CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA

 

Cátedra de Bacteriología

 

 

1. Creación de la Cátedra de Bacteriología y Patología Experimental (1899). La asignatura de Bacteriología en los planes de estudio de 1899, 1900 y 1919. Creación de la Cátedra de Bacteriología (1923). La Cátedra de Bacteriología en los planes de estudio de 1924, 1928, 1934, 1937 y 1941. Cambio de nombre en el plan de estudios de 1959. El Subdepartamento de Microbiología en el Departamento de Microbiología y Parasitología, en el plan de estudios de 1962. 2. Locales en los que se impartió. 3. Frecuencia y horarios de clases. 4. Profesores titulares. 5. Profesores auxiliares. 6. Ayudantes graduados y profesores agregados. 7. Alumnos ayudantes. 8. Adscriptos, instructores y asociados. 9. Cambios de profesores de 1959 a 1962. 10. Investigaciones realizadas en la cátedra. 11. Programas de la asignatura. 12. Libros de texto y de consulta extranjeros recomendados en la cátedra. 13. Bibliografía docente producida por los profesores de la cátedra. 14. Consideraciones finales y testimonios. Referencias bibliográficas y documentales.


 

1. Al ponerse en vigor el plan de estudios conocido como Plan Lanuza, por Orden Militar de 4 de noviembre de 1899, se creó la Cátedra de Bacteriología y Patología Experimental, compuesta por estas dos asignaturas. La de Bacteriología, medio curso, apareció en el segundo año del período de la Licenciatura y pasó al tercero, también como medio curso, en el de 1900 o Plan Varona, para mantenerse en el mismo año con igual duración en el de 1919.

Como consecuencia de la revolución universitaria de 1923, por Ley del Congreso de la República de 15 de agosto de ese año, se puso en vigor un nuevo plan de estudios, en el cual la cátedra quedó dividida en otras dos y con el No. 11 quedó la de Bacteriología, la que se explicaba en el segundo año, con extensión de un curso y así se mantuvo en los de 1928, 1934, 1937 y 1941.

Con el triunfo revolucionario de enero de 1959, el plan de estudios de 1941 va a sufrir algunos cambios por acuerdo del Claustro de la Facultad de Medicina de 25 de mayo de 1959, pero la asignatura, con su mismo nombre permanece en el segundo año.

A finales de 1959, varias asignaturas adoptaron nuevos nombres y las de Bacteriología y Patología Experimental se unieron con el nombre de Microbiología, explicada en el segundo año como un curso.

En el plan de estudios de 1962, la cátedra se impartió como Microbiología 1 y Microbiología 2 en el primer y segundo semestres, respectivamente, del tercer año de la carrera, ahora como Subdepartamento de Microbiología (comprendía Bacteriología, Micología y Virología) del Departamento de Microbiología y Parasitología.1


2. Desde su creación, la asignatura de Bacteriología se explicó en el Laboratorio "General Wood", después Laboratorio Nacional, cerca del Instituto de Higiene que lo sustituyó en 1942, hasta que inaugurado el nuevo edificio de la Facultad de Medicina "Dr. Ángel A. Aballí y Arellano" el 18 de mayo de 1940, situado en la calle 25 entre I y J, barriada de El Vedado, se trasladó su enseñanza al Departamento de Bacteriología "Dr. Arístides Agramonte Simoni" en el tercer piso a la derecha.2


3. En la etapa del profesor Dr. Arístides Agramonte Simoni, las clases se daban 4 horas semanales, de 2:30 a 3:30 p.m.3

En la etapa de los doctores Reinaldo Márquez Camacho y Arturo Curbelo Hernández, las clases se impartían, igualmente, 4 horas semanales de 2:30 a 3:30 p.m.4


4. Por Orden Militar No. 250 de 28 de diciembre de 1899 fue nombrado el Dr. Francisco I. Vildósola y González como Catedrático numerario, equivalente a Titular y tomó posesión el 1 de enero de 1900. Por Orden Militar No. 266 de 5 de julio de 1900 cesa en su cargo.

El 9 de abril de 1901 es nombrado, por ascenso, el Profesor Titular el Dr. Arístides Agramonte Simoni, pues era Profesor Auxiliar, por ejercicios de oposición.

El doctor Agramonte Simoni fue un eminente bacteriólogo, patólogo e historiador cubano de prestigio internacional. Nació en Puerto Príncipe, actual Camagüey, provincia Camagüey, el 3 de junio de 1868, hijo de Eduardo Agramonte e Inés Matilde Simoni. Su padre, médico, murió en combate en la Guerra Independentista (1868-1878) con el grado de General de Brigada. Cursó la educación primaria en el colegio "El Afán" de Mérida, Yucatán, México. En las escuelas públicas de New York se graduó de Bachiller (1886) y en la Universidad de Columbia de Doctor en Medicina (1892) con honores especiales (Premio Harsen). En los hospitales de la propia ciudad logró una sólida formación científica: interno de los Servicios de Medicina y de Cirugía del Hospital Roosevelt (1892-1894), médico de visita del Departamento de Enfermedades de la Infancia del Hospital Bellevue (1894-1898) e inspector médico y bacteriólogo del Departamento de Sanidad (1895-1898), todo obtenido por oposición.

Fig. 1. Dr. Arístides Agramonte y Simoni (1868-1931).


En la Universidad de la Habana se graduó de Licenciado (1900) y Doctor en Medicina y Cirugía (1900), de este último con la tesis "La parasitología del paludismo en el hombre". Conspirador por la independencia de Cuba, ingresó como médico agregado del Ejército Norteamericano para combatir la guerra hispano-cubano-americana (1898) y se le nombró encargado del Laboratorio de Anatomía Patológica y Bacteriología de la División de Cuba. Al crearse la IV Comisión del Ejército Norteamericano para el estudio de la fiebre amarilla se le nombró patólogo en ella y participó en todos los trabajos de investigación que dieron como resultado la confirmación del descubrimiento del Dr. Carlos J. Finlay Barrés.

