Indice Siguiente
Revista Cubana de Medicina Militar, julio-diciembre, 1995

Trabajos Originales

Hospital Militar Central "Dr. Carlos J. Finlay"

Campo electromagnético pulsátil en el tratamiento de pseudoartrosis y defectos óseos

Dra. Gisel E. del Toro Placido1, Tte. cor. (SM) Juan D. Zayas Guillot2, Cor. (MININT) Alfredo Ceballos Mesa3, y Cap. (SM) Angel Ayala Chinea1
  1. Especialista de I Grado en Ortopedía y Traumatología.
  2. Especialista de II Grado en Ortopedía y Traumatología.
  3. Especialista de II Grado en Ortopedía y Traumatología. Profesor Titular.

RESUMEN

Se realizó un estudio clínico en 2 grupos de pacientes con alteraciones de la continuidad ósea, incluidos pacientes con pseudoartrosis y defectos óseos, a los cuales se les aplicó el campo electromagnético pulsatil a nivel de la región afectada como tratamiento coadyuvante para evaluar los efectos de éste en la inducción de la osteogénesis. El universo de trabajo estuvo formado por 19 pacientes de ambos sexos cuyas edades variaron desde 5 a 72 años. Se obtuvo un éxito de 88,8 %. Se valoraron las características de la respuesta osteogénica.

PALABRAS CLAVE: SEUDOARTROSIS/terapia. OSTEOGENESIS. CAMPOS ELECTRO MAGNETICOS. HUESO Y HUESOS/anomalías. HUESO Y HUESOS/anomalías.

INTRODUCCION

Basset1 fue el primero en utilizar el campo electromagnético pulsátil (CEMP) en el tratamiento de las lesiones óseas. a partir de entonces esta terapéutica ha tenido un acelerado desarrollo en la especialidad de Ortopedia y Traumatología.2-6

El principio de utilización de la magnetoterapia en la estimulación de la osteogénesis reside en el efecto piezoeléctrico que exhibe el hueso7,8 lo que redunda en una potente inducción de la osteogénesis.

En Cuba, desde hace algunos años se estudian los fenómenos relacionados con la magnetoteparia y sus efectos sobre la consolidación ósea.9,10 En el presente trabajo se presenta una experiencia clínica tras una fase de experimentación animal en el uso del campo electromagnético pulsátil como coadyuvante en el tratamiento de las lesiones óseas de difícil solución, como son las pseudoartrosis y los defectos óseos.

MATERIAL Y METODO

Se estudió una serie de 19 pacientes tratados en el Servicio de Ortopedia del Hospital Militar Central "Dr. Carlos J. Finlay" en el período de 1987 a 1992 (tabla).

Los pacientes fueron agrupados según su diagnóstico de la siguiente forma:

I.Pseudoartrosis 12 pacientes

II.Defectos óseos 7 pacientes

El grupo de pacientes con pseudoartrosis se subdividió en 2 grupos:

Pacientes con la lesiones asépticas 8

Pacientes con lesiones sépticas 4

Se utilizó en el tratamiento de los pacientes el estimulador de campo electromagnético ECMO2 de fabricación nacional, constituido por un equipo generador y 2 bobinas forradas con vinil: el tamaño de esta bobina varía según el área corporal que se va a tratar (figura 1).

El tratamiento consistió en la aplicación de una corriente magnética pulsátil en el sitio de la lesión, directa mente sobre la piel o a través de un enyesado (figura 2). Fue cuidadosa la observación para mantener el paralelismo más o menos exacto entre las bobinas del campo. La electroestimulación se realizó durante 10 horas diarias de manera continua y se mantuvo hasta la curación de la lesión ósea.

La evaluación de los resultados se realizó según los criterios siguientes:

Excelente, Curación completa de la lesión sin secuelas o molestias por el CIEMP.

Bueno, Curación con secuelas menores o molestias no atribuibles al uso del CEMP.

Regular, Curación con secuelas importantes, recaídas o complicaciones por el uso del CEMP.

Malo, No hubo curación de la lesión y se observaron secuelas importantes relacionadas con el uso del CEMP.

RESULTADOS

Con la aplicación clínica de electromagnetismo en las lesiones óseas se obtuvieron resultados alentadores en ambos grupos de pacientes y un éxito general de 88,8 % muy similar al reportado en la literatura internacional.3

En el grupo de pseudoartrosis se obtuvo la curación en el 91,6 % de los casos. Tuvieron criterio de excelente 3 pacientes para el 25 % bueno, 6 pacientes que representan el 50 %; regular, 2 pacientes para el 16.6 % y 1 fue malo, para el 8,3 %.

En el grupo de pacientes con defectos óseos consolidaron sus lesiones 6; de ellos, 2 se consideraron con resultados excelentes; 4 buenos y 1 en que no se logró la consolidación, se consideró malo.

En relación con los tiempos de consolidación en los pacientes con pseudoartrosis, la unión ósea se obtuvo en 18 semanas como promedio y en los pacientes con defectos óseos se restableció la continuidad en un período de 13 semanas.

Se logró la curación de la sepsis en todos los pacientes tratados, sin utilizar los tratamientos ortopédicos habituales para la curación de la infección ósea.

La aplicación del electromagnestismo en estos 2 tipos de lesiones ortopédicos fue ventajosa, pues en el caso de las pseudoartrosis se logró por vez primera en el país la unión ósea sin invadir por medio quirúrgico la zona afectada, y en los pacientes con defectos óseos permitió mejor incorporación del injerto, a pesar de lo extensa y compleja de la técnica (injerto doble con hueso esponjoso adicional) practicaba en 1 paciente con defecto de 12 cm en el, fémur, fijado previamente con una varilla intramedular de Kusnstcher.

De los pacientes tratados por pesudoartrosis, 3 tuvieron dolores que desaparecieron al disminuir la intensidad y el tiempo de aplicación de la magnetoterapia y las lesiones consolida ron bien.

DISCUSION

De manera general, quedó demostrado que el campo electromagnético tiene efectos muy positivos en la estimulación de la esteogénesis en pseudoartrosis establecidas, así como en los defectos óseos, y existió una correlación similar a la obtenida por otros autores a nivel internacional,5,11,12 aún comparados con pacientes tratados con corriente directa.

En el grupo de pacientes tratados por pseudoartrosis los resultados obtenidos permiten atribuir el éxito al uso del CEMP. En la paciente No. 1 con pseudoartrosis hipertrófica del fémur sólo se utilizó el fijador para corregir la angulación y estabilizar el foco pseudoartrófico (figuras 3 y 4). El razonamiento anterior se demostró al analizar la paciente No. 2 con lesión similar en el fémur derecho, a quien después de 2 operaciones fallidas se le colocó una plaza DA PCD sin injerto óseo, con mayor probabilidad de fracaso y ocurrió todo lo contrario al aplicarle el CEMP.

En la paciente No. 6 la pseudiartrosis atrófica que presentó en la tibia, consolidó sólo con inmovilización y las bobinas, prueba fehaciente de la utilidad de CEMP como coadyuvante del proceso osteogénico (figuras 5 y 6). La otra lesión atrófica tuvo una respuesta positiva también.

Los pacientes con pseudoartrosis séptica además de consolidar, curación sus sepsis, en lo cual el CEMP coadyuvó de manera muy importante, pues estos pacientes habían recibido ciclos de antibióticos según cultivo y antibiograma y su curación sólo ocurrió cuando la antibioticoterapia se combinó con el campo electromagnético.

De manera similar a lo obtenido pro Bassett en el tratamiento de la pseudoartrosis congénita,3 el paciente tratado con magnetoterapia consolidó bien.

Entre los pacientes tratados por defectos óseos, hubo 1 caso representativo de la magnitud en que puede ser útil el magnetismo aplicado en esta especialidad (figuras 7 y 8).

