Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Oftalmología, enero-junio, 1995
Hospital Militar Central "Dr. Carlos J. Finlay"

Magnetoterapia en el tratamiento de la neuropatía óptica epidémica

Dra. Daysi Santos Díaz,1 Dra. Idalmis Fernández Mulens,2 Dra. Lourdes A. Ferrer Mahojo,3 Dra. Sobeida Góngora Aguilera2 y Dra. Zoila Pérez Rodríguez1
  1. Especialista de I Grado en Medicina Física y Rehabilitación.
  2. Especialista de I Grado en Oftalmología.
  3. Dra. en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Oftalmología. Instructora Docente.

RESUMEN

Se realiza el estudio de 85 pacientes (170 ojos) con el diagnóstico de neuropatía óptica epidémica, clasificados de acuerdo con el grado de severidad del cuadro oftalmológico y distribuidos en 2 grupos de tratamiento. Al 1er. grupo se le aplicó campo magnético con el equipo Teramag en un ciclo de 15 sesiones, asociado con la vitaminoterapia del complejo B (B1 + B6). Al 2do. grupo, formado por 33 pacientes, (66 ojos) se le aplicó solamente vitaminoterapia con igual metodología. Se evaluaron los resultados de ambos grupos en cuanto a la recuperación visual (función cromática y campo visual). Los resultados fueron satisfactorios en el primer grupo por acortar el tiempo de mejoría, sobre todo en lo que a los colores se refiere y también a la agudeza visual comparada con el grupo patrón. La mejoría del campo visual fue más tardía.

Palabras clave: NERVIO OPTICO/patología; TERAPIAS ALTERNATIVAS; VITAMINAS/uso terapéutico.

INTRODUCCION

Desde hace siglos se conoce la magnetoterapia en forma de imanes naturales, atribuyéndosele gran variedad de propiedades maravillosas, como evitar o retardar el proceso de envejecimiento celular y mantener el vigor y la salud.

Ya en los años 131 al 201, Kand, Abuelí y Sina utilizaron la piedra de imán en diferentes afecciones dolorosas e inflamatorias.

En el 1800 a.n.e la piedra de imán era conocida por los griegos como lo demuestran diversos trabajos de Aristóteles y Platón.

En el siglo XVI el famoso médico alquimista suizo Philippus Aanolus Paracelsus (1493-1541) marcó un hito en la historia del magnetismo al plantear que eso que llamaban imán ejercía una fuerza de atracción sobre el hierro y otros objetos y recomendó su uso en inflamaciones, heridas supurantes, ulceraciones en las afecciones tanto externas como internas del intestino y útero, la cual mantiene su vigencia en la actualidad.1 El prestigioso médico inglés William Gilberto médico de la Reina Isabel I profundizó en el estudio de la electricidad y el magnetismo. Demostró la posibilidad de la utilización del mismo como medida terapéutica en su libro "On the Magnet.

Faraday enriqueció la ciencia del magnetismo. En el electromagnetismo planteó las líneas de fuerzas, la polarización rotativa, la inducción electromagnética y la biológica; se le considera como fundador del biomagnetismo y la magnetoquímica. Basado en estudios de los investigadores R.M. Amperes y H.C. Gerted demostraron que toda materia es magnética en un sentido u otro.2

A mediados del siglo XIX la magnetoterapia es difundida por los estados europeos en formas de manta magnética, pulsos, collares, cinturones... El campo magnético se desarrolló en Japón, Rusia y Estados Unidos. En la India el doctor R.S. Thachen acumuló experiencia de 25 años en este campo3-5

En Cuba se comenzó a utilizar el electromagnetismo terapéutico en 1984 por el doctor Daniel Zayas Guillot en Ortopedia y el doctor José Angel García en 1985 en el exoftalmo, fue también precursor el doctor Pablo Chischang en magnetoacupuntura.

En 1988 se aplicó en el glaucoma por las doctoras Lourdes Ferrer y Daysis Santos. Posteriormente se creó un Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado, en Santiago de Cuba, donde se agruparon los profesionales de las diferentes ramas en esta línea.

Por ser la neuropatía óptica una disfunción del nervio óptico, cuyo cuadro clínico es variado, pero caracterizado por el déficit visual bilateral y simétrico, escotoma central y alteración a la percepción de los colores en su eje rojo verde6,7 en lo particular en la epidemia producida en 1993, con causas multifactoriales y aún imprecisas (causas nutricional y tóxicas), y cuyos inicios datan de 1991 en Pinar del Río, se ensayaron diversos recursos terapéuticos (esteroides, ozonoterapia, vitaminas y otros).

Basado en nuestra experiencia previa en la aplicación del campo magnético en el glaucoma y teniendo en cuenta sus propiedades y efectos quimicofísicos al nivel de la membrana celular, que acelera la actividad enzimática al nivel de la mitocondria, aumenta el metabolismo de oxígeno en los tejidos y favorece la formación de ATP, nos decidimos a su utilización en la epidemia de neuropatía óptica con vistas a evaluar sus resultados a corto y mediano plazo.

