Cátedra de Obstetricia con su Clínica

 

 

1. Las asignaturas de Obstetricia y Ginecología, 1 curso y Clínica de Obstetricia y Ginecología, 1 curso en los planes de estudio de 1887 y 1899. La asignatura de Embriología, Obstetricia con su Clínica y Operaciones Obstétricas, 1 curso en el plan de estudios de 1900. La asignatura con el nombre de Obstetricia con su Clínica, 1 curso desde 1902, en el plan de estudios vigente (1900) y en el de 1919. La asignatura como 2 cátedras desde 1923, impartida en los planes de estudios de 1924, 1928, 1934, 1937 y 1941. La asignatura de Obstetricia con su Clínica, 1 curso en el plan de 1959. La asignatura de Obstetricia 1 curso en el plan de la reforma de estudios de 1962. 2. Cátedras y Departamentos de que formó parte, locales en que se impartió y frecuencia y horarios de clases. 3. Profesores titulares. 4. Profesores auxiliares. 5. Ayudantes graduados y profesores agregados. 6. Alumnos ayudantes. 7. Adscriptos, instructores y asociados. 8. Cambios de profesores de 1959 a 1962. 9. Escuela Anexa de Comadronas. 10. Servicios de la cátedra. 11. Programas de la asignatura. 12. Libros de consulta extranjeros recomendados en la cátedra. 13. Bibliografía docente producida por los profesores de la cátedra. 14. Consideraciones finales y testimonios. Referencias bibliográficas y documentales.


1. Por Reales Decretos de 28 de julio de 1887, comunicados por Reales Órdenes del Ministerio de Ultramar de igual fecha, quedó reformado el plan de estudios de la Facultad de Medicina y Cirugía y Farmacia, en el que la materia de obstetricia se explicaba en 2 cátedras nombradas Obstetricia y Ginecología, 1 curso, impartida en el cuarto año y Clínica de Obstetricia y Ginecología, 1 curso, en el quinto del período de la Licenciatura. Este será el último plan de estudios del período colonial.1


Al ponerse en vigor, por Orden Militar No. 212 de 4 de noviembre de 1899, el primer plan de estudios de la etapa de la primera intervención norteamericana, conocido como Plan Lanuza, las 2 cátedras se mantuvieron en el cuarto y quinto años del período de la Licenciatura.

Un año más tarde se establece la reforma de estudios orientada por el ilustre filósofo y pedagogo Dr. Enrique J. Varona Pera, en la que el plan de estudios de medicina quedó reducido a 5 años de duración y la materia de obstetricia se separó de la de ginecología y se impartió en el cuarto año con el largo nombre de Embriología, Obstetricia con su Clínica y Operaciones Obstétricas, 1 curso.

Por Ley del Congreso de la República, de 12 de julio de 1906, se agregaron 4 nuevas cátedras en la Escuela de Medicina, el plan de estudios sufrió algunas modificaciones y la cátedra quedó como Obstetricia con su Clínica, 1 curso, impartida en cuarto año, como ya venía desde mediado de 1901.

Con este nombre e igual duración se mantendrá en cuarto año en el plan de estudios de 1919 y pasará al quinto en el de 1924. Por Ley de 15 de octubre de 1923 se crearon 2 cátedras de Obstetricia con su Clínica, a pesar de que ambas tendrán a su cargo la explicación de una sola asignatura, caso que se daba por primera vez en la Escuela de Medicina.

Las 2 cátedras de Obstetricia con su Clínica, 1 curso, en el plan de estudios de 1928 pasarán, impartidas como una asignatura, al cuarto año de la carrera y se mantendrán en los planes de estudios de 1934, 1937 y 1941.

Al modificarse, el 25 de mayo de 1959, el plan de estudios de 1941, la cátedra, con su mismo nombre, se mantiene en el cuarto año. Nuevos cambios de nombres y uniones de cátedras dejan a la de Obstetricia con su Clínica, en enero de 1960, en cuarto año, pero ahora como Obstetricia, 1 curso.

Por el plan de la Reforma de Estudios de 1962, último del período estudiado, la cátedra quedará unida nuevamente a Ginecología, como Subdepartamento de Obstetricia del Departamento de Obstetricia y Ginecología, impartidas en el segundo semestre del cuarto año, con 10 horas semanales y en el sexto año, Internado, en sus 2 modalidades, Rotatorio y Especializado o Vertical, estará presente, en la primera, en 3 meses de rotación y en la segunda, durante todo el año, en un hospital o servicio de la especialidad.2


2. Desde la Reforma de Estudios de 1900, la cátedra tendrá el número 9, el que mantuvo cuando en 1906 adoptó el nombre de Obstetricia con su Clínica3 y ya a finales de la década de 1910 aparece con el número 10.4


En 1923, al crearse 2 cátedras de Obstetricia con su Clínica, estas ostentaran los números 14 y 15,5 que mantendrán hasta la Reforma de 1962 en que entran a formar parte del Departamento de Obstetricia y Ginecología.

El local en que se impartía la docencia desde 1900, era una sala del Hospital "Nuestra Señora de las Mercedes" que solo admitía 20 camas, colocadas a distancias muy cortas, a la que se nombraba "Clínica Pinard"6 en homenaje al Maestro en París del Profesor Titular Dr. Eusebio Hernández Pérez, Adolphe Pinard, la que pudo ser mejorada gracias a los recursos aportados por una cubana de gran valor, la señora Rosalía Abreu Arencibia, hermana de la también gran benefactora Martha Abreu Arencibia, para ser este servicio, según el Dr. Julio Ortiz Pérez, la primera clínica obstétrica que tuvo la Facultad de Medicina.

Esta situación se mantuvo hasta que el Dr. Eusebio Hernández tomó una decisión que hizo época en la historia de la docencia de Obstetricia en Cuba. El doctor Ortiz Pérez nos dejó un valioso relato testimonial de aquel hecho, en su conferencia "Oración Anual. Dr. Eusebio Hernández" (1950), en ella dice:

En 1923 y en los días de la revolución universitaria el doctor Eusebio Hernández logra para la enseñanza de la obstetricia, el entonces llamado Hospital de Maternidad. Este hospital, con amplios servicios, situados en terrenos del Hospital Calixto García, se perdía para la enseñanza mientras ésta no disponía más que de dos salas, una en el Mercedes para los alumnos de medicina atendida por el doctor Eusebio Hernández y otra en el propio Calixto García para las comadronas, atendida por el doctor Sánchez de Bustamante.

Se celebraron varias entrevistas, se hizo una asamblea a la que concurrieron los alumnos, el Secretario de Sanidad hizo promesas, pero el momento de comenzar a trabajar en el hospital no llegaba. Hernández esperó lo prudencial y una mañana cuando terminó su clase me dijo: `Ortiz, vaya con los alumnos al Hospital de Maternidad, reparta entre ellos las camas, establezca las guardias y dígale al director que desde ahora me hago cargo de la atención de los ingresados en la planta baja, que el doctor Bustamante se hará cargo de la planta alta'.

Serían las doce del día cuando atravesé con los alumnos los matorrales que entonces había entre el Hospital Mercedes y el Hospital Calixto García. Confieso que yo no estoy muy hecho a esas decisiones y que hubiera preferido una entrega del hospital según las reglas habituales. Pero el doctor Eusebio Hernández que era un verdadero revolucionario, que cuando sabía que tenía razón no había quien pudiera detenerlo, nos estaba enseñando la forma en que es preciso actuar y como muchas veces al querer llevar las cosas demasiado legalmente, solo significa como el decía, una rémora al progreso y una pérdida considerable de tiempo.

