Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oftalmol 2004;17(1)

Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer"

Efectividad del Nd- Yag láser en la capsulotomía posterior

Dra. Alina Pedroso Llanes,1 Dra. Katia Trujillo Fonseca2 y Dr. Reinaldo Ríos Caso2

Resumen

Este trabajo se propuso determinar la efectividad del neodimio YAG láser (Nd-YAG láser) en la realización de capsulotomía posterior a 150 pacientes (ojos) operados de catarata senil o presenil en el centro de Microcirugía Ocular en Serie del Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer" en el período comprendido de febreroa diciembre de 1999. En este grupo se analizaron como variables la edad, sexo, raza, implante o no de lente intraocular, tipo de opacidad de cápsula posterior, agudeza visual con corrección pre y postratamiento, complicaciones encontradas, comportamiento de la presión intraocular, así como la energía empleada para realizar dicho proceder. Estos datos se analizaron a través de tablas de contingencias Chi cuadrado. Como resultado de esta investigación se encontró que el láser es altamente efectivo para el mejoramiento de la agudeza visual en los pacientes afectados de catarata secundaria (74,7 %). Se observó además aumento transitorio de la presión intraocular en las dos primeras horas posteriores al láser (60,7 %), y no se encontró ninguna complicación que afectara la visión de los ojos estudiados.

Palabras clave: Láser/capsuloptomía, cataratas/lente intraocular, cirugía/implante, tratamiento/complicaciones.

El láser YAG Nd actúa por la estimulación de un cristal de Ytrium- Aluminium Granate enriquecido por iones de neodimio. Su mecanismo de acción consiste en la emisión de unos pulsos muy cortos de luz de un alto poder (poder: energía/ s) que provocan una explosión debido a la ionización del tejido que queda convertido en plasma (cuarto estado de la materia).1-8

La extracción extracapsular del cristalino (EECC) con colocación de un implante intraocular de cámara posterior es actualmente la técnica de elección en la cirugía de catarata. A pesar de que con esta técnica se presentan menor número de complicaciones con respecto a otras que la precedieron la opacificación de la cápsula posterior es una complicación que se produce con relativa frecuencia.4-6, 9, 10

Anteriormente para la realización de la capsulotomia se efectuaba la discisión quirúrgica, ahora el Nd YAG láser es el procedimiento ideal dado que: no requiere hospitalización ni preparación preoperatoria del paciente, no necesita anestesia, es indolora, más facilidad, seguridad y precisión, riesgo y complicaciones mínimas, sin incisión y menor trauma quirúrgico, requiere la transparencia de la córnea y del humor acuoso para su mayor efectividad, así como la menor reacción inflamatoria ocular y el control previo de la presión intraocular, poca o ninguna medicación tras su aplicación y sin convalecencia o muy breve.3-6, 8-10

Diversas causas obligan a realizar una capsulotomia posterior. La razón de ello es la disminución de la agudeza visual (AV) por la opacificación de la cápsula posterior aunque se presente el hecho paradójico de pacientes con avanzada opacificación capsular en los que la AV se mantiene inalterada.3-6

Los siguientes factores motivan la realización de una capsulotomia posterior: masas residuales corticales (accidentalmente o por inexperiencia), displasia o perlas de Elschnig, metaplasia fibrosa y pliegues capsulares.4-6,9,10,12

La incidencia de opacidades capsulares posteriores después de la EECC con o sin colocación del lente intraocular (LIO) aparece más rápidamente y con mayor frecuencia cuanto más joven es el individuo y cuanto más importante sean los restos corticales que hayan podido quedarse. Dicha opacidad capsular posterior es menor en aquellos ojos en los que se ha implantado un LIO de cámara posterior, especialmente cuando éste se ha colocado en el saco capsular (debido a que se dificulta la emigración de las células epiteliales).4-6,9,10

Para realizar una capsulotomía posterior deben tenerse en cuenta diversos factores: el instrumento emisor de energía (láser YAG), los complementos que facilitan la realización de la técnica (lentes de contacto), y por último la composición y diseño de los LIO.3-6,8-10

