Índice Anterior Siguiente
Rev Cubana Med Gen Integr 2006;22(3)

Algunas consideraciones teóricas y metodológicas sobre el seminario

Marlene García Hernández,1 Miguel Lugones Botell2 y Limay Lozada García3

Resumen

Se realizaron algunas consideraciones teóricas y metodológicas sobre el seminario como forma de organización de la enseñanza. Se destacan aspectos prácticos de interés para la Atención Primaria y los Policlínicos Universitarios. Se analizan brevemente algunos tipos de seminarios y se dan conclusiones al respecto.

Palabras clave: Seminario, formas de organización de la enseñanza, atención primaria, policlínicos universitarios.

Existe un objetivo fundamental en la formación docente de los profesionales de la salud, y es que se formen de una manera competente para satisfacer adecuadamente las necesidades actuales y futuras de salud, para lo cual ha sido necesario el perfeccionamiento del proceso de formación de ese importante recurso.1 Esto cobra una importancia trascendental con el surgimiento de los Policlínicos Universitarios.

Para dar respuesta oportuna y efectiva al constante perfeccionamiento de los conocimientos científicos de los educandos en formación y a la actualización científica de los profesionales graduados en las diferentes carreras médicas y paramédicas, se requiere de un claustro de profesores con una altísima calidad asistencial y docente. Ello implica que sean profesores con claridad conceptual y solidez pedagógica.1 Por tanto, es necesario realizar acciones concretas para su preparación integral.

DESARROLLO

Como es conocido, existen diferentes formas de organización docente, pero las que más se utilizan son, la conferencia, el seminario y las diferentes modalidades de Educación en el Trabajo. En este caso, los seminarios ofrecen posibilidades muy flexibles que permiten el desarrollo de habilidades, pues profundizan en los conocimientos, y es, por ello, que son muy utilizados en la APS y en otros niveles de atención. A diario es muy frecuente escuchar algunas consideraciones sobre el seminario, y algunas fuentes lo consideran como organismo docente en el que los alumnos se adiestran en la investigación o en la práctica de alguna disciplina. Otra acepción del término lo define como el establecimiento donde los individuos destinados al estado eclesiástico reciben la instrucción y la educación que la Iglesia exige de sus futuros sacerdotes. La que detallaremos es la forma organizativa del proceso de enseñanza.

Seminario (seminarius): perteneciente al semen, a la semilla, casa o lugar destinado para la educación de los niños y jóvenes.2

Seminario: organismo docente en que, mediante el trabajo en común de maestros y discípulos, se adiestran estos en la investigación o en la práctica de alguna disciplina.2

Seminario: conversaciones conducidas de una manera ordenada por el profesor, quien actúa como conductor de la actividad.

Seminario: forma organizativa del proceso de enseñanza-aprendizaje en la que los estudiantes profundizan en el contenido de las asignaturas a través de la exposición en forma clara y precisa, enfatizando en los aspectos generales de dicho contenido.

Según la Enciclopedia de la Religión Católica en su tomo VI se expresa que el seminario es aquel establecimiento donde los individuos destinados al estado eclesiástico reciben la instrucción y educación que la Iglesia exige de sus futuros sacerdotes.3

Todas las definiciones anteriormente expuestas conducen a pensar que se puede hablar de seminario en términos de institución educacional, tipo de actividad, y como forma de organizar la actividad docente. Es en esta última acepción que se pretende centrar nuestra atención, por lo que el objetivo fundamental de este trabajo es ofrecer algunos fundamentos acerca del seminario como forma de organización docente.

Es de gran interés también, lo que desde el punto de vista de la conformación del colectivo aporta el seminario, ya que al trabajar en los pequeños grupos, estos deben unirse para cumplir con los objetivos comunes, que son tanto personal como socialmente significativos para el grupo escolar, pues si el profesor evalúa teniendo en cuenta todas las funciones de la evaluación, no solo será el seminario la forma de obtener una calificación, sino tendrá que valorar el desarrollo de un conjunto de habilidades que son el resultado del trabajo en equipos, y se cumple así la función desarrolladora de la evaluación a través de esta forma de organización del proceso docente-educativo.

En estos momentos en que se necesita priorizar la formación de valores de nuestros educandos, es de vital importancia utilizar aquellas formas que permitan dirigir un proceso de enseñanza-aprendizaje desarrollador y educativo, haciendo que el alumno busque y explore el conocimiento desde posiciones reflexivas y con independencia, que desarrolle las operaciones lógicas del pensamiento para lograr la formación de un conocimiento racional que incluya no solo un alto nivel del pensamiento abstracto, sino también la aplicación práctica y la solución a los problemas, desarrollando además un pensamiento creador y flexible. La creación, muy acertada, de los Policlínicos Universitarios exige de una calidad docente asistencial de gran rigor, la que puede encontrarse perfectamente bien en el seminario.

Dando respuesta a estas exigencias de los momentos actuales en que la ciencia solicita el concurso de generaciones más preparadas, es que los profesores deben diseñar las actividades tratando de utilizar todas las herramientas de trabajo para lograrlo. Las conferencias introducen los contenidos, facilitan determinada información científica, pero es a través del seminario que los alumnos desarrollan un conjunto de habilidades que le permiten:

Se ha criticado por nuestro Héroe Nacional y otros educadores de avanzada, la enseñanza verbalista, y en tal sentido Enrique José Varona expresó: “Enseñar a trabajar es la tarea del maestro. A trabajar con las manos, con los oídos, con los ojos y después y sobre todo, con la inteligencia” . Se infiere entonces que, aprender haciendo, investigando, es la manera más apropiada.

La calidad del aprendizaje depende de la forma en que el profesor logre ser un verdadero facilitador de la actividad, y que la haya sabido concebir y organizar. El seminario, como toda actividad humana, se planifica, se organiza, se ejecuta y se controla (MINSAP. Normas de trabajo docente y metodológico de las especialidades de la educación médica superior. Folleto del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana. La Habana; 1986:15-8). Para lograr calidad hay que saber organizarlo adecuadamente. La organización depende del tipo de seminario que se utilizará y su preparación, de la orientación que el profesor haga llegar a sus alumnos con suficiente tiempo de antelación a su ejecución, y a su vez, la ejecución del seminario depende de muchas otras condiciones.

Es importante que el profesor solo actúe como facilitador durante el desarrollo de la actividad, posibilitándole al alumno ocupar su papel. El profesor hará la introducción para presentar el tipo de seminario que se desarrollará, creará el clima psicológico favorable, garantizará las condiciones del local, los medios de enseñanza, etc., y luego pasará a ocupar el lugar de observador y facilitador.

Una vez terminada la intervención de los alumnos, el profesor realizará las conclusiones, y además será el responsable de la evaluación de sus alumnos, la que puede ser individual o por equipos, dependiendo de la variante de seminario. Es importante también dar participación a los alumnos en la evaluación de la actividad.

Algunos tipos de seminarios

Diferentes autores coinciden en que la tipología depende de la metodología usada, así se señalan:

Preguntas y respuestas:

Como su nombre indica, se basa en un intercambio profesor-alumnos sobre la base de las preguntas y las respuestas. Este tipo de seminario es posible realizarlo de varias formas, ya que puede orientarse el contenido y en su ejecución el profesor pregunta y los alumnos responden por voluntariedad; puede el profesor tener concebido a quiénes va a preguntar con antelación; o puede también preparar las preguntas en tarjetas y cada alumno escoge al azar un número que coincidirá con la tarjeta que tiene la pregunta.

Cualquiera de las variantes que se use, no debe ser formal, sino tratar de estimular a los alumnos para que se desarrolle la actividad con calidad. La evaluación dependerá de la calidad de las respuestas de los alumnos.

Diálogo:

Consiste en la participación de los estudiantes en forma conversacional sobre uno o varios temas previamente estudiados, de los que se vierten criterios según las fuentes consultadas, y no tiene como finalidad la discusión u oponencia. La evaluación se realiza sobre la base de la calidad de la información que trasmite cada alumno.5

Ponencia:

Exposición de un contenido previamente elaborado sobre un tema o temáticas, cuyo objetivo es exponer ante un auditorio la información recogida en las fuentes orientadas, puede ser el trabajo de un grupo de alumnos o de forma individual. Generalmente se entrega el informe escrito. La evaluación se realizará sobre la base de la correspondencia de lo expuesto con los objetivos previstos, además de otros elementos importantes.

Ponencia-oponencia:

Consiste en el estudio detallado de un contenido, con la finalidad de lograr que se profundice en esos contenidos, a través de los cuales, un grupo expone y el otro escucha con atención y anota las insuficiencias, los errores y los puntos de vista no tratados; y en una segunda parte, el otro grupo hace preguntas sobre la base de las anotaciones, realiza observaciones, aclaraciones y amplía sobre el tema si es necesario. La evaluación se realizará según la exposición y defensa del equipo que expone, así como la calidad de las preguntas, observaciones, ampliaciones, etc., si proceden o no del equipo oponente.

Paneles:

De igual manera que en los tipos anteriores, el profesor orienta el contenido a estudiar o el problema a resolver. Todos deben prepararse de igual forma, y una vez llegado el momento de la ejecución del seminario, se escoge un grupo de alumnos que serán los expertos y que deberán contestar las preguntas que elaborarán sus compañeros. La elección de los panelistas está en dependencia de los objetivos que se trace al profesor. Es recomendable que los miembros del panel se hayan preparado para abordar cualquier parte del contenido si lo desean; no obstante, si el profesor así lo determina, puede seleccionarlos al azar. La evaluación dependerá, para los panelistas, de sus respuestas, y para los demás miembros del grupo, de las preguntas que elaboren y de su participación, en el caso que sea necesaria alguna aclaración.6

Mesa redonda:

Se organiza un gran equipo de 6 u 8 estudiantes que estará formado por los expertos y que representará a los miembros de sus equipos iniciales, los que discutirán sus puntos de vista sobre un tema o problema frente a un grupo, con la participación activa de un moderador. La discusión debe ser de carácter informal, teniendo en consideración que se trata de una conversación en y ante el público, por lo que debe evitarse la improvisación. Los participantes deberán sentarse de manera tal que se puedan mirar entre ellos y ser vistos íntegramente por los asistentes al auditorio. Los puntos de vista podrán ser divergentes o contradictorios, pero sobre un mismo tema.

El rol de moderador es sumamente activo, pues efectúa una pregunta abierta con el propósito, que uno u otro de los participantes intervengan, y así se abre la conversación “animada,” en la que se producen intervenciones libres que pueden añadir ideas o discrepar, siempre dirigiéndose al moderador. A medida que las respuestas se van efectuando, el moderador, que también debe conocer el tema íntegro, debe procurar realizar un consolidado que irá informando al público (grupo). Esto es de gran importancia para mantener la atención de los asistentes.

Los asistentes al auditorio (resto de los miembros del grupo) no deben intervenir, solo se limitan a observar, a tomar apuntes si lo requieren. Los integrantes, así como el moderador deben tener la capacidad de pensar rápidamente, hablar con precisión, procurando no recitar discursos.6

Es de gran importancia una buena preparación de este tipo de seminario, y sobre todo, del moderador, el que realizará la introducción del tema, presentará a los integrantes, concederá la palabra, resumirá, e intervendrá en el debate solo para coordinar o aclarar alguna idea imprecisa. El profesor decidirá si actuará de moderador o escogerá a un alumno para hacerlo. La evaluación será por equipos, y dependerá de la calidad con que el representante participa en la mesa redonda, es decir, su calificación será la que obtendrá también el equipo al que pertenece.

Video-debate:

Actividad muy bien acogida por los estudiantes si se concibe adecuadamente. Consiste en la observación y posterior debate de un filme, un corto o algún otro material fílmico de interés para lo que se pretende estudiar. Para el desarrollo de esta actividad, el o los docentes deben concebir los objetivos que se deberán lograr, observarán previamente tantas veces como sea necesario el material que posteriormente pasarán a sus alumnos, y luego confeccionarán una guía que contendrá las orientaciones precisas de las acciones que deberán desarrollar los estudiantes, lo que contribuirá a que estén motivados para observar con atención esmerada y poder obtener la información que le permitirá su participación activa al finalizar.5

Es importante crear las condiciones para que el local y los medios necesarios actúen positivamente y permitan un clima psicológico favorable. Habrá debate si la guía fue bien confeccionada, por lo que es necesario tener eso en cuenta para evitar que el final sea una respuesta fría a las preguntas elaboradas por el profesor. La evaluación es individual, dada por la participación de cada miembro en el debate.

