TRABAJOS ORIGINALES



Caracterización clínica e histológica de tumores de carúncula

 



Clinical and histological characteristics of caruncle tumors





Clara G. Gómez CabreraII;
José Guillermo Cabrera AriasI; Lázara Kenia Ramírez GarcíaIII

IEspecialista de II Grado en Oftalmología. Asistente. Instituto Cubano de Oftalmología "Ramón Pando Ferrer". La Habana, Cuba.
IIEspecialista de I Grado en Oftalmología. Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez. La Habana, Cuba.
IIIEspecialista de II Grado en Oftalmología. Instructor. Instituto Cubano de Oftalmología "Ramón Pando Ferrer". La Habana, Cuba.





RESUMEN

OBJETIVOS: Identificar las características anatomoclínico-epidemiológicas de tumores de carúncula, así como determinar su frecuencia según edad, sexo, color de la piel, características clínicas oculares, localización anatómica, motivo de atención y tipos histológicos.
MÉTODOS: Se realizó un estudio descriptivo transversal. El universo estuvo conformado por todos los pacientes operados de tumores de la carúncula lagrimal en el período comprendido entre 1990 y diciembre de 2006 en el Hospital Docente Oftalmológico "Ramón Pando Ferrer".
RESULTADOS: El 55,1 % tenía entre 15 y 49 años, 51 % fueron del sexo masculino y 49 % del femenino (45 % no blancos y 55 % blancos). Entre 15 y 49 años, 51,9 fueron blancos y 59,1 no blancos; 71,4 asistieron a consulta por motivación estética. Presentaron lesión sésil 32 (65,3 %). En 26 pacientes (53,1 %) el tumor se ubicó en el ojo izquierdo y en el 46,9 % en el derecho. Se diagnosticaron histológicamente: 47 (95,9 %) con tumor benigno; de ellos, 22 (44,9 %) nevus, con 24,5 % compuesto; dos pacientes presentaron carcinoma epidermoide (4,1%).
CONCLUSIONES: Los tumores de carúncula son frecuentes de 15 a 49 años, sin distinción por sexo ni color de la piel ni localización anatómica. La preocupación estética es lo que motiva la asistencia a consulta. Prevalece la lesión sésil. Por histología son más frecuentes los tumores benignos, como el nevus, principalmente el compuesto, seguido por los quistes de inclusión epidérmicos y el papiloma.

Palabras clave: Carúncula, nevus, papiloma.



ABSTRACT


OBJECTIVES:
To identify the anatomic, clinical and epidemiological characteristics of caruncle tumors and also to determine their frequency by age, sex, race, clinical ocular characteristics, anatomic location, reason to see the doctor and histological types.
METHODS: A cross-sectional descriptive study was performed and the universe of study was made up of all the patients operated from lachrymal caruncle tumors in the period from 1990 to December 2006 at "Ramón Pando Ferrer" Teaching Ophthalmologic hospital.
RESULTS: Of all the patients, 55,1 % were 15-49 years-old; 51 % were males and 49 % females (45 % non-Caucasians and 55% Caucasians). In the 15-49 age group, 51,9 % were Caucasians and 59,1 % non Caucasians. The aesthetic reasons prompted 71,4 % of patients to see the doctor. Thirty two patients presented with sessile lesion (65,3 %); 26 patients (53,1 %) had the tumor located in their left eye whereas 46,9 % had it in their right eye. According to the histological diagnosis, 47 patients (95,9 %) with benign tumors; of these 22 (44,9 %) were nevus, mainly compound (24,5%). Two patients had epidermoid carcinoma (4,1 %).
CONCLUSIONS: Caruncle tumors were frequent in the 15-49 age group regardless of sex, race or anatomic location. Aesthetic concerns were the reason to go to the doctor's. Sessile lesion prevailed. According to histological exam, benign tumors are more frequent like nevus -mainly compound- followed by epidermal inclusion cysts and papilloma.

Key words: Caruncle, nevus, papilloma.


