CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA 112

 

ESTUDIOS HISTÓRICOS

 

Breve historia del Hospital "General Calixto García"*

 

 

INTRODUCCIÓN

La historia del Hospital "General Calixto García", por su importancia y trascendencia, es imposible poder exponerla, aún en apretada síntesis, en unas pocas cuartillas.

Basándonos en las investigaciones sobre su desarrollo histórico realizadas durante muchos años por el doctor Federico Sotolongo Guerra, Profesor de Mérito del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, ya hoy fallecido después de más de seis décadas de labor ininterrumpida en el Hospital y de mis propias investigaciones sobre la historia de la salud pública en Cuba y en particular de la atención médica hospitalaria en el país, es que redacto estos apuntes, en los que, repito, no se pretende ni aún en síntesis, exponer la historia del Hospital "General Calixto García".

Nuestro propósito es solamente dar a conocer sus orígenes, los organismos de los cuales ha dependido, sus diferentes nombres, sus límites variables desde la primitiva ubicación, los cambios estructurales de sus múltiples edificaciones, los servicios médicos, docentes e investigativos con los que ha contado y algo que hemos querido dejar en claro y que ha sido sello distintivo de la unidad en casi toda su historia, los nombres de grandes figuras de las ciencias y el patriotismo en Cuba que han llevado o llevan sus pabellones, salas, salones de operaciones, laboratorios y otros servicios.

No hemos querido dejar de mencionar tampoco el papel jugado por la institución en momentos trascendentales de nuestra historia general y nombrar algunas de sus figuras más importantes.

Queda para otro ensayo de mayor aliento y extensión el estudio de las escuelas médicas cubanas forjadas o consolidadas en sus históricos pabellones, las grandes figuras médicas nacionales que las hicieron posibles, el papel desempeñado por la institución en el campo de la docencia y la investigación en etapas de completo abandono de tales aspectos de las ciencias médicas en Cuba y la labor médico-social llevada a cabo por el hospital, dando siempre más de lo que podía, en épocas de lacerante injusticia social.

Que los que hoy laboran y estudian en él sientan el orgullo de darle continuidad a su brillante historia y que no se sientan jamás desligados de ella es, sin embargo, el propósito que más me anima a redactar estos apuntes.

 

ANTECEDENTES

El Emperador Carlos V ordenó al Obispo de Cuba Juan de Ubite o Witte, en 1522, que fundara el primer hospital de la Isla en Santiago de Cuba junto a su catedral, lo que parece que se hizo en 1523. Después le continuarían uno en La Habana, probablemente en 1538, uno en Bayamo, en 1544, y ese mismo año, otro en La Habana. Comenzaba así la atención médica hospitalaria en nuestro país, aunque es preciso agregar que dichas unidades más que centros científicos eran instituciones de caridad, destinadas a albergar personas enfermas sin recursos económicos y bajo la administración de la Iglesia Católica.

En estos hospitales, que en sus inicios eran casas de tabla, yagua y embarrado, como todas las que formaban las primeras villas cubanas, se trataban a los soldados y marinos enfermos, con atención preferente por parte de las autoridades coloniales. Pero ya en 1568 se establece en La Habana una casa para tales militares enfermos.

En 1744, una vivienda donada por el Obispo Gerónimo Valdés se dedica a hospital con el nombre de "San Ambrosio" y se destina a enfermos y heridos militares. Veinte años más tarde (1764) se construye el hospital militar en local propio con el mismo nombre de "San Ambrosio", el cual llegara a ser la mejor unidad hospitalaria de la Isla en la segunda mitad del siglo XVIII y primera del XIX.

En él se inicia la práctica de la disección anatómica en Cuba en 1797, con su enseñanza fuera de la Real y Pontificia Universidad de La Habana; la práctica y enseñanza a partir de 1823 de grandes intervenciones quirúrgicas; la enseñanza de la obstetricia, en 1825 y de la clínica médica, en 1834. Todo ello también a espaldas de la docencia oficial que se impartía en la vieja universidad habanera, lastrada por el más recalcitrante escolasticismo.

La Sanidad Militar española fue creada en 1837 por la Reina Gobernadora con arreglo al Decreto Orgánico de 30 de enero de 1836. Por Real Orden de 27 de junio de 1837 y por ley decretada por las Cortes Constituyentes sancionada por Real Orden de 21 de noviembre de 1855, se dispuso que los hospitales militares de la Isla quedaran en el aspecto médico bajo la dirección del Cuerpo de Sanidad Militar. Desde ese mismo año dicho organismo pudo contar, según la clasificación de la época, con un hospital de primera clase en La Habana, el Hospital Militar de "San Ambrosio"; dos de segunda clase, en Santiago de Cuba y Puerto Príncipe; nueve de tercera y trece de cuarta, en total veinticinco, sin contar los llamados de quinta clase que consistían en pequeñas instalaciones para atender soldados enfermos.




Si tomamos en cuenta que en 1859 figuraban en el presupuesto de beneficencia 28 hospitales de caridad en todo el país, correspondientes al subsistema de salud estatal y 16 casas de salud en los subsistemas privados y mutualista, podemos comprobar que la Sanidad Militar constituía dentro del sistema colonial de salud pública un verdadero cuarto subsistema.

Durante las guerras independentistas, verdaderas catástrofes epidemiológicas donde se exacerbaron todas las enfermedades infectocontagiosas con altas morbilidad y mortalidad a lo largo del país, la Sanidad Militar española se anexó cuanto hospital de caridad necesitó y muchos templos y conventos fueron convertidos en hospitales de sangre.


Hospital Militar "Alfonso XIII"

Desde el primer año de nuestra última guerra por la independencia contra España (1895-1898) los hospitales militares existentes comenzaron a ser insuficientes para albergar a todos los enfermos, principalmente por enfermedades infectocontagiosas, que requerían su ingreso.

A esto, unidas las malas condiciones higiénicas que presentaba el Hospital de "San Ambrosio", en verdadero estado ruinoso y donde la mortalidad general ascendía a un 60 por mil, hicieron que el General Dr. Cesáreo Fernández y Fernández-Losada, Inspector General del Cuerpo de Sanidad Militar, dispusiera la construcción de un nuevo hospital militar en La Habana y la clausura del antiguo y justamente famoso de "San Ambrosio".

La nueva unidad hospitalaria fue construida por el Ingeniero Carlos E. Cadalso, en un terreno propiedad del Estado conocido por Alturas de El Príncipe en cuya colina estuvo situada la Pirotecnia del Ejército Español, en las afueras del Castillo de El Príncipe y donde actualmente está ubicada la Universidad de La Habana.

Las edificaciones que lo componían eran 81 barracas repartidas en una extensión de 117 760 varas planas y a 45 metros sobre el nivel del mar. Según el historiador médico Dr. José A. Martínez-Fortún Foyo, las barracas dedicadas a enfermos correspondían: 50 a medicina general, 12 a enfermedades infecciosas, 4 para oficiales, 6 para convalecientes y 2 barracas aisladas para enfermos de fiebre amarilla. Cada una con capacidad para 30 ingresados.

Fue inaugurado el 23 de enero de 1896 con el nombre de Hospital Militar "Alfonso XIII", en honor del niño rey de España, que bajo la regencia de su madre María Cristina de Habsburgo Lorena, reinaba desde el momento de su nacimiento, el 17 de mayo de 1886, pues su padre el rey Alfonso XII había muerto casi seis meses antes, el 25 de noviembre de 1885.

Su primer director fue el propio General Cesáreo Fernández y Fernández-Losada y en el laboraban 27 médicos y 170 practicantes.

Para tener una idea de lo que fue la guerra de independencia para el ejército español diremos que de 1895 a 1897 habían muerto solamente de fiebre amarilla 13 800 soldados; que en el hospital de la villa de Remedios ingresaron como promedio en el segundo de dichos años mil soldados mensuales y que de los 200 000 que mantuvo España en la Isla durante toda la guerra, el más numeroso ejército enviado por una potencia colonial europea a América, casi la cuarta parte (44 828) fueron ingresados en 1897 en el Hospital Militar "Alfonso XIII", principalmente por presentar enfermedades infectocontagiosas.

Es importante agregar que, hasta mediados de ese año, España había mandado a la Isla 600 médicos, cifra fabulosa para la época, de los cuales 50 murieron de fiebre amarilla y sólo 4 por heridas de guerra.


Hospital "Número Uno"

Concluida oficialmente la guerra, el 28 de agosto de 1898, y frustrada nuestra independencia nacional por la intervención norteamericana, el ejército de ocupación tomó el hospital y el gobernador militar dispuso la inversión de $ 150 000 para la instalación del drenaje hasta el mar, la reparación de las barracas y su mejor equipamiento. Con el nombre de Hospital Militar "Número Uno" fue reinaugurado a principios de 1899.

En marzo de 1900, el Dr. Julio San Martín Carriere, eminente profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, Consejal del Ayuntamiento de La Habana y encargado de los Servicios Sanitarios Municipales, logró el traslado de dicho hospital al municipio habanero, mediante un contrato firmado el 4 de abril de 1900 entre el General de Brigada Adna R. Chaffe, en representación del Gobierno Militar de la Isla de Cuba y el licenciado Nicasio Estrada Mora, Alcalde Municipal de La Habana.

Desde que el Ayuntamiento del hospital se hizo cargo, el 19 de junio de 1900, quedó denominado Hospital Municipal "Número Uno" y se procedió al traslado de los enfermos recluidos en el antiguo Hospital Municipal de Aldecoa, donde se hacía la observación de los presuntos enajenados y se ingresaban algunos pacientes con diversas enfermedades, así como los procedentes del también Hospital Municipal "Los Ángeles" que se había creado con carácter provisional en la antigua Quinta de Salud "La Integridad Nacional" y que se encontraban ambos en el más deplorable estado, sin reunir las condiciones de capacidad suficientes para establecimientos de esta índole.

El mismo 19 de junio de 1900 fue designado como primer director, de nacionalidad cubana, el Dr. Enrique Diago Cárdenas, quien muy pronto presentó ante el Ayuntamiento el ambicioso proyecto de sustituir los pabellones de madera por otros de mampostería, sin que la idea pudiera progresar entonces por falta de recursos del municipio habanero.

Por poco tiempo permanecerá el hospital como dependencia municipal, pues el gobierno militar interventor alegó que los servicios que prestaba eran muy deficientes debido al escaso presupuesto asignado por el Ayuntamiento y por Resolución de septiembre de 1900 fue incautado y pasó a ser dependencia estatal, dentro del Departamento de Beneficencia de la Secretaría de Estado y Gobernación.



Con el nombre de Hospital Municipal "Número Uno" continuó prestando servicios a la población habanera con sus gastos sufragados por el Estado hasta la instalación de la República Liberal Burguesa, el 20 de mayo de 1902, fecha en la que dentro de la nueva organización estatal quedó también incluido en el Departamento de Beneficencia, ahora de la nueva Secretaria de Gobernación.

Por considerar que tanto el inmueble como los demás bienes existentes en el hospital eran propiedad del Estado, pues habían sido transferidos del gobierno español al gobierno interventor norteamericano y haber gastado Cuba grandes sumas por sostenerlo y mejorarlo, acordó el Comité Ejecutivo del Departamento de Beneficencia que se clasificara la unidad hospitalaria como de carácter nacional y no municipal, lo que fue sancionado por el Presidente de la República, don Tomás Estrada Palma y refrendado por el Secretario de Gobernación, General Fernando Freyre de Andrade Velázquez, en abril de 1905. Desde entonces se denominó Hospital "Número Uno".

En estos primeros años se lograron algunas notables conquistas como la fundación de la Escuela de Enfermeras, tercera del país, en septiembre de 1900, la que tuvo su primera graduación el 29 de julio de 1903, en acto solemne presidido por el ejecutivo de la nación; se redactó el Reglamento del Hospital "Número Uno" en junio de 1901, el que con modificaciones fue aprobado por el Comité Ejecutivo de la Junta Central de Beneficencia, el 10 de enero de 1903, y por el cual la institución quedaba regida por una Junta de Patronos integrada por un presidente, un vicepresidente, un secretario y cuatro vocales; en enero de 1903 se fundó el Boletín Clínico Mensual del Hospital "Número Uno", primera revista publicada en Cuba como órgano oficial de un hospital y en el propio año 1903 se organizó la Academia de Estudios de los Alumnos Internos del Hospital "Número Uno", la que celebraba 8 sesiones por mes y ofrecía 2 conferencias semanales.

Suprimidas algunas edificaciones y reconstruidas todas las restantes, las salas que hasta entonces se denominaban con letras o números, por iniciativa de su segundo director cubano, el Dr. Alfredo Valdés Gallol, llevaron a partir de 1902 los nombres de médicos cubanos notables ya fallecidos. A continuación se relacionan los servicios con sus denominaciones.

 
Servicios Nombres
1. Medicina Interna Castro (Dr. Raimundo de Castro Allo)
2. Medicina Interna Cowley (Dr. Ángel J. Cowley Alvirdes)
3. Cirugía Gálvez (Dr. Federico Gálvez Alfonso)
4. Cirugía González del Valle (Dr. Fernando González del Valle Cañizo)
5. Cirugía Horstmann (Dr. Jorge Federico Horstmann y Cántos)
6. Enf. Nerviosas Echeverría (Dr. Manuel González Echeverría)
7. Enf. Mentales Muñoz (Dr. Joaquín Muñoz Díaz)
8. Enf. Mentales Giralt (Dr. Félix Giralt Figarola)
9. Enf. Tropicales Lebredo (Dr. Joaquín García-Lebredo Lladó)
10. Partos Valdés (Dr. José Atanasio Valdés Arango)
11. Ginecología Gutiérrez (Dr. Nicolás J. Gutiérrez Hernández)
12. Enf. Vías Urinarias Sáez (Dr. Casimiro Sáez García)
13. Enf. de Niños Mestre (Dr. Antonio Mestre Domínguez)
14. Enf. de los Ojos Montalvo (Dr. José R. Montalvo Covarrubias)
15. Tuberculosis Romay (Dr. Tomás Romay Chacón)
16. Cancerosos Zambrana (Dr. Ramón Zambrana Valdés)
17. Presos Zayas (Dr. Juan B. Zayas Alfonso)
18. Pensionistas Albertini (Dr. Antonio Díaz Albertini, padre)
19. Farmacia Barnet (Dr. Joaquín Barnet y Ruiz)


Además de estos pabellones existían otros destinados a: salón de operaciones, salón de conferencias, casa del Director, oficinas generales, médico de guardia y lugares adecuados para carpintería, lavandería, cocina, ropería, depósito de cadáveres, almacén y otros.

Los pabellones todos eran de madera y estaban unidos por medio de pasillos también de madera. El área que ocupaban estaba comprendida entre la loma de El Príncipe, la loma de La Pirotecnia (ya ocupada por la Universidad de La Habana), la actual calle 25 desde J hasta E, para cerrar por la calle E en el propio Castillo de El Príncipe.

Los pabellones formaban dos grupos separados por un canal intransitable de varios metros de ancho, actual calle G, el que era cruzado por un pequeño puente de madera que comunicaba ambas partes del hospital. La parte más extensa agrupaba la inmensa mayoría de los pabellones y estaba situada desde el canal hasta la loma de La Pirotecnia, actual ubicación del hospital y la menor ocupaba aproximadamente la superficie en que están hoy enclavados los hospitales, Infantil "Pedro Borrás", Ortopédico "Fructuoso Rodríguez" y Oncológico "Curie". Esta última parte servía de asiento al Departamento de Tuberculosis o Sala "Romay", que estaba constituida por 14 pabellones de madera y 2 casetas, donde se podían albergar 130 enfermos de tuberculosis avanzada o no admisibles en el Sanatorio "La Esperanza".

Bajo el nombre de Hospital "Número Uno", la institución alcanzó además otros importantes logros en los años sucesivos. El 10 de febrero de 1905 se creó el Laboratorio Central, que tubo a su inicio carácter de laboratorio nacional; en junio de 1906 se inauguró una sala destinada a leprosos en la cual su jefe, el Dr. Matías Duque Perdomo, Coronel del Ejército Libertador y primer Secretario de Sanidad y Beneficencia, realizó importantes estudios sobre las propiedades terapéuticas del mangle rojo; en 1908 comenzó a prestar servicios la Sala de Enfermedades de la Laringe, Oídos y Fosas Nasales; el 23 de febrero de 1910 se inaugura en el Hospital el Asilo de Ancianos "Petronila Gómez" y en junio de ese propio año se dispone que la enseñanza de la carrera de comadronas, adscripta a la Facultad de Medicina y Farmacia de la Universidad de La Habana, se realizara en el hospital.


Hospital "General Calixto García"

Desde que tomó posesión de su cargo de Secretario de Sanidad y Beneficencia el eminente cirujano y Coronel del Ejército Libertador Dr. Enrique Núñez de Villavicencio Palomino, el 20 de mayo de 1913, se propuso mejorar en todo lo posible la atención médica hospitalaria en Cuba y como parte fundamental de ese proyecto, la reconstrucción del Hospital "Número Uno".

Para dar comienzo a empresa de tal magnitud encomendó al Dr. Manuel F. Alfonso Seijas, General de Brigada del Ejército Libertador, en esos momentos, Jefe del Despacho de la Dirección Nacional de Beneficencia, que redactara un informe oficial sobre el estado de los hospitales en el país, lo que realizó el competente funcionario, con el título de "La Beneficencia en Cuba" y lo presentó el 30 de abril de 1914.

En lo referente al Hospital "Número Uno", al describirlo dice que el mismo contaba con 4 casas y 59 pabellones que a continuación transcribimos, haciendo constar en estos últimos sus servicios y nombres.


Casas

1. Vivienda del Director y familia.

2. Vivienda de los médicos internos.

3. Vivienda de los cocheros de la Dirección de Beneficencia.

4. Vivienda del cochero de la ambulancia del Hospital.


Pabellones

1. Medicina Interna Lebredo
2. Medicina Interna Sáez
3. Medicina Interna Cowley
4. Medicina Interna Castro
5. Enfermedades Infecciosas Finlay (Dr. Carlos J. Finlay Barrés)
6. Enfermedades Infecciosas Lazear (Dr. Jesse W. Lazear)
7. Cirugía González del Valle
8. Cirugía Gálvez
9. Traumatismos Echeverría
10. Mujeres Cancerosas Pagés (Dr. José S. Pulido Pagés)
11. Hombres Cancerosos Horstmann
12. Obstetricia Aragón (Dr. Ernesto Aragón Muñoz)
13. Ginecología Gutiérrez
14. Enfermedades Mentales Giralt
15. Enfermedades Mentales Muñoz
16. Enfermedades Nerviosas Zayas (Dr. Francisco Zayas Jiménez)
17. Enf. Ojos, Laringe, Oídos, etc. Montalvo
18. Enfermedades de Niños Mestre
19. Niños con Tracoma Dueñas (Dr. Joaquín L. Dueñas Pinto)
20. Sífilis y Enf. Venéreas Dumas (Dr. Charles Louis Dumas)
21. Pensionistas Albertini
22. Pensionistas Madan (Dr. Domingo Madan Bebeagua)
23. Veteranos José Miguel Gómez (Mayor General José M. Gómez Gómez)
24. Asilo Ancianos Petronila Gómez (Madre del General Gómez)
25. Penados Juan B. Zayas
26. Salón de Operaciones _
27-40. Tuberculosis Romay (14 pabellones y 2 casetas)
41. Laboratorio Clínico Junto al Departamento de Rx
42. Farmacia Barnet
43. Oficina de la Dirección y Tesorería  
44. Cuerpo de Guardia  
45. Enfermeras Graduadas  
46. Dormitorio de Enfermeras de Guardia  
47-48. Alumnas de Enfermería  
49. Mayordomía y Almacén. Anexo la cochera  
50. Carpintería y Taller de Mecánica  
51. Oficinas del Hospital  
52. Salón de Conferencias  
53. Depósito de Cadáveres  
54. Lavandería  
55. Ropería  
56. Empleados  
57. Practicantes de Cirugía  
58-59. Sirvientes  


Al informar sobre las condiciones de la institución, el doctor Alfonso Seijas escribía: "En su estado actual, el Hospital si bien permite utilizarlo con grandes trabajos, carece en absoluto de condiciones para el fin a que se dedica […]. Los pabellones, todos de madera, unidos por corredores del mismo material, viejo y carcomido, con servicios tan detestables, que han obligado a la Jefatura Local de Sanidad a ordenar su clausura, lo cual no se ha verificado, a causa de la imposibilidad de dar albergue en otro establecimiento análogo, a los centenares de enfermos que hoy, más o menos mal, son allí atendidos".

Ese mismo año 1914, el doctor Núñez de Villavicencio Palomino acometió la tarea de sustituir los viejos pabellones de madera por sólidas edificaciones de mampostería. Con el concurso de los arquitectos de la Secretaría de Obras Públicas, concibió y planificó personalmente los trabajos de los nuevos pabellones, los que distribuyó por especialidades y propuso a la Junta Nacional de Beneficencia, que los aprobó por unanimidad, los nombres de dichas edificaciones así como los de sus salas. Su prematura muerte ocurrida el 15 de septiembre de 1916 le impidió ver terminado lo que el profesor José A. López del Valle Valdés llamó "su gran obra de piedra".

En junio de 1917 se le cambió el nombre a la institución por el de Hospital Nacional "General Calixto García", como era voluntad del ilustre Secretario de Sanidad y Beneficencia fallecido, en homenaje al Lugarteniente General del Ejército Libertador de Cuba Calixto García Iñiguez, héroe de nuestras tres guerras independentistas contra España y jefe del doctor Núñez en la última de dichas contiendas bélicas.

Tres años más tarde, en el mayor de los pabellones construidos se inauguraba, el 17 de mayo de 1920, como unidad independiente, el Hospital de Maternidad e Infancia "Dr. Enrique Núñez", actual servicio de ortopedia y traumatología. Este pabellón había sido denominado por el doctor Núñez, como "Goicuría" en homenaje al patriota y mártir Domingo Goicuría Cabrera y destinado a Departamento de Maternidad e Infancia, con cuatro servicios de maternidad nombrados: Eusebio Hernández (Dr. Eusebio Hernández Pérez), Montalvo, Delfín (Dr. Manuel Delfín Zamora) y Madan y cuatro de infancia: Dueñas, Tamayo (Dr. Diego Tamayo Figueredo), Romay y Dávalos (Dr. Juan N. Dávalos Betancourt). El propio 17 de mayo de 1920 se develó frente al Hospital Materno Infantil la hermosa estatua del doctor Núñez, obra del escultor italiano Luisi, esculpida a propuesta del doctor Gabriel Casuso Roque, entonces Rector de la Universidad de La Habana, la que años más tarde se trasladó frente al pabellón Raimundo Menocal y hoy se encuentra situada a un costado del antiguo pabellón "Borges", actual Centro Iberoamericano para la Tercera Edad (CITED), junto a la puerta que da para la Avenida de los Presidentes o calle G.

