Índice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oftalmol 2003;16(2)

Hospital Militar de Camagüey "Dr. Octavio de la Concepción y de la Pedraja"

Cataratas senil bilateral psicológico pre y posoperatorio

Dr. Armando Rodríguez Romero,1 Dr. Noslando Ramos González,2 Dra. Marianela Ibáñez Morales3 y Téc. Lisete Muñoz Estrada4

Resumen

Se realizó un estudio psicológico comparativo en 50 pacientes con catarata senil bilateral antes y después de la operación, en el período comprendido de enero a diciembre de1999 según las variables de edad, escolaridad y estado civil. Predominó el grupo etáreo de 70 a 79 años, nivel escolar primario y estado civil casado. Los síntomas psicopatológicos y la distribución según trastornos psiquiátricos disminuyeron después de restablecida su visión una vez operados de cataratas, en los de ansiedad y tristeza de 42 a7 pacientes respectivamente.

DeCS: CATARATA; ESTRES PSICOLOGICO; CUIDADOS PREOPERATORIO; CUIDADOS POSTOPERATORIOS.

La disminución de la capacidad visual conducen a las personas que la padecen a trastornos psíquicos, económicos y de otros tipos y su recuperación constituye un anhelo.

Las más frecuentes causas en algunas ocasiones son irrecuperables.1 En otras, como en la retinopatía diabética su prevención con los nuevos métodos de tratamiento demoran su aparición.2

La principal causa en el mundo de esta disminución de la visión continúa siendo la catarata senil, la que sí tiene solución quirúrgica3,4 con la recuperación visual en la mayoría de los casos. En algunos países industrializados se operan anualmente por esta causa un millón de personas.5

La moderna tecnología para este tipo de cirugía y de la anestesia y el empleo de la analgesia quirúrgica acupuntural,6-8 hacen que resulte poco agresiva para el paciente en general y para el ojo en particular.

El neoliberalismo implantado a partir de los años noventa, hace que los oftalmólogos de América se preocupen por la menor distribución de los beneficios económicos para la población y con ello, mayor marginación en materia de salud ocular.9

En determinados estados de este continente como en Sao Pablo, Brasil, se han creado programas de cirugía de catarata para los excluidos como denominan a estos grupos sociales.10

En Cuba, donde crece el número de personas de la tercera edad: un millón cuatrocientos mil cubanos, tienen una edad superior a los 60 años y aumentarán proporcionalmente, por tanto, las personas que padezcan de esta patología, pero sin las expectativas decepcionantes mencionadas anteriormente.

Como es inseparables la esfera psíquica de la organica,11-14 se decidió realizar un estudio comparativo entre personas que padecían de catarata senil bilateral antes y después de su operación y recuperación visual.

Objetivos

Generales
  1. Conocer las alteraciones psicológicas que se presentan en los pacientes estudiados con catarata senil.

Específicos

  1. Analizar el comportamiento de las variantes estudiadas.
  2. Determinar su estado psicológico antes de la operación.
  3. Determinar los cambios psicológicos al ser operados y restablecida su función visual.

Métodos

Se realizó un estudio longitudinal prospectivo y explicativo descriptivo.

Nuestro universo de estudio estuvo constituido por 50 pacientes con catarata senil bilateral antes y después de la operación y que acudieron a la consulta de oftalmología del Hospital Militar de Camagüey "Dr Octavio de la Concepción y de la Pedraja", en el período comprendido de enero a diciembre de 1999.

Se estudiaron las variables siguientes: edad, escolaridad y estado civil.

Se les aplicó una entrevista psiquiátrica y una batería de pruebas psicométricas.

Todos los pacientes fueron operados bajo los efectos de la analgesia quirúrgica acupuntural sin premedicación y con control microscópico el acto quirúrgico.

Los datos se procesaron mediante el paquete computarizado Microsof Office y los resultados expresado por la distribución de frecuencia (número y porcentaje) en tablas, para su mejor análisis y discusión.

Resultados

El grupo etáreo que predominó fue el de 70 a 79 años de edad con el 40% y el de 60 a 69 años le siguió con el 24%, como se expresa en la tabla 1; ambos totalizan el 64 %.

Tabla 1. Distribución de pacientes según edad

Grupo etáreo
Número de casos
%
40 a 49
2
4
50 a 59
5
10
60 a 69
12
24
70 a 79
20
40
80 o más
11
22
Total
50
100

Fuente: Archivo del Hospital Militar de Camagüey.

En la tabla 2 se observa que el nivel escolar primario fue el de mayor número de pacientes, propio de personas que en gran número nacieron antes del triunfo de la Revolución.

Tabla 2.Distribución de pacientes según nivel escolar

Nivel escolar
Sub-total
%
Primario
45
90
Secundario
5
10
Técnico Medio
0
0
Universitario
0
0
Total
50
100

Fuente: Archivo del Hospital Militar de Camagüey.

La tabla 3 recoge que el 60% de los pacientes eran casados, 30% viudos y 10% solteros lo que puede influir en el caso de los dos últimos grupos.

Tabla 3. Estado civil

Estado civil
Sub-total
%
Casado
30
60
Viudo
15
30
Soltero
5
10
Total
50
100

Fuente: Archivo del Hospital Militar de Camagüey.