No olvidaré jamás mi entrada aquel día, al frente de los alumnos, en el Hospital de Maternidad. Le dije al director que iba allí enviado por el doctor Hernández y que desde aquel momento la atención de las parturientas corría por cuenta del personal de la Facultad de Medicina. El señor director, que preciso es decirlo, nos recibió muy gentilmente, me dijo que daría cuenta de ello al Secretario de Sanidad. Desde aquel día, la Facultad de Medicina dispuso de un material de enseñanza que duplicaba por lo menos, al que hasta entonces se disponía. El doctor Hernández utilizando en provecho de la enseñanza sus enormes influencias, dotó aquel hospital de todos los adelantos necesarios. Fabricó el anfiteatro en que hoy día se continúan dando las clases de Obstetricia, las esterilizadoras que actualmente se utilizan en el salón de operaciones, fueron las que el aportó; fundó un laboratorio, dotó a la Maternidad de un Departamento de Rayos X […]. Nunca se le agradecerá bastante al doctor Eusebio Hernández aquel gesto magnífico en que asombrando a los propios alumnos, que no se atrevían a tanto, tomó como él decía, al Hospital de Maternidad.7


Por los años de las décadas de 1940 y 1950 este hospital, convertido en Pabellón "Dr. Enrique Núñez" en el Hospital Universitario "General Calixto García", disponía en la planta baja, a la entrada, de las salas 1 y 2 de la Cátedra de Ginecología con su Clínica, al fondo las salas 3 y 4 de gestantes y el salón de partos; a la izquierda, en el pasillo central, la Unidad Quirúrgica; en la planta alta las salas 5, 6, 7 y 8 de puérperas y el Servicio de Recién Nacidos y en el sótano el Salón de Clases, el Departamento de Rayos X, la Oficina de los Profesores y la Escuela de Comadronas.8 Así se mantuvo hasta el final del período estudiado.

La Junta Superior de Gobierno de la Universidad, en sesión de 15 de diciembre de 1959, agradeció al Sr. Comisionado Municipal de La Habana, señor José Llanusa Gobel, la resolución por él declarada con fecha 2 de los corrientes, por la cual se autorizaba el uso por la Cátedra de Obstetricia, un curso, del Hospital de Maternidad "América Arias" de La Habana. Esta importante unidad asistencial le dará a partir de entonces posibilidades insospechadas de calidad a la docencia de la cátedra.9

Las clases de Obstetricia con su Clínica eran diarias, con horario de 8:30 a 9:30 a.m. en los primeros años3 y después, de 10 a 11 a.m.4


3. Por Orden Militar No. 250 de 30 de noviembre de 1899 se nombró al Dr. Eusebio Hernández Pérez, Profesor Titular de la Cátedra No. 7 Ginecología con su Clínica, un curso y Patología Quirúrgica, un curso, cargo en que se le confirmó por Orden Militar No. 280 de 12 de julio de 1900.


Con fecha 1 de diciembre de 1901 permutó su cátedra por la No. 9 Obstetricia con su Clínica, con el Dr. Gabriel Casuso Roque, por el curso de 1901-1902. El 11 de octubre de 1902 se le autorizó la permuta de forma definitiva y años después continuó en ella con el No. 10.

Cuando en 1923 se crearon 2 cátedras de Obstetricia con su Clínica con los números 14 y 15, el quedó al frente de la No. 14, en la que se mantuvo hasta su fallecimiento.10

El Dr. Eusebio Hernández Pérez es la más importante figura de la historia de la obstetricia en Cuba y creador de la Escuela Cubana de esa especialidad. Nació en el poblado de Colón, provincia Matanzas, el 18 de enero de 1853. Sus estudios de Bachillerato en Artes, muy interrumpidos por su participación en la Guerra Independentista (1868-1878), los terminó en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana (1873). En 1874 inició los estudios de medicina en la Universidad Central de Madrid, muy interrumpidos también por sus actividades en pro de la independencia de Cuba, que lo llevaron a ser colaborador de los libertadores Generalísimo, Máximo Gómez Báez y Lugartenientes Generales Antonio Maceo Grajales y Calixto García Íñiguez.

Se graduó de Licenciado en Medicina (1888) en la Universidad madrileña. De 1888 a 1892 realizó estudios de especialización en obstetricia y ginecología en París con el profesor Adolphe Pinard, quien fue su entrañable amigo y Maestro. En 1891 llevó a cabo estudios en Berlín. Fue profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad de Tegucigalpa, Honduras. De regreso a Cuba, en 1893, cursó en la Real y Literaria Universidad de la Habana el año de doctorado (1893-1894) con notas de sobresaliente, pero no presentó su tesis "Nueva causa de rigidez anatómica del cuello uterino durante el parto", para graduarse de Doctor en Medicina, hasta 1899.

En la Escuela Práctica de Medicina de La Habana ocupó la Cátedra de Ginecología y Obstetricia con su Clínica (1893-1895). En la Guerra Independentista (1895-1898) su destacada actuación le ganó el grado de General de Brigada del Ejército Libertador y los cargos de Subsecretario y Secretario de Relaciones Exteriores de la República en Armas, Delegado a la Asamblea Constituyente (1897) y a la Asamblea de Representantes del Ejército Libertador (1898-1899). En la paz fue candidato a Vicepresidente de la República (1902 y 1912). Su gran aporte a la historiografía cubana lo constituye su libro póstumo "Dos conferencias históricas" (1935) en el que se incluyen: "La personalidad de Antonio Maceo en la invasión" y "El período revolucionario de 1879 a 1895".

El doctor Hernández Pérez fue el iniciador en la Isla de la puericultura, a la que llamó homicultura y sobre la que publicó un magnífico libro "Homicultura" (1911), con su discípulo Dr. Domingo F. Ramos Delgado. Hizo modificaciones al fórceps y al baciotribo de Tarnier y al pelvímetro de Farabauf. Aportó un nuevo pelvímetro y un método para la sinfisiotomía a cielo abierto. Perteneció a la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, miembro de número fundador de la Historia de Cuba y a numerosas instituciones científicas de Europa y América.11-13

Por Decreto Presidencial No. 1749 de 27 de octubre de 1923 fue nombrado Profesor Titular por ascenso de la Cátedra No. 15 el Dr. Alberto Sánchez de Bustamante Sirvén, que era en esos momentos Profesor Auxiliar en propiedad de la Cátedra No. 10, manteniéndose en el cargo hasta su fallecimiento.10

El doctor Sánchez de Bustamante Sirvén fue un eminente médico obstetra que nació en la ciudad de Marianao, provincia La Habana, el 15 de agosto de 1868, miembro de una familia de grandes médicos y juristas, su padre, el Dr. Juan M. Sánchez de Bustamante y García del Barrio fue un notable cirujano y Profesor de Anatomía Descriptiva y su hermano, el Dr. Antonio Sánchez de Bustamante Sirvén, una de las más eminentes figuras del derecho internacional a escala mundial y presidente del Tribunal de Justicia Internacional de La Haya.

El Dr. Alberto Sánchez de Bustamante recibió la enseñanza primaria y parte de la secundaria en el Colegio "Belén" de su ciudad natal. Se graduó de Bachiller en Artes (1884) en el Instituto de Segunda Enseñanza de la Habana. En la Real y Literaria Universidad de la propia ciudad obtuvo los títulos de Licenciado (1890) y Doctor en Medicina y Cirugía (1891), este último con la tesis "Breves consideraciones sobre distocia por enfermedades fetales".

Desde sus días de estudiante comenzó su vocación por la obstetricia y desempeñó el cargo de practicante en la Clínica de Partos del Hospital de Mujeres "San Francisco de Paula" de La Habana. Ya graduado fue nombrado Jefe de Clínica del referido hospital. Fue Profesor y Director de la Escuela de Comadronas del Hospital "General Calixto García".

En su importante bibliografía científica, que pasa del centenar de monografías y artículos, son de destacar: "Dos histerectomías vaginales por fibroma uterino" (1894); "Pubiotomía lateral: operación de Gigli" (1906), primera realizada en Cuba; "Palpación del surco fetal al final del embarazo. Valor de la altura de éste con relación a la sínfisis del pubis para conocer el encaje de la cabeza fetal" (1915), describió un nuevo signo obstétrico; "El problema de la cesárea tardía y la exteriorización temprana del útero" (1925), primera operación de Portes realizada en América y "Primer caso de cesárea baja iterativa practicada en Cuba" (1931), la realizó en 1917.

Académico de número (1917) y de Honor (1946) de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, en la que ingresó con su trabajo "Contribución al estudio de la distocia cervical. Tabicamiento transversal del cuello" (1904), décimo caso reportado en el mundo. Miembro de la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana, la Sociedad Nacional de Obstetricia y Ginecología, la Sociedad Nacional de Cirugía y de gran número de corporaciones científicas del extranjero. Fue ponente en Congresos médicos Nacionales (1905, 1911, 1917, 1924 y 1927) y en numerosos nacionales, extranjeros e internacionales de su especialidad.

Director de la Revista Médica Cubana y redactor desde su primer número de la Revista de Medicina y Cirugía de La Habana (1896-1950). Fundó con el Dr. Enrique Núñez de Villavicencio Palomino y dirigió la Clínica "Núñez Bustamante", una de las mejores instituciones privadas de salud en Cuba.10,14,15

Por fallecimiento del Dr. Eusebio Hernández Pérez, en La Habana, el 23 de noviembre de 1933, fue nombrado por Decreto Rectoral de igual fecha, Profesor Titular por ascenso de la Cátedra No. 14, el Dr. Sergio García Marruz, al que por Decreto Rectoral de 4 de octubre de 1938 se le ratificó en propiedad y se mantuvo en el cargo hasta su fallecimiento.16

El doctor García Marruz fue un eminente médico obstetra, que nació en la villa de Regla, provincia La Habana, el 1 de enero de 1886. Fundó una familia que ha dado a Cuba grandes figuras de la cultura, sus hijos Sergio y Fina García-Marruz Badía, el primero notable obstetra y profesor universitario y la segunda inspirada poetisa, Premio Nacional de Literatura y sus nietos Sergio y José María Vitier García-Marruz, músicos de prestigio internacional.

El doctor García Marruz se graduó de Bachiller en Artes (1900) en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. Realizó los estudios superiores en la universidad habanera donde obtuvo el título de Doctor en Medicina (1905). Su labor docente la comenzó como Profesor de Obstetricia de la Escuela de Enfermeras del Hospital "General Calixto García" (1917) y la continuó como Profesor de la Escuela de Comadronas (1921) del propio hospital y años más tarde Profesor y Director de la Escuela Anexa de Comadronas (1937), funciones estas últimas que desempeñó hasta su fallecimiento.

Comenzó su ejercicio profesional en su villa natal y llegó a ocupar importantes cargos como: Jefe de Cuidados Postnatales del Servicio de Higiene Infantil de La Habana (1922), cirujano partero de los hospitales "General Freyre de Andrade" (1931) y de Maternidad "Elvira Machado" (1932) y Jefe de Clínica del Hospital de Maternidad Obrera "Dr. Eusebio Hernández", todas de La Habana, también fue Ministro de Salubridad y Asistencia Social (1941-1942) y Presidente de la Cruz Roja Nacional, así como de su Asamblea Suprema.

En su numerosa bibliografía científica están recogidas sus prioridades obstétricas en Cuba, como lo son las monografías: "La operación cesárea por el método del Dr. Asa B. Davis. Pequeña incisión mediana supra-umbilical" (1913), "Placenta previa. Operación cesárea conservadora y transfusión sanguínea" (1925) y "Sinfisiotomía subcutánea en un parto invertido y desproporcionado" (1926), entre otras. Fue redactor jefe de la Revista Médica Cubana.

Perteneció a la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, a la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana, a la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología y a numerosas extranjeras como: la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de París, Colegio Americano de Cirujanos, Academia de Medicina de Buenos Aires, Sociedad Gineco-topológica de Uruguay, Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Caracas y Miembro de Honor del Colegio de Doctores de Madrid.

Mereció las más altas condecoraciones cubanas como son: Gran Cruz de la Orden "Carlos M. de Céspedes" y Comendador de la Orden de Mérito Nacional "Carlos J. Finlay" y no pocas extranjeras como: Gran Cruz de la Orden de Mérito de la Cruz Roja de España y Gran Oficial de la Orden "Cristóbal Colón" de la República Dominicana.17-19

Al fallecer el doctor García Marruz, en La Habana, el 3 de octubre de 1947, por Resolución del Decano de la Facultad de Medicina, con fecha 7 de octubre siguiente, fue nombrado Profesor Titular interino el Dr. José M. Ramírez Olivella. Por Resolución Rectoral de 1 de noviembre de igual año se le ratificó en propiedad por ser el único Profesor Auxiliar con derecho de ascenso. Permaneció en el cargo hasta 1960.20

El doctor Ramírez Olivella fue un eminente médico obstetra que nació en La Habana, el 2 de marzo de 1891. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias (1909) en el Instituto de Segunda Enseñanza de su ciudad natal. Los estudios superiores los realizó en la universidad habanera, donde alcanzó el título de Doctor en Medicina (1914).

Ejerció por poco tiempo en el poblado Martí, provincia Matanzas y de regreso a La Habana fue nombrado Médico Interno del Hospital "General Calixto García" donde va a recibir su formación como obstetra junto al profesor Eusebio Hernández. Con posterioridad ocupará numerosos e importantes cargos como: cirujano partero del Hospital de Emergencias (1920-1930), Director fundador del Hospital de Maternidad "América Arias" (1930-1944), en el que creó el primer Servicio de Esterilidad, el primero para Enfermedades Hereditarias y el primer Servicio Social en un hospital de Cuba y Director fundador de la Clínica Miramar S.A. (1948), la mejor de su clase en el país.

Dictó cursos de Obstetricia en la Universidad de Tulane, Estados Unidos (1948) y de Santo Domingo, República Dominicana (1952), de esta última fue Profesor Honorario. Su importante bibliografía científica comprende más de 100 títulos, entre ellos son de destacar su libro "Obstetricia" (1943), 2 tomos, que es uno de los mejores textos médicos escritos por un cubano y sus monografías: "Nuevo método de aislamiento de la cavidad peritoneal en la cesárea abdominal" (1921), "Embarazo extrauterino abdominal a término" (1927), "Ampliación pelviana, su evolución en Cuba" (1928), "Doce años de sinfisiotomía subcutánea" (1935), "Una nueva prueba biológica para el diagnóstico de la gestación comenzante" (1948) y otras. Son de gran valor historiográficos sus estudios sobre la vida y obra de su Maestro el Profesor Eusebio Hernández.

Fundador y Director de la Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología; fundador y Presidente de Honor Vitalicio de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología (1939), la que celebró congresos bianuales de las especialidades (1947-1957); académico de número de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, miembro de la Sociedad de Estudios Clínicos de la Habana, la Sociedad Nacional de Cirugía y del Colegio Pan-Americano de Cirujanos; Miembro de Honor de las Sociedades de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires, México, Panamá, Santo Domingo, Venezuela, Brasil, Yucatán y otras. Mereció condecoraciones nacionales como la Orden "Carlos J. Finlay" y extranjeras como la Orden "Juan Pablo Duarte" de República Dominicana. Murió en la ciudad de Elkhard, Indiana, Estados Unidos, el 13 de enero de 1971.21-23

Por fallecimiento del Dr. Alberto Sánchez de Bustamante Sirvén, en La Habana, el 7 de abril de 1950, por Decreto Rectoral de 17 de abril siguiente fue nombrado Profesor Titular, por derecho de ascenso, de la Cátedra No. 15 el Dr. Julio Ortiz Pérez, quien tomó posesión ese día y se mantuvo en el cargo hasta 1960.24

El doctor Ortiz Pérez fue un destacado médico obstetra nacido en la ciudad de Matanzas, provincia de igual nombre, el 27 de mayo de 1898, miembro de una familia de médicos notables, su padre, el Dr. Julio Ortiz Coffigny, fue un competente médico en Matanzas y su tío, el Dr. Julio Ortiz Cano, un eminente cirujano.

Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas (1915) y en la Universidad de la Habana alcanzó el título de Doctor en Medicina (1921). Hizo estudios de especialización en París, Francia, donde publicó su monografía "La Symphicestomie sous- cutanée á Cuba", París, 1925, 17 págs. Perteneció a la Sociedad de Obstetricia de Paris, donde leyó su trabajo "Sobre la sinfisiotomía" (1928) y a no pocas de América Latina y Estados Unidos. En su numerosa bibliografía científica son de destacar: "Síndrome de insuficiencias cefalopelviana, por procidencia irreductible de un brazo" (1924), "La sinfisiotomía subcutánea en Cuba" (1925) y "Embrioma previo del ovario complicando la gestación de un feto anencéfalo" (1935).25,26


4. El Dr. Alberto Sánchez de Bustamante Sirvén, por Orden No. 393 del Gobierno Provisional, de 27 de septiembre de 1900, fue nombrado Profesor Auxiliar Jefe de Clínica de la cátedra, en la que se mantuvo como tal con sus diferentes nombres y números 9 y 10 hasta 1923 en que ascendió a Titular.10


Por Decreto Presidencial de 30 de marzo de 1922 fue nombrado, en comisión, el Dr. Sergio García-Marruz, Profesor Auxiliar de la Cátedra No. 10 y tomó posesión el 7 de abril siguiente.16

Al ser creadas, en 1923, las 2 cátedras con los números 14 y 15, por Decreto Presidencial de 1 de diciembre siguiente fue nombrado el Dr. García Marruz Profesor Auxiliar de las 2 cátedras, con carácter interino y tomó posesión el día 8 del propio mes. Por Decreto Presidencial de 4 de julio de 1924, en virtud de ejercicios de concurso-oposición, se le nombró Profesor Auxiliar en propiedad de la Cátedra No. 15.16

Por Resolución del Consejo Universitario, de 21 de febrero de 1924, se nombró al Dr. José M. Ramírez Olivella, Profesor Auxiliar Honorario de la Cátedra No. 14 y tomó posesión 5 días después. Por acuerdo del Consejo Universitario, de 21 de septiembre de 1927, se le nombró Profesor Auxiliar interino de la Escuela de Medicina para que se adscribiera a la Cátedra No. 14.20

Nunca cobró sus haberes en este cargo porque percibía el sueldo de cirujano partero del Hospital Municipal de La Habana, funciones estas últimas que desempeñó hasta el 6 de marzo de 1931. Por Resolución Rectoral de 27 de abril de 1939 se le ratificó en propiedad en su cargo docente y tomó posesión el 26 de mayo siguiente.20

Por Decreto del Decano de la Facultad de Medicina, de 18 de agosto de 1947, se nombró al Dr. Julio Ortiz Pérez, Profesor Auxiliar de la Cátedra No. 15, por ocupar el doctor García Marruz la plaza de Titular interino por fallecimiento del Dr. Eusebio Hernández. Por Decreto de 10 de febrero de 1948 se le nombró en propiedad y tomó posesión el 23 de febrero próximo.24

Por fallecimiento del doctor García Marruz y ascenso a Profesor Titular del doctor Ramírez Olivella, por Resolución del Decano de la Facultad de Medicina, de 7 de octubre de 1947, se nombró al Dr. Francisco S. Vilalta Gandarilla, Profesor Auxiliar interino de la No. 14. Por Decreto Rectoral, de 10 de febrero de 1948, se le nombró en propiedad y tomó posesión el 23 de febrero siguiente.27

Por fallecimiento del doctor Sánchez de Bustamante Sirvén y ascenso del doctor Ortiz Pérez a Profesor Titular, por Decreto Rectoral de 9 de junio de 1950, por derecho de ascenso, pues era Profesor Agregado por ejercicios de concurso-oposición, fue nombrado Profesor Auxiliar en propiedad de la No. 15, el Dr. Héctor Rocamora Coopinger.28

5. Por la Reforma Universitaria de 1923 se crearon los cargos de ayudantes graduados en las cátedras de Obstetricia con su Clínica. El Dr. Julio Ortiz Pérez realizó las primeras oposiciones el 10 de enero de 1924 y fue nombrado, por Decreto Rectoral de 31 de enero siguiente, en la cátedra No. 14 y tomó posesión el 1 de febrero de ese año. Estos cargos eran por 2 cursos, por lo que repitió las oposiciones y fue nombrado por Decretos Rectorales de 30 de septiembre de 1925, 1 de octubre de 1927 y 1 de octubre de 1929.24


En la Cátedra No. 15, por Decreto Rectoral de 31 de enero de 1924, fue designado Ayudante Graduado el Dr. Juan Blanco Herrera, cargo en el que cesó al ser nombrado por Decreto Presidencial de 17 de junio de 1924, en virtud de ejercicios de concurso-oposición, Profesor Auxiliar de la Cátedra de Medicina Legal y Toxicología.29

Por Decretos Rectorales de 30 de septiembre de 1925, de 1 de octubre de 1927 y de 1 de octubre de 1929 fue nombrado, por oposición, Ayudante Graduado de la propia Cátedra No. 15 el Dr. Francisco Vilalta Gandarilla.27

Los doctores Ortiz Pérez y Vilalta Gandarilla, por la Ley Docente de 8 de enero de 1937, pasaron a la denominación de profesores agregados interinos de sus respectivas cátedras de Obstetricia con su Clínica. Por Decreto Rectoral de 3 de noviembre de 1944 se les ratificó en propiedad y el Consejo Universitario en sesión de 26 de enero de 1948 les reconoció el derecho de ascenso en la carrera docente.

Al ser ascendidos a profesores auxiliares en propiedad, por Decreto Rectoral de 10 de febrero de 1948 y tomar posesión 13 días después, quedaron vacantes las 2 plazas.

Sacadas a ejercicios de concurso-oposición concurrieron a ellos y fueron nombrados, por Decretos Rectorales de 2 de octubre de 1948, para la No. 14 el Dr. Carlos M. Tabares Boyés y para la No. 15, el Dr. Héctor Rocamora Coopinger.28

Al ascender a Profesor Auxiliar el doctor Rocamora Coopinger, fue designado Profesor Agregado interino, por Decreto Rectoral de 15 de junio de 1950, el Dr. Francisco Martell Valdés, que comenzó a prestar servicios ese día. El doctor Martell Valdés por Decreto Rectoral de 27 de mayo de 1954 fue nombrado, por ejercicios de concurso-oposición, Profesor Agregado en propiedad en la Cátedra Ginecología con su Clínica y presentó la renuncia a la No. 15 con fecha de ese día.30

Sacada a concurso-oposición, la obtuvo el Dr. Mariano Díaz Díaz, quien fue nominado por Decreto Rectoral de 5 de agosto de 1954.31 Aspiró también al cargo el Dr. Bienvenido Benach Carreras, antiguo Adscripto e Instructor de las cátedras.

Un caso verdaderamente atípico en ellas fue el Dr. Guillermo Vautrín Escobio,32 el cual designado Instructor de la No. 15 en 1935, por Decreto Rectoral de 1 de septiembre de 1937, fue nombrado Profesor Agregado con carácter interino, al parecer por la presión docente en los años posteriores a la caída de la dictadura del General Gerardo Machado Morales (1933) e inicio de la primera dictadura del entonces Coronel Fulgencio Batista y Zaldivar (1933-1945).

Por Resolución Rectoral de 17 de julio de 1941 se le concedió un año de licencia a contar del 1 de julio, por haber sido nombrado cirujano partero del Hospital de Maternidad Obrera de La Habana. El 15 de enero de 1943 comenzó de nuevo en su cátedra al amparo del Decreto Presidencial que declaraba que no eran incompatibles estos cargos.

Con fecha de 29 de noviembre de 1947 presentó su renuncia, por serle imposible desempeñar la cátedra ante la Orden del Colegio Médico Nacional que declaraba la imposibilidad, para sus miembros de desempeñar 2 cargos retribuidos. Por Resolución Rectoral de 15 de diciembre de 1947 se le aceptó la renuncia. Esta plaza no la ocupó ningún otro profesor y dejó de existir.

6. Uno de los resultados positivos de la Reforma Universitaria de 1923 lo fue la creación de los cargos de alumnos ayudantes en algunas Facultades.

