Indice Anterior Siguiente
Cuaderno de Historia No. 83, 1998
Formato .PDFFormato .PDF

La juventud y su organización nacional

Los jóvenes como vanguardia

La Unión de Jóvenes Comunistas, está directamente orientada hacia el futuro, está vertebrada con vistas al futuro luminoso de la sociedad socialista, después de atravesar el camino difícil en que estamos ahora de la construcción de una sociedad nueva, en el camino del afianzamiento total de la dictadura de clases, expresada a través de la sociedad socialista, para llegar finalmente a la sociedad sin clases, la sociedad perfecta, la sociedad que ustedes serán los encargados de construir, de orientar y de dirigir en el futuro.

Para ello, la Unión de Jóvenes Comunistas alza su símbolo, que son los símbolos de todo el pueblo de Cuba: el estudio, el trabajo y el fusil.

La Unión de Jóvenes Comunistas tiene que definirse con una sola palabra: vanguardia. Ustedes, compañeros, deben ser la vanguardia de todos los movimientos. Los primeros en estar dispuestos para los sacrificios que la revolución demande, cualquiera que sea la índole de esos sacrificios. Los primeros en el trabajo. Los primeros en el estudio. Los primeros en la defensa del país.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario de la integración
de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin.» Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Casa de las Américas. La Habana, 1970. Tomo II. P. 162.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967:2,3.
HOY 23 de octubre, 1962:4.
BOHEMIA 54(43):54, 74.
26 de octubre 1962.
La tarea organizativa labor fundamental de la Unión de Jóvenes Comunistas

La tarea de la organización debe estar constantemente unida a todo el trabajo que se desarrolle en la Unión de Jóvenes Comunistas. La organización es la clave que permite atenazar las iniciativas que surgen de los líderes de la Revolución, las iniciativas que plantea en reiteradas oportunidades nuestro Primer Ministro, y las iniciativas que surgen del seno de la clase obrera, que deben transformarse también en directivas precisas, en ideas precisas para la acción subsiguiente.

Si no existe la organización, las ideas, después del primer momento de impulso, van perdiendo eficacia, van cayendo en la rutina, van cayendo en el conformismo, y acaban por ser simplemente un recuerdo.

Además, la Unión de Jóvenes Comunistas ha avanzado mucho en su organización. De aquel débil embrión que se formara como apéndice del Ejército Rebelde, a esta organización de hoy, hay una gran diferencia. Por todas partes, en todos los centros de trabajo, en todos los organismos administrativos, en todos los lugares donde puedan ejercer una acción, allí hay jóvenes comunistas, y allí están trabajando para la Revolución.

El avance organizativo debe ser considerado también como un logro importante de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario de la integración
de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin». Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Casa de las Américas. La Habana, 1970. Tomo II. P. 162-163, 166.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967:2,3. HOY 23 de octubre, 1962:4.
BOHEMIA 54(43):54, 74. 26 de octubre,1962.
El Comandante Dr. Ernesto Guevara y el Presidente del Colegio Médico de La Habana Dr. García Mendoza
Fig. 6. El Comandante Dr. Ernesto Guevara y el Presidente del Colegio Médico de La Habana Dr. García Mendoza

Ser Joven Comunista como honor

Al mismo tiempo, todos y cada uno de ustedes deben tener presentes que ser Joven Comunista como pertenecer a la Unión de Jóvenes Comunistas, no es una gracia que alguien les concede, ni es una gracia que ustedes conceden al Estado o a la Revolución. Pertenecer a la Unión de Jóvenes Comunistas debe ser el más alto honor de un joven de la sociedad nueva. Debe ser un honor por el que luchen en cada momento de su existencia. Y, además, el honor de mantenerse y mantener en alto el nombre individual dentro del gran nombre de la Unión de Jóvenes Comunistas. Debe ser un empeño constante también.

En esta forma avanzaremos aún más rápidamente.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario de la integración
de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin».Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Casa de Las Américas. La Habana, 1970. Tomo II. P. 163.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967: 2,3.
HOY 23 de octubre, 1962: 4.
BOHEMIA 54(43):54, 74.
26 de octubre, 1962

La juventud y la defensa de la patria

Después de dos años podemos recapitular y observar cuáles han sido los resultados de esta tarea y hay enormes logros en la vida de la Unión de Jóvenes Comunistas. Uno de los más importantes, de los más espectaculares, ha sido el de la defensa.

Los jóvenes que primero -algunos de ellos- subieron los cinco picos del Turquino, los que se enrolaron en una serie de organizaciones militares, todos los que empuñaron el fusil en los momentos de peligro estuvieron prestos a defender a la Revolución en cada uno de los lugares donde se esperaba la invasión o la acción enemiga.

A los jóvenes de Playa Girón les cupo el altísimo honor de poder defender allí a nuestra Revolución, defender allí las instituciones que hemos creado a fuerza de sacrificio, los logros que todo el pueblo ha conseguido en años de lucha; toda nuestra Revolución se defendió allí en setenta y dos horas de lucha.

