Indice Anterior Siguiente

Sr. Alejo Carpentier Balmont

Alejo Carpentier Balmont, nació en La Habana el 26 de diciembre de 1904, hijo del arquitecto francés Georges Julien Carpentier y de la profesora rusa Catherine Balmont o Blagoobrasoff, que había sido estudiante de Medicina en Lausana, Suiza, donde conoció a su esposo.

Sobre el segundo apellido de Carpentier existen algunas discrepancias. Lisandro Otero en dos artículos periodísticos dedicados a la familia materna del novelista lo da como Balmont;16,17 Marta Rojas al escribir sobre documentos inéditos de Carpentier, hallados en Francia lo transcribe Valmont(18)y en su expediente de estudios en la Universidad de La Habana, en el certificado de matrimonio de sus padres, aparece como Blagoobrasoff y con este apellido firma Carpentier en el expediente.19

En tan importante documento de estudios también se lee que nació en Lausana, Suiza, en la fecha citada, haciéndome pensar que esto se debe a que fue inscrito en dicha ciudad, donde vivía la familia materna y que allí se registró como ocurrido su nacimiento, hecho que después él siempre aclaró que sucedió en la calle Maloja, en La Habana.

No obstante el medio familiar y sus muchos años vividos en el extranjero Alejo Carpentier fue siempre un cubano muy orgulloso de su nacionalidad.

En la capital habanera recibió la enseñanza primaria en el Candler College y en el Colegio Mimó, este último fundado y dirigido por el notable profesor de geometría y trigonometría de la Universidad de La Habana, doctor Claudio Mimó y Caba, de quien guardará siempre Carpentier como recuerdo el libro Historia de las sociedades humanas, de la Biblioteca Ilustrada, dedicado por su maestro en premio a su aplicación.

Los estudios de bachillerato los realizó en el Liceo Jeanson de Sailly, en París y en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, pero parece que no los concluyó pues su ingreso en la Escuela de Ingenieros, Electricistas y Arquitectos de la Universidad de La Habana, lo llevó a cabo por examen que realizó el 30 de septiembre de 1922 ante un tribunal compuesto por los ingenieros Aurelio Sandoval García, Plácido Jordán Tremoleda y Virgilio Quiñones Gómez.

En su citado expediente universitario no existe constancia alguna de los estudios realizados en la carrera de arquitectura, que según el propio Carpentier fueron muy breves.

Figura 6. Sr. Alejo Carpentier Balmont (1904-1980)
Propuesto para el Premio Nobel de Literatura.

Si bien es cierto que los estudios académicos fueron muy irregulares, su gran formación cultural, comenzada a muy temprana edad, se debió a la influencia de sus padres que lo iniciaron en el conocimiento de las literaturas clásicas y modernas europeas, la música e idiomas. El padre, además de hombre de gran cultura era un buen cellista y la madre, pianista y profesora de idiomas.

Abandona sus estudios de Arquitectura y se dedicó a lo que será una de sus mayores pasiones a lo largo de toda su vida, el periodismo. El 23 de noviembre de 1922 aparece en el periódico habanero "La Discusión" su primer artículo con el título "Pasión y muerte de Miguel Servet por Pompeyo Gener" con el que inicia la sección "Obras Famosas" que el redactará. Su último artículo lo escribió en la mañana del mismo día de su muerte para la revista francesa "Le Nouvel Observateur" con el título "Flaubert y el mundo hispano".

En esta modalidad de periodismo culto dará a conocer sus extraordinarias cualidades como crítico literario, de teatro, de pintura, de escultura y de cine, sus profundos conocimientos de historia, arquitectura clásica y moderna, etnología, geografía, filosofía y política. Una muestra muy exigua de su virtuosismo, pues su obra total en este campo comprende más de 4 000 artículos, la podemos hallar en sus Crónicas, La Habana, 1976, dos tomos, donde se reúnen 146 artículos y en Letra y solfa, Caracas, 1975, con un centenar de los publicados en El Nacional de la capital venezolana, todo lo cual nos confirma su variada y profunda cultura y su depurado estilo periodístico.

