Indice Anterior
Rev Cubana de Oftalmol 1999;12(2):146-55
Formato PDF

Artículos de Revisión

Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer". Centro de Microcirugía Ocular

Revisión y actualización en cirugía refractiva corneal

Enrique J. Machado Fernández,1 María del C. Benítez Merino2 y Yamila Díaz Parra2

RESUMEN: Este trabajo consiste en una revisión bibliográfica acerca de los procedimientos y técnicas quirúrgicas para la correción de ametropías que se encuentran actualmente en uso o en fase de investigación en el mundo, explicando los detalles más significativos de cada una. Su objetivo ha sido ofrecer a las generaciones de nuevos oftalmólogos una panorámica que les permita estar al tanto del decursar de la ciencia y de la tecnología mundiales puestas en manos de la Oftalmología.

Descriptores DeCS: ERRORES DE REFRACCION.

 

Cirugía refractiva con láser de excímeros

Los láseres de excímeros son producidos por una mezcla de gases, que para el caso específico de los utilizados en cirugía refractiva, está compuesta de argón (Ar) y flúor (F).

El término excímeros significa dímeros excitados, que es lo que ocurre con esta mezcla de gases al pasar un flujo de electrones a través de ella en el interior de un tubo.

Estos equipos emiten un láser azul-violeta con una longitud de onda de 193 nm (nanómetros) y su mecanismo de acción es la fotoablación. Ésta consiste en romper los enlaces interatómicos moleculares de carbono en el nivel de la estroma corneal, lo que produce desintegración y vaporización de la estroma sin que se produzca colateralmente ningún fenómeno de transmisión de calor u otro fenómeno físico como los que caracterizan a otros láseres. Estas propiedades hacen del láser de excímeros de Ar-F de 193 nm el medio ideal, por el momento, para la corrección de ametropías.

Las aplicaciones del láser de excímeros para la cirugía refractiva y para la cirugía corneal terapéutica ha estimulado el interés de miles de oftalmólogos en todo el mundo, a pesar de los altos costos de compra y mantenimiento, los cuales hacen su uso limitado en la mayoría de los países.

Existen básicamente 3 grupos de láser que son importantes en la cirugía refractiva, la 1ra. generación, los láseres de rayo amplio, que incluyen el Summit y el Visx y se introdujeron al principio de la década de los noventa. Estos son láseres llamados "broad beam" (rayo o haz amplio) y su fluencia se controla por medio de un diafragma. Otros son los láseres de barrido, los llamados "scanning lasers", que aparecieron después, y trabajan barriendo la superficie en forma de hendidura. Entre éstos se destaca la marca Nidek-Melker. Otra generación de láseres de barrido es la llamada "flying spot" (punto volador). El principio incluye un finísimo haz de luz láser que se proyecta sobre la superficie para ser modelada hasta un pequeñísimo punto controlado por una computadora. Al moverse rápidamente por la superficie, puede crear cualquier diseño de ablación que se desee.1 Estos láseres se usan cada vez con mayor frecuencia.

UTILIDAD DE LOS LÁSERES DE EXCÍMEROS

Pueden ser usados para la remodelación de la superficie corneal con fines refractivos y para producir ablación de sus defectos como son algunas distrofias epiteliales, opacidades subepiteliales y cirugía de pterigium.2-5

El término para denominar la cirugía corneal terapéutica con láser de excímeros es el de Queratectomía Fototerapéutica (QFT) cuyas siglas en inglés son PTK. Estas siglas son, por lo general, las más usadas para referirse a esta técnica, incluso por hispanoparlantes.

Otros usos, desde el punto de vista terapéutico, son los injertos lamelares y penetrantes.

Existen en la actualidad dos procedimientos diferentes: la ablación de la superficie anterior de la córnea o Queratectomía Fotorrefractiva (QFR) (siglas en inglés PRK más usadas), y la queratomileusis in situ asistida con láser (siglas en inglés más usadas, LASIK: Láser Assisted In Situ Keratomileusis).

El LASIK es la técnica que mayor desarrollo ha tenido en los últimos años para el tratamiento de las bajas miopías y moderadas.

El láser excímeros emite pulsos de luz con longitud de onda de 193 nm, con una fluencia de entre 180-200 mJ/cm2, que producen ablación de la córnea con precisión a razón de 0,25 m por pulso, con mínina distorsión del tejido adyacente. La cantidad de pulsos que hay que aplicar para la corrección de un grado determinado de ametropía se calcula según la ley de Munnerlyn.
 
 

Profundidad de ablación=N0 de dioptrías x (diámetro)2

                                                        3

Esta fórmula es utilizada para ambos procedimientos, LASIK y QFR.

Queratectomía fotorrefractiva (QFR o PRK)

Esta técnica consiste en desepitelizar una zona central de la córnea y producir ablación del estroma corneal anterior de dicha zona, modificando así la curvatura corneal central. En este procedimiento se produce la ablación de la membrana de Bowman y el estroma corneal superficial por lo que ambos desaparecen.

Indicaciones

La QFR es utilizada para corregir grados variables de miopía, hipermetropía, e incluso presbicia, asociadas o no con astigmatismo. Según diferentes autores y países, el grado de ametropía que se puede corregir es muy variable: hasta las 20 dioptrías (D) de miopía.6-11

Contraindicaciones

Las contraindicaciones son en general las mismas que para cualquier otro procedimiento de cirugía refractiva corneal.

Algunas de ellas son: colagenosis, predisposición a la cicatrización hipertrófica o formación de queloides, diabetes mellitus, tratamientos prolongados con esteroides o inmunosupresores, alteraciones corneales congénitas o adquiridas, astigmatismos irregulares, inflamaciones agudas o crónicas del globo ocular, glaucoma, alteraciones vítreo-retinianas que predispongan al desprendimiento y otras.

Seguridad y efectividad

Vienen dadas por el porcentaje de ojos que luego de la cirugía presentan una pérdida de agudeza visual (AV) corregida con relación a la existente preoperatoriamente y por las complicaciones que puedan presentarse.

La Agencia para Medicamentos y Alimentos (FDA) de EE.UU ha emitido las siguientes normas para evaluar la efectividad de la cirugía con láser con respecto a la agudeza visual obtenida de la siguiente manera.12
 


No se debe exceder del 5 % de pacientes que hayan perdido dos líneas o más de la mejor AV corregida.

En el rango de -1 a -7 D de miopía las QFR logran estas metas un año después de la cirugía.

Con la ayuda de la tecnología, nuevos procederes en la QFR aseguran los mejores resultados en términos de predictabilidad y seguridad.

Estos son: 1. Multizonas transepiteliales con fases múltiples.13,14 2. Los algoritmos esféricos que producen perfiles de ablación menos profundos.15 3. Los dispositivos de rastreo. 4. Los láseres de barrido. 5. Nuevos antiinflamatorios no esteroideos (AINES).

Efecto de las QFR

La energía de alta intensidad de la luz ultravioleta producida por el láser de excímeros rompe las uniones intra e intermoleculares. Las uniones rotas dentro de la córnea son entre el hidrógeno y el oxígeno del agua según unos autores, y de los enlaces de carbono según otros. Una vez que las uniones son rotas, las moléculas son dispersadas a alta velocidad.

En las zonas de ablación se produce una proliferación de fibroblastos en la zona córnea anterior inmediatamente por debajo de la zona tratada; hay producción de colágeno y de material extracelular.

Las erosiones epiteliales recurrentes son raras. Hay tendencia a la hiperplasia epitelial que, junto a la producción de colágeno y de material extracelular, sustituyen a la membrana de Bowman que desaparece definitivamente.16-19

La pérdida de células endoteliales se encuentra entre el 5-7 %.19,20

Manejo Posoperatorio

Existen determinadas normas de tratamiento y seguimiento posoperatorio. En sentido general, este tratamiento está encaminado a: 1. Aliviar el dolor que es frecuente e intenso en la QFR. Para ello se utilizan lentes de contacto terapéutico del tipo vendaje corneal, desechables con una graduación de +1 D. Pueden utilizarse compresas frías y analgésicos. 2. Profilaxis y control de la infección mediante colirios de antibióticos desde el preoperatorio. 3. Profilaxis y control de la reacción inflamatoria mediante AINES tópicos.

Papel de los Esteroides en las QFR

Su papel en las cirugías con láser de excímeros es controversial. Algunos consideran que a todos los pacientes deben dárseles gotas de esteroides, otros que no y otros los dan sólo a ciertos casos; las dosis también son variables. Algunos estudios sugieren que muchos pacientes no necesitan esteroides, aunque los que presentan tendencias a la rápida regresión respondan bien a ellos. Se usan con el fin de controlar el "haze" y revertir la regresión y, como es sabido, debe ser vigilada la aparición de cataratas subcapsulares posteriores e hipertensión ocular. Los esteroides no ejercen ningún efecto en el resultado refractivo.

Seguimiento posoperatorio

Se realiza una evolución diaria durante tres días hasta la completa epitelización.

Pueden indicarse también lágrimas artificiales por más de 6 meses para preservar la película lagrimal.

Los parámetros de seguimiento más significativos son:

La anamenesis donde se valora fundamentalmente el grado de satisfacción del paciente; la medición de la AV con y sin corrección. Se realiza además biomicros-copia del segmento anterior para determinar la existencia de "haze", queratometría y topografía corneales para valorar la potencia en dioptrías, el centrado de la ablación y en morfología.21,22

Complicaciones
 


Clasificación del Haze

Grado O: Córnea transparente. No se revelan opacidades microscópicamente.

Grado 0,5: Opacidad que sólo es visible por transiluminación.

Grado 1: Opacidad ligera que sólo es visible con dificultad con iluminación focal directa.

Grado 2: Opacidad moderada que impide parcialmente los detalles del iris.

Grado 3: Opacidad marcada que impide el examen de la cámara anterior.

Según las formas estas opacidades pueden ser: en anillo, semiluna o difuso.

Según la afectación de la refracción suele clasificarse en:

Grado I: Ausencia de opacidad.

Grado II: Opacidad leve que no afecta la refracción.

Grado III: Opacidad moderada que dificulta la refracción.

La aparición de haze severo, suele ir acompañada de regresión importante. En ocasiones el haze evoluciona y desaparece lentamente de forma asimétrica; provoca una imagen en semiluna que puede inducir un astigmatismo transitorio hasta su desaparición total.

En la regresión tardía sin presencia de haze, queda la duda de si realmente es una regresión del defecto o es una evolución normal de las miopías en pacientes que no tienen totalmente estable su refracción, o miopías altas que por definición son progresivas.

Comparación entre QR (queratotomía radial) y QFR

La QR intenta aplanar la córnea a través de un procedimiento quirúrgico en la periferia de ésta; el centro siempre es respetado. El mecanismo de acción por el que actúan las queratotomías es el de relajación de las fibras colágenas de la córnea, mientras que las QRF producen ablación con remoción de tejido en su centro.

La predicibilidad y la estabilidad de los resultados refractivos son superiores mediante la QFR en comparación con la QR; sólo es ligeramente superior el grado de miopía que hay que corregir.

Hay que señalar que el desarrollo tecnológico ha hecho de la QFR un procedimiento relativamente sencillo en comparación con la QR cuya curva de aprendizaje es de las más largas de todas las cirugías oculares.

Los pacientes con QR corren el riesgo de sufrir ruptura ocular postrauma a causa del debilitamiento que ésta produce en la estroma corneal30-33 por la penetración de las incisiones alrededor del 90 % o más del espesor corneal, pero también se ajustan más fácilmente el retoque y al afinamiento para la corrección de defectos residuales a cualquier tipo de procedimiento que las QFR, por lo que se considera que las primeras no pueden ser eliminadas totalmente, pues obviamente presentan ventajas, dentro de las que se encuentra también su menor costo. Últimamente la QR ha experimentado la modificación más importante desde su creación que es la llamada "Minimally invasive-Radial Keratotomy" (Mini-RK)33 y el procedimiento de Casebeer o "Duo-Track" que la han colocado de nuevo dentro de los primeros lugares junto a los procederes con láser. Con los láseres se remueven 50 micrones en forma superficial con lo que la estabilidad del ojo queda afectada esencialmente.

No obstante todo lo anterior, los resultados visuales se alcanzan más rápidamente después de QR que de QFR.

LASIK

Son las siglas en inglés de Queratomileusis In Situ Asistida con Láser. Esta técnica está basada en los principios originales de la queratomileusis establecidos por J.I.Barraquer y que fueron trazados hace algo más de 40 años. Estos trabajos han sido revisados y profundizados por el doctor Luis Ruiz desde 1988.

La técnica combina el corte lamelar no refractivo mediante el uso del microquerátomo (levantando un lentículo corneal) seguido de una fotoablación refractiva utilizando láser en el lecho corneal cruento, y restituyendo posteriormente el lentículo a su lugar. No se necesitan suturas.

Indicaciones

En sentido general son las mismas que para cualquier otro procedimiento de cirugía refractiva, sólo que el rango de ametropía a corregir es mayor.

Contraindicaciones

Para la aplicación del LASIK se toman en cuenta los mismos elementos que para otro procedimiento de cirugía refractiva, y se incluye, como una limitación específica del LASIK, aquellas córneas con espesor central inferior a 500 micras.

Ventajas del LASIK

Esta técnica ofrece varias ventajas sobre las demás.

La recuperación posoperatoria es más rápida (a las 4 ó 6 h el paciente tiene 20/30 ó 20/40), se logra una mayor exactitud en la corrección del defecto y no produce dolor porque el lentículo contiene tanto la capa de Bowman como las terminaciones nerviosas del epitelio, que han sufrido muy poca alteración.

Hay que señalar que en el LASIK queda la membrana de Bowman, que le confiere a la córnea parte de sus propiedades elásticas y de transparencia por lo que no se produce el molesto "haze" de la QFR.

Otras ventajas del LASIK son el mantener una buena superficie refractiva con un mínino de distorsión y alcanzarse una visión útil a las 24 ó 48 horas después de la cirugía (20/30 a 20/40). Estos factores hacen muy popular al LASIK.

La refracción se estabiliza en un término de 6 semanas a 3 meses y existe la posibilidad de volver a realizar la técnica.

Son menores los procesos de apoptosis (muerte celular programada) que se desencadenan después del LASIK, que luego de otro proceder refractivo.34-37

Desventajas del LASIK

La principal desventaja del LASIK es que los microquerátomos no han sufrido el mismo desarrollo tecnológico que los láseres por lo que los primeros no están altamente tecnificados. Otro problema consiste en que al ser una técnica novedosa, los resultados a largo plazo son limitados y se encuentran en investigación.

Puede aparecer pérdida de hasta dos líneas de la mejor visión corregida en el 2,9 al 3,3 % de los pacientes. Esto, en el procedimiento lamelar, puede ocurrir, aunque el colgajo sea perfecto ya que la superficie de lecho ha cambiado a causa de la cirugía. Es inevitable una diferencia entre estas dos superficies cuando el lecho ha sufrido ablación, incluso puede ocurrir una inflamación de la interface a lo que se ha llamado "Síndrome de las Arenas del Sahara".38 Puede también ocurrir esta pérdida de la agudeza visual si existe una leve alteración en el alineamiento o arruga en el colgajo dando lugar a astigmatismo irregular, o también se puede producir ablación accidental del sitio de unión del colgajo con la córnea (Síndrome de la charnela).

Complicaciones y Problemas con el Microquerátomo39-44

Los microquerátomos son delicados y complicados y se consideran rudimentarios si se comparan con las tecnologías avanzadas del láser.

Si no se limpian y ensamblan correctamente, la operación puede resultar un desastre, ya que pueden sufrir diferentes averías tales como atascarse la cuchilla o la máquina en medio de una cirugía causando así cortes irregulares o incompletos que obligarían a abortar el procedimiento.

Si no están bien ajustados, se corre el riesgo de penetrar en la cámara anterior produciendo lesiones en el iris y cristalino.

También puede ser cortado completamente el lentículo corneal, que entonces debe ser suturado, con la consiguiente aparición de astigmatismo u otros problemas sólo enfrentables mediante las diversas modalidades de queratoplastia.

Otro problema que presenta el LASIK, también a partir del uso de los microquerátomos, es que para su funcionamiento se necesita elevar la presión intraocular a 65 o más mm de Hg, es cierto que por un breve período de tiempo, pero esto causa temor a producir daños en el nervio óptico o la retina en personas con predisposición.45

MINI-QR

LA QR es el procedimiento más extendido alrededor del mundo y al que tienen acceso un mayor número de pacientes y cirujanos, incluso en los países más desarrollados.

La Mini-QR está basada en la realización de la incisiones más cortas, intentando preservar la fortaleza del globo y de disminuir la tendencia a la hiperme-tropización.33,46

Indicaciones y ventajas de la MINI-QR

La Mini-QR al utilizar de 4 a 8 incisiones con una longitud entre el 25 y el 50 % más cortas que las de la QR tradicional, ha probado ser muy buena alternativa para miopes bajos en el rango -1,00 a -3,00 D, y tiene un tiempo de recuperación posoperatoria más corto comparada con la QFR.

La Mini-QR también es un procedimiento muy útil en el retoque (2 a 8 incisiones) cuando existe una miopía o astigmatismo residual después de una QR, Mini-QR o cirugía con láser excímeros, e incluso para corregir errores en el cálculo de lentes intraoculares.47

Las incisiones se realizan en lo que el autor37 ha llamado "Zona de máximo beneficio", que es la comprendida entre los anillos de 3 mm a 8 mm. Se realiza un doble corte de centro a periferia y de periferia a centro (Duo-Track),38 y se plantea que 4 incisiones de Mini-QR con una zona óptica de 3,0 mm pueden corregir de -3,00 a -3,5 D de miopía en pacientes de 30 años de edad.

Con 6 cortes y una zona óptica de 3 mm se corrige hasta -4 ó -4,5 D.

La Mini-QR también se puede utilizar para corregir pequeñas miopías resultantes de los procedimientos que utilizan el láser.

El desarrollo de la Mini-QR ha provocado un gran interés a causa de algunos problemas que se han observado recientemente con la queratotomía radial convencional, especialmente el cambio refractivo con una tendencia lenta a la hipermetropización en un porcentaje sustancial de pacientes durante los primeros 10 años después de realizada la cirugía.

FUTURO DE LA CIRUGÍA REFRACTIVA

Por el momento, se trabaja en el mejoramiento de los láseres de 3a. generación (flying spot.) y de los microque-rátomos, para hacer esta cirugía más exacta y segura y se mejoran los materiales para la construcción de lentes intraoculares para ser colocados en ojos fáquicos.45

SUMMARY: This paper constitutes a literature review of those surgical procedures and techniques in use or under research worlwide for the correction of ametropia. It explains the most significant details of each of them. Its objective is to provide the new generations of ophtalmologists with a general overview of these techniques that allow them to be acquainted with the latest world scientific and technological advances at the service of Ophtalmology.

Subject headings: REFRACTIVE ERRORS.

Referencias Bibliográficas

  1. Deitz MR, Piebenga LW, Matta CS, Tauber J, Ane-llo RD, DeLuca M. Ablation zone centration after photorefractive keratectomy and its effect on visual outcome. J Cataract Refract Surg 1996;22(6):696-701.
  2. Orndahl MJ, Fagerholm PP. Phototherapeutic keratectomy for map-dot-fingerprint corneal dystrophy. Cornea 1998;17(6):595-9.
  3. Talu H, Tasindi E, Ciftci F, Yildiz TF. Excimer laser phototherapeutic keratectomy for recurrent pterygium. J Cataract Refract Surg 1998;24(10):1326-32.
  4. Stevens SX, Bowyer BL, Sánchez-Thorin JC, Rocha G, Young DA, Rowsey JJ. The BioMask for treatment of corneal surface irregularities with excimer laser phototherapeutic keratectomy. Cornea 1999;18(2):155-63.
  5. Starr MB. Recurrent subepithelial corneal opa-cities after excimer laser phototherapeutic keratectomy Cornea 1999;18(1):117-20.
  6. Jackson WB, Casson E, Hodge WG, Mintsioulis G, Agapitos PJ. Laser vision correction for low hyperopia. An 18-month assessment of safety and efficacy. Optom Vis Sci 1998;75(8):585-90.
  7. Vinciguerra P, Nizzola GM, Bailo G, Nizzola F, Ascari A, Epstein D. Excimer laser photorefractive keratectomy for presbyopia: 24-month follow-up in three eyes. J Refract Surg 1998;14(1):31-7.
  8. Hersh PS, Stulting RD, Steinert RF, Waring GO, Thompson KP, O'Connell M, et al. Results of phase III excimer laser phtorefractive keratectomy for myopia. The Summit PRK Study Group. Ophthalmology 1997;104(10):1535-53.
  9. Lipshitz I, Loewenstein A, Lazar M. Astigmatism keratotomy followed by photorefractive keratectomy in the treatment of compound myopic astigmatism. J Refract Corneal Surg 1994;10(2 Suppl):S282-4.
  10. Kremer I, Kaplan A, Novikov I, Blumenthal M. Patterns of late corneal scarring after photorefractive keratectomy in high and severe myopia. Ophthalmology 1999;106(3):467-73.
  11. Liu S, Xia X, Huang P, Wu Z, Wang P. One-year-result of excimer laser for photorefractive keratectomy in very high myopia. Human I Ko Ta Hsueh Hsueh Pao 1997;22(5):443-5.
  12. Waring GO, O'Connell MA, Maloney RK, Hagen KB, Brint SF, Durrie DS, et al. Photorefractive keratectomy for myopia using a 4,5 millimeter ablation zone. J Refract Surg 1995;11(3):170-80.
  13. Kremer I, Kaplan A, Novikov I, Blumenthal M. Patterns of late corneal scarring after photorefractive keratectomy in high and severe myopia. Ophthalmology 1999;106(3):467-73.
  14. Hersh PS, Abbassi R. Surgically induced astigmatism after photorefractive keratectomy and laser in situ keratomileusis. Summit PRK-LASIK Study Group. J Cataract Refract Surg 1999;25(3):389-98.
  15. O'Brart DP, Stephenson CG, Oliver K, Marshall J. Excimer laser photorefractive keratectomy for the correction of hyperopia using an erodible mask and axicon system. Ophthalmology 1997;104(11):1959-70.
  16. Detorakis ET, Siganos DS, Kozobolis VP, Pallikaris IG. Corneal epithelial wound healing after excimer laser photorefractive and photoastigmatic keratectomy (PRK and PARK). Cornea 1999;18(1):25-8.
  17. O'Brien TP, Li Q, Ashraf MF, Matteson DM, Stark WJ, Chan CC. Inflammatory response in the early stages of wound healing after excimer laser keratectomy. Arch Ophthalmol 1998;116(11): 1470-4.
  18. Kim WJ, Shah S, Wilson SE. Differences in keratocyte apoptosis following transepthelial and laserscrape photorefractive keratectomy in rabbits. J Refract Surg 1998;14(5):526-33.
  19. Mietz H, Severin M, Seifert P, Esser P, Krieglstein GK. Acute corneal necrosis after excimer laser keratectomy for hyperopia. Ophthalmology 1999;106(3):490-6.
  20. Pallikaris I, McDonald MB, Siganos D, Klonos G, Detorakis S, Frey R, et al. Tracker-assisted photorefractive keratectomy for myopia of -1 to -6 diopters. J Refract Surg 1996;12(2):240-7.
  21. Vinciguerra P. Atlante di topografia corneale. Milano: Fogliazza Editore, 1995:473-94.
  22. Tetsuro O, Stephen D, Klyce PD, Michael K, Smo-lek PD, Marguerite B, et al. Corneal hydration and central islands after excimer laser photorefractive keratectomy. J Cataract Refract Surg 1998;24:1575-80.
  23. Lafond G, Solomon L. Retreatment of central islands after photorefractive keratectomy. J Cataract Refract Surg 1999;25(2):188-96.
  24. Price FW. Central islands of corneal steepening after automated lamellar keratoplasty for myopia. J Refract Surg 1996;12:36-41.
