Índice Anterior Siguiente

El hogar materno como institución de salud

Para la atención de la salud de la población de un territorio dado es necesario establecer un “sistema” que puede ser de variada complejidad, lo que en gran medida dependerá de los recursos disponibles y de la voluntad política de atender con adecuada calidad las necesidades de salud de dicha población. Como elementos de un sistema de salud son necesarias determinadas unidades, que desempeñen roles específicos y cuyas funciones a través del tiempo, se hayan consolidado, perfeccionado y demostrado su eficacia, como es típicamente, el caso de los hospitales.

Por otra parte, hay instituciones, como el hogar materno, que aunque conocidas desde hace años, su desarrollo histórico es muy particular. Se originan en Europa en el siglo XIX y se extienden por Francia, Suecia y los Estados Unidos, desaparecen al cambiar de siglo,1 y reaparecen, posteriormente, en África y América Latina y dentro de esta última, en Cuba, donde su número es posiblemente mayor que la suma de todos los del resto del mundo.

Gráfico 1. Número de hogares maternos según años, 1962 a 1994.

Puede pensarse que su establecimiento estaría justificado únicamente por limitaciones de los servicios obstétricos y serias dificultades de vías de comunicaciones y transporte, razones por las cuales han reaparecido solamente en países subdesarrollados, con serio déficit en la atención de salud y en condiciones de limitaciones de sus economías.

Aunque Cuba es también un país comprendido entre los subdesarrollados, estas no fueron únicamente las razones por las que dichas instituciones se establecieron. A los inicios de su aparición en el país, el problema geográfico se asoció al interés de darle cobertura institucional a la mayor cantidad posible de nacimientos.

Posteriormente, el aislamiento fue resuelto. Entre 1959 y 1980, las carreteras y caminos construidos se elevaron de 10 104 a 37 755 km, de ellos en una gran proporción se realizaron para sacar del aislamiento a numerosos asentamientos rurales y urbanos.2 Al mismo tiempo, en 1980, el 98,5 %3 de los nacimientos fue atendido en instituciones hospitalarias y se habían alcanzado altos niveles de salud, similares a los de muchos países desarrollados, no obstante, los hogares maternos, no solamente se han mantenido sino que han continuado en aumento.

Gráfico 2. Camas en los hogares maternos de Cuba. Años 1962 a 1994.

El establecimiento de una red de hogares maternos que cubre todo el territorio nacional en magnitud muy superior a la de cualquier otro país, ha sido el resultado de una labor continuada y sistemática durante varios decenios. A punto de partida del criterio de aislamiento geográfico para el ingreso, que fue la determinante principal para justificar su creación, comenzaron a establecerse en los lugares más apartados y aislados, para más tarde localizarse en cualquier lugar de la nación.

Si bien la fundamentación de los hogares se justificó por las causas ya señaladas, su creación no se produce como consecuencia de un estudio técnico y decisiones emanadas del nivel central de la administración de salud. Se originan como resultado de necesidades sentidas de la población, cuya interpretación y consiguiente puesta en funciones estuvo a cargo de los directores provinciales de salud. Esta idea fue llevada adelante en forma intuitiva, sin modelos conocidos y fundamentados en una orientación general. Estas instituciones fueron rápidamente asimiladas por la población y favorecidas por los organismos locales. Por las características de su trabajo han alcanzado un alto grado de satisfacción de la población por los servicios que prestan.

Aunque el desarrollo de la infraestructura de vías de comunicación y medios de transporte, junto con la construcción de hospitales en nuevas localidades ha reducido al mínimo el aislamiento, el número de hogares maternos no ha dejado de aumentar y cubrir nuevas áreas.

Cabe preguntarse cuáles son las razones que justifican su permanencia y ampliación al minimizarse, y aun desaparecer, las dificultades del traslado al momento del parto. Esta interrogante puede llevarnos tanto a profundizar en el conocimiento de los cambios que deben de haberse generado en nuevas funciones del hogar materno como a estudiar los posibles efectos de su función en la salud materno infantil.

El hogar materno por sus peculiaridades desenvuelve sus tareas con favorables relaciones de satisfacción de la población, por los servicios que recibe.

Índice Anterior Siguiente