Rev Cubana Medicina General Integral. vol 31(1); 2015

CARTA AL EDITOR

 

Manifestaciones de violencia intrafamiliar hacia adultos mayores diabéticos

 

Manifestations of domestic violence against elderly diabetic individuals

 

 

 


Señor Editor:

He leído recientemente su publicación, y es de vital importancia el tema de la violencia intrafamiliar hacia adultos mayores diabéticos.

Cuba es un ejemplo de país en desarrollo con un envejecimiento importante de su población. Según estimaciones, un 13,4 % de los cubanos tenía 60 años y más en el año 2000, y el 20,1 % los tendrá en el 2025, con una expectativa actual de vida de 75 años.1

La tolerancia a la glucosa es menor a medida que avanzan los años, por lo que también se incrementa la incidencia y prevalencia de la Diabetes Mellitus en las personas ancianas. Más del 40 % de las personas diabéticas son mayores de 65 años. Los ancianos diabéticos pueden ser tipo 1, pero con mucha mayor frecuencia encontramos los tipo 2. Las personas de edad avanzada pueden vivir lo suficiente para desarrollar complicaciones microvasculares, pero además suelen padecer múltiples enfermedades.

Los estudios epidemiológicos revelan una elevada presentación de algunos síndromes geriátricos en diabéticos ancianos, como polifarmacia, depresión, deterioro cognitivo, caídas e incontinencias urinarias, lo que obliga al pesquisaje y tratamiento oportuno, el apoyo familiar es un pilar fundamental.

La Red Internacional para la Prevención del Maltrato al Adulto Mayor define el maltrato como un acto, único o reiterado, u omisión que causa daño o aflicción a una persona mayor, que se produce en el seno de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza.2

El maltrato geriátrico tiene su mayor expresión durante el desenvolvimiento del anciano, tanto en su medio familiar como social. Ha sido el último descubrimiento de la violencia familiar. La dificultad para detectar estas conductas agresivas o negligentes hace dudar a los expertos sobre la exactitud de su incidencia, que en el mundo se sitúa aproximadamente en un 3 %. Isabel Iborra, representante por España de la Red Internacional para la prevención de los abusos a ancianos, expresa que los mayores no reconocen el maltrato por tabú y porque no lo ven, porque sus vidas han sido muy duras y, en cierta medida, están acostumbrados a él. Algunos sienten culpabilidad porque se trata de sus hijos, y piensan que los han educado así. Otros se preguntan qué hicieron para ser tratados de esta forma.

Un interesante flujo de investigaciones acerca de la violencia ejercida contra las personas ancianas ha tratado de acercarse al tema, abordando aquellas manifestaciones que perjudican la integridad física, sexual y psicológica de las mismas, así como su bienestar material y financiero.3

El maltrato en el anciano es algo que se da con frecuencia. Nunca es mencionado, siempre es soslayado y las víctimas lo han visto tan frecuentemente que muchas veces piensan que es algo normal. Otras veces es peor aún: desconocen por completo que están siendo maltratados.5 Hablar de maltrato al anciano en su mismo hogar resulta difícil de aceptar como un hecho real, sobre todo porque implica dos conceptos que tienen un valor importante en la sociedad: “hogar y familia”. Desafortunadamente, el hogar y la familia no han sido inmunes a las diferentes formas de violencia que se están presentando en la actualidad.4

La violencia contra el adulto mayor es un fenómeno mundial que también ocurre en los hogares cubanos. Por lo general, se habla del maltrato infantil y femenino, pero el que se manifiesta de manera aislada o reiterada con los ancianos en centros de trabajo, vecindarios, instalaciones de salud y en la propia familia, aún permanece invisible ante los ojos de las sociedades actuales.3

Se pueden situar en el origen de esta aberrante práctica, las siguientes causas: violencia familiar, relaciones familiares conflictivas, con problemas socioeconómicos y desestructuración, drogodependencia, problemas psiquiátricos y emocionales, así como la presencia de enfermedad mental en el anciano o en sus familiares.6

Coincidimos con Ríos Oropesa y cols.,7 quienes en su trabajo plantearon que aunque el tema de la violencia ha sido tratado con bastante frecuencia, la que sufren los adultos mayores por parte de los familiares ha sido virtualmente ignorada hasta años recientes. Resulta inconcebible que estos ancianos, débiles, dependientes, discapacitados, sean objeto de conductas de maltrato en el seno de su familia, principalmente por sus propios hijos e hijas; sin embargo en la actualidad, ellos continúan siendo víctimas de la violencia familiar.

El Colegio de México y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el año 2006, se esboza el perfil de las víctimas de maltrato: con frecuencia se trata de mujeres de más de 75 años, pasivas, complacientes, impotentes, dependientes y vulnerables, que están solas o aisladas, y tienen un bajo nivel de autoestima, carecen de opciones para vivir en otro lado o escapar de la situación.1

A partir de consultar algunos trabajos de los diferentes continentes, se pudo constatar la frecuencia del maltrato físico y el psicológico; este último predominó en los países de Sudamérica en un rango del 30 al 50 %, mientras que el maltrato físico prevaleció en Norteamérica y Europa con un 30 %.5

Los resultados de un estudio efectuado en Madrid han determinado que el principal tipo de maltrato que reciben los ancianos es la negligencia (16,4 %), seguido del abandono (7,7 %), el abuso psicológico (3,1 %), la explotación financiera (1,5 %), el abuso físico (1 %) y el sexual (0,2 %).7

Al consultar la literatura referente al funcionamiento familiar y su relación con el maltrato, se encontró un amplio predominio de las familias disfuncionales (57,1 %), y un mínimo de familias funcionales (42,9 %).

El maltrato al anciano tiene connotaciones en los cuatro pilares fundamentales del ser humano, es decir, en las esferas bio-psico-socio-cultural, porque implica su calidad de vida en la manera de enfrentar el medio. Depende de las interacciones sociales y, sobre todo, interfamiliares, imbricadas en la propia cultura del ser humano. Es probable que la sobrecarga de los cuidadores, la dependencia de los ancianos y la marginación de estos en la sociedad de nuestros días, haya contribuido a la aparición de este problema de salud pública.8

Recordemos que, dentro de muy pocos años, los que hoy somos jóvenes, seremos adultos mayores también.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Díaz BE, Martínez Lozano AJ, Núñez Rodríguez V. Características biopsicosociales en una población anciana. Rev Cubana Enfermer. 2008;19(3):[aprox. 8 p.].

2. El maltrato a adultos mayores, una fuerte llamada a la conciencia [Internet]. 2010 [citado 9 Mar 2010]. Disponible en: http://gillher.wordpress.com/2010/03/09/el-maltrato-a-adultos-mayores-una-fuerte-llamada-a-la-conciencia/

3. Urrusuno Carvajal F, Rodríguez Fernández R, Vázquez Abreu RL. Violencia doméstica en la tercera edad. Rev Cubana Salud Pública [Internet]. 2010 [citado 12 Mar 2010];36(2):[aprox. 5 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-34662010000200016&script=sci_arttext&tlng=es

4. Moreira L, Torres F, Díaz E, Guerra S, Sánchez R, Mesada M del C, et al. Historia Universal. La Habana: Editorial Imagen Contemporánea; 2010.

5. Cardoso Nuñez O, Mejías Álvarez NM, Macías Pena JJ, Amaro Hernández. Caracterización del maltrato en el anciano. Archivo Médico de Camaguey. 2010;8(1):[aprox. 6 p.].

6. Alerta frente al maltrato a la tercera edad [Internet]. 2009 [citado 12 Mar 2010]:[aprox. 5 p.]. Disponible en: http://www.bellomagazine.com/salud/maltrato-tercera-edad

7. Ríos Oropesa D, Mena Cantero A, Payarés Martínez L, Deidre P, Stwewick R. Comportamiento de los factores de riesgo en la violencia familiar contra el adulto mayor. Rev 16 abril [Internet]. 2008 [citado 12 Nov 2009];3:[aprox. 6 p.]. Disponible en: http://www.16deabril.sld.cu/nosotros/Comportamiento de los factores de riesgo en la violencia familiar contra el adulto mayor/art3/2006/links.html

8. Abordaje de la familia ante problemas médicos: la violencia doméstica Cómo detectar el maltrato en el ámbito familiar. Diario Elect Sanidad [Internet]. 2008 [citado 25 Nov 2009]:[aprox. 6 p.]. Disponible en: http://www.e;,edicointeractivo.com/formacion_acre2005/temas/tema37-38/cdm5.htm

 

MSc. María de la Caridad Casanova Moreno

 

 

Recibido: Junio, 2014.
Aprobado: Octubre, 2014.

 

 

Correspondencia a: Msc. Adnery Morejón Milera. Correo Electrónico: bibliolimo.mtz@infomed.sld.cu