Indice
Revista Cubana de Medicina Intensiva y Emergencias 2007;6(3)

FormatoPDF


Trabajos originales


Unidad de Cuidados Intensivos pediátricos. Instituto Superior de Medicina Militar: “Dr. Luís Díaz Soto”. Ciudad de La Habana.

 

Comportamiento de la sepsis en terapia intensiva pediátrica.

Dr. Antonio González Velásquez,1 Dr. Francisco Valdés Armas,2 DrCs. Fernando Fernández Reverón,3 Dra. Osdaly Ardisana Cruz,1 Dra. Ana Ivis Álvarez González4 y Dr. Julio C. Francisco Pérez.5

RESUMEN

La Sepsis es una de las patologías más importantes en la edad pediátrica. Se realizó estudio descriptivo, longitudinal y prospectivo, del comportamiento de pacientes con Sepsis ingresados en la UTIP del ISMM Dr. “Luis Díaz Soto”, 178 pacientes fueron diagnosticados con Sepsis, representando el 11,46% del total de ingresos, 57,8% pertenecen al grupo de 1 mes - 1 año, predominó el sexo masculino 96 (53,9%), el mayor número de pacientes provenían del servicio de urgencia del hospital, los procedentes de las salas de hospitalización y los remitidos desde otros centros hospitalarios, tienen un riesgo de fallecer 3 veces más alto, que los que provienen directamente de nuestro servicio de urgencias (OR: 3,76 p = 0,0016), el 70,7% se encontraba en la categoría de eutróficos, el 56,74% correspondió con el Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica y la Sepsis. Con sospecha o evidencia de Sepsis intrahospitalaria se registró el 11,79%, el sistema respiratorio es el sistema orgánico que mayormente se relaciona con la Sepsis, la reposición de volumen, el apoyo inotrópico y los antimicrobianos constituyeron la terapéuticas más utilizadas, a 115 se les realizó abordaje venoso profundo, 75% de los que ingresaron en SDMO fallecieron, mientras que la mortalidad por Sepsis en nuestro estudio fue del 14,6% (26 fallecidos). La Sepsis predominó en las primeras etapas de las edades pediátricas. Los estadíos clínicos más severos de la Sepsis se asociaron a elevada mortalidad.

Palabras clave: Sepsis, mortalidad, edad pediátrica

 

La infección ha acompañado al hombre a lo largo de la historia, quien en su afán de subsistir se ha esforzado de muchas maneras por resolver esta agresión. Desde la antigüedad la presencia de hiporperfusión tisular en pacientes afectos de una infección grave, era un proceso conocido y de una gravedad manifiesta. Hipócrates de Cos ya en el siglo VI a.c. describió con claridad en los “Aforismos” el cuadro de frialdad de extremidades y sudor frío que sigue a una enfermedad aguda febril.1,2 La palabra Sepsis viene del griego Sepein “pudrir”, aunque esta palabra fue tomada en el siglo XIX, tras los estudios de Pasteur y Koch, para definir el proceso de fermentación o putrefacción de la materia orgánica por microorganismos.3

Hasta hace relativamente poco tiempo, la lucha por el control de enfermedades infecciosas parecía casi terminada. Se habían erradicado algunas y se trabajaba en la eliminación de otra media docena de ellas. Las vacunas protegían contra ciertas enfermedades mortíferas y los medicamentos antimicrobianos suprimían eficazmente gran número de infecciones. Sin embargo, en este camino lleno de éxitos, el “prudente optimismo” fue cediendo paso a una “autosatisfacción funesta” que está costando la vida a millones de personas cada año, porque al mismo tiempo que viejas enfermedades están elevando su incidencia, muchas otras, están surgiendo y planteando, problemas adicionales.4 Si tuviéramos que nombrar una enfermedad como la más característica de las que se atienden en las Unidades de Cuidados Intensivos, esa sería la Sepsis, la causa más frecuente de muerte en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) no coronarias,5,8 la enfermedad más prevalente en UCI6,8 y, posiblemente el principal caballo de batalla de la medicina intensiva contemporánea.7,8

La incidencia de la Sepsis está aumentando, y se espera que lo siga haciendo. En Estados Unidos, se ha estimado que en los últimos 20 años la incidencia de la Sepsis ha aumentado a un ritmo del 8,7% anual,8,9 y en Europa se manejan cifras similares.6,8,10,11 Este aumento en la incidencia de la Sepsis se ha puesto en relación con el aumento de la edad de la población y la generalización de procedimientos invasivos y fármacos quimioterápicos e inmunosupresores; a pesar de las mejoras terapéuticas introducidas en los últimos años, que han reducido la letalidad de la Sepsis, su cada vez mayor incidencia hace que el número de fallecimientos por esta enfermedad esté aumentando.8,10,12,13

La Sepsis es una de las patologías más importantes en la edad pediátrica, con una incidencia y mortalidad elevadas.14-16 Un 23% de los niños ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos presentan Sepsis, un 4% Sepsis grave y un 2% Shock Séptico.17 Tanto en niños como en adultos la mortalidad aumenta progresivamente desde el Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica al Shock Séptico, variando según los estudios entre un 5 y un 55%.14-16,18

La Sepsis en el niño se puede clasificar, según el microorganismo causal, la localización inicial de la infección o el origen de la misma, comunitario o nosocomial. El 20 a 50% de las Sepsis en la infancia son de origen nosocomial,19,20,23 el porcentaje varía según el nivel socioeconómico del país y las características del centro hospitalario. La Sepsis supone casi un tercio de las infecciones nosocomiales en los niños ingresados en unidades de cuidados intensivos pediátricos.21-23

En Cuba la Sepsis en el menor de un año continúa comportándose como la cuarta causa de muerte, excluyéndose a los menores de 28 días.24

El presente estudio fue motivado por la observación clínica y estadística de la elevada frecuencia en los servicios de Terapia Intensiva Pediátrica de la capital de pacientes con diferentes estadíos de la Sepsis que presentaban evolución fatal y, las posibilidades de salvar vidas con un diagnóstico precoz y terapéutica enérgica por lo que decidimos realizar el estudio del comportamiento de los pacientes con Sepsis, ingresados en el servicio de terapia intensiva pediátrica del Instituto Superior de Medicina Militar Dr. “Luis Díaz Soto” desde Noviembre 2001 a Diciembre del 2006; determinar procedencia, edad, sexo, estadío de la Sepsis al ingreso y entidades nosológicas asociadas; identificar el uso de las alternativas terapéuticas, estado nutricional, tipo de proceder realizado y estado al egreso; y relacionar estado al egreso y procedencia.

MATERIAL Y METODO

Se realizó estudio descriptivo, longitudinal y prospectivo, del comportamiento de pacientes con Sepsis ingresados en la UTIP del ISMM Dr. “Luis Díaz Soto”, 178 pacientes fueron diagnosticados con Sepsis. Para considerar un paciente con Sepsis se utilizaron los criterios del consenso internacional sobre Sepsis pediátrica y disfunción orgánica, publicados en la revista Pediatric Critical Care Medicine 2005; 6(1), por Goldstein B, Giroir B, Randolph A.

Las variables involucradas en el estudio fueron de tipo nominal y numérico, exponiéndose a continuación.

Sexo: Masculino (M) y Femenino (F).

Edad: Edad cronológica que posteriormente se clasificó de acuerdo con los grupos de edad utilizados por el consenso internacional sobre Sepsis pediátrica y disfunción orgánica.

Procedencia: según donde se encontraba el enfermo inmediatamente antes de su ingreso a terapia (cuerpo de guardia, sala y otro hospital).

Diagnóstico de la enfermedad al ingreso: (entidades nosológicas asociadas con Sepsis) Respiratorio (R), sistema nervioso central (SNC), digestivo (D), renal (U) y Sepsis sin foco (SF - Sepsis sin localización sospechada o probada).

Estado Nutricional: (Eutrófico (10 - 90 percentil), delgado (3 - 10 percentil), desnutrido (< 3 percentil), obeso (> 97 percentil) de acuerdo a las tablas cubanas de peso para la edad existente actualmente).25

Clasificación epidemiológica de la Sepsis: (Utilizada en Cuba por el programa Materno Infantil) (I, II, III): de acuerdo a su relación con los factores de riesgo I – paciente sin riesgo previo conocido, II – paciente con riesgo previo conocido (malnutrición, enfermedad crónica, inmunodepresión, cardiopatía congénita no resuelta quirúrgicamente y anomalías cromosómicas), III – paciente con elevada sospecha o evidencia de infección nosocomial (IIH).

estadío clínico de la Sepsis al diagnóstico: (síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS), Sepsis (SRISS), Sepsis severa (SS), Shock Séptico (SHS), Síndrome de Disfunción Múltiple de Órganos (SDMO).

Evolución de la Sepsis: vivo (V), fallecido (F).

Infección de la Comunidad: (extrahospitalaria) ó Nosocomial (intrahospitalaria o más recientemente llamadas Infecciones Relacionadas con la Atención Medica).

Terapéutica recibida por los pacientes con Sepsis: Volumen cristaloide (VC) y coloide (VCC), aminas (I), Antimicrobianos (A), Ventilación Mecánica (VM), Inmunomoduladores (IM).

Antimicrobianos utilizados: (cefalosporinas de 3ra Generación (C3), cefalosporinas 3ra Generación + aminoglucosidos (C3A), glicopéptidos (G), Carbapenémicos (C), Quinolonas (Q), otros (O).

Procederes: (intubación endotraqueal (I), acceso venoso profundo (AVP), traqueostomía (T), pleurotomía (P), diálisis peritoneal (DP) y disección venosa (DV).

La información fue recogida por el autor de la investigación a partir de las historias clínicas individuales de los pacientes y del libro de registro de la sala, recopilándose toda la información en la ficha de vaciamiento, determinando la planilla de recogida de datos.

Una vez recogido todos los datos primarios se procesaron de forma automatizada confeccionando una base de datos en el sistema operativo, Microsoft Excel, obteniéndose los valores absolutos y relativos. Los resultados obtenidos se representaron en tablas y gráficos, lo que facilitó la composición y discusión de los resultados.