 




La carúncula lagrimal es un pequeño relieve conjuntival ovalado y rosado situado en la fosa lagrimal, medial a la plica semilunaris, junto al canto interno palpebral.1 Está cubierta por un epitelio estratificado similar al de la piel, pero sin queratinización, y contiene glándulas lagrimales accesorias. Tanto a nivel de la membrana mucosa como en las estructuras cutáneas pueden desarrollarse tumores. Las primeras lesiones fueron descritas por Von Graefe en 1854, quien refiere que son relativamente infrecuentes.1,2 Existen pocos estudios que hacen referencia a los tumores de carúncula y se reporta que la casuística publicada es muy aislada.3,6,8-15 Von Graefe (1854) realizó una descripción de los tumores de carúncula y, 140 años después, fueron reportadas seis revisiones referentes a estos tumores.1

La función de la carúncula lagrimal es la de retener la lágrima, ya que forma parte del lacus lagrimalis, para que pase a través de los puntos lagrimales. Su equilibrio es tan delicado que pequeñas alteraciones en la morfología del lacus pueden provocar epifora, como puede ocurrir tras la escisión de lesiones. También participa en la secreción mucosa.3,4 Tiene elementos de piel tales como folículos pilosos, glándulas sebáceas, glándulas sudoríparas y tejido lagrimal accesorio, por lo que pueden desarrollarse tumores y quistes similares a los de la piel, la conjuntiva y el tejido lagrimal accesorio.5

La mayoría de los tumores de carúncula son de naturaleza benigna y aparecen con más frecuencia en personas jóvenes. Los que más abundan son los nevus y los papilomas.6 Shields encontró en su estudio como más frecuentes los papilomas, los nevus y los granulomas piógenos.7,8 El nevus de conjuntiva es una alteración relativamente frecuente, benigna y en general unilateral. Su clasificación es similar a la de los nevus cutáneos, que presentan solamente modificaciones menores. La mayoría son compuestos y subepiteliales. Se presentan principalmente en las primeras décadas de la vida, y aparecen como una lesión solitaria, claramente delimitada, plana o ligeramente sobreelevada, que puede moverse de forma libre sobre la superficie del globo ocular. Generalmente se observan espacios quísticos dentro de la lesión. La pigmentación es variable y alrededor del 30 % casi no está pigmentado.9

Los papilomas son lesiones exofíticas de color rojizo. En los niños son más frecuentes las lesiones múltiples pediculadas que toman fórnix, carúncula y borde libre palpebral. En los adultos son por lo general sésiles y toman el limbo. El papiloma virus humano ha sido detectado en ambos tipos de papiloma. El papiloma tipo pediculado está causado por una infección del virus papiloma humano tipos 6 y 11, mientras que el tipo sésil se asocia al 16 y 18.9-11

Independientemente de que los tumores de carúncula no constituyen un problema a gran escala, pues no afectan a grandes poblaciones, existe una pequeña parte que lo padece, y como evento mórbido es de interés determinar la frecuencia y el tipo de estas lesiones en la población atendida en el Insitituto Cubano de Oftalmología "Ramón Pando Ferrer", cuyos pacientes son de procedencia nacional. Este conocimiento permite establecer características demográficas, clínicas e histológicas de los tumores asiduos en aras de mejor diagnóstico y tratamiento.


MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo transversal donde el universo de estudio estuvo conformado por todos los pacientes operados de tumores de la carúncula lagrimal (N = 49) en el período comprendido entre 1990 hasta diciembre de 2006 en el Insitituto Cubano de Oftalmología "Ramón Pando Ferrer", por lo que la muestra se corresponde con el universo donde N = n.

Se analizaron las variables que se definen y operacionalizan a continuación: edad del paciente, edad medida en años exactos cumplidos, sexo, color de la piel, localización del tumor, lugar donde se encuentra anatómicamente el tumor, características de la lesión, aspecto morfológico de la lesión (sésil, pigmentada, pediculada, polilobular, blanquecina, rojiza y amarilla, etc.), motivo de la consulta, causa por la que el paciente acude para atención oftalmológica, diagnóstico histológico y resultado histopatológico del tumor emitido por anatomía patológica. Para obtener los datos se revisaron las fichas de registros médicos del hospital y los informes operatorios, así como de solicitud de biopsia y su resultado en el departamento de anatomía patológica. La información se recolectó en un modelo y posteriormente se creó la base de datos en el programa Excel, donde fue procesada y resumida la información por intervención de técnicas descriptivas (porcentajes). Los resultados se representaron en tablas estadísticas y se expresaron textualmente por el método de síntesis y análisis.


RESULTADOS

Entre los pacientes intervenidos quirúrgicamente con tumor de carúncula (49), se encontraron en el rango de edad de 15 a 49 años, 27 de ellos (55,1 %), cifra que supera el porcentaje de los intervalos extremos (22,4 %). En el grupo más afectado del total por sexo, 15 (60 %) fueron del masculino y 12 (50 %) del femenino. En general las frecuencias por sexo son muy parecidas, pues en el masculino se corresponde con 51 % y en el femenino 49 % (tabla 1).

 

En general se observó que la distribución de los grupos raciales es aproximadamente 45 % no blancos y 55 % blancos. Al considerar el color de la piel para el intervalo de edades de 15-49 años (mayor frecuencia) la presentación de tumores de carúncula se distribuyó en 51,9 % en blancos y 59,1 % no blancos (tabla 2).



Respecto al motivo de consulta, en 35 pacientes operados con tumores de carúncula (71,4 %) la motivación de asistencia a esta fue estética y con porcentaje muy inferior respecto al anterior. Acudió por crecimiento de la lesión el 28,6 % (tabla 3).

En 32 pacientes (65,3 %) fue característica la lesión de tipo sésil (no pediculada), así como las lesiones pigmentadas en 18 pacientes, que representó el 36,7 %; las pediculadas fueron 4 (8,2 %). Le siguieron las polilobuladas con 3 (6,1 %), las blanquecinas con 2 (4,1 %) y las rojiza y amarilla con 1 para un 2 % respectivamente. Según la localización, en 26 pacientes (53,1 %) el tumor se ubicó en el ojo izquierdo y 46,9 % en el derecho (tabla 4).

Si se toma en cuenta el resultado anatomopatológico, en 47 (95,9 %) pacientes se diagnosticó tumor benigno de carúncula y en orden de frecuencias fueron: el nevus (44,9 %), los quistes (18,4 %), los papilomas (14,3 %), los granulomas y los lipomas cada uno con 4,1 % respectivamente, y con 2 % (n = 1): coristoma, hidroadenoma, hemangioma capilar, lipogranuloma y hemangioepitelioma (tabla 5).

DISCUSIÓN

Más de la mitad de los pacientes estudiados se encontraron en el rango de edad de 15 a 49 años, cifra que supera el porcentaje de los intervalos extremos, y en general las frecuencias por sexo son muy similares en este trabajo. Se reporta en la literatura un estudio retrospectivo
donde se revisaron las historias clínicas de 141 pacientes con diagnóstico histológico de lesiones de conjuntiva, en el período comprendido entre enero de 1989 y diciembre de 1999,16 y en contraste con los resultados de esta investigación se encontró que más de la mitad de los afectados (54 %) correspondieron a pacientes menores de 20 años. En cambio, para el sexo no existe marcada diferencia con lo reportado (frecuente en 57 % del sexo femenino).

Se conoce que en la piel blanca es más usual la aparición de tumores por ser menos queratinizada, y mucho más en la piel actínica por ser más susceptible a los daños provocados por las radiaciones ultravioletas del sol, y es bien conocida la relación entre la exposición al sol y la aparición de tumores,5 a lo que se añade el mestizaje existente en Cuba, lo que puede explicar que el resultado no sea compatible con lo esperado, pues de manera general la diferencia porcentual no es marcada y para las edades más frecuentes las cifras fueron elevadas en los no blancos.

Los tumores de carúncula, al presentarse con baja malignidad, no constituyen causa fundamental para la atención por el propio crecimiento de la lesión, sino por la afectación estética que implica, determinado por su localización, que es la motivación principal para que acudan los afectados a consulta. Según se cita,6 aparecen con más frecuencia en personas jóvenes. Vale señalar que en la bibliografía consultada no se reporta suficiente información respecto al motivo de consulta.

La lesión sésil es lo más frecuente, lo que puede estar vinculado al tipo de lesión que más se observó en esta investigación, que fueron los nevus. Los autores9-11 lo citan dentro de las neoplasias dominantes a nivel de carúncula. Estos se describen, desde el punto de vista morfológico, como una lesión sésil y de pigmentación variable. Le siguieron las pigmentadas, lo que está relacionado de la misma manera, ya que los nevus en su mayoría son pigmentados, aunque pueden encontrarse los amelánicos.9-11 Si se observa el resultado referente a la localización, los tumores de carúncula se pueden presentar por igual tanto en el ojo derecho como en el izquierdo, pues los porcentajes son similares. Esto se agrega a la carente información bibliográfica al respecto.

Dentro de los nevus se identificó con mayor porcentaje el compuesto, seguido del intradérmico, el subepitelial y el intraepitelial; en tanto se observaron únicamente en los operados de carúncula dos tipos de quistes: el de inclusión intradérmico y el ductal simple. Los papilomas ocuparon el tercer lugar, con lo cual se asemeja a otros estudios revisados, donde esta lesión varía desde los lugares primero al tercero en orden de frecuencia. Sólo en dos pacientes operados se informó malignidad, que fue en ambos casos compatible con el carcinoma epidermoide, lo cual coincide con lo reportado en la literatura, de que este tipo de neoplasia es el tumor maligno que se presenta con mayor frecuencia en la conjuntiva y —aunque tiene predilección por la conjuntiva bulbar y el limbo— también puede aparecer en cualquier localización incluyendo la carúncula lagrimal.8,10,17-24 No se encontraron en esta serie tumores malignos que se describen como frecuentes en la literatura. En esta localización específica tal es el caso del carcinoma de células basales y el carcinoma de células sebáceas.6,7

Es necesario señalar lo importante de diagnosticar y tratar correctamente estas lesiones malignas porque —aunque por lo general son infrecuentes en esta localización— pueden en su crecimiento invadir estructuras vecinas e incluso provocar metástasis y la muerte, según se señala en la literatura.25

Según se menciona en la literatura médica, a partir de una investigación de lesiones pigmentadas en párpados y conjuntiva realizada en nuestro Instituto, 57 % de estas lesiones se localizaron en la conjuntiva; 73,8 % de las lesiones de los párpados se correspondieron con nevus intradérmicos, y en la conjuntiva el 53,8 % se relacionó con nevus compuesto, en similitud con lo hallado en la casuística objeto de estudio donde predominaron los nevus compuesto.16

En otro estudio realizado en Madrid, en un período de 13 años (1991-2003) en 40 casos se encontraron 10 tipos histológicos diferentes de lesiones cuya cifra es muy similar a la encontrada en esta investigación, pues fueron detectados 11 tipos histológicos donde el más frecuente fue el nevus al igual que lo reportado. Se reitera que la lesión más frecuente fue el nevus (40 %) y se incorpora como la segunda el papiloma (30 %) de naturaleza benigna en 37 casos (92,5 %), premaligna en dos (5 %) y maligna en una (2,5 %).

Se concluye que Los tumores de carúncula son frecuentes de 15 a 49 años, sin distinción por sexo ni color de la piel ni localización anatómica. La preocupación estética es lo que motiva la asistencia a consulta. Prevalece la lesión sésil. Por histología son más frecuentes los tumores benignos, como el nevus, principalmente el compuesto, seguido por los quistes de inclusión epidérmicos y el papiloma.



REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Liesegange TJ, Skuta GL, Cantor LB. Ophtalmic pathology and intraocular tumorrs. Basic and clinical science course. 2004;4:47.

2. Alió JL, De la Hoz F. Enfermedades de los párpados.Formación Médica Continuada en AP. 2002;09(1):4-10.

3. Santos A, Gómez-Leal A. Lessons of the lacrimal caruncle. Clinicopathologic features. Ophthalmology. 1994;101:943-9.

4. Kathuria SS, Howaarth D, Hurwitz JJ, Oestreicher J. An anatomic and histologic study of the caruncle. Ophthal Plast Reconstr Surg. 1999;15:407-11.

5. Academia Mexicana de Cirugía. Carcinoma de glándulas sebáceas de los párpados. Cir Ciruj. 2004:72(1).

6. Germer N, Norregaard JC, Jensen OA, Prause JU. Conjunctival naevi in Denmark, 1960-980. A 21 year follow-up study. Acta Ophthalmol Scand. 1996; 74:334-7.

7. Shields JA, White D, Augsburger JJ. Update on malignant ocular tumors. Internat Ophthalmol Clin. 1993;33(3):31-6.

8. Shields JA. Tumors of the cojunctiva and cornea. Surv Ophthalmol. 2004;49:3-24.

9. Kanski JJ. Oftalmología clínica. 5ta. ed. España: Elsevier; 2006.

10. Cantos LB. Basic and clinical service course ophthalmic. Pathology and intraocular tumors. EE.UU. American Academy of Opthalmology. 2003.

11. Allen JH. Manual de las enfermedades de los ojos. La Habana: Pueblo y Educación; 1979..

12. Wolff E. Anatomy of the eye and orbit. Philadelphia: Saunders. 1968:221-492.

13. Hirsch C, Holz FG, Tetz M, Volcker HE. Clinical aspects and histopathology of caruncular tumors. Klin Monatsbl Augenheilkd. 1997;210:153-7.

14. Lie A, Mooy C, van den Bosh W, Paridaens D. Caruncle tumor as the first sign of metastatic lung carcinoma. Am J Ophthalmol. 2002;134:438-9.

15. Bobic Radovanovic A, Latkovic Z. Surgical treatment of lesions of the lacrimal caruncle. Acta Chir lugosl. 2002;49:57-9.

16. Gómez Cabrera C, Villamil Martínez V, Padilla González CM. Lesiones pigmentadas de párpado y conjuntiva. Rev Cubana Oftalmol. 2002;15(1):57-61.

17. Kumbar V, Abbas AK, Fausto N. Pathology basic of disease. 8th ed. Philadelphia: Saunders; 2004.

18. Lam DS, To KF, Fan DS, Cheuk W. An uncommon malignant neoplasm of the caruncle. Report of a case of undifferentiated carcinoma. Arch Ophthalmol. 1998.116:374-6.

19. Duke-Elder S, Macfaul PA. The ocular adnexa. In: Duke-Elder S, ed. Diseases of the eyelids. System of ophthalmology. St Louis: Mosby; 1974. p. 592.

20. Serra GM. Tumori della caruncola lacrimale. Studio clínico ed anatomo pathologicaocasista. Boll Oculist. 1928;7:783.

21. Evans WH. Tumor of de lacrimal caruncle. A study of 200 collected cases. Arch Ophthalmol. 1940;24:83.

22. Wilson RP. Tumors and cysts of lacrimal caruncle. Trans Ophthalmol Soc NZ. 1958;11:23.

23. Ash JE. Epibulbar tumors. Am J Ophthalmol.1950;33:1203.

24. Reese AB. Epithelial tumors of the lid, conjunctiva, cornea and lacrimal sac. In: Reese AB, ed. Tumors of the eye. Hagerstown: Harper and Row; 1976. p. 59-60.

25. Perucho-Martínez S, Mencia-Gutiérrez E, Gutiérrez-Díaz E, Gómez-Ledesma MI. Servicio de Oftalmología hospital Universitario 12 de Octubre. Madrid; 2003.

 

Recibido: 3 de junio de 2008.
Aprobado: 29 de seprtiebre de 2008.

 

Dra. Clara G. Gómez Cabrera.. Instituto Cubano de Oftalmología "Ramón Pando Ferrer". Ave. 76 No. 3104 entre 31 y 41 Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba. E-mail: cabrera@yahoo.es