  25. Danasoury MA el, Maghraby A el, Klyce SD, Mehrez K. Comparison of photorefractive keratectomy with excimer laser in situ keratomileusis in correcting low myopia (from -2.00 to -5.50 diopters). A randomized study. Ophthalmology 1999;106(2):411-20.
  26. Bohnke M, Thaer A, Schipper I. Confocal microscopy reveals persisting stromal changes after myopic photorefractive keratectomy in zero haze corneas. Br J Ophthalmol 1998;82(12):1393-400.
  27. Moller-Pedersen T, Cavanagh HD, Petroll WM, Jester JV. Corneal haze development after PRK is regulated by volume of stromal tissue removal. Cornea 1998;17(6):627-39.
  28. Francesconi CM, Abad JC, Lim JE, Talamo JH. Evaluation of pentoxifylline in the prevention of haze after photorefractive keratectomy in the rabbit. J Refract Surg 1998;14(5):567-70.
  29. Claramonte Meseguer PJ, Ayala Espinosa MJ, Artola Roig A, Pérez Santoja JJ, Alió y Sanz JL. LASIK para hipocorrección tras queratectomía fotorrefractiva con haze y queratotomía radial previa: caso clínico. St Ophthal 1998;17(3):249-52.
  30. O'Day D. Contrast sensitivity and glare disability after radial keratotomy and photorefractive keratectomy. J Refract Surg 1998;14(3):361.
  31. McDonnell PJ, Lean JS, Schanzlin DJ. Globe rup-ture from blunt trauma after hexagonal keratotomy. Am J Ophthalmol 1987;103(2):241-2.
  32. Lee BL, Manche EE, Glasgow BJ. Rupture of ra-dial and arcuate keratotomy scars by blunt trauma 91 months after incisional keratotomy. Am J Ophthalmol 1995;120(1):108-10.
  33. Lindstrom RL. Minimally invasive radial keratotomy: Mini-RK. J Cataract Refract Surg 1995;21:27-34.
  34. Ozdamar A, Sener B, Aras C, Aktunc R. Laser in situ keratomileusis after photorefractive keratectomy for myopic regression. J Cataract Refract Surg 1998;24(9):1208-11.
  35. Tseng SH, Chen FK. Morphological and fluorophotometric analysis of the corneal endothelium after radial keratotomy. Cornea 1998;17(5):471-5.
  36. Kim WJ, Helena MC, Mohan RR, Wilson SE. Changes in corneal morphology associated with chronic epithelial injury. Invest Ophthalmol Vis Sci 1999;41(1):35-42.
  37. Wilson SE. Everett Kinsey Lecture. Keratocyte apoptosis in refractive surgery. CLAO J 1998;24(3):181-5.
  38. Stephen CK, Dmitri Y, Maitchouk MD, Auguste GY, Chiou MD, Roger W, et al. Interface inflammation after laser in situ keratomileusis Sands of the Sahara syndrome. J Cataract Refract Surg 1998;24:1589-93.
  39. Reinstein DZ, Silverman RH, Sutton HF, Coleman DJ. Very high-frequency ultrasound corneal analysis identifies anatomic correlates of optical complications of lamellar refractive surgery: anatomic diagnosis in lamellar surgery. Ophthalmology 1999;106(3):474-82.
  40. El-Maghraby A, Salah T, Waring GO, Klyce S, Ibrahim O. Randomized bilateral comparison of excimer laser in situ keratomileusis and photorefractive keratectomy for 2.50 to 8.00 diopters of myopia. Ophthalmology 1999;106(3):447-57.
  41. Lin RT, Maloney RK. Flap complications associated with lamellar refractive surgery. Am J Ophthalmol 1999;127(2):129-36.
  42. Gimbel HV, Penno EE, Westenbrugge JA van, Ferensowicz M, Furlong MT. Incidence and management of intraoperative and early postoperative complications in 1000 consecutive laser in situ keratomileusis cases. Ophthalmology 1998;105(10):1839-47.
  43. Davidorf JM, Zaldivar R, Oscherow S. Results and complications of laser in situ keratomileusis by experienced surgeons. J Refract Surg 1998;14(2):114-22.
  44. Stulting RD, Carr JD, Thompson KP, Waring GO, Wiley WM, Walker JG. Complications of laser in situ keratomileusis for the correction of myopia. Ophthalmology 1999;106(1):13-20.
  45. Boyd BF. Cirugía refractiva. Las últimas técnicas. Ed. Highlights of Ophthalmology (hispano-américa), Panamá, 1999;2(27):14-22.
  46. Pinheiro MN, Bryant MR, Tayyanipour R, Nassaralla BA, Wee WR, Mc Donnell PJ. Corneal integrity after refractive surgery. Effects of radial and miniradial keratotomy. Ophthalmology 1995;102(2):297-301.
  47. Tetsuro O. Fumiaki Y, Makoto F, Yuji, Shozo S, Toshihiko S et al. Radial keratotomy to treat myopic refractive error after cataract surgery. J Cataract Refract Surg 1999;25:50-5.

Recibido: 30 de junio de 1999. Aprobado: 12 de julio de 1999.
Dr. Enrique J. Machado Fernández. Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer", Ciudad de La Habana, Cuba.
 
 

1 Especialista de I Grado en Oftalmología. Jefe del Servicio de Cirugía Refractiva Corneal.
2 Especialista de I Grado en Oftalmología.
 

Indice Anterior