En 1921 contaba el hospital con 18 pabellones nuevos de mampostería, 6 de ellos de dos plantas, además de 10 pabellones de madera y 5 para enfermos tuberculosos, también de madera. Los pabellones de mampostería con sus servicios y nombres eran los siguientes:

1. Salón de Actos. Carlos Manuel de Céspedes (Lic. Carlos Manuel de Céspedes y López del Castillo, Padre de la Patria).

2. Dispensario, Cowley. Actual pabellón Albarrán (Dres. Joaquín y Pedro Albarrán Domínguez).

3. Clasificación enfermos, Domingo Cubas (Dr. Domingo Fernández Cubas).

4. Enfermos crónicos, Lebredo. En la planta alta, las salas Sáez y Torralbas (Dr. José I. Torralbas Manresa) y en la baja, Zayas y Mestre.

5. Medicina Mujeres. Félix Giralt. En la planta alta, las salas Gallardo (Dr. Serafín Gallardo Alcalde) y Castro y en la baja, Valdés (Dr. Vicente Benito Valdés) y Landeta (Dr. Juan B. Landeta y Fernández de Córdova).

6. Medicina Hombres, Gutiérrez. En la planta alta, las salas Díaz Albertini y Guiteras (Dr. Juan Guiteras Gener) y en la baja, Cabrera Saavedra (Dr. Francisco Cabrera Saavedra) y Jacobsen (Dr. Joaquín L. Jacobsen y Cántos).

7. Partos y Ginecología, Casuso (Dr. Gabriel Casuso Roque). En la planta alta, obstetricia, las salas Arteaga (Dr. Serapio Arteaga Quesada) y Cañizares (Dr. Manuel J. Cañizares Venegas) y salón de operaciones obstétricas Beato (Dr. José Beato Dolz). En la planta baja, ginecología, las salas Núñez Rossie (Dr. Miguel Núñez Rossie) y Weiss (Dr. Gaspar Rafael Weiss Verson) y salón de operaciones ginecológicas Méndez Capote (Dr. Fernando Méndez Capote).

8. Salón de Operaciones. Raimundo Menocal (Dr. Raimundo García-Menocal y García-Menocal).

9. Cirugía Mujeres. Bustamante (Dr. Juan M. Sánchez de Bustamante y García del Barrio). En la planta alta, las salas Horstmann y Yarini (Dr. José L. Yarini Ponce de León) y en la baja, Plasencia (Dr. Ignacio Plasencia Lizaso) y San Martín (Dr. Julio San Martín Carriere).

10. Cirugía Hombres, González del Valle. En la planta alta, dos salas, Albarrán (Dr. Pedro Albarrán Domínguez) y en la baja, dos salas, Pagés.

11. Alienados, salas de hombres, Muñoz, y de mujeres, Echeverría.

12. Nerviosos Hombres, Oscar Primelles (Dr. Oscar Primelles Cisneros).

13. Nerviosos Mujeres, Castillo Duany (Dr. Joaquín Castillo Duany).

14. Tuberculosos. En realidad no se destinó a enfermos tuberculosos. Sala de hombres, Aragón, y de mujeres, Dumas.

15. Enfermedades infecciosas, Lazear.

16. Autopsias, Gordon (Dr. Antonio M. de Gordon y de Acosta).

17. Laboratorios, Felipe Rodríguez (Dr. Felipe Rodríguez Rodríguez).

18. Fisioterapia, Antonio Maceo. (Lugarteniente General Antonio Maceo y Grajales).


Con las citadas construcciones, el Hospital Nacional "General Calixto García" quedaba convertido en la institución de más posibilidades de desarrollo futuro dentro de la atención hospitalaria en el país. Esto fue apreciado en toda su importancia por el claustro de profesores de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, el cual desde esos momentos intensificó sus gestiones para la conversión de la unidad en un hospital docente perteneciente a dicha Facultad.

Desde principios de siglo, los alumnos de la asignatura de Patología de Afecciones Intertropicales recibían parte de sus prácticas en la sala de enfermedades infecciosas y ya en los años finales de la década de 1910, numerosos profesores, que eran jefes de servicios en el Hospital, explicaban sus cátedras en la institución, como los doctores Enrique Saladrigas Lunar y Luis Ortega Bolaños, Clínica Médica; Emilio Martínez y Martínez y Claudio Basterrechea Ugarte, Enfermedades de la Laringe, Oídos y Fosas Nasales; José R. Valdés Anciano y Armando Córdova de Quesada, Enfermedades Nerviosas y Mentales; Leonel Plasencia Montes y Francisco Solano Ramos Delgado, Trabajos de Análisis de Microscopia y Química Clínica; Federico Grande Rossi y Domingo F. Ramos Delgado, Patología General y Alberto Sánchez de Bustamante Sirvén, Obstetricia.

Pero va a ser un hecho histórico de gran importancia, la revolución estudiantil universitaria de 1923 dirigida por el inmortal líder del estudiantado cubano Julio Antonio Mella Mac Partland, el que determine que el Congreso de la República apruebe un proyecto de ley del doctor, Manuel Varona Suárez por el cual se reorganizaba la enseñanza de la Facultad de Medicina y entre las ventajas de ese proyecto se hallaba el traslado para el Hospital de todas las cátedras que se explicaban en el viejo edificio de Zanja y Belascoaín y otras de nueva creación, menos las de Anatomía Descriptiva y Anatomía Topográfica, que continuarían en dicho antiguo cuartel de la Guardia Civil española hasta la inauguración, en 1940, del nuevo edificio de la Facultad "Dr. Ángel A. Aballí" (Dr. Ángel Arturo Aballí y Arellano), junto al hospital, en la calle 25 entre J e I.

Quedaba así convertido, de hecho, el Hospital Nacional "General Calixto García" en el segundo hospital de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, con muchas más posibilidades de impartir la docencia que el Hospital "Nuestra Señora de las Mercedes", que hasta ese momento había llevado la responsabilidad de la enseñanza clínica, desde su inauguración en 1886.

Las construcciones en el hospital continuarán, sobre todo desde la llegada a la Secretaría de Sanidad y Beneficencia, el 28 de mayo de 1926, del doctor Francisco M. Fernández Hernández, Profesor Auxiliar de la Cátedra de Enfermedades de los Ojos con su Clínica. Unos meses después, un fuerte ciclón que azotó violentamente la provincia de La Habana dañó muchos de los pabellones de mampostería y destruyó todos los de madera. El activo nuevo Secretario dio inmediatamente las órdenes necesarias para la reparación de los pabellones dañados, la reconstrucción de los de madera, así como que se iniciara la construcción de calles, aceras, plazas, jardines y se embellecieran convenientemente las avenidas.



A este hermoso aspecto que tomaba el Hospital se agregaron nuevas y muy importantes construcciones de mampostería: el pabellón "Santos Fernández" (Dr. Juan Santos Fernández Hernández), como clínica y dispensario de oftalmología, asiento de la Cátedra de Enfermedades de los Ojos; el Instituto del Cáncer, actual edificio de la biblioteca, inaugurado en 1929, bajo la regencia del Patronato de la Liga contra el Cáncer, hasta 1949 en que pasó al recién inaugurado Hospital "Curie"; el pabellón "Margarita Núñez" (Enfermera Margarita Núñez Núñez) dedicado a la atención de las enfermeras; reparado y ampliado el pabellón de Maternidad e Infancia "Dr. Enrique Núñez", sede de la cátedra de Obstetricia con su Clínica; el pabellón "Gutiérrez" totalmente reedificado y transformado en una moderna unidad clínico-quirúrgica a la que se le dio el nombre de Clínica "Francisco Maria Fernández"; el pabellón "Cowley" (Dr. Rafael Cowley Valdés-Machado) que albergó en su planta baja el servicio de pediatría con el nombre de "Albertini" y en la alta, uno de cirugía con el de "Bacallao" (Dr. Miguel Bacallao y Amill), años más tarde este último fue cedido a la Cátedra de Terapéutica con aplicación a la Clínica; un nuevo pabellón para penados y algo muy importante, entre los días 20 y 23 de diciembre de 1930 fueron demolidos los viejos pabellones de madera y casetas que constituían la Sala "Romay" de tuberculosis, los pacientes fueron trasladados al Sanatorio "La Esperanza" y se estableció un Dispensario Antituberculoso al que se le denominó "Esperanza Hernández de Fernández", en homenaje a la madre del Secretario de Sanidad y Beneficencia.

En esos momentos, el Hospital Nacional "General Calixto García" era, sin lugar a dudas, la unidad más importante de la atención médica hospitalaria en el país, no sólo por el elevado número de sus camas, sus majestuosas edificaciones, la belleza de su conjunto arquitectónico, muy semejante al de los principales hospitales de Europa, sino también por la calidad científica de la atención médica que en él se prestaba. Muchas de las cátedras de la Facultad de Medicina radicadas en sus pabellones darán origen o consolidarán verdaderas Escuelas Cubanas en especialidades como cirugía general, medicina interna, dermatología, parasitología, obstetricia, medicina legal, psiquiatría, hematología, neurocirugía y otras.

Los próximos años de la década de 1930 serán, sin embargo, los más difíciles de toda su historia. El estudiantado universitario, desde 1927, se había enfrentado a las aspiraciones reeleccionistas del General Gerardo Machado Morales y, ese mismo año, un grupo de ellos fue expulsado de la Universidad, lo que provocó enérgicas protestas, algunas llevadas a cabo en el Salón de Actos del Hospital.

Día a día, las actividades revolucionarias estudiantiles se incrementaban y la represión de la dictadura se hacia también cada vez más violenta. El 30 de septiembre de 1930, en una manifestación de protesta cae herido, en la calle Infanta, casi frente al parque "Alfaro", a pocas cuadras de la Universidad, el estudiante de la Facultad de Derecho Rafael Trejo González, quien fallece al siguiente día en el Hospital "General Fernando Freyre de Andrade".

Por Decreto Presidencial de 15 de diciembre siguiente, el General Machado clausura la Universidad de La Habana por tiempo indefinido, lo que aleja la gran masa de estudiantes de medicina del Hospital y anula las actividades docentes hasta la caída de la dictadura el 12 de agosto de 1933.

La huida del dictador, muy lejos de traer la paz a la nación, da inicio a una etapa de inestabilidad política de la que emerge 23 días después, el 4 de septiembre de 1933, una nueva dictadura militar encabezada por el sargento taquígrafo, autoconvertido en coronel, Fulgencio Batista Zaldívar.

El estudiantado y buena parte del profesorado de la Facultad de Medicina se van a destacar en los hechos que se suceden vertiginosamente y que llevan a la presidencia provisional de la República al doctor Ramón Grau San Martín, profesor de la Facultad de Medicina, quien desde 1923 explicaba en el hospital su cátedra de Fisiología. Esta cátedra, a partir de 1927, contó con la mitad del entonces nuevo pabellón que hoy ocupa el archivo de historias clínicas.

Durante el breve período del doctor Grau, conocido como "Gobierno de los Cien Días", por Decreto Presidencial No. 2059 de 6 de octubre de 1933 se le concede a la Universidad de La Habana su tan ansiada autonomía. Depuesto dicho gobierno, en enero de 1934 se produce la primera huelga médica de Cuba en la que pierde la vida el doctor José Elías Borges Carreras, destacado líder de la Federación Médica Nacional, quien fue autopsiado en el Pabellón "Gordon" y años más tarde el Colegio Médico Nacional, continuador de la Federación Médica de Cuba, construyó en el hospital un hermoso edificio, destinado a la atención de los médicos, con el nombre de pabellón "Borges".

La caída del "Gobierno de los Cien Días" trae como consecuencia negativa la consolidación de la sangrienta dictadura del coronel Batista y lleva a la presidencia provisional de la República al médico y Coronel del Ejército Libertador doctor Carlos Mendieta y Montefur. La huelga general de marzo de 1935, contra dicho gobierno, es apoyada tan activamente por todos los que laboran en el Hospital que como consecuencia de su represión es intervenida militarmente la unidad, despojadas las cátedras de sus servicios y laboratorios y cesanteada la inmensa mayoría de sus médicos y trabajadores en general.

Sustituido el personal profesional por llamados "rompe huelgas", la calidad de la atención médica que se brindaba bajó considerablemente y la actividad docente quedó interrumpida por completo hasta enero de 1937. Al ser repuesto el personal cesanteado en dicha fecha y regresar los profesores a sus servicios, comprobaron que habían sido saqueadas sus pequeñas bibliotecas y hemerotecas, archivos de historias clínicas y de placas radiológicas, así como sustraídos no pocos equipos médicos. Con escasos recursos económicos se reorganizaron las cátedras en sus pabellones y se inició tardíamente el curso 1936-1937, el cual, sin embargo, se pudo llevar a feliz término.

A pesar de estas dificultades de toda índole, un hecho de gran trascendencia se va a producir en el hospital, la fundación, en 1937, del Instituto de Medicina Tropical, en el pabellón "Domingo Cubas", por el profesor Pedro Kourí Esmeja y sus colaboradores, primera institución de investigaciones científicas con la que contó la Facultad de Medicina y la Universidad de La Habana, la cual hasta el presente, ubicada fuera del hospital desde 1978, le ha dado días de gloria a la medicina cubana.


Hospital Universitario "General Calixto García"

Por Decreto Presidencial de 9 de noviembre de 1940, el hospital comenzó a ser regido por una Junta de Gobierno integrada por 5 profesores de la Facultad de Medicina, 2 médicos del hospital y el secretario de la Junta de Gobierno de dicha Facultad, lo que lo hacía en parte una unidad universitaria, aunque no completamente, ya que los acuerdos de su junta de gobierno debían ser aprobados por el Ministro de Salubridad y Asistencia Social y los pagos, tanto del personal como de las atenciones del hospital, eran efectuados por la pagaduría de dicho Ministerio.

No va a ser hasta 1943 que, por un nuevo decreto presidencial, pasa completamente a la Universidad de La Habana por conducto de la Facultad de Medicina. A partir de entonces recibe oficialmente el nombre de Hospital Universitario "General Calixto García", su Junta de Gobierno es integrada por 7 profesores de la Facultad de Medicina, designados por su claustro; los acuerdos de dicha Junta son aprobados por el Decano de la Facultad; las consignaciones presupuestales situadas en la Universidad y de esta trasladadas al hospital para su empleo, por lo que desde entonces fue organizada la pagaduría y se comenzó a redactar su reglamento como unidad autónoma, el cual fue aprobado por el Consejo Universitario en marzo de 1945, manteniéndose la inspección de la actuación de la junta hospitalaria por la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina y el Consejo Universitario.

Como Hospital Universitario "General Calixto García", en los primeros años de la década de 1950, estaba integrado por algo más de 30 edificaciones, con más de 40 servicios de consulta externa, 10 salones de operaciones, 8 salas de cirugía general, 18 salas de medicina interna y 31 de especialidades. Estas últimas distribuidas de la siguiente manera: 6 salas de obstetricia, 2 de ginecología, 2 de pediatría, 2 de ortopedia y traumatología, 3 de urología, 3 de dermatología, 4 de oftalmología, 3 de otorrinolaringología, 2 de psiquiatría, 2 de enfermedades tuberculosas, 1 de cirugía toráxica y 1 de neurocirugía. Estas salas de especialidades ocupaban los siguientes pabellones y en ellos hacemos constar las cátedras que las regían.

1. Cowley

Salas Albertini-Guiteras: pediatría.

Salas Bacallao-Valdés Dapena (Dr. Antonio Valdés-Dapena Victorio): medicina interna (Cátedra de Terapéutica con aplicación a la Clínica).

2. Casuso

Salas Mestre-Zayas: cirugía.

Salas Horstmann-Enrique López (Dr. Enrique López Veitía): cirugía (las cuatro salas de la Cátedra de Terapéutica Quirúrgica y Técnica Operatoria).

3. Enrique Núñez

Salas 1 y 2: ginecología (Cátedra de Ginecología con su Clínica).

Salas 3, 4, 5, 6, 7 y 8: maternidad (Cátedra de Obstetricia con su Clínica).

Escuela de Comadronas.

4. González del Valle

Salas Fortún: cirugía (Cátedra de Patología Quirúrgica).

Salas Gálvez-Pagés: ortopedia.

5. Lebredo

Salas Weiss-Núñez: medicina interna (Cátedra de Clínica Médica No. 7).

Salas Torralbas-Castro: medicina interna (Cátedra de Clínica Médica No. 7 A).

6. Santos Fernández

Santos Fernández (bajos): medicina interna (Cátedra de Patología General No. 5).

Santos Fernández (altos): oftalmología (Cátedra de Enfermedades de los Ojos).

Escuela de Optometristas.

7. 27 de Noviembre

Salas Primelles-Luaces (Dr. Joaquín Lorenzo-Luaces Iraola): dermatología (Cátedra de Enfermedades de la Piel y Sífilis).

Salas de Veteranos Agramonte (Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz) y Estrada Palma (Lic. Tomás Estrada Palma): medicina general, ambas de veteranos.

8. Bustamante

Salas Plasencia-San Martín: cirugía.

Salas Costales (Dr. Fernando Costales Latatú): cirugía (todas de la Cátedra de Clínica Quirúrgica No. 9).

9. Albarrán

Salas (3) y dispensario de Urología (Cátedra de Enfermedades de las Vías Urinarias).

10. Emilio Martínez (Dr. Emilio Martínez Martínez)

Salas (3) de otorrinolaringología (Cátedra de Enfermedades de la Laringe, Oídos y Fosas Nasales).

11. Félix Giralt

Salas Landeta-Ortega (Dr. Luis Ortega Bolaños): medicina interna (Cátedra de Clínica Médica No. 8).

Salas Yarini-Grande Rossi (Dr. Federico Grande Rossi): medicina interna (Cátedra de Clínica Médica No. 8).

12. Gutiérrez

Salas Díaz Albertini-Guiteras (Clínica Altos): medicina interna y gastroenterología (Cátedra de Patología General No. 6).

Salas Cabrera Saavedra-Tamayo (Clínica Bajos): medicina interna (Cátedra de Patología Médica).

13. Pabellón No. 4 (antiguo Instituto del Cáncer)

Salas Valdés Anciano (Dr. José A. Valdés Anciano) y Kennedy (Dr. Foster Kennedy): enfermedades nerviosas y mentales (Cátedras de Patología y Clínica de las Enfermedades Nerviosas y Mentales).

Servicio de Neurocirugía.

Junta de Gobierno del Hospital.

14. Bisbé (Dr. José Bisbé Alberni). Fue inaugurado el 24 de febrero de 1949.

Salas (2) de enfermedades tuberculosas (Cátedra de Patología Clínica e Higiene Terapéutica de las Enfermedades Tuberculosas).

15. Clínica del Estudiante (antiguo pabellón de penados). Fue inaugurado el 28 de enero de 1948.

Salas Rector Inclán (Dr. Clemente Inclán Costa) y Carlos J. Finlay: medicina general.

16. Borges

Destinado a la atención de médicos.

17. Margarita Núñez

Destinado a la atención de enfermeras y alumnas de enfermería.

Además de las salas referidas ocupaban otros pabellones los siguientes laboratorios y servicios centrales:

18. Laboratorios de las Cátedras de Física Biológica, Química Biológica y Fisiología Nos. 3 y 4.

19. Domingo Cubas.

Instituto de Medicina Tropical y Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales.

20. Instituto de Vías Respiratorias

Dispensario de la Cátedra de Patología, Clínica e Higiene Terapéutica de las Enfermedades Tuberculosas.

21. Plasencia (Dr. Leonel Plasencia Móntes). Unos años más tarde, hasta el presente, recibió el nombre de Alberto Recio Forns).

Laboratorio Central y Banco de Sangre (Cátedra de Trabajos de Análisis de Microscopia y Química Clínica).

22. Domínguez Roldán (Dr. Francisco Domínguez Roldán)

Cátedra de Radiología y Fisioterapia.

23. Gordon

Departamento de Anatomía Patológica del hospital

Cátedra de Patología Experimental.

24. Raimundo Menocal

Dos salones centrales de operaciones.

Departamento de Cardiología.

Departamento de Gastroenterología.

Departamento de Proctología.

Departamento de Metabolismo y Nutrición.

Departamento de Medicina Interna (Endocrinología).

25. Farmacia

26. Carlos M. Céspedes

Salón de Actos.

Cátedra de Medicina Legal y Toxicología.

Cátedra de Higiene y Legislación Sanitaria.

27. Pelegrina Sardá (Enfermera Pelegrina Sardá y Sardá)

Escuela de Enfermeras.

28. Administración del Hospital

Internado de médicos residentes e internos y alumnos internos.

Cuerpo de Guardia.


El resto de los edificios los ocupaban el almacén, los talleres, la lavandería y el comedor.

El hospital contaba con 1 200 camas, pero se iba acentuando su problema capital en esta época, el hacinamiento de los enfermos en las salas con la solución a medias de las camas en los pasillos centrales, las cuales no estaban presupuestadas, aunque llegaban al centenar en todo el hospital, con la consecuente falta de medicamentos para la atención de los enfermos y de higiene en la mayoría de las salas.

Por esos años, a impulso de la Asociación de Médicos y Alumnos Internos del Hospital Universitario "General Calixto García" (AMAI) y con la colaboración de todos los profesores y médicos de la institución, vio la luz en enero de 1949 el primer número de Archivos del Hospital Universitario, revista médica bimestral, que llegó a ser considerada una de las mejores de Cuba en su época, la cual completó su último volumen (13º) en diciembre de 1961.

En esta publicación está contenido lo mejor de la labor científica realizada en el hospital durante los años de la década de 1950 y si a ella unimos la recogida principalmente en publicaciones como: Revista de Medicina y Cirugía de la Habana, del profesor José A. Presno Bastiony; Archivos de Medicina Interna, de los profesores Pedro A. Castillo Martínez, Clemente Inclán Costa y Luis Ortega Bolaños; Archivos de Medicina Infantil, del profesor Clemente Inclán Costa, órgano oficial del servicio de pediatría del hospital y Revista Kuba, de los profesores Pedro Kourí Esmeja y José G. Basnuevo Artíles, órgano del Instituto de Medicina Tropical y la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales, se concluye que el aporte científico del Hospital "General Calixto García" durante los años de las décadas de 1920 a 1950 es el mayor realizado en un hospital cubano con anterioridad al período revolucionario y solo le es comparable el llevado a cabo por el otro hospital universitario, "Nuestra Señora de las Mercedes", heredero del Hospital de "San Felipe y Santiago" y actual Hospital "Cmdte. Manuel Fajardo", cuyos casi cuatro siglos de existencia resumen de manera gloriosa la historia de la atención médica hospitalaria en nuestro país.

Y toda esa labor del Hospital Universitario "General Calixto García" se realizó en medio del peor abandono de los gobiernos de la república burguesa que jamás cumplieron, entre otras leyes, lo estipulado en la Constitución de 1940, con respecto al presupuesto correspondiente a la Universidad de La Habana y sus instituciones, que como el Hospital "General Calixto García", sufrieron las consecuencias de asignaciones presupuestales incapaces de cubrir decorosamente sus necesidades más perentorias.

Desde el golpe de estado militar del 10 de marzo de 1952 que llevó nuevamente al poder al ya mayor general Fulgencio Batista Zaldívar, el Hospital Universitario "General Calixto García" sufrió como ningún otro las consecuencias de la nueva dictadura y fue el centro de las protestas estudiantiles y su refugio cuando más violenta se tornó la represión.

En la Clínica del Estudiante fueron atendidos no solamente los alumnos universitarios, sino también los demás participantes heridos en manifestaciones de protesta contra la dictadura. Ejemplo de los primeros fue el primer mártir de la lucha contra la dictadura, el estudiante de arquitectura Rubén Batista Rubio, que herido en una manifestación el 15 de enero de 1953 falleció el 13 de febrero siguiente, después de casi un mes de agonía. Poco más tarde, su nombre le fue dado a la Clínica, la que convertida en la actualidad en Servicio de Quemados, sigue ostentando el nombre del mártir. Como ejemplo de heridos no estudiantes atendidos en la Clínica se encuentra el, años más tarde, legendario héroe de la guerra revolucionaria, Comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán.

El hospital aportaría también su cuota de mártires en la lucha contra la dictadura, la que integran el estudiante de medicina, que laboraba en el Servicio de Neurocirugía con el profesor Carlos M. Ramírez Corría, Manuel Hernández León, asesinado a la salida del Hospital; los empleados del Servicio de Enfermedades Tuberculosas Rogelio Paredes Careaga y Raúl Plasencia Díaz, salvajemente torturados hasta dejarlos sin vida y el antiguo director del Hospital doctor Antonio Pulido Humarán, igualmente torturado y asesinado.



Con el desembarco de los expedicionarios del yate "Granma" comandados por el antiguo presidente de la Asociación de Alumnos de la Facultad de Ciencias Sociales, doctor Fidel Castro Ruz, y el inicio de la guerra de liberación en la Sierra Maestra, el Consejo Universitario, para evitar nuevas matanzas estudiantiles, suspendió las actividades docentes en la Universidad de La Habana, en diciembre de 1956, por tiempo indefinido, las que al igual que en el año 1930 no se reiniciarán hasta la caída de la dictadura, el 1 de enero de 1959.

No pocos médicos y estudiantes del hospital se unirán al Ejército Rebelde, entre ellos los doctores Julio Martínez Páez, Oscar Fernández Mell, Fabio Vázquez Rosales (años más tarde traidor a la Revolución) y José R. Balaguer Cabrera, de la sala "Gálvez"; Adolfo Rodríguez de la Vega, de la sala "Weiss"; José R. Machado Ventura, de las salas "Mestre" y "Enrique López" y Bernabé Ordaz Ducungé, de la Clínica del Estudiante y los alumnos Gilberto Cervantes Núñez, José M. Millar Barruecos y Omar Fernández Cañizares.

Con el triunfo revolucionario se reinician las actividades docentes, pero el Hospital "General Calixto García", como la Facultad de Medicina y el Colegio Médico Nacional fue convertido en centro de la intensa lucha ideológica que se llevara a cabo en el sector médico y que tiene su culminación en la borrascosa reunión del claustro de la Facultad de Medicina, de 29 de julio de 1960, en la que se declara en rebeldía contrarrevolucionaria una gran parte del profesorado de dicha Facultad al no aceptar la disolución del Consejo Universitario y su sustitución por la Junta Superior de Gobierno, ni la creación de la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina. Esta verdadera maniobra contrarrevolucionaria, unida a las jubilaciones y renuncias que se venían presentando y las jubilaciones forzosas decretadas a finales de ese año, dejará sin sus responsables a la casi totalidad de los servicios docentes del Hospital.

Reorganizadas las cátedras con nombramientos de jóvenes profesores revolucionarios que ya trabajaban en ellas como adscriptos, instructores, asociados o residentes, unidos a los viejos maestros que permanecieron fieles a la revolución, los servicios hospitalarios surgirán de la crisis universitaria con incontenibles bríos que servirán de base material a los cambios que conllevó la reforma universitaria puesta oficialmente en práctica el 10 de enero de 1962.

Ese mismo año se inaugura el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas "Victoria de Girón" y se trasladan a él las cátedras, denominadas ahora como departamentos, que radicaban en el edificio "Dr. Ángel A. Aballí", que deja de ser sede de la Facultad de Medicina. Se inaugura también, como nueva institución surgida en el seno de la unidad, el Instituto Nacional de Gastroenterología, dirigido por uno de los más sólidos valores del hospital, el profesor Raimundo Llanio Navarro.

Otros hospitales se agregan a la enseñanza, lo que lejos de restarle importancia como institución docente, le permite mejorar su calidad sin la plétora de estudiantes que en las últimas décadas había hecho casi imposible la enseñanza. A partir de entonces, se le llamará en los documentos oficiales Hospital Clínico Quirúrgico Docente "General Calixto García", aunque no existe ningún decreto ministerial o rectoral por el que oficialmente se le haya dado ese nombre.

En los años de la década de 1960 el hospital ocupaba, al igual que en la actualidad, un área de 130 000 m2, disponía de 1 328 camas y contaba con los siguientes servicios distribuidos en sus pabellones, en los que hacemos constar los departamentos docentes que albergaban.


Departamentos docentes del Hospital Universitario "General Calixto García" durante la década de 1960

1. Carlos M. Céspedes

Salón de Actos

Dirección del Hospital

Departamento de Salud Pública

2. Cuerpo de Guardia

Admisión

Información

3. Junta de Gobierno

Departamento de Psiquiatría

Servicio de Neurocirugía

4. Archivo General

Departamento de Medicina Legal

5. Gutiérrez

Departamento de Medicina Interna

6. Lebredo

Departamento de Medicina Interna

7. Félix Giralt

Departamento de Medicina Interna

8. Santos Fernández

Subdepartamento de Oftalmología

Departamento de Medicina Interna

9. González del Valle

Subdepartamento de Ortopedia

Servicio de Proctología

10. Casuso

Departamento de Cirugía

11. Bustamante

Departamento de Cirugía

12. 27 de Noviembre

Subdepartamento de Dermatología

Servicio de Angiología

13. Albarrán

Subdepartamento de Urología

14. Emilio Martínez

Subdepartamento de Otorrinolaringología

15. Margarita Núñez

Subdepartamento de Otorrinolaringología

16. Bisbé

Servicio Cirugía Reconstructiva

17. Rubén Batista

Servicio Quemados

18. Menocal

Salones Centrales de Cirugía

19. Enrique Núñez

Departamento de Obstetricia y Ginecología

Servicio de Prematuros

20. Cowley

Departamento de Pediatría

21. Domingo Cubas

Instituto de Medicina Tropical

Subdepartamento de Parasitología

22. Gordon

Subdepartamento de Microbiología

Departamento de Ciencias Patológicas

Servicio de Micología

23. Alberto Recio

Subdepartamento de Laboratorio Clínico

Servicio de Banco de Sangre

24. Domínguez Roldán

Subdepartamento de Radiología

25. Borges

Medicina General (Médicos)

26. Pelegrina Sardá

Escuela de Enfermeras

27. Farmacia

28. Consultas Externas (antiguo Vías Respiratorias)

29. Turnos Consulta Externa

30. Mantenimientos

31. Cocina-comedor

32. Lavandería

33. Antigua vivienda del Director


Hospital-Facultad "General Calixto García"

Al crearse, en 1976, el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, el hospital va a quedar como sede principal de la Facultad de Medicina "General Calixto García", heredera histórica de la antigua Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, fundada en 1728, y poco tiempo después adoptará el nombre de Hospital-Facultad "General Calixto García".

