Comisión de PR fue asesorada personalmente por el experto de la OIES profesor Znedek Spurny. Se comprobaron medidas de protección insuficientes y solo sobre Rx diagnóstico, falta casi completa de blindaje en los lugares de trabajo, penuria casi absoluta de personal técnico necesario con carencia de estudios multidisciplinarios requeridos en las actividades con radiaciones ionizantes; desconocimientos de higiene radiofísica. En ese mismo año 1966, la Comisión de PR ofreció un curso de PR para médicos radiólogos, higienistas y técnicos de Rx, en La Habana, impartido por el Profesor Spurny. En 1967 se llevaron a efecto viajes de inspección por el país. Además fue becado por la OIEA un médico para recibir un curso sobre el tratamiento de residuos radioactivos, en Oxford, Inglaterra.

En 1968, el MINSAP, en colaboración con el Servicio Físico de Praga, distribuyó 500 dosímetros de película fotográfica para adquirir experiencia y se recibieron los equipos para instalar el laboratorio de dosimetría clínica enviado por la OIEA. En ese año llegó el físico Jaroslav Trousil, experto y director del Servicio de Control en Dosimetría Fílmica de Praga. Así las cosas, el 31 de enero de 1969 se reveló por primera vez en Cuba una película dosimétrica.

La Comisión de PR del MINSAP para empezar a trabajar fijó sus objetivos, responsabilidades y funciones e hizo recomendaciones. Entre sus objetivos recomendaba reglas prácticas de protección, el uso de medidas apropiadas, consultas a la Comisión de PR, en relación con las construcciones o modificaciones de locales de radiaciones, evitar exposiciones innecesarias, etc. En cuanto a sus responsabilidades y funciones, orientó censar a los trabajadores expuestos en los centros de trabajo de todo el país, vigilancia radiológica individual, la dosimetría fílmica, el uso diario del dosímetro, revisar la dosis recibida que debe conocer el trabajador expuesto, en los centros de trabajo de todo el país, la dosis permisible en las diferentes regiones y órganos del cuerpo, la vigilancia médica, el chequeo periódico con médicos higienistas. Hizo recomendaciones sobre el uso de los Rx, fuentes encapsuladas, fuentes no encapsuladas, etc. y enfatizar la importancia de la educación, información y cursos a los profesionales expuestos.

Se ofrecieron becas a países de Asia, África y América Latina, así como un curso de Dosimetría Clínica en Viet Nam y otro en Argelia. En 1970 se solicitó asistencia técnica a la OIEA. Se publicó una serie de "Orientaciones de Protección Radiológica". Por esta fecha se elevó al MINSAP un anteproyecto de Legislación Sanitaria de Protección Contra las Radiaciones Ionizantes, donde se debían contemplar entre otras cosas:


A continuación señalaremos algunas máximas escritas por el Profesor Gavilondo:

El mundo del hombre es un mundo de radiaciones provenientes de su cuerpo y del medio ambiente cercano y lejano. El hombre se ha adaptado a la realidad de las radiaciones partiendo de la necesidad de su uso.

Si las radiaciones no se pueden ver, oír, gustar, palpar y oler, tampoco podemos suprimirlas o destruirlas; como el viento y las aguas están siempre presentes, quede pues, aprovecharlas y es lo que hace el hombre desde el descubrimiento de Roetgen y es lo que hará.

Innumerables beneficios recogemos de su uso, y sus logros en el futuro son inimaginables. El peligro que constituyen para la salud del hombre no es mayor que otros peligros de la vida moderna, con ventajas de que este peligro está controlado se sabe cómo controlarlo y se trabaja cada día más para combatirlo mejor.

El lema del programa de la PR debe ser: No utilizar las radiaciones ionizantes, si no esperamos un beneficio de su uso.294


Hay una sigla que el Profesor Gavilondo usaba con frecuencia BDT. LA B representaba el blindaje; la D, la distancia de la fuente y la, T el tiempo.

Es decir: brindar la fuente adecuada; mantener a la distancia prudencial de la fuente y adquirir la destreza suficiente para realizar su uso en el menor tiempo posible.

Con estos breves e incompletos apuntes históricos, hemos querido presentar algunos datos muy elementales sobre la Protección Radiológica que pueden ser útiles a otros estudios futuros más serios y completos sobre este importante quehacer científico.


