Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Med Gen Integr 2001;17(6):592-605

Formato PDF

Trabajo de intervención para la prevención de accidentes en empresa constructora

Caristina Robaina Aguirre,1 Marianne Doos,2 Ibis Ávila Roque,3 Carmen M. González Varela4 y Paula Martínez Leblán5

Resumen

Se realizó un proyecto de intervención sobre el factor humano como causa de accidentes de trabajo en el ambiente laboral en una empresa constructora de hoteles de lujo en el municipio de Varadero. Tuvo como objetivo fundamental elevar el nivel de conocimiento que sobre salud y seguridad tenían los obreros, dirigentes y el grupo de salud y seguridad (GSS) de la empresa. Para lograr este propósito se desarrolló un programa de entrenamiento que sirviera de base a una mayor prevención y control de los accidentes en el ambiente laboral, a partir de enero de 1999, desarrollándose fundamentalmente técnicas educativas (Momento Sincero entre otras). Con los dirigentes y el GSS se desarrollaron fundamentalmente cursos y talleres para su adiestramiento. Se utilizaron una serie de medidas de control como guía para la evaluación de los resultados, y la aceptación del proyecto por los directivos de la empresa y el GSS fue un factor decisivo en la realización y resultados del mismo. Durante el período de observación pudimos notar que habían ocurrido cambios en el comportamiento humano, y que estos a su vez, habían tenido un efecto positivo sobre el factor técnico en el ambiente laboral. La evaluación del proyecto se consideró buena.

DeCS: ACCIDENTES DE TRABAJO/prevención & control; SALUD OCUPACIONAL; RIESGOS LABORALES.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce el derecho de todo hombre a tener condiciones favorables de trabajo. Desafortunadamente, los accidentes relacionados con el trabajo continúan siendo un problema en países industrializados y en los que están en vías de desarrollo.1

Alrededor de 2 400 millones (45 %) del total 5 300 millones de la población mundial comprende la fuerza laboral global.2 De estos, 1 800 millones pertenecen a países pobres, y alrededor de 600 (sólo el 25 %) a países desarrollados. Entre 40 y 50 % de la fuerza laboral está empleada o contratada en producción primaria (agricultura, pesca, minería, y en el llamado sector verde), un 20 % en el sector manufacturero y el resto en el servicio privado; existe, por lo tanto, una amplia variación en las estructuras económicas, la estructura ocupacional, las condiciones de trabajo, la calidad en el ambiente laboral y el estado de salud de los trabajadores en las diferentes regiones del mundo, en los diferentes sectores de la economía y entre los diferentes países.3 Una de las estrategias más usadas por los servicios de salud ocupacional es la promoción de salud de los trabajadores y la organización del trabajo, incluida la cultura de los dirigentes, la participación y el desarrollo organizado de actividades.4

Se define el accidente como un suceso no planeado e inesperado que puede provocar lesiones. En todas las formas de actividad humana pueden ocurrir accidentes (domésticos, escolares, en el trabajo etc.). Durante mucho tiempo se han vistos los accidentes como resultado de condiciones inseguras creadas por fallos o errores humanos; sin embargo, en la actualidad es también conocido que otras causas como la malnutrición puede tener influencias negativas en este aspecto.5

El ambiente laboral es donde el ser humano pasa un tercio de su vida adulta, y es donde existe el mayor nivel de riesgo, y donde la frecuencia de exposición excede 2 ó 3 veces por encima de los límites normales. Existe un elevado número de factores -alrededor de 50 factores físicos, más de 20 condiciones ergonómicas, 100 000 factores químicos y cerca de 200 biológicos- a los cuales pueden estar expuestos los trabajadores, y que son causantes de enfermedades y accidentes. Además, existen también 30 factores psíquicos diferentes que pueden provocar estrés, carga psicológica, o una innecesaria presión psicológica en el trabajo.6

En 1999 Akukwe C señalaba7 que de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las condiciones de salud en las Américas estaban marcadas por las inequidades sociales existentes en la población y por el incremento de las comunidades viviendo en condiciones de pobreza. Otro aspecto que afecta las condiciones de salud en la región es la tasa de urbanización, los conflictos armados y el continuo desempleo en gran número de ciudadanos. Las enfermedades no transmisibles están representadas en cerca de un 60 %, mientras que las transmisibles y las causas perinatales en un 30 % aproximadamente.8,9

Los accidentes y las enfermedades relacionadas con el trabajo causan pérdidas económicas y sociales significativas en Latinoamérica y el Caribe. Sin embargo, el desconocimiento de la problemática y la sistematicidad de la recolección de los datos dificultan a las autoridades de salud y a los gerentes tomar decisiones, y para los trabajadores y la población en general, resulta también difícil dar algunos pasos en el orden de mejorar las condiciones de trabajo, reducir los riesgos, y prevenir los accidentes y enfermedades.10

En Cuba la salud es un derecho de todos los ciudadanos y su seguridad es una responsabilidad del estado, pues se mantiene en vigor la ley 24 de la seguridad social de 1979, que incluye a todos los trabajadores asalariados y cubre los riesgos de la enfermedad común, los accidentes de origen común, los accidentes del trabajo, la enfermedad profesional, la maternidad, la invalidez, la vejez y la muerte.11 A partir de 1984 se ha desarrollado un nuevo plan de atención médica (Médico de Familia), que desarrollan su trabajo en la comunidad, en las instituciones infantiles y en centros de trabajo. En el año 2000 existían 30 133 Médicos de Familia, y de ellos 1 273 se encontraban ubicados en centros de trabajo.12-14

De acuerdo con los indicadores de protección del trabajo del Comité Estatal de Estadísticas, en 1999 ocurrieron en Cuba un total de 13 936 accidentes del trabajo, 2 656 menos que en 1998; de ellos 143 fueron fatales, 25 más que en 1998, y la tasa de mortalidad fue de 10,3 por 100 000 trabajadores. En el año 2000 esta cifra disminuyó a 9,4 en el país, y sin embargo la construcción mostró mayor tasa de mortalidad7 que la industria, el transporte, y la agricultura. En los últimos 10 años, los accidentes en la construcción han tenido diferentes características de acuerdo con los puestos de trabajo o empresas, y la de construcción de edificaciones ha sido una en las cuales esto se ha visto más representado.

A pesar de la legislación laboral y las medidas de seguridad instruidas en cada empresa, el accidente del trabajo continúa ocurriendo, y siempre está involucrado algún error humano en su desarrollo. Cuando un accidente ocurre, casi siempre están presentes causas técnicas y humanas. No siempre es posible eliminar el factor técnico, especialmente en los países en desarrollo, pero se puede entrenar a los trabajadores desde su puesto de trabajo en la identificación y control de los factores de riesgo.

Los supervisores, dirigentes y el GSS deben tener un amplio conocimiento sobre la salud y seguridad, para de esta manera influir en la motivación del cumplimiento de las medidas de prevención y control de accidentes del trabajo. Además, ellos deben conocer que cuando disminuye el gasto por concepto de accidente, esto repercute positivamente en la producción y productividad de la empresa. Una vez entrenado el supervisor este debe replicar y adiestrar a los trabajadores bajo su mando y comenzar esta acción por los grupos más vulnerables.13 El entrenamiento es uno de los aspectos más importantes en una correcta aplicación de los principios de salud y seguridad en la construcción, por lo tanto él debe formar parte de las instrucciones que se le dan al trabajador antes de comenzar a laborar en cursos específicos de entrenamiento, o pueden ser previstos como herramientas en el mismo puesto de trabajo; igualmente el entrenamiento a los supervisores es tan importante como el de los propios obreros.14

Como planteara el profesor Sundstrom Frisk, algunas conductas no pueden ser cambiadas a través de la información pasiva, por lo que los cursos de entrenamientos específicos en el puesto de trabajo son necesarios para formar reflejos y una actuación automática.

Métodos

A principios del mes de Enero de 1999 seleccionamos una obra en construcción donde realizar el proyecto, que tiene como base la intervención. Después de visitadas un gran número de ellas, se seleccionó la empresa constructora "Complejo Hotelero Copey", donde ejecutaríamos las actividades planificadas. Esta obra constructora pertenece al MICONS y es ejecutada por trabajadores del Contingente "Vladimir I. Lenin" que tenían previsto un promedio de 400 a 450 trabajadores para los 24 meses de ejecución.

Este proyecto se aplicó de Enero 1999 a Mayo 2000, y a partir de esta última fecha se comenzó el análisis de los resultados, tomando como base las medidas de controles creadas, y las herramientas de trabajo. La observación y desarrollo del plan de medidas se desarrolló de Junio de 1999 a Mayo 2000, y nuestro máximo interés fue trabajar sobre las causas humanas que provocan el accidente, como pueden ser el incorrecto uso de los medios de protección, el desconocimiento de la seguridad, el pensamiento tradicional con respecto a la prevención de accidentes y de los factores de riesgo que intervienen en él, además de su identificación y control.