Jóvenes que aún eran niños, se cubrieron de gloria. Algunos están hoy aquí como exponentes de esa juventud heroica, y de otros nos queda por lo menos su nombre como recuerdo, como acicate para nuevas batallas, que habrá que dar, para nuevas actitudes heroicas frente al ataque imperialista.
 

En el momento en que la defensa del país era la tarea más importante la juventud estuvo presente. Hoy la defensa del país sigue ocupando el primer lugar en nuestros deberes. Pero no debemos olvidar que la consigna que guía a los jóvenes comunistas está íntimamente unida entre sí: no puede haber defensa del país solamente en el ejercicio de las armas, prestos a la defensa, sino que, además debemos defender el país construyéndolo con nuestro trabajo y preparando los nuevos cuadros técnicos para acelerar su desarrollo en los años venideros.

Ahora esta tarea adquiere una importancia enorme y está a la misma altura que la del ejercicio directo de las armas.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario de la integración
de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin.» Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Casa de las Américas. La Habana, 1970. Tomo II. P. 163-164
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967:2,3.
HOY 23 de octubre, 1962: 4.
BOHEMIA 54(43):54, 74.
26 de octubre,1962.

La juventud y la alfabetización

Cuando se plantearon problemas como éstos la juventud dijo presente una vez más. Los jóvenes brigadistas respondieron al llamamiento de la Revolución invadieron todos los rincones del país. Y así en pocos meses y en batalla muy dura -donde hubo incluso mártires de la Revolución, mártires de la educación-, pudimos anunciar una situación nueva en América: la de que Cuba era el territorio libre de analfabetismo en América.

El estudio a todos los niveles es también hoy una tarea de la juventud.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario
de la integración de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin». Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Casa de las Américas. La Habana, 1970. Tomo II. P. 164-165
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967:2,3.
HOY 23 de octubre, 1962:4.
BOHEMIA 54(43): 54,74.
26 de octubre 1962.

El trabajo como fuente de experiencias para los jóvenes

Son muy importantes esas tareas porque dentro de ellas la Unión de Jóvenes Comunistas, los jóvenes comunistas no solamente dan. Reciben, y en algunos casos más de lo que dan: adquieren experiencias nuevas, una nueva experiencia del contacto humano, nuevas experiencias de cómo viven nuestros campesinos, de cómo es el trabajo y la vida en los lugares más apartados, de todo lo que hay que hacer para elevar aquellas regiones al mismo nivel que los lugares más habitables del campo y las ciudades. Adquieren experiencias y madurez revolucionaria.

Los compañeros que pasan por aquellas tareas de alfabetizar o recoger café, en contacto directo con nuestro pueblo ayudándolo lejos de sus hogares reciben -puedo afirmarlo- más aún de lo que dan ¡y lo que dan es mucho!. Esta es la forma de educación que mejor cuadra a una juventud que se prepara para el comunismo: la forma de educación en la cual el trabajo pierde la categoría de obsesión que tiene en el mundo capitalista y pasa a ser un grato deber social, que se realiza con alegría, que se realiza al son de cánticos revolucionarios, en medio de la camaradería más fraternal, en medio de contactos humanos que vigorizan a unos y otros, y a todos elevan.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario de la integración de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin». Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Casa de las Américas. La Habana, 1970. Tomo II. P.165.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967: 2, 3.
HOY 23 de octubre, 1962:4.
BOHEMIA 54(43):54, 74.
26 de octubre 1962.

El espíritu creador en la juventud

Es evidente que la Unión de Jóvenes Comunistas, como organismo menor, como hermano menor de las Organizaciones Revolucionarias Integradas, tiene que beber allí de las experiencias de los compañeros que han trabajado más en todas las tareas revolucionarias, y debe escuchar siempre -con respeto- la voz de esa experiencia.

Pero la Juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía, realmente. Y a la Unión de Jóvenes Comunistas le ha faltado un poco de espíritu creador. Ha sido, a través de su dirigencia, demasiado dócil, demasiado respetuosa y poco decidida a plantearse problemas propios.

Hoy se está rompiendo eso. El compañero Joel nos hablaba de las iniciativas de los trabajos en las granjas. Son ejemplos de cómo se empieza a romper la dependencia total -que se convierte en absurda- de un organismo mayor, cómo se empieza a pensar con la propia cabeza.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario de la integración
de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin». Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 166. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967; 2,3.
HOY 23 de octubre, 1962: 4.
BOHEMIA 54(43): 54, 74.
26 de octubre 1962.

La juventud y el sectarismo

Pero es que nosotros, y nuestra juventud con todos nosotros, está convaleciente de una enfermedad que, afortunadamente, no fue muy larga, pero que influyó mucho en el retraso del desarrollo de la profundización ideológica de nuestra Revolución. Estamos todos convalecientes de ese mal, llamado sectarismo.

¿A qué condujo el sectarismo? Condujo a la copia mecánica, a los análisis formales, a la separación entre la dirigencia y las masas. Incluso en nuestra Dirección Nacional, y el reflejo directo se produjo aquí, en la Unión de Jóvenes Comunistas.

Si nosotros -también desorientados por el fenómeno del sectarismo- no alcanzábamos a recibir la voz del pueblo, que es la voz más sabia y más orientadora, sino alcanzábamos recibir las palpitaciones del pueblo para poder transformarlas en ideas concretas, en directivas precisas, mal podríamos dar esas directivas a la Unión de Jóvenes Comunistas. Y como la dependencia era absoluta, como la docilidad era muy grande, la Unión de Jóvenes Comunistas navegaba como un pequeño barquito al garete, dependiendo del gran barco: nuestras Organizaciones Revolucionarias, que también éstas marchaban al garete.

Aquí se producían iniciativas pequeñas, que era lo único capaz de producir la Unión de Jóvenes Comunistas, las cuales se transformaban a veces en slogans groseros, en evidentes manifestaciones faltas de profundidad ideológica.

El compañero Fidel hizo serias críticas de extremismos y de expresiones, algunas tan conocidas por todos ustedes como: «La ORI es la candela...», «Somos socialistas, p´alante y p´alante....» Todas aquellas cosas que criticara Fidel, y que ustedes conocen bien, eran el reflejo del mal que grababa nuestra Revolución.

Hemos salido de esa etapa. La hemos liquidado totalmente, pero sin embargo, los organismos van siempre un poco más lentamente. Es como un mal que hubiera tenido inconsciente a una persona. Cuando el mal cede, el cerebro recupera la claridad mental, pero todavía los miembros no coordinan bien sus movimientos. Los primeros días después de levantarse del lecho el andar es inseguro y poco a poco se va adquiriendo la nueva seguridad. En ese camino estamos nosotros.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario de la integración
de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin». Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 166-167. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967: 2,3.
HOY 23 de octubre, 1962:4.
BOHEMIA 54(43):54, 74.
26 de octubre, 1962.

El deber de trabajar bien todos los días

Hay debilidades grandes y hay que trabajar sobre ellas. Trabajar organizando, trabajar puntualizando el lugar donde duele, el lugar donde hay debilidades que corregir, y trabajar sobre cada uno de ustedes para poner bien claro en sus conciencias que no puede ser buen comunista aquél que solamente piensa en la Revolución cuando llega el momento del sacrificio, del combate, de la aventura heroica, de lo que se sale de lo vulgar y de lo cotidiano y, sin embargo, en el trabajo es mediocre o menos que mediocre.

¿Cómo puede ser eso, si ustedes reciben ya el nombre de Jóvenes Comunistas, el nombre que nosotros, como organización dirigente, partido dirigente, todavía no tenemos? Ustedes que tienen que construir un futuro en el cual el trabajo será la dignidad máxima del hombre, el trabajo será un deber social, un gusto que se da el hombre, donde el trabajo será creador al máximo y todo el mundo deberá estar interesado en su trabajo y en el de los demás, en el avance de la sociedad, día a día.

¿Cómo puede ser que ustedes que ya hoy tienen ese nombre, desdeñan el trabajo? Ahí hay una falla. Una falla de organización, de esclarecimiento, de trabajo. Una falla además, humana. A todos nosotros - a todos, yo creo- nos gusta mucho más aquello que rompe la monotonía de la vida, aquello que de pronto, una vez cada cierto tiempo, lo hace pensar a uno en su propio valor, en el valor que tiene dentro de la sociedad.

Y me imagino el orgullo de aquellos compañeros que estaban en una «cuatrobocas», por ejemplo, defendiendo su patria de los aviones yanquis, y de pronto a alguien le tocaba la suerte de ver que sus balas alcanzaban un avión enemigo. Evidentemente es el momento más feliz en la vida de un hombre. Eso nunca se olvida. Nunca lo olvidarán los compañeros a los que les tocó vivir esa experiencia.

Pero nosotros tenemos que defender nuestra Revolución, la que estamos haciendo todos los días. Y para poder defenderla, hay que ir construyéndola, fortificándola, con ese trabajo que hoy no le gusta a la juventud, o que por lo menos, considera como el último de sus deberes, porque conserva todavía la mentalidad antigua, la mentalidad proveniente del mundo capitalista, o sea que el trabajo es, sí, un deber, es una necesidad, pero un deber y una necesidad tristes.

¿Por qué ocurre esto? Porque todavía no le hemos dado al trabajo su verdadero sentido. No hemos sido capaces de unir al trabajador con el objeto de su trabajo. Y al mismo tiempo, de impartirle al trabajador conciencia de la importancia que tiene el acto creativo que día a día realiza.

El trabajador y la máquina, el trabajador y el objeto sobre el que se ejerce el trabajo son dos cosas diferentes y antagónicas. Y ahí hay que trabajar para ir formando nuevas generaciones que tengan el interés máximo en trabajar y sepan encontrar en el trabajo una fuente permanente y constantemente cambiante de nuevas emociones. Hacer del trabajo algo creador, algo nuevo.

Ese es quizás el punto más flojo de nuestra Unión de Jóvenes Comunistas. Hoy por eso recalco este punto, y en medio de la alegría de festejar esta fecha aniversario, vuelvo a poner la pequeña gota de amargura para tocar el punto sensible, para llamar a la juventud a que reaccione.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario
de la integración de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin». Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P.169-170. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967:2,3.
HOY 23 de octubre, 1962: 4.
BOHEMIA 54(43):54, 74,
26 de octubre 1962.

Cómo debe ser un joven comunista

Quiero plantear ahora, compañeros, cuál es mi opinión, la visión de un dirigente nacional de las ORI, de lo que debe ser un joven comunista, a ver si estamos de acuerdo todos.

Yo creo que lo primero que debe caracterizar a un joven comunista es el honor que siente por ser joven comunista. Ese honor que le lleva mostrar ante todo el mundo su condición de joven comunista, que no lo vuelca en la clandestinidad, que no lo reduce a fórmulas, sino que lo expresa en cada momento, que le sale del espíritu, que tiene interés en demostrarlo porque es su símbolo de orgullo.

Junto a eso, un gran sentido del deber hacia la sociedad que estamos construyendo, con nuestros semejantes, como seres humanos y con todos los hombres del mundo.

Eso es algo que debe caracterizar al joven comunista. Al lado de eso, una gran sensibilidad ante todos los problemas, gran sensibilidad frente a la injusticia; espíritu inconforme cada vez que surge algo que está mal, lo haya dicho quien lo haya dicho. Plantearse todo lo que no se entienda; discutir y pedir aclaración de lo que no esté claro; declararle la guerra al formalismo, a todos los tipos de formalismos. Estar siempre abierto para recibir las nuevas experiencias, para conformar la gran experiencia de la humanidad, que lleva muchos años avanzando por la senda del socialismo, a las condiciones concretas de nuestro país, a las realidades que existen en Cuba: y pensar -todos y cada uno- cómo ir cambiando la realidad, cómo ir mejorándola.

El joven comunista debe proponerse ser siempre el primero en todo, luchar por ser el primero, y sentirse molesto cuando en algo ocupa otro lugar. Luchar por mejorar, por ser el primero. Claro que no todos pueden ser el primero, pero sí estar entre los primeros, en el grupo de vanguardia. Ser un ejemplo vivo, ser el espejo donde se miren los compañeros que no pertenezcan a las juventudes comunistas, ser el ejemplo donde puedan mirarse los hombres y mujeres de edad más avanzada que han perdido cierto entusiasmo juvenil, que han perdido la fe en la vida y que ante el estímulo del ejemplo reaccionan siempre bien. Esa es otra tarea de los jóvenes comunistas.

Junto a eso, un gran espíritu de sacrificio, un espíritu de sacrificio no solamente para las jornadas heroicas, sino para todo momento. Sacrificarse para ayudar al compañero en las pequeñas tareas, para que pueda así cumplir su trabajo, para que pueda cumplir con su deber en el colegio, en el estudio, para que pueda mejorar de cualquier manera. Estar siempre atento a toda la masa humana que lo rodea.

Es decir, se plantea a todo joven comunista ser esencialmente humano, ser tan humano que se acerque a lo mejor de lo humano, purificar lo mejor del hombre por medio del trabajo, del estudio, del ejercicio de la solidaridad continuada con el pueblo y con todos los pueblos del mundo, desarrollar al máximo la sensibilidad hasta sentirse angustiado cuando se asesina a un hombre en cualquier rincón del mundo y para sentirse entusiasmado cuando en algún rincón del mundo se alza una nueva bandera de libertad.

El joven comunista no puede estar limitado por las fronteras de un territorio: el joven comunista debe practicar el internacionalismo proletario y sentirlo como cosa propia. Acordarse, como debemos acordarnos nosotros, aspirantes a comunistas aquí en Cuba, que somos un ejemplo real y palpable para toda nuestra América, y más aún que para nuestra América, para otros países del mundo que luchan también en otros continentes por su libertad, contra el colonialismo, contra el neocolonialismo, contra el imperialismo, contra todas las formas de opresión de los sistemas injustos, acordarse siempre de que somos una antorcha encendida, de que nosotros todos somos el mismo espejo que cada uno de nosotros individualmente es para el pueblo de Cuba, y somos ese espejo para que se miren en él los pueblos de América, los pueblos del mundo oprimido que luchan por su libertad. Y debemos ser dignos de ese ejemplo. En todo momento y a toda hora debemos ser dignos de ese ejemplo.

Eso es lo que nosotros pensamos que debe ser un joven comunista. Y si se nos dijera que somos casi unos románticos, que somos unos idealistas inveterados, que estamos pensando en cosas imposibles, y que no se puede lograr de la masa de un pueblo el que sea casi un arquetipo humano, nosotros tenemos que contestar, una y mil veces que sí, que sí se puede, que estamos en lo cierto, que todo el pueblo puede ir avanzando, ir liquidando las pequeñeces humanas, como se han ido liquidando en Cuba en estos cuatro años de Revolución; ir perfeccionándose como nos perfeccionamos todos día a día, liquidando intransigentemente a todos aquellos que se queden atrás, que no son capaces de marchar al ritmo que marcha la Revolución cubana. Tiene que ser así, porque ustedes son jóvenes comunistas, creadores de la sociedad perfecta, seres humanos destinados a vivir en un mundo nuevo de donde habrá desaparecido definitivamente todo lo caduco, todo lo viejo, todo lo que represente la sociedad cuyas bases acaban de ser destruidas.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario
de la integración de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin».Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 172-174. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967:2,3.
HOY 23 de octubre, 1962: 4.
BOHEMIA 54(43): 54, 74.
26 de octubre 1962.

Hablar a la juventud es tarea muy grande

Compañeros, hablarle a la juventud es tarea muy grande. Uno se siente en ese momento capaz de transmitir algunas cosas y siente la comprensión de la juventud. Hay muchas cosas que quisiera decir de todos nuestros esfuerzos, nuestros afanes; de cómo, sin embargo, muchos de ellos se rompen ante la realidad diaria y cómo hay que volver a iniciarlos. De los momentos de flaqueza y de cómo el contacto con el pueblo -con los ideales y la pureza del pueblo- nos infunde fervor revolucionario.

Habría muchas cosas de qué hablar. Pero también tenemos que cumplir con nuestros deberes. Y aprovecho para explicarles por qué me despido de ustedes, con toda mala intención si ustedes quieren. Me despido de ustedes, porque voy a cumplir con mi deber de trabajador voluntario a una textilera.

Discurso en el acto de conmemoración del II Aniversario
de la integración de las Organizaciones Juveniles, celebrado el 20 de octubre de 1962,
en el Teatro «Chaplin». Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 174-175. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 21 de octubre, 1967: 2,3.
HOY 23 de octubre, 1962: 4.
BOHEMIA 54(43):54,74.
26 de octubre 1962
El Comandante Dr. Ernesto Guevara haciendo uso de la palabra en el Colegio Médico Nacional
Fig. 7. El Comandante Dr. Ernesto Guevara haciendo uso de la palabra en el Colegio Médico Nacional el 13 de enero de 1959. De izquierda a derecha doctores Raúl Trillo Gómez, Oscar Fernández Mel, René García Mendoza, el orador, Raúl de Velasco Guzmán, Adolfo Rodríguez de la Vega y un médico no identificado del Segundo Frente Nacional del Escambray.

Oportunidades para que los jóvenes realicen su obra

Y la razón es lógica: aún considerando que en los regímenes sociales de explotación los estudiantes no pueden elegir su carrera, seguir su real vocación íntima, siempre hay un punto de contacto entre la vocación del hombre y la carrera que sigue, y los casos de frustración son los menos. En general se sigue una carrera también influido por una serie de tendencias económicas, pero fundamentalmente porque esa carrera interesa.

En nuestro país a los profesionales y a los estudiantes se les ha dado la oportunidad que realmente un profesional debe aspirar a tener: la oportunidad de contar con todos los implementos de su trabajo para poder realizar su obra.

Discurso en la Clausura del I Encuentro Internacional de Profesores y Estudiantes
de Arquitectura. 29 de septiembre de 1963. Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 221. Casa de las Américas. La Habana, 1970. Publicado en: REVOLUCIÓN
30 de septiembre, 1963: 2, 7. HOY 1 de octubre, 1963: 4-5.
VERDE OLIVO 4(41):64, 13 octubre, 1963.CUBA 2(19): 6 noviembre, 1963.

El mecanicismo en la organización juvenil

Me interesaba hablar con ustedes, expresarles algunos puntos de vista, porque muchas veces he tenido una actitud crítica frente a la Juventud, no como juventud sino como organización, y esa actitud crítica no se ha visto respaldada en general por la proposición de soluciones prácticas; es decir, que ha sido un poco tarea del francotirador, tarea que no concuerda con otras series de deberes que tengo incluso como miembro de la dirección, del secretariado del Partido, etc. Había algunos problemas de concepto de lo que debe ser una organización juvenil, con los cuales nunca hemos estado totalmente de acuerdo. Y siempre hemos encontrado en la juventud como organización un aspecto mecanicista que en nuestro concepto es lo que impedía ver la verdadera vanguardia.
Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución, organizado por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964. Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 308. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 de octubre, 1967:2.
HOY 10 mayo, 1964: 1, 4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1 junio 1964.

Nacimiento de la Juventud Comunista

La Juventud incluso nació bajo nuestra jefatura directa, en su primer embrión, cuando se organizaron los Jóvenes Rebeldes, dependientes del Departamento de Instrucción del Ejército. Después se separó, adquiriendo una característica política propia.
Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución, organizado
por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 308. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2.
HOY 10 mayo, 1964: 1, 4.

Plantearse no sólo problemas teóricos

¿La Juventud debe reunirse tres, cuatro, cinco horas a discutir sabios temas filosóficos? Puede hacerlo, no está negado el que se haga eso. Es simplemente un problema de balance y de actitud, frente a la Revolución, frente al Partido y sobre todo frente al pueblo. El plantearse la discusión de problemas teóricos indica una profundidad teórica alcanzada ya por la Juventud.

Pero plantearse solamente problemas teóricos indica que la Juventud no ha podido escapar del mecanicismo y confunde los términos.

Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 312. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2.
HOY 10 mayo, 1964: 1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55):5-9, 1 de junio, 1964.

No confundir la alegría con la superficialidad

Así también se ha hablado de la necesaria espontaneidad, la alegría de la juventud, entonces la juventud y no digo yo este grupo del Ministerio, sino como general, ha organizado la alegría. Entonces los jóvenes dirigentes se han puesto a pensar que es lo que debe hacer la juventud, porque debe ser alegre, según definición. Y eso precisamente es lo que convertía en viejo a los jóvenes. ¿Cómo un joven tiene que ponerse a pensar qué es lo que debe ser la juventud?

Simplemente haga lo que piense, y eso tiene que ser lo que hace la juventud. Pero eso es lo que no sucedía, porque había todo un grupo dirigente que realmente estaban envejecidos. Ahora, esa alegría y esa espontaneidad de la juventud, es superficialidad. Una vez más también hay que tener cuidado con eso.

Y no confundir lo que la juventud de todo el mundo y sobre todo la juventud cubana por las características de su pueblo tiene de alegre, de fresco, de espontáneo, y la superficialidad. Son dos cosas absolutamente distintas. Se puede ser y se debe ser espontáneo y alegre, pero se debe ser profundo al mismo tiempo. Entonces aquí se plantea uno de los problemas más difíciles de resolver cuando se plantea como discusión teórica, porque sencillamente así es como debe ser la Juventud Comunista. Y no deben pensar en cómo ser, porque debe nacer de su interior.

Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio de Industrias.
9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 312-313. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2.
HOY 10 mayo, 1964:1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9,
1 de junio, 1964.
Camino que debe señalar la Juventud Comunista

El aspecto fundamental en el cual la Juventud debe señalar camino es precisamente en el aspecto de ser vanguardia en cada uno de los trabajos que les compete.

Por eso muchas veces hemos tenido algunos problemitas con la Juventud, porque no cortaba toda la caña que debía, porque no iba al trabajo voluntario, lo suficiente. En definitiva porque no se puede dirigir con teoría, y menos puede haber un ejército de generales. El ejército puede tener un general, si es muy grande varios generales, o un comandante jefe, pero si no hay quien vaya al campo de batalla, no hay ejército y si en el campo de batalla el ejército no está dirigido por quienes van al frente a luchar, ese ejército no sirve. Y esa característica que tenía nuestro Ejército Rebelde, la característica de que los hombres que había tenido, se habían distinguido en alguna forma en el campo de batalla por sus propias virtudes, eran los que eran ascendidos a algunos de los tres únicos grados que habían en el Ejército Rebelde: teniente, capitán o comandante.

Y por lo menos en esas dos primeras categorías, teniente o capitán, eran quienes dirigían el combate. Entonces esto es lo que nosotros necesitamos. Tenientes, capitanes, como se les quiera llamar, quitarle los títulos militares si quiere, pero la gente que vaya adelante, que muestre con su ejemplo; seguir o hacerse seguir es una tarea que puede hacerse a veces difícil, pero que es enormemente más fácil que empujar para que otros caminen, por un camino inexplorado todavía sobre el cual nadie ha dado el primer paso.

A la Juventud le falta recoger entonces los grandes problemas que se planteaban al Gobierno como problemas de decisión de masas, convertirlos en su propio anhelo y marchar por ese camino a la vanguardia. Dirigida y orientada por el Partido, se debe marchar a la vanguardia.

Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,organizado
por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964.Ernesto Che Guevara.
Obras. 1957-1967. Tomo II. P. 313-314. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2. HOY 10 mayo, 1964: 1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1 de junio, 1964.

La juventud motor impulsor del movimiento de masas

Ahora, la insistencia mía en este punto, la insistencia que continuamente les he hecho es para que no dejen de ser jóvenes, no se transformen en viejos teóricos, o teorizantes, conserven la frescura de la juventud, el entusiasmo de la juventud. Sean capaces de recibir las grandes consignas del Gobierno, transformarlas internamente, y convertirse en motores impulsores de todo el movimiento de masas, marchando a la vanguardia. Para eso hay que saber seleccionar cuáles son los grandes aspectos sobre los cuales el Gobierno insiste, Gobierno que es representación de un pueblo por un lado y es Partido al mismo tiempo por otro.

Por otra parte, hay que balancear y jerarquizar. Estas son las tareas que debe cumplir la juventud.

Ahora ustedes han hablado de la revolución técnica. Este es uno de los aspectos más importantes, de las tareas más concretas, más adaptadas a la mentalidad de la juventud. Pero la revolución técnica no puede ir sola, porque revolución técnica está sucediendo en el mundo, en todos los países socialistas y no socialistas, avanzados, naturalmente.

En los Estados Unidos hay una revolución técnica, en Francia hay una tremenda revolución técnica, en Inglaterra, en la República Federal Alemana, y no tienen nada de países socialistas. Entonces, la revolución técnica debe tener un contenido de clase, un contenido socialista, y para eso se necesita que haya en la juventud la transformación necesaria para que sea auténtico ese motor impulsor; es decir, se vayan liquidando todos los resabios de la vieja sociedad que ha muerto. No se puede pensar en la revolución técnica sin pensar al mismo tiempo en una actitud comunista ante el trabajo, y eso es sumamente importante. Si no hay una actitud comunista frente al trabajo, no hablen de revolución técnica socialista.

Eso es simplemente el reflejo en Cuba de la revolución técnica que se está operando por los grandes cambios ocurridos a raíz de los últimos inventos y descubrimientos de la ciencia. Estas son cosas que no pueden estar separadas, y la actitud comunista ante el trabajo consiste en los cambios que van ocurriendo en la mente del individuo, cambios que necesariamente serán largos y que no se puede aspirar a que sean completos en corto período, en los cuales el trabajo ha de ser lo que todavía es hoy, esa obligatoriedad compulsiva social, para transformarse en una necesidad social. Es decir, que la transformación, la revolución técnica, dará a cada uno la oportunidad de llegar aproximadamente a lo que más le interesa en la vida, en sus trabajos, investigaciones, estudios, de todo tipo.

Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio Industrias el 9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 314-315. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2.
HOY 10 mayo, 1964: 1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1 de junio, 1964.

La juventud y el trabajo voluntario

¿Por qué insistimos tanto en el trabajo voluntario? Económicamente significa casi nada; los voluntarios, incluso que van a cortar caña, que es la tarea más importante que realizan desde el punto de vista económico, no dan resultados. Un cortador de caña del Ministerio corta cuatro o cinco veces menos que un cortador de caña que ha hecho eso habitualmente toda su vida. Pero que hoy tiene una importancia económica por la escasez de brazos que hay. Ahora, lo importante es que una parte de la vida del individuo que se entrega a la sociedad sin esperar nada, sin retribución de ningún tipo, y solamente en cumplimiento del deber social. Allí comienza a crearse lo que después, por el avance de la técnica, por el avance de la producción y de las relaciones de producción, alcanzará un tipo más elevado, se convertirá en la necesidad social.

Si todos son capaces de unir la capacidad para transformarse internamente en cuanto a los estudios, ante la actitud frente a la nueva técnica, y al mismo tiempo la capacidad para rendir en su puesto de trabajo como vanguardia, avanzaremos. Y acostumbrarse a hacer del trabajo productivo, poco a poco, algo que dignifica tanto, que se convierte de momento, y a través del tiempo en una necesidad, entonces serán automáticamente vanguardias, dirigentes de la Juventud, y no tendrán nunca que plantearse que hacer. Harán simplemente lo que en un momento dado luzca lo más lógico. No tendrán que buscar qué es lo que a la juventud le va a gustar.

Ustedes serán auténticamente juventud y representación de lo más avanzado de la juventud. No tengan nunca miedo, los que son jóvenes, jóvenes de espíritu sobre todo, deben preocuparse de qué es lo que hay que hacer para agradar. Simplemente hacer lo que sea necesario, lo que luzca lógico en un momento dado. Allí la juventud será dirigente.

Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución, organizado por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 315-316. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2.
HOY 10 mayo, 1964: 1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1 de junio, 1964.

Vencer la indiferencia, tarea de la Juventud Comunista

¿Qué es lo que pasa? Aquí pasa simplemente que hay una falta de comunicación, o una falta de interés que no ha sido vencida por la gente encargada de vencerla. Y esa es una tarea concreta del Ministerio de Industrias. Es una tarea de la Juventud vencer la indiferencia del Ministerio. Claro que siempre cabe la autocrítica y siempre cabe el análisis de que no se ha hecho lo suficiente para estar en comunicación con la gente constantemente.

Es verdad, pero también cuando uno hace la autocrítica debe hacerla completa, porque la autocrítica no es flagelación, sino análisis de la actitud de cada uno. Y también el enorme trabajo que uno tiene sobre los hombros, unos tras otros y todos amontonados, impide que se pueda tener otro tipo de relación e impulsar una relación digamos más humana, menos dirigida por los canales burocráticos a través de los papeles.

Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 317. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2.
HOY 10 mayo,1964: 1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1 de junio, 1964.

Impulsar con el ejemplo la producción del hombre del mañana

Aquí está una de las tareas de la Juventud, impulsar, dirigir con el ejemplo la producción del hombre del mañana, y en esa producción, y en esa dirección está incluida la producción propia, porque nadie es perfecto ni mucho menos, y todo el mundo debe ir mejorando sus cualidades mediante el trabajo, las relaciones humanas, el estudio profundo, las discusiones críticas, todo eso es lo que va transformando a la gente. Todo lo sabemos porque han pasado cinco años largos desde que nuestra Revolución triunfó, siete años también largos desde que desembarcamos los primeros y empezaron las luchas de la última etapa, y cualquiera que mire atrás y piense lo que era siete años antes se da cuenta de que el camino que se ha recorrido es mucho, muy grande, pero todavía falta mucho.
Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio de Industrias.
9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 317. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Tomo II. P. 318.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967:2.
HOY 10 mayo, 1964: 1, 4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1 de junio, 1964.

Crear los nuevos dirigentes tarea de la Juventud Comunista

Nosotros ya vamos en declinación, a pesar de que todavía perteneceríamos geográficamente digamos a la juventud, hemos pasado por muchos trabajos duros, hemos tenido las responsabilidades de dirigir un país en momentos tremendamente difíciles, y todo eso envejece naturalmente, gasta, y dentro de unos años nuestra tarea será ya, a los que quedemos, el retirarnos a cuarteles de invierno, para que las nuevas generaciones ocupen nuestro lugar. De todas maneras creo que hemos cumplido con cierta dignidad un papel importante, pero no estaría completa nuestra tarea si no supiéramos retirarnos a tiempo. Y también otra tarea de ustedes es crear la gente que nos reemplace, de manera de que el hecho de que nosotros seamos dejados en el olvido como cosa del pasado, pasa a ser uno de los índices más importantes de la tarea de toda la juventud y de todo el pueblo.
Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 318. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 de octubre, 1967: 2.
HOY 10 de mayo, 1964: 1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1 de junio, 1964.

La juventud su educación e integración al trabajo

En nuestra sociedad, juegan un gran papel la juventud y el Partido.

Particularmente importante es la primera, por ser la arcilla moldeable con que se puede construir al hombre nuevo sin ninguna de las taras anteriores.

Ella recibe un trato acorde con nuestras ambiciones. Su educación es cada vez más completa y no olvidamos su integración al trabajo desde los primeros instantes. Nuestros becarios hacen trabajos físicos en sus vacaciones o simultáneamente con el estudio. El trabajo es un premio en ciertos casos, un instrumento de educación en otros, jamás un castigo. Una nueva generación nace.

Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio de Industrias. 9 de mayo de 1964.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 380. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 de octubre, 1967:2.
HOY 10 de mayo, 1964: 1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55): 5-9, 1ro. de junio, 1964.

La juventud arcilla fundamental de la obra de la Revolución

La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud: en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera.
Discurso en la Clausura del Seminario La Juventud y la Revolución,
organizado por la UJC del Ministerio de Industrias.
9 de mayo de 1964. Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P.384. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: GRANMA 20 octubre, 1967: 2 HOY 10 mayo, 1964:1,4.
EL ORIENTADOR REVOLUCIONARIO (55):5-9, 1 de junio, 1964.

Los jóvenes revolucionarios maduran en la Universidad de la experiencia

De aquellos jóvenes que en número de 82 cruzaron en un barco que hacía aguas las difíciles zonas del Golfo de México, para arribar a las costas de la Sierra Maestra, a estos representantes de la Cuba de hoy, hay una distancia que no se mide por años, o por lo menos no se mide por años en la forma correcta de hacerlo, con sus días de 24 horas y sus horas de 60 minutos.

Todos los miembros del Gobierno cubano, jóvenes de edad, jóvenes de carácter y de ilusiones han, sin embargo, madurado en la extraordinaria Universidad de la experiencia y contacto vivo con el pueblo, con sus necesidades y con sus anhelos. Todos nosotros pensamos llegar un día a algún lugar de Cuba y tras de algunos gritos y algunas acciones heroicas y tras algunos muertos y algunos mítines radiales tomar el poder y expulsar al dictador Batista. La historia nos enseñó que era mucho más difícil derrotar a todo un gobierno respaldado por un ejército de asesinos, que además de ser asesinos, eran socios de ese Gobierno y respaldados en definitiva por la más grande fuerza colonial de toda la tierra.

Discurso en el acto de apertura del I Congreso Latinoamericano de Juventudes,
el 28 de julio de 1960.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 392-393. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Publicado en: REVOLUCIÓN 29 de julio, 1960: 1-2; 1 de agosto, 1960:14.
HOY 30 de julio, 1960: 1,7.
OBRA REVOLUCIONARIA (20): 13-20, agosto, 1965.

Saber escoger el momento del sacrificio

Siempre es bueno que la juventud esté dispuesta a sacrificarse por causas tan nobles como darle la libertad a Santo Domingo, pero estimo que en este momento nuestro puesto de lucha está aquí en Cuba, donde hay enormes dificultades que vencer.
El Comandante Ernesto Guevara en el Colegio Médico Nacional.
Fig. 8. El Comandante Ernesto Guevara en el Colegio Médico Nacional. A su izquierda los doctores Adolfo Rodríguez de la Vega y un médico no identificado del Segundo Frente Nacional del Escambray.

Dedíquese por ahora a trabajar entusiásticamente por nuestra Revolución, que será la mejor ayuda que podamos ofrecer al pueblo dominicano, es decir, el ejemplo de nuestro triunfo completo.

Carta enviada al Sr. Juan Hehohg Quintana el 5 de febrero de 1959.
Ernesto Che Guevara. Obras. 1957-1967.
Tomo II. P. 392-393. Casa de las Américas. La Habana, 1970.
Indice Anterior Siguiente