En las cátedras de Obstetricia con su Clínica de la Facultad de Medicina y Farmacia en 1925 lo eran los señores Carlos Gavica González, en la No. 14 y Joaquín García-Lebredo Sánchez, en la No. 15,33 este último, miembro de una familia de médicos notables y él llegaría a ser médico obstetra destacado, profesor por muchos años del Instituto de Segunda Enseñanza No. 1 de La Habana y Profesor fundador de la Universidad Católica de Santo Tomás de Villanueva de La Habana.

En 1927, lo era en la No. 15, el señor Alejandro Casuso Hernández,34 también miembro de una familia de médicos notables y él graduado como Alumno Eminente con el Premio Beca de Viaje (1928) y más tarde Profesor Titular de la Cátedra de Higiene y Legislación Sanitaria.

Estos cargos parece desaparecieron con la clausura de la Universidad en 1930, por la dictadura del General Gerardo Machado Morales (1925-1933), pues no se consignan en publicaciones universitarias posteriores.


7. Al establecerse la carrera profesoral en la Universidad de la Habana, por Ley Docente de 8 de enero de 1937, se abrió la posibilidad para las cátedras de formar sus futuros profesores.


El Claustro Pleno de la Facultad de Medicina, en sesión de 23 de diciembre de 1939, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, acordó el ingreso, en el período de adscripción, en la Cátedra No. 15 de los doctores José M. Suárez Fernández y Susana Morse Delgado.35 Este período duraba 2 años y terminaba con la presentación de una tesis llamada de adscripción.

La Junta de Gobierno, en sesión de 22 de octubre de 1941, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, acordó el ingreso como adscriptos en la Cátedra No. 14, de los doctores Elvira Rey Chilía, Juan Febles Secretal, Eusebio Soriano Pérez, Octavio Machado de Cárdenas, Alfredo Sardiñas Ramírez y Carlos Olivares Roca y en la Cátedra No. 15, de los doctores Manuel Díaz Estrada y Lázaro González Bravo.36

El Claustro Pleno, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, en sesión de 27 de abril de 1944, acordó el ingreso en el período de adscripción, en la Cátedra No. 14, de la Dra. Isabel T. Pereira Torres y en la Cátedra No. 15, de la Dra. Nereida León Blanco;37 en sesión de 14 de agosto de 1946, en la Cátedra No. 14, de los doctores Armando Rodríguez Piloto y Virgilio Ganganelli Valle y en la No. 15, del Dr. Juan B. Martínez Páez;38 en sesión de 25 de noviembre de 1948, sin precisar cátedras, de los doctores Sergio García-Marruz Badía, Joaquín A. Nart Bargo, Edgar Guadis Rieseo y Humberto E. Sinobas del Olmo;39 en sesión de 3 de noviembre de 1950, de los doctores Celestino T. Álvarez Lajonchere, Enrique F. Ramírez Gómez, Liliana M. I. Rodríguez Valdés y Luis T. de Aguilera Gajate;40 en sesión de 5 de febrero de 1953, del Dr. Miguel F.G. Gutiérrez Guzmán41 y en sesión de 20 de marzo de 1956, de los doctores Antonio A. González García, Juana A. Alejo Campillo, Zoila R. Viciedo Gutiérrez y René A. de la C. Muñecas y Caíñas.42

Terminado el período de adscripción se podía aspirar, por concurso, a las plazas de instructores o también directamente a ellas. Estas plazas igualmente eran por 2 años, al final de los cuales se les extendía certificado de aptitud, si por su labor se hacían merecedores a ellos.

La Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina, en sesión de 5 de octubre de 1938, acordó el otorgamiento del certificado de aptitud al Instructor Dr. Guillermo Vautrín Escobio,43 en reconocimiento a su trabajo total.

El Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 14 de agosto de 1946, acordó otorgar certificado de aptitud a los instructores, doctores Leopoldo Pérez Rojas, Juan A. Rodríguez-Feo López, Mariano Díaz Díaz, Héctor Rocamora Coopinger, Carlos M. Tabares Boyés, Eduardo Díaz Betancourt y Lázaro González Bravo;44 en sesión de 25 de julio de 1947, a los doctores Bienvenido Benach Carreras y Octavio Machado de Cárdenas;45 en sesión de 8 de febrero de 1949, a la Dra. Nereida León Blanco;46 en sesión de 29 de mayo de 1951, a los doctores Virgilio A. Ganganelli Valle y Armando Rodríguez Piloto;47 en sesión de 18 de enero de 1952, al Dr. Juan B. Martínez Páez48 y en sesión de 2 de julio de 1954, al Dr. Joaquín A. Nart Bargo.49

Aunque algunos de estos docentes, al finalizar las etapas de adscriptos e instructores, permanecieron como asociados a las cátedras, documentalmente solo conocemos al Dr. Sergio García-Marruz Badía, quien fue nombrado por la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina en sesión de 20 de mayo de 1956.50


8. Al reiniciar sus actividades la Universidad de la Habana en enero de 1959, los profesores en propiedad que integraban las cátedras de Obstetricia con su Clínica eran: en la No. 14, Titular, Dr. José M. Ramírez Olivella; Auxiliar, Dr. Francisco S. Vilalta Gandarilla y Agregado, Dr. Carlos M. Tabares Boyés y en la No. 15, Titular, Dr. Julio Ortiz Pérez; Auxiliar, Dr. Héctor Rocamora Coopinger y Agregado, Dr. Mariano Díaz Díaz.


El 25 de mayo de 1959, el doctor Vilalta Gandarilla presentó la renuncia para acogerse a jubilación en la siguiente carta:


Sr. Rector de la Univ. de La Habana

Por conducto del Sr. Decano de la Fac. de Medicina
Escuela de Medicina
Ciudad

Sr. Rector:

Me dirijo a Ud. por este medio, para presentarle mí renuncia al cargo de Prof. Aux. de la cátedra de Obstetricia con su clínica No. 14 de la Escuela de Medicina.

También deseo hacerle conocer que desde hace ya mas de un año, inicié los trámites pertinentes para mi jubilación teniendo en cuenta que mi ingreso en la carrera profesoral data del año 1924, considero necesario para mi persona tal decisión.

De usted respetuosamente

Firma

Dr. Fco. Vilalta Gandarilla27

Por Resolución Rectoral de 1 de junio de 1959 se le aceptó la renuncia y se acogió a retiro.

Para ocupar la plaza fue nombrado, el 15 de julio siguiente, el Dr. Carlos M. Tabares Boyés y por Resolución Rectoral de 17 de noviembre de ese año se nombró al Dr. Bienvenido Benach Carreras como Profesor Agregado interino.51

El 8 de septiembre de 1960 se le inició expediente de jubilación al doctor Ramírez Olivella, por acuerdo de la Junta Superior de Gobierno de la Universidad, por tener 69 años de edad cumplidos y 36 años de servicios en la Universidad. Se le concedió la jubilación al amparo del artículo 3º de la Ley No. 859 de 4 de agosto de 1960 y se remitió la resolución al Ministerio de Hacienda, el 1 de octubre de 1960.

El doctor Ramírez Olivella envió la siguiente carta:

 

La Habana, 3 de octubre de 1960.

Señor Rector de la Univ. de La Habana
(Por conducto reglamentario)

Señor:

Por la presente vengo a presentar la renuncia irrevocable de mi cargo de Prof. Tit. de la cátedra de Obstetricia con su Clínica (No. 14) de la Esc. de Med., por haber dispuesto con anterioridad a la fecha de lo acordado por la Junta Sup. de Gob. de la Univ., mi expediente de jubilación voluntaria en el referido cargo que he venido desempeñando hasta el momento.

 

De usted atentamente

 

firma

Dr. José M. Ramírez Olivella20


La Junta Superior de Gobierno de la Universidad, el 5 de octubre de 1960, le aceptó la renuncia. Por Resolución de la Presidencia de la Junta Superior de Gobierno se dejaron sin efecto los trámites de jubilación el 6 de octubre de 1960.

El 25 de septiembre de 1959 le fue instituido al doctor Ortiz Pérez expediente de depuración del que fue absuelto. Con posterioridad presentó la siguiente carta:


La Habana, Julio 22 de 1960.

Sr. Rector de la Univ. de La Habana
(Por conducto del Sr. Presid. de la Junta Sup. de Gob. de la Fac. de Med.)

 

Señor:

No encontrándome, por razones de índole personal, en condiciones de rendir con la misma eficiencia con que lo he hecho hasta aquí, las labores a mí encomendadas, vengo a presentar a Ud., con carácter de irrevocable la renuncia del cargo de Prof. Tit. de Obstetricia con su Clínica (Cat. No. 15) que hasta ahora venía desempeñando.

 

Respetuosamente

firma

Dr. Julio Ortiz Pérez24


La Junta Superior de Gobierno, el 2 de agosto de 1960, no le aceptó la renuncia.

El 6 de agosto siguiente respondió el doctor Ortiz Pérez, a la Junta, que agradecía la muestra de confianza y de reconocimiento de las autoridades universitarias "pero muy a pesar me veo en la necesidad de reiterarla y suplico a Uds. que en atención a las causas en ella expuestas, tengan a bien acordar la aceptación de la misma".24

La Junta Superior de Gobierno, el 12 de agosto de 1960, se la aceptó.

El doctor Rocamora Coopinger renunció a su cargo en la siguiente carta:


La Habana, Julio 21 de 1960.

Al Sr. Rector de la Universidad de La Habana
(Por conducto del Sr. Decano de la Facultad de Medicina)

Señor:

Por este medio comunico a Ud., que no estando de acuerdo con la nueva forma de gobierno que se le esta dando a la Universidad, renuncio con carácter irrevocable, a mi cargo de Profesor Auxiliar de Obstetricia de la Facultad de Medicina.

De Ud. respetuosamente

firma

Dr. Héctor Rocamora28


Por carta de 4 de agosto de 1960, que firman también otros profesores de la Facultad de Medicina, el doctor Rocamora Coopinger se adhirió en todas sus partes a los acuerdos adoptados por el Claustro de dicha Facultad, en rebeldía, el 29 de julio de 1960.

La Junta Superior de Gobierno de la Facultad, el 5 de agosto siguiente lo suspendió de empleo y sueldo y lo sometió a expediente disciplinario. La propia Junta en sesión 7 días más tarde y por acuerdo No. 18, le aceptó la renuncia.

Por su postura contraria a los cambios revolucionarios en la Universidad, la Junta Superior de Gobierno de la Facultad en sesión de 1 de agosto de 1960, acordó suspender al doctor Tabares Boyés, de empleo y sueldo y someterlo a expediente disciplinario. La propia Junta, en sesión de 13 de enero de 1961, decidió separarlo definitivamente de su cargo.52

El Tribunal Depurador de la Facultad de Medicina, el 24 de julio de 1959, impuso por unanimidad sanción de suspensión de un año de empleo y sueldo al doctor Mariano Díaz Díaz, al entenderlo comprendido en las Reglas para la Depuración. El doctor Díaz Díaz presentó recurso de apelación ante la Comisión Mixta Universitaria y ésta, después de una exhaustiva investigación, acordó por unanimidad revocar la sentencia.53

Como un hecho curioso sobre este profesor citaré que el Consejo Disciplinario Provincial del Colegio Médico lo sancionó con inhabilitación por entender que desempeñaba 3 puestos médicos, uno de ellos el de Profesor de la Facultad de Medicina. Sin embargo, la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia, en resolución de 11 de diciembre de 1954, había declarado que el desempeño de un cargo de catedrático de la Universidad de la Habana era cosa muy distinta al ejercicio profesional y la sanción le fue revocada por Resolución de la Sala de lo Contencioso Administrativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo de Justicia, el 18 de marzo de 1959.53

Por declarase en rebeldía contrarrevolucionaria en la tumultuosa reunión del Claustro de la Facultad de Medicina, de 29 de julio de 1960, la Junta Superior de Gobierno de la Facultad, el 1 de agosto siguiente, suspendió de empleo y sueldo y les inició expediente disciplinario a los doctores Mariano Díaz y Bienvenido Benach y la propia Junta, en sesión de 13 de enero de 1961, los separó definitivamente de sus cargos.52

El 5 de enero de 1962, al proclamarse oficialmente la reforma universitaria, la Cátedra de Obstetricia, un curso, ahora como Subdepartamento de Obstetricia del Departamento de Obstetricia y Ginecología, contaba con los siguientes profesores: profesores, equivalentes a titulares, los doctores Sergio García-Marruz Badía, Celestino Álvarez Lajonchere y Ubaldo Farnot Cardoso y Auxiliar, Dr. Juan Martínez Páez.


9. La Academia de Parteras creada el 12 de julio de 1827 por el Dr. Domingo Rosaín y Castillo e inaugurada el 7 de junio de 1828 en el Hospital de San Francisco de Paula de La Habana, bajo el patronato de la Real Sociedad Patriótica y apoyada por el inolvidable Obispo de La Habana D. Juan José Díaz de Espada y Fernández de Landa, continuó funcionando con más o menos éxito hasta el año 1833, en que desapareció por haber fallecido el mencionado Obispo, el 13 de agosto de 1832, y haberse utilizado la sala de clases para las enfermas de la epidemia de cólera, que en aquel año (1833) asoló la población, sin embargo, el doctor Rosaín y Castillo continuó por algún tiempo dando las lecciones en su casa.54


Como obra de texto publicó el doctor Rosaín el volumen "Examen y Cartilla de Parteras" (1824),55 de 43 páginas, con una lámina y 2 figuras, que se considera el primer libro de su clase publicado en Cuba. También publicó un "Reglamento para la clase de parteras" con 14 artículos de gran valor histórico.54

Con este antecedente, en los años de la década de 1900, pues ya aparece en la Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1908 a 1909, se fundan los Estudios de Comadronas adscriptos a la Facultad de Medicina y Farmacia, no a la Cátedra de Obstetricia con su Clínica.

Para poder inscribirse en ellos debían ser mujeres mayores de 18 años y presentar certificado de aprobado los exámenes de admisión para el bachillerato en cualquiera de los Instituto de Segunda Enseñanza de la República. Los estudios duraban 3 años, su costo total era de $ 25.00, satisfechos en plazos de $ 5.00 al comenzar cada curso y uno de $ 10.00 al solicitar el examen de grado.

 

Plan de Estudios


Primer Año

- Nociones de Anatomía.

- Nociones de Fisiología.

- Nociones de Bacteriología.

- Nociones de Higiene.

- Anatomía y Fisiología especial del canal pelvi-genital.

- Práctica Obstétrica.


Segundo Año

- Nociones de Materia Médica.

- Nociones de Clínica Elemental.

- Nociones de Análisis de Orina.

- Embarazo, Parto y Puerperio.

- Practica Obstétrica.


Tercer Año

- Complicaciones del Embarazo, Parto y Puerperio.

- Practica Obstétrica.


La enseñanza obstétrica estaba a cargo del Profesor Auxiliar Jefe de la Clínica de Partos, el Dr. Alberto Sánchez de Bustamante Sirvén.

Terminados los 3 años de estudios y acreditada la asistencia a la Clínica de Partos se podía solicitar el examen de grado.6

En el curso académico 1937-1938 quedó establecida, unida a la cátedra, la Escuela Anexa de Comadronas, la que se mantuvo en funciones hasta 1959. En sus inicios era como se transcribe a continuación:


Director:
Dr. Sergio García-Marruz

Subdirector Jefe de Clínica: Dr. Francisco Vilalta Gandarilla

Profesores

Dr. Sergio García-Marruz.

Dr. Francisco Vilalta Gandarilla.

Dr. Antonio G. Insua Cartaya (Bacteriología).

Dr. Tomás Durán Quevedo (Fisiología).

Dr. Manuel J. Rabassa Mariño (Física Biológica).

Dr. Leopoldo Manzanilla Carbonell (Histología).

Dr. Guarino Radillo García (Farmacología).

Dr. Vivino García Remedios (Microscopia).

Dr. Eusebio Lorenzo López (Clínica Médica).

Dr. Julio Cabrera Calderín (Anatomía).