Departamento de Medicina Nuclear

Este departamento es uno de los orgullos del INOR por su desarrollo, sus trabajos e investigaciones, por su prestigio nacional e internacional y el servicio especializado que presta a los profesionales. Tuvo su origen por el año 1950 con el doctor Ovidio Laosa Capote que en esa fecha había recibido cursos de estudios en los laboratorios de Oak Readge, Los Álamos, EUA con asesoramiento del profesor universitario de Física doctor Marcelo Alonso. Tenía un laboratorio rudimentario en el Hospital "Curie", en el Dispensario donde hoy funciona una consulta de Medicina y todavía existen mostradores y mecheros. Se manejaban solamente algunos isótopos con propiedades terapéuticas como el I131. El profesor Zoilo Marinello por esta época empezó a usar el oro coloidal en derrames malignos. El doctor Laosa publicaba artículos sobre el tema en el Boletín de la LCC.

El profesor de Urología L. Ajamil publicó unos artículos muy interesantes sobre isótopos en el Boletín de la LCC. En 1962 comenzó a organizarse en pequeños departamentos con el profesor Jorge Gavilondo González como responsable y tres técnicos empíricos. Pero el primer paso hacia lo que es hoy se dio con los doctores René Cárdenas Valdés y Juan Pablo Oliva González, con el desarrollo de cursos para formar técnicos en este campo científico lo que permitió ampliar el radio de acción del trabajo.

Esta situación fue favorecida por la asistencia técnica que empezó a prestar la OIEA con el envío de expertos, equipos y becas además del apoyo en las líneas de investigación en esta materia. Se incrementó la formación de técnicas con algunos estudiantes de Física de la Universidad.

El actual jefe del departamento es el doctor Juan P. Oliva González con formación universitaria en Alemania, que está en el departamento desde febrero de 1967; cuando llegó al departamento, este estaba equipado con un gammatógrafo, un renotopógrafo, un equipo de captación de I131 y un contador de pozo.

Desde el punto de vista de la docencia este departamento tiene una hermosa labor que lo prestigia universitariamente:


Además, se preparan alumnos de último año de carreras afines a la medicina nuclear. Se entrenan en el departamento y necesitan presentar tesis de grado.

Actualmente, el departamento se halla equipado con dos cámaras gamma acopladas a un sistema procesador de imágenes, imibogramma desarrollado por los físicos del Departamento Laboratorio RIA para marcadores tumorales y hormonales hipofosarios. Entre sus perspectivas tiene la radioterapia metabólica con dosimetría en pacientes específicos. Su personal profesional es de cuatro médicos, doctores Oliva González, Lázaro Bell Castillas, Argelia Collazo y Aldo Martínez y 12 técnicos.


Desarrollo de la física médica en el INOR

El primer físico que trabajó en el INOR fue el doctor José Marco Hernández, a partir de 1973. El desarrollo de esta nueva especialidad oncológica ha sido extraordinario en todo el mundo y Cuba no se ha sustraído de ese desarrollo, que tiene una importancia capital en Radioterapia. Desde los años 80 comenzó a establecerse un departamento con características propias en el que laboran varios físicos e ingenieros, cuya formación en la especialidad se basaba fundamentalmente en estudios, de forma autodidacta, de esta rama de la física y en colaboración con especialistas del antiguo campo socialista, principalmente de Bulgaria. En este período histórico se produjo un desarrollo incipiente de la planificación computarizada de los tratamientos con teleterapia basada en microcomputadores cubanos CIA 201 B con todas las limitaciones que conllevaba este hardware. Posteriormente, con la llegada de las primeras computadoras personales o PC, modelos NEC o IBM 286 se avanzó significativamente en la planificación computarizada de los casos sometidos a tratamientos de radiaciones. En la primera mitad de la década de los 90 se mantuvo el mismo estado debido al período especial de dificultades económicas del país, pero se aumentó el personal de física médica. Fue importante el papel de este colectivo en la realización de las calibraciones y los controles de calidad en todas las unidades de radioterapia del país, ya que había falta de equipos en las provincias para ejecutar dichos trabajos. Esta etapa sirvió para adquirir experiencias y sentó las bases para la creación de programas de colaboración de proyectos de cooperación técnica con la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA). En la segunda mitad de los 90 se produjo un significativo avance de la física médica en el INOR con un impacto nacional muy grande. Se aprobaron importantes proyectos de asistencia técnica con la OIEA, uno de carácter nacional (Cub 6011) con un presupuesto de un cuarto de millón de dólares y otros de carácter regional (ARCAL XXX), con presupuesto de 125 000 dólares. En el marco de estos proyectos se implementó un Programa de Garantía de calidad en aspectos de física de la radioterapia. Estos proyectos han permitido un gran salto de calidad en la especialidad a nivel nacional, se adquirió todo el equipamiento necesario para que todos los servicios de radioterapia del país puedan ejercitar su propia calibración y controles de calidad. Se ha llevado la planificación computarizada a todas estas instituciones.