A partir de 1988 en el Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer" específicamente en el Centro de Microcirugía Ocular en Serie (CMOS) la técnica quirúrgica de elección en la cirugía de catarata es la EECC (incisión amplia) con o sin implante de LIO. Es de interés determinar la efectividad del Nd-YAG láser en la realización de la capsulotomia posterior a pacientes operados de catarata senil o presenil, si se tiene en cuenta que la opacidad de cápsula posterior es una de las complicaciones más frecuentes encontradas después de realizar dicha técnica que produce disminución de la AV en los pacientes intervenidos quirúrgicamente. Esta complicación se elimina con la utilización del Nd-YAG láser, procedimiento no invasivo y ventajoso usado en la institución. Los argumentos expuestos motivan a realizar este estudio con los objetivos de determinar el comportamiento de la agudeza visual con corrección (Avcc) pre y postratamiento en los pacientes portadores de catarata secundaria, identificar las complicaciones encontradas en orden de frecuencia determinar los tipos de opacidades capsulares y la energía empleada para la realización de la misma, así como la presencia o no de LIO en los pacientes tratados.

Métodos

Se efectuó un estudio descriptivo y prospectivo que tuvo como finalidad determinar la efectividad de la capsulotomía posterior realizada con Nd-YAG láser en aquellos pacientes que acudieron a la consulta de láser del CMOS con diagnóstico de opacidad de cápsula posterior en el período comprendido de febrero a diciembre de 1999 que fueron operados de catarata con la técnica quirúrgica EECC (incisión amplia) con o sin implante de LIO. En total la muestra estuvo constituida por 150 pacientes (ojos).

Para la recogida de la información se elaboraron planillas-encuestas confeccionadas por el autor que facilitó la recogida de los datos aportados por el departamento de computación del CMOS del hospital se extrajeron los relacionados con la cirugía de catarata mediante la técnica de EECC con o sin implante de LIO (incisión amplia) que cumplieran con los requisitos expuestos en el acápite de muestra.

El procesamiento de los datos se realizó mediante el empleo de un sistema de gestión de base de datos (Fox-Pro), se calcularon las frecuencias absolutas y relativas. No se aplicó test estadístico por no realizar un estudio inferencial.

Para el análisis tradicional se realizaron tablas de contingencias y se presentó la información en forma de tablas y figuras.

Resultados

En el figura 1 se observa que el mayor número de pacientes (71,3 %) a los cuales se les realizó tratamiento con Nd-YAG láser eran pseudofáquicos.

 


Fig. 1. Distribución de pacientes según colocación o no de lente intraocular.

Los tipos de opacidades de la cápsula posterior encontrados en orden de frecuencia fueron la metaplasioa fibrosa (57,3 %), la displasia o perlas de Elschnig en un 33,4 %, mixtas en un 5,3 % y los pliegues capsulares en un 4 % (fig.2).

 

Fig. 2. Distribución de pacientes según el tipo de opacidad de cápsula posterior.

Con relación a la mejoria de la Avcc, como se aprecia en la figura 3 después de la aplicación del láser el 74,7 % de los pacientes evolucionaron con una AVcc buena (mayor o igual a 0.6), el resto de los casos (25,3 %) presentaban una AVcc regular.

Fig. 3. Distribución de pacientes según agudeza visual pre láser y post láser.

En cuanto a las complicaciones encontradas (fig. 4) se constató que el 60,7 % de los pacientes sufrieron una elevación transitoria de la presión intraocular (PIO), la lesión del LIO ocurrió en el 8 % de los pacientes y en el 6,6 % de los pacientes ocurrieron otras complicaciones como pequeña hemorragia, paso de vítreo a cámara anterior y uveítis anterior.

Fig. 4. Distribución de pacientes según complicaciones encontradas.

Cuando se relaciona el tipo de opacidad capsular posterior con la energía empleada para la realización de la capsulotomia (fig. 5) se detecta que al 90 % de los pacientes se les realizó este procedimiento donde se utilizó una energía que se encontraba en el rango de 4.1-8.0 mj, si se tiene en cuenta que en este estudio predominan la metaplasia fibrosa y la displasia de cápsula posterior para un 51,3 % y 32,1 % respectivamente.

 


Fig. 5. Relación entre el tipo de opacidad capsular y la energía implicada para la realización de la capsulotomía.

Discusión

En la distribución de los pacientes objeto de estudio se encontró que el 76,7 % de los tratados con el Nd-YAG láser tenían el diagnóstico de catarata senil.

En relación con la distribución de los pacientes tratados con Nd-YAG láser según el sexo y la raza se encontró que el 61,3 % de los casos correspondían al sexo masculino y el 55,3 % pertenecían a la raza blanca.

En el figura 1 se arribó al resultado que era de esperar, donde se observó que el mayor número de pacientes (71,3 %) a los cuales se les realizó tratamiento con Nd-YAG láser eran pseudofáquicos. Esto se explica por el hecho de que en el centro a la mayoría de los pacientes se les coloca LIO durante la cirugía de catarata, lo cual coincide con la bibliografía revisada.4-6,9,10

Los tipos de opacidades de la cápsula posterior encontrados en este estudio se reflejan en el figura 2 donde se observa que el 57,3 % de los pacientes presentaron metaplasia fibrosa, le sigue en orden de frecuencia la displasia o perlas de Elschnig en un 33,4 % y coincide con lo reportado en la bibliografía revisada y series publicadas del tema.4-6,9,10,12

En el figura 3 el 96 % de los pacientes tenían una AVcc preláser menor de 0.5 (entre regular y mala), sólo 6 pacientes (4 %) presentaban una AVcc mayor de 0.5. Es válido señalar que estos casos fueron remitidos a la consulta de láser por presentar pliegues capsulares que aunque propiamente dicho no son opacidades pueden actuar como tal al disminuir la AV y provocar distorsión de las imágenes.

Después de la aplicación del láser el 74,7 % de los pacientes evolucionaron con una AVcc buena (mayor o igual a 0.6), lo cual concuerda con la bibliografía revisada.4-6, 9,10 El resto de los casos (25,3 %) presentaban una AVcc regular lo cual se explica porque en éstos además de presentar opacidad de cápsula posterior concomitaban otras afecciones en el segmento posterior del ojo que fueron las responsables de dichos resultados.

El uso del Nd-YAG láser no queda exento de complicaciones que se consideran de poca envergadura por ser inocuas e infrecuentes. En relación con las complicaciones encontradas (fig. 4) se constató que el 60,7 % de los pacientes sufrieron una elevación transitoria de la PIO lo cual se considera un efecto transitorio del láser y no una complicación, al encontrarse directamente proporcional con el hallazgo de sustancias que aparecen con la destrucción tisular a consecuencia del efecto fotodisruptor del láser YAG, todo esto provoca una disminución del coeficiente de filtración del humor acuoso influenciado por la inflamación, la presencia de detritus, proteínas, etc.2,4-7,9-11 Estos datos encontrados coinciden con algunos autores que reportan resultados similares.4-7,9-11

La lesión del LIO ocurrió en el 8 % de los pacientes, donde se observaron espacios o huecos en los que el material de la lente se vaporiza, o también por fracturas en la superficie del implante. Estos resultados fueron alentadores comparados con la bibliografía revisada.2,11

Cuando se relacionó el tipo de opacidad capsular posterior con la energía empleada para la realización de la capsulotomia (fig. 5) se detectó que al 90 % de los pacientes se les realizó este procedimiento utilizando una energía que se encontraba en el rango de 4.1-8.0 mj, si se tiene en cuenta que en este estudio predominaron la metaplasia fibrosa y la displasia de cápsula posterior para un 51,3 % y 32,1 % respectivamente. Desde el punto de vista estadístico estos resultados son altamente significativos (p<0,001) comparados con los encontrados en la literatura revisada.1,4-6,9, 10.

Conclusiones

El 76,7 % de los pacientes a los cuales se les realizó capsulotomia posterior con Nd-YAG láser presentaban el diagnóstico de catarata senil y el 71,3 % eran seudofáquicos, la metaplasia fibrosa fue la opacidad capsular hallada con mayor frecuencia en los pacientes tratados para un 57,3 %, el 74,7 % de los pacientes evolucionaron con una AVcc mayor o igual a 0,6 lo cual demuestra la utilidad de esta técnica para eliminar las opacidades de cápsula posterior, se constató que el 60,7 % de los pacientes sufrieron una elevación transitoria de la PIO, detectada en las dos primeras horas después del tratamiento, lo cual se considera un efecto transitorio del láser y no una complicación y que cuando se relaciona el tipo de opacidad capsular posterior con la energía empleada para la realización de la capsulotomia se detecta que al 90 % de los pacientes se les realizó este procedimiento utilizando una energía que se encontraba en el rango de 4.1-8.0 mj, si se tiene en cuenta que en este estudio predomina la metaplasia fibrosa y la displasia de cápsula posterior para un 51,3 % y 32,1 % respectivamente.

Summary

The aim of this paper was to determine the effectiveness of neodymium YAG laser (Nd-YAG laser) on performing the posterior capsulotomy in 150 patients (eyes) operated on of senile or presenile cataract at the Center of Serial Ocular Microsurgery (CSOM) of "Ramón Pando Ferrer" Ophthalmological Teaching Hospital from February to December 1999. Age, sex, race, implantation or not of the intraocular lens (IOL), type of opacity of the posterior capsule, visual acuity with pre- and posttreatment correction (Avcc), complications found, behavior of the intraocular pressure (IOP), as well as the energy used to carry out such procedure, were analyzed. The Chi square contingency tables were used to this end. As a result of this research, it was found that the laser is highly effective for improving visual acuity in patients affected with secondary cataract (74.7 %). It was also observed a transitory increase of the IOP during the first 2 hours after laser (60.7 %) It was not observed any complication affecting the vision of the studied eyes.

Key words: Laser/capsulotomy, cataract/intraocular lens, surgery/implant, treatment/complications.

Referencias bibliográficas

  1. Auffarth GU, Nimsgerm C. Analysis of energy levels for Nd-Yag Laser capsulotomy in secondary cataract. Ophthalmol 2000;97(1):1-4.
  2. Apple DJ, Werner L, Pandey SK . Newly Recognized Complications of Posterior Chamber Intraocular Lenses. Arch Ophthalmol 2001;119: 581-2.
  3. Fankhauser FS, Kwasviewska. Neodymium YAG láser photodisruptive and thermal mode microsurgery. in anterior segment surgery. Anales del Instituto Barraquer 1997; 370-8.
  4. Francois JH, Aladlouni T. Treatment of opacification of the posterior crystalline capsule after extracapsular extraction: Surgery or laser?. Bull Soc Ophthalmol 1996;89(11):1297-300.
  5. Hayashi K, Hayashi H, Nakao F, Hayashi F. In vivo quantitative, measurement of posterior capsule opacification after extracapsular cataract surgery. Am J Ophthalmol 1999;126(6): 837-43.
  6. Ge J, Wand M, Chiang R, Paranhos A, Shields MB. Long-term effect of Nd:YAG laser posterior capsulotomy on intraocular pressure. Arch Ophthalmol 2000;118:1334-7.
  7. Foroozan R, Buono LM, Savino PJ. Traumatic cataract after inadvertent laser discharge. Arch Ophthalmol 2003;121:286-7.
  8. Smith RT, Moscoso WE, Trokel S, Auran J. The barrier function in neodymium of --YAG laser capsulotomy . Arch Ophthalmol 1999;120:645-52.
  9. Sundelin K, Sjostrand J. Posterior capsule opacification 5 year after extracapsular cataract extraction. J. Cataract Refract Surg. 1999;25(2):246-50.
  10. Terry A, Stork WJ. Neodymium.YAG laser for posterior capsulotomy. Am J Ophthalmol 1996;96:716-20.
  11. Verinder S, Richards R. Complications associated with the use of the Nd-YAG láser. Ophthalmol 1995;10:105-11.
  12. Nakashima Y, Yoshitomi F, Oshika T. Regression of Elschnig pearls on the posterior capsule in a pseudophakic Eye Arch Ophthalmol 2002;120:397-8.

Recibido: 23 de abril de 2004. Aprobado: 17 de mayo de 2004
Dra. Alina Pedroso Llanes. Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer". Calle 76 No. 31004, Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Especialista de I Grado en MGI y Especialista de I Grado en Oftalmología.
2 Especialista de I Grado en Oftalmología.

Indice Anterior Siguiente