Plan de medidas de control y/o prevención:

1. Elevar el conocimiento acerca de la prevención de accidentes en dirigentes, obreros y GSS.

1.1. Dirigentes:

1.1.1. Entrenamiento en la identificación y control de los factores de riesgo en el ambiente laboral (cada 6 meses).
1.1.2. Entrenamiento en organización del trabajo (cada 6 meses).
1.1.3. Reuniones de discusión de la lesgilación laboral (mensualmente).
1.1.4. Discusión acerca del comportamiento de la accidentabilidad en la empresa, planeada y controlada por el INSAT y con la participación de colaboradores del MICONS (mensualmente).

1.2. Obreros: 1.2.1. Actividades educativas acerca de los accidentes del trabajo y cómo prevenirlos.

1.2.1.1. Desarrollo del Momento Sincero.
1.2.1.2. Proyección de videos.
1.2.1.3. Ilustraciones en carteles acerca de situaciones de riesgo que llevan al trabajador a un accidente, todos planeados y controlados por el INSAT y el GSS (mensualmente).
1.3. Grupo de salud y seguridad:
1.3.1. Curso de entrenamiento para la prevención de accidentes de trabajo (80 h anuales).
1.3.2. Curso de entrenamiento de vigilancia epidemiológica y recolección de datos (40 h anuales). 1.3.3. Participación en cursos de salud y seguridad según proceda, planeadas y controladas por el INSAT.

2. Identificación y control de riesgo de accidentes en el puesto de trabajo.
2.1. Investigación de accidente en el puesto de trabajo cuando este ocurra, o antes de las 72 h por parte del GSS (permanentemente).

2.2. Una correcta notificación de accidente según la legislación, y el control de otras lesiones no incapacitantes (permanentemente).
2.3. Análisis estadístico de los accidentes entre el GSS y los trabajadores (mensualmente).
2.4. Uso del mapa de riesgo para mostrar gráficamente los peligros en el ambiente de trabajo (permanentemente).
2.5. Realización de visitas de inspección conjuntamente entre el GSS, que es quien controla, y la inspección sanitaria estatal (ISE) (cada 3 meses).
2.6. Selección cuidadosa de los trabajadores que serán expuestos a altos riesgos, como por ejemplo, trabajos en alturas. Esto lo controla el supervisor.
2.7. El médico debe tener a toda su población trabajadora bajo vigilancia, lo cual es controlado por el INSAT (reporte mensual de salud ocupacional).

Herramientas de trabajo:

1. Cuestionario de percepción de accidentes. Este fue aplicado en la empresa al principio de la observación, en Junio de 1999 y en Mayo de 2000.

2. Informe mensual de salud ocupacional (anexo). Este reporte fue llenado por el médico todos los meses, y resultó muy importante para la realización de la vigilancia de salud del médico de la empresa. En él el médico registraba todos los problemas de salud que presentaban sus trabajadores, incluidos los accidentes del trabajo incapacitantes o no, y los factores de riesgo a que estaban expuestos los obreros en el ambiente laboral.

3. Modelo de cumplimiento de actividades. Este era llenado por el médico y el técnico de seguridad, mensualmente.

Método de trabajo:

1. Medidas para el control y la prevención de accidentes del trabajo.

2. Técnicas educativas, basadas en método de feedback y discusión en grupo:

a) Momento Sincero. Técnica participativa de Suratep (aseguradora de riesgos) de Colombia, que tiene un enfoque metodológico y estratégico donde se trabaja con el factor humano (sobre todo los obreros). Esta técnica fue analizada por el GSS, los dirigentes y los sindicatos en el primer curso de entrenamiento, y tuvo una buena aceptación por parte de ellos.
b) Proyección de videos acerca de factores de riesgo en las obras de la construcción (discusión de grupo).
c) Exposición de plegables (ilustraciones), donde se mostraban situaciones de riesgo de accidentes que se ponían fundamentalmente en el comedor de la obra y en los campamentos.

3. Cursos de adiestramiento/entrenamiento. Esta actividad fue planeada y controlada por el autor y los colaboradores. Se comenzaron a impartir los cursos en Marzo 1999, sin embargo, desde Febrero de ese mismo año se había intercambiado con los obreros, dirigentes y el GSS para lograr la motivación necesaria al programa y conocer sus necesidades en el entrenamiento.

4. Observación de seguridad. Se desarrollaron en 3 momentos diferentes del proyecto (en sus incicios, a mediado y en el último mes de la observación).

Resultados

1. Actividades de entrenamiento

a) Dirigidas al GSS.

En Enero de 1999 se celebró una reunión con todos los GSS del MICONS en Varadero, con el propósito de presentarles la idea del proyecto y lograr el necesario apoyo de este personal para la selección de la obra donde se ejecutaría. Después se celebró un seminario donde se explicó con más detalle el trabajo a realizar y sus objetivos, y además tuvimos en cuenta las sugerencias que se le realizaron.

En Marzo de 1999 se celebró un Taller de Accidentes de 40 h de duración. Su objetivo fundamental fue lograr la motivación para el aprendizaje sobre la prevención de accidentes del trabajo. En este se utilizaron como materiales básicos el folleto "Accidentes del Trabajo. Una Visión Epidemiológica",15 del cual abordamos todo el primer capítulo; además, el "Manual de Cero Accidentes", de la aseguradora de riesgos de Colombia, en el que se hizo especial énfasis en la técnica del Momento Sincero. En este taller participaron el GSS de Copey, el director general y el secretario del Buró Sindical de Copey. También participaron otros GSS de Varadero de acuerdo con la cobertura de la matrícula del curso.

En Abril de 1999 se desarrollaron 24 h de seminario sobre la vigilancia en salud y recolección de datos, y de Junio de 1999 a Marzo de 2000 se llevaron a cabo 3 cursos de entrenamiento en la técnica del Momento Sincero, Observación de Seguridad y Vigilancia en Salud.

b) Para dirigentes.

Los cursos para dirigentes fueron coordinados y realizados por el autor y los especialistas del MICONS. La primera actividad fue una reunión acerca de los cambios necesarios en el ambiente laboral de la obra durante la visita de Marzo de 1999. Un mes después se llevó a cabo un taller sobre organización del trabajo y costo-beneficio de los programas de prevención de accidentes.

En Septiembre de 1999 y Abril de 2000, los administrativos fueron adiestrados en la identificación y control de riesgo. Las discusiones acerca de las legislaciones laborales, tuvieron lugar en las reuniones mensuales entre el GSS y los dirigentes (director), y se hizo especial énfasis durante todos los cursos y reuniones en que la prevención de accidentes repercute positivamente en mejorar la producción, la eficiencia y el bienestar de los trabajadores.

c) Para los obreros (constructores).

Se decidió realizar las actividades planificadas con aquellos trabajadores que permanecieran en la obra todo su tiempo de ejecución, o en más de las tres cuartas partes del tiempo, y se centralizaron las actividades sobre aquellos trabajadores expuestos a altos riesgos de accidentes en el puesto de trabajo. Por ello, fueron seleccionados los albañiles, los soldadores, los ayudantes del albañil, los pintores, los carpinteros, entre otros, para desarrollar las técnicas educativas y observar en el futuro su comportamiento con respecto a la seguridad. Con los obreros se comenzó por 24 h de seminarios en Mayo de 1999, donde se trató la repercusión negativa de los accidentes, el uso correcto de los medios de protección y cómo trabajar en condiciones de seguridad.

La técnica del Momento Sincero se desarrolló en los primeros momentos por el GSS, en un área seleccionada semanalmente, pero después que los trabajadores eran entrenados en cómo usar esta técnica, las siguientes actividades eran desarrolladas por uno de ellos, bajo la supervisión y preparación de un integrante del GSS o supervisor. Esta actividad se ejecutaba en un tiempo no mayor de 15-20 min con los trabajadores, de acuerdo con su área de trabajo y los factores de riesgo identificados previamente por ellos, el supervisor o un miembro del GSS. El resultado más importante fue el hecho que los trabajadores tomaban la iniciativa ellos solos en algunas áreas de trabajo para realizar esta técnica, y se la proponían al supervisor, pero llevaban ellos todo el tiempo el liderazgo de la actividad. Esto ocurría, sobre todo, cuando ellos identificaban algún nuevo factor de riesgo y la manera para darle solución, según su punto de vista.

Los resultados de cada Momento Sincero eran analizados posteriormente por el GSS en sus reuniones mensuales, y presentados posteriormente a la directiva de la obra en los encuentros mensuales de seguridad. Algunos de los puntos de vista de los trabajadores fueron tomados en consideración, y un ejemplo fue la mala calidad de los guantes de protección, las jornadas de trabajo de más de 9 h diarias, las herramientas obsoletas en algunos casos, contra otras muy sofisticadas, etcétera.

Se utilizó además la proyección de videos de acuerdo con nuestras posibilidades, con el objetivo de desarrollar una participación activa a través de la discusión y el análisis de grupo. Intentamos además, mediante esta forma, mostrar los factores de riesgos más comunes de accidentes en la construcción y aumentar su motivación por su prevención. Se utilizaron 2 videos nacionales y 2 de producción española. Diferentes situaciones de riesgo, así como la secuencia de algunos accidentes fueron presentados en estos materiales. Las proyecciones se realizaron en el comedor o en los albergues en las horas de descanso.

Las ilustraciones (plegables, carteles) se usaron tanto en el puesto de trabajo, como en los dormitorios y lugares comunes. De esta forma los trabajadores podían ver diferentes situaciones y analizarlas por sí solos y sacar sus conclusiones; en ocasiones esto provocaba debates entre ellos y abordaban al técnico en seguridad o al médico para su aclaración, sobre todo si ellos veían su área de trabajo relfejada en algunas de las figuras o algún factor de riesgo común.

En resumen, se desarrollaron 184 h de curso para el GSS, 120 para los dirigentes y 24 de seminario para los obreros, los cuales fueron entrenados fundamentalmente a través de las técnicas educativas en sus áreas de trabajo. Se usó el método de feedback para una mejor comprensión y solución de problemas, y para realizar los cambios pertinentes. A pesar de que no fue nuestro objetivo actuar sobre los factores técnicos que provocan accidentes del trabajo, después de nuestro intercambio en el primer taller en Copey, estos cambios se hicieron evidentes; por ejemplo, en Mayo de 1999 se adquirieron nuevos tipos de andamios, muy seguros, se pusieron barandas de protección en las diferentes alturas donde los constructores trabajaban sin protección, y también se comenzó el completamiento de los medios de protección en el mes de Julio de ese mismo año.

En ese primer taller también se tomó la decisión de incluir al director general, al contratista, al dirigente sindical, al médico y al técnico principal en seguridad de Copey como colaboradores del proyecto, por lo que ellos formaron parte también y se sentían responsables de los resultados. Es válido señalar que obtuvimos una colaboración a tiempo completo por su parte, y además se logró la motivación necesaria para desarrollar el trabajo.

2. Vigilancia

a) Vigilancia en salud.

La vigilancia fue llevada a cabo por el médico y la enfermera.

En este modelo se reportaban los problemas de salud incidentes en cada mes, y los factores de riesgo presentes en el ambiente de los trabajadores. Este era llenado por el médico mensualmente. En el análisis de la morbilidad de Junio de 1999 a Mayo de 2000 se observó que existían un gran número de traumatismos y fracturas (tabla 1), resultado posible debido a los factores de riesgo mecánicos a que están expuestos estos trabajadores. Este modelo tuvo gran utilidad para el equipo de salud en el sentido de brindar la posibilidad de tener a su población trabajadora controlada sistemáticamente, y muchos resultados aparecieron gracias a este proyecto para registrar los accidentes. A través del modelo se conoció además que a pesar de no haberse notificado accidentes del trabajo en el período, fueron reportadas 15 lesiones no incapacitantes, que llevaron un análisis por parte del GSS, como estaba orientado. Este reporte resultó útil también durante los chequeos pre-empleo y periódicos que debe realizar el médico a su población trabajadora, y de esta forma el médico puede saber qué tipo de riesgo de salud tiene el trabajador y valorar si es compatible con los factores de riesgo del puesto laboral al que está sometido.

En este aspecto la permanencia del médico (más del 75 % del tiempo) a pie de obra fue determinante, pues se convirtió en un eslabón fundamental para las relaciones del GSS, los dirigentes, los supervisores y fundamentalmente los constructores, quienes identificaban al médico como un obrero más de la construcción, por lo tanto la comunicación entre ellos resultó muy fácil todo el tiempo.

Tabla 1. Morbilidad laboral según diagnóstico y días perdidos

Diagnóstico
No. de casos
%
No. de días perdidos
Fractura y traumatismo
26
18,9
348
Enfermedad respiratoria
11
8
82
Sacrolumbalgia
9
6,6
87
Dermatitis
9
6,6
63
Sepsis urinaria
8
5,8
72
Infecciones diarreicas agudas
6
4,4
30
Otras
68
49,6
606
Total
137
100
1 288

b) Observaciones de seguridad.

Estas observaciones fueron realizadas por el técnico en seguridad y fueron tenidos en cuenta diferentes puestos de trabajo de acuerdo con el proyecto de seguridad de la empresa y nuestras orientaciones. Estas observaciones fueron realizadas siguiendo el instructivo del modelo Cero Accidente, y se hicieron un total de 3 (en Junio y Noviembre de 1999 y en Abril de 2000). Los resultados se muestran en las tablas 2 y 3, donde se observa que en la primera observación sólo hubo un 50 % de conductas positivas en seguridad, y que de ellas más de la mitad de los trabajadores observados tenían un uso incorrecto de los medios de protección. El resultado mejoró en la segunda, mostrando un 82,5 % de conductas seguras en el mes de Noviembre, y finalmente se logró un 92,3 % en la observación del mes de Abril de 2000.

Si consideramos las conductas inseguras o negativas como causantes de accidentes (factores de riesgo), tendríamos que de la primera a la segunda observación los trabajadores observados tuvieron una disminución de riesgo de accidentes de 2,5 veces, y si la comparamos con el mes de Abril notamos que la disminución fue de más de 6 veces. Durante cada observación se involucraban 4 supervisores y 1 técnico de seguridad, quien recogía la información que después era analizada en el GSS.

Tabla 2. Resultados de la primera observación

Indicadores de comportamiento
Promedio de conductas positivas
Promedio de trabajadores observados
%
Uso correcto de los equipos de protección personal en obreros de demolición
7
15
46,7
Chequeo médico antes de trabajar en grandes riesgos
9
17
52,9
Uso de cinturón de seguridad
5
10
50
Total
21
42
50

Tabla 3. Resultados de la tercera observación

Indicadores de conductas
Promedio de conductas positivas
Promedio de trabajadores observados
%
Uso correcto de los equipos de protección personal en soldadores, carpinteros y pintores
15
17
88,2
Chequeo médico a trabajadores de alto riesgo
13
15
86,6
Uso de cascos de seguridad
20
20
100
Total
48
52
92,3

 

3. Evaluación

La evaluación del proyecto fue llevada a cabo tomando en consideración el modelo de cumplimiento de actividades y cada actividad era analizada por el GSS y el investigador principal durante las visitas de control. Las actividades planificadas fueron cumplidas durante el año de observación. La evaluación fue realizada a través de las actividades de control, la observación del comportamiento de los trabajadores y los cambios tecnológicos que se realizaron en la obra en el período del proyecto, que a pesar de no ser uno de nuestros objetivos, sí se puede considerar como un resultado indirecto, pues se logró mejoría en la percepción de riesgo de accidentes en los dirigentes, que son en definitiva los que tienen que tomar la decisión para lograr los cambios tecnológicos en el ambiente laboral.

En resumen, se puede evaluar de satisfactorio el proyecto debido a que las actividades para lograr nuestros objetivos fueron cumplidos, los resultados de las observaciones de seguridad tuvieron más de un 90 % de comportamientos seguros en la última observación, y comprobamos que se realizaron cambios tecnológicos importantes en el sentido de la seguridad y prevención de accidentes; por ejemplo, se logró el montaje de los andamios seguros, los cinturones de seguridad, las barandas de protección, el completamiento y la exigencia del uso de los medios de protección (cascos, guantes, caretas, etc.), que denotan un cambio de actitud de la gerencia con respecto a la prevención de accidentes, un factor sobre el cual se realizó la intervención con los dirigentes.

Además, se implementó la vigilancia en salud de la población trabajadora de este complejo que facilitó realizar acciones de promoción con el fin de mejorar el bienestar de estos contructores. El resultado de la encuesta de percepción de accidentes fue también útil, tanto en el comienzo como al final de la intervención, pues formó parte de la integración nuestra y el GSS con la masa trabajadora. Conocimos en el primer momento lo que pensaban con respecto a los accidentes, y esto sirvió de base al entrenamiento posterior; además las respuestas en el año 2000 fueron, aunque no significativas, sí un poco más completas que en el año anterior.

Discusión

Trabajar sobre el factor humano como causa de accidente de trabajo fue nuestro objetivo fundamental, y aumentar a través de él los conocimientos de los trabajadores acerca de los factores de riesgo presentes en su embiente laboral, así como su identificación y control. Es bien conocido que cuando los trabajadores conocen las consecuencias de los riesgos, tratan de evitarlos, y cuando los administrativos entienden que la prevención de accidentes tiene una repercusión positiva en la productividad y eficiencia de la empresa, no sólo en la seguridad social y el bienestar de los trabajadores, ellos comienzan a mejorar su visión con respecto a la prevención de estos eventos. Yo comparto el criterio de Ringen Knu,14 que puntualizaba que el entrenamiento de los supervisores es tan importante como el entrenamiento de los obreros. Por tal motivo nosotros comenzamos nuestras actividades con la aceptación plena de la directiva de la empresa para obtener su apoyo. Este aspecto fue muy importante, y se vio reflejado por los cambios tecnológicos que ocurrieron en la obra después de comenzado el proyecto, y se resolvieron algunos factores de riesgo técnicos que existían en nuestra primera visita, debido a que una vez identificados por los administrativos, entendieron que la mejor solución era eliminarlos; esto se realizó después de un consenso entre el GSS y la administración. Una competente actividad de salud y seguridad requiere un apropiado entrenamiento, como planteaba Alli,1 que las decisiones de los jefes eran muy importantes, porque si ellos deciden mejorar la seguridad y salud en los puestos de trabajo, esto se puede lograr en un corto período. En algunos casos los cambios no requieren grandes inversiones de dinero, sino un cambio de actitud ante la seguridad, preparación, voluntad y ejemplo de líder.13

En los 3 primeros meses de reuniones y entrenamiento, pudimos notar que iban asumiendo las decisiones de seguridad, como fueron comprar andamios seguros, completar los equipos de protección personal y la organización en el trabajo. Cambiar conductas en el hombre es una tarea sumamente difícil, y es imposible obtener resultados concluyentes en un corto período, pero sí es posible en un tiempo no muy largo desarrollar algunos comportamientos seguros a través de diferentes maneras de entrenamientos y actividades, como observamos en los resultados, así como una estrecha supervisión y control por parte del personal responsabilizado con esta tarea.

A pesar de que algunas actividades planificadas tuvieron un resultado no significativo como el cuestionario de percepción de accidentes que se llenó en la empresa al principio y al final de la ejecución del proyecto, entendemos que nos sirvió para valorar los puntos de vista de los obreros en ambos momentos, y también fue importante desde el punto de vista de entrenamiento al grupo de investigación en la realización y aplicación de estas técnicas.

El uso del Momento Sincero como técnica educativa fue lo más relevante de este proyecto, tanto en dirigentes, GSS y los obreros, ya que tuvo gran aceptación entre todos y fue muy útil en la búsqueda de soluciones para mejorar las condiciones de trabajo a favor de una mayor seguridad y prevención de los accidentes. Esta técnica, al igual que la proyección de videos, fue importante para desarrollar una participación activa de los trabajadores con respecto a los problemas de seguridad y buscar mejores soluciones.

Las observaciones de seguridad del modelo Cero Accidente fueron realizadas con modificaciones, y se observaron mejorías en los comportamientos de seguridad de los obreros. A pesar de que no se logra la calificación óptima en ninguna de las observaciones, sí creemos que se logró aumentar este indicador a un límite aceptable para el tiempo de evaluación, pero sabemos que estos resultados necesitan de un continuo y largo trabajo. Por otra parte se logró mantener a toda la población trabajadora bajo vigilancia médica gracias a la permanencia del médico en la obra.

Durante el período de observación no fueron notificados accidentes del trabajo por el GSS. ¿Qué pensar con respecto a esto? ¿Es un resultado cierto o falso? Es bien conocido que existe un subregistro elevado de accidentes del trabajo en el mundo entero, principalmente en los países en desarrollo y Cuba no escapa de ellos. No obstante, en el caso que nos ocupa, nuestra discusión se centrará en los resultados encontrados en la tabla 1, donde se nota un número elevado de traumatismos y fracturas, y se pudiera sospechar que algunos de ellos pudieron estar en relación con un accidente de trabajo. Ahora bien, la no notificación de accidentes en nuestro caso pudiera explicarse de dos maneras: subregistro en la notificación de accidentes, o por la no ocurrencia real de accidentes del trabajo.

El subregistro en este tipo de lesiones pudiera tener explicación si el trabajador sufre el traumatismo en el ambiente laboral y sigue trabajando, y luego de terminada su jornada consulta al policlínico o al hospital por no soportar el dolor, y es ahí donde se realiza el diagnóstico, como enfermedad común y no como accidente del trabajo, al no ser horario laboral, no ir acompañado de testigos, ni de supervisor, y por el paciente no referir que su lesión guarda relación con la actividad que se encontraba realizando. Este diagnóstico (traumatismo o fractura) es conocido por el médico de la empresa al visitar al obrero, y es cuando registra la patología en su modelo. Ya en este momento él no puede cambiar la notificación por accidente, a no ser que se realice una investigación, y existan testigos o un supervisor que justifique el cambio en la notificación. En ocasiones tampoco los obreros de forma retrospectiva pueden explicar bien bajo qué condiciones se lesionaron. Por tal motivo la vigilancia en la empresa es muy importante, porque en esta ocasión el accidente no fue notificado, pero el GSS puede tomar medidas de control en el puesto de trabajo del constructor si es necesario, y así evitar otras lesiones, sin esperar por la notificación e investigación del accidente.

Pudiera resultar también que la mayoría de esta morbilidad fuera causada por diferentes factores de riesgo extralaborales, porque tampoco podemos negar la efectividad de todo el movimiento de prevención que se generó en esta obra a favor de evitar los factores de riesgo en el ambiente de trabajo, y de alguna manera esta disminución puede ser también uno de nuestros resultados. En todo este tiempo fue muy útil la vigilancia en salud en el sentido de conocer los accidentes del trabajo, las enfermedades comunes y las lesiones no incapacitantes. Todas ellas tienen muchos factores de riesgo relacionados con el ambiente laboral, y si es el GSS los conoce a tiempo, puede realizar actividades de salud/seguridad en función de controlarlos.

Conclusiones

Los accidentes del trabajo son un problema de salud en Cuba, principalmente en el MICONS, sin embargo es posible organizar actividades con la finalidad de aumentar el conocimiento de los trabajadores, los dirigentes y el GSS. Los errores técnicos pueden ser prevenidos solamente si la persona que está en el ambiente puede controlarlos, por lo que las personas (error humano) tienen que conocer con anterioridad cómo identificarlos.

El error humano es un factor de riesgo prevenible, y el adiestramiento en el puesto de trabajo fue uno de nuestros resultados, a pesar de eso, cambiar la conducta del hombre es una tarea muy difícil que requiere de tiempo y constancia. Sería recomendable continuar el proyecto con el fin de obtener mejores resultados en este campo.

Summary

An intervention project on the human factor as a cause of occupational accidents in a luxury hotel construction enterprise, in the municipality of Varadero, was designed. Its main objective was to increase the level of knowledge of the workers, leaders and of the health and security group (HSG) from the enterprise about health and safety. To attain this purpose, it was developed a training program that served as the basis for a greater prevention and control of the accidents in the occupational setting from January, 1999, on. Educative techniques were introduced (Sincere Moment, among others) to this end. Courses and workshops were conducted to train the leaders and the HSG. A series of control measures were taken as a guide for the evaluation of the results and the acceptance of the project by the board of directors of the enterprise and the HSG was a decisive factor in its implementation and results. During the observation period we observed some changes in human behavior that had a positive effect on the technical factor in the occupational setting. The project’s evaluation was considered as good.

Subject headings: ACCIDENTS, OCCUPATIONAL/prevention & control; OCCUPATIONAL HEALTH; OCCUPATIONAL RISKS.

Referencias bibliográficas

  1. Alli BO. Women at work place. African Newslett on Occup. Health and Safety 1999, 29-33.
  2. WHO. Network of collaborating centres in occupational health global strategy for occupational health for all. The way to health at work. Geneva, 1995.
  3. Rantanen J. Global trends in occupational health service. African Newslett on Occup. Health and Safety Supplement 2/96:9-27.
  4. Rantanen J. New trends in occupational health service. African Newslett on Occup. Health and Safety 1998; 8:32-5.
  5. Boyi TA. Accident trends and preventive strategies in Kenya. African Newslett on Occup. Health and Safety 1996; 6 (suppl 2): 56-80.
  6. Rantanen J. Global strategy on occupational health for all. African Newslett on Occup. Health and Safety 1996; 6 (suppl 2): 86-9.
  7. Akukwc C. Community participation in international health: practical recommendation for donor and recipient organizations. Pan Am J Public Health 1999;5(3):137-42.
  8. Pan American Health Organization (1): Health condition in the Americas. Washington D.C. 1994 (Scientific Publication).
  9. World Health Organization. World Health Report 1997. Conquering suffering, enrriching humanity. Geneva: WHO; 1997.
  10. The quality of occupational health data in Latin America and the Caribbean. Current topic. Pan Am J Public Health 1999;5(1):66-7.
  11. La seguridad social en Cuba. Sergio Candales y Gabriel del Río eds., México D.F. CISS 1994. (Serie Monográfica No 6).
  12. Cuba Ministerio de Salud Pública. Anuario Estadístico, La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2000.
  13. Mosanawe JA. Wallberg. Prevention of accident in construction sites in Botswana. Stockholm: International Safety and Health in Practice, 1999.
  14. Ringen K, Stafford E. Intervention research in occupational safety and health: examples from construction. Am J Ind Med 1996; 29:314-20.
  15. Robaina Aguirre C, Almiral P, Pérez R. Accidents at work an epidemiological view. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1997.

Recibido: 11 de abril de 2001. Aprobado: 11 de octubre de 2001.
Dra. Caristina Robaina Aguirre. Calle Oeste # 9108 entre J y K, Miraflores Viejo, municipio Boyeros, Ciudad de La Habana, Cuba.

 

Indice Anterior Siguiente