En el INOR se cuenta por primera vez con dos sistemas de planificación computarizada (Theraplan Plus y RCRT). Esto significa un salto cuantitativo en las planificaciones de los tratamientos. Todos los físicos del INOR han recibido capacitación en departamentos de radioterapia en el extranjero, en Canadá y España, fundamentalmente.

La Física Médica del INOR está promoviendo la implantación, por primera vez en Cuba, de un curso de formación integral de físicos médicos a nivel de Maestría en Ciencias. Nuestros físicos han participado en los últimos congresos mundiales de esta especialidad (Brasil 1997 y Francia 1997) y en el congreso de la Asociación Latinoamericana de Física Médica (ALFM 1998). Este grupo de profesionales se han ganado un destacado lugar a los niveles nacional y latinoamericano al promover el desarrollo y la asimilación de los avances tecnológicos en la región.


Quimioterapia oncológica: su origen y desarrollo en el INOR

La quimioterapia es una de las modalidades terapéuticas fundamentales con que cuenta la ciencia para atacar al cáncer. Unida a la cirugía y a la radioterapia lucha enconadamente para arrebatarle vidas a la muerte diariamente, en todos los rincones del mundo donde existan pacientes de cáncer y médicos que los traten.

Durante las últimas décadas del siglo XX, la quimioterapia antitumoral ha tenido un desarrollo extraordinario; se han descubierto nuevas drogas, ensayado nuevos productos químicos y esquemas de tratamientos en novedosos protocolos y ensayos clínicos. En Cuba, y particularmente en el INOR, al hablar de este tema tenemos obligadamente que referirnos al profesor doctor Lorenzo Alfonso Hernández, el pionero y abanderado de este menester científico junto al profesor Zoilo Marinello Vidaurreta. Además, el doctor Alfonso es uno de los pilares científicos que prestigian el INOR. Ha dedicado gran parte de su vida al estudio, la enseñanza y la práctica de la quimioterapia y ha publicado tres libros específicamente sobre esta disciplina y otros sobre oncología. Es uno de los pocos publicistas del INOR.

Históricamente, en los primeros años de la década de los 60 hubo un extraordinario impulso en la Medicina en Cuba llevado a cabo por la Revolución llegada al poder político. Se produjeron radicales cambios en el entorno hospitalario anticanceroso del Hospital "Curie", que posteriormente culminó en la creación del INOR. Junto a estos cambios estructurales de ampliación y modernización también se fue modificando la política oficial de la lucha contra el cáncer y se desarrollaron nuevas ideas científicas que permitieron en años posteriores dar un gran salto de calidad en la atención médica y en la investigación sobre el cáncer.

De 1960-1962, el profesor Zoilo Marinello Vidaurreta, director del centro, con el apoyo estatal pudo desarrollar una inteligente estrategia oncológica y crear nuevos laboratorios que fueron la base de futuras investigaciones, algunas en colaboración con el Ministerio de Industrias.

En aquellos momentos iniciales de la creación del INOR se decidió la creación de un Servicio de Quimioterapia que se ocuparía de los tratamientos convencionales de los citostáticos de ese momento a los pacientes del hospital y el doctor Zoilo Marinello Vidaurreta nombró para dirigirlo al doctor Alfonso, nombramiento que se oficializó con carácter retroactivo en 1969. Así surgió la quimioterapia en el INOR, como un pequeño grupo de médicos dirigidos por el doctor Alfonso quien en 1969 publicó su primer libro de quimioterapia que fue uno de los primeros publicados en español sobre la materia. Por esa época aparecían nuevas drogas y se comenzaba a combinarlas y se reportaban mejores resultados.

En la década de los 70, los países desarrollados con tradición en investigaciones oncológicas exigían determinadas normas de calidad científica para considerar un ensayo clínico confiable (EE. UU., URSS, Hungría, etc.). Cuba era considerada subdesarrollada en investigaciones.