Muchos cambios se producirán en su estructura y organización. El pabellón "27 de Noviembre" dará paso a un hermoso edificio asiento del Decanato y de numerosas aulas de clases de la Facultad y a su lado se elevará el Departamento de Licenciatura en Enfermería. Los pabellones "Emilio Martínez" y "Margarita Núñez" se unirán para continuar como asiento del Departamento de Otorrinolaringología. El Cuerpo de Guardia se extenderá hasta el "Domingo Cubas" y el Instituto de Medicina Tropical al abandonar su último local en el hospital, los altos del pabellón "Pelegrina Sardá", dejará su lugar a una sala de cirugía a la que se le pondrá el nombre del malogrado profesor de cirugía, doctor Marino Rojas Hernández. La planta baja de este edificio será ocupada por los laboratorios de Microbiología, Parasitología y Gastroenterología.

Al dejar de existir en el hospital los Departamentos de Obstetricia y Ginecología y de Pediatría, el pabellón "Enrique Núñez", con grandes modificaciones será sede del Departamento de Ortopedia y Traumatología y el "Cowley", muy transformado, lo será del de Psiquiatría. El antiguo edificio del Instituto del Cáncer servirá de asiento a un grupo de servicios: Neurocirugía (salas y consultas externas), Nefrología, Cirugía Maxilofacial, Unidad de Cuidados Intensivos, Unidad de Terapia Intermedia, Departamento de Farmacología, que últimamente ha pasado a compartir el local de Medicina Legal y el de Biblioteca y Hemeroteca.

El Departamento de Dermatología ocupará el pabellón "Bisbé", la planta baja del pabellón "Santos Fernández", se destinará a un amplio y bien equipado Servicio de Fisioterapia. Se construirá un nuevo local para farmacia y todos los demás pabellones serán restaurados o modificados: "Albarrán", "Gutiérrez", "Lebredo", "Félix Giralt", "González del Valle", "Casuso", "Bustamante", "Gordon" y "Menocal".

Como una nueva unidad del Sistema Nacional de Salud surgida en su seno, en el año 1991, quedó inaugurado en el histórico pabellón "Borges", el Centro Iberolatinoamericano de Evaluación y Tratamiento de la Tercera Edad (CITED), institución modelo en su clase y ejemplo de los progresos que ha alcanzado la geriatría en nuestro período de Revolución Socialista.

Gran parte de la producción científica del Hospital-Facultad "General Calixto García" ha sido expuesta en cientos de ponencias presentadas en las 7 jornadas científicas llevadas a cabo en la institución y buen número de esos trabajos han visto la luz en diversas revistas médicas nacionales y en el Boletín Epidemiológico del Hospital Docente "General Calixto García", última publicación periódica científica editada en la institución. No menos trabajos han sido presentados en congresos médicos nacionales, extranjeros e internacionales y han servido de temas de tesis de terminación de residencias.


BREVES CONSIDERACIONES FINALES

A lo largo de casi cien años de existencia, el Hospital "General Calixto García" ha ocupado un lugar de extraordinaria importancia en la historia de nuestra medicina, pero muy en particular de la atención médica hospitalaria en Cuba.

Unido en sus orígenes a la sanidad militar española en la última de nuestras guerras independentistas en el siglo XIX, ninguna unidad de salud del país ha honrado y perpetuado la memoria de más personalidades científicas y patrióticas cubanas que nuestro hospital al poner sus nombres a pabellones, salas, salones de operaciones y laboratorios durante nueve décadas.

Sede principal de la enseñanza de la medicina en la única Facultad del país hasta 1962, en sus pabellones se han formado y se forman miles de médicos cubanos y extranjeros, que han ejercido a lo largo de toda la Isla y llevado su ciencia en misiones internacionalistas o como médicos residentes a decenas de naciones del tercer mundo.

Engendrador de instituciones, en sus terrenos se han creado importantes unidades asistenciales, investigativas y docentes en el pasado y en la actualidad, como el Asilo de Ancianos "Petronila Gómez", la Escuela de Enfermeras, la Escuela de Comadronas, el Hospital Materno Infantil "Enrique Núñez", la Clínica "Francisco María Fernández", el Instituto del Cáncer, la Escuela de Optometristas, la Clínica del Estudiante, el Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí", el Instituto Nacional de Gastroenterología, la Facultad de Medicina "General Calixto García" y el Centro Iberolatinoamericano de Evaluación y Tratamiento de la Tercera Edad.

La obra científica llevada a cabo en el hospital, que ha permitido la creación o consolidación durante casi su centenaria existencia de verdaderas escuelas médicas cubanas, le otorga un lugar único en nuestra historia científica y esto, unido al cariño, agradecimiento y respeto que siente por él nuestro pueblo, lo ha convertido desde hace muchos años en el símbolo indiscutido de la atención médica hospitalaria en Cuba.

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

1. Alfonso Seijas MP. La Beneficencia en Cuba. Bol. Ofic. Secret. San. Ben. La Habana. 1914;11:554-611.

2. Castillo Martínez PA. Hospital Nacional "General Calixto García". Rev Med Cir. La Habana. 1921;26(17):554-60.

3. Cuervo Serrano S. Consideraciones sobre el Hospital "Número Uno". La Habana, 18 de enero de 1910. 8 págs. Informe mecanografiado. Archivo Oficina del Historiador del MINSAP. Fondo Instituciones, G-1, File 2.

4. Delgado García G. Curso de Historia de la Administración de Salud Pública. Edición mimeografiada. La Habana. 1987. 120 págs.

5. _____. Desarrollo histórico de la salud pública en Cuba en su etapa colonial española. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 72. La Habana. 1987:7-22.

6. _____. Historia de la enseñanza superior de la medicina en Cuba. 1726-1900. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 75. La Habana. 1990. 320 págs.

7. _____. Historia de seis cátedras de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana. 1900-1962. Investigación presentada y aprobada como resultado principal del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana. La Habana. 1991. (Inédito.)

8. Diago Cárdenas E. Hospital "Número Uno". La Habana. 1902. Informe mecanografiado. En Archivo Oficina del Historiador del MINSAP. Fondo Instituciones, G-1, File 2.

9. Fernández Echazabal JL. Nuestro Hospital. Algunos datos sobre la organización del Hospital Universitario. En: Memorias de Graduados de la Facultad de Medicina. 1942-1949. Sin pie de imprenta. La Habana. 1949.

10. Hospital Docente "General Calixto García". La Habana. 1963. 36 págs. Folleto sin pie de imprenta, ni autor, ni paginación.

11. Martínez-Fortún Foyo JA. Historia de la Medicina en Cuba. Edición mimeografiada. La Habana. 1956-1957.

12. Pino y de la Vega M del. Apuntes para la historia de los hospitales de Cuba. (1523 a 1899). Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 24. La Habana. 1963. 68 págs.

13. Rodríguez Expósito C. Hospital "Calixto García". Sin fecha. 14 págs. Trabajo mecanografiado. En: Archivo Oficina del Historiador del MINSAP. Fondo Instituciones, G-1, File 2.

14. Sotolongo Guerra F, Torra Cabarrocas LA. Bosquejo histórico del Hospital "General Calixto García". Sin fecha. 194 págs. Trabajo mecanografiado incompleto. Fondo Dr. Federico Sotolongo Guerra. En: Archivo Oficina del Historiador del MINSAP.

15. Sotolongo Guerra F. Breve cronología del Hospital-Escuela "General Calixto García". Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 74. La Habana. 1989: 174-9.

 

 

____________________

* Escrito en 1992 en colaboración con el Profesor de Mérito Federico Sotolongo Guerra (1905-1997).