En las tablas 4 y 5 se realiza el estudio comparativo antes y después de la operación con la recuperación visual una vez realizada la corrección óptica. En la primera de éstas se observa como disminuyen los síntomas del 100 al 68 % y la ansiedad y tristeza de un 84 % a solo el 24 %, de insomnio de 8 a 2 % y de hipomnesia e irritabilidad del 4 al 2 %. Solo la astenia mantuvo sin cambios su comportamiento.

Tabla 4. Síntomas psicológicos pre y posoperatorio

Síntomas
Preoperatorios
Posoperatorio
Sub-total
%
Sub-total
%
Ansiedad y tristeza
42
84
12
24
Insomnio
4
8
1
2
Hipomnesia e irritabilidad
2
4
1
2
Astenia
2
4
2
4
Sin síntomas
0
0
34
68
Total
50
100
50
100

Fuente: Archivo del Hospital Militar de Camagüey.

En la tabla 5, los trastornos psiquiátricos también tuvieron un descenso favorable y del 100 % con alteraciones en el preoperatorio, quedaron sin alteraciones el 74 %. Las depresiones neuróticas descendieron del 44 al 14 %, los trastornos de ansiedad del 40 al 10 % y los del sueño del 8 al 2 % y el apartado de otras alteraciones, no se recogen en el posoperatorio.

Tabla 5. Trastornos psiquiátricos pre y posquirúrgico

Síntomas
Preoperatorio
Posoperatorio
Sub-total
%
Sub-total
%
Depresión neurótica 22 44 7 14
Trastornos de ansiedad 20 40 5 10
Trastornos del sueño 4 8 1 2
Otros 4 8 0 0
Sin alteraciones 0 0 37 74
Total 50 100 50 100

Fuente: Archivo del Hospital Militar de Camagüey.

Discusión

La catarata senil bilateral es una enfermedad propia de la tercera edad y en la población aumenta progresivamente en estos grupos y con ello el riesgo de padecerla, lo que requiere el mantenimiento de los programas de salud y sociales que garanticen resolver las situaciones negativas.

Resulta necesario prestar atención a la esfera psíquica ante problemas que causen incapacidades físicas, como en este caso la patología estudiada, pues pueden provocar incluso ideas suicidas o como en el trabajo brasileño reportado, el miedo a la muerte en el transoperatorio.

Es innegable que la solución de este problema mejoró su situación mental y solo un pequeño grupo que indudablemente presentaban trastornos psíquicos de base, no se produjo.

Conclusiones

La disminución de la agudeza visual por catarata senil bilateral provoca síntomas psicológicos, la recuperación de la primera incluye a la segunda y el sistema de salud cubano ofrece posibilidades a todos, solucionando gratuitamente esta solución.

Summary

A psychological comparative study was conducted among 50 patients with senile bilareral cataract before and after the operation from January to December, 1999, according to the following variables: age, educational level and marital status. The age group 70-79, the elementary educational level and the married patients predominated. The psychopathological symptoms and the distribution according to psychiatric disorders decreased among those with anxiety and sadness from 42 to 7 patients, respectively, once they were operated on of cataract and their vision was reestablished.

Subject headings: CATARACT; STRESS, PSYCHOLOGICAL; PREOPERATIVE CARE; POSTOPERATIVE CARE.

Referencias bibliográficas

  1. Kansky JJ. Oftalmología clínica 3ra ed. Ed. Mosby;1996.
  2. Parke D. Diabetic retinopathy: diagnosis and treatment. American Academy of Ophthalmology. San Francisco.CA:1996:1-25.
  3. Torczynski E. Ophthalmic pathology and intraocular tumors. American Academy of Ophthalmology. San Francisco.CA:1996:148-58.
  4. Jayasunga A. Acupuntura clínica. Sri Lanka. Medicina Alternativa Internacional. 1996:226-32.
  5. O`Brien TP, Goldberg MF. Tendencias actuales en oftalmología. Rev Hosp 1994;50(6):26-8.
  6. Bruce R Jr, MacGoldrick H, Oppenheimen P. Anesthesia for ophthalmology. Aesculapiospublishing Company Alabama 1992:23-6.
  7. Rodríguez A, Mulet A, Ibánez M, Navarro H, Garcés E. Uso de la analgesia quirúrgica acupuntural en oftalmología. Rev Cubana Oftalmol 1996;(1):25-33.
  8. Robin A. Techniques in regional anesthesia and pain management Vol 4 no. 1(January)2000:45-50.
  9. Martínez F. ¿Dónde está latinoamérica en prevención de la ceguera? ¿Qué soluciones hay? Revista Noticiero Oftalmológico Panamericano. Editorial Alein, México. Vol 17 no. 3;2000:3-6.
  10. Kara IN, Rita TE. Cirugía de catarata: o por qué dos excluidos. Rev Pan Salud (OPS)1999;4(4):242-8.

Recibido: 14 de octubre de 2003. Aprobado: 24 de noviembre de 2003.
Dr. Armando Rodríguez Romero. Hospital Militar de Camagüey "Dr Octavio de la Concepción y de la Pedraja". Calle Argentina no. 3 entre Honduras y Carretera Central, Reparto El Retiro, Camagüey, Cuba.

1 Especialista de II Grado en Oftalmología.
2 Especialista de I Grado en Psiquiatría.
3 Especialista de I Grado en Oftalmología.
4 Técnica en Psicometría.

Índice Anterior Siguiente