Servicio de Quimioterapia Experimental

Debido a que las exigencias científicas para los ensayos terapéuticos oncológicos se hacían cada vez más complejas, en 1976, el doctor Alfonso le planteó al doctor Zoilo Marinello la idea de que sería muy importante crear un Servicio de Quimioterapia Experimental que realizaría investigaciones clínicas con quimioterapia antitumoral para luchar contra el cáncer, fue llevado el proyecto al MINSAP y este lo refrendó.

Así surgió este servicio en 1976 y se designó Jefe del Servicio al doctor Alfonso, cargo que mantiene hasta hoy. Empezó con ocho camas en la Sala P donde radicaba el Servicio de Miscelánea del Profesor Marinello, que las cedió entusiasmado con la idea. En 1978, después del Congreso Nacional de Oncología, se trasladó a la antigua sala de Operaciones del Instituto del Radium creándose una nueva sala, la sala Q.

Sus objetivos eran:


Se ha explorado en todos los objetivos señalados, en mayor o menor grado. La falta de personal ha influido en la capacidad investigativa.

En 1978, el doctor Alfonso publicó un segundo libro titulado "La quimioterapia en las enfermedades malignas", más completo, más moderno, con experiencias institucionales y una revisión internacional sobre el tema. Este libro fue considerado texto docente.

Fue muy importante la admisión de Cuba en el CAME, donde el país participó como experto, ampliando relaciones con la Unión Soviética, Alemania, Hungría y Bulgaria, sobre todo en las reuniones de expertos en quimioterapia antitumoral. También hubo relaciones con Francia, Suecia y Canadá. Se obtuvieron becas.

En el año 2001, el doctor Lorenzo Alfonso publicó su tercer libro titulado "Oncología. Preguntas y respuestas".


Características del Servicio de Quimioterapia Experimental en el año 2001

El servicio se compone de 11 camas para ambos sexos, que tiene además, pantry, salón de discusiones. Todo esto forma la Sala Q.

El personal profesional lo forman su jefe, el doctor Lorenzo Alfonso Hernández, Doctor en Ciencias, Profesor Titular de Oncología, Investigador Titular, Especialista en II Grado en Oncología.


Otros especialistas:

Dra. Marta Osorio Rodríguez, Especialista de II Grado en Oncología, Investigadora Auxiliar, Instructora en Oncología.

Dr. Edmundo Rodríguez Reigosa. Especialista de I Grado en Oncología, Aspirante a Investigador.

Además, entre su personal se cuentan enfermeras, auxiliares generales y secretaria.


Algunas tareas realizadas:

1. Ensayo clínico fase I del cisplatino cubano. Su validación permitió su comercialización.

2. MTX recuperado de la orina de pacientes tratados con altas dosis. Estudio fase I (permitió ahorro en divisas).

3. Prospidina en el cáncer del pulmón, melanoma y laringe (estudio fase II de la antigua URSS).

4. DADAG. Estudio fase II. Producto húngaro.

5. Vincubina. Estudio fases I y II. Producto cubano.

6. Tiocarbamol. Estudio fase I. Producto cubano.

7. Espirobromina. Estudio fase II. Producto de la URSS.

8. Coralan. Estudio fase I. Producto cubano.

9. Actinomicina. Estudio fase I. Producto cubano.


Otros estudios realizados:


Introducción de tecnologías:

Empleo del methotrexate en altas dosis.


Tareas de Investigación recientes con anticuerpos monoclonales (AcM) y vacunas contra el cáncer:


Metodología de trabajo del Servicio de Quimioterapia Experimental

¿Cómo trabaja este servicio? Cuando se plantea una investigación se discute en el colectivo. Los temas a investigar pueden tener diversas procedencias, la Dirección, el Polo Científico, la Universidad de la Habana, otros.

La metodología incluye la aprobación del Consejo Científico y de la Unidad de Evaluación de Nuevas Drogas, Ensayos Clínicos, Comité de Ética y otros.

Cada estudio planteado tiene un responsable principal, pero la responsabilidad del logro es de todos los integrantes. Esto significa que no tiene carácter personal, pertenece al INOR.

Para la confección del informe final u otra publicación todos los médicos del servicio deben firmar los resultados.

El servicio ha trabajado con diversos grupos científicos (países del CAME, Grupo Canadiense York Medical, Grupo Argentino Elea y Grupo Español Mediterránea Médica).

