Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oftalmol 2004;17(1)

Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer"

Tumores de la conjuntiva

Dra. Clara G. Gómez Cabrera,1 Dra. Martha Herrera Soto1 y Dra. Carmen M. Padilla González2

Resumen

Con el objetivo de conocer los tumores de la conjuntiva más frecuentes en este medio, se realizó un estudio descriptivo retrospectivo de 202 pacientes operados Hospital Oftalmológico "Ramón Pando Ferrer" con diagnóstico histológico de tumores conjuntivales, en el período comprendido entre enero de 1985 y diciembre de 1995; 116 pacientes (57 %) fueron del sexo masculino y 86 (43 %) del sexo femenino. El 30 % se encontraba en el grupo de edades entre los 31 y 50 años. El 61,9 % de las lesiones se localizaba en la conjuntiva bulbar. Se obtuvo un total de 17 diagnósticos histológicos. Los tumores de la conjuntiva se observaron con mayor frecuencia entre los 31 y lo 50 años de edad. El sexo masculino fue el más afectado en nuestra serie. Se localizan preferentemente en la conjuntiva bulbar. Los tumores más frecuentes fueron los pterigion, los nevus y los granulomas.

Palabras clave: Conjuntiva/tumores, lesiones epiteliales, tipos histológicos/localizació, cirugía.

La conjuntiva al igual que el resto de las mucosas del organismo humano es una capa de revestimiento lisa.1,2 De cualquiera de sus componentes histológicos pueden surgir tumores benignos y malignos.1-3 Algunos son más frecuentes que otros y su aparición puede estar estimulada entre otros factores por el ambiente, en especial los rayos ultravioleta.1,4-8 Las lesiones epiteliales de la conjuntiva se clasifican en benignas como el papiloma, precancerosas como las displasias y malignas como el carcinoma epidermoide que constituye el tumor maligno más frecuente de la conjuntiva.1-3,9-11 Casi todas las lesiones se pueden diagnosticar desde su inicio puesto que son visibles. Si existe cualquier sospecha de malignidad está indicada una biopsia exerética o incisional para realizar el examen histológico adecuado pues el retardo en el diagnóstico hace que la cirugía curativa sea más difícil y puede dar como resultado la pérdida de toda visión útil e incluso del globo ocular.1 Por constituir las neoformaciones conjuntivales una causa frecuente de consulta ya sea por motivos cosméticos o por provocar algún tipo de sintomatología se propuso conocer el comportamiento de los tumores conjuntivales en Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer" y de esta forma poder determinar los tipos histológicos más frecuentes así como su localización.

Métodos

Se realizó un estudio descriptivo de tipo retrospectivo en el período comprendido de enero de 1885 hasta diciembre de 1995, para lo cual se analizaron las historias clínicas de 202 pacientes operados en el hospital por neoformación conjuntival con confirmación histológica. El pterigion y la pinguécula aunque son básicamente lesiones fibrosas de la sustancia propia de la conjuntiva se incluyeron en este estudio por la frecuencia con que se presentan y por su comportamiento.

Se analizaron las variables edad, sexo, localización, y diagnóstico histológico. Los pacientes operados de tumores conjuntivales pero sin estudio de anatomía patológica fueron excluidos.

Resultados

En la figura 1, de acuerdo con la distribución por edades, 35 niños se encontraron entre 0 y 14 años, lo cual constituye el 17 % de la muestra, 46 pacientes (23 %) tenían entre 15 y 30 años, 60 casos entre los 31 y los 50 años con un 30 %, 44 casos (22 %) entre los 51 y 70 y solo 17 (8 %) fueron mayores de 70 años.


 

Fig.1. Distribución por edad.


Como se puede observar en la figura 2, 86 pacientes eran del sexo femenino para un 43 % y 116 del masculino lo que representó el 57 %.



Fig. 2. Distribución por sexo.


Las neoplasias estudiadas se localizaron en la conjuntiva bulbar en 125 pacientes (61,9 %), en el limbo esclerocorneal en 49 (24,3 %) y le siguen en orden de frecuencia la conjuntiva tarsal con 13 casos (6,4 %), fondo de saco conjuntival, 10 (4,9 %) y en la carúncula solo 5 para un 2,5 % (fig.3).

Fig. 3. Distribución según localización.

Se obtuvo un total de 17 diagnósticos histológicos de las 202 piezas analizadas en el departamento de anatomía patológica, que en orden decreciente fueron: pterigion 39, nevus 34, granulomas 28, quiste de inclusión 27, carcinoma epidermoide 20, hemangioma 11, coristoma 11, papiloma 8, hiperplasia 8, displasia 4, disqueratosis 3, pinguécula 2, adenoma 2, melanosis congénita, queratoacantoma y queratosis simple 1 caso de cada uno respectivamente. (fig. 4).

 


Fig. 4. Diagnostico histológico.

Discusión

Los tumores de la conjuntiva resultaron ser más frecuentes entre los 15 y los 70 años de edad, alcanzando su mayor incidencia entre los 31 y los 50 años lo cual se piensa se deba a motivos laborales y cosméticos aunque hay tumores como los nevus que aparecen desde temprano en la infancia así como el carcinoma epidermoide de la conjuntiva que suele presentarse a partir de la quinta década de la vida.1-3

Aunque los tumores de la conjuntiva por lo general no tienen predilección por el sexo hubo un predominio del sexo masculino en este estudio; se cree que en este resultado puede influir la mayor predisposición de los hombres a tener trabajos donde están expuestos a los rayos ultravioleta del Sol, lo cual se invoca como factor ambiental causal en el desarrollo de múltiples neoplasias y lesiones pseudoneoplásicas no solo de la conjuntiva sino también de la piel su efecto inmunológico y carcinogénico. 2,4-7

La conjuntiva bulbar y el limbo fueron los sitios anatómicos más afectados lo cual concuerda con lo expresado por otros autores de que es la zona interpalpebral de la conjuntiva donde asientan la mayoría de las lesiones por estar expuesta, y por consiguiente la que recibe los efectos de los rayos ultravioleta del Sol. 2,3,10

El pterigion aunque no es un tumor propiamente dicho sino una degeneración elastoide de la sustancia propia de la conjuntiva resultó ser el diagnóstico histológico más frecuente seguido por los nevus y los granulomas, esto concuerda con lo publicado en el año 1987 por Grossniklaus y otros donde se analizaron 2 455 lesiones de la conjuntiva en un período de 61 años y los diagnósticos histológicos fueron similares a este estudio en orden de frecuencia.11 Es de destacar que el carcinoma epidermoide ocupa el quinto lugar en la serie estudiada, el cual constituye el tumor maligno más frecuente de la conjuntiva con predilección por la conjuntiva bulbar y el limbo.1,2,9,10 Los papilomas, que son considerados por algunos autores como uno de los tumores más frecuentes de la conjuntiva, solo fueron diagnosticados en 8 piezas de las 202 analizadas.1,2,10

Conclusiones

Los tumores de la conjuntiva se observaron con mayor frecuencia entre los 31 y lo 50 años de edad. El sexo masculino fue el más afectado en nuestra serie. Se localizan preferentemente en la conjuntiva bulbar. Los tumores más frecuentes fueron los pterigion, los nevus y los granulomas.

Summary

To know the most frequent conjunctiva tumors in our setting, a descriptive retrospective study of 202 patients with histological diagnosis of conjunctival tumors, who underwent surgery at "Ramón Pando Ferrer" Ophthalmological Hospital from January 1985 to December 1995, was made. One hundred and sixteen patients (57 %) were males and 86 (43 %) were females. 30 % were in the age group 31-50. 61.9 % of the injuries were located in the bulbar conjunctiva. It was obtained a total of 17 histological diagnoses. The conjunctiva tumors were more frequently observed in patients aged 31-50. Males were the most affected in our series. These tumors are preferably located in the bulbar conjunctiva. The most common tumors were pterygion, nevus and granulomas.

Key words: Conjunctiva/tumors, epythelial injuries, histological types/localization, surgery.

Referencias Bibliográficas

  1. Grand MG. Basic and clinical science course. External disease and cornea. San Francisco: American Academy of Ophthalmology. 1999-2000.
  2. Mclean JW, Burnier MN, Zimmmerman LE, Jakobiec FA. Tumors of the eye and ocular adnexa. Atlas of tumors pathology. Advisor Boord Ed;1993.p.72-88.
  3. Duane C.D Room 2000.
  4. Cullen AP. Photokeratitis and other phototoxic effects on the cornea and conjunctiva. Int J Toxicol 2002;21(6): 455-64.
  5. Longstreth J, de Gruijl FR, Kripke ML, Absecks, Arnold F, Slaper HI, et al. Health risk. J Photochem Photobiol B 1998;46(1-3): 20-39.
  6. Toledano N, García S, Díaz D, Arteaga A, Segura M, Lorenzo S, Cortés L. Empleo del interferón alfa-2b para el tratamiento de los carcinomas conjuntivales intraepiteliales en casos seleccionados. Arch Soc Esp Oftal 2003; (5):45-9.
  7. Saw SM, Tan D. Pterygium: prevalence, demography and risk factors. Ophthalmic Epidemiol. 1999;6 (3): 219-28.
  8. Grossniklaus HE, Stulting RD, Gansler T, Asberg JM. Aspiration citology of the conjunctival surface. Acta Cytol 2003;47(2):239-46.
  9. Kanski JJ. Clinical Ophthalmolgy. 4 ed. Oxford: Butterworth-Heineman;1999.
  10. Kanski C.D.Room 2000.
  11. Grossniklaus HE, Green WR, Luckenbach M, Chan CC. Cornea.1987; 6 (2):78-116.

Recibido: 5 de enero de 2004. Aprobado: 27 de enero de 2004.
Dra. Clara G. Gómez Cabrera. Hospital Oftalmológico "Ramón Pando Ferrer". Calle 76 No. 31004, Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Oftalmología.
2 Especialista de I Grado en Bioestadística.

Indice Anterior Siguiente