Medrano Herrera, Ambrosio (1674-1753)

 

Destacado médico y sacerdote cubano de finales del siglo XVII y primera mitad del XVIII. Nació en La Habana, el 7 de diciembre de 1674, hijo de Pedro Medrano y Tomasa Herrera. En México realizó todos sus estudios secundarios. En la Real y Pontificia Universidad de San Hipólito de México se graduó de Bachiller en Artes y en el Real Seminario Conciliar de la propia ciudad cursó Filosofía y Teología para obtener el título de Presbítero. Continuó los estudios en la citada Universidad y se graduó de Bachiller en Medicina (1698). Realizada su práctica reglamentaria se examinó ante el Real Tribunal del Protomedicato de México, el que le expidió el título de Médico (1700). De regreso a Cuba, presentó sus títulos ante el Cabildo habanero quien los aceptó, después del informe favorable emitido por dos médicos graduados, ya que todavía no había sido restituido el Real Tribunal del Protomedicato de La Habana (primera época, 1634-1637 y segunda, 1711-1833). Hasta la fundación de la Real y Pontificia Universidad del Máximo Doctor San Gerónimo de La Habana solamente ejerció como clérigo, pero una vez inaugurada ésta, incorpora su título de Bachiller en Medicina (1728) y logra los de Licenciado (1730) y Doctor en Medicina (1731), el último con la presentación de la tesis "Convultiones in febris", único trabajo que se le conoce. Por fallecimiento del doctor Francisco González del Álamo y Martínez de Figueroa, primer profesor de Prima de Medicina o Fisiología, a pocos meses de fundada la Universidad habanera, fue nombrado profesor en propiedad de la citada cátedra (1728), la que desempeñó hasta su fallecimiento, sin haber realizado nunca los ejercicios de oposición, cada sexenio, como era reglamentario. Su labor docente se vio limitada por su dedicación paralela a actividades eclesiásticas, no obstante existen testimonios de su competencia. Por Real Decreto se le nombró Protomédico Segundo (1737). Por enfermedad del doctor Francisco de Teneza y García de Cáceres, ocupó interinamente el cargo de Protomédico Regente (1741) y a la muerte de éste ascendió al puesto en propiedad (1742), en el cual se mantuvo hasta su fallecimiento. Su actuación al frente del Real Tribunal del Protomedicato de La Habana fue muy discutida, como la de sus antecesores, pero no deja de ser por ello uno de los más importantes médicos cubanos en los inicios de la enseñanza médica superior y de la organización de la salud pública en el país. Falleció en La Habana en fecha no precisada, por el deterioro del Libro de Defunciones de la Parroquia del Espíritu Santo donde está asentado su fallecimiento, pero fue muy cercana al 18 de mayo de 1753, en que fue notificada ante el Protomedicato.

 

REFERENCIAS

. Cowley Valdés-Machado RA. Breves noticias sobre la enseñanza de la medicina en la Real y Pontificia Universidad del Máximo Doctor S. Jerónimo. Imp. A. Pego. La Habana. 1876.

. Delgado García G. Historia de la enseñanza superior de la medicina en Cuba. 1726-1900. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 1990.

. López Sánchez J. Cuba. Medicina y Civilización. Siglos XVII y XVIII. Ed. Científico-Técnica. La Habana. 1997.