Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Med Gen Integr 1996;12(3)

Determinación de prioridades en salud con participación social

Herio de Jesús Toledo Vila,1Rafael Borroto Chao,2 María Libca Flores3 y César Núñez Tabares4
  1. Doctor en Ciencias Médicas. Investigador Auxiliar. Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí". Ciudad de La Habana.
  2. Especialista de II Grado en Organización y Administración de Salud. Funcionario Especialista del Centro Nacional de Promoción y Educación para la Salud. Ciudad de La Habana.
  3. Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Subdirectora de Higiene y Epidemiología del Policlínico Comunitario Docente "26 de Julio". Ciudad de La Habana.
  4. Técnico en Computación. Centro Nacional de Promoción y Educación para la Salud. Ciudad de La Habana.

RESUMEN

Al finalizar el año 1993 se discutieron con la población del área de salud del Policlínico Comunitario Docente 26 de Julio de Ciudad de La Habana, los diagnósticos de la situación de salud correspondientes a 46 sectores atendidos por médicos y enfermeras de la familia. Con los líderes formales e informales de cada uno de esos sectores, se identificaron los problemas de salud. Posteriormente se realizó la toma de decisiones por estos líderes, mediante la determinación de prioridades de dichos problemas, y se utilizó para ello el método de Hanlon; también se confeccionaron los respectivos planes de acción. Por medio de la creación de un programa de computación se obtuvieron los resultados y las conclusiones aplicables al área de salud.

Palabras clave: PRIORIDADES EN SALUD; PARTICIPACION COMUNITARIA; MEDICOS DE LA FAMILIA; ATENCION PRIMARIA DE SALUD, ESTADO DE SALUD.

INTRODUCCION

Al crearse en nuestro país el sistema de atención primaria de salud sobre la base del médico y la enfermera de la familia, se utiliza el diagnóstico de la situación de salud como el principal instrumento de trabajo de este equipo de salud. Esta etapa de diagnóstico culmina con un informe lo más explícito posible de la situación de salud, es decir, una descripción de los problemas y condiciones que son susceptibles de ser modificados con una intervención educativa.1

El médico y la enfermera de la familia tienen la responsabilidad de promover la participación de la comunidad en el análisis de los problemas de salud y las necesidades de acción para solucionarlas.

Los Objetivos, propósitos y directrices para incrementar la salud de la población cubana 1992-2000 (OPD-2000) expresan en la directriz No. 12 lo siguiente:2

"Aplicar el enfoque clínico, epidemiológico y social en el diagnóstico y análisis de la situación de salud, la vigilancia epidemiológica, la investigación causal, la evaluación de los servicios de salud. Deben realizarse análisis periódicos de los problemas de salud en los diferentes niveles de atención, con la participación de los cuadros de dirección, profesionales y técnicos, basados funda mentalmente en el diagnóstico de la situación de salud que incluye el medio ambiente.
Lograr que su elaboración y análisis, como sus acciones, tengan un carácter activo, con la actualización sistemática y participación intersectorial y comunitaria a todos los niveles del sistema".
Ello debe ser entendido como el aprovechamiento de la actual coyuntura para avanzar hacia una etapa superior del desarrollo del Sistema Nacional de Salud. (Castellanos PL. Reflexiones teóricas y prácticas sobre algunos desafíos planteados al SNS de Cuba a propósito de los OPD-2000. Apuntes sobre opiniones y conversaciones sostenidas en Enero de 1993. Documento mimeografiado. INHEM, 1993).

Por tales razones hemos acometido un trabajo amplio con toda la población del área de salud del Policlínico Comunitario Docente "26 de Julio" del municipio Playa en Ciudad de La Habana para lograr esos objetivos.

MATERIAL Y METODO

Al concluir el año 1993, se realizó el diagnóstico de la situación de salud en los 61 consultorios de médicos y enfermeras de la familia con que cuenta el área de salud del Policlínico Comunitario Docente "26 de Julio" del municipio Playa en Ciudad de La Habana, según la guía del "Programa de Especialización de Medicina General Integral" del MINSAP.3

Posteriormente, se designaron "facilitadores" por cada 4 consultorios que fueron adiestrados en la aplicación del método de Hanlon para la determinación de prioridades, los que a su vez adiestraron al resto de los médicos de la familia.

El método de Hanlon4 está basado en 4 componentes, ellos son:

Componente A: Magnitud del problema.

Componente B: Severidad del problema.

Componente C: Eficacia de la solución, o bien, la resolubilidad del problema.

Componente D: Factilibilidad del programa o de la intervención.

La clasificación ordenada de los problemas se obtiene por el cálculo de la siguiente fórmula:

Puntuación de prioridad= (A + B) C.D

La elección y definición de los componentes de la fórmula, así como el peso que se les asigne, se basan en el consenso del grupo.

Cada consultorio celebró 2 reuniones con los líderes formales e informales de la comunidad, y medió 1 semana entre una y otra.

En la primera reunión se identifica ron los problemas por el método de "tormenta de ideas" después que el médico expuso el diagnóstico de la situación de salud.

En la segunda reunión se determinaron las prioridades, por el método de Hanlon ya descrito, de esos problemas identificados, y se separaron prioridades educativas y prioridades administrativas.

De ambas reuniones se tomó acta de los resultados y se procesaron por métodos automatizados con el empleo del sistema EPI-INFO.5

RESULTADOS

De los 61 consultorios, se obtuvieron las actas correspondientes de las reuniones con la comunidad de 46 consultorios para un 75,4 % del universo total, lo que constituyó nuestro universo de estudio.

Analizando las figuras 1 y 2 sobre los problemas y prioridades educativas, observamos que fue el tabaquismo el de mayor frecuencia como problema y como prioridad otorgada por la comunidad y le siguió la hipertensión arterial.

FIGS. 1 y 2

En la figura 2 se muestran las pruebas citológicas, los círculos de abuelos y las donaciones de sangre con frecuencia mayores en la prioridad que en los problemas.

Le siguen en orden, el alcoholismo y la higiene ambiental.

Analizando las figuras 3 y 4 sobre los problemas y prioridades administrativos observamos como el principal problema y la mayor prioridad para la comunidad, la recogida de desechos sólidos; le siguen en orden de frecuencia los vectores y la falta de medicamentos. Debe destacarse también en estas figuras la situación identificada con las fosas y los animales domésticos.

FIGS. 3-4

DISCUSION

El hecho de que la comunidad destaque al tabaquismo y la hipertensión dentro de sus prioridades, es importante, pues estos problemas se encuentran dentro de los factores de riesgo que deben controlarse en los OPD-20002 para reducir la mortalidad por enfermedades del corazón que constituyen la primera causa de muerte en Cuba.

Además, si tanto los médicos como la comunidad han sido capaces de identificarlos, están creadas las condiciones para elaborar programas de control específicos que los modifiquen a corto y mediano plazo.

La aparición de las pruebas citológicas, los círculos de abuelos y las donaciones de sangre, con frecuencias mayores en las prioridades que en los problemas, se consideran influidos por la subjetividad del médico de la familia, pues al estar presionado por la organización de salud para cumplir en estos 3 aspectos, fue capaz de influir en el grupo para que creciera la frecuencia de la prioridad, por tanto, su valor es discutible aunque no debe subestimarse, por los beneficios que representan para esa comunidad.

El alcoholismo y la higiene ambiental, que siguen en orden de frecuencia, son 2 factores de riesgo modificables en corto plazo.

En las prioridades administrativas aparecen la recogida de desechos sólidos y los vectores, muy vinculados con la poca eficiencia de los servicios comunales.

La falta de medicamentos es expresión de la profundización del período especial y del bloqueo comercial impuesto a nuestro país por los Estados Unidos de Norteamérica.

Por otra parte, se desarrolla en Ciudad de La Habana una gran campa ña de higienización y el Ministerio de Salud Pública implanta un nuevo programa de medicamentos para garantizarlos a todos los pacientes que los necesiten a pesar del período especial.

La situación identificada con las fosas es producto de que el municipio Playa dispone sus residuales por este método y las roturas de equipos de limpieza crean situaciones higiénicas difíciles.

Los animales domésticos se han incrementado en el período especial dada la escasez de proteína animal, lo cual agrava la situación higiénica, fundamentalmente con la población de vectores.

CONCLUSIONES

  1. Para que el médico de la familia pueda elaborar un buen plan de acción, es necesario definir las prioridades de salud con la participación de la comunidad. Para ello, el método de Hanlon resultó ser efectivo y los resultados obtenidos se correspondieron con los espera dos.
  2. En esta área de salud están creadas las condiciones para elaborar programas específicos que den respuesta a las prioridades definidas en cada consultorio, en cuya confección también participe la comunidad sobre la cual se intervendrá, para modificar su situación de salud.

SUMMARY

By the end of 1993, the health status diagnoses of 46 sectors receiving medical attention from family physicians and nurses were discussed with the population from the health area of the "26 de Julio" Community Teaching Polyclinic, Havana City. Health problems were identified with the help of formal and informal leaders from each sector. Later on, these leaders made decisions by determining the priorities of such problems. Hanlon's method was used, and the respective plans of action were designed. Results were obtained and conclusions applicable to the health area were reached by means of a computer programme.

Key words: HEALTH PRIORITIES; CONSUMER PARTICIPATION; PHYSICIANS, FAMILY; PRIMARY HEALTH CARE; HEALTH STATUS.

Indice Anterior Siguiente