Para determinar la asociación entre variables se hizo un análisis divariado utilizando el Epidat 3,1 del riesgo relativo (OR), se calcula el 95% de intervalos de confianza y el nivel de significación estadístico (a = 0,05).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

En el período que abarca el presente estudio, ingresaron en nuestro servicio un total de 1552 pacientes, de ellos 178 pacientes con el diagnóstico de Sepsis, representando el 11,46% (Tabla 1).

Tabla 1: Frecuencia de la sepsis.

PACIENTES

CANTIDAD CASOS

%

Con Sepsis

178

11,46

Sin Sepsis

1374

88,53

Total

1552

100

Fuente: Libro de registro

 

Como se expuso, el 11,46% de los pacientes que ingresaron en el servicio de Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital “Dr. Luis Díaz Soto” durante el período de 5 años (Noviembre 2001- Diciembre 2006) presentaron Sepsis, cifra que no consideramos elevada si tenemos en cuenta la variedad de diagnósticos de los pacientes que ingresan en nuestro servicio. Estudios en otros hospitales Pediátricos de Ciudad de La Habana realizados por Crespo Barrios difieren con nuestros resultados, pues muestran cifras cercanas al 16% con series de pacientes más amplias,26 en trabajo realizado por Gómez y colaboradores en las UTIP del oriente del país en el año 2001 se registró 9,5% de los ingresos por esa causa.27

La frecuencia de la Sepsis varía de un estudio a otro y se ve influenciada por diferencias técnicas en la clasificación y utilización de los criterios establecidos para la edad pediátrica, además por las características y variedad de diagnósticos en la asistencia al paciente pediátrico crítico.

La distribución por edad y sexo (Tabla 2), el 57,8% pertenecen al grupo de 1 mes - 1 año (103 pacientes), seguidos por el grupo preescolar de 2 - 5 años (37) para el 20,7%, o sea que el 78,65% pertenecen a los pacientes comprendidos de 1 mes a 5 años. Con respecto al sexo predominó el sexo masculino 96 (53,9%) sobre el femenino 82 para un 46,06% coincidiendo con el grupo etáreo de 1 mes - 1 año con 53 para el 29,7%.

Tabla 2: Distribución por edades y sexos.

Grupo de Edad

Masculino

Femenino

Total

No

%

No

%

No

%

1 mes - 1 año

53

29,77

50

28,08

103

57,86

2 - 5 años

16

8,98

21

11,79

37

20,78

6 - 12 años

19

10,67

8

4,49

27

15,16

13 - 18 años

8

4,49

3

1,68

11

6,17

Total

96

53,91

82

46,04

178

100

Fuente: Libro de registro

 

Nosotros utilizamos la distribución de las edades basados en el último consenso sobre Sepsis pediátrica.28 Nuestros grupos se diferencian a otros estudios, Crespo Barrios26 reporta 24% en lactantes y 50% en preescolares, en estudio del Hospital Juan Manuel Márquez; Pacheco Álvarez y colaboradores29 encontró 50% en mayores de 1 año, Watson, Carcillo y colaboradores12,30-32 reportan cerca de la mitad de los casos en menores de un año (48%). Fernández Reverón y colaboradores33 en estudio donde predominaban los politraumatismos reportó predominio en el grupo de 5 - 15 años (85,7%). Como podemos apreciar nuestros resultados se asemejan a los de otros autores, es precisamente las primeras etapas de la vida donde se registran con mayor frecuencia las enfermedades infecciosas de la edad pediátrica y estas se relacionan entre si, vale recordar que es la edad uno de los 6 factores pronóstico principales, en las Sepsis y Sepsis severa.8

En la mayoría de las investigaciones realizadas y analizando la variable sexo, se reporta un predominio del masculino,12,26,34-37 con un rango de 60 - 65%, lo que coincide con este estudio, donde predomina con 53,91%, el grupo Angus12 indica un 15% superior del sexo masculino sobre el femenino, al igual que Carcillo.30,31 Sin embargo Esteban y colaboradores,38 reporta 57% de pacientes adultos del sexo femenino en reciente estudio Multicéntrico de Madrid.

En la asociación entre la procedencia y el estado al egreso (Tabla 3), 128 pacientes que representan el 71,9%, proceden del cuerpo de guardia (servicio de urgencias pediátricas) de nuestro hospital, lo que fue significativamente más elevado que los procedentes de las salas de hospitalización y los remitidos desde otros centros hospitalarios, con el 28,08%, estos últimos, tienen un riesgo de fallecer 3 veces más alto (3,76), que los que provienen directamente de nuestro servicio de urgencias (cuerpo de guardia pediátrico).

Tabla 3: Asociación entre procedencia y estado al egreso.

Procedencia

Fallecidos

Vivos

Total

No

No

No

%

Sala y otros Hospitales

14

36

50

28,08

Cuerpo Guardia

12

116

128

71,91

Total

26

152

178

100

Fuente: Libro de registro OR: 3,76 X2 = 9,94 95% IC (1,48– 9,64) p = 0,0016

 

La procedencia de los pacientes de este estudio es una variable que nos muestra que más de las dos terceras partes (71,91%) provienen del servicio de urgencia hospitalarias, esto concuerda con trabajos realizados en Estados Unidos, Australia y Canadá que reportan el ingreso directo de pacientes con Sepsis en salas de terapias intensivas.37,39,40 Machado Betarte35,36 reporta dos tercios de los pacientes provenientes del servicio de urgencia.

Somos de la opinión que las variables procedencia y estado al egreso tienen relación en nuestro estudio porque es bien conocido la importancia de la variable tiempo en los procesos en terapia intensiva, además, como puede influir la transportación en el estado del paciente, aunque no es objetivo dar respuesta a esta interrogante.

En la tabla 4 se representa la distribución de pacientes según edad y estado nutricional, donde 126 pacientes que representan el 70,7% se encontraba en la categoría de eutróficos; el 24,15% (43 pacientes) tenía una evaluación nutricional por debajo del 10 percentil incluidos aquí los delgados entre el 3 - 10 percentil y los desnutridos por debajo del tercer percentil con porcentajes cercanos entre ambas categorías (delgados 11,79% - desnutridos 12,35%).

Tabla 4: Distribución por edad y estado nutricional.

Estado nutricional

1 mes - 1 año

2 - 5

6 - 12

13 - 18

Total

%

Eutróficos

76

28

14

8

126

70,78

Delgados

9

2

7

3

21

11,79

Obesos

3

2

4

0

9

5,06

Desnutridos

15

5

2

0

22

12,35

Total

103

37

27

11

178

100

Fuente: Historias clínicas

 

El estado nutricional y la edad de los pacientes, refleja que dos tercios estaban en la categoría de bien nutridos. En Bayamo un estudio de 102 lactantes con Sepsis presentados por Arias Ortiz y colaboradores refleja que 57,7% de los menores estudiados tenían una Desnutrición proteico calórico.41 Legón Blasco y colaboradores reporto 12,9% de pacientes pediátricos desnutridos,41 Machado Betarte35,36 en su estudio arroja que el 35,45% se encontraban desnutridos o delgados.

Sobre el estadío inicial de la Sepsis y su relación con la clasificación epidemiológica (Tabla 5) en nuestro estudio, el 56,74% correspondió con el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica y la Sepsis. Como vemos el mayor porciento de los pacientes fue diagnosticado en fases tempranas de su evolución, lo que facilita el manejo y la instauración oportuna del tratamiento. Con sospecha o evidencia de Sepsis intrahospitalaria se registró el 11,79%.

Tabla 5: Estadío clínico y clasificación epidemiológica.

estadío de la

Sepsis

Sin riesgo previo I

Con riesgo previo II

Sospecha o evidencia de I.I.H. III

Total

%

SRIS

52

4

0

56

31,46

Sepsis

26

7

12

45

25,28

Sepsis Severa

18

24

6

48

26,96

Shock Séptico

10

2

1

13

7,30

SDMO

10

4

2

16

8,98

Total

116 (65,16)

41 (23,03)

21 (11,79)

178

100

Fuente: Historias Clínicas

 

En la tabla 5 encontramos que más de la mitad de los diagnósticos de Sepsis correspondió con los estadíos tempranos del diagnóstico de la Sepsis y solo el 11,7% con sospecha o evidencia de infección intrahospitalaria. Otros autores como Crespo Barrio26 y colaboradores reportan 71% de diagnóstico en etapas tempranas. Machado Betarte35,36 obtuvo resultados similares a los nuestros con 56%. F Proulx y colaboradores,37 reportó en Canadá similares resultados de diagnóstico en etapas tempranas (SRIS).

El 20 a 50% de las Sepsis en la infancia son de origen nosocomial (más recientemente llamadas Infecciones Relacionadas con la Atención Médica);32,43,44 el porcentaje varía según el nivel socioeconómico del país y las características del centro hospitalario. La Sepsis supone casi un tercio de las infecciones nosocomiales en los niños ingresados en unidades de cuidados intensivos pediátricos.32,45,46

Estos resultados pudieran estar relacionados con el excelente programa materno infantil y el conocimiento por parte de los especialistas de los factores de riesgo, signos y síntomas de la Sepsis en la población pediátrica cubana.

La tabla 6 nos muestra que el 44,9% de los pacientes, presentaban procesos que involucraban al sistema respiratorio en la Sepsis y el 23,03% no se asociaba a ningún sistema orgánico específico.

Tabla 6: Entidades nosológicas asociadas.

Sistema Afectado

No. Casos

%

Respiratorio

80

44,94

SNC

15

8,42

Digestivo

30

16,85

Renal

12

6,74

Sepsis sin Foco

41

23,03

Total

178

100

Fuente: Historias Clínicas

 

En relación a las entidades nosológicas asociadas a la Sepsis encontramos el predominio del sistema respiratorio y en el 23% no se encontró sistema orgánico específico como fuente asociada a la Sepsis. Otros autores reportan resultados similares, Watson RC y colaboradores,30 reportan 37,2% enfermedades respiratorias, 25% Sepsis sin foco y 17% relacionadas son el sistema nervioso central en EE.UU. Machado Betarte,35 Crespo Barrio26 reporta resultados similar al nuestro en Ciudad de La Habana. Pacheco Álvarez 33,3% de afecciones respiratorias y 21,3% de Sepsis sin foco reconocible.29

El uso de las alternativas terapéuticas se aprecia en la tabla 7, en esta se observa que 107 pacientes (60,11%) requirieron reposición de volumen con cristaloides, como resultado de la aparición de elementos importantes de Sepsis, y del total de pacientes 31,46% requirió ventilación mecánica y 41,01% apoyo inotrópico como parte del tratamiento de sostén.

Tabla 7: Terapéutica recibida.

TRATAMIENTO

No. Casos

%

Volumen: Cristaloides

107

60,11

Volumen mixto: coloides - cristaloides

65

36,51

Antimicrobianos

169

94,01

Aminas

73

41,01

Ventilación Mecánica

56

31,46

Inmunomoduladores

10

5,61

Fuente: Historias Clínicas

 

La utilización de volumen, frecuentemente utilizada en pacientes sépticos fue del 60,1% de cristaloides y 36,5% mixto (mezcla de cristaloides y coloides). En la bibliografía revisada no existen fuentes pediátricas donde se describa la terapéutica empleada por los autores. En estudio multicéntrico de 7 unidades polivalentes de cuidados críticos adultos se describe el uso de coloides en el 40% de los pacientes.47

Los antimicrobianos (Tabla 8) constituyen una de las alternativas terapéuticas que con mayor frecuencia se utiliza. En nuestro trabajo se recoge el grupo de las cefalosporinas de 3ra generación en 101 pacientes como el más utilizado, combinada con otros antimicrobianos, en especial con los aminoglucosidos (34), por su elevada efectividad.

Tabla 8: Antimicrobianos utilizados.

Antimicrobianos

No. Casos

Cefalosporinas 3ra Generación

101

Cefalosporinas 3ra Generación + Aminoglucosidos

34

Glicopéptidos

41

Antimicóticos

25

Carbapenémicos

41

Quinolonas

19

Otros

34

Fuente: Historias Clínicas

 

Los antimicrobianos constituyen la terapéutica más empleada en los pacientes sépticos en nuestro estudio, más del 94% de los pacientes recibieron algún tipo de antimicrobiano (Tabla 7) y las cefalosporinas de 3ra generación las de mayor frecuencia por su amplio espectro y efectividad demostrada, generalmente asociada a otros antimicrobianos, como los aminoglucosidos o en forma de monoterapia. Machado Betarte35 reporta similares resultados a los nuestros en el 2004 y 2005, el resto de la bibliografía revisada se refiere a la terapéutica antibiótica en las neumonías sin relacionarlas con las Sepsis específicamente.

Los pacientes ingresados en las unidades de terapia intensiva son sometidos durante su estadía a múltiples procederes lo que nos refleja la tabla 9, mostrando aquellos que se les realizaron a los pacientes con Sepsis que abarca este estudio, a 115 se les realizó abordaje venoso profundo en cualquiera de sus variantes (femoral, yugular o subclavia), y a 93 abordaje venoso periférico, la disección venosa solo fue necesario realizarla a 14 pacientes; es de destacar que hay pacientes a los cuales se les realizó 2 o más procederes durante la evolución de la enfermedad o por la aparición de complicaciones.

En los procederes utilizados en nuestros pacientes observamos como el acceso venoso profundo, fue necesario utilizarlo en 64,6% de los casos, lo que refleja lo necesario de infundir grandes volúmenes en corto tiempo, administrar medicamentos que frecuentemente pueden producir daño en vasos periféricos o monitorizar determinadas variables importantes en la evolución y evaluación del paciente séptico, la intubación endotraqueal se relaciona con los 56 pacientes ventilados, no existen estudios de Sepsis de los revisados, donde se haga referencia a los procederes específicos utilizados.

Tabla 9: Procederes.

Procederes

No

Acceso Venoso Profundo

115

Acceso Venoso Periférico

93

Intubación Endotraqueal

56

Disección Venosa

14

Pleurotomía

11

Traqueostomía

8

Diálisis Peritoneal

1

Fuente: Historias Clínicas

 

En la tabla 10 se muestra la letalidad según estadío evolutivo al ingreso, no ocurriendo fallecimientos en los estadíos menos graves, 75% de los que ingresaron en SDMO fallecieron, mientras que la mortalidad por Sepsis en nuestro estudio fue del 14,6% (26 fallecidos).

Tabla 10: Letalidad según estadío de sepsis al ingreso.

estadío al ingreso

No

Fallecidos

Letalidad

SRIS

56

0

0

Sepsis

45

0

0

Sepsis Severa

48

7

14,58

Shock Séptico

13

7

53,84

SDMO

16

12

75,00

Total

178 (100)

26 (14,60)

 

Fuente: Libro de registro

 

La letalidad de la Sepsis se observó en los estadíos más graves (Sepsis severa, shock séptico y SDMO), con 75% en el SDMO, 53,84% Shock Séptico y 14,58% con Sepsis Severa, no ocurriendo fallecimientos en los estadíos menos graves. Bilbao González y colaboradores34 reportan 26,31% de fallecimientos por shock séptico, Arias Ortiz y colaboradores 31,8% con shock séptico y 46,1% por SDMO,37 el estudio Angus12,32 de EE.UU. en el 2001 ofrece una mortalidad del 34,1%, Finfer32,48 en Nueva Zelanda encontró 37,5%, Padkin 32,49 en Gran Bretaña 47%, Brun-Bruinson frances10,32 35%, Silva en el Brasil32,50 47,3%, estos 4 últimos estudios multicéntricos fueron realizados en unidades de cuidados intensivos de adultos.

La Sepsis puede desencadenar un SDMO primario (producido por la propia infección y que aparece precozmente) o secundario (debido a la respuesta inflamatoria por parte del huésped que se desarrolla en los días siguientes). La Sepsis es la causa más frecuente de SDMO en los niños críticamente enfermos (aproximadamente el 30% de los niños con Sepsis sufren SDMO.23,51 El SDMO aparece en el 24% de los pacientes con Sepsis grave y en el 52% con shock séptico.23,52

A diferencia del adulto, en los niños la disfunción de los diversos órganos puede aparecer de forma simultánea, el SDMO evoluciona más rápidamente, manifestándose en las primeras 24 - 48 horas y el máximo número de órganos afectados se alcanza a las 72 horas. Existe una escala de disfunción multiorgánica recientemente validada para niños (PELOD score) y ha demostrado una buena capacidad pronóstica23,53 en edades pediátricas.

Concluimos que la Sepsis predominó en las primeras etapas de las edades pediátricas (1 mes - 1año) y en el sexo masculino. El mayor número de pacientes provenían del servicio de urgencia del hospital y los procedentes de las salas y de otros centros hospitalarios presentaron mayores probabilidades de tener un curso fatal. La desnutrición como categoría nutricional fue baja y se observó más frecuentemente en los lactantes. La terapéutica antimicrobiana, el aporte de volumen y el apoyo inotrópico constituyeron las terapéuticas más utilizadas. Los estadíos clínicos más severos de la Sepsis se asociaron a elevada mortalidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

  1. Aforismos. En “Tratados Hipocráticos”, traducción del Griego de Carlos García Gual, Editorial Gredos, Madrid 1983;p. 243
  2. P. Torrabadella de Reynoso. Sepsis y Shock Séptico. Aspectos generales de la Sepsis y el shock séptico: diagnóstico y epidemiología. Hospital Universitario Germans Trias Pujol. Badalona. Ed Barcelona 2003;1: 1-2
  3. Langmuir AD, Woorthern TD, Solomon J, et al. The Thucydides syndrome. Anew hypothesis for the cause of plague of Athens. N Engl J Med 1985, Oct 17; 313(16): 1027-1030.
  4. World Health Organitation. The World Health Report 1996: Fighting desease development. Geneva: World Health Organitation; 1996.
  5. Parrillo JE, Parker MM, Natanson C, Suffredini AF, Danner RL, Cunnion RE, Ognibene FP. Septic shock: advances in the understanding of pathogenesis, cardiovascular dysfunction, and therapy. Ann Intern Med 1990; 113: 227-242.
  6. Padkin A, Goldfrad C, Brady AR, Young D, Black N, Rowan K. Epidemiology of severe Sepsis ocurring in the first 24 hours in intensive care units in England, Wales and Northern Ireland. Crit Care Med 2003; 31: 2332-2338.
  7. Cohen J, Guyatt G, Bernard GR, Calandra T, Cook D, Elbourne D, Marshall J, Nunn A, Opal S; UK Medical Research Council International Working Party. New strategies for clinical trials in patients with Sepsis and septic shock. Crit Care Med 2001; 29: 880-886.]
  8. Palencia Herrejón Eduardo. Curso de Sepsis Grave. Definiciones. Epidemiología de la Sepsis. Rev. REMI. C 1, Junio 2004. V 4, 6: 1.
  9. Martin GS, Mannino DM, Eaton S, Moss M. The epidemiology of Sepsis in the United States from 1979 through 2000. N Engl J Med 2003; 348: 1546-1554.
  10. Brun-Buisson C, Meshaka P, Pinton P, Vallet B; EPISEPSIS Study Group. EPISEPSIS: a reappraisal of the epidemiology and outcome of severe Sepsis in French intensive care units. Intensive Care Med 2004; 30: 580-588. Epub 2004 Mar 02.
  11. Annane D, Aegerter P, Jars-Guincestre MC, Guidet B, for the CUB-Réa Network. Current epidemiology of septic shock. Am J Respir Crit Care Med 2003; 168: 165-172.
  12. Angus DC, Linde-Zwirble WT, Lidicker J, Clermont G, Carcillo J, Pinsky MR. Epidemiology of severe Sepsis in the United States: analysis of incidence, outcome, and associated costs of care. Crit Care Med 2001; 29: S109-16.
  13. Brun-Buisson C, Meshaka P, Pinton P, Vallet B; EPISEPSIS Study Group. EPISEPSIS: a reappraisal of the epidemiology and outcome of severe Sepsis in French intensive care units. Intensive Care Med 2004; 30.
  14. Carcillo J. Pediatric septic shock and multiple organ failure. Crit Care Clin 2003; 19: 413-440.
  15. Bueno Campaña M, Echavarri Olavarría F. Sepsis. En Manual de Cuidados Intensivos Pediátricos 2ª ed. López-Herce J, Calvo C, Lorente M, Baltodano A eds. Publimed 2004; 30: 273-279.
  16. Kutko MC, Calarco MP, Flaherty MB, Helmrich RF, Ushay HM, Pon S, Greenwald BM. Mortality rates in pediatric septic shock with and without multiple organ system failure. Pediatr Crit Care Med 2003; 4: 333-337.
  17. Proulx F, Fayon M, Farrell CA, Lacroix J, Gauthier M. Epidemiology of Sepsis and multiple organ dysfunction syndrome in children. Chest 1996; 109: 1033-1037.
  18. Ribeiro AM, Moreira JL. Sepsis in childhood: epidemiological profile and microbiologic diagnosis. J Pediatr (Rio J) 1999; 75: 39-44.
  19. Matot I, Sprung CHL. Definition of Sepsis. Intensive Care Med 2001; 27: S3-S9.
  20. Ribeiro AM, Moreira JL. Sepsis in childhood: epidemiological profile and microbiologic diagnosis. J Pediatr (Rio J) 1999; 75: 39-44.
  21. Richards MJ, Edwards JR, Culver DH, Gaynes RP. Nosocomial infections in pediatric intensive care units in the United States. National Nosocomial Infections Surveillance System. Pediatrics 1999;103: e39.
  22. Raymond J, Aujard Y. Nosocomial infections in pediatric patients: a European, multicenter prospective study. European Study Group. Infect Control Hosp Epidemiol 2000; 21: 260-263.
  23. López-Herce Cid Jesus. Curso de Sepsis grave. Diagnóstico y tratamiento de la Sepsis grave en el niño. Rev. REMI. Agosto 2004. C30:V4, 8: 1-2.
  24. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Anuario Estadístico. Ciudad de la Habana: Dirección Nacional de Estadística 2005.
  25. Berdasco A, Mercedes E, Gutiérrez J A. Segundo estudio nacional de crecimiento y desarrollo. Cuba 1982. Valores de peso y talla para la edad. Revista Cubana de Pediatría. 1991; 63 (1): 4 - 21
  26. Crespo Barrios Ana I, Cruz Alvarez Canto Ivan, Alvarez Montalvo Daysi. Mortalidad por Sepsis en UCIP. Hospital pediatrico Juan Manuel Márquez 2002-2005. IV Congreso Internacional URGRAV 2006. Ciudad de La Habana: Cuba
  27. Gómez R, Baro L, Naranjo A, Palacios J, Piorno E. Estudio de morbimortalidad en Unidades de Terapia Intensiva Pediátricas de la región de Oriente. Primer semestre 2001. Hospital Pediátrico Docente “Pedro Agustín Perez”. II Congreso Internacional URGRAV 2002. Ciudad Habana: Cuba.
  28. Goldstein B, Giroir B, Randolph A and Members of the International Consensus Conference on Pediatric Sepsis. International pediatric Sepsis consensus conference: definitions for Sepsis and organ dysfunctions in pediatrics. Pediatr Crit Care Med 2005; 6(1).
  29. Pacheco Alvarez Luisa Ma, Sánchez Salcedo Marcos A, Sanchez Pacheco Delia Luisa. Manejo efectivo de la Sepsis según etapa evolutiva. Rev. Cubana de Pediatr. 2002; v 74 n 1.
  30. Watson RS, Carcillo JA, Linde-Zwirble WT, Clermont G, Lidicker J, Angus DC. The epidemiology of severe Sepsis in children in the United States. Am J Respir Crit Care Med 2003; 167: 695-701.
  31. Watson RS, Carcillo JA. Scope and epidemiology of pediatric Sepsis. Pediatr Crit Care Med. 2005 May; 6(3 Suppl): S3-5.
  32. Palencia E. Epidemiología de la Sepsis. Curso de Sepsis grave. REMI 2004; 4 (7): C1.
  33. Fernández Reverón Fernando, Alonso González Erick, Francisco Pérez Julio C, Machado Betarte Caridad, Pérez Moure Roberto F, González Rodríguez Maritza. Evaluación del Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistemica y riesgo de morir en pacientes pediátricos graves. Rev Cub Med Int y Emerg. 2003;2(2).
  34. Bilbao González Katia, y Col. Pelod Score. Un predictor de mortalidad en niños con Shock Séptico. IV Congreso Internacional URGRAV Cuba. 2006
  35. Machado Betarte Caridad, y col. Sepsis. Enfoque actual en una Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica. III Congreso Internacional URGRAV Cuba. 2004.
  36. Machado Betarte Caridad, y col. Comportamiento de la Sepsis Grave en UTIP. I Taller Nacional sobre Sepsis Grave en Pediatría. Santa Clara, Cuba. Mayo 2006.
  37. F Proulx, M Fayon, CA Farrell, J Lacroix and M Gauthier. Epidemiology of Sepsis and multiple organ dysfunction syndrome in children. Chest 1996;109;1033-1037
  38. Esteban, Andrés MD, PhD; Frutos-Vivar, Fernando MD; Ferguson, Niall D. MD, MSc; Peñuelas, Oscar MD; Lorente, José Ángel MD, PhD; Gordo, Federico MD, PhD; Honrubia, Teresa MD, PhD; Algora, Alejandro MD; Bustos, Alejandra MD; García, Gema MD; Díaz- Regañón, Inmaculada Rodríguez MD; de Luna, Rafael Ruiz MD. Sepsis incidence and outcome: Contrasting the intensive care unit with the hospital ward. Crit Care Med 2007; 35:1284–1289.
  39. Martin Greg, Mannino DM, Eaton Stephanie, Moss Marc. The epidemiology of Sepsis in the United States from 1979 through 2000. New England Journal of Medicine 2003; 348 (16):125-138.
  40. Vijaya Sundararajan, MD, MPH, FACP; Christopher M. MacIsaac, MBBS, FJFICM, FRACP;Jeffrey J. Presneill, MBBS, PhD, FJFICM, FRACP; John F. Cade, MD, PhD, FJFICM, FRACP;Kumar Visvanathan, MBBS, PhD, FRACP. Epidemiology of Sepsis in Victoria, Australia. Crit Care Med 2005; 33:71–80
  41. Arias Ortiz Yamile, Rosales Arias Keyla K. Sepsis en Lactantes 2001-2002 Bayamo. III Congreso Internacional URGRAV Cuba. 2004.
  42. Legón Blasco Pilar, Alvarez Andrade Ma. Elena, Blasco Casanova Pilar, Rubens Quesada Mercedes. Sepsis Procedente de la Comunidad en cuidados intensivos. Factores de riesgo. Rev. Cubana Pediatría. 2000; v 72 n.1.
  43. Ribeiro AM, Moreira JL. Sepsis in childhood: epidemiological profile and microbiologic diagnosis. J Pediatr (Rio J) 1999; 75: 39-44.
  44. Matot I, Sprung CHL. Definition of Sepsis. Intensive Care Med 2001; 27: S3-S9.
  45. Richards MJ, Edwards JR, Culver DH, Gaynes RP. Nosocomial infections in pediatric intensive care units in the United States. National Nosocomial Infections Surveillance System. Pediatrics 1999;103: e39.
  46. Raymond J, Aujard Y. Nosocomial infections in pediatric patients: a European, multicenter prospective study. European Study Group. Infect Control Hosp Epidemiol 2000; 21: 260-263.
  47. N Nin Vaeza JA Lorente Balanza C Ortiz-Leyba F Valenzuela Sánchez F Baigorri González A López Rodríguez M Sánchez García JM Raurich Puigdeval J Ibáñez Juvé. Estudio multicéntrico sobre la asociación entre variables relacionadas con la resucitación y la mortalidad en la Sepsis grave. Medicina Intensiva. Ed. Doyma 2005; 29:04 p. 212 - 218
  48. Finfer S, Bellomo R, Lipman J, French C, Dobb G, Myburgh J and ANZICS Clinical Trials Group Sepsis Investigators. Adult-population incidence of severe Sepsis in Australian and New Zealand intensive care units. Intensive Care Med 2004; 30: 589-596.
  49. Padkin A, Goldfrad C, Brady AR, Young D, Black N, Rowan K. Epidemiology of severe Sepsis ocurring in the first 24 hours in intensive care units in England, Wales and Northern Ireland. Crit Care Med 2003; 31: 2332-2338.
  50. Silva E, de Almeida M, Beltrami AC, et al. Brazilian Sepsis epidemiologic study (BASES study). Crit Care 2004, 8: R251-R260.
  51. Goh A, Lum L. Sepsis, severe Sepsis and septic shock in paediatric multiple organ dysfunction syndrome. J Paediatr Child Health. 1999; 35: 488-492.
  52. Sáez-Llorens X, Vargas S, Guerra F, Coronado L. Application of new Sepsis definitions to evaluate outcome of pediatric patients with severe systemic infections. Pediatr Infect Dis J 1995; 14: 557-561.
  53. Leteurtre S, Martinot A, Duhamel A, Proulx F, Grandbastien B, Cotting J, Gottesman R, Joffe A, Pfenninger J, Hubert P, Lacroix J, Leclerc F. Validation of the paediatric logistic organ dysfunction (PELOD) score: prospective, observational, multicentre study. Lancet 2003; 362: 192-197.
 

contacto: tony.velazquez@infomed.sld.cu

  1. Especialista de I grado en Medicina Intensiva y Emergencias.
  2. Especialista de I grado en Pediatría. Diplomado Nacional de Terapia Intensiva.
  3. Especialista de II grado en Pediatría. Especialista de II grado en Medicina Intensiva y Emergencias. Doctor en Ciencias Médicas. Profesor auxiliar.
  4. Especialista de I grado en MGI. Residente de Medicina Intensiva y Emergencias.
  5. Especialista de I grado en MGI. Especialista de I grado en Pediatría. Especialista de II grado en Medicina Intensiva y Emergencias.
Indice