Dr. Miguel Fernández León (Anatomía).

Dr. Luis Viamonte Cuervo (Patología General).


Localización

Las asignaturas de esta Escuela Anexa de Comadronas se explicaban todas en el Hospital "General Calixto García".


Requisitos de Ingreso

Pueden ingresar en la Escuela de Comadronas, sin necesidad de examen las aspirantes que posean los siguientes diplomas: Maestra de Instrucción Pública, Enfermera Graduada, Bachiller en Letras y Ciencias o cualquier título universitario. Las que no posean estos títulos deberán someterse a examen de ingreso.


Matrícula

El importe de la matrícula para los estudios de Comadronas es de $ 5.00 por curso escolar. Los ejercicios de grado importan $ 10.00 y el título $ 5.00.


Plan de Estudios


Primer Año

- Nociones de Histología.

- Nociones de Anatomía.

- Nociones de Fisiología.

- Anatomía y Fisiología Especial del Aparato Genital Femenino.

- Cuidados de Enfermas.

- Asistencia al Consultorio.


Segundo Año

- Elementos de Patología General.

- Elementos de Bacteriología e Higiene.

- Asepsia y antisepsia obstétricas, materia médica y terapéutica aplicadas.

- Nociones de Análisis de Orina y Recolección de Muestras.

- Cuidados de Enfermas.

- Asistencia al Consultorio.

- Eutocología (embarazo, parto y puerperio normales).


Tercer Año

- Nociones de Clínica (Médica y Quirúrgica), útiles a su profesión.

- Nociones de Ginecología.

- Puericultura elemental y nociones de Nipiología.

- Enfermería (ejercicios de preparación de salones de partos y operatoria mayor obstétrica).

- Legislación sanitaria y obstetricia legal.

- Distocología (embarazo, parto y puerperio patológico).

- Clínica Obstétrica (hospital y consultorio).43,56

La clausura de la Escuela Anexa de Comadronas está contenida en el documento que ha continuación se transcribe:


Acuerdos adoptados por el Claustro de la Facultad de Medicina en su sesión ordinaria de 2 de junio de 1959.

3º Conocer el escrito del doctor José R. Machado Ventura, el que copiado textualmente dice así:

La Habana, 2 de junio de 1959.- Año de la Liberación.- Claustro de Profesores de la Escuela de Medicina de la Universidad de la Habana.- Ciudad.- Distinguidos Señores:- Es nuestro deseo notificar a ustedes la decisión que hemos tomado de suprimir el Servicio de Comadronas, dentro de los Servicios Médicos Municipales, por creer que dicha especialidad ha extinguido su fase vital y dicha labor debe realizarse en los Centros Hospitalarios adecuados y a cargo de los médicos especializados que son los llamados, desde el punto de vista científico actual de nuestra Nación, a llevar a cabo esta función.

Pedimos a ese Claustro, que es el faro de la enseñanza de la medicina en Cuba, su criterio en cuanto a esta medida, ya que en nuestra opinión la Escuela de Comadronas que funciona en la Facultad de Medicina ha caducado en su funcionamiento.

Quedamos de usted con la mayor consideración personal


(Fdo) Dr. José R. Machado

Director General, Jefe del Dpto.'


Como dicho escrito es de gran contenido científico y social de beneficios incalculables en el aspecto asistencial de la mujer en el trance de su parto, la disposición tomada por el doctor José R. Machado coincide con las modificaciones que dentro de la Reforma Universitaria propugna el Claustro en cuanto al futuro de la actual Escuela de Comadronas. Estas modificaciones son sustancialmente, la supresión de la ya mencionada Escuela de Comadronas tal como venía funcionando hasta ese momento.

Que los derechos de las alumnas ya matriculadas en la Escuela de Comadronas serán respetados y la nueva Escuela será orientada en el sentido de la creación de enfermeras especializadas en Obstetricia y cuidados del recién nacido.

Asimismo este Claustro, por unanimidad, expresó su deseo de enviarle una sincera felicitación al doctor Machado por el gran paso de avance que su disposición significa en el futuro del ejercicio de la Obstetricia.57



10. En agosto de 1951 se estableció el Servicio de Recién Nacidos de las cátedras y se nombró a su frente al Dr. Arturo J. Aballí
García-Montes
, Profesor Agregado de la Cátedra de Patología y Clínica Infantiles.58

 

En enero de 1954 se creó el Departamento de RX de las cátedras dirigido por el Dr. Francisco Vilalta Gandarilla, el que designó como médico radiólogo al Dr. Pedro L. Castro González, destacado especialista y como técnico, al estudiante de medicina Emilio Camacho Martínez, activo luchador contra la dictadura del Mayor Fulgencio Batista y Zaldivar (1952-1958) y años después competente médico obstetra y profesor.59

Estos servicios se mantuvieron hasta el final del período estudiado.


11. En la larga etapa del Profesor Titular Dr. Eusebio Hernández Pérez, el programa de la asignatura era: "Dividida en un curso. Comprende el estudio de las materias siguientes: Nociones de embriología; anatomía obstétrica; fisiología obstétrica (del embarazo, del parto, del alumbramiento, del puerperio); patología obstétrica (del embarazo, del parto, del alumbramiento, del puerperio); distocia (materna, fetal); maniobras y operaciones obstétricas, practicadas en el maniquí y en la paciente; análisis de orina, enfermedades propias del recién nacido; lactancia; teratología; ginecología puerperal".3,60


En general, con algunas modificaciones, seguirá con ese enfoque hasta el final del período estudiado.


12. Los libros de consulta extranjeros recomendados en la cátedra en la etapa del profesor Dr. Eusebio Hernández eran los textos de Obstetricia de Adolphe Pinard, de Pinard y Varnier, de Luis Farabeuf y Varnier, de Gaulard y Bué Shaeffer-Potocki, pero sobre todo, el de Ribemont y Lepage,3,60 lo que denota la gran influencia de la Escuela Francesa de Obstetricia en la enseñanza de esta especialidad médica en Cuba.


Con posterioridad a su etapa, aunque no tan marcada, siempre estuvo presente.


13. A pesar de que el Dr. Eusebio Hernández Pérez produjo una numerosa bibliografía sobre la especialidad y como parte de ella, su importante libro "Historia crítica de las pelviotomías. Estado actual según la práctica del autor". Imp. y Libr. La Moderna Poesía. La Habana. 1922, 496 págs. y 66 ilustraciones (grabados) originales, además de un retrato del profesor Adolphe Pinard, dedicado al doctor Hernández al inicio de la obra, no escribió ningún libro de texto para su cátedra, ni tampoco los profesores titulares Alberto Sánchez de Bustamante Sirvén, Sergio García Marruz ni Julio Ortiz Pérez, solamente el Dr. José M. Ramírez Olivella, que dejó una obra de alta calidad científica y docente, "Obstetricia". Cultural S. A. La Habana. 1943, 2 tomos y 844 ilustraciones, en su inmensa mayoría originales, de sus servicios de clínica obstétrica, considerada una de las mejores obras de texto, en general, escrita por un autor cubano.


Una edición mecanografiada de este libro, publicada en su imprenta por el profesor repasador de Anatomía Descriptiva, señor José Isidro Hernández López, fue muy utilizada por los estudiantes de medicina de la época.


14. Sin lugar a dudas, entre las cátedras de mayor calidad docente en el período estudiado se encuentran las de Obstetricia con su Clínica, no solamente por el virtuosismo de sus profesores, que todos lo demostraron con creces, sino por el formidable local que revolucionariamente supieron conquistar, por la valiente determinación del Dr. Eusebio Hernández Pérez, quien así demostraba sus grados de General de Brigada del Ejército Libertador de Cuba.


La calidad de sus servicios como el de Recién Nacidos y el Departamento de Radiología, ayudaron no poco a alcanzar la máxima seguridad en sus diagnósticos, además del efectivo desarrollo de la enseñanza en la Escuela Anexa de Comadronas.