Periódicamente es objetivo de auditorías de CIGB, de York Medical de Canadá, de Theratex norteamenricana, de Ensayos Clínicos del INOR y otros. Además, atiende a enfermos con leucemias, melanomas múltiples, policitemia, enfermedades trofoblásticas gestacionales, cáncer de testículo, etc.

Tiene un amplio plan docente: residentes, maestrías, pases de visita docente, participación en tribunales estatales de Oncología.


Servicio de Quimioterapia Ambulatoria

Este importante y moderno servicio se creó en los finales de la década de los 60. En 1960 fue designado el doctor Lorenzo Alfonso jefe del servicio. Había poca experiencia en esta modalidad de tratamiento en ese tiempo. El doctor Alfonso sugirió al Profesor Zoilo Marinello algunos cambios en los modelos de historias clínicas, en la tecnología, conferencias sobre el manejo de los citostáticos, la separación de la monoquimioterapia y la poliquimioterapia. En 1986 propuso la conveniencia de dedicar un local aislado destinado para preparar y administrar citostáticos a los pacientes; esto traería ventajas al emplear técnicas de asepsia y antisepsia adecuadas, lo que se discutió con la jefatura de enfermería (Licenciada Idalmis Infante) y la dirección aprobó esta idea. Así se tratarían los pacientes ambulatoriamente y se ahorraría gasto en divisas al recuperar cantidades de drogas que quedaban en forma residual en los frascos. En 1987 se comenzó la quimioterapia experimental en este local que se denominó Servicio de Quimioterapia Centralizada Experimental. Se obtuvo una cabina de seguridad biológica con flujo laminar para mejor protección del personal. Se usan medidas de protección, máscaras, guantes, tratamiento adecuado de los desechos.

Este es el panorama histórico de la quimioterapia en el 2002.


Departamento de Oncología Médica

Este departamento se creó en 1984 con los perfiles de diagnóstico, estadiamiento y tratamiento de las patologías clínicas de la oncología de todas las localizaciones tumorales tributarias de quimioterapia citostática.

Ha logrado la unificación de criterios diagnósticos y terapéuticos en todas las modalidades patológicas en oncología, lo que se reflejó en el aumento de la sobrevida e intervalo libre de enfermedad de los pacientes.

Otro logro importante fue la creación de un área de centralización para dispensarizar los citostáticos con el consiguiente ahorro de medicamentos y protección del personal técnico con un control estricto de los productos en uso.

Lo dirige la doctora María del Carmen Barroso Álvarez.


Departamento de Oncología Pediátrica

En el antiguo Instituto del Cáncer no había sala de niños. Los infantes con neoplasias malignas tenían que ingresar en las salas de adultos y se usaban parabanes para separarlos. La primera sala para niños con cáncer se creó en el Servicio de Pediatría Ángel Arturo Aballí del Hospital "Nuestra Señora de las Mercedes", el 5 de julio de 1945, a través de la LCC, por una donación de la señora Isabel Falla viuda de Suero. Estaba dotada de cinco camas. Cuando se inauguró el Hospital "Curie" se creó una sala de Pediatría (sala N) con 12 camas, más una aislada para casos graves. Estaba situada en la tercera planta donde hoy está la sala X, tenía un pequeño patio con plantas ornamentales, un columpio y otros accesorios para juegos infantiles. La primera pediatra fue la doctora Nora Sorá, que murió joven, de un sarcoma agresivo. Más tarde vino la doctora Marta Longchon y, después, los pediatras Mayra Valdés y Julio Menéndez. El doctor José Alert atiende hace muchos años a los niños necesitados de tratamiento de radioterapia. Pero el gran desarrollo de este servicio apareció después de 1987, cuando se construyó la actual sala de oncopediatría y se estableció dicho servicio, en un área que era azotea en una parte del edificio de la actual Sección C del INOR. Hoy es una hermosa sala, decorada con motivos infantiles, mobiliario moderno y adecuado a las edades de sus pacientes y modernos equipos. Recibe este servicio una ayuda solidaria de numerosas instituciones nacionales y extranjeras.

El tratamiento y la atención de estos pacientes son muy costosos, pero se ha mantenido a niveles óptimos desde el surgimiento del servicio, dirigido en la actualidad por el doctor Jesús Renó Céspedes.