La prensa diaria escrita y radial será vehículo de otra de las más brillantes facetas de su personalidad como hombre de cultura: el musicólogo. Si Carpentier no hubiera producido más que su obra en este campo estoy seguro que hubiera figurado igualmente en la historia de la cultura americana. Sus tres tomos de Ese músico que llevo dentro, La Habana, 1980, en los que se recogen 587 artículos y 7 ensayos, de los mas diversos aspectos sobre el tema y su libro La música en Cuba, México, 1946, lo consagran como uno de los mas eruditos musicólogos del continente. No faltan en su obra numerosos libretos para piezas musicales, que incluyen operas, muchos de ellos, llenos de profundas raíces cubanas como "La rebambaramba" y "El milagro de Anaquillé" ambos con música de Amadeo Roldán y "Manita en el suelo" con música de Alejandro García Caturla.

Es sin dudas la narrativa, ya sea en el relato corto o en la novela, donde alcanza renombre mundial, la que lo lleva a merecer importantes galardones internacionales y a ser considerado el "eterno" candidato al Premio Nobel de Literatura. Sus cuentos: "El camino de Santiago", "Viaje a la semilla", "Semejante a la noche", "El acoso", "Los fugitivos", "Los advertidos", "El derecho de asilo" y "Oficio de tinieblas" recopilados en libros como Guerra del tiempo, México, 1958 y Cuentos, La Habana, 1976, figuran entre los mejores de habla hispana en el presente siglo.

Su obra novelística que comenzó con Ecue-Yamba-Oh, Madrid, 1933, historia afrocubana, a la que siguen muchos años después El reino de éste mundo, México, 1949; Los pasos perdidos, México, 1953; El siglo de las luces, México, 1962; Concierto barroco, México, 1974; El recurso del método, México, 1974; La consagración de la primavera, México, 1978 y El arpa y la sombra, Madrid, 1979, sin ser muy numerosa, lo sitúa por su calidad como el mejor novelista cubano de todos los tiempos, uno de los mejores de América y entre los más importantes de lengua española en el siglo XX.

Toda esa labor en la narrativa unida a sus ensayos y conferencias recopilados en volúmenes como Tientos y diferencias, México, 1964; Razón de ser, Caracas, 1976 y La novela latinoamericana en vísperas de un nuevo siglo y otros ensayos, México, 1981, ha merecido numerosísimas ediciones en español y en otros 24 idiomas, en los que se incluyen las lenguas escandinavas como el sueco, noruego, danés y finés, lo que hacía más asequible su obra a los miembros de la Academia Sueca.

Después de larga permanencia en países como Francia, Venezuela y otros que mucho aportaron a darle ese toque universal a su obra tan profundamente cubana, regresó definitivamente a la patria con el triunfo revolucionario en mayo de 1959, para ocupar importantes cargos: Administrador General de la Editorial de Libros Populares de Cuba y el Caribe en 1959, Subdirector de Cultura del Gobierno Revolucionario en 1960, Vicepresidente del Consejo Nacional de Cultura en 1962, Director Ejecutivo de la Editorial Nacional de Cuba desde 1962 a 1966, Ministro Consejero de la Embajada de Cuba en Francia desde 1966 a 1980, y Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el Municipio Habana Vieja desde 1976 a 1980.

Alejo Carpentier que se destacó también como profesor de enseñanza superior en sus cursos libres sobre Literatura del Siglo XX en la Facultad de Humanidades de la Universidad Central de Caracas y en su cátedra de Historia de la Cultura en la Escuela de Artes Plásticas, en la propia capital venezolana, con la reforma universitaria de 1962 ingresó en la Facultad de Humanidades, Escuela de Historia, de la Universidad de La Habana, como profesor de Historia de la Cultura desde 1962 a 1966.

Entre los reconocimientos más importantes que recibiera Carpentier en vida están: Premio al mejor libro extranjero, otorgado por once de los principales críticos literarios de París por su libro Los pasos perdidos en 1956; Orden José Joaquín Palma, de la Unión de Periodistas de Cuba, por sus 53 años de labor en la prensa en 1974; grado de Doctor Honoris Causa por la Universidad de La Habana, el 3 de enero de 1975; Premio Internacional Alfonso Reyes de Ciencia y Literatura, de México en 1975; Premio Mundial Cino del Duca, de París en 1975, destinado como reza en su reglamento a "recompensar y dar a conocer mejor a un autor cuya obra constituya bajo una forma científica o literaria un mensaje de humanismo moderno", ascendente a 23 millones de liras (38000 dólares) que donó al Partido Comunista de Cuba; el Honorary Fellow de la Sociedad de Estudios Españoles e Hispanoamericanos de la Universidad de Kansas, EE.UU. en 1976; el Premio Miguel de Cervantes Saavedra, Madrid en 1977, la más alta distinción literaria de la nación ibérica, considerado como el Nobel español, cuya medalla e importe los donó al Partido Comunista de Cuba y el Premio Medicis Extranjero, París en 1979, el más alto galardón que adjudica Francia a escritores extranjeros.

El 24 de abril de 1980, después de un intenso día de trabajo falleció Alejo Carpentier en París. A su cadáver tendido en la base del Monumento a José Martí, en la Plaza de la Revolución, le rindieron conmovedor homenaje fúnebre el gobierno revolucionario en pleno y el pueblo habanero en representación de todos los cubanos.

A partir de 1949, en que publicó El reino de éste mundo, comenzó a producir la obra novelística más importante escrita por un cubano. En 1953 aparece Los pasos perdidos, a la que siguen tres años después la novela corta El acoso y seis más tarde El siglo de las luces, para convertirse desde entonces en uno de los novelistas más importantes de América Latina y con Miguel Angel Asturias, de Guatemala, autor entre otras novelas de El Señor Presidente, Hombre de maíz y Weeckend en Guatemala, los dos más fuertes candidatos al Premio Nobel de Literatura.

En 1967 se le concedió el premio a Asturias y Carpentier sigue consolidando su obra con novelas tan importantes como El recurso del método y Concierto barroco, ambas aparecidas en 1974. Desde ese momento, todos los años se escribe insistentemente sobre su nominación para el Nobel de Literatura. En París se le otorga el Premio Mundial Cino del Duca con requisitos muy semejantes al Premio Nobel y el Ministerio de Cultura de España le concede el Premio Miguel de Cervantes Saavedra, precedido solamente por el insigne poeta castellano Jorge Guillén y propuesto por la Real Academia Española de la Lengua, institución a la que el Comité del Premio Nobel de Literatura, por reglamento, le concede derecho de nominación.

En 1978 aparece "Consagración de la primavera", al siguiente año "El arpa y la sombra" y le confiere Francia el Premio Medicis. No parecía tener rival Alejo Carpentier para lograr el tan merecido galardón cuando un repentino infarto miocárdico le produce la muerte en París.

Dos años después, en 1982, recibió Gabriel García Márquez, de Colombia, el Premio Nobel de Literatura. Siempre he pensado que ese era el Nobel de Carpentier, aunque no dudo que el afamado autor de Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba y El amor en los tiempos del cólera, lo hubiera recibido en el próximo viaje del premio a Latinoamérica en 1990 cuando se le otorgó a Octavio Paz, de México, autor de Raíz del hombre, Libertad bajo palabra y Luna silvestre.

16. Otero L. Los Balmont: cepa rusa de Alejo Carpentier. Periódico Granma. Septiembre 11 de 1984.

17. Otero L. La familia rusa de Alejo Carpentier. Periódico Granma. Septiembre 20 de 1984.

18. Rojas M. La maleta pérdida de Alejo Carpentier Valmont. Periódico Granma. Noviembre 25 de 1989.

19. Universidad de La Habana. Archivo Histórico. Expediente de Estudios No. 9137 (Alejo Carpentier Blagoobrasoff).

Indice Anterior Siguiente