Indice Anterior Siguiente
Cuaderno de Historia No. 82, 1997

Carta abierta dirigida al generalísimo Máximo Gómez publicada en el periódico "La Lucha" el sábado 21 de mayo de 1904, p. 2, col. 8

Güines, mayo 20 de 1904

Sr. General Máximo Gómez

Habana

General:

En fecha memorable para todos los cubanos respondo a su escitación para comprobar que su hijo Panchito (Q.E.P.D.) fue asesinado en Punta Brava en 7 de diciembre de 1896 y lo demuestra el hecho de que su cadáver presentaba una herida de hombro y brazo derecho recibida en las líneas de fuego del combate de Vejarano en 3 de diciembre en estado ya de cicatrización. Otra atravezando por completo la cavidad toráxica e interesando el pulmón de izquierda a derecha, cuyo mismo proyectil de Mauser, en su salida, hiriendo el codo derecho en su efecto explosivo, lo destrozó por completo. Otra herida entre la quinta y sexta costilla izquierda, a dos centímetros del esternon, hecha por instrumento pérforo cortante, ya fuese un cuchillo ya una bayoneta maüser, pues tenía su borde externo limpio en su corte y el interno comprimido por el grueso del lomo del arma. Tres heridas incisas, cortantes, en la región occipital una de ellas, fracturándolo con derrame de la masa encefálica.

No hago comentarios. Cayó debajo del cadáver del General, al que sostenía por los hombros cuando recibió la herida del tórax y codo.

Todo esto lo tiene certificado el General Miró Argenter en el documento expedido por ese Cuartel General el 8 de diciembre en el campamento Loma del Hambre, documento escrito y entregado a presencia del valiente general Pedro Díaz.

De usted con la más respetuosa consideración

M. Zertucha

Indice Anterior Siguiente