Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales

 

 

1. La cátedra y asignaturas de Patología de las Afecciones Intertropicales con su Clínica (1899-1923), antecedentes de la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales. Creación de la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales (1923). La Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales en los planes de estudio de 1924, 1928, 1934, 1937 y 1941. Cambio de nombre en el plan de estudios de 1959. El Subdepartamento de Parasitología en el Departamento de Microbiología y Parasitología en el plan de estudios de 1962. 2. Locales en que se impartió. 3. Frecuencia y horarios de clases. 4. Profesores titulares. 5. Profesores auxiliares. 6. Ayudantes graduados y profesores agregados. 7. Adscriptos, instructores y asociados. 8. Cambios de profesores de 1959 a 1962. 9. Instituto de Medicina Tropical 10. Investigaciones realizadas en la cátedra y el Instituto. 11. Cursos de postgrado. 12. Programas de las asignaturas. 13. Libros de texto y de consulta extranjeros recomendados en la cátedra. 14. Bibliografía docente producida por los profesores de la cátedra. 15. Consideraciones finales y testimonios. Referencias bibliográficas y documentales.


1. Con el antecedente de la Cátedra de Patología de las Afecciones Intertropicales con su Clínica, medio curso, creada por Orden Militar de     30 de diciembre de 1899, pero que no se había impartido por no estar en Cuba su profesor, el Dr. Juan Guiteras Gener, va a ser incluida un     año después en la Cátedra No.4 de Patología General con su Clínica, un curso y Patología de Afecciones Intertropicales con su Clínica,     medio curso, cuyo desarrollo describí al estudiar la referida cátedra en el capítulo correspondiente a ella en esta investigación.1


Como consecuencia de la revolución universitaria de 1923, por Ley del Congreso de la República de 15 de agosto de ese año, se puso en vigor un nuevo plan de estudios. Este plan fue analizado largamente por el Claustro de la Escuela de Medicina y acordada su estructura definitiva el 11 de octubre de 1924.

En el quedaba suprimida la asignatura de Patología de las Afecciones Intertropicales con su Clínica y se creaba la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales No. 20, un curso, impartida en el cuarto año. En el plan de estudios de 1828 se explicaba en el segundo año y en los de 1934, 1937 y 1941 continuó en el segundo año, siempre como un curso.

Con el triunfo revolucionario de enero de 1959, el plan de estudios de 1941 va a sufrir algunos cambios por acuerdo del Claustro de la Facultad de Medicina de 25 de mayo de 1959, pero la asignatura, con su mismo nombre, permanece en el segundo año.

A finales de 1959 varias asignaturas adoptaron nuevos nombres y la de Parasitología y Enfermedades Tropicales redujo el suyo a Parasitología, impartida en el segundo año como un curso.

En el plan de estudios de 1962, la cátedra se impartió en el segundo semestre del tercer año, ahora como Subdepartamento de Parasitología del Departamento de Microbiología y Parasitología.2

2. Para dar comienzo a la enseñanza de la cátedra, el Decano de la Facultad de Medicina facilitó, provisionalmente, en el Hospital "General     Calixto García" el pabellón "Domingo Cubas",(*) lo que se hará definitivo en el futuro.3 Ya en la etapa del Profesor Titular Dr. Pedro Kourí     Esmeja, este pabellón recibió grandes adaptaciones para la docencia teórico-práctica y contaba con:

A Planta Principal:

1º Sala de Conferencias y Proyecciones.
2º Departamento de Ilustraciones (dibujo y fotografía).
3º Laboratorio para la enseñanza práctica y de los alumnos matriculados oficialmente.
4º Departamento de museo y exhibiciones, archivo y estadísticas.


B Planta Baja:

1º Laboratorio para los cursos de especialización.
     Laboratorio de Investigaciones Clínicas y Parasitológicas.
2º Dispensario de Enfermedades Parasitarias y Tropicales.4


3. En la etapa del Profesor Titular Dr. Andrés García Rivera, las clases se impartían diariamente de 4:00 a 5:00 p.m., alternando las     lecciones teóricas en el salón de actos del Hospital "General Calixto García" con los ejercicios prácticos en el pabellón "Domingo     Cubas",     durante el curso.3


En la etapa del Dr. Pedro Kourí Esmeja, la enseñanza consistía en 3 clases semanales teórico-prácticas, con proyecciones fijas y cinematográficas, de 45 minutos cada una, dadas en el Salón de Actos de la Facultad de Medicina, edificio "Dr. Ángel A. Aballí" de 9:05 a 9:50 a.m., 3 veces por semana y una práctica semanal en los laboratorios del pabellón "Domingo Cubas".4


4. Por Decreto Presidencial de 23 de julio de 1924 y en virtud de ejercicios de oposición se nombró Profesor Titular de la cátedra al Dr. Andrés     Avelino García Rivera, quien tomó posesión el 1 de septiembre de 1924.


Por haber sido suprimida la asignatura de Patología de las Afecciones Intertropicales con su Clínica, por Ley Docente de 15 de octubre de 1923, pidió el doctor García Rivera, el 5 de noviembre de 1924, explicarla conjuntamente con la suya, en el curso de 1924-1925, a los alumnos del sexto año que la llevaban, lo que realizó.

El doctor García Rivera fue un destacado parasitólogo cubano, que nació en la ciudad de Pinar del Río, el 4 de diciembre de 1879. Su hijo, el Dr. Carlos García-Rivera Gutiérrez fue un notable Profesor Titular de la Cátedra de Anatomía Descriptiva. Cursó la enseñanza primaria en colegio de su ciudad natal. Se graduó de Bachiller en Artes en el Instituto de Segunda Enseñanza de Pinar del Río (1894). En la Universidad de la Habana alcanzó los títulos de Licenciado en Medicina y Cirugía (1899) y Doctor en Medicina (1923). Comenzó su ejercicio médico en su ciudad natal, producto de lo cual son sus notables monografías: "Estudio de los orígenes y desarrollo de la fiebre tifoidea en Pinar del Río" (1913) y "Mortalidad infantil en Pinar del Río. Etiología y profilaxis" (1914). Ocupó numerosos e importantes cargos como: miembro de la Convención Constituyente de 1928, Compromisario Presidencial en las elecciones generales de 1928 y Asesor Científico de la Secretaría de Sanidad y Beneficencia (1930-1933).

Desempeñó sus funciones docentes con toda regularidad hasta el 27 de diciembre de 1930, en que clausurada la Universidad, fue trasladado en comisión a la Secretaría de Sanidad y Beneficencia por disposición presidencial. Se retiró voluntariamente por fallo de la Audiencia de la Habana el 27 de mayo de 1933, el que quedó firme a partir del 22 de junio de ese año. El 25 de julio de 1933 informa al Decano de la Facultad de Medicina que continuará como profesor. El 16 de octubre siguiente da cuenta al propio Decano que con esa fecha se acoge al retiro, terminándose oficialmente su actuación docente. El 19 de diciembre del propio año el Claustro General de la Universidad aprobó su jubilación con la fecha anterior. El 25 de junio de 1934, el propio Claustro al reconsiderar su caso acordó aprobar su jubilación, pero con impedimento de reingresar en el profesorado, pues el mismo había incurrido en faltas cívicas graves. El doctor García Rivera recurrió este acuerdo ante la Audiencia de la Habana, la cual lo revocó en cuanto al impedimento de reingresar en el profesorado, PERO continuó jubilado y sin intentar nunca regresar a su cátedra.

En su extensa obra científica, no docente, son de destacar su monografía "La enfermedad parasitaria en relación con las modernas ideas patogénicas" (1927) y sus artículos "La enfermedad parasitaria" (1927), "En honor de los tropicalistas cubanos" (1930) (Carlos J. Finlay Barrés, Juan Guiteras Gener, Arístides Agramonte Simoni y Mario García-Lebredo Arango), "Información referente al tratamiento del paludismo" (1931), "Las bases de la terapéutica química antimalárica" (1931), "Consideraciones sobre el empleo, como remedio, de las larvas de las moscas" (1932), "El paludismo visceral" (1936), "Consideraciones sobre los remedios antihelmínticos" (1936), "La asociación morbosa. Paludismo-ancilostomiasis" (1936), "La evolución de las ideas sobre la patogenia y la fiebre biliosa hemoglobinúrica" (1937) y "Cuestiones parasitológicas" (1937). Falleció en La Habana en 1955.5-7

El Consejo Universitario, en sesión de 16 de enero de 1934, a propuesta del Decano de la Facultad de Medicina y como resultado del concurso público celebrado, acordó nombrar al Dr. Pedro Kourí Esmeja Profesor Auxiliar interino de la cátedra y tomó posesión el 22 de enero siguiente, previo juramento. Desde ese momento desempeño el doctor Kourí Esmeja las funciones de Profesor Titular, pues era el único profesor de la cátedra.

Por Resolución Rectoral de 10 de febrero de 1938 se declara al doctor Kourí comprendido en el acuerdo No. 4 del Consejo Universitario en sesiones de julio 28, septiembre 10, 13 y 15 y octubre 27 de 1937 y se le nombra Profesor Titular, en propiedad, de la cátedra. Tomó posesión en esa misma fecha.

El doctor Kourí Esmeja fue un eminente parasicólogo cubano de prestigio internacional. Nació en Port-au-Prince, Haití, el 21 de agosto de 1900, miembro de una familia de origen libanés que ha dado a Cuba importantes figuras médicas, entre ellas su hermano el Dr. Juan B. Kourí Esmeja, destacado cirujano y Profesor de Anatomía Topográfica y su hijo el Dr. Gustavo Kourí Flores, eminente tropicalista como su padre, profesor y académico.

Muy pequeño, el Dr. Pedro Kourí Esmeja se radicó en Santiago de Cuba donde realizó su enseñanza primaria en escuela pública de la ciudad. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de la propia ciudad (1919), donde fue Alumno Ayudante de Física, Química y Ciencias Naturales (1917-1919). En la Universidad de la Habana logró el título de Doctor en Medicina (1925) con el primer expediente, el Premio Extraordinario "Clin" y la Beca de Viaje, que no disfrutó por no contar la universidad con presupuesto para ello, ese año.

Fue Alumno Ayudante de Clínica Médica (1924-1925). El resto de su carrera docente se describe en los acápites correspondientes de este estudio. Fue Vicedecano de la Facultad de Medicina (1943-1955) y Decano (1955-1958). Fundó y dirigió las publicaciones periódicas: "Revista de Medicina Tropical y Parasitología, Bacteriología, Clínica y Laboratorio" (1935-1945); "Avance Medical" (1940-1945) y "Kuba de Medicina Tropical y Parasitología" (1945-1960).

En su importante y cuantiosa bibliografía científica, no docente, cuenta con los libros "La distomatosis hepática en Cuba" (1932) y "Trabajos de Parasitología" (1934); extensas colaboraciones en los libros: "Clinical Laboratory Methods and Diagnosis" (1938, 1943 y 1948) de Robert Grandwohl, "Tratado de Parasitologías Digestiva" (1943) de Juan Nacio, "Laboratorio Clínico. Técnicas e interpretaciones" (1943) de Vicente y Guillermo Anido Fraquio y "Manual de Terapéutica Clínica Ros" (1949) y "Terapéutica Clínica Ros" (1945) de Arturo R. Ros Rangel, así como más de 300 monografías y artículos en los que expuso importantes aportes originales al conocimiento de la mayoría de los parásitos intestinales en Cuba.

Tanto la docencia de pregrado como la de postgrado y sus investigaciones, le ganaron un reconocimiento absoluto por parte de grandes personalidades de la infectología mundial. Fue médico interno del Hospital Universitario "General Calixto García" y de la Casa de Salud "Covadonga"; parasitólogo y director del Laboratorio "Embil-Llanio". Fundó y dirigió con el Profesor José G. Basnuevo Artíles, el Laboratorio "Kuba" de productos farmacéuticos, sobre todo antiparasitarios, de gran prestigio dentro y fuera del país. Perteneció a casi todas las sociedades de infectología de América y numerosas de Europa. Se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.8-12


5. Por Decreto Presidencial de 29 de julio de 1924 fue nombrado Profesor Auxiliar, en virtud de ejercicios de oposición, el Dr. Enrique A. Llanio     del Castillo y tomó posesión el 11 de agosto siguiente.


El doctor Llanio del Castillo fue un destacado médico parasitólogo cubano. Nació en La Habana el 13 de noviembre de 1891. Su hijo, el Dr. Raimundo Llanio Navarro es un eminente médico gastroenterólogo, fundador del Instituto Nacional de Gastroenterología y Profesor de Mérito de la Universidad Médica de la Habana y su hermano, el Dr. Pedro Llanio del Castillo, fue un destacado médico internista, Profesor de Física y Química en General de la Universidad de la Habana, el cual realizó algunas investigaciones sobre parasitología médica.

Cursó la enseñanza primaria en colegio de su ciudad natal. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de la Habana (1909). En la Universidad de la propia ciudad alcanzó el título de Doctor en Medicina (1914). Entre sus numerosos cargos desempeñados se destacan los de bacteriólogo del Negociado Central de Higiene Escolar (1928) y asesor de la Secretaría de Sanidad y Beneficencia para la campaña contra el parasitismo intestinal (1929-1933). En su obra científica docente debe citarse que fue colaborador del libro del Profesor Andrés García Rivera "Lecciones de Parasitología y Enfermedades Tropicales" (1930), en 2 volúmenes, así como sus monografías: "Amebiasis" (1928), en colaboración con el doctor García Rivera, "Estudio de la tricocefalosis y de la anquilostomiasis en Cuba y sus modernos tratamientos" (1924), "El parasitismo intestinal de la infancia. Su frecuencia e importancia en Cuba" (1928) y "Sobre algunos tipos clínicos de paludismo poco conocidos en Cuba" (1928) y sus artículos "Secuelas traumáticas" (1924), "Estudio funcional de la digestión" (1927) y "Formas clínicas del paludismo" (1927).

El Claustro General de la Universidad de la Habana, en sesión de 19 de diciembre de 1933, acordó pedirle la renuncia del cargo de Profesor Auxiliar si no la presentaba, por haber incurrido en faltas cívicas graves como: no firmar el escrito de adhesión al acuerdo de la Sociedad de Ingenieros de diciembre de 1930 y haber cobrado sus haberes durante el período de clausura de la Universidad, esto último por la comisión de trabajo en la Secretaría de Sanidad y Beneficencia. El Consejo Universitario, en sesión de 27 de febrero de 1934 acordó, al no presentar la renuncia, destituirlo del cargo a partir de esa fecha.6,13,14

En esos momentos, el Dr. Pedro Kourí Esmeja, Ayudante Graduado, era el único profesor de la cátedra, por lo que el Consejo Universitario, en sesión de 16 de enero anterior lo había nombrado Profesor Auxiliar interino y tomó posesión 6 días después, previo juramento, aunque desempeñando las funciones de Profesor Titular interino.

Por Decreto del Decano de la Facultad de Medicina, de 19 de enero de 1935, y en virtud del acuerdo tomado por el Consejo Universitario en su sesión de 30 de noviembre de 1934, se designó al Dr. José G. Basnuevo Artiles como Profesor Auxiliar interino, cargo que también tenía la responsabilidad de Jefe del Laboratorio de la cátedra.

El doctor Basnuevo Artiles realizó ejercicios de concurso-oposición y fue nombrado como Profesor Auxiliar, en propiedad, por Decreto del Consejo Universitario, de 30 de abril de 1945.

El doctor Basnuevo fue un eminente parasitólogo cubano de prestigio internacional. Nació en el poblado de Colón, provincia de Matanzas, el 25 de junio de 1903. Cursó la enseñanza primaria en escuela pública de su poblado natal. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas (1923). Sus estudios superiores los realizó en la Universidad de la Habana, donde obtuvo el título de Doctor en Medicina (1930).

Recién graduado, ejerció como médico laboratorista del Instituto del Cáncer de la Habana y poco después en la Casa de Salud "Covadonga", donde estableció estrechas relaciones científicas con el doctor Kourí Esmeja que duraron el resto de sus vidas. Juntos trabajaron en el Laboratorio "Martínez Domínguez" y fundaron el Laboratorio "Kuba" (Kourí-Basnuevo) de productos farmacéuticos, principalmente antiparasitarios, que alcanzó prestigio internacional, así como cofundador de las publicaciones periódicas del profesor Kourí citadas en acápite anterior, en las que apareció gran parte de su importante obra científica en los campos de la infectología. Microscopista de extraordinarias cualidades logró prestigio dentro y fuera del país por sus aportes al conocimiento de los parásitos intestinales de Cuba y, sobre todo, por sus estudios de terapia antiparasitaria.

En distintas épocas realizó viajes de estudio a los Departamentos de Parasitología del New York Hospital, del Mont Sinaí Hospital y de las Universidades de Columbia y Cornell, así como a Institutos de Parasitología y Medicina Tropical de París, Londres, Lisboa, Granada, Hamburgo, Bélgica, Suiza y México. En su abundante bibliografía científica aparece como autor del libro "Laboratorio Práctico" (1937) y de más de 300 monografías y artículos. Asistió a importantes congresos internacionales y nacionales de medicina tropical de América y Europa y perteneció a la Sociedad de Estudios Clínicos de la Habana, a la American Society of Parasitology, la Sociedad Internacional de Gastroenterología, la Microcopical Society y muchas otras instituciones nacionales y extranjeras.15-18

El Consejo Universitario, en sesión extraordinaria de 26 de septiembre de 1945, adoptó el siguiente acuerdo único:


Declarar con lugar los recursos de reformas de fecha 7 de febrero y 8 de marzo de 1934 interpuestos por el doctor Enrique Llanio del Castillo contra acuerdo del Consejo Universitario y por consiguiente restituir al recurrente en el cargo que ocupaba de Profesor Auxiliar de la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales de la Escuela de Medicina del cual fue separado en virtud de la depuración cívica realizada en el profesorado universitario, después de la reapertura de la Universidad en el año 1933.

Como consecuencia de lo anterior y con el fin de respetar los derechos de los profesores que actualmente sirven la citada cátedra, se crea una plaza de Profesor Auxiliar en la misma a reserva del informe que rinda en su oportunidad el Consejo Económico.14

El 2 de octubre de 1945 se restituyó a su cargo al doctor Llanio. El 1 de noviembre siguiente solicitó el pago de sus atrasos desde el 27 de febrero de 1934, en que fue separado, hasta el 30 de septiembre de 1945 en que se reintegró al mismo. El 9 de septiembre de 1954 por acuerdo del Consejo Económico se le liquidó lo último de lo adeudado.14

Los doctores Llanio del Castillo y Basnuevo Artiles se mantuvieron en sus cargos hasta el final del período estudiado.

 

6. Recién concluidos sus estudios de medicina, el Dr. Pedro Kourí Esmeja fue nombrado, por Decreto Rectoral de 2 de octubre de 1925,     mediante ejercicios de oposición, Ayudante Graduado de la cátedra para los cursos de 1925-1927. Este cargo lo va a mantener por     sucesivos ejercicios de oposición, para ser nombrado, por Decreto Rectoral de 1 de octubre de 1927, para los cursos de 1927-1929 y por     Decreto Rectoral de 1 de octubre de 1929, para los cursos de 1929-1931.9


Al ser designado el doctor Kourí Esmeja, por el Consejo Universitario, en sesión de 16 de enero de 1934, Profesor Auxiliar de la cátedra en funciones de Titular interino, por concurso-oposición de 30 de marzo de 1934, fue nombrado el Dr. José G. Basnuevo Artiles Ayudante Graduado interino, cargo en el que fue ratificado en propiedad por Resolución Rectoral de 28 de noviembre del propio año.

Al convertirse las plazas de ayudantes graduados a las de profesores agregados, por Ley Docente de 8 de enero de 1937, aparecida en la Gaceta Oficial de 27 de febrero siguiente, al doctor Basnuevo Artiles se le consideró como Profesor Agregado en propiedad.16

Al ser nombrado el doctor Basnuevo Profesor Auxiliar interino, por Decreto del Decano de la Facultad de Medicina, de 19 de enero de 1935, a propuesta del doctor Kourí Esmeja fue designado, por Decreto Rectoral de 29 de julio de 1937, Profesor Agregado interino, el Dr. Federico Sotolongo Guerra.

Ocho años más tarde, al quedar vacante este cargo en propiedad, el doctor Sotolongo Guerra concurrió a los ejercicios de concurso-oposición convocados con ese fin y los realizó con brillantez no frecuente en estos casos, para alcanzar la calificación de Sobresaliente por unanimidad del tribunal y ser uno de los profesores que llegó a cátedra en la Facultad de Medicina de la Universidad de la Habana con más alta calificación. Fue nombrado por Decreto Rectoral de 23 de febrero de 1946 y tomó posesión el 1 de abril siguiente.

El doctor Sotolongo Guerra fue un eminente parasitólogo cubano de prestigio internacional. Nació en el poblado de Jovellanos, provincia de Matanzas, el 29 de noviembre de 1905. Uno de sus hijos, el Dr. Rodolfo Sotolongo García, es un destacado médico internista, Profesor Titular de Medicina Interna y ocupó el cargo de Decano de la Facultad de Medicina "General Calixto García" de la Universidad Médica de la Habana.

Estudió la enseñanza primaria y parte de la secundaria en el prestigioso Colegio "Mimó" de La Habana y se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias (1922) en el Instituto de Segunda Enseñanza de la propia ciudad. Cursó los estudios superiores en la Universidad de la Habana, donde obtuvo el título de Doctor en Medicina (1928). Fue alumno externo del Hospital Universitario "General Calixto García" (1925-1928). Su brillante carrera docente, una de las más dilatadas de Cuba, comenzó como instructor de la Cátedra de Clínica Médica de la Universidad de la Habana (1928-1934) con el Profesor Luis Ortega Bolaños, el resto de su labor docente se describe en otros acápites de este estudio. En distintas épocas realizó viajes de estudio a las Universidades de Gratz, Viena y París.

Destacado gastroenterólogo, laboró como tal en la Casa de Salud "Covadonga", el Centro de Salud "La Balear", el Servicio de Higiene Infantil y el Centro Benéfico Jurídico. Fundó y dirigió la revista "Medicina de Hoy" (1936-1942). En su cuantiosa bibliografía aparece como autor de los libros "Generalidades de Parasitología"(1970), "Glosario de Parasitología" (1970) y "Medicina, Docencia y Política" (1989), así como más de 200 monografías y artículos, entre las primeras se destacan: "Tolerancia a la dithiazamina" (1956), "Nociones elementales de Entomología Médica" (1962) y "Terapéutica del parasitismo intestinal" (1965), con varias ediciones y actualizaciones. Incansable luchador social, escribió numerosos artículos en defensa del gremio médico y del enfermo sin recursos económicos. Fue Vicepresidente del Comité Ejecutivo de la Federación Médica de Cuba y del Colegio Médico Nacional. No son pocos sus trabajos sobre historia de la medicina cubana. Perteneció a muy numerosas instituciones científicas nacionales y extranjeras y mereció altas condecoraciones. Se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.19-23


7. Al establecerse la carrera profesoral en la Universidad de la Habana, por Ley Docente de 8 de enero de 1937, se abrió la posibilidad para     las cátedras de formar sus futuros profesores.


El Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 17 de mayo de 1940, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, acordó el ingreso en el período de adscripción en la cátedra de los doctores Vicente Anido Fraguio y Pablo L. Cejas Pérez.24 Este período duraba 2 años y terminaba con la presentación de una tesis llamada de adscripción.

La Junta de Gobierno, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, en sesión de 22 de octubre de 1941, aprobó el ingreso en el período de adscripción en la cátedra de los doctores José T. Acosta Jiménez y Perseverando Gómez Castellanos.25

El Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 27 de abril de 1944, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, acordó el ingreso en el período de adscripción en la cátedra de las doctoras Josefina E. Kourí Barreto y Carmen Cubillas Pardiñas;26 en sesión de 25 de noviembre de 1948, del Dr. Rafael A. Calvó Fonseca27 y en sesión de 5 de febrero de 1953, del Dr. Francisco J. Soler Delgado.28

Terminado el período de adscripción se podía aspirar, por concurso, a las plazas de instructores o también directamente a ellas. Estas plazas igualmente eran por 2 años, al final de los cuales se les extendía certificado de aptitud, si por su labor se hacían merecedores a ellos.

Por decreto de 12 de diciembre de 1934 del Decano de la Facultad de Medicina fue nombrado Instructor el Dr. Federico Sotolongo Guerra, quien permaneció en el cargo hasta su designación como Profesor Agregado interino de la cátedra, por Decreto Rectoral de 29 de julio de 1937, igualmente a propuesta del Profesor Kourí Esmeja.20

Por acuerdo del Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 15 de marzo de 1948, se le otorgó el certificado de aptitud al Instructor Dr. José T. Acosta Jiménez;29 en sesión de 18 de marzo de 1949, a la Dra. Josefina E. Kourí Barreto30 y en sesión de 9 de noviembre de 1961, se acordó nombrar al médico veterinario Dr. Andrés Delgado Ceguice como Instructor de la cátedra.31


8. Al reiniciar sus actividades la Universidad de la Habana, en enero de 1959, los profesores en propiedad que integraban la Cátedra de     Parasitología y Enfermedades Tropicales eran: Titular, Dr. Pedro Kourí Esmeja; auxiliares doctores Enrique A. Llanio del Castillo y José G.     Basnuevo Artiles y Agregado, Dr. Federico Sotolongo Guerra.

 

 

Ninguno de estos profesores colaboró con la dictadura del Mayor General Fulgencio Batista y Zaldivar (1952-1958), ni fue sometido a juicio de depuración.

El doctor Llanio del Castillo, que desde 1958 había promovido expediente de jubilación, el 30 de marzo de 1959 presentó la renuncia de su cátedra para acogerse a retiro civil, la cual se le aceptó por Resolución Rectoral de 1 de abril siguiente, quedando vacante la plaza.

Por Resolución Rectoral de ese día, el doctor Basnuevo Artiles fue nombrado Jefe de Laboratorio y encargado del inventario de la cátedra y por semejante Resolución, de 10 de abril de 1959, fue nombrado el doctor Sotolongo Guerra Profesor Auxiliar en propiedad, por ascenso.

A principios de 1961, el doctor Kourí Esmeja fue exaltado a la categoría especial superior de Profesor Extraordinario, pero continuó como jefe de la cátedra e impartiendo docencia.

La lucha ideológica entablada en el seno del profesorado universitario culminará con el retiro, renuncia o separación definitiva de la inmensa mayoría del profesorado de la Facultad de Medicina, pero en la cátedra sus 3 profesores quedarán en el pequeño grupo de los que se mantuvieron fieles a su pueblo.

El 5 de enero de 1962, al proclamarse la reforma universitaria, la cátedra convertida en Subdepartamento de Parasitología del Departamento de Microbiología y Parasitología, contaba con los siguientes profesores: Profesor Extraordinario, Dr. Pedro Kourí Esmeja; profesores, equivalentes a titulares, doctores José G. Basnuevo Artiles y Federico Sotolongo Guerra y Profesor Auxiliar, Dr. Alberto Fors Carbonell.

El doctor Kourí Esmeja ocupaba el cargo de Jefe del Departamento de Microbiología y Parasitología y el doctor Sotolongo Guerra el de Jefe del Subdepartamento de Parasitología.

El 11 de junio de 1963 eran profesores del Subdepartamento de Parasitología los doctores Pedro Kourí Esmeja, José G. Basnuevo Artiles y Federico Sotolongo Guerra y profesores auxiliares los doctores Alberto Fors Carbonell, Humberto Fernández Iglesias, Filiberto Ramírez Corría, Ramón Soto Travieso, Aida Jaime González y Juan M. Argudín Romero.

El doctor Kourí se mantuvo al frente del Departamento hasta su fallecimiento, ocurrido en La Habana el 16 de octubre de 1964 y el doctor Basnuevo se acogió a jubilación el 30 de septiembre de 1963, por lo que se le rescindió su nombramiento el 3 de octubre siguiente y falleció en La Habana el 27 de octubre de 1968.9,14,16,20


9. Unido a la cátedra y como complemento de esta, funda el profesor Kourí el Instituto de Medicina Tropical en el pabellón "Domingo Cubas",     oficialmente creado por acuerdo de la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina y el Consejo Universitario, el 8 de diciembre de 1937,     el que a partir del fallecimiento de su fundador en 1964 llevará su nombre.


En esta institución con recursos económicos escasísimos realizarán el profesor Kourí y sus colaboradores una obra de investigación en todo lo amplio del campo de la parasitología médica cubana, ya sea en los aspectos del diagnóstico, la descripción morfológica, el ciclo evolutivo, el tratamiento, la clínica, las estadísticas y la epidemiología, de una acuciosidad y originalidad tales que les ganaría prestigio y reconocimiento internacionales, de los que solamente quiero citar el de la Universidad Carolina de Praga, quien le confirió en 1968 su Medalla Museum Komenskeno, galardón únicamente conferido a los centros científicos de reconocida autoridad internacional en los campos de la docencia y la investigación.32


10. Imposible resulta en corto espacio dar una idea, aunque sea somera, de las investigaciones realizadas en la cátedra y el Instituto en el      período estudiado. Solo haré referencia brevemente a algunos de los más importantes logros alcanzados en ellas.


Junto a originales observaciones clínicas de fascioliasis estudió el profesor Kourí la histología y ovogénesis del parásito para comprobar que la cubierta externa del huevo de Fasciola hepática está formada por las células vitelógenas y no por la glándula coclear como se aceptaba hasta entonces y crea una técnica efectiva para la búsqueda de huevos en la bilis obtenida por intubación duodenal.

La presencia en las ciudades de San Cristóbal, en 1944, y Pinar del Río, en 1948, de cuadros epidémicos de un síndrome eosinofílico febril llevó al profesor Kourí y otros investigadores a realizar notables trabajos que demostraron definitivamente la etiología fasciolar del síndrome.

Describió los primeros casos en Cuba, conjuntamente con el Dr. Eduardo Ortiz Rivas, de giardiasis vesicular a través del sondaje duodenal y publicó una serie de trabajos bellamente ilustrados del ciclo evolutivo del Strongyloides stercoralis y su tratamiento con violeta de genciana.

Son muy originales y sorprendentes sus observaciones sobre el papel patógeno del Trichuris trichiura, sobre su biología, los aspectos clínicos del cuadro que designó como trichuriasis masiva infantil y sobre el tratamiento del mismo. Acerca del Diphyllobothrium latum demostró el mecanismo de formación del huevo así como la localización en testículos, en oposición a lo admitido clásicamente. Descubrió y describió un nuevo parásito humano, el Inermicapsifer cubensis que fue motivo de varias publicaciones y de interesantes intervenciones, aportes y discusiones entre los más destacados parasitólogos del mundo, sobre su nomenclatura y clasificación. En 1935 describió, por primera vez en Cuba, con el Dr. Alejandro Frade Meneses, el Clonorchis sinensis y publicó una estadística según la cual el 49 % de los chinos enfermos residentes en la ciudad de La Habana estaban parasitados con él y llevó a cabo interesantes estudios morfológicos, estructurales e histológicos sobre dicho helminto.

Informó con el profesor Sotolongo Guerra y el Dr. Vicente Anido Fraguio, el primer caso de botriocefalosis encontrado en nuestro país y con respecto a las lesiones perianales de aspecto canceroso, alertó a los clínicos sobre la posible etiología amebiana. Pero lo más importante de su obra fueron los estudios hechos en colaboración con el profesor Basnuevo Artiles sobre terapéutica antiparasitaria que incluyeron investigaciones farmacológicas experimentales en animales y clinicoterapéuticas en el hombre.

A la malacología médica dedicó numerosos artículos sobre índices endémicos de infestación trematódica, hallazgos de furcocercaria en el molusco Drepamotremalucidium y otros en que estudió los caracoles como hospederos intermediarios de trematodos. Por último, el campo de la parasitología veterinaria, que tanto prestigió en Cuba su gran amigo, el también profesor universitario, Dr. Ildefonso Pérez Vigueras, lo abordó con originales investigaciones sobre parasitismo intestinal del perro y del cerdo, entre las que se destacan las que llevó a cabo sobre coccidiosis canina, piroplasmosis canina y Dipylidium caninum.11


11. El mismo año de la fundación del Instituto de Medicina Tropical comenzaron los cursos de postgrado, que a partir de 1942 se incorporaron      en la recién creada Escuela de Verano y se mantuvieron ininterrumpidamente hasta la suspensión de actividades en la Universidad de la      Habana, en diciembre de 1956, motivada por el inicio de la lucha armada contra la dictadura del General Fulgencio Batista y Zaldívar.


Estos cursos de postgrado eran los segundos que se impartían en la Facultad de Medicina, ya que en 1927 el profesor Ángel A. Aballí y Arellano y colaboradores habían iniciado un entrenamiento teórico práctico en la Cátedra de Patología y Clínica de las Enfermedades de la Infancia, de 3 años de duración, con el fin de formar especialistas en pediatría en nuestro país, que lamentablemente no duraron muchos años y solo los disfrutaron médicos cubanos.

Los de la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales y el Instituto de Medicina Tropical, desde un principio tuvieron una proyección internacional con alumnos, médicos y profesores de las universidades de Cornell y New York de Estados Unidos, en forma permanente y muchos de países latinoamericanos como: República Dominicana, Guatemala, Honduras, México o europeos como España. Todos ellos, una vez graduados, se sintieron siempre como parte del Instituto y ejemplo de esta afirmación lo es el ilustre parasitólogo guatemalteco Dr. Francisco J. Aguilar que en su libro de texto "Parasitología Médica", Guatemala, Lit. Delgado, 1987 y en su Revista de la Asociación Guatemalteca de Parasitología y Medicina Tropical ha dejado plasmado su eterno agradecimiento por la formación científica recibida en Cuba.33

En época tan temprana como 1939, cuando apenas comenzaba el Instituto a desarrollar sus actividades, recibió la visita de uno de los grandes tratadistas del momento en laboratorio clínico en general, el Dr. Robert B. H. Gradwohl, quien de regreso a Estados Unidos, impresionado, escribiría al Rector de la Universidad de la Habana, ingeniero José M. Cadenas y Aguilera: "Habiendo trabajado en la Escuela de Hamburgo y visitado la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, puedo decir con toda sinceridad, que Ud. tiene allí en su Universidad una oportunidad para rivalizar si no eclipsar, esas ambas instituciones".34


12. El doctor García Rivera publicó en folleto su "Programa para el curso académico de 1925-1926 de Parasitología y Enfermedades      Tropicales". Imp. A. Dorrbecker. La Habana. 1925, 18 págs., en el que expone la materia a enseñar de una manera muy original, comienza      con algunas generalidades sobre la ciencia parasitológica, evolución general de los parásitos y de la enfermedad parasitaria y clasificación      de aquellos.


Estúdiase después, alternando el orden clásico, los artrópodos que ejercen un ectoparasitismo permanente o temporal. Continúa con la Helmintología y la Protozoología. Al estudiar cada grupo o especie parasitaria, se describe la enfermedad a que su parasitismo da origen directamente, haciendo un estudio patológico de ella.

A continuación se expone un estudio elemental de las especies zoológicas que por albergar formas transitorias de especies parasitarias tienen una acción indirecta en parasitología, se sigue con el estudio de la parasitología vegetal circunscrita a los hongos patógenos, para finalizar con el completamiento de la patología tropical.3

El doctor Kourí Esmeja también publicaría en folleto su programa con el título "Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales. Programa y Cuestionario. Curso Académico 1947-1948". 1a. ed. La Habana. Imp. El Siglo XX. 1973, 31 págs., en el que divide la materia a enseñar en 2 parciales, en el primero agrupa: Generalidades y Nemathelmintes y en el segundo: Platyhelmintes, protozoarios y artrópodos, para finalizar con un cuestionario de 1 262 preguntas. Del citado folleto se hicieron varias ediciones.11

13. El doctor García Rivera recomendaba como libros de texto y de consulta extranjeros, en español: Manson Bahr, "Enfermedades Tropicales" y de Gustavo Pittaluga, "Enfermedades de los países cálidos" y "Parasitología General"; en francés: Brumpt, "Precis de Parasitologie" 3a. ed., Verden et Mandoul, "Precis de Parasitologie Humaine" 2a. ed. y Le-Dantee "Precis de Pathologie Exotique" 4a ed. y en inglés: Castellani y Chalmer "Manual of Tropical Diseases".3

El doctor Kourí Esmeja recomendaba la obra de Gradwohl, ya citada, cuya sesión de Helmintología esta escrita por los profesores de la cátedra y los textos de: Brumpt, Joyeux, Neveu-Lemaire, Le-Dantee, Manson Bahr, Stitt, Castellani, Faust, Craig, Baylis, Kudo, Hegner, César Pinto, Louke y Maplestone, Chandler, Morenas, Monning, Langeron, Wenyon, Dobell y O' Connor, Thomson y Robertson, Negroni, Dodge, Riley y Johannsen, Fox, Matheson y Jaques.9


14. El doctor García Rivera publicó "Lecciones sobre Paludismo". Imp. A. Dorrbecker. La Habana. 1927, 27 págs., explicaciones dadas en la      cátedra y tomadas taquigráficamente por el alumno Juan J. Castillo Arango, el cual posteriormente llegó a ser Profesor Agregado de la      Cátedra de Patología, Clínica e Higiene Terapéutica de las Enfermedades Tuberculosas y su obra "Lecciones de Parasitología y      Enfermedades Tropicales". Imp. A. Dorrbecker. La Habana. 1930, 2 tomos, con 663 y 846 págs. y 398 figuras, en colaboración con el      Profesor Auxiliar Enrique A. Llanio del Castillo y el ayudante graduado Pedro Kourí Esmeja.


A partir de las copias mecanografiadas de sus conferencias y las más elaboradas publicadas en la revista "Crónica Médico Quirúrgica de la Habana" da a la imprenta el doctor Kourí Esmeja, con sus colaboradores los doctores José G. Basnuevo Artiles y Federico Sotolongo Guerra, "Lecciones de Parasitología y Medicina Tropical". Imp. El Siglo XX. La Habana. 1940, en 3 tomos. Los 2 primeros que comprenden "Generalidades" y "Helmintología Humana", respectivamente, aparecieron ese año y al siguiente, el tercero, que en esta primera edición incluye "Protozoología y Artropodología Médica", en total con 853 págs. y 343 figuras, en su mayoría originales.

En 1944 se hace una segunda edición de los 2 primeros tomos y una tercera ampliada en 1948-1949, el primero "Generalidades" con 194 págs. y 35 figuras y el segundo, "Helmintología Humana" con 771 págs., 426 figuras casi todas originales y un cuestionario, que comprende los 2 tomos, con 1 196 preguntas. Del tercero se hizo una segunda edición con solamente "Protozoología Médica" en 1947 con 20 págs. y 27 figuras y se anuncia en él un cuarto tomo con "Entomología Médica", que nunca se llegó a publicar, aunque quedó terminado con todas sus figuras intercaladas en el texto y del que se dio a la estampa un extracto en edición mimeografiada con el título "Nociones Elementales de Entomología Médica". La Habana. 1962, 20 págs. y 5 figuras.

De conferencias de clases esta obra pasó a ser un verdadero tratado de la disciplina a enseñar, sin perderse por ello su gran valor didáctico, pero ganando en erudición, ciencia propia producto de originales investigaciones, con figuras obtenidas de los casos vistos clínicamente y dibujos orientados por el propio doctor Kourí, por todo lo cual no dudamos en afirmar que esta obra es el mejor libro de texto escrito por autores cubanos.

15. Sin lugar a dudas, es la cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales, de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Habana, la      de mayor importancia en el período estudiado.

La calidad de la docencia de pregrado y postgrado y las investigaciones realizadas por el doctor Kourí Esmeja y sus colaboradores, les trajo un reconocimiento absoluto por parte de las mayores personalidades de la parasitología médica mundial como los doctores Juan Bacigalupo de la Facultad de Medicina de Buenos Aires; Ernest Carroll Faust y Charles F. Craig de Tulane University; Patrick Manson Bahr de la Escuela de Medicina Tropical de Londres; César Pinto del Instituto "Oswaldo Cruz" de Brasil; Jean G. Baer de la Universidad de Neuchatel, Suiza; Eloise B. Cram y Maurice C. Hall del National Institute of Health de Estados Unidos; Robert Hegner de la Johns Hopkins University; Carlos C. Hoffmann de la Universidad de México; Louis Morenas de la Universidad de Lyon; Charles Joyeux de la Universidad de Marseille y otros muchos.

Maravillados por la metodología de su docencia teórica y práctica y por la calidad de sus medios auxiliares para la enseñanza, en diferentes épocas, 2 de las más importantes figuras de la parasitología médica europea, el profesor Biocca de la Universidad de Roma y el profesor Kalivoda, Director del Instituto de Medicina Tropical de Praga, declararon que en Cuba se daban las mejores clases de esa disciplina en el mundo y ambos afirmaron que lo podían decir porque habían recorrido todos los centros de dicha especialidad existentes en Europa.21

 

Referencias bibliográficas y documentales

1. Delgado García G. Cátedras de Patología General y Patología de las Afecciones Intertropicales. En: Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba (1900-1962). Segunda parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 106. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2010:5-56.

2. Delgado García G. Planes de estudio de medicina vigente en la Universidad de la Habana de 1899 a 1958. En: Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba (1900-1962). Primera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 105. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2009:7-43.

3. Parasitología y Enfermedades Tropicales, a cargo del catedrático titular, Dr. Andrés García Rivera. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso académico de 1926 a 1927. Imp. y Papel. Rambla, Bouza y Ca. La Habana. 1929:409-12.

4. Parasitología y Enfermedades Tropicales. En: Universidad de la Habana. Catálogo General y Memoria correspondiente al curso 1937-38. Ed. Alfa. La Habana. 1939:303-4.

5. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 4174.

6. Trelles Govín CM. Contribución de los médicos cubanos a los progresos de la medicina. Ed. A. Dorrbecker. La Habana. 1936.

7. Torriente Brau, Z. de la. Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana. Índice Analítico. 1864-1958. Tomo I. Ed. Academia de Ciencias de Cuba. La Habana. 1974.

8. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 6451.

9. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 11820.

10. Sotolongo Guerra F. El Profesor Pedro Kourí como clínico parasitólogo. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 74. La Habana. 1989:118-24.

11. Delgado García G. Pedro Kourí Esmeja, Profesor Extraordinario: en el centenario de su nacimiento (1900- 2000). Rev. Cubana Med. Trop. La Habana. 2001;53(2):74-89.

12. Delgado García G. Kourí Esmeja, Pedro (1900-1964). En: GómezGonzález, J, Briceño-Iragorry L y Rabí Chara M. (Editores). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA. C.A. Caracas. Venezuela. 2007:539-40.

13. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 5168.

14. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 7635.

15. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 10700.

16. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 11295.

17. Delgado García G. Basnuevo Artiles, José G. (1903-1968). En: Gómez González J, Briceño-Iragorry L y Rabí Chara M. (Editores). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA. C.A. Caracas. Venezuela. 2007:501-2.

18. Sotolongo Guerra F. La parasitología cubana pierde a dos notables parasitólogos. Rev Cubana Med Trop. La Habana. 1969;21(1-2-3):1-6.

19. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. No. 10614.

20. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 12404.

21. Delgado García G. Vida y obra del profesor Federico Sotolongo Guerra. En: Sotolongo Guerra F. Medicina, Docencia y Política. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 74. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 1989:6-43.

22. Delgado García G. Sotolongo Guerra, Federico (1905-1997). En: Gómez González J, Briceño-Iragorry L y Rabí Chara M. (Editores). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA. C.A. Caracas. Venezuela. 2007:573-4.

23. Sotolongo Guerra F. Bibliografía Científica del profesor Federico Sotolongo Guerra. La Habana. 1985 (Copia mecanografiada en Archivo de la Oficina del Historiador del MINSAP).

24. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1940; 7 (4). Julio 1.

25. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1941; 8 (17). Noviembre 15.

26. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1944; 11 (7). Mayo 15.

27. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1948; 15 (20). Diciembre 31.

28. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1953; 20 (4). Marzo 13.

29. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1948; 15 (6). Abril 15.

30. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1949; 16 (5). Abril 25.

31. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1962; 29 (9). Mayo 15.

32. Delgado García G. El Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí" en el 70º Aniversario de su fundación (1937-2007). Conferencia leída en sesión de clausura del VIII Congreso Centroamericano y del Caribe de Parasitología y Medicina Tropical. Palacio de las Convenciones. La Habana. Diciembre 7 de 2007.

33. Aguilar FJ. Cincuentenario del Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí". Rev. Asoc. Guat. Parasit. Med. Trop. Guatemala. 1988:3(1):33-5.

34. Gradwohl RBH. Carta al Rector José M. Cadenas [Abril 22 de 1939]. En: Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. No. 11820.

 

 

 

(*) En honor del Dr. Domingo Tomás Fernández de Cubas (1833-1906), destacado anatomista y médico internista español radicado en Cuba, al cual siendo catedrático supernumerario de Ejercicios de Disección y Osteología en 1871, su valiente defensa de los alumnos del primer año de la carrera de medicina, fusilados en La Habana el 27 de noviembre de ese año, le ganó ser detenido por las autoridades coloniales y ocupar un lugar permanente en la historia política del estudiantado universitario cubano.