Fue interesante observar como se rellenó el defecto en la paciente No. 17 (Figuras 5 y 6).

El tiempo de incapacitación en el grupo de las pseudoartrosis fue de 60 meses y en el grupo de los defectos óseos fue de 19,3 meses; sin embargo, la consolidación en el grupo de las pseudoartrosis se logró en 4 meses y 12 días de tratamiento y aunque no se utilizaron otros procederes complementarios, del papel desempeñado por las bobinas hablan el tiempo de aplicación y las características del callo logrado. Algo semejante ocurrió en el grupo de los defectos óseos, donde la continuidad ósea se restableció de forma útil a los 3 meses de aplicación del magnestismo.

En la evolución de los pacientes, la consolidación lograda fue similar a la observada en una radiografía cuando una pseudiartrosis u otras lesiones factibles de ello son tratadas con placas compresivas; de igual forma que lo reportado por Bassett, el callo óseo externo sólo se observó en los pacientes en que el fallo de consolidación anterior había dejado una pseudoartrosis vascular de tipo hipertrófica7,8

La inmovilización de las diferentes lesiones con fijación externa o interna metálica no fue contraindicación para realizar el tratamiento con CEMP; no hubo complicaciones por ello, los implantes utilizados no eran magnéticos y se cumplieron las demás normas establecidas para la magnetoterapia o magnetosteogenia.5,6,11

CONCLUSIONES

  1. El campo electromagnético pulsátil es una posibilidad más dentro de las terapéuticas para inducir una res puesta osteogénica.
  2. El campo electromagnético pulsátil es un método terapéutico que coadyuva al proceso osteogénico.
  3. El campo electromagnético pulsátil tiene efectos favorables en la inducción de la osteogénesis en los casos de pseudiartrosis y defectos óseos.
  4. El campo electromagnético pulsátil, como terapéutica combinada, tiene ventajas sobre otros métodos en tratamiento en la inducción de una respuesta osteogénica.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Bassett CAL, Miller GI. Repair of non-unions by pulsing electromagnetic fields. Act Orthop Belg 1978;44:706.
  2. Bassett CAL, Gaston SR. Treatment of ununited tibial diaphiseal fractures with pulsing electromagnetic field. Bone Joint Surg 1981;63A(14):511-23.
  3. BAssett CAL. Congenital pseudoarthrosis of the tibia. Treatment with pulsing electromagnetic field. Clin Orthop 1981;154:136-44.
  4. Buch F, Albrektsson T. Direct current influence on bone formation in titaniun implants. Biomateriales 1984;5:341-6.
  5. .The bone growth chamber for quantification of electrically induced osteogenesis. J Orthop Res 1986;6(4):194-203.
  6. Guillen P, Madriagal IM. Aplicaciones clínicas de los campos magnéticos: magnetoterapia y magnetosteogenia. Rev Esp Cir Ortop 1985;20:257-79.
  7. Miller GI. Experiencia con la estimulación eléctrica en las desuniones. Bolet of the Hosp for Gaing Disease Orth Inst 1987;43(2):178-81.
  8. Yasuda I, Noguchi J. Dynamic callus and electric callus. J Bone Joint Surg 1955;37A:1292-8.
  9. Ceballos A. El callo de la fijación externa y la electroestimulación. La Habana: Edit CIMEQ, 1986.
  10. Ceballos A, Zayas JD. La estimulación eléctrica en la consolidación de las fracturas tratadas por fijación externa. Rev Med Milit 1984;(3):67.
  11. Mercer M, Mussatti G. Results of pulsed electromagnetic fields in ununited fractures after external skeletal fixation. Clin Orthop 1984;190(11):260-5.
Recibido: 3 de mayo de 1995. Aprobado: 29 de mayo de 1995.

Dra. Gisel E. del Toro Plácido. HMC "Dr. Carlos J. Finlay". Calle 114 y Avenida 31. Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Siguiente