PRÓLOGO

 

Demasiado tiempo habíamos esperado para incluir en nuestra colección monográfica, Cuadernos de Historia de la Salud Pública, un número dedicado a esa figura emblemática de las ciencias médicas en general y de la pediatría cubana en particular, que lo es el doctor Clemente Inclán y Costa (1879-1965) y que junto al doctor Ángel A. Aballí y Arellano, a quien habíamos dedicado el Cuaderno No. 93 con el título "Dr. Ángel A. Aballí y Arellano (1880-1952), Maestro de la Pediatría Cubana" (2003), constituyen las dos sólidas bases de la Escuela Cubana de Pediatría de reconocido prestigio internacional.

El Cuaderno No. 116 lo iniciamos con el estudio biográfico "Dr. Clemente Inclán y Costa (1879-1965), pediatra eminente y Rector Magnífico", de mi autoría, que le da título al Cuaderno; le sigue "Bibliografía del Dr. Clemente Inclán y Costa", también de mi autoría, y a continuación incluimos el capítulo correspondiente a la Cátedra de Patología Experimental, de la sexta parte de mi "Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba (1900-1962)", de futura aparición, donde desarrolló el doctor Inclán y Costa su extensa y meritoria labor docente, concluye esta primera parte del Cuaderno con la entrevista "Grandes de la Medicina Cubana. El Rector Clemente Inclán, eminente pediatra" realizada por el médico y periodista doctor Diego González Martín y publicada en la revista Bohemia, La Habana, el 9 de diciembre de 1959.

La parte final del Cuaderno comprende 7 importantes trabajos del doctor Inclán y Costa: "La pediatría cubana: lo que fue en el pasado, lo que es en el presente y lo que debe ser en el porvenir" (1941), que es considerado como uno de los más sólidos aportes a la historia de la pediatría cubana; "Discurso en sesión solemne como homenaje al bicentenario de la Universidad de La Habana, el 15 de febrero de 1930" (1930); 2 trabajos dedicados al doctor Carlos J. Finlay Barrés (1833-1915), los titulados, "El Dr. Carlos J. Finlay, amante de la cultura física y los deportes" (1954) y "Finlay como clínico y observador" (1942); "El Dr. Gonzalo Aróstegui como pediatra" (1940); "Importancia del diagnóstico del vómito habitual del niño" (1924) y "Alocución presidencial" (1948), con motivo del 87º Aniversario de la fundación de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana.

Seguros estamos que la información que se ofrece en el presente Cuaderno será de ayuda a estudiantes y profesionales de la salud y a todo amante de la historia médica cubana.


Dr. Gregorio Delgado García
Historiador del Ministerio de Salud Pública
Director de Cuadernos de Historia de la Salud Pública