Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Medicina Militar, julio-diciembre, 1995
Hospital Militar Central "Dr. Carlos J. Finlay"

Tratamiento de la demencia senil tipo Alzheimer con campo magnético y ozono

Cap. (SM). Juan de J. Llibre Rodríguez,1 Dr. Juan A. Samper Noa2, y My. (SM) Zoila Pérez González3
  1. Especialista de II Grado en Medicina Interna. Profesor Asistente.
  2. Especialista de I Grado en Medicina Interna.
  3. Especialista en I Grado en fisiatría.

RESUMEN

Se estudiaron 45 pacientes con diagnóstico de demencia senil tipo Alzheimer, los cuales se dividieron aleatoriamente en 3 grupos de tratamiento: ozonoterapia rectal, magnetoterapia y tratamiento combinado. Se definieron 3 tipos de respuestas: regresión o mejoría, progresión y sin cambios, de acuerdo con la escala de deterioro global dependiente de la edad y de la enfermedad de Alzheimer, el miniexamen del estado mental de folstein, el criterio familiar y de observación del equipo médico de mejoría en manifestaciones psiquiátricas y conductuales, así como otros indicadores que miden calidad de vida. Se obtuvo una respuesta de regresión o mejoría en el 60 % de los casos con el campo magnético y ozonoterapia combinados al mes de tratamiento, siendo mantenida en el 46,6 % de los pacientes, aun a los 6 mases de tratamiento, respuesta que no se obtuvo con el empleo del campo magnético o del ozono, como métodos aislados. No se presentaron manifestaciones de toxicidad en los pacientes.

PALABRA CLAVE: CAMPOS ELECTROMAGNETICOS. OZONO/uso terapeutico. DEMENCIA SENIL/terapia.

INTRODUCCION

Los avances de la medicina contemporánea posibilitarán que la población mayor de 60 años presente el 15 % de la población mundial en el próximo siglo.1 En Cuba, la expectativa de vida actualmente alcanza 74 años, indicador semejante al de los países más desarrollados.

Se calcula que entre el 4 y 5 % de la población mayor de 65 años, presenta deterioro del estado mental con marcada incapacidad, cifra que asciende al 10 % si se incluyen las formas ligeras o comenzantes.2 La enfermedad de Alzheimer constituye del 50 al 60 % de todos los casos de demencia, siguiéndole en orden de frecuencia la demencia vascular o multinfarto con 10 a 20 % del total de casos.3,4 En Cuba, la prevalencia estimada de deterioro cognoscitivo y demencia en estudios realizados en la población mayor de 65 años oscila entre el 7 y el 10 %. (Guerra Hernán dez M, Llibre Rodríguez J. Prevalencia de la demencia en la población mayor de 65 años: estudio en el área de salud del Policlínico "Carlos J. Finlay" Tesis de grado. HMC "Carlos J. Finlay", Ciudad de La Habana, 1990), Martín Guerrero X, Rodríguez Rivera L. Síndrome Demencia: estudio en un área de salud de Santiago de Las Vegas. Tesis de grado. HCM "Carlos J Finlay, Ciudad de La Habana, 1990).

El tratamiento de la demencia senil tipo Alzheimer (DSTA) en la actualidad es practicamente nulo y los medicamentos con que se reporta alguna mejoría, tienen como contrapartida efectos secundarios de carácter tóxico.5 Su tratamiento actual tiene como objetivo fundamental influir en la calidad de vida de los pacientes, particularmente en su relación con el medio, manifestaciones psíquicas y conductuales, así como en los hábitos personales, teniendo en cuenta la repercusión económica, familiar y social de esta enfermedad. El empleo en Cuba de la ozonoterapia en su tratamiento ha reportado resultados favorables (Carrasco M. Tratamiento de las demencias con ozonoterapia. En: I Congreso Iberoamericano de Geriatría. Ciudad de La Habana, 1992), pero el empleo del campo magnético solo o asociado a la DSTA no ha sido utiliza do.

Entre los efectos biológicos de la magnetoterapia, método que emplea campos magnéticos variables de baja frecuencia, se cita la mejoría del flujo sanguíneo, el incremento de la velocidad de excitación de las fibra nerviosas, el aumento del metabolismo intracelular, la mejoría de la microvinculación y la estabilización de las membranas celulares.6,7 Es por ello, que en el presente estudio terapéutico se evalúa un nuevo método, que asocia la aplicación de ozono y el campo magnético, con el propósito de contribuir a elevar los niveles de salud de la población cubana mayor de 65 años.

MATERIAL Y METODO

La investigación se realizó con 45 pacientes que acudieron a consulta, en el período comprendido de febrero de 1992 a enero de 1994, con diagnóstico de demencia senil tipo Alzheimer probable, según los criterios modificados del DSM-III y del NINCDS-ASRDA work group.8,9

Se realizó la historia clínicas completa de los pacientes y la exploración del estado mental mediante el miniexamen de Folstein,10 la escala isquémica de Hachinski y la escala de deterioro global para evaluar la alteración cognoscitiva dependiente de la edad y de la enfermedad de Alzheimer (GDS), con el fin de determinar la severidad del deterioro cognoscitivo y evaluar la respuesta al tratamiento.

A todos los pacientes se les realizó tomografía axial computadorizada de cráneo y a 29 de ellos, electroencéfalo grama al inicio y a los 1 meses de tratamiento. Se obtuvo el consentimiento del paciente y el familiar responsable, para participar en el ensayo clínico.

Los pacientes se dividieron al azar en 3 grupos terapéuticos:

Grupo I. Tratamiento con ozonoterapia rectal, una sesión diaria, 200 mL, durante 15 días. Se utilizó el equipo Ozomed de fabricación cubana.

Grupo II. Tratamiento con magnetoterapia, mediante el equipo Teramag de fabricación cubana, la cual se aplicó en 2campos: región frontal y occipital, con inducción magnética de 123 gauss y un régimen sinusoidal constante, por espacio de 10 min para un total de 15 sesiones de tratamiento.

Grupo III. Tratamiento con la combinación de ozono y magnetoterapia, se aplicó con la misma metodología descrita anteriormente.

Se definieron 3 tipos de respuestas:

1. Regresión o mejoría

a) Regresión a una fase clínica inferior según la escala de deterioro global (GDS).

b) Mayor puntuación en el miniexa men del estado mental de Folstein.

c) Criterio familiar y observación del equipo médico sobre mejoría en las capacidades para efectuar actividades domésticas, alimentación, vestuario y en manifestaciones psiquiátricas y conductuales como alucinaciones, agresividad, trastornos del sueño, emotividad y depresión.

2. Progresión

a) Progresión a una fase clínica superior según el GDS.

b) Menor puntuación en el miniexamen del estado mental de Folstein.

c) Criterio familiar y observación del equipo médico sobre ausencia de mejoría o progresión en la capacidad para efectuar actividades domésticas, alimentación, vestuario y en las manifestaciones psi quiátricas y conductuales.

3. Sin cambios

a) Mantener el mismo estadio o fase clínica, según el GDS.

b) Igual rango de puntos según el miniexamen del estado mental.

c) Sin variaciones según el criterio familiar y de observaciones del equipo médico en cuanto a la calidad de vida después del trata miento.

Las evaluaciones de la respuesta, se realizaron al mes, a los 3 meses y a los 6 meses de concluido el tratamiento.

RESULTADOS Y DISCUSION

La edad media de los pacientes fue de 73,06 años y no existieron diferencias significativas en cuanto al número de pacientes, sexo o edad media según el grupo terapéutico. En todos los casos el tiempo de evolución de la enfermedad fue entre 6 meses y 5 años. Todos los pacientes presentaron menos de 23 puntos en el miniexamen del estado mental de Folstein y una puntuación aproximadamente similar en cada grupo terapéutico. En cuanto al estadio según el GDS los pacientes presentaron desde una alteración cognoscitiva muy grave (estadio 7) o demencia establecida (tabla 1).

Al evaluar los 14 pacientes tratados con ozono por vía rectal, se observó en 6 de ellos una mejoría al mes de concluido el tratamiento, lo que representó el 42,9 % de los pacientes tratados. Un paciente pasó de una alteración cognoscitiva moderada a una alteración cognocitiva leve y 3 transcurrieron de una demencia inicial a una alteración cognoscitiva moderada. Un paciente pasó de una alteración cognoscitiva moderada a una alteración cognoscitiva leve y 3 transcurrieron de una demencia inicial a una alteración cognoscitiva moderada. Un paciente con demencia grado medio según el GDS transcurrió a una demencia inicial. No existieron variaciones con la terapéutica empleada en 2 pacientes de este grupo con una alteración cognoscitiva muy grave o demencia establecida. El 57,1 % de los pacientes no experimentó cambios con el tratamiento. El porcentaje de regresión o mejoría se redujo al 28,6 % a los 3 meses y en la evaluación realizada a los 6 meses, el 78,6 % permanecían en el estadio o fase clínica de la enferme dad previo al tratamiento y el 21,4 % experimentó una progresión de la enfermedad (tabla 2).

En el grupo de 16 pacientes trata dos con campo magnético se encontró que el 43,7 %, cumplió los criterios de regresión o mejoría al mes de trata miento. Cuatro pacientes con una alteración cognoscitiva moderadamente grave (demencia inicial) pasaron a una alteración cognoscitiva moderada y 3 clasificación con demencia en su grado medio pasaron al estadio de demencia inicial. El porcentaje de regresión se mantuvo en el 18,7 % a los 3 meses y sólo 1 paciente se mantenía en regresión a los 6 meses. Dos pacientes experimentaron una progresión de la enfermedad en la evaluación realizada a los 6 meses y el 81,2 %, se mantuvo en el mismo estadio de la enfermedad. La respuesta clínica en este grupo fue similar o ligeramente superior a la obtención con el empleo de la ozonoterapia rectal (tabla 3).

Los resultados del tratamiento con campo magnético pudieran estar en relación con algunos de los efectos reportados, en particular, el aumento de la actividad mitocondrial y del intercambio energético celular, del consumo de oxígeno y de la permeabilidad a nivel de la membrana celular al modificar la distribución de iones a ambos lados de ésta.9,14 Se ha señalado además, estabilización de la bomba de sodio estimulante de la reproducción celular por incremento de la síntesis de DNA y actividad de los sistemas REDOX a nivel de los robosomas y de la cadena respiratoria.

Sin embargo, los autores del presente trabajo, considerar que el aumento de la actividad y de los niveles intracelulares de madiadores químicos, tanto de catecolaminas, como de acetilcoina, reportados con el empleo de la magnetoterapia11 constituyen la hipótesis fundamental para explicar las respuestas observadas. Los exámenes de tejido nervioso de pacientes con enfermedad de Alzheimer mediante técnicas neuroquímicas han demostrado una reducción altamente significativa de la actividad de la enzima colina acetil-transferasa responsable de la síntesis del neurotransmisor acetil-colina12,13 y aunque se han reportado deficiencias de otros neurotransmisores, el sistema de la acetil colina es el único que se ha encontrado afectado de manera consistente y severa en la DSTA.

En el grupo de 15 pacientes trata dos con el uso combinado de ozono y campo electromagnético, 9 de ellos cumplieron con los criterios de regresión o mejoría, lo que representó el 60 %. De estos pacientes, 1 pasó a una alteración cognoscitiva leve, 5 pasaron de una alteración cognoscitiva moderada grave (demencia inicial) a una alteración cognoscitiva moderada, 2 con una demencia de grado medio evolucionaron hacia una demencia inicial y 1 paciente con una demencia establecida mejoró y fue clasificado con demencia de grado medio. Esta última se mantuvo a los 6 meses de evolución, lo cual no se obtuvo en los grupos tratados con ozono o campo electromagnético como único tratamiento. El porcentaje de mejoría a los 3 y 6 meses, se comportó con el 53,4 % y el 46,6 % respectivamente (tabla 4).

Cuando se compararon los porcentajes de regresión o de mejoría clínica, en los 3 grupos terapéuticos, se observó que la respuesta al tratamiento combinado fue superior y más duradera que la obtenida con el empleo del campo magnético y la ozonoterapia en orden decreciente. Se apreció un "efecto potencializador", al utilizar ambas terapéuticas. Una superposición de efectos o mecanismos de acción, en particular el aumento de la disponibilidad y el consumo de O2 y de la actividad enzimática mitocondrial, comunes a ambas terapeúticas, pudiera explicar la respuesta potencializadora, además del aumento de neurotransmisores reporta do con el empleo de la magnetoterapia. Otro aspecto interesante, fue el mantenimiento de la mejoría clínica en el 46,6 % del total de pacientes, aún a los 6 meses del tratamiento. Esta respuesta no se obtuvo con el empleo del campo magnético o del ozono. como métodos aislados (tabla 5).

En la mayoría de los pacientes donde estuvieron presentes manifestaciones psíquicas y conductuales, se observó una tendencia a la mejoría o desaparición es éstas al mes de trata miento combinado (tabla 6). Estas manifestaciones producen gran afectación en el medio familiar y social de los pacientes y tienen influencia en el pronóstico de la enfermedad y en la calidad de vida de los enfermos, sobre todo en la ideación paranoide e ilusoria y las alucinaciones, las cuales se han relacionado con una progresión más rápida de la enfermedad.14,15

En la evolución de los hábitos, según la escala de comportamiento en la demencia,16 se observó una tendencia a la mejoría de los hábitos en los pacientes con tratamiento combinado, sobre todo en la alimentación y vestuario, muy relacionado con la calidad de vida del paciente demente. No se obtuvo variación en el control esfinteriano, cuya afectación denota el estadio más severo de la enfermedad (tabla 7).