Sobre el Dr. Eusebio Hernández como profesor nos dejaría un valioso testimonio el Dr. Aurelio Serra Pérez, médico y escritor destacado:


Fue uno de los buenos Profesores que tuvimos en esa recordada época. Llamo buen Profesor, al que como él, oyéndolo, casi el texto servía solo para repaso. Era un pedagogo. No solamente explicaba con claridad, sino materialmente nos incrustaba la asignatura repitiendo aquellos puntos primordiales, haciendo al final un compendiado y claro resumen […] Explicaba con recia voz y sus palabras se podían oír claramente en cualquier punto de la Sala de Partos convertido su fondo en improvisada Aula.61


El Dr. Mario E. Dihigo Llanos, distinguido médico y profesor de enseñanza media, que fue su alumno en el curso de 1915-1916, nos ofrece otro aspecto muy interesante en la docencia del doctor Hernández Pérez:


También tiene sus preocupaciones cubanas. Oigámosle:

-- Señores, tomemos el ferrocarril que sale de la estación Terminal e instalémonos cómodamente en un vagón. El tren se pone en marcha y extendemos la vista en nuestro derredor. Al principio vemos hermosas palmas de talle cimbreante, límpidos arroyuelos que serpentean como cintas argénticas en la verde sabana; todo es poesía, todo es belleza. Los exuberantes cañaverales nos recuerdan la fertilidad de nuestro suelo y llegamos al convencimiento de que somos el pueblo más rico del mundo.

-- De pronto hiere nuestra vista algo oscuro que no podemos precisar que es ¡Ah! Es una vivienda; en la puerta vemos una mujer de ojos negros y soñadores que contempla el paso del tren. Nos extrañamos y decimos: ¿es que ahí puede vivirse? Pero, si por casualidad nos detuviéramos y penetráramos en un bohío, nuestra impresión sería aún más penosa. Allí no hay comodidades; todo es miseria, y, triste es confesarlo, todo es abandono. Reflexionando, llegamos a la triste conclusión de que en la tierra más rica del mundo, sus naturales viven de la manera más miserable del mundo.62


Sobre el Dr. Alberto Sánchez de Bustamante nos diría el también profesor, que fue su alumno, doctor Sergio García Marruz:

La palabra del Maestro gozó siempre del privilegio de ser elocuente sin afectaciones retóricas inadecuadas, amena sin abuso, anecdótica, erudita sin sobrecarga libresca y por todo eso, altamente didáctica. Su modestia no logró impedir jamás la sensación de superioridad, producida involuntariamente por él, en quien lo oyera o lo observara. Una de las manifestaciones características de su personalidad es la serenidad […]. Su temperamento, admirablemente equilibrado y armónico, permite que las causas de emoción se deslicen sobre él sin hacer presa de su voluntad. Acaso el sentimiento de seguridad y la paciencia indispensable en el partero, sean modalidades en él de este elemento psico-dinámico del carácter.15

 

Referencias bibliográficas y documentales

1. Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba. 1726-1900. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 75. ECIMED. La Habana. 1990:209-34.

2. Delgado García G. Planes reestudios de Medicina vigentes en la Universidad de la Habana de 1899 a 1958. En: Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba (1900-1962). Primera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 105. ECIMED. La Habana. 2009:7-43.

3. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1901 a 1902. Imp. "Avisador Comercial". La Habana. 1903: 116.

4. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1920 a 1921. Imp. y Papel. de Rambla, Bouza y Ca. La Habana. 1922:232.

5. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1924 a 1925. Imp. y Papel. de Rambla, Bouza y Ca. La Habana. 1926:315.

6. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1908 a 1909. Imp. «Avisador Comercial». La Habana. 1910:183.

7. Ortiz Pérez J. Oración Anual. "Dr. Eusebio Hernández". Conferencia leída en la Sociedad Nacional de Cirugía. La Habana. Febrero de 1950. Copia mecanografiada en Archivo de la Oficina del Historiador del MINSAP. La Habana.

8. Delgado García G. "Hospital Clínico Quirúrgico Docente `General Calixto García': Recuento histórico en su centenario". Bol. Epid. Hosp. Docente "General Calixto García". La Habana. 1996-1997;11-12(1-2):4-20.

9. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1960;28 (1). Enero 15.

10. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 6010.

11. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. Antg. No. 6498.

12. Delgado García G. Hernández Pérez, Eusebio (1853- 1933). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA. Caracas. Venezuela. 2007:537.

13. Ramírez Olivella J. Eusebio Hernández, hombre de ciencias. Rev. Cubana. Obst. Gin. 2º Época. La Habana. 1953;14(1):11-16.

14. Delgado García G. Sánchez de Bustamante Sirvén, Alberto (1868-1950). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA. Caracas. Venezuela. 2007:571.

15. García Marruz S. El profesor Alberto Sánchez de Bustamante. Rev. Med. Cir. Habana. La Habana. 1947;52:92-9.

16. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 6024.

17. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 6703.

18. Vautrin Escobio G. Oración García Marruz. Rev. Med. Cubana. 1950;61(12):843-8.

19. Delgado García G. García Marruz, Sergio (1886-1947). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA. Caracas. Venezuela. 2007:527.

20. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 5370.

21. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 5791.

22. Díaz Díaz M. Merecido homenaje al Dr. José Ramírez Olivella. Bol. Coleg. Med. Habana. La Habana. 1950;1(2):108-10.

23. Delgado García G. Ramírez Olivella, José M. (1891-1971). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA. Caracas. Venezuela. 2007:565-6.

24. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 9529.

25. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 6203.

26. Trelles Govin CM. Bibliografía de la Universidad de la Habana. Imp. Rambla, Bouza y Cía. La Habana. 1938: 219.

27. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 8409.

28. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 9533.

29. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 5756.

30. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 10730.

31. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1954; 21 (15). Agosto 16.

32. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 6003.

33. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1924 a 1925. Imp. Papel de Rambla, Bouza y Ca. La Habana. 1926:57.

34. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1926 a 1927. Imp. Papel de Rambla, Bouza y Ca. La Habana. 1929:63.

35. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1940;7(1). Abril 5.

36. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1941;8(17). Noviembre 15.

37. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1944;11(7). Mayo 15.

38. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1947;14(5). Abril 15.

39. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1948;15(20). Diciembre 31.

40. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1950;17(18). Diciembre 31.

41. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1953;20(4). Marzo 13.

42. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1956;23(7). Abril 16.

43. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1938;5(8). Octubre 31.

44. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1947;14(5). Abril 15.

45. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1947;14(13). Agosto 31.

46. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1949;16(4). Marzo 17.

47. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1951;18(8). Julio 10.

48. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1952;19(2). Enero 31.

49. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1954;21(8). Julio 10.

50. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1956;23(12). Junio 30.

51. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1959;26(18). Noviembre 30.

52. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1961;28(4). Marzo 17.

53. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1960;27(2). Febrero 12.

54. Le Roy y Cassá J. Apuntes para la historia de la Obstetricia en Cuba. Discurso de ingreso en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana. Febrero 8 de 1903. Anal. Acad. Cien. Med. Fis. Nat. Habana. La Habana. 1905;39:336-74.

55. Rosaín y Castillo D. Examen y Cartilla de Parteras. Oficina de José Boloña. La Habana. 1824. 43 págs. En: Trelles Govín CM. Bibliografía Científica Cubana. Tomo II (Ciencias Médicas-Ingeniería). Imp. de Juan F. Oliver. Matanzas. 1919:329.

56. Universidad de la Habana. Catálogo General y Memoria correspondiente al curso 1937-38. Ed "Alfa". La Habana. 1939:310-2.

57. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1959;26(8). Junio 30.

58. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1951;18(19). Diciembre 15.

59. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1954;21(4). Febrero 27.

60. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1927 a 1928. Imp. Papel de Rambla, Bouza y Ca. La Habana. 1929:421.

61. Serra Pérez A. Oración Anual "Dr. Eusebio Hernández". 1953. Copia mecanografiada en Archivo de la Oficina del Historiador del MINSAP. La Habana.

62. Dihigo Llanos M. Recuerdos de una larga vida. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 60. ECIMED. La Habana. 1974:56-8.