Su importante bibliografía científica consta de dos libros de texto que citaré en el capítulo correspondiente de este estudio y cerca de 150 monografías y artículos científicos, sobre todo de temas de medicina tropical. Ocupó importantes cargos: Presiente de la Comisión de Enfermedades Infecciosas (1909), Presidente del IV Congreso Médico Nacional (1917) y del VI Congreso Médico Latinoamericano (1922), Presidente de Honor del V Congreso Médico Nacional (1920) y de la VI Conferencia Sanitaria Panamericana (1924) y Secretario de Sanidad y Beneficencia (1922-1923). Fue miembro de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, presidente de la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana y de la Sociedad Económica de Amigos del País y perteneció a numerosas instituciones científicas de Europa y América. Recibió altos honores como: Premio Brent de la Academia de Ciencias de Francia (1912); los Doctorados en Ciencias Honoris Causa de la Universidad de Columbia (1914) y Mayor de San Marcos, Lima, Perú (1925) y el Doctorado en Leyes Honoris Causa de la Universidad de Tulane, Louisiana (1929). Fue propuesto para el Premio Nobel de Fisiología y Medicina con los doctores Walter Reed y James Carroll en 1903 y con el doctor Carlos J. Finlay Barrés en 1912, 1913, 1914 y 1915.

Con la Universidad cerrada en 1930, por la dictadura del General Gerardo Machado Morales, renunció a su cátedra el 4 de julio de 1931 y marchó a Estados Unidos donde fue nombrado Profesor Jefe del Grupo de Cátedras de Medicina Tropical de la Universidad de Louissiana ese año.

Falleció en New Orleans, el 17 de agosto de 1931.5-8

Desde el 23 de marzo de 1932 desempeñó las funciones de Profesor Titular el Dr. Reinaldo Márquez Camacho, pues era en esos momentos el único Profesor Auxiliar por oposición, pero no fue hasta el 17 de septiembre de 1938, en que por Resolución Rectoral de esa fecha, se le ratificó en propiedad por ascenso.

El doctor Márquez Camacho fue un eminente médico bacteriólogo cubano, Maestro de generaciones de médicos cubanos. Nació en Pinar del Río, provincia de igual nombre, el 2 de abril de 1889, hijo de Pedro Márquez y Carmen Camacho. Su padre fue un destacado pedagogo y su hija Viola Márquez Vizcay, médico bacteriólogo y Profesora Agregada de la cátedra. El doctor Márquez Camacho cursó la enseñanza primaria en colegio de su ciudad natal. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias (1903) en el Instituto de Segunda Enseñanza de Pinar del Río, institución en la que ganó el premio Beca de Viaje "Antonio Sánchez de Bustamante", lo que le permitió graduarse de Doctor en Cirugía Veterinaria (1908) en la Universidad Novi Eborari, New York, EE. UU. A. En la Universidad de la Habana, después de los ejercicios de incorporación, se le expidió el título de Doctor en Medicina Veterinaria (1909). En este último centro docente superior también se graduó de Doctor en Medicina (1924). Fue capitán médico veterinario del Ejercito Nacional y fundó y dirigió el Laboratorio Biológico de las Fuerzas Armadas (1914). Ocupó el cargo de Jefe Local de Salubridad de la Habana (1933). Fundó y dirigió el Centro de Salmonellas de su cátedra y desarrolló la bacteriología clínica en Cuba. Los estudios realizados con sus colaboradores sobre disentería bacilar, samonellosis, leptospirosis y tifus murino le ganaron prestigio internacional.

En su bibliografía científica, que sobrepasa el medio centenar de monografías y artículos, aparecida en importantes publicaciones extranjeras, se destacan sus monografías: “Primer caso en Cuba de meningitis a bacillus enteriditis de Gaertner” (1931), “Aspectos interesantes sobre la nueva bacteriología de la fiebre tifoidea” (1938), “Las autovacunas en el tratamiento de la pielitis” (1938), “Confirmación microbiológica del tifus exantemático en Cuba (tifus pinareño)” (1940) y “Enfermedad de Weil en Cuba. Comprobación bacteriológica” (1945), entre otras. Fundó y dirigió el Laboratorio “Márquez” S. A., con el profesor Arturo Curbelo Hernández, el mejor de Cuba en su época. Mantuvo estrechas relaciones de intercambio científico con figuras del prestigio de los profesores Sir Alexander Fleming, descubridor de la penicilina; Iván Saphra, del Centro Nacional de Salmonellas de New York; Morris Schaeffer, de la Universidad de Emory y David Weisnmann, de la Universidad de Yale, a quienes trajo a su cátedra como profesores invitados. Participó en importantes congresos médicos nacionales, extranjeros e internacionales. Perteneció a la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana, la Sociedad Cubana de Microbiología y Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Médicos Laboratoristas Clínicos, así como a numerosas instituciones extranjeras de su especialidad, como la Sociedad Internacional de Patología Clínica. Gran defensor del gremio médico, fue miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Médica de Cuba y miembro del Comité de Ética y Moral del Colegio Médico Nacional. Sus preocupaciones por los destinos del país lo llevaron a ser de los fundadores del Partido Agrario Nacional y su candidato a la Presidencia de la República (1940).

Se mantuvo al frente de la cátedra hasta su fallecimiento, ocurrido en La Habana, el 27 de noviembre de 1954.9-11

Para sustituirlo fue nombrado, por Resolución Rectoral de 11 de diciembre siguiente, el Dr. Arturo Curbelo Hernández, único Profesor Auxiliar por ejercicios de oposición de la cátedra y tomó posesión ese día.

El doctor Curbelo Hernández fue un eminente bacteriólogo cubano de prestigio internacional. Nació en Pinar del Río, provincia de igual nombre, el 1 de septiembre de 1901, hijo de José Félix Curbelo, abogado y Úrsula Hernández, veterana de la Guerra Independentista (1895-1898). Cursó la enseñanza primaria en la Escuela Pública No. 179 de su ciudad natal. Los estudios secundarios los realizó en parte en New York y se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias (1915) en el Instituto de Segunda Enseñanza de Pinar del Río. En la Universidad de la Habana se graduó de Doctor en Medicina (1923). Recibió cursos de especialización en Estados Unidos de Norteamérica, sobre antibióticos en la Universidad de Fordham y sobre virología en el Comunicable Desease Center, Montgomery, Alabama. Fue director del importante Centro de Salmonellas adscripto a la cátedra y miembro del Centro de Salmonellas de New York, filiales ambos de Copenhague. Impartió la asignatura de Bacteriología en la Facultad de Cirugía Dental y en los Cursos de Dietistas de la Escuela de Verano de la Universidad de la Habana. En su copiosa e importante bibliografía científica, cuyos libros refiere el acápite correspondiente de este estudio figuran 264 monografías y artículos.

Fue fundador, director y copropietario del Laboratorio "Márquez" S. A.; Director del Instituto Nacional de Higiene y del Instituto “Finlay” de La Habana; miembro de la Junta Superior de Sanidad y Director de los Laboratorios Clínicos de la Policlínica "La Bondad" y del Sanatorio "Concepción Arenal de Hijas de Galicia". Perteneció a la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana, a la que ingresó con su trabajo "La Virología, ciencia del futuro" (1955) y a la Nacional de Medicina de Caracas, Venezuela; a la Society of American Bacteriologist y a muy numerosas nacionales y extranjeras.12-16

Se mantuvo como Profesor Titular de la cátedra hasta el final del período estudiado.


5. Por Orden Militar No. 250, de 28 de diciembre de 1899, fue nombrado como Profesor Supernumerario, equivalente a auxiliar, el Dr. Nicolás Carballo y Gutiérrez y tomó posesión el 1 de enero de 1900.17

A propuesta de la Junta de Profesores de la Facultad de Medicina y Farmacia, en sesión de 26 de febrero de 1900, fue nombrado el 1 de marzo siguiente el Dr. Evaristo de Iduate y Gassos como Profesor Supernumerario y jefe del laboratorio de la cátedra. Por Orden Militar No. 266 de 5 de julio de 1900 cesó en su cargo.

El 18 de julio siguiente fue nombrado, por la Secretaría de Instrucción Pública, el Dr. Rafael Pérez-Vento y Nin Profesor Auxiliar interino y jefe del laboratorio de la cátedra, conjuntamente con la jefatura del laboratorio de la Cátedra de Histología, Histoquímia y Anatomía Patológica.18

El 13 de septiembre de 1900 es nombrado Profesor Auxiliar, jefe del laboratorio de la Cátedra de Bacteriología, en virtud de ejercicios de oposición, el Dr. Arístides Agramonte Simoni.7

El 9 de abril de 1901, el doctor Agramonte, nombrado Profesor Titular por ascenso y el 8 de noviembre siguiente fue designado, por la Secretaría de Instrucción Pública, Profesor Auxiliar interino y jefe del laboratorio, el Dr. Federico Grande Rossi y tomó posesión al siguiente día. Por Orden Militar No. 28 de 1 de febrero de 1902 fue nombrado en sus cargos, en propiedad, en virtud de ejercicios de oposición el doctor Grande Rossi, quien tomó posesión dos días después.19

Al pasar el doctor Grande Rossi a la Cátedra de Patología General con su Clínica y Afecciones Intertropicales, desde el 18 de noviembre de 1909 desempeñó la plaza, interinamente, el Dr. Clemente Inclán Costa, pero fue nombrado oficialmente el 23 de octubre de 1910, fecha en la que renunció su plaza de Ayudante Graduado. El doctor Inclán Costa realizó ejercicios de oposición y fue nombrado en propiedad por Decreto Presidencial de 25 de septiembre de 1911.20

Fig. 2. Dr. Reinaldo Márquez Camacho (1889-1954).


Al dividirse la Cátedra de Bacteriología y Patología Experimental, por Ley Docente de 5 de octubre de 1923, el doctor Inclán pasó a la de Patología Experimental y en la de Bacteriología, el Consejo Universitario, en sesión de 27 de marzo de 1924, acordó nombrar Profesor Auxiliar interino al Dr. Reinaldo Márquez Camacho, a propuesta de la Facultad de Medicina y Farmacia.

El doctor Márquez Camacho realizó ejercicios de oposición y fue nombrado por Decreto Presidencial No. 2412 de 30 de noviembre de 1925 Profesor Auxiliar en propiedad y tomó posesión el 11 de diciembre siguiente.11

Al fallecer el Dr. Arístides Agramonte Simoni y ascender a Profesor Titular el doctor Márquez Camacho, el Consejo Universitario, por acuerdo de 16 de enero de 1934, nombró por concurso al Dr. Arturo Curbelo Hernández, como Profesor Auxiliar interino y tomó posesión cuatro días más tarde, aunque venía desempeñando la plaza desde el 21 de mayo de 1931.16

Por fallecimiento del doctor Márquez Camacho y ascenso a Profesor Titular del doctor Curbelo Hernández, fue nombrado el Dr. Antonio G. Insua y Cartaya, por Resolución Rectoral de 24 de diciembre de 1954, Profesor Auxiliar en propiedad por derecho de ascenso y tomó posesión ese día.21

El doctor Insua y Cartaya se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.


6. Una vez concluidos sus estudios de medicina fue nombrado como Ayudante Graduado, a partir del 1 de octubre de 1901, por pruebas anuales de oposición, el Dr. Clemente José Inclán Costa,20 quien se mantuvo en el cargo hasta 1910. Algunos de sus trabajos presentados en las oposiciones fueron: "Introducción y diagnóstico de gérmenes patógenos" (1907), "Autopsia de un curiel infectado" (1908), "Demostración del poder opsónico" (1909) y "Siembra y ordenación de todos los cultivos del Laboratorio" (1910). El 23 de octubre de 1910 renunció la plaza por ser designado Profesor Auxiliar interino.

Por Decreto Rectoral de 12 de noviembre siguiente fue nombrado a partir del día 10 de ese mes, Ayudante Graduado, el Dr. Arturo García Casariego,22 quien igualmente se mantuvo en el cargo, por oposiciones anuales, hasta el 9 de octubre de 1917 en que renunció por haber sido designado, el 6 de ese mismo mes, como Profesor Auxiliar interino de la Cátedra de Clínica Quirúrgica.

Fig. 3. Dr. Arturo Curbelo Hernández (1901-1973).


Por Decreto Rectoral de 4 de diciembre de 1917 fue nombrado, en virtud de pruebas de oposición, el Dr. César Fuentes Fernández,23 quien tomó posesión dos días después y se mantuvo en la plaza, por oposiciones anuales, hasta que por Ley Docente de 15 de octubre de 1923 la cátedra fue dividida en dos: No. 11 Bacteriología y No. 30 Patología Experimental.

Por Decreto Rectoral de 27 de octubre de 1924 se nombró Ayudante Graduado de la Cátedra de Bacteriología, por oposición, para los cursos 1923-1925 al Dr. José M. Estévez y Fernández.24 El 30 de septiembre de 1925 tomó posesión como Ayudante Graduado por oposición, el Dr. Federico Ignacio Ordext y Ros25 para los cursos de 1925-1927 y por Decretos Rectorales de 1 de octubre de 1927 y 1 de octubre de 1929 para los cursos comprendidos de 1927-1931, cargo en el que continuó durante el cierre de la Universidad por la dictadura del General Gerardo Machado Morales (1930-1933) y aún después.

Al convertirse las plazas de ayudantes graduados como de profesores agregados, por Ley Docente de 8 de enero de 1937, aparecida en la Gaceta Oficial el 27 de febrero siguiente, el doctor Ordext y Ros fue considerado como tal y ratificado por Resolución Rectoral de 11 de diciembre de 1944 y se mantuvo en ella hasta el final del período estudiado.

Por Resolución Rectoral de 17 de marzo de 1924, se nombra Ayudante Graduado al Dr. Arturo Curbelo Hernández16 para los cursos de 1925-1927; por Decreto Rectoral de 1 de octubre de 1927, para los de 1927-1929 y el 1 de octubre de 1929, ahora por pruebas bienales, para los de 1929-1933. Se mantuvo en el cargo, hasta que ascendió por concurso a Profesor Auxiliar, jefe del Laboratorio de la cátedra en 1932.

Por Decreto Rectoral de 1 de octubre de 1927 fue nombrado el Dr. Antonio Giraldo Insua y Cartaya21 para los cursos 1927-1929, cargo en el que continuó durante el cierre de la Universidad (1930-1933) y aún después. Al convertirse las plazas de ayudantes graduados como de profesores agregados, el doctor Insua y Cartaya fue considerado como tal y ratificado en propiedad por Resolución Rectoral de 4 de septiembre de 1944. Se mantuvo en el cargo hasta que por Resolución Rectoral de 24 de diciembre de 1954 fue nombrado Profesor Auxiliar en propiedad, por derecho de ascenso y tomó posesión ese día.

Para ocupar su plaza de Profesor Agregado fue nombrado, por ejercicios de concurso-oposición, el Dr. Juan Ángel Custodio Martínez Cruz,26 de quien por no aparecer su expediente administrativo en el Archivo Histórico de la Universidad de la Habana desconocemos la fecha de su toma de posesión, el cual se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.

Por Resolución Rectoral de 17 de marzo de 1924 se nombra Ayudante Graduado a la Dra. Luisa Pardo Suárez27 para los cursos 1923-1925. Por Resolución Rectoral de 20 de marzo de 1924 es designada Profesora Auxiliar interina de la Cátedra de Anatomía e Histología Patológicas, pero sigue manteniendo su condición de Ayudante Graduada, para cuyo cargo tomó posesión nuevamente el 30 de septiembre de 1925.

El 14 de abril de 1926 realizó ejercicios de oposición y fue nombrada, en la plaza de la doctora Pardo Suárez, la Dra. María Govín Gómez,28 para los cursos 1926-1928 y así los mantuvo por pruebas, ahora bienales, para los cursos 1928-1932. Por Decreto Rectoral de 30 de agosto de 1944 fue nombrada Profesora Agregada en propiedad. Cargo del que presentó la renuncia y le fue aceptada por Resolución Rectoral de 12 de septiembre de 1952.

Por Decreto Rectoral de 13 de marzo de 1953 fue nombrada Profesora Agregada, por ejercicios de concurso-oposición, la Dra. Viola Matilde Márquez Biscay,29 hija del Dr. Reinaldo Márquez Camacho, la que se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.

Por Resolución Rectoral de 11 de abril de 1956 se nombró, por reñidísimos ejercicios de concurso-oposición, en el cuarto cargo aún vacante de Profesor Agregado al Dr. Antonio Julián Palacín Aranda,30 frente a los doctores Ángel L. Guerra Chabau y Alberto E. Fors Carbonell.

El doctor Palacín Aranda fue un eminente médico bacteriólogo, formador de generaciones de médicos microbiólogos cubanos. Nació en la barriada de El Cerro, La Habana, el 9 de enero de 1915, hijo de Manuel Palacín y Josefina Aranda. Recibió la enseñanza primaria en colegio de El Cerro. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencia (1934) en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. En la Universidad de la propia ciudad cursó los estudios superiores y recibió el título de Doctor en Medicina (1943). Se formó como bacteriólogo, desde sus días de estudiante, junto a los profesores Reinaldo Márquez Camacho y Arturo Curbelo Hernández. Inició su carrera docente como adscripto a la Cátedra de Bacteriología y auxiliar práctico de primera, jefe del Laboratorio de la Cátedra de Patología Médica (1944-1954). Finalizada la II Guerra Mundial (1945) viajó a Europa como miembro de la United Nation Relief and Rehabilitation Administration (UNRRA), prestó asistencia médica a los ex prisioneros de los campos de concentración en Alemania (1945-1948) y presenció sesiones del Juicio de Nuremberg. A su regreso a Cuba continuó su carrera docente en la cátedra y ocupó otros numerosos e importantes cargos como: Médico Especialista de la Sección de Bacteriología del Laboratorio Central del Hospital Universitario "General Calixto García" por oposición (1954-1956), profesor de los cursos de bacteriología desarrollados por la cátedra en la Escuela de Verano de la Universidad (1953-1955) y otros. Se mantuvo en la cátedra hasta el final del período estudiado.31,32



7.
El 15 de enero de 1900 fue nombrado ayudante preparador el alumno Clemente Inclán Costa y, por Orden Militar No. 266 de 5 de julio de 1900, cesa en su cargo.


Por Resolución Rectoral de 18 de julio de 1900, y a propuesta del Claustro de Medicina, fue nombrado el alumno Ángel A. Aballí y Arellano, Alumno Ayudante del laboratorio de la cátedra. Por elección del Claustro de la Facultad de Medicina fue nombrado el 21 de agosto de 1900, como Alumno Ayudante del laboratorio, nuevamente, Clemente Inclán y tomó posesión el 1 de septiembre siguiente. En iguales fechas pasó Ángel A. Aballí a la Cátedra de Fisiología.

Por Resolución Rectoral de 2 de octubre de 1901 cesa en su cargo de Alumno Ayudante a partir del 1 de octubre, por haberse graduado de médico el 2 de julio anterior, el ya doctor Clemente Inclán. Desde esa fecha, desaparece el cargo.20

Por la Reforma Universitaria puesta en vigor el 10 de enero de 1962 se crearon dos plazas de alumnos ayudantes, las que obtuvieron, por ejercicios de oposición, los alumnos Gregorio Delgado García y Josman García Landa.

 


8. Al establecerse la carrera profesoral en la Universidad de la Habana, por Ley Docente de 8 de enero de 1937, se abrió la posibilidad para las cátedras de formar sus futuros profesores.

Fig. 4. Dr. Antonio Palacín Aranda (1915-1985).


El Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 17 de mayo de 1940 y a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, acordó el ingreso en el período de adscripción en la cátedra del Dr. Luis Boza Masvidal.33 Este período duraba dos años y terminaba con la presentación de una tesis llamada de adscripción.

El Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 22 de octubre de 1941, a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, acordó el ingreso en el período de adscripción de los doctores Juan A. Martínez Cruz y Gonzalo Rodríguez Malagamba;34 en sesión de 27 de abril de 1944, de los doctores Ernesto R. Pino Crespo, Mercedes Chávez Arango, José A. Molina Durán, Juan Nogueras Ferraté y Antonio Palacín Aranda,35 la tesis de adscripción de este último se titula "Las indicaciones de los exámenes bacteriológicos" (1949); en sesión de 14 de agosto de 1946, de la Dra. Viola Márquez Biscay;36 en sesión de 25 de noviembre de 1948, de los doctores Alberto E. Fors Carbonell yTeodoro Drake Galinena;37 en sesión de 5 de febrero de 1953, de los doctores José A. Viciana Claramunt,Ángel L. del S. C. Guerra Chabau y Juan A. C. Embil Puig38 y en sesión de 20 de marzo de 1956, del doctor Raúl J. Martínez Cruz.39

Terminado el período de adscripción se podía aspirar, por concurso, a la plaza de Instructor o también directamente a ella. Estas plazas igualmente eran por dos años, al final de los cuales se les extendía un certificado de aptitud, si por su labor se hacían merecedores a ellos.

Por acuerdo del Claustro de la Facultad de Medicina, en sesión de 14 de agosto de 1946, se le otorgó certificado de aptitud al instructor Dr. Gonzalo Rodríguez Malagamba;40 en sesión de 2 de abril de 1951, a la Dra. Viola Márquez Biscay41 y en sesión de 31 de julio de 1952, al Dr. Antonio Palacín Aranda.42 También fue instructor de la cátedra, aunque desconocemos la fecha de su certificado de aptitud, el Dr. Juan Embil Puig.

Es posible que algunos de los adscriptos e instructores continuaran, una vez finalizados sus respectivos períodos, como médicos asociados, pero documentalmente solo nos consta el Dr. Antonio Palacín Aranda (1954).


9. Al reiniciar sus actividades la Universidad de la Habana, en enero de 1959, los profesores en propiedad que integraban la Cátedra de Bacteriología eran los doctores: Titular, Arturo Curbelo Hernández; Auxiliar, Antonio G. Insua y Cartaya y agregados, Federico Ordext Ros, Juan A. Martínez Cruz, Viola Márquez Biscay y Antonio Palacín Aranda.

Ninguno de estos profesores colaboró con la dictadura del Mayor General Fulgencio Batista Zaldívar (1952-1958), ni fue sometido a juicio de depuración.

El doctor Curbelo Hernández, el 22 de diciembre de 1960 presentó la renuncia de su cátedra para acogerse a retiro civil mediante la siguiente carta:

 

La Habana, Dic. 22 de 1960
Año de la Reforma Agraria


A la Junta Superior de Gob. de la Universidad de la Habana

(Por conducto de la Junta de Gob. de la Escuela de Medicina)


Señores:

Habiéndome sido concedida la jubilación por el Seguro del Médico y requiriendo mi estado de salud un largo lapso de descanso absoluto de todas mis actividades profesionales, según ineludible y formal indicación facultativa me veo en la obligación de renunciar irrevocablemente mi cargo de Prof. Tit. de Microbiología de la Escuela de Medicina, lo cual hago formalmente en este escrito.

De Uds. muy atentamente.


Firma

Dr. A. Curbelo16

 

La Junta Superior de Gobierno de la Universidad, en sesión de 6 de enero de 1961, le aceptó la renuncia.

El doctor Curbelo Hernández falleció en La Habana el 21 de abril de 1973.14

El doctor Insua Cartaya, el 9 de marzo de 1959, presentó la renuncia para acogerse a retiro civil mediante la siguiente carta:

 

La Habana, Marzo 9 de 1959

Sr. Decano de la Fac. de Medicina


Estimado profesor

El que suscribe Dr. Antonio Giraldo Insua Cartaya a Ud., suplica tramite estas líneas de forma y manera que sean convertidas en renuncia irrevocable del puesto que en esa Fac., venía desempeñando (Prof. Aux. de Bact.).
Mi deseo de renunciar es bien conocido desde hace años por determinados compañeros. Así mismo quiero agradecer a Ud., que todo ello se produzca con la naturalidad y tranquilidad con que se producen estas cosas normalmente.


De Ud. muy agradecido


Firma

Dr. A. Insua21


Por Resolución Rectoral de 17 de abril de 1959 le fue aceptada la renuncia con efecto del día 1 de abril anterior.

La Junta Superior de Gobierno de la Universidad, por acuerdo de 4 de octubre de 1960, basado en la Ley No. 859 de 4 de agosto anterior, aplicó la jubilación obligatoria al Dr. Federico Ordext Ros, la que se hizo efectiva en la propia fecha.25

Por no aparecer en el Archivo Histórico de la Universidad de la Habana el expediente administrativo del Dr. Juan A. Martínez Cruz desconocemos la fecha en que este profesor presentó la renuncia a su cargo, para acogerse a jubilación, ni tampoco la Resolución Rectoral que se la aceptó.

La Junta Superior de Gobierno de la Universidad le envió a la doctora Márquez Biscay la siguiente carta:

 

La Habana, Agosto 15 de 1960

Dra. Viola Márquez Biscay

San Lázaro # 352

Ciudad


Doctora.

La Junta Sup. de Gob., en sesión celebrada el día 12 de los corrientes, adoptó entre otros, el siguiente acuerdo.

12- Suspender de empleo y sueldo, sometiéndola a exped. disciplinario a la Dra. Viola Márquez Biscay, como consecuencia de su escrito de fecha 3 de los corrientes, haciendo constar su solidaridad con el acuerdo adoptado por la mayoría de los profesores de la Fac. de Med. el día 29 de julio último y comunicar este acuerdo a la Comisión Disciplinaria para iniciar el correspondiente expediente.


Firma

Ángel Quevedo Valdivia

Secretario29

 

Este mismo organismo universitario, el 13 de enero de 1961 resolvió separar definitivamente de su cargo docente a la doctora Márquez Biscay. Por lo tanto, quedó como único profesor en la cátedra el Dr. Antonio Palacín Aranda.30

Al ponerse en vigor la Reforma Universitaria, el 10 de enero de 1962, en el Subdepartamento de Microbiología, figuraban como profesores, equivalentes a titulares, los doctores Antonio Palacín Aranda, Eloy Padrón Ruiz y Ángel Guerra Chabau; profesores auxiliares, los doctores Gonzalo Rodríguez Malagamba, Ramón Vidal Vidal y José C. Pino Núñez y alumnos ayudantes, los alumnos Gregorio Delgado García y Josman García Landa.

 


10. Son muy numerosas las investigaciones llevadas a cabo en la Cátedra de Bacteriología, siempre teniendo como eje principal al profesor Arturo Curbelo Hernández.13 Este gran investigador, con el profesor Juan A. Martínez Cruz, confirmaron bacteriológicamente la disentería bacilar, por Shigelosis, en Cuba (1935), lo que el profesor Ángel Aballí y Arellano, Maestro de la Pediatría Cubana, desde muchos años antes señalaba desde el punto de vista de la patología y la clínica. Los trabajos posteriores de estos investigadores permitieron señalar todas las variedades bacteriológicas de la enfermedad.


Los profesores Curbelo Hernández y Antonio J. Insua Cartaya colaboraron en el descubrimiento del Treponema carateuru, Brumpt, agente etiológico de la Pinta, realizado el 3 de agosto de 1938, en el Hospital "Nuestra Señora de las Mercedes" de La Habana, por los doctores Juan Grau Triana y José Alfonso Armenteros, bajo la dirección del profesor Braulio Sáenz Ricart.

El profesor Curbelo Hernández con su ayudante el Dr. Efraín Marrero López llevó a cabo los trabajos que condujeron al descubrimiento del tifus murino en Cuba (1941) y demostó su ciclo epidemiológico en estudios con la Rickettsia prowazeki aislada. En estos trabajos son de destacar las aportaciones, en los aspectos clínicos de la enfermedad, del Dr. Pedro González Battle y otros médicos de Pinar del Río.

Los profesores Curbelo Hernández y Márquez Camacho llevaron a cabo los trabajos bacteriológicos que evidenciaron la existencia en Cuba de casos humanos autóctonos de la enfermedad de Weil (1944), aislaron su agente causal, la Leptospira icterohaemorragiae, en un primer caso.

Fig. 5. Dr. Federico Ordext y Ros (1901-?).


En su extensa monografía, "Las salmonellosis humanas en Cuba". Ed. Inst. "Finlay". La Habana, 1946, el profesor Curbelo Hernández insistió en la importancia de estas infecciones procedentes del ganado vacuno que afectan al hombre y expuso el descubrimiento de dos nuevos tipos, las Salmonellas habana y cubana y el de la Salmonella paratifoidea C en Cuba y la frecuencia de las paratifoideas A y B. En estos trabajos fueron sus colaboradores los doctores Juan A. Martínez Cruz, Teodoro Drake Galinena y Viola Márquez Biscay.

El profesor Curbelo Hernández colaboró en la confirmación de la etiología de la eosinofilia tropical en Cuba (1949), estudios que están recogidos en su artículo "Contribución al estudio etiológico de la eosinofilia febril" (1949), en colaboración con el Profesor Ángel Reaud y Ramos Izquierdo y el Dr. Eduardo Pérez Sorá.

Así mismo colaboró en la identificación del Mycobacterium ulcerans causante de la enfermedad de Bairsdale (1951), descrita en Melbourne, Australia, por Mc Callum y colaboradores. En este estudio participaron los profesores Vicente Pardo Castelló y Viola Márquez Biscay y el Dr. Fernando Trespalacios Gómez.

El doctor Curbelo Hernández tomó parte en el descubrimiento del primer caso en Cuba de Leptospirosis canícula humana (enfermedad de Stuttgart) con la colaboración de los profesores Fernando López Fernández y Viola Márquez Biscay y los doctores Eduardo Pérez Sorá y Armando Arocha Machado.

Y, finalmente, participó en el aislamiento de los virus A y B de la influenza epidémica (1954), por primera vez en Cuba, confirmado en Estados Unidos de Norteamérica, en colaboración con el Dr. Jean Embil Puig.

 


11. El programa de la asignatura Bacteriología, desarrollado en las conferencias del Dr. Arístides Agramonte Simoni, comprendía:43


I. Historia de la Bacteriología. Importancia. Cronología bacteriana.

II. Formas inferiores de la vida vegetal. Formas inferiores de la vida animal.

III. Influencia del medio ambiente en la forma y tamaño de las bacterias.

IV. Tamaño de las bacterias. Estructura de las bacterias.

V. Movimiento de las bacterias. Flagelos. Clasificaciones según los flagelos.

VI. Biología de las bacterias. Clasificación morfológica.

VII. Medio ambiente de las bacterias. Lugares desprovistos de bacterias.

VIII. Clasificación de las bacterias según su manera de vida.

IX. Requisito de oxígeno de las bacterias. Aerobios. Anaerobios.

X. Requisitos de la temperatura de las bacterias.

XI. Productos de la vida bacteriana.

XII. Fenómenos de la vida bacteriana. Bacteriología. Bacterias nitrificantes.


La parte de Técnica Bacteriológica comprendía:44

I. Medios de cultivo.

II. Suero. Maneras de obtenerlo.

III. Leche. Propiedades. Sangre. Orina. Huevos. Infusiones vegetales.

IV. Agar-agar y gelatina.

V. Diversos métodos de siembras de bacterias.

VI. Cultivos de anaerobios.

VII. Métodos de aislamiento de bacterias.

VIII. Conteo de bacterias.

IX. El microscopio y sus accesorios.

X. Examen microscópico de bacterias vivas. Gota colgante.

XI. Examen microscópico de bacterias coloreadas. Técnicas.

XII. Métodos especiales de coloración.

XIII. Bacilo del muermo.

XIV. Bacilo de la difteria.

XV. Bacilo de la tuberculosis.

XVI. Bacilo de la lepra.

XVII. Gonococo de Neisser.


El programa de la asignatura explicado por el Dr. Arturo Curbelo Hernández comprendía:45

I. Bacteria.

II. Estructura de la bacteria.

III. Composición química de la bacteria.

IV. Clasificación de las bacterias.

V. Metabolismo bacteriano.

VI. Reproducción bacteriana.

VII. Actividades sintéticas de las bacterias.

VIII. La bacteria frente al oxígeno del aire.

IX. Influencia del medio ambiente sobre la bacteria

X. Influencia de los agentes físicos sobre la bacteria.

XI. Acción de los agentes químicos in vitro.

XII. Agentes antibacterianos in vivo (quimioterapia).

XIII. Variación bacteriana.

XIV. La bacteriofagia.

XV. Infección.

XVI. La resistencia.

XVII. Los estafilococos.

XVIII. Los estreptococos.

XIX. Los neumococos.

XX. La neisseria (el gonococo y el meningococo).

XXI. Los corynebacterium.

XXII. Los clostridium.

XXIII. Las bacterias entéricas.

XXIV. Las microbacterias.

XXV. Elementos de virología.

XXVI. Elementos de micología.

 


12. El profesor Arístides Agramonte Simoni recomendaba como libros de consulta extranjeros los siguientes: Macé y Abbott: "Bacteriología"; Stermberg: "Inmunidad y seroterapia" y Charmont y Abbott: "Bacteriología".46

Los profesores Reinaldo Márquez Camacho y Arturo Curbelo Hernández recomendaban: Barzizza y Manso Soto: "Microbiología"; Dopter y Sacquepée: "Bacteriología"; A. Besson: "Microbiología"”; Kolle y Hetsch: "Bacteriología"; Parks y Williams: "Pattogenie Microorganisens"; W. Ford: "A text Books of Bacteriology"; Yinzzer y Bayne: "Text Books of Bacteriology" y Topléy y Wilson: "Principies of Bacteriology and Inmunology".47

 

13. El Dr. Arístides Agramonte Simoni publicó los siguientes libros docentes: "Compendio de Bacteriología". Ed. Estarcida. La Habana. Sin fecha. 95 págs. y "Técnica Bacteriológica". Ed. Estarcida. La Habana. Sin fecha. 106 págs.
Pero el más importante publicista de obras docentes de la cátedra fue el Dr. Arturo Curbelo Hernández, quien aportó los siguientes libros: "Texto de Bacteriología". M. V. Fresneda, Editor. La Habana. 1942. 600 págs., con la colaboración del Dr. Antonio G. Insua Cartaya; "Las bacterias patógenas del hombre". Cultural S.A. Editor. La Habana. 1941. 826 págs., en colaboración con el Dr. Antonio G. Insua Cartaya; "Manual Técnico de Bacteriología Clínica". Cultural S.A. Editor. La Habana. 1944. 421 págs., con la colaboración de los doctores Gonzalo Rodríguez Malagamba y Viola Márquez Biscay; "Rickettsiosis. Patología, Clínica y Epidemiología en la Guerra y en la Post-Guerra". Cultural S.A. Editor. La Habana. 1943. 395 págs., con la colaboración del Dr. Pedro González Battle, laureado con el Premio "Suárez Bruno" de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana; “Las Brucelosis en Cuba”. Cultural S.A. Editor. La Habana. 1942. 500 págs., con la colaboración del Dr. Efraín Marrero López, laureado con el Premio “Suárez Bruno” de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana y "Las Salmonellosis humanas en Cuba". Ed. Instituto "Finlay". La Habana. 1946. 220 págs., laureado por la Sociedad de Estudios Clínicos de la Habana.

El Dr. Arturo Curbelo Hernández también publicó "Feber Due to Ratbite (Including Sadoku)", capítulo 15 de la importante obra, Gradwohl, B. B. H. y otros: "Clinical Tropical Medicina". Ed. C.V. Mocby. Compani. Saint Louis, U.S.A. 1951.13



14.
La Cátedra de Bacteriología es, sin lugar a dudas, una de las de mayor importancia en la Facultad de Medicina de la Universidad de la Habana en el período estudiado, por la calidad de su enseñanza, de las investigaciones realizadas y de su producción bibliográfica docente, principalmente del Dr. Arturo Curbelo Hernández.

Del Dr. Arístides Agramonte Simoni nos dejaría un interesante testimonio, algo humorístico, su alumno, el después profesor y escritor destacado, Dr. Mario E. Digo Llanos:

Terminada Topográfica, nos dirigíamos apresuradamente al Laboratorio Word, donde nos esperaba el doctor Arístides Agramonte para iniciarnos en el vasto campo de la Bacteriología.

Agramonte con Reed, Lazear y Carroll formó parte de la comisión norteamericana que vino a Cuba a estudiar la fiebre amarilla, y que, después de fracasar, comprobó la certeza de la teoría de Finlay.

Agramonte podrá haber sido considerado un gran hombre, pero lo que está fuera de toda duda es que era un hombre grande. Su elevada estatura y gran corpulencia, cierta dureza de expresión y la brusquedad de sus movimientos, le comunicaban cierto aspecto bufaloideo.


No sabemos si el orden y el riguroso método con que siempre procedía eran cualidades congénitas en él o solo una consecuencia de su antigua vida militar.

En su clase todo estaba previsto, nada se dejaba al azar. Su puntualidad era tal, que podía tomarse su llegada como cañonazo de las nueve, para ajustar los relojes.

[...]

Agramonte tenía fama de ser refractario al ‘jabón’, a ese jabón con el cual se obtenían sobresalientes, se ganaban premios y se creaba reputaciones.

[...]

Como resumen de su actuación, podríamos decir que el doctor Agramonte lo que nos enseñó, nos lo enseñó bien.48

 

Del Dr. Arturo Curbelo Hernández, el que escribe la presente investigación, que fue su discípulo y su amigo en los últimos años de su vida, puede dar testimonio no solo de su gran obra científica y docente sino también de su vasta cultura general y amor a la verdad.

En cierta ocasión me dijo: "Yo sé que usted va a escribir sobre mí, pero cuando lo haga tiene que decir que el doctor Márquez era mejor que yo". Y esto lo decía porque nadie superó en Cuba en el diagnóstico bacteriológico al doctor Márquez y esa misma experiencia la tuve personalmente con el Dr. Antonio Palacín Aranda, que fue tutor de mi tesis de especialista de I Grado en Microbiología: "Diagnóstico inmunológico de la toxoplasmosis" (1974), y a quien considero supremo en el diagnóstico bacteriológico, aunque sus publicaciones científicas no fueron muy numerosas.

El doctor Curbelo Hernández dejó escrito un interesante libro de sus memorias, que tuve oportunidad de leer y que prometió entregármelo para su publicación, pero que falleció sin cumplir su promesa y del que posteriormente no tuve noticias.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y DOCUMENTALES

1. Delgado García G. Planes de estudio de medicina vigente en la Universidad de la Habana de 1899 a 1958. En: Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba (1900-1962). Primera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 105. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2009:7-43.

2. Delgado García G. Planes de estudio de medicina vigente en la Universidad de la Habana de 1899 a 1958. En: Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba (1900-1962). Primera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 105. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2009:34.

3. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso 1901- 1902. Imp. “Avisador Comercial”. La Habana. 1903:118.

4. Universidad de la Habana. Catálogo General y Memoria correspondiente al curso 1937-38. La Habana: Ed. Alfa. 1939:300.

5. Delgado García G y López Espinosa JA. Los cubanos y los Premios Nobel. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 86. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 1999.

6. Delgado García G. Agramonte Simoni, Arístides (1868-1931). En: Gómez González, J., Briceño-Iragory, L. y Rabí Chara, M. (Editores). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Caracas. Venezuela: Ed. ATEPROCA CA. 2007: 492-3.

7. Le Roy Cassá J. Arístides Agramonte Simoni. Rev. Bimestre Cubana. La Habana. 1932;30(2):239-68.

8. Le Roy Cassá J. Bibliografía del Dr. Arístides Agramonte Simoni. Rev Bimestre Cubana. La Habana. 1932;30(3):240-55.

9. Sellek Azzi A. Profesor Reinaldo Márquez Camacho (1889-1954). Rev Cubana Lab Clin. La Habana. 1955;9(1):9-12.

10. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 6421.

11. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 7372.

12. Abascal Vera H. Discurso de contestación al trabajo de ingreso en la Academia de Ciencias del Dr. Arturo Curbelo Hernández. Anal. Acad. Cien. Med. Fis. Nat. Habana. La Habana. 1955;94:247-252.

13. Curbelo Hernández A. Curriculum Vitae. La Habana: Imp. Universitaria. 1955. 20 págs.

14. Delgado García G. Curbelo Hernández Arturo (1901-1973). En: Gómez González, J, Briceño- Iragory L y Rabí Chara M. (Editores). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Ed. ATEPROCA CA. Caracas. Venezuela. 2007: 511.

15. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 6344.

16. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm.9505.

17. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. Antig. 2430.

18. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 388.

19. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 6014.

20. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 5774.

21. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9477.

22. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 4654.

23. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9043.

24. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 5370.

25. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 6213.

26. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 20335.

27. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9889.

28. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 7411.

29. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9148.

30. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 12244.

31. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 30480.

32. Delgado García G. Al profesor Antonio Palacín Aranda. Bol Epidem. Hospital Universitario “General Calixto García”. La Habana. 1988;3(1):6-9.

33. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1940;7(4). Junio 1.

34. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1941;8(17). Noviembre 15.

35. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1944;11(7). Mayo 15.

36. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1946;13(19). Octubre 31.

37. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1948;15(20). Diciembre 31.

38. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1953;20(4). Mayo 13.

39. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1956;23(20). Octubre 30.

40. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1946;13(19). Octubre 31.

41. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1951;18(6). Junio 18.

42. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1952;19(15). Agosto 30.

43. Compendio de Bacteriología. Basado en las explicaciones del Dr. Arístides Agramonte, Catedrático Titular de la Asignatura en la Universidad de la Habana. Editado por los alumnos L.N. Henríquez, JR. González y JP. Medina. Ed. Estarcida. La Habana. Sin fecha. 95 págs.

44. Técnica Bacteriológica. Basado en las explicaciones del Dr. Arístides Agramonte, Catedrático Titular de la Asignatura en la Universidad de la Habana. Redactado por el Dr. Arturo Curbelo Hernández. Ayudante Graduado. En: L.N. Henríquez, JR. González y JP. Medina. La Habana: Ed. Estarcida. Sin fecha. 196 págs.

45. Programa Oficial de la Cátedra de Microbiología. Editado bajo la dirección del Profesor Titular de la cátedra Dr. Arturo Curbelo Hernández. La Habana: Ed. Estarcida. Sin fecha. 4 págs.

46. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso 1920- 1921. Imp. y Papel. Rambla, Bouza y Ca. La Habana. 1922:234.

47. Universidad de la Habana. Catálogo General y Memoria correspondiente al curso 1937-38. La Habana: Ed. Alfa. 1939:300.

48. Dihigo Llanos, ME. Recuerdos de una larga vida. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 60. Ed. Cien. Med. La Habana. 1974:42-44