En las evaluaciones clínicas realiza das al mes, a los 3 y 6 meses en los 45 pacientes que formaron parte del estudio, no se observaron reacciones colaterales relacionadas con el empleo del ozono, del campo magnético o del tratamiento combinado, que obligaran a la interrupción del tratamiento.

Los medicamentos convencinalmente utilizados en la enfermedad de Alzheimer tienen en común sus efectos controvertidos en la mejoría de la función cognitiva, generalmente pobres y efectos colaterales no deseables. Una excepción es la tetrahidroaminoacridina (tacrine), que ha mostrado algunos resultados positivos sobre la esfera cognoscitiva, pero que puede causar toxicidad hepática.5,17

CONCLUSIONES

  1. Se obtuvo una respuesta de regresión o mejoría en el 60 % de los casos con magneto y ozonoterapia combinada al mes de tratamiento, superior al empleo aislado de estas terapéuticas.
  2. La mejoría de la calidad de vida se mantuvo en el 46,6 % de los pacientes con el tratamiento combina do, aun a los 6 meses del tratamiento, respuesta que no se obtuvo con el empleo del campo magnético o del ozono, como métodos aislados.
  3. Se observó una tendencia a la mejoría o desaparición de las manifestaciones psiquiátricas y conductuales al mes del tratamiento combinado y en los hábitos de alimentación y vestuario, que se relaciona con la calidad de vida del paciente demente.
  4. No se presentaron manifestaciones de toxicidad que obligaran a la suspensión del tratamiento.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Azcona A. La demencia senil tipo Alzheimer. Conceptos actuales. Prensa Med Arg 1988;73:338.
  2. Terry RD, Katzman R. Senile dementia of the Alzheimer's type. Ann Neurol 1983;14:497-506.
  3. Beach JB. The history of Alzheimer's disease: Three debates. J His Med 1987;42:327-49.
  4. Katzman R. Alzheimer disease. New Engl J Med 1986;314:1s.
  5. Ford JM, Truman CA, Wilcock GK. Serum contentrations of tacrine hidrochloride predict its adverse effects in Alzheimer's disease. Clin Pharmacol Ther 1993;53:6.
  6. Bogoliuva VM. Kurortología y fisioterapia. Moscu: Editorial Médica, 1985;t2:471-84.
  7. Vlementilo IG, Voroviev MG. Métodos contemporáneos de electroterapia y luzterapia. Moscú: Editorial Médica, 1980.
  8. Diagnostic and statistical manual of mental disorder. DSM-IIIR. 3. ed rev. Washington DC: American Psychiatric, 1981.
  9. Mc Kahnn Y, Drachman D. Clinical diagnosis of Alzheimer's disease: report of the NINCDS-ADRDA work group under the auspices of Dept of Health and Human Services Task Force on Alzheimer's. Neurology 1984;34:939-47.
  10. Folstein MF, Folstein SE. Mini-mental state:a practical method for grading the cognitive state of patients for the clinician. J Psychiatr Res 1975;12:189-98.
  11. Bogoliuva VM. Técnica y metódica de los procederes fisioterapéuticos. Moscú: Editorial Médica, 1983.
  12. Cutler NR. NIH conference: Alzheimer's disease and Down syndrome: new insight. Ann Int Med 1985;103:566-78.
  13. Mazar HN, Dileep G, Howard JT. Perspectives on the etiology of Alzheimer's disease. JAMA 1987;275(11):1503.
  14. Forstl H, Besthorn C, Geiger Kabisch C. Psychotic features and the course of Alzheimer's disease. Relationship to cognitive, electroencephalographic and computerized tomography findings. Acta Psychiatr Scand 1993;87:6.
  15. Stern Y, Folstein M, Albert M. Multicenter study of predictors of disease course in Alzheimer's disease (The "Predictors study"). Alzheimer's disease and associated disorder. New York: Raven, 1993;7(1):3-21.
  16. Blessed G, Tomlinson G, Roth M. The association between quantitative measurements of dementia and senile changes in the cerebral gray matter of elderly. Br J Psychiatr 1968;797-811.
  17. Cooper JK. Drug treatment Alzheimer's disease. Arch Int Med 1991;151:245-9.
Recibido: 26 de diciembre de 1994. Aprobado: 13 de abril de 1995.

Cap. (SM) Juan de J. Llibre Rodríguez. HMC "Dr. Carlos J. Finlay". Calle 114 y Avenida 31. Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente