Índice Anterior Siguiente

Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer"

Personalización de las fórmulas de cálculo de lente intraocular

Dr. Juan R. Hernández Silva,1 Dra. Carmen M. Padilla González,2 Dra. Meisy Ramos López,1Dr. Reinaldo Ríos Cazo1 y Dr. Marcelino Río Torres3

Resumen

Este trabajo tiene la finalidad de evaluar los resultados refractivos que se alcanzan con la introducción de las constantes personalizadas en las fórmulas de tercera generación para el cálculo del lente intraocular. Se realizó un estudio descriptivo prospectivo cuyo universo está constituido por los pacientes con catarata senil y se seleccionó una muestra aleatoria de 597 casos. Los pacientes fueron clasificados en 7 grupos según las mediciones preoperatorios del promedio queratométrico y la longitud axial. Para dar salida al objetivo propuesto fueron utilizadas las siguientes variables: longitud axial, promedio queratométrico, componente esférico esperado (sep), componente esférico obtenido (ceo), dioptría de lente intraocular implantado (<16, de 17-19, 20-23, 24-27, 28-30) y resultados refractivos. El análisis estadístico de los resultados se realizó, mediante un análisis de varianza, la Prueba T de comparación de medias para datos pareados y Ji cuadrado. Para todo lo anterior se utilizó un nivel de confiabilidad del 95 %. La utilización de las constantes personalizadas en el cálculo de los lentes intraoculares, incrementó en más de un 20 % los buenos resultados refractivos, sin que existan diferencias en los diferentes grupos de pacientes, el tipo de fórmula utilizada y el poder dióptrico del lente. Los modelos de lente S3652 y S3602 presentaron un porcentaje elevado de hipocorrección. La agudeza visual alcanzada en todos los casos fue superior a 0.5 resultado comparable con los estudios internacionales recientes. La profundidad de la cámara anterior estimada preoperatoriamente se correspondió con el valor real posoperatorio, lo que habla de una posición efectiva del lente adecuada.

Palabras clave: Lente intraocular/refracción; catarata; catarata senil; agudeza visual.

La catarata constituye una de las enfermedades oculares de mayor prevalencia, se estima que el 60 % de la ceguera en el mundo está originada por esta enfermedad alrededor de 2 000 a 5 000 por millón de habitantes.1 La catarata tiene diversos orígenes, sin embargo, la mayoría de los casos está relacionada con el proceso normal de envejecimiento. Con el incremento de la esperanza de vida, en estos momentos más de un 25 % de la población cubana esta por encima de 60 años de edad, por lo que esta patología tiene una tendencia a aumentar en los próximos años.1

El tratamiento de la catarata es quirúrgico y se logran muy buenos resultados en la recuperación visual de los pacientes.1 El aumento de la frecuencia de intervención de catarata se debe a varias razones conjuntas: envejecimiento de la población, aumento muy claro de los éxitos quirúrgicos, perfeccionamiento de los métodos empleados, rapidez de la recuperación visual, notable acortamiento del tiempo de inmovilización posoperatoria, aumento de las necesidades individuales de ver mejor.2 En las últimas décadas se han desarrollado las máquinas de cirugía, el instrumental, los lentes intraoculares y paralelamente a esto las fórmulas de cálculo de LIO.

Ciertas medidas obtenidas del globo ocular son de ayuda para determinar el poder apropiado del lente intraocular (LIO) y obtener la refracción deseada. Estas medidas incluyen el poder central refractivo de la córnea, Longitud axial, el diámetro horizontal de la córnea, profundidad de la cámara anterior y grosor del cristalino. La exactitud en predecir el poder necesario del LIO está directamente relacionada a la exactitud de estas medidas.

Cuando Sir Ridley implantó su primera LIO en 1949, se inició una nueva era en la cirugía de la catarata, aunque el resultado refractivo de pacientes fue de - 24.00 + 6.00 x 30 quedando el ojo miope,2 posteriormente se utilizó para el cálculo del LIO el método estándar y se les colocó el mismo poder de LIO a todos los pacientes. En 1976 se utilizó el método de refracción básica o cálculo clínico que consistió en variar el poder del LIO a implantar según la refracción preoperatoria del paciente en el ojo de mejor visión.3,4 Así si todos los pacientes recibían 18.0 D de poder del LIO y el paciente tenía antes de la cirugía + 2.0 de refracción, el paciente entonces recibía un lente de poder + 20.0 D, esto por supuesto resultó en errores importantes, pero se debe comprender que hace 20 años esta tecnología estaba aun en sus inicios.

En 1967 Fiodorov, utilizó su fórmula de vergencia teórica, basadas en geometría óptica, tomando en cuenta la queratometria y la ultrasonografia A.5 Entre 1972 y 1975, cuando unidades más exactas de ultrasonografia A podían ser comercialmente obtenidas, varios investigadores derivaron y publicaron las fórmulas basadas en vergencia teórica estas incluyen a Colenbrander (1973), 6 Hoffer-Colembrander (1974), Thijssen (1975),7 Vander Heijde (1976)8 y BInkhorst I (1976) que constituyen las fórmulas de vergencia teóricas de 1ra generación. Estas fórmulas que aparentemente difieren, de hecho son idénticas, excepto por algunos factores de corrección. La diferencia entre ellas básicamente estaba en la forma como habían sido escritas y en la selección hecha de varias constantes como el espesor retinal, plano óptico de la córnea, y el plano óptico del LIO. Estas pequeñas diferencias entre las constantes producía un resultado menor de 0.50 D en la refracción predicta. La variación en estas constantes fue el resultado de diferentes diseños de los LIOs utilizados, unidades de biometría usados, queratómetros y las diferencias en las técnicas quirúrgicas entre los investigadores.9 Estas fórmulas fueron satisfactorias en un principio, pero luego se nota que la exactitud observada en los ojos medios (22 a 24,00 mm) no era la misma para los ojos pequeños o grandes, ya que las fórmulas teóricas de primera generación erraban en los extremos. Años después Hoffer establece un factor de corrección para la profundidad de cámara anterior.10

En 1980, Sanders, Retzlaff y Kraff, estudiaron 2 500 LIOs implantados, utilizando métodos empíricos basados en un análisis de regresión lineal posoperatoria, crearon la fórmula SRK, que constituyó la primera generación de fórmulas de regresión,11-13 basadas en datos obtenidos en pacientes. Eventualmente se encontró que la fórmula SRK, entonces usada en por más del 80 % de los cirujanos para los cálculos del poder del LIO, tenia una exactitud aceptable para ojos considerados de tamaño promedio. Esta fórmula fue considerada eventualmente obsoleta para ojos menores de 22 mm. Como también para ojos mayores de 24,5 mm de longitud axial. Surgió entonces la fórmula SRK II entre 1987-1988, que también es de regresión lineal con algunos ajustes hechos para ojos cortos y largos, y utilizó un factor de refracción diferente a la fórmula original de SRK y estuvo basada en el análisis de 2 068 pacientes.14-17

Hoffer y Binkhorst14 observaron una relación entre la profundidad de cámara anterior (ACD) y la longitud axial del ojo. Holladay15 y Olsen 16 utilizaron el concepto de altura corneal sugerido por Fiodorov y la computaron al plano del iris, arrojando un valor del plano del iris a la posición efectiva del centro óptico del ojo de la LIO, denominado factor cirujano (SF).

En los años 90 surgieron las fórmulas de tercera generación entre las que se destacaron la SRK/T18 que arrojó muy buenos resultados en ojos miopes altos. Considerada una fórmula teórica basada en términos no lineales de fisiología óptica y metodología de regresión empírica para mejorar su optimización. Utilizó la fórmula de altura corneal para predecir la profundidad de la cámara anterior (ACD) posoperatoria y un factor de corrección para la longitud axial el cual varia con el tamaño del ojo. Fue basado en el análisis de 1 677 casos en cinco grupos de datos y evaluado independientemente.

En 1993, K. Hoffer optimizó su fórmula personalizando a la ACD y resultó su fórmula Hoffer Q, muy eficientes en ojos pequeños.19 Considerada parte del grupo de fórmulas de tercera generación, fue desarrollada con el propósito de predecir el ACD pseudofaquico para las fórmulas teóricas. Está basada en una ACD personalizado, la biometría y la curvatura corneal. Los resultados demostraron que es más exacta que las fórmulas de Holladay 1 y SRK para ojos de tamaño menor a 22 mm.
Holladay mejoró su fórmula original, comprobó que si se utilizan dos variables de predicción, la medida de la longitud axial y la queratometría mejoraba la predicción de la posición efectiva del lente (ELP) donde concluyó que mejoraba el error medio absoluto (MAE) en ojos cortos pero similar al Hoffer Q.20,21

La fórmula de Hoffer fue nuevamente actualizada en 1998 con el lanzamiento del programa versión 2.0.

Los cálculos en pacientes con ejes axiales entre 22 y 25 mm y con poderes corneales entre 42 y 46, van bien con las fórmulas corrientemente usadas de tercera generación (SRK/T, Holladay 1 y Hoffer Q). En casos fuera de este rango la fórmula Holladay 2, debe ser usada para mayor exactitud.

En Cuba se funda en 1988 el centro de microcirugía ocular, donde por espacio de 10 años se usó la fórmula de Fiodorov en el cálculo de LIO. No es hasta 1999 que se introducen las fórmulas de tercera generación; no obstante, a la utilización de éstas, un porcentaje elevado de pacientes quedan hiper e hipocorregidos, según los resultados analizados de un período de 15 años, que incluyeron a 12 866 pacientes con resultados refractivos desfavorables que pueden llegar al 40 % de los casos,

Después de realizar una comparación de las pruebas preoperatorios no se encontraron diferencias significativas en la calibración de las mismas y la calidad de sus resultados, se decidió aplicar nuevas formulaciones para el cálculo de LIO que permitan mejorar los resultados antes expuestos.

El presente trabajo tiene la finalidad de evaluar los resultados refractivos que se alcanzan con la introducción de las constantes personalizadas en las fórmulas de tercera generación para el cálculo del LIO.

Métodos

Se realizó un estudio descriptivo prospectivo cuyo universo estuvo constituido por pacientes con catarata senil que acudieron a consulta preoperatora del Centro de Microcirugía Ocular del Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer".

Se seleccionó una muestra aleatoria de 597 casos para la evaluación de los resultados de la aplicación de las constantes A, SF, ACD personalizadas en el programa para el cálculo de LIO que contiene las fórmulas de tercera generación (SRK/T, Hoffer Q y Holladay). Los pacientes fueron clasificados en 7 grupos según las mediciones preoperatorios del promedio queratométrico y la longitud axial: Grupo I, promedio queratométrico, nulo y con una longitud axial ? 21,99, los grupos II, III, IV, V, VI y VII presentaron valores de £ 41.99, ³ 42, ³ 42, 42 - 44, ³ 44.01 y nulo con £ 21.99, 22 - 24,22 - 24, 24,01 - 26, 24.01 - 26,24.01 - 26 y ³ 26.01, respectivamente.

Criterios de inclusión

1. Edad del paciente entre los 40 y los 75 años.

Criterios de exclusión
  1. Catarata secundaria o asociada a trauma de cualquier tipo.
  2. Presencia de una patología ocular asociada que afecte al cálculo preoperatorio o los resultados refractivos posoperatorios como pueden ser cirugía ocular previa de cualquier tipo, afecciones de las cubiertas oculares como degeneraciones y tumores conjuntivales, ojo seco, simblefaron, distrofias y degeneraciones corneales, alteraciones del segmento anterior de cualquier tipo, glaucoma, patología retino-vítrea,y patología orbitaria.
  3. Presencia de patología sistémica grave o no controlada.
  4. Presencia de complicaciones trans o posoperatorias.

Para dar salida al objetivo propuesto serán utilizadas las siguientes variables: longitud axial, promedio queratometrico, componente esférico esperado (CEs), componete esférico obtenido (CEo), dioptría de LIO implantado (<16, de 17-19, 20-23, 24-27, 28-30) y resultados refractivos

Para la evaluación de los resultados refractivos se definió:

Hipercorregidos: diferencia entre el componente CEe y el CEo mayor o igual a 1.26 D
Bien corregidos: menos de 1 dioptría de diferencia entre el componente CEe y el CEo
Ligeramente hipocorregidos: entre -1.99 y -1.01 dioptrías de diferencia entre CEe y CEo.
Hipocorregidos : más de -2 dioptrías de diferencia entre CEe y el Ceo

Técnica y procedimientos

A todos los pacientes que formaron parte del estudio se les realizaron las siguientes investigaciones:

El análisis estadístico de los resultados se realizó, mediante un análisis de varianza (ANOVA) para las comparaciones entre cirujanos de las constantes personalizadas, la Prueba T de comparación de medias para datos pareados en el caso de los resultados de las variables cuantitativas y Ji cuadrado para el análisis de las variables cualitativas. Para todo lo anterior se utilizó un nivel de confiabilidad del 95 %.

Resultados

Para el cálculo de las constantes personalizadas se agruparon los 597 pacientes por cirujano y se calcularon las medias de estas tres constantes. Se compararon las constantes, calculadas mediante un análisis de ANOVA donde no se obtuvieron diferencias significativas entre los cirujanos, los valores calculados fueron muy parecidos entre ellos y las diferencias encontradas no influían en el cálculo del lente.

De ahí que se obtuvieran los valores que caracterizan al todos los cirujanos del servicio: constante A, SF y ACD, en el período anterior y nuevos valores, 118.5,1.51 y 5.26 para 116.6,0.247 y 3.755, respectivamente.

La tabla 1 muestra de manera general que el 78,7 % de los pacientes presentó un resultado refractivo evaluado de bien, seguido por el grupo de ligeramente hipocorregidos y los casos hipercorregidos e hipocorregidos solo se presentaron en un 17,6 %; esta distribución es muy similar para todos los grupos establecidos según el promedio axial y queratométrico y no existen diferencias estadísticamente significativas encontradas (p = 0,096)

Tabla 1. Resultados refractivos según grupos de pacientes

Grupo
Resultados refractivos
Hipercorregidos
Bien
Ligeramente hipocorregidos
Hipocorregidos
Total
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%*
I
12
11
69
63,3
17
15,6
11
10,1
109
18,4
II
15
13,3
78
69,0
19
16,8
1
0,9
113
18,9
III
37
11,8
220
70,1
39
12,4
18
5,7
314
52,4
IV
1
33,3
1
33,3
1
33,3
0
0
3
0,5
V
2
5,7
29
82,9
3
8,6
1
2,9
35
5,9
VI
5
35,7
8
57,1
1
7,1
0
0
14
2,4
VII
1
11,1
5
55,6
2
22,2
1
11,1
9
1,5
Total
73
12,2
410
68,7
82
13,7
32
5,4
597
100

*Por cientos en base al total general
X2=26,147 gL (18) p=0,096
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

La tabla 2 representa estos mismos resultados refractivos pero evaluados según las dioptrías del LIO implantado, según se observa las dioptrías del LIO de mayor uso fueron de 20 a la 23 D y para todos los casos predominan los pacientes con resultados buenos, seguidos de los casos ligeramente hipocorregidos; Se exceptúan el grupo de 16 y menos dioptrías donde se observó un discreto incremento de los casos con hipercorreción, sin que esto provoque diferencias significativas en la distribución de los casos.

Tabla 2. Resultados refractivos según dioptrías del lente intraocular implantado

Dioptrías del lente intraocular
Resultados refractivos
Hipercorregidos
Bien
Ligeramente hipocorregidos
Hipocorregidos
Total
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%*
16 y menos
8
22,9
20
57,1
6
17,1
1
2,9
35
5,9
11 a 19
6
6,5
69
75,0
12
13
5
5,4
92
15,5
20 a 23
44
11,4
275
71,2
48
12,4
19
4,9
386
64,8
24 a 27
15
18,5
43
53,1
16
19,8
7
6,6
81
13,7
28 y más
0
0
3
100
0
0
0
0
3
0,1
Total
73
12,2
410
68,7
82
13,7
32
5,4
597
100

* Por cientos en base al total general
X2=19,45 gL (12) p=0,096
Fuente :Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

En la tabla 3 se distribuyen los resultados según las fórmulas utilizadas; la fórmula (T) fue la de mayor utilización seguida por la H y la S que se utilizaron solo en el menos del 5 % las dos restantes. En todos los tipos de fórmula predominaron también los pacientes evaluados de bien, en el caso de las fórmulas (HP y Q) existió un porcentaje de pacientes hipercorregidos ligeramente elevado en relación con las fórmulas utilizadas con mayor frecuencia que no implicaron sin embargo, diferencias significativas.

Tabla 3. Resultados refractivos según fórmula utilizada para el cálculo del lente intraocular

Fórmula
Resultados refractivos
Hipercorregidos
Bien
Ligeramente hipocorregidos
Hipocorregidos
Total
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%*
Holladay
17
11,5
107
72,3
22
14,9
2
1,4
148
24,8
Promedio
1
33,3
2
66,7
0
0
0
0
3
0,5
Hoffer Q
6
26,1
12
52,2
4
17,4
1
4,3
23
3,9
SRK
12
11,0
69
63,3
17
15,6
11
10,1
109
18,3
SRK-T
37
11,8
220
70,1
39
12,4
18
5,7
314
52,6
Total
73
12,2
410
68,7
82
13,7
32
5,4
597
100

* Por cientos en base al total general
X2=17,42 gL (12) p=0,135
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

De acuerdo con el modelo de LIO utilizado se aprecia en la tabla 4 que el más utilizado fue el PC156C60 donde el mayor porcentaje fue evaluado de bien en los resultados refractivos; existieron diferencias estadísticamente significativas en los resultados refractivos, destacando que los lentes S3652 Y S3602 presentaron un porcentaje más elevado de ligeramente hipocorregidos y en el primer caso se presentó un porcentaje bastante elevado de hipocorregidos

Tabla 4. Resultados refractivos según modelo de lente intraocular utilizado

Fórmula
Resultados refractivos
Hipercorregidos
Bien
Ligeramente hipocorregidos
Hipocorregidos
Total
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%*
S3652
5
6,7
37
49,3
20
26,7
13
17,3
75
12,5
CJ55
4
22,2
13
72,2
1
5,6
0
0
18
3,0
S3602
4
4,4
57
63,3
22
24,4
7
7,8
90
15,1
PC156C60
44
15,0
212
72,4
27
9,2
10
3,4
293
49,1
156C60-2
12
15,4
60
76,9
6
7,7
0
0
78
13,1
Otros
4
9,8
31
72,1
6
13,9
2
4,6
43
7,2
Total
73
12,2
410
68,7
82
13,7
32
5,4
597
100

* Por cientos en base al total general
X2=17,42 gL (12) p=0,135
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

Al escribir los resultados en la refracción obtenidos, tanto para la refracción esperada como para la observada, los valores promedio estuvieron próximos al 0 (tabla 4) la diferencia entre ambos valores fue de 0,07 y no existieron diferencias estadísticamente significativas entre ambos como se presenta en la tabla 5.

Tabla 5. Diferencias entre la refracción esperada pre operatoria y la observada posoperatoria

Refracción
Media
Error estándar
P*
Refracción esperada
0,094
0,03
0,158
Refracción observada
0,019
0,06
Diferencia
0,07
0,05

* p asociada a Prueba T para datos pareados.
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

Se logró una AV con corrección posoperatorio promedio de 0,8 con una ganancia visual de 5 líneas en la cartilla de Snellen, como se representa en la tabla 6 que se encontraron en este caso diferencias estadísticamente significativas entre la AV pre y posoperatoria.

Tabla 6. Diferencias entre la refracción agudeza visual con cristales pre y posoperatoria

AVcc
Media
Error estándar
P*
Preoperatoria
0.29
0.09
0.000
Posoperatoria
0.84
0.007
Diferencia
0.55
0.09

* p asociada a Prueba T para datos pareados.
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

Es importante señalar que la AV con corrección posoperatoria menor como se plantea en la tabla 7 fue de 0.5, y se obtuvo en un 51, 8 % de los casos una AV de 1.0.

Tabla 7. Distribución de pacientes según agudeza visual con cristales pos operatoria alcanzada

Agudeza visual
No.
%
0.5
47
7,9
0.6
66
14,4
0.7
11
1,8
0.8
144
24,1
1
309
51,8
Total
597
100

Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

Al realizar el análisis de la AV con corrección según las fórmulas utilizadas, para todos los casos, como se observa en la tabla 8, predominan los pacientes con AV de 1.0 a excepción de la fórmula P donde el mayor porcentaje presenta una AV posoperatoria de 0.8.

Tabla 8. Distribución de la agudeza visual con corrección según fórmula utilizada para el cálculo del lente intraocular

Fórmula
Resultados refractivos
0.5
0.6
0.7
0.8
1.0
Total
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%*
Holladay
11
4,4
16
10,8
1
7,0
34
23,0
86
58,1
148
24,8
Promedio
0
0
0
0
0
0
2
66,7
1
33,3
3
0,5
Hoffer Q
1
4,3
5
21,7
0
0
9
39,1
8
34,8
23
3,9
SRK
9
8,3
21
19,3
2
1,8
32
29,4
45
41,3
109
18,3
SRK-T
26
8,3
44
14,0
8
2,5
67
21,3
169
53,8
314
52,6
Total
47
7,4
86
14,4
11
1,8
144
24,1
309
51,8
597
100

* Por cientos en base al total general
X2=19,5 gL (16) p=0,243
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

La AV con corrección de acuerdo con el modelo del LIO se puede apreciar en la tabla 9 donde con todos los modelos se alcanza la unidad de visión en poco más del 50 % como promedio seguido de un 0.8 en casi un tercio de los casos.

Tabla 9. Distribución de casos según la agudeza visual con corrección alcanzada y el tipo de lente utilizado

Tipo de lente intraocular
Resultados refractivos
0.5
0.6
0.7
0.8
1.0
Total
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%*
S3652
4
5,3
6
8,0
2
2,7
17
22,7
46
61,3
75
12,5
CJ55
1
5,6
3
16,7
0
0
4
22,2
10
55,6
18
3,0
S3602
10
11,1
15
16,7
2
2,2
18
20,0
45
50,0
90
15,1
PC156C60
25
8,5
47
16,0
6
2,0
76
25,9
139
47,4
293
49,1
156C60-2
6
7,7
8
10,3
1
1,3
17
21,8
46
59,0
78
13,1
Otros
1
2,3
7
16,1
0
0
12
28,0
23
53,6
43
7,2
Total
47
7,4
86
14,4
11
1,8
144
24,1
309
51,8
597
100

*Por cientos en base al total general
X2=14,5 gL (20) p=0,806
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

En la tabla 10 se comparan finalmente la ACD donde se observa la diferencia entre la ACD estimada y la medida obtenida mediante Eco biometría, donde resultó un 0.05 y no existió, por tanto, diferencia estadísticamente significativa entre ambos.

Tabla 10. Comparación entre la ACD estimada y la medida posoperatoria

ACD
Media
Error estándar
P*
Estimada
3.68
0.02
0,234
Posoperatoria
3.63
0.07
Diferencia
0.05
0.04

* p asociada a Prueba T para datos pareados.
Fuente: Base de datos del Centro de Microcirugía Ocular.

Discusión

La extracción de las cataratas con implantación de LIO es el procedimiento quirúrgico más común en el mundo. Con la popularización del LIO y el perfeccionamiento de su técnica se hizo evidente que era necesario la utilización de métodos más eficaces de cálculo del lente intraocular, para optimizar los resultados refractivos finales.

El Dr. Wagner Zacharias en el trabajo presentado en junio de 1999 en el simposio internacional de catarata y cirugía refractiva cita como un aspecto importante la personalización de la constante A para poder disminuir la los errores refractivos que se producen por el cálculo de LIO.[Simposio Internacional de Catarata y cirugía refractiva Centro - Oeste, Junio de 1999- Brasilia] Graham y Barret en un estudio multiétnico encontraron constantes A de 117,8 en un grupo de pacientes asiáticos y 118,4 en el grupo de caucásicos, en otro estudio multicéntrico internacional realizado por Haigis y otros se encontraron constantes A entre 117,7 y 118,1 según las diferentes fórmulas de cálculo de lente utilizadas y los centros estudiados, ello muestra que su valor puede estar determinado por múltiples factores y la importancia de su personalización [.I Graham D Barrett. A "Constant optimization in asian versus caucasian eyes".(Symposium on Cataract IOL and Refractive Surgery. May 2000. Boston, MA, USA). y Haigis W. y otros. "Individualization of IOL constants for diferent surgical centers" (Symposium on Cataract IOL and Refractive Surgery. May 2000. Boston, MA, USA)].

Basados en estudios previamente realizados de resultados refractivos alcanzados en este centro [Primer taller de cálculo de LIO. Hospital Oftalmológico Docente ¨Ramón Pando Ferrer´, febrero 2000], la agrupación de los pacientes en los 7 grupos citados y la utilización de las constantes personalizadas a incrementado los buenos resultados refractivos en aproximadamente un 25 % de los casos a expensas de la disminución de los pacientes hipocorregidos que en los últimos años llegaban a ser de entre el 15 y el 20 % de los casos. No obstante, estos resultados son inferiores a los alcanzados en otros estudios21 donde con la personalización de las constantes se logra que en el 87 % de los casos se presente menos de una dioptría de diferencia entre la refracción esperada y observada en ningún caso más de dos, es por ello que este trabajo necesitará de un proceso contínuo de cálculo que proporcionará constantes cada vez con mayor precisión que paulatinamente incrementarán el porcentaje de pacientes con óptimos resultados.

Si se realiza esta evaluación tomando en cuenta las dioptrías del lente implantado, los resultados son aún mejores, en estudios anteriormente realizados en 5 564 pacientes sólo se alcanzaban buenos resultados entre 30 y 34 % con LIO menores a 16 D y mayores a 28 D; lo que en este estudio los resultados mejoraron en más del 30 %. Es importante señalar que solo en 3 casos se utilizaron lentes de más de 28 D lo que está originada por la disminución de las constantes utilizadas. Esto concuerda con estudios internacionales consultados donde las dioptrías más utilizadas están entre 20 y 23.12, 15, 16

La agrupación de pacientes al especificar las fórmulas utilizadas, basadas en resultados anteriores y en la recomendación de trabajos internacionales facilitó que los buenos resultados alcanzados fueran similares, independientemente de las fórmulas de utilizadas en cada caso. Todo lo anteriormente expuesto origina que las diferencias entre la refracción observada y esperada fueran mínimas y que se alcanzaron una AV corregida promedio de 0.8 sin presentar ningún caso por debajo de 0.5 lo que es similar a estudios revisados donde la AV alcanzada fue de 20/40.18, 20

En cuanto a los resultados refractivos tomando en cuenta el modelo de LIO, no se cuenta con estudios nacionales ni internacionales que comparen los mismos. Al comparar estoa datos con estudios previos los lentes S3652 y S3602 que pertenecen a los laboratorios indios Aurolab, presentaban porcentajes elevados de pacientes hipocorregidos (entre un 44 y 51 %), no existe ninguna referencia bibliográfica que otorgue argumentos para poder realizar un análisis con mayor profundidad de estos resultados.

Finalmente al realizar el análisis del último objetivo de este trabajo, como puede observarse al inicio de los resultados la ACD estimada con que se trabajaba anteriormente, que era la propuesta por el fabricante del lente según la constante A, presentaba valores muy superiores a la personalizada. Con la estimación realizada se obtuvo un valor con diferencias mínimas en relación con los valores reales obtenidos en el posoperatorio de los pacientes, donde se comprobó que la posición efectiva del lente mejoró considerablemente y está relacionado directamente con los resultados refractivos obtenidos.

Summary

This paper is aimed at evaluating the refractive results attained with the introduction of personalized constants in the third generation formulas for the intraocular lens calculation. A descriptive and prospective study was conducted among the patients with senile cataract, and a randomized sample of 597 cases was selected. Patients were classified into 7 groups according to the preoperative measurements of the keratometric average and the axial longitude. To obtain the proposed objective, the following variables were used: axial longitude, keratometric average, expected spherical component (sep), obtained spherical component (ceo), dioptry of implanted ocular lens (<16, of 17-19, 20-23, 24-27, 28-30) and refractive results. The statistical analysis of the results was made by a varianze analysis, the T test of comparison of means for matched data and Ji square. A confidence level of 95.5 was used. The utilization of personalized constants in the calculation of intraocular lens increased by more than 20 % the good refractive results. No differences were observed in the diverse groups of patients, the type of formula used and the dioptric power of the lens.The S3652 and S3602 lens models presented a high percentage of hypocorrection. The visual acuity attained in all cases was over 0.5, a result that is comparable with that of recent international studies. The preoperatively estimated corresponded to the real postoperative value, which evidences an adequate effective position of the lens.

Key words: Intraocular lens/refraction; cataract; senile cataract; visual acuity.

Referencias bibliográficas

  1. Foster, A. Planeación de Servicios de Salud Ocular. Fundación Oftalmológica De Santander,Bogotá,1999.p.45.
  2. Ridley, H. Intraocular acrylic lenses: A recent development in the surgery of cataract. Br J Ophtalmolol 1956; 36:113.
  3. Binkhorst, RD. Pitfalls in the determination of intraocular lens power whithout ultrasound. Opthalmic Surg.1976; 7 (3): 69-82.
  4. Kraff MC, Sanders, DR, Liberman, HL. Determination of intraocular lens power. Acomparison with and without ultrasound. Ophthalmic Sug.1978; 9(1):81-4.
  5. Fyodorov SN, Kolonko AL. Estimation of apical power of intraocular lens. Vestnik Ophtalmol. (Moscow),1967;4:27.
  6. Colembrander MC. Calculation of the power of iris - clip lens for distance vision. Br J. Ophtalmol.1973;57.753-40.
  7. Thijssen JM. The emetropic and iseikonic implant lens: computr calculation of the refractive power and its. Accuracy Opthalmol. 1975; 171: 467-86.
  8. Van der Heijde GI: The optical correction of unilateral aphakia. Trans Am Acad Opthal Otolaryngol. 1976;81:80-8.
  9. Binkhorst RD. Loones LH: Intraocular lens power. Trans Am Acad Opthal Otolaryngol. 1976;81:81- 70.
  10. Hoffer KJ. The effect of axial lenght on posterior chamber lenses and posterior capsule position. Current Concepts Opthal Surg.1984;1:20-2.
  11. Retzlaff J. A new intraocular lens calculation formula. AIOIS J. 1980;6:148-52.
  12. Retzlaff J. Posterior chamber implant power calculation: Regression formulas. AOIS J.1980;6:268-70.
  13. Sanders DR, Kraff MC. Improvement of intraocular lens power calculation using empirical data. AIOS J.1980; 6:263-7.
  14. Binkhorst RD. Intraocular lens power calculation manual: A guide to the author´s. Ticc-40 programs, Ed3. New York: R.D. Binkhorts; 1984.
  15. Holladay JT, Praeger TC, Chaudle TY, Musgrove KH. A three-part system for refining intraocular lens power calculation. J Cataract Refract Surg. 1988;14:17-24.
  16. Olsen T. Orediction of intraocular lens position after cataract extraction. J Cataract Refract Surg.1986; 12 (7):376-9.
  17. Sanders DR. Retzlaff J, Kraff MC. Comparison of the SRKII formula and other second generation formulas. J Cataract Refract Surg.1990;16(3):136-41.
  18. Retzlaff J, Sanders DR, Kraff MC. Development of the SRK/T intraocular lens implant power calculation formula. J Catararct Refractive Surg.1990;16(3): 333-40.
  19. Hoffer KJ. The Hoffer Q formula: A comparison of theoretic and regression formulas. J Cataract Refractive Surg.1993;19:700-11.
  20. Holladay JT. Resultados clinicos con el uso de la fórmula de Holladay 2 para el cálculo de LIO. J Cataract Refractive Surg.2000;26(8): 1233-7.
  21. Laurent Laroche DA, Lebuisson M. Montard: Cirugia de la Catarata. Masson, S.A ;1998.p21.

Recibido: 30 de junio de 2004. Aprobado: 16 de noviembre de 2004.
Dr. Juan R. Hernández Silva. Hospital Oftalmológico Docente "Ramón Pando Ferrer". Calle 76 no. 3104, Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba.

1Especialista de I Grado en Oftalmología.
2Especialista de I Grado en Bioestadística.
3Especialista de II Grado en Oftalmología.


Índice Anterior Siguiente