Organización del seminario

  1. Establecer el plan de trabajo a seguir.
  2. Se efectuará con grupos que no deben exceder de 15 estudiantes y la cantidad puede variar en dependencia de las posibilidades de dirección, fuentes bibliográficas y medios disponibles
  3. Conclusiones del seminario.
Algunas habilidades que se desarrollan a través del seminario 5-7

Habilidades generales                           Habilidades que contribuyen
de carácter intelectual                          al desarrollo profesional

- Observar                                          - Resumir
- Describir                                          - Elaborar fichas
- Explicar                                           - Confeccionar informes
- Interpretar                                        - Utilizar bibliografías
- Caracterizar                                     - Leer con rapidez
- Identificar                                         - Aprender a escuchar
- Ejemplificar                                      - Desarrollo del lenguaje oral y escrito.
- Clasificar                                          - Otras
- Modelar
- Argumentar
- Relacionar
- Valorar
- Analizar
- Comparar
- Sintetizar
- Definir
- Otras

Algunos valores morales y características de la personalidad que se desarrollan a través del seminario

Responsabilidad, autocontrol, colectivismo, autoafirmación, solidaridad, autovaloración, disciplina, sentimientos de amor hacia la asignatura y sus compañeros, sentido de pertenencia, etcétera.

CONCLUSIONES

Los seminarios son formas de organización docentes que se utilizan por gran parte de los profesores, sin embargo no hay un buen dominio de todas sus variantes, por lo que casi siempre se usan 2 tipos fundamentales: preguntas y respuestas, y ponencias. Sobre los seminarios no todo está dicho, cada día se abren algunas “puertas del saber”, pero queda mucho por buscar y aprender.

Summary

Some theoretical and methodological considerations on the seminar

Some theoretical and methodological considerations were made on the seminar as a way to organize education. Practical aspects of interest for primary care and the university polyclinics are underlined. Some types of seminars are analyzed and conclusions are given on this regard.

Key words: Seminar, ways of organizing education, primary care, university polyclinics.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. MINSAP. Área de Docencia e Investigación. Organización, desarrollo y control del proceso docente educativo en la atención primaria de salud. Barcelona. Tallergc. 2002:1-2.
  2. Diccionario de la Lengua Española. 20 ed. Tomo II. Real Academia Española; Madrid. l984.p.1513.
  3. Enciclopedia de la religión católica. Ediciones Dalman y Jover SA. Tomo VI, Barcelona. 1954.p.1835.
  4. García Hernández M, Lozada García L, Lugones Botell M. Estrategia para la formación de valores en medicina general integral. Educ Med Sup. 2005;19(3). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol19_3_05/ems02305.htm
  5. Ulloa JR. El seminario. Revista DINAC. 1998;31:12-3.
  6. Hernández Herrera PA. Metodología para el trabajo en el seminario [folleto]. La Habana, Cuba: Editorial Academia; 1999.p.7-11.
  7. Ramos JA. Tecnología de la comunicación alternativa y periodismo interpretativo. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 1988.p.315-7.

Recibido: 24 de abril de 2006.    Aprobado: 6 de octubre de 2006.
Lic. Marlene García Hernández. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, La Habana, Cuba. E mail: marlene.garcia@infomed.sald.cu

1Licenciada en Psicología y Pedagogía. Máster en Formación Didáctica. Profesora Auxiliar. Asesora de la Vicerrectoría de Posgrado de la Facultad “Finlay-Albarrán”.
2Especialista de II Grado en Ginecología y Obstetricia. Profesor Auxiliar. Diplomado y Máster en Investigación sobre Aterosclerosis del Policlínico Universitario “26 de Julio”.
3Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Policlínico “Finlay”. Diplomada en Educación Médica Superior.

Índice Anterior Siguiente