Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oftalmol 1997;10(1-2):13-18
Centro de Microcirugía Ocular en Serie. Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer"

Queratotomía hexagonal para la corrección quirúrgica de la hipermetropía. estudio de 146 ojos operados

Dr. Enrique José Machado Fernández1 y Dr. Hussein Zanati1

1 Especialista de I Grado en Oftalmología.

RESUMEN: Desde 1992 se realiza en nuestro centro la queratotomía hexagonal para la corrección quirúrgica de la hipermetropía. Con ella no se presentan los resultados espectaculares que ofrece la queratotomía radial (corrección de miopía), pero brinda algunos beneficios. Se compararon la agudeza visual y el defecto refractivo pre y posoperatorios en un grupo de 146 ojos operados mediante queratotomía hexagonal. Se observó un incremento en la cantidad de pacientes con mejor agudeza visual no corregida y una disminución del defecto refractivo inicial. También se observaron cambios en el radio de curvatura corneal y en la queratometría. Se analizaron los resultados según el diámetro del hexágono. Se observó un incremento en el número de pacientes con mejor agudeza visual sin corrección, disminuyó la cantidad de pacientes con grados elevados del defecto, fue más efectiva en los grados bajos de la ametropía, se analizaron los resultados acerca del astigmatismo posoperatorio del efecto de los diferentes diámetro del hexágono y se propone un nuevo nomograma.

Descriptores DeCS: HIPERTROPIA/cirugía; ACUIDAD VISUAL; REFRACCION OCULAR; TECNICAS QUIRURGICAS/métodos.

La queratotomía hexagonal (QH) es una técnica quirúrgica que corri-ge diversos grados de hipermetropía (H) que aparecen ocasionalmente como complicación de una cirugía previa a la corrección de miopía (M), con el fin de corregir diversos grados de H que resultan de un defecto refractivo primario, y otros tipos de H.1-3

La técnica original está basada en la realización de 6 incisiones rectas unidas por sus extremos que conforman así un hexágono regular. Para la corrección de diversos grados del defecto, se produce una variación en el diámetro del hexágono inversamente proporcional al grado de ametropía.1,3,4

En nuestro centro se han realizado más de 500 operaciones utilizando esta técnica, por lo que aquí queremos mostrar los resultados de un estudio realizado a un grupo de 146 ojos operados.

Métodos

Se compararon la agudeza visual y el defecto refractivo, ambos antes de la operación y posterior a ella, de 146 ojos operados con la técnica de la QH y que presentaban diversos grados de hipermetropías debidas únicamente a un defecto refractivo primario.

Este estudio se realizó en aquellos pacientes que continuaron el seguimiento posoperatorio durante un año o más.

Los estudios preoperatorios consistieron en: queratometría central y topogométrica, refracción manifiesta, medida ultrasónica del espesor corneal, medida ultrasónica de la longitud axial del ojo, corneometría, elastonometría (Maklakov), biomicroscopia del segmento anterior y oftalmoscopia directa.

La composición del grupo según la edad fue de 55 pacientes en el grupo de 20 a 30 años, 42 en el de 31 a 40, y 49 en el de mayores de 40.

El sexo femenino predominó con el 52,7%.

Sobre la base del defecto refractivo se conformaron subgrupos (figura 1) con hipermetropías de +1,50 a +3,00 d; de +3,25 a +4,75 d; de +5,00 a +6,50 d y de +6,75 a +8,25 d. Se comparó la cantidad de pacientes existentes en cada uno de esos subgrupos antes de la cirugía y después.

Figura 1
FIGURA 1. Esfera preoperatoria

También se agruparon los pacientes según la agudeza visual sin corrección (AV) en AV menor que 0,1; AV de 0,2 a 0,4 y AV Y 0,5 según el optotipo de Snellen y se compararon las cantidades de pacientes en cada subgrupo antes de la cirugía y después de ella.

Se calcularon los promedios de la queratometría central y de los radios principales de curvatura. Se compararon sus valores antes y después de la cirugía. El astigmatismo preoperatorio promedio se comparó con el promedio posoperatorio.

Se calculó la eficiencia de la cirugía y se observó la reducción lograda por diferentes diámetros del hexágono.

Se realizó el procesamiento de los datos con el paquete estadístico SAS.

La técnica quirúrgica empleada fue la QH, consistente en la realización con anestesia tópica y en condiciones de quirófano, de 6 incisiones rectas alrededor del centro óptico interceptadas en sus extremos, a una distancia de 4 a 6 mm medidos de vértice a vértice del hexágono con intervalos de 0,25 mm según el defecto refractivo.3 La profundidad de las incisiones se calculó sobre la base del 95% del espesor corneal medido en los bordes de la zona óptica central (ZOC). Todas las operaciones fueron realizadas por un sólo cirujano.

 

Resultados

Se observó un aumento en la cantidad de pacientes con una mejor AV (figura 2) en el posoperatorio. También se registró un aumento en la cantidad de pacientes con defectos refractivos menores después de la cirugía (figura 3) y disminución consiguiente del número de pacientes con defectos mayores.
Figura 2
FIGURA 2. Agudeza visual sin corrección.
Figura 3
FIGURA 3. Esfera preoperatoria y posoperatoria.
Estos cambios refractivos y de AV se produjeron a expensas de un ligero incremento en la curvatura corneal (disminución del radio de curvatura central) (figura 4), que implicó un aumento del poder dióptrico corneal central de 0,7 d como promedio. Todo esto significa que se produjo un ligerísimo abombamiento de la ZOC con efecto de adición de tejido.
Figura 4
FIGURA 4. Variación en el radio de curvatura.
Nota: RCMF: radio de curvatura meridiano fuerte. REMD: radio de curvatura meridiano debil.

En este estudio no se produjeron cambios significativos en el astigmatismo (figura 5).

Figura 5
FIGURA 5. Astigmatismo inducido.

La eficiencia de la cirugía (en por ciento), se comportó de manera diferente según el grado de ametropía inicial, y fue aceptable (59,5 %) para el grupo de +1,50 a +3,00 d. A partir del grupo de +3,25 d la eficiencia comenzó a descender progresivamente hasta alcanzar el 22,93% en el grupo de +6,75 a +8,25 d.
Con respecto al tamaño del hexágono, las medidas de entre 4,75 y 5,75 mm tuvieron un efecto similar, y las de 6 mm muy poco efecto. Debido a esto, a partir de los resultados de este estudio comenzamos a usar sólo las medidas de 4,0; 4,5 y 5,0 mm para corregir todos los grados de hipermetropía (tabla).

TABLA. Nuestro nomograma
Tamaño del hexágono (mm)
Dioptrías que corrige
4
3,75 y mayor
4,5
2,5 - 3,5
5
1,25 - 2,25

Discusión

La QH no ha mostrado los mismos resultados espectaculares que la queratotomía radial (corrección quirúrgica de la miopía); a pesar de ello, mediante esta técnica puede aumentarse la agudeza visual sin corrección sobre todo en pacientes con defectos refractivos bajos. Aunque no se produzcan estos resultados espectaculares, los pacientes así intervenidos refieren una mejoría que en ocasiones no se corresponde con el efecto alcanzado y esto puede deberse a un cierto grado de relajación de la acomodación.

Su acción se debe a un abombamiento de la cara anterior de la córnea entre las incisiones, que reduce su radio de curvatura.

En esta serie no se produjo un astigmatismo importante inducido por la cirugía, ya que la intercepción de las incisiones en sus extremos evita su producción;3 esto, a su vez, favorece la producción de edema y trastornos de la cicatrización4 que tampoco fue reportada en nuestra serie, aunque contabilizar las complicaciones no estaba dentro de los objetivos de este estudio.

Los resultados obtenidos no correspondieron con lo planteado por el nomograma utilizado, por lo que a partir de este estudio, comenzamos a realizar la QH basándonos en nuestro propio nomograma.

Conclusiones

  1. Aumentó la cantidad de pacientes con mejor agudeza visual no corregida.
  2. Produjo disminución de la hipermetropía al disminuir el radio de curvatura central de la córnea con un efecto de adición de tejido.
  3. No produjo astigmatismo posoperatorio.
  4. Los grados más bajos de hipermetropía respondieron mejor a la cirugía.
  5. Diámetros del hexágono de entre 4,75 y 5,75 mm tuvieron igual efecto, y con los de 6,0 mm fue casi nulo.
SUMMARY: The hexagonal keratotomy for the surgical correction of hypermetropia has been performed in our center since 1992. Its results are not as spectacular as those obtained with radial keratotomy (myopia correction), but it has some benefits. The visual acuity and the pre and postoperative refractive defect were compared in a group of 146 eyes operated on by hexagonal keratotomy. It was observed an increase in the number of patients with better uncorrected visual acuity and a reduction of the initial refractive defect. There were also changes in the radius of corneal curvature and in the keratometry. The results were analyzed according to the diameter of the hexagon. It was found a rise in the amount of patients with better uncorrected visual acuity and a decrease in the number of patients with high degrees of defect. It was more effective among the low degrees of ametropia. The results concerning postoperative astigmatism caused by the effect of the different diametres of the hexagon were analyzed, and a new nomogram was proposed.

Subject headings: HYPEROPIA/surgery; VISUAL ACUITY; REFRACTION, OCULAR; SURGERY OPERATIVE/methods.

Referencias bibliográficas

  1. Grandon SC, Sanders DR, Anello RD. Clinical evaluation of hexagonal keratotomy for the treatment of primary hyperopia. J Cataract Refract Surg 1995;21:140-9.
  2. O'Dell L, Wyzinsky P. Hexagonal keratotomy for intraocular lens miscalculation. Can J Ophthalmol 1990;25(7):355-7.
  3. Ellis W. Keratotomy surgery for myopia, hiperopia, and astigmatism. Eye Center of Northern California. Med Textbook Div 1991, 201-24.
  4. Basuk W, Zisman M, Warin Go III. Complications of hexagonal keratotomy. Am J Opthalmol 1994;117:37-49.
Recibido: 6 de noviembre de 1996. Aprobado: 9 de mayo de 1997.

Dr. Enrique José Machado Fernández. Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer". Ave 31 esquina a 76, municipio Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente