CUADERNOS DE HISTORIA DE LA SALUD PÚBLICA

 

Cátedra de Histología Normal y Embriología

 

 

1. Inicio y desarrollo de la enseñanza de la Histología Normal en la Universidad de la Habana en el siglo XIX. La asignatura de Histología Normal e Histoquimia en el plan de estudios de 1899. La asignatura de Histología Normal en los planes de estudio de 1900, 1919, 1923 y 1928. La asignatura de Histología Normal y Embriología en el plan de estudios de 1934. Se separan como dos asignaturas de Histología Normal y de Embriología en el plan de 1937, pero formando una misma cátedra. Las asignaturas de Histología Normal y Embriología en los planes de estudios de 1941 y 1959. El Subdepartamento de Histología Normal y de Embriología en el Departamento de Ciencias Morfológicas en el plan de estudios de 1962. 2. Locales en que se impartió. 3. Frecuencia y horarios de clases. 4. Profesores titulares. 5. Profesores auxiliares. 6. Ayudantes graduados y profesores agregados. 7. Técnico docente 8. Alumnos ayudantes. 9. Adscriptos, instructores y asociados. 10. Cambios de profesores de 1959 a 1962. 11. Investigaciones realizadas en la cátedra. 12. Programas de la asignatura. 13. Libros de texto y de consulta extranjeros recomendados en la cátedra. 14. Bibliografía docente producida por los profesores de la cátedra. 15. Consideraciones finales y testimonios. Referencias bibliográficas y documentales.


 


1. En el plan de estudios de la carrera de medicina puesto en vigor en la Universidad de la Habana en 1863 es que se inicia la enseñanza de la Histología Normal en Cuba, en la asignatura Anatomía General e Histología Normal, impartida en segundo año.


En el plan de 1880, con el nombre de Elementos de Histología Normal, va a formar parte de la asignatura Anatomía General y Descriptiva 1er. curso y se crea una nueva asignatura, la de Ampliación de Histología Normal y Patológica, situada en el séptimo año o período del doctorado.

Por la reforma del plan de estudios de 1887 se independiza como nueva asignatura la materia histológica con el nombre de Histología Normal e Histoquimia y se agregan los Ejercicios Prácticos de Histología Normal e Histoquimia a la asignatura de Técnica Anatómica y Ejercicios Prácticos de Disección 1er. curso y desaparece la de Ampliación de Histología Normal y Patológica. Se inicia en este plan la enseñanza de la embriología en la Cátedra de Anatomía Descriptiva y Embriología 1er. y 2do. cursos que desaparecen en 1899.

Con el nombre de Histología Normal e Histoquimia y Anatomía e Histología Patológica va a quedar unida la materia histológica a esta última asignatura, en una misma cátedra, impartida en primer año, a la que se incluirán por el plan de 1899, los Ejercicios Prácticos de Histología Normal e Histoquimia y así permanecerán hasta la reforma universitaria de 1923.1

La asignatura de Histología Normal e Histoquimia, un curso, en el plan de estudios de 1899 se explicará en el primer año del período de la licenciatura. En el plan de 1900 o Plan Varona, como medio curso en primer año y en una primera versión de dicho plan se decía que la materia embriológica se explicaba en la Cátedra de Embriología, Obstetricia con su Clínica y Operaciones Obstétricas, un curso, la cual desapareció en su versión definitiva.

En el plan de estudios de 1919, la asignatura de Histología Normal, un curso, se expondrá en segundo año, en el de 1924 como medio curso en el primero y en el de 1928, como un curso de nuevo en el primero. Con el nombre de Histología Normal y Embriología se explicará en el plan de 1934 como un curso en primer año. En el de 1937 se separan como dos asignaturas de Histología Normal, un curso y Embriología, medio curso, impartidas en primer año, pero formando una misma cátedra. En esa forma se mantendrán en los planes de 1941 y 1959.

En el plan de la reforma de estudios de 1962, la cátedra se explicó como Histología 1 y Embriología 1, en el primer semestre y como Histología 2 y Embriología 2, en el segundo, del primer año de la carrera. Ahora como Subdepartamento de Histología y Embriología del Departamento de Ciencias Morfológicas.2,3

 

2. La asignatura de Histología Normal e Histoquimia, desde el plan de estudios de 1899, se explicará en el Laboratorio "General Word", después Laboratorio Nacional4 y allí permanecerá con el nombre de Histología Normal y Embriología hasta que, inaugurado el nuevo edificio de la Facultad de Medicina "Dr. Ángel Aballí y Arellano", el 18 de mayo de 1940, situado en la calle 25 entre I y J, barriada de El Vedado, se trasladó su enseñanza al Departamento de Histología Normal y Embriología "Dr. Julio San Martín Carriere" en el primer piso a la derecha.5

 

3. En la etapa del profesor Dr. Julio San Martín Carriere, las conferencias se daban dos días a la semana de 3 a 4:30 p.m. y cuatro días a la semana los alumnos ejecutaban trabajos prácticos a la misma hora, consistentes estos en realizar todas las operaciones de técnica histológica, manejo de instrumentos y otros. Cada alumno monta su preparación, la estudia al microscopio, la dibuja y hace micromediciones bajo la dirección del Profesor.4


En la etapa del profesor Dr. Ángel Vieta Barahona, las conferencias se impartían igualmente dos días a la semana, pero de 8 a 9 a.m. y cuatro días a la semana los trabajos prácticos a la misma hora, los de Histología Normal durante todo el curso y los de Embriología, medio curso.6

Fig. 9. Dr. Julio San Martin Carriere (1854-1905).


4. Por Orden Militar No. 250, de 28 de diciembre de 1899, fue nombrado el Dr. Julio San Martín Carriere, catedrático de Histología Normal e Histoquimia y Anatomía e Histología Patológicas. Tomó posesión el 1 de enero de 1900 y por Decreto del Secretario de Instrucción Pública de 5 de julio de ese año fue cesanteado.

Por Orden Militar No. 375, de 18 de septiembre de 1900, fue nombrado Profesor Auxiliar A de la Escuela de Medicina y tomó posesión el 30 del propio mes y año. Por brillantes ejercicios de oposición ascendió a Profesor Titular de la Cátedra de Histología Normal e Histoquimia y Anatomía e Histología Patológicas, en la que fue nombrado por Orden Militar No. 209, de 30 de septiembre de 1901, y tomó posesión el 1 de octubre siguiente.

El Dr. Julio San Martín Carriere fue el más importante médico histólogo cubano. Nació en La Habana el 19 de diciembre de 1854, hijo de Julio San Martín y Josefa Carriere, familiar en cuarta generación del libertador suramericano José de San Martín. Completó las enseñanzas primaria y secundaria en el famoso Colegio "El Salvador", de su ciudad natal, fundado y dirigido por el eminente pedagogo José de la Luz y Caballero y se gradúase de Bachiller en Artes (1868) en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. Cursó los dos primeros años de la carrera de medicina en la Real y Literaria Universidad de la propia ciudad, estudios que se vieron interrumpidos por los acontecimientos que llevaron al fusilamiento de ocho estudiantes de medicina (1871). Marchó a España y en la Universidad de Barcelona se graduó de Licenciado en Medicina y Cirugía (1874). Durante un año (1875-1876) realizó estudios de clínica y microscopía en París con los profesores Jean Martín Charcot, Corniel y Jacques Joseph Grancher. De regreso a Cuba se estableció poco tiempo en La Habana y sucesivamente ejerció en San Diego de los Baños, Alquízar y Ranchuelo. De nuevo en La Habana, entró a formar parte (1887) del recién fundado Laboratorio Histobacteriológico e Instituto Antirrábico, primero de América Latina, como Director de la Sección de Histología Normal y Patológica, donde desarrolló su importante labor de investigación en estas ramas de la medicina. Su amor a la docencia lo llevó a fundar y dirigir un colegio de enseñanza primaria y a desempeñar la Cátedra de Histología Normal (1894-1896) en la Escuela Práctica de Medicina de La Habana. Por sus actividades independentistas emigró (1896-1898) a Tampa, Estados Unidos y Guatemala, República de Guatemala y en ambas ciudades revalidó su título. En la Universidad de la Habana se graduó de Doctor en Medicina (1899).

En su numerosa e importante bibliografía científica, de la que citaremos sus obras de texto en el acápite correspondiente, son de destacar la monografía "Los hematíes en el hombre. Estructura y regeneración" (1889), en la que expuso su teoría relativa a la reproducción de los hematíes y en "Los leucocitos. Sus funciones en estados fisiológicos y patológicos" (1890), fue el primero que señaló la infección a distancia por medio de los leucocitos. No son menos notables los estudios realizados para diagnosticar la fiebre de Texas en el ganado, como "La enfermedad de los bóvidos en la provincia de Santa Clara" (1887) y "La enfermedad del ganado" (1903). Su última publicación, el capítulo "Epizootias y enzootias" en "Manual de Prácticas Sanitarias" (1905) de los doctores Carlos J. Finlay Barrés y Enrique B. Barnet Roque de Escobar. Fue miembro destacado de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana y de la Sociedad de Estudios Clínicos de la misma ciudad.

El doctor San Martín y Carriere desempeñó la cátedra hasta su fallecimiento ocurrido en La Habana el 19 de enero de 1905.7-10

Por Decreto Presidencial de 24 de enero de 1905 fue nombrado, por ascenso, Profesor Titular de la cátedra el Dr. Guillermo Salazar y Caballero, quien tomó posesión al siguiente día.

El doctor Salazar y Caballero fue un destacado histólogo cubano que se graduó de Doctor en Medicina en la Universidad de Darmouth, Hannover, Estado de New Hampshire, Estados Unidos de Norteamérica, título que incorporó en la Universidad de la Habana, por los ejercicios reglamentarios, ante un tribunal que integraron, como Presidente: el Dr. Domingo Fernández Cubas, Secretario: el Dr.Miguel Sánchez Toledo y vocales, los doctores Eugenio Molinet Amoros, Gabriel Casuso Roque y Julio San Martín y Carriere, su tesis "Antisepsia en Cirugía", manuscrita, se encuentra en su expediente de estudios. Estos ejercicios se realizaron del 10 al 12 de enero de 1900 y la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes le expidió el título, pero de Licenciado en Medicina y Cirugía, el 6 de marzo de 1900. Fue miembro titular de la Sociedad de Estudios Clínicos de la Habana. En su escasa bibliografía es de destacar su libro de texto "Elementos de Histología Normal" (1916).

El doctor Salazar y Caballero se mantuvo en el cargo hasta que presentó la renuncia, para acogerse a jubilación, el 1 de abril de 1926, la que le fue aceptada por el Presidente de la República 5 días más tarde (6 de abril de 1926).11-13

Por Decreto Presidencial de 27 de enero de 1927, a propuesta de la Facultad de Medicina y Farmacia, fue nombrado Profesor Titular interino de la cátedra el Dr. Ángel Guillermo Vieta Barahona y tomó posesión el 7 de febrero siguiente. Por Decreto Presidencial de 17 de septiembre de 1927 fue nombrado en propiedad, por ascenso, pues lo era de Profesor Auxiliar por ejercicios de oposición.

El doctor Vieta Barahona fue un eminente médico histólogo y profesor universitario cubano. Nació en Madrid, España, el 30 de agosto de 1891, hijo del Dr. Miguel Vieta y Moré, médico cubano, miembro de una familia de destacados estomatólogos cubanos y de Dolores Barahona y Escribano, española. Trasladados a Cuba se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias (1909) en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas. En la Universidad de la Habana se graduó de Doctor en Cirugía Dental y de Doctor en Medicina, en el mismo año (1914), en esta última carrera con 28 sobresalientes en 32 asignaturas y 22 Premios Ordinarios, lo que le valió ser nominado Alumno Eminente con el Premio Beca de Viaje. Además se graduó en la propia Universidad de Doctor en Farmacia (1925). Fue alumno y médico interno del Hospital Universitario “Nuestra Señora de las Mercedes”, por concurso. Era graduado también en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura de San Alejandro.

Fig. 10. Dr. Guillermo Salazar y Caballero (1872-?).


Su carrera docente comenzó al ser nombrado, por Decreto Presidencial de 29 de diciembre de 1920, Profesor Auxiliar de la Cátedra de Terapéutica aplicada a la Estomatología con su Clínica e Higiene Bucal de la Escuela de Cirugía Dental, con carácter de interino y tomó posesión el 13 de enero de 1921. Por Decreto Presidencial de 6 de marzo de 1922 fue nombrado, por ejercicios de oposición, Profesor Auxiliar de la Cátedra de Histología Anormal de la Boca, un curso y Prótesis Dental, dos cursos, de la propia Escuela y tomó posesión el 1 de abril de 1922. Ese mismo día renunció su antiguo puesto. El 21 de marzo de 1923 se hizo cargo de la cátedra en funciones de Titular, por licencia del propietario, hasta el 14 de julio de 1925.

Entre sus muchos cargos desempeñados debemos citar: Bacteriólogo del Laboratorio Nacional y Director fundador y copropietario del Laboratorio Vieta-Plasencia de Análisis Clínico y Productos Biológicos de La Habana, uno de los mejores de Cuba. Fue académico de número de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, en la que ingresó con su trabajo "La ciencia de los genes" (1956); miembro de la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana, de la Sociedad Cubana de Laboratoristas Clínicos y de numerosas extranjeras como la American College of Physician, miembro honorario de la Academia de Medicina de New York y de la Academia de Medicina de México y Miembro del Ejecutivo de la Federación Médica de Cuba.

En su obra científica se destacan además de sus libros de texto que referiremos en el acápite correspondiente, su libro escrito en colaboración con el profesor Francisco Solano Ramos Delgado, "Estudio teórico y práctico de la sero-reacción de Wasserman" (1915) y sus importantes investigaciones sobre aguas recogidas en "Observaciones sobre la composición bacteriológica de las aguas de Cuba" (1918) y en la destacada monografía "Algunas consideraciones sobre análisis bacteriológico de aguas" (1921) y no lo es menos su precursor artículo "Diagnóstico de las lesiones primarias por el ultra-microscopio" (1916).

Fue Decano de la Facultad de Medicina en numerosas ocasiones: 1933-1934; 1940-1943; 1943-1946; 1946-1949; 1949-1952 y 1952-1955. La muerte de su hijo el Dr. Ángel Vieta Rebozo, gran promesa de la medicina cubana, a solo un año de su graduación, en abril de 1952, llenó de luto la última etapa de su vida.

El doctor Vieta Barahona desempeñó la cátedra hasta el final del período estudiado.14-17


5. Por Orden Militar No. 428, de 15 de octubre de 1900, fue nombrado por oposición Profesor Auxiliar, Jefe del Laboratorio A de la Cátedra de Histología Normal e Histoquimia, el Dr. Guillermo Salazar y Caballero.


El doctor Salazar y Caballero se mantuvo en el cargo hasta que por fallecimiento del Dr. Julio San Martín y Carriere fue nombrado, por ascenso, Profesor Titular de la cátedra y tomó posesión el 25 de enero de 1905.

Por Decreto Presidencial de 28 de marzo de ese año fue nombrado, por oposición, Profesor Auxiliar, Jefe del Laboratorio de la cátedra y tomó posesión el 1 de abril siguiente, el Dr. José Enrique Casuso y Oltra.

El doctor Casuso y Oltra fue un notable médico histólogo, anatomopatólogo y cirujano cubano, miembro de una familia que dio a la medicina cubana eminentes personalidades, como los doctores Gabriel Casuso Roque, Gabriel Casuso y Díaz Albertini y Alejandro Casuso Hernández.

El doctor Casuso y Oltra nació en Pinar del Río, el 9 de febrero de 1881. En la Ciudad de La Habana cursó sus estudios primarios y secundarios y en la Universidad de la propia ciudad, se graduó de Doctor en Medicina (1904), carrera en la que obtuvo en 28 asignaturas, 26 Sobresalientes y 24 Premios Ordinarios y Sobresaliente en el ejercicio de graduación, para ser declarado Alumno Eminente con el Premio Beca de Viaje, que disfrutó en Europa.

Su carrera docente comenzó como Ayudante Facultativo de la Cátedra de Medicina Legal e Higiene desde el 25 de julio de 1900 hasta un año después en que pasó, a igual ayudantía, en la Cátedra de Histología Normal e Histoquimia, cesando en su cargo el 18 de octubre de 1904 en que se le adjudicó la Beca de Viaje y se ausentó para el extranjero. Regresó a la cátedra cuando fue nombrado, por Decreto Presidencial de 28 de marzo de 1905, Profesor Auxiliar, por oposición, como se dijo con anterioridad.

Entre sus muchos cargos desempeñados están el de cirujano del Hospital Universitario "Nuestra Señora de las Mercedes", de 1905 a 1915, en los que realizó 1 042 intervenciones quirúrgicas, pasa después a Director del Departamento de Cáncer del mismo hospital, donde su labor no fue menos notable. Ingresó como Académico de Número en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana (1925), con su formidable trabajo "El problema del cáncer en Cuba" y miembro de la Sociedad de Estudios Clínicos de la Habana y del American College of Surgeons, entre otras. Como político, fue militante destacado del Partido Conservador Nacional en el que ocupó los cargos, por elección, de Consejero Provincial (1909-1912) y Representante a la Cámara (1916-1924). En su no muy numerosa bibliografía científica y docente son de destacar, su breve "Compendio de Histología Normal". La Habana. 1920. 70 págs. y sus artículos: "Proceder rápido de preparaciones histológicas" (1905), "Un caso de uronefrosis doble" (1907), "Quiste hidatídico del Mesenterio" (1908), "Apendicitis producida por el tricocefalus" (1910), "Dos casos de quistes de ovario complicando el embarazo" (1912) y "Tratamiento del cáncer del cuello del útero" (1918).

El doctor Casuso y Oltra se mantuvo en el cargo hasta que por Decreto Presidencial, de 27 de octubre de 1923, fue nombrado Profesor Titular, por ascenso, de la Cátedra de Anatomía e Histología Patológicas.18-23

De mayo de 1923 a mayo de 1924 fue nombrado Profesor Auxiliar interino de la cátedra el Dr. Pedro A. Castillo Martínez.

Por Decreto Presidencia, de 20 de diciembre de 1924, fue nombrado el Dr. Ángel Vieta Barahona Profesor Auxiliar en virtud de oposiciones y tomó posesión el 14 de febrero de 1925. Ocupó la plaza hasta que por Decreto Presidencial de 27 de enero de 1927 fue nombrado Profesor Titular interino de la cátedra. Por ese mismo Decreto Presidencial fue nombrada Profesora Auxiliar interina la Dra. Luisa Pardo Suárez y tomó posesión el 7 de febrero siguiente, hasta que por auto de la Audiencia de la Habana de diciembre de 1930 se le concedió la jubilación, que fue firme el 2 de diciembre de ese año.

Fue sustituida por el Dr. Pedro M. León Blanco, quien fue nombrado, por concurso, por acuerdo del Consejo Universitario, de 22 de noviembre de 1934, Profesor Auxiliar Interino de la cátedra y tomó posesión dos días más tarde. Por Resolución Rectoral de 15 de diciembre de 1938 fue ratificado en el cargo en propiedad y tomó posesión el 11 de octubre siguiente.

El doctor León Blanco fue un eminente médico histólogo y patólogo cubano. Nació en la ciudad de Guantánamo, actual provincia de igual nombre, el 29 de abril de 1899, hijo de Manuel León y Concepción Blanco. Su hermano, el Dr. Francisco León Blanco, fue también un eminente médico histólogo y patólogo. Cursó la enseñanza primaria en colegio de su ciudad natal. La secundaria la inició en Santiago de Cuba, ciudad en la que alcanzó el título de Maestro de Cultivos (1915), para graduarse de Bachiller en Letras y Ciencias (1918) en el Instituto de Segunda Enseñanza de la Habana. En la Universidad de la propia ciudad obtuvo el título de Doctor en Medicina (1923).

Fig. 11. Dr. Ángel Vieta Barahona (1891-?).


La vocación por los estudios histológicos, que se manifestó en él desde sus días de estudiante universitario, lo llevó, apenas graduado, a ingresar por ejercicios de oposición en la Cátedra de Histología Normal y Embriología de la Universidad de la Habana como Ayudante Graduado (1924), cargo en el que se mantuvo por otros dos ejercicios de oposición (1927 y 1929). Realizó estudios de especialización sobre histología del sistema nervioso (1930) con el eminente profesor español don Pío del Río Hortega en la Universidad Central de México. Con este propio Maestro realizó estudios de citología general e investigaciones sobre cancerología en el Laboratorio de Investigaciones del Instituto Nacional de Oncología de Madrid (1931-1932). Con el profesor José F. Nonidez colaborador del sabio histólogo hispano don Santiago Ramón y Cajal, llevó a cabo estudios sobre histología y neurología (1938-1939) en la Universidad de Cornell, E. U. A. Fue Médico patólogo del Hospital Municipal "General Freyre de Andrade" de La Habana (1926), Médico patólogo del Hospital Universitario "General Calixto García", de cuyo Departamento Central de Anatomía Patológica fue director (1953-1958) al que convirtió en el mejor del país en su época y al que a su fallecimiento se puso por nombre "Profesor Pedro M. León Blanco". También se desempeñó como Organizador y Jefe del Departamento de Anatomía Patológica del Hospital Clínico Quirúrgico "Joaquín Albarrán" de La Habana (1956-1958).

En su importante y numerosa bibliografía científica son de citarse las monografías y artículos: "Un caso de xeroderma pigmentosum" (1927), "Un caso clínico de leiomioma del estómago" (1932), "Estudio sobre un caso de rino-escleroma" (1937), "Adenocantoma de la región pilórica" (1950) y "Alteraciones histo-patológicas del hígado en algunas parasitosis" (1954). Fue miembro titular de las sociedades nacionales de Gastroenterología, Leprología, Cancerología, Anatomía Patológica, Dermatología y Sifilografía, Cirugía y de Médicos Laboratoristas Clínicos, además de Miembro fundador de la Sociedad para el Estudio de la Esterilidad y Miembro de la International Academy of Pathology. Participó como ponente en todos los congresos médicos nacionales de su época. Fue Secretario de la Sección de Anatomía Patológica de la totalidad de las convenciones de la Sociedad Cubana de Médicos Laboratoristas Clínicos y Ponente en numerosos congresos extranjeros e internacionales de su especialidad. Recibió no pocas distinciones nacionales y extranjeras.

El doctor León Blanco se mantuvo en el cargo hasta su fallecimiento ocurrido en La Habana el 8 de abril de 1958.24-26

Para sustituirlo fue nombrado el Dr. Antonio Navarrete Sierra, Profesor Agregado a la cátedra, quien fue ratificado en el cargo por Decreto Rectoral de 10 de abril de 1959 y tomó posesión ese día.

Como un hecho curioso es de anotar que por Decreto Presidencial de 5 de octubre de 1920 fue nombrado Profesor Auxiliar interino de la Escuela de Medicina el Dr. Valentín T. Castanedo y Sansores, quien 10 días después tomó posesión de ese cargo como una segunda plaza de Profesor Auxiliar de la cátedra, hasta el 1 de agosto de 1924 en que quedó suprimida la misma, por no aparecer consignada en el presupuesto general de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes correspondiente al año fiscal de 1924-1925.27

 

6. Por Resolución Rectoral de 5 de mayo de 1904, por oposición, fue nombrado Ayudante Graduado de la cátedra el Dr. Ángel A. Aballí y Arellano, hasta el 25 de enero de 1905 en que fue nombrado Profesor Auxiliar interino de la cátedra. Por Resolución Rectoral de 21 de septiembre de igual año fue nombrado nuevamente Ayudante Graduado, por oposición, de la cátedra, hasta que por Resolución del Secretario de Instrucción Pública, de 31 de julio de 1906, fue nombrado Profesor Auxiliar interino de la asignatura Clínica Infantil y tomó posesión dos días después.28


Por Resolución Rectoral de 3 de noviembre de 1904 fue nombrado Ayudante Graduada de la cátedra, por oposición y tomó posesión ese día, la Dra. Luisa M. Pardo Suárez, la que se mantuvo en el cargo por ejercicios bienales: 1906, 1908, 1910, 1912, 1914, 1916, 1918, hasta el 26 de marzo de 1919 en que fue nombrada por la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes, en comisión, Jefa de la Clínica Anexa al Laboratorio creado por Decreto Presidencial de 21 de marzo de 1919 para el estudio del niño cubano, dicha comisión finalizó en julio 1 de 1920, en que por Decreto Presidencial se declaró terminado el funcionamiento del expresado Laboratorio y se hizo cargo, nuevamente, de su puesto en la Escuela de Medicina. Se mantuvo como Ayudante Graduada de la cátedra, por ejercicios bienales de 1920, 1922 y 1924. Por Decreto Presidencial de 20 de marzo de 1924 fue nombrada Profesora Auxiliar interina de la cátedra de Anatomía e Histología Patológicas, tomando posesión el 7 de febrero siguiente, fecha en que cesó como Ayudante Graduada.

La doctora Pardo Suárez fue una notable médica históloga y anatomopatóloga cubana. Nació en La Habana el 25 de abril de 1878, hija de Vicente Pardo, natural de Galicia, España y de Carmen Suárez, natural de Valencia, España. Realizó la enseñanza primaria en su ciudad natal y se graduó de Bachiller (1897) en el Instituto de Segunda Enseñanza de la Habana. En la Universidad de la propia ciudad alcanzó el título de Doctora en Medicina (1904) con el mejor expediente de su curso, que comprendía 31 Sobresalientes en igual número de asignaturas, 4 Premios Ordinarios, 1 Mención Honorífica y Sobresaliente en los ejercicios de grado.29,30

Por Decreto Rectoral de 14 de septiembre de 1906 fue nombrado, con carácter provisional, Ayudante Graduado de la cátedra el Dr. Valentín Castanedo y Sansores y tomó posesión 4 días después. Se mantuvo en el cargo, en propiedad, por ejercicios de oposición bienales: 1908, 1910, 1912, 1914, 1916, y 1918, hasta el 15 de octubre de 1920 en que tomó posesión de la segunda plaza de Profesor Auxiliar de la cátedra.

El doctor Castanedo y Sansores contrajo matrimonio con la doctora Pardo Suárez el 3 de septiembre de 1909.27

Por Decreto Rectoral de 25 de octubre de 1920 fueron nombrados Ayudantes Graduados de la cátedra los doctores Leopoldo Manzanilla Carbonell y Genaro Maspule Martínez. Este último cesó en el cargo al siguiente año, pero el doctor Manzanilla Carbonell, el 21 de julio de 1921 obtuvo la plaza, por oposición, para el curso 1921-1922 y estuvo acompañado, con plaza similar, por el Dr. Enrique Balparda y Jiménez. El doctor Manzanilla Carbonell se mantuvo como tal por sucesivos ejercicios de oposición en: 1922, 1924, 1926, 1928 y 1930. Por Ley Docente de 8 de enero de 1937 pasó a la denominación de Profesor Agregado interino y por Decreto Rectoral de 1944 fue ratificado como Profesor Agregado en propiedad.

El doctor Manzanilla Carbonell se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.31

Por Decreto Rectoral de 1 de febrero de 1924 fue nombrado Ayudante Graduado de la cátedra el Dr. Rodolfo Pérez de los Reyes, para los cursos 1923-1925 y se mantuvo en la plaza, por oposición, para los cursos 1925-1927, 1927-1929 y 1929-1931. Por Ley Docente de 8 de enero de 1937 se le denominó Profesor Agregado interino y por Decreto Rectoral de 25 de julio de 1939 fue ratificado en propiedad. Se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.

El Dr. Pérez de los Reyes fue un destacado médico histólogo y cardiólogo cubano. Nació en el poblado de Las Cruces, Matanzas, el 8 de febrero de 1896. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas (1913) y de Doctor en Medicina (1918) y en Pedagogía (1934) en la Universidad de la Habana. Fue becado en el Cornell University Medical College y en el New York Hospital (1940-1941). Se desempeñó como Director de la Biblioteca de la Facultad de Medicina (1942-1960), Profesor y Director del Seminario de Historia de la Medicina y Bibliografía "Tomás Romay" de la Facultad de Medicina (1950), Miembro fundador de la Sociedad Cubana de Historia de la Medicina, Miembro de la Sociedad de Estudios Clínicos de la Habana y de la Sociedad Cubana de Cardiología. Entre sus numerosos artículos médicos son de destacar: "Un caso interesante de aortitis y aneurisma del cayado" (1922), "El riesgo quirúrgico de los diabéticos" (1925), "Estudio de 1800 electrocardiogramas" (1927) y "El enfermo cardiaco: posibilidades operatorias y riesgos quirúrgicos y anestésicos, pruebas funcionales y electrocardiográficas, el riesgo quirúrgico del niño cardiaco" (1948).32-34

Por Decreto Rectoral de 31 de enero de 1924 fue nombrado Ayudante Graduado de la cátedra el Dr. Pedro M. León Blanco para los curso de 1923-1925 y se mantuvo en el cargo, por oposiciones, para los cursos de 1925-927, 1927-1929 y 1929-1931, hasta que por acuerdo del Consejo Universitario de 22 de noviembre de 1934 fue nombrado, por concurso, Profesor Auxiliar interino de la cátedra.26

Por Decreto Rectoral, de 27 de mayo de 1926, fue nombrado Ayudante Graduado de la cátedra, por oposición, el Dr. Jaime S. Condom y Cestino, plaza vacante por renuncia del Dr. León Mir y Ortiz, que la ocupaba también por oposición. El doctor Condom y Cestino se mantuvo en el cargo, por oposiciones, para los cursos 1928-1930 y 1930-1932. Por Ley Docente de 8 de enero 1937 se le denominó Profesor Agregado interino, puesto en que se le ratificó en propiedad por Decreto Rectoral de 14 de octubre de 1939. Se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.35

Por Decreto Rectoral de 24 de octubre de 1929 se nombra al Dr. Antonio Navarrete Sierra Ayudante Graduado interino de la cátedra, para los cursos 1929-1931 y toma posesión dos días después. Por Resolución Rectoral de 7 de junio de 1934 se le nombra nuevamente Ayudante Graduado interino. Por Ley Docente de 8 de enero 1937 se le designa Profesor Agregado interino y se le ratifica en propiedad por Decreto Rectoral de 17 de octubre de 1940.

Fig. 12. Dr. José Enrique Casuso y Oltra (1881-1928).


Como no había realizado ejercicios de oposición para su cargo en propiedad, los llevó a cabo y fueron reconocidos por el Consejo Universitario en sesión de 23 de julio de 1949. Explicó el curso de Histología Normal y Embriología de la Escuela de Medicina Veterinaria desde 1940 hasta 1955. Se mantuvo en el cargo hasta el final del período estudiado.36


7. En 1934 fue nombrado técnico docente de la cátedra el señor Manuel Ignacio Monteros Valdivieso, a quien en 1945 se le nombró instructor técnico y comienza a impartir las clases teórico-prácticas, junto con los profesores agregados de la cátedra. En estas funciones llegará hasta el final del período estudiado.


El señor Monteros Valdivieso fue un notable histólogo e historiador ecuatoriano radicado en Cuba. Nació en la ciudad de Loja, cantón y provincia del mismo nombre, República de Ecuador, en 1904. Realizó la enseñanza primaria en el Colegio Nacional Bernardo Valdivieso, Loja, pero no terminó el bachillerato. En 1929, con otros dos compañeros, se dirigen a Guayaquil donde tomaron un barco rumbo a Francia, con la intención de estudiar medicina en la Universidad de La Sorbona de París, pero Monteros Valdivieso en la escala que hacen en La Habana, decide quedarse definitivamente en la capital cubana.

Establece entonces una estrecha amistad con el eminente médico cubano Dr. Gustavo Aldereguía Lima que le permitió el contacto con muy destacados revolucionarios cubanos y latinoamericanos y trabaja como visitador médico de laboratorios de productor farmacéuticos, lo cual no le impidió ingresar en la Liga Antiimperialista y contribuir en la medida de sus posibilidades, a la lucha contra la dictadura del General Gerardo Machado Morales (1925-1933).

Quizá por sus relaciones de trabajo con el doctor Ángel Vieta Barahona, copropietario y Director de los Laboratorios Vieta-Plasencia y a su vez Profesor Titular jefe de la cátedra, es que Monteros Valdivieso comienza a laborar en ella y va a forjarse como científico, docente y publicista de gran calidad.

En su muy numerosa obra científica e historiográfica, sus libros docentes los citaré en el acápite correspondiente, son de destacar los libros "Vida de Cajal. Síntesis y perpetuación del Genio de las Españas" (1955) y "Joaquín Albarrán. Genial artífice de la Urología" (1963) y sus monografías y artículos: "Estampas del Ecuador" (1946), "Ciclo vital de la célula" (1947), "Filogenia. Origen del protoplasma" (1947), "Inmortalidad de la materia" (1947), "Historia de la célula" (1947), "Pedro Vicente Maldonado" (1948), "Monografía del microscopio" (1950), "El volcanismo en el Ecuador" (1950), "Ecuador nación prócer de Hispanoamérica" (1950), "Biografía de la Beata Marianita de Jesús, la Azucena de Quito (1618-1645)" (1950), "Silueta del Cristianismo en el Ecuador Colonial" (1951), "Origen de la vida" (1953), "Los eximios histólogos de Montpellier" (1956) y "Mateo Orfila: creador de la Toxicología" (1958).37


8. Por Decreto Rectoral de 25 de julio de 1900 fueron nombrados alumnos ayudantes de la cátedra, por oposición, los estudiantes de la Facultad de Medicina, José E. Casuso y Oltra y Armando G. de Córdova Quesada, este último cesó en el cargo al graduarse de Doctor en Medicina (1902) y el primero, igualmente, al terminar sus estudios universitarios (1904). Estas plazas desaparecieron con ellos, pero por la Reforma de Estudios de 1923 se creó una nueva que ocupó el estudiante Antonio Navarrete Sierra y que duró dos años (1924-1926). 18,36


9. Al establecerse la carrera profesoral en la Universidad de la Habana, por Ley Docente de 8 de enero de 1937, se abrió la posibilidad para las cátedras de formar sus futuros profesores.

El Claustro Pleno de la Facultad de Medicina, en sesión de 17 de mayo de 1940 y a propuesta de la Comisión Permanente de Adscripción, acordó el ingreso a la cátedra de los doctores Saturnino E. Martínez Leyro y Laudelino González González.38 Este período duraba dos años y terminaba con la presentación de una tesis llamada de adscripción; en sesión de 27 de abril de 1944, acordó el ingreso de los doctores Juan A. Simón Gutiérrez y Celestino F. Rodríguez Fuentes;39 en sesión de 25 de noviembre de 1948, de los doctores Francisco A. Cao García y Juan Silverio Latour40 y en sesión de 3 de noviembre de 1950, del doctor Victoriano Pardo Menéndez.41


Terminado el período de adscripción se podía aspirar, por concurso, a la plaza de instructor o también directamente a ella. Estas plazas eran igualmente por dos años, al final de los cuales se les extendía un certificado de aptitud, si por su labor se hacían merecedores a ellos.

Es posible que algunos de los adscriptos continuaran como instructores y como médicos asociados a la cátedra, pero documentalmente no nos consta ninguno.


10. El 8 de abril de 1958, estando suspendidas las actividades de la Universidad de la Habana desde finales de 1956, por la lucha del estudiantado contra la dictadura del Mayor General Fulgencio Batista y Zaldívar (1952-1958), falleció el Dr. Pedro M. León Blanco, Profesor Auxiliar de la cátedra, por lo tanto, al reiniciar sus actividades la institución docente superior habanera en enero de 1959, los profesores en propiedad que integraban la cátedra eran los siguientes: Titular, Dr. Ángel Vieta Barahona; Auxiliar, plaza vacante y agregados, doctores Leopoldo Manzanilla Carbonell, Rodolfo Pérez de los Reyes, Jaime S. Condom y Cestino y Antonio Navarrete Sierra y técnico docente, señor Manuel I. Monteros Valdivieso.


Para ocupar la plaza de Auxiliar fue nombrado, por ascenso, el doctor Navarrete Sierra, quien fue ratificado por Decreto Rectoral de 10 de abril de 1959 y tomó posesión ese día.36 Para sustituirlo fue nombrado, interinamente, el Dr. Victoriano Pardo Menéndez, quien desde 1950 había comenzado en la cátedra su carrera docente como adscripto.

Ninguno de estos profesores colaboró con la dictadura del Mayor General Batista y Zaldívar, ni fue sometido a juicio de depuración.

El Dr. Ángel Vieta Barahona presentó la renuncia a su cargo para acogerse a jubilación en la siguiente carta:

 

La Habana, julio 28 de 1960.


Sr. Dr. Clemente Inclán y Costa

Rector de la Universidad de la Habana

Ciudad

(Por conducto reglamentario)


Señor.

Ruego a usted se sirva aceptar la renuncia que con carácter irrevocable presento, del cargo de Profesor Titular de la cátedra de Histología Normal y Embriología de la Facultad de Medicina de esta Universidad de la Habana, en cuyo ejercicio me he honrado durante los últimos treinta y seis años, al servicio de la cual he dedicado mis mejores esfuerzos y mayores entusiasmos en beneficio de mi Alma Mater, con la devoción que ella siempre me ha merecido.

Al dar a Ud. Las gracias por la atención que se preste a este escrito quedo de usted con mis más altas consideraciones y respetos.


Firma

Dr. Ángel Vieta Barahona15


El 15 de agosto de 1960, la Junta Superior de Gobierno de la Universidad, por acuerdo No. 18 del día 12 del propio mes y año, le aceptó la renuncia presentada.

Fig. 13. Dr. Pedro M. León Blanco (1899-1958).


La Junta Superior de Gobierno de la Universidad, con fecha de 12 de agosto de 1960, dictó resolución concediéndole la jubilación al Dr. Antonio Navarrete Sierra, al amparo de lo dispuesto en el artículo 3º de la Ley No. 859 de 4 de agosto de 1960, de jubilación obligatoria.36

Después de 5 licencias por enfermedad, presentó la renuncia para acogerse a jubilación el Dr. Rodolfo Pérez de los Reyes, el 15 de febrero de 1960. Hasta ese momento era también Director de la Biblioteca de la Facultad de Medicina. El Rector de la Universidad le aceptó la renuncia el 17 de febrero siguiente con la fecha de su presentación.33

El 22 de agosto de 1960 presentó la renuncia el Dr. Leopoldo Manzanilla Carbonell para acogerse a jubilación, que tenía concedida desde el 30 de septiembre de 1954 y la Junta Superior de Gobierno de la Universidad se la aceptó el propio 22 de agosto de 1960.31

Por su participación en la tumultuosa reunión del claustro de la Facultad de Medicina de 29 de julio de 1960 y votar junto a los profesores en rebeldía, la Junta Superior de Gobierno de la Universidad el 1 de agosto siguiente, por acuerdo No. 5, resolvió suspender de empleo y sueldo y someterlo a expediente disciplinario, al Dr. Jaime S. Condom y Cestino. La propia Junta el 13 de enero de 1961 acordó separarlo de su cargo en uso de las facultades que le concedió el artículo 1 de la Ley No. 917 de 31 de diciembre de 1960.35

Por no aparecer en el Archivo Histórico de la Universidad de la Habana el expediente administrativo del doctor Pardo Menéndez desconocemos la fecha en que este profesor interino dejó de realizar sus funciones. Por lo tanto, quedó como único docente en la cátedra el técnico Manuel I. Monteros Valdivieso.

Al ponerse en vigor la Reforma Universitaria, el 10 de enero de 1962, figuraban en el Subdepartamento de Histología Normal y Embriología del Departamento de Ciencias Morfológicas como Profesor, equivalente a Titular, el Dr. José M. Rodríguez González y profesores auxiliares, el técnico Manuel I. Monteros Valdivieso, al que se premiaba de esa forma su firme lealtad a la cátedra y los doctores Reinaldo Horta García, Rolando Zabala Gala, Juan J. Faura Monserrat y Reinaldo Machado Campos.

 

11. No hemos encontrado que se realizara en la cátedra, en el período estudiado, labor de investigación sistematizada sobre algunos aspectos de la histología normal o la embriología en seres humanos.


12. Ni en las Memorias Anuarios de la Universidad de la Habana, ni en sus expedientes administrativos aparecen los programas de la asignatura de los profesores Julio San Martín y Guillermo Salazar. El doctor Ángel Vieta desarrolló los de sus dos asignaturas en sus conferencias de clases como sigue:


Programa de Histología Normal42

I. Resumen histórico.

II. Teoría celular.

III. Citología.

IV. Membrana celular.

V. Protoplasma.

VI. El núcleo.

VII. Formaciones citoplasmáticas.

VIII. Condrioma.

IX. Aparato reticular de Golgi o vacuoma.

X. Aparato Centrosomatico.

XI. El idiosoma.

XII. Diferenciación celular.

XIII. Citoplasma funcional.

XIV. Condriomas especiales.

XV. Granulaciones glandulares.

XVI. Inclusiones o enclaves.

XVII. Vacuolas.

XVIII. Conductillos intracitoplasmáticos.

XIX. Órganos de movimiento celular.

XX. División celular.

XXI. Esporulación.

XXII. Mitosis o carioquinesis.

XXIII. Histología. Generalidades.

XXIV. Tejido epitelial.

XXV. Epitelios de revestimiento.

XXVI. Epitelios estratificados.

XXVII. Endotelios.

XXVIII. Glándulas.

XXIX. Tejidos conjuntivos.

XXX. Clasificación de los tejidos conjuntivos.

XXXI. Tejido conjuntivo laxo.

XXXII. Tejido conjuntivo membranoso.

XXXIII. Tejido conjuntivo laminar.

XXXIV. Tejido citógeno o adenoideo.

XXXV. Tejido adiposo.

XXXVI. Tejido pigmentario.

XXXVII. Tejido tendinoso.

XXXVIII. Tejido aponeurótico.

XXXIX. Tejido elástico.

XL. Tejido mucoso.

XLI. Histogénesis del tejido conjuntivo.

XLII. Tejido cartilaginoso.

XLIII. Cartílago fibro-conjuntivo.

XLIV. Cartílago elástico o fibro elástico.

XLV. Tejido óseo.

XLVI. Estructura de los huesos.

XLVII. Hueso fresco.

XLVIII. Hueso esponjoso.

XLIX. Composición química del hueso.

L. Desarrollo de los huesos.

LI. Osificación endoconjuntiva

LII. Osificación perióstica.

LIII. Osificación encondral o endocondra.

LIV. Tejido muscular.

LV. Tejido muscular liso.

LVI. Fibrocélula de Kolliker.

LVII. Músculo estriado.

LVIII. Músculo cardiaco.

LIX. Histogénesis del tejido muscular.

LX. Tejido nervioso.

LXI. Fibras mielínicas o medulares.

LXII. Neuroglias.

LXIII. Terminaciones nerviosas.

LXIV. Histogénesis del tejido nervioso.


Programa de Embriología
43

I. Historia de la Embriología.

II. Preformación y epigénesis.

III. Teoría de la recapitulación de Müller.

IV. Los gametos.

V. Consideraciones para el estudio de la gametogénesis.

VI. Gametogénesis.

VII. Individualidad y constancia numérica de los cromosomas.

VIII. Fecundación.

IX. Determinación del sexo.

X. Nociones de herencia.

XI. Herencia ligada al sexo.

XII. Segmentación o clarivage.

XIII. Segmentación de los huesos mesolecitos.

XIV. Desarrollo de los óvulos telolecitos.

XV. Diferencia del área embrionaria.

XVI. Membrana extraembrionaria.

XVII. Desarrollo del óvulo en los mamíferos.

XVIII. Mesodermo en los mamíferos.

XIX. Estructura de la caduca basal. Placenta.

XX. Fisiología de la placenta y circulación placentaria.

XXI. Cambios de forma en el desarrollo del embrión.

XXII. Edad, tamaño y peso del embrión.

XXIII. Organogénesis

XXIV. Desarrollo de la boca.

XXV. Desarrollo de la faringe.

XXVI. Desarrollo del tubo digestivo.

XXVII. Esófago, estómago e intestino.

XXVIII. Desarrollo del hígado.

XXIX. Desarrollo del páncreas.

XXX. Desarrollo del aparato respiratorio.

XXXI. Anomalías del aparato respiratorio.

XXXII. El sistema circulatorio en el embrión humano.

XXXIII. Formación del corazón.

XXXIV. Anomalías del aparato circulatorio.

XXXV. Sistema urogenital.

XXXVI. Desarrollo de las cavidades celómicas del diafragma y del mesenterio.

XXXVII. Esqueletogénesis.

 


13. Durante todo el período estudiado, los libros de texto y de consulta extranjeros recomendados en la cátedra fueron, en Histología Normal: Sharpey- Schafer: "Manual de Histología"; Maximow-Bloom: "Test-Book of Histology"; Policard A.: "Precis D’ Histologie Physiologique"; Ramón y Cajal S: "Histología Normal"; Levi G.: "Tratado de Histología" y Szymopowize-Krause: "Tratado de Histología y Anatomía Microscópica" y en Embriología:Arey: "Developmental Anatomy"; Jordan y Kindred: "Embriology"; Celestino Dacosta: "Embriologie"; Fisher: "Compendio de Embriología"; Hamilton, Boyd y Mossman: "Human Embriology" y Patten: "Human Embriology".44-48

Fig. 14. Dr. Rodolfo Pérez de los Reyes (1896-1962).


14. El Dr. Julio San Martín y Carriere publicó su libro "Manual de Técnica Histológica". Imp. de Soler Álvarez y Cía. La Habana. 1884. 406 págs., con una introducción de 13 págs. y 393 de contenido, dedicado a su Maestro en la Facultad de Medicina de París Jacques Joseph Grancher, gran amigo de los cubanos.

El doctor San Martín divide su obra en 2 partes, la primera la dedica a la práctica histológica en la que describe instrumentos, uso de reactivos y métodos generales para el estudio de los tejidos. En la segunda, en 21 capítulos breves, estudia cada uno de los tejidos y aparatos del cuerpo humano.

De él diría el eminente bibliógrafo cubano Carlos M. Trelles Govín: "Es el primer libro de su clase escrito en castellano y ha hecho época en nuestra literatura médica".49 Al tomar posesión de la cátedra el doctor San Martín la puso como texto oficial y poco después también lo era en la Universidad de Buenos Aires. La obra fue ampliada considerablemente por su autor con el título de "Tratado de Histología Normal y Patológica", pero lamentablemente permanece inédita.

El Dr. Guillermo Salazar Caballero publicó como obra de texto: "Elementos de Histología Normal". Ed. Juan Llauradó. La Habana. Sin fecha (¿1919?). 168 págs.

El Dr. José E. Casuso y Oltra dio a la imprenta su breve "Compendio de Histología Normal". Ed. Juan Llauradó. La Habana. 1920. 70 págs.

Pero, sin lugar a dudas, el más prolífico autor de obras de texto para la cátedra fue el Dr. Ángel Vieta Barahona con sus libros: "Conferencias de Histología Normal". Ed. Durand Vega. Numerosas ediciones. La Habana. 2 tomos. 773 págs. y "Conferencias de Embriología". Ed. Durand Vega. Numerosas ediciones. La Habana. 1tomo. 446 págs.

El técnico docente Manuel I. Monteros Valdivieso dejó obras de gran valor para la cátedra como sus libros: "Técnica Histológica. Guía y Prontuario para estudiantes". Imp. La Verónica de Manuel Altolaquirre. La Habana. 1941. 188 págs.; "Citología", voluminoso tratado que permaneció inédito y su importante y erudito "Diccionario de Histología y Embriología", 2 gruesos tomos, que en 1966 reunía cerca de 35 000 términos fichados y que lamentablemente también se ha mantenido inédito.


15. A pesar de no haberse desarrollado en la cátedra una sistemática labor de investigación, como bien pudo llevarse a cabo por la gran calidad de sus profesores, no es posible dejar de reconocer el alto valor, tanto de su labor docente teórica como práctica, así como por la rigurosa organización, mantenimiento y cuidado del material utilizado en las prácticas y de la bibliografía a consultar en ellas.


Del Dr. Julio San Martín y Carriere, nos diría escuetamente el Dr. José A. Martínez-Fortún y Foyo, eminente historiador médico, que fue su alumno: "El Dr. Julio San Martín, de más de 40 años, serio, explica bien su asignatura, callado pero de carácter fuerte y justiciero, trae fama de patriota en la inmigración".50

De los doctores Guillermo Salazar y Caballero y José E. Casuso y Oltra nos dejaría el doctor Mario E. Dihigo y Llanos, destacado médico y profesor de enseñanza pre-universitaria, el siguiente testimonio:

La clase de histología resultó muy amena pero nada productiva. Si los graduados de médicos en el año 1917 saben histología, es porque la estudiaron posteriormente. Comenzó el curso el doctor Salazar. En aquella época era el doctor Salazar un hombre inofensivo. Todavía no había adquirido esa aureola de rigor y de ferocidad que le rodeo después. Dijo que éramos muchos, nos dividió en grupos y nos señaló los días de conferencias.

Alguna vez que otra, en el laboratorio, y auxiliado por el doctor Castanedo, nos presentaba preparaciones de distintos tejidos, con muy poco provecho para nosotros.

Un buen día, silenciosamente, el doctor Salazar se retiró por el foso con su jeringuilla y su ampolleta e hizo aparición el doctor Enrique Casuso. Sanguíneo, forzudo y corpulento, era la antítesis de su predecesor. Nos puso de texto un librito que se compraba por cuadernillos al viejo portero, en que se exponía la histología en lenguaje de cablegrama, como si las palabras costaran a cincuenta centavos cada una.51


Sobre el Dr. Ángel Vieta Barahona conserva el que estas líneas escribe un recuerdo imborrable de su alta calidad docente. De gran elocuencia, su magnífica dicción y sus conocimientos enciclopédicos sobre las materias que explicaba, se ponían al alcance de todos sus alumnos y rigurosamente sus clases comenzaban a las 8:00 y terminaban a las 9:00 a.m., sin que decayera la atención de sus alumnos en ningún momento.

Junto a él siempre, el técnico docente Manuel I. Monteros Valdivieso, con quien mantuve una estrecha amistad hasta el final de su vida (enero 23 de 1970).

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Y DOCUMENTALES

1. Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba. 1726-1900. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 75. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 1990:235-44.

2. Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba. (1900-1962). Primera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 105. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2009:7-43.

3. Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba. (1900-1962). Tercera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 107. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2011:144-60.

4. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al curso 1903-1904. Imp. y Papelería M. Ruiz y Ca. La Habana. 1905:126.

5. Delgado García G. Planes de estudio de medicina vigente en la Universidad de la Habana de 1899 a 1958. En: Delgado García G. Historia de la Enseñanza Superior de la Medicina en Cuba (1900-1962). Primera parte. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 105. Ed. Ciencias Médicas. La Habana. 2009:34.

6. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1940;7 (Extra 8):15-17.

7. Delgado García G. San Martín Carriere, Julio (1854-1905). Diccionario Biográfico Médico Hispanoamericano. Caracas. Venezuela: Ed. ATEPROCA. C. A. 2007:573.

8. Grande Rossi F. Elogio Fúnebre del Dr. Julio San Martín Carriere. La Habana: Imp. Rambla y Bouza. 1907.

9. Trelles Govín CM. Bibliografía Científica Cubana. Tomo I. Matanzas: Imp. Juan Oliver. 1916.

10. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 89.

11. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. Ant. 12417.

12. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 11.

13. Trelles Govín CM. Bibliografía de la Universidad de la Habana. La Habana: Imp. Rambla, Bouza y Cía. 1938:248.

14. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 4863.

15. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9497.

16. González Martín D. Grandes de la Medicina Cubana. Dr. Ángel Vieta, Decano de la Facultad de Medicina. Revista Bohemia. La Habana. Abril 20 de 1952.

17. Trelles Govín CM. Bibliografía de la Universidad de la Habana. La Habana: Imp. Rambla, Bouza y Cía. 1938:271.

18. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 737.

19. Índice Biográfico de los Miembros de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana. Co. Ed. de Libros y Folletos. La Habana. 1942:10.

20. Martínez Martínez E. Informe acerca del Dr. José E. Casuso y Oltra. Anal. Acad. Cien. Méd. Fís. Nat. Habana. La Habana. 1929;60:597-8.

21. Homenaje Póstumo a la Memoria del Dr. José E. Casuso y Oltra. Diario de la Marina. La Habana. Marzo 23 de 1929.

22. Trelles Govín CM. Bibliografía de la Universidad de la Habana. Imp. Rambla, Bouza y Cía. La Habana. 1938:137.

23. Riera Hernández M. Cuba Política (1899- 1955). La Habana: Imp. Modelo S.A. 1955:125. 235 y 281.

24. Sellek Azzi A. Profesor Pedro M. León Blanco (1899-1958). Rev Cubana de Laboratorio Clínico. La Habana. 1958;12(3):87-91.

25. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 6040.

26. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 8478.

27. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 6019.

28. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 4926.

29. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. Antig. 9889.

30. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 233.

31. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9483.

32. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Est. 5430.

33. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 8370.

34. Torriente Brau Z. Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de la Habana. La Habana. Índice Analítico. 1864-1958. Tomo II. Ed. Consejo Academia de Ciencias de Cuba. La Habana. 1974:21.

35. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9125.

36. Universidad de la Habana. Archivo Histórico. Exped. Adm. 9349.

37. Delgado García G. “Manuel I. Monteros- Valdivieso (1904-1970), un científico ecuatoriano en Cuba”. Archivos del Ateneo “Juan César García”. La Habana. 2000;1(2):126-36.

38. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1940;7(4). Julio 1.

39. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1944;11(7). Mayo 15.

40. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1948;15(20). Diciembre 31.

41. Bol. Ofic. Univ. La Habana. 1950;17(18). Diciembre 31.

42. Vieta Barahona A. Conferencias de Histología Normal. Universidad de la Habana. La Habana: Ed. por Durand-Vega. 1943. 2 tomos. 773 págs.

43. Vieta Barahona A. Conferencias de Embriología. Universidad de la Habana. La Habana: Ed. por Durand-Vega. 1943. 1 tomo. 446 págs.

44. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al Curso Académico de 1905 a 1906. La Habana: Imp. Papel. Manuel Ruiz & Co. 1907:201.

45. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al Curso Académico de 1913 a 1914. La Habana: Imp. El Siglo XX. 1915:218.

46. Universidad de la Habana. Memoria Anuario correspondiente al Curso Académico de 1926 a 1927. La Habana: Imp. Papel. Rambla, Bouza y Ca. 1929:425.

47. Universidad de la Habana. Catálogo General y Memoria correspondiente al Curso Académico de 1937 a 1938. La Habana: Ed. Alfa. 1939:307.

48. Universidad de la Habana. Escuela de Medicina. Curso Académico de 1953 a 1954. Enseñanza Oficial. Exped. J-3962. Primer Año. Carnet No. 390. pág. 12.

49. Trelles Govín CM. “Bibliografía Científica Cubana”. Tomo I. Matanzas: Imp. F. Oliver. 1918:50.

50. Martínez Fortún y Foyo, José A. La enseñanza de la medicina en la Universidad de la Habana al final del Siglo XIX y principios del XX. Sin pie de Imp. La Habana. 1949: 9.

51. Dihigo Llanos, Mario E. Recuerdos de una larga vida. Cuad. Hist. Sal. Púb. No. 60. Ed. Consejo Científico. MINSAP. La Habana. 1974:24