Este departamento ha sido ampliado y modernizado en varias oportunidades, de acuerdo a los criterios más modernos. Tiene en la actualidad 30 camas, cuatro de ellas dedicadas a cuidados intensivos y dos para quimioterapia ambulatoria: una para niños de edades comprendidas de 8 a 14 años y la otra para menores de ocho. Dispone además de un banco de leche con autoclave, cuarto para curaciones y otro para realizar técnicas especiales como punciones lumbares, medulograma, punciones venosas, con cámara de luz ultravioleta. Tiene todos los elementos de confort necesarios y funciona como una unidad cerrada.

Además trabajan en este servicio las doctoras Deborah García e Isabel Caballero, con ocho enfermeras.


Preconsulta

La preconsulta es otra de las innovaciones exitosas del profesor Marinello. Se inició en el tercer piso del área del Dispensario donde hoy está el Instituto Politécnico de la Salud (IPS), en el año 1970. En sus inicios contaba con consultas de Medicina, Ginecología y Cabeza y cuello. Cada consulta era atendida por un médico especialista, había un residente por consulta y una auxiliar de consulta. Además, una recepcionista encargada de la atención del paciente dentro del área y una oficinista para la inscripción, la que a su vez era responsable del personal no médico.

La Preconsulta surgió con el fin de abreviar el período entre el diagnóstico y el inicio del tratamiento, que en esta especialidad es de vital importancia para obtener los mejores resultados para el paciente en el control de la enfermedad.

En sus inicios, el número de pacientes inscritos era muy elevado porque se incluían muchos casos de mama que resultaban tener una patología benigna. Esto se modificó con la creación de consultas de patología benigna mamaria, lo que disminuyó el número de inscripciones.

Otro logro de este departamento fue el de la confección de la historia clínica completa el mismo día de la consulta, con interrogatorio, examen físico, exámenes de laboratorio y Rx de tórax, todo esto agilizaba la atención del paciente que podía ser visto por el especialista o en la Consulta Central de la especialidad correspondiente dentro de una semana para iniciar el tratamiento.

En agosto de 1974 se trasladó al lugar que ocupa hoy, en el antiguo dispensario, en la planta baja donde radicaba el antiguo departamento de radioterapia, que se trasladó al nuevo edificio construido para los tratamientos de radiaciones, en un área que correspondía a un parqueo entre los edificios de la Sección A y C del INOR (antiguos edificios del Hospital "Curie" e Instituto del Radium). Este traslado de la Preconsulta fue muy favorable, porque su situación tiene mejor accesibilidad para los pacientes y el local es más amplio, lo que permitió aumentar las consultas de otras especialidades. Este servicio ha mejorado la atención a los pacientes y ha regulado la inscripción de pacientes no oncológicos.


Sección de Psicología y Trabajo Social

Esta sección pertenece a la Vicedirección de Asistencia Médica. El Servicio Social existió desde el inicio del Hospital "Curie" en 1949 y en 1986 se unificó con Psicología, se ocupa de la atención psicológica y de los asuntos sociales que son tan necesarios e importantes en el paciente oncológico. Su personal profesional lo forman tres psicólogos y una trabajadora social. Lo dirige la licenciada Tania Pire.


Clínica del Dolor por Cáncer del INOR

Esta clínica, que es muy importante en la enfermedad oncológica, empezó a funcionar en el año 1982 de una forma irregular. Fueron sus pioneros los doctores Ramiro Estévez, Raúl Peralta, Luis O. Nicot, Luis Sastre, Berta Redondo y Urgellés. Fue muy valiosa la sabia y entusiasta colaboración del doctor Luis Sastre. Se logró la elaboración de un producto anestésico muy importante a base de amitriptilina, codeína y dextropropoxifen conocido con el nombre de amicodex. Fue elaborado con la colaboración de los doctores Sastre y Enrique Castillo Otero. Este producto ha ayudado mucho a los médicos en la lucha contra el dolor por la enfermedad.

A partir de 1983, la Clínica del Dolor estaba formada por un grupo multidisciplinario de oncólogos, clínicos, neurólogos, anestesiólogos, radioterapia y neurocirujanos, realizó varias mesas redondas y cursos. Tenía una consulta semanal. Actualmente, por el aumento del número de pacientes, celebra dos consultas semanales.

Es dirigida por la doctora Daysi Chi Ramírez con la colaboración de los doctores Nicot, que es uno de los fundadores, R. León González, I. Chong Rivas y Luis Beldarraín.