El objetivo general de este trabajo es mostrar la efectividad del campo magnético en el tratamiento de la neuritis óptica epidémica, y en lo particular, evaluar su acción en la función visual (agudeza, campo visual y función cromática).

MATERIAL Y METODO

Nuestro universo de trabajo estuvo conformado por 85 pacientes (170 ojos) con neuritis óptica epidémica que concurrieron a la consulta de oftalmología del Hospital Militar "Dr. Carlos J. Finlay".

Se les confeccionó a todos los pacientes historia clínica de oftalmología y de medicina física y rehabilitación.

Se les estudió:

Una vez realizado el diagnóstico de neuritis óptica se clasificaron en 3 grupos de acuerdo con la severidad del cuadro oftalmológico. Se dividieron en 2 grupos de tratamiento. Al primer grupo (52 pacientes) (104 ojos) se le aplicó una sesión diaria de campo magnético (CM) con el equipo TERAMAG de fabricación cubana.

Procedimiento

Con el paciente sentado, colocado los inductores cilíndricos sobre ambos ojos, sin holgura, se realiza inducción magnética de 123 gauss, sinusoidal, intermitente, frecuencia de 50 Hz, exposición 10 minutos. Ciclo de tratamiento 15 sesiones, en que se añadió vitamina B1 (100 mg), 1 mL IM diario más vitamina B6 (50 mg) IM diaria por 10 días; posteriormente se continuó por vía oral, vitamina B1 (1 tableta de 50 mg) más vitamina B6 (1 tableta de 25 mg) diario por 3 meses.

Al segundo grupo de 33 pacientes (66 ojos) solamente se les aplicó vitaminoterapia del complejo B (B1 + B6) con la misma metodología de estudio y dosis de vitaminas descritas en el primer grupo.

El criterio de evaluación para ambos grupos fue el siguiente:

No se incrementó el número de pacientes con vitaminoterapia al comprobarse su baja efectividad en comparación con el resto de las terapéuticas.

Estos pacientes fueron evaluados periódicamente durante 3 meses, se les controlaron los parámetros de la función visual.

RESULTADOS Y DISCUSION

En nuestra investigación del estudio del efecto terapéutico del campo magnético asociado con la vitaminoterapia del complejo B (B1 + B6) y de la vitamina en la función visual del paciente con neuritis óptica epidémica, se obtuvieron los resultados que aquí se exponen.

Paralelamante, al análisis terapéutico señalaremos algunos aspectos epidemiológicos de valor, como la edad de los pacientes en ambos grupos que estuvo comprendida entre los 25 y 64 años y el sexo que predominó fue el masculino: esto coincide con el recorrido etáreo de otras investigaciones paralelas realizadas en nuestro país.

El hábito de fumar estuvo presente de forma significativa tanto en el grupo I como en el grupo II, se consideró como un factor tóxico agravante del cuadro clínico.

Al clasificar la severidad del cuadro oftalmológico al inicio del tratamiento encontramos que en ambos grupos predominaron los casos severos y moderados sobre los ligeros, lo cual tuvo igual comportamiento que otros trabajos nacionales.

Al analizar el tiempo evolutivo de la enfermedad previo al tratamiento, constatamos para ambos grupos que el mayor por ciento se encontraba entre los 16 y 60 días (51,5 %) en el grupo I y el 57,6 % en el grupo II.

Al mes de terminado el tratamiento la mejoría aumentó al 86,2 % y alcanzaron a largo plazo el 90,8 %. Estos datos reafirman la acción del campo magnético al acelerar procesos bioquímicos del organismo que permiten mejorar la función visual y continuar su acción aún después de terminado el tratamiento.

Como se observa en la tabla 1, los pacientes que recibieron tratamiento con campo magnético tuvieron una mejoría superior en relación con el grupo patrón desde el primer mes de evolución; este por ciento se incrementó en los controles sucesivos.

En relación con la función cromática en el grupo con magnetoterapia también existe una evidente mejoría en mayor por ciento de pacientes, en una relación que duplica a los que sólo recibieron el complejo vitamínico B (tabla 2).

Se observa en la tabla 3 que aunque existió mejoría del campo en relación con la presencia de los escotomas centrales y cecocentrales, su evolución es más lenta y en los pacientes del grupo control no se pudo constatar la mejoría. Existen casos empeorados aunque su número no tiene carácter significativo.

El segundo grupo de tratamiento no se evaluó al 3er. mes por ser tan pobres los resultados que se hizo necesario incorporar otra terapéutica en beneficio del paciente.

CONCLUSIONES

  1. El análisis de los datos de mejoría por grupos de tratamiento demuestra la eficiencia de la terapéutica en la rehabilitación visual, con el uso de la magnetoterapia en grado significativo.
  2. El ciclo de tratamiento se repite de 3 a 6 meses de acuerdo con la evolución, debido a las propiedades del campo magnético de producir efecto de magnetización prolongada y permitir su acción a largo tiempo.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Bogoliuva BM. Kurortología y Fisioterapia. Moscú: Editorial Medicina, 985 t.
  2. Obrosova AH. Guía de Fisioterapia Moscú: Editorial Medicina, 1976: 66-7.
  3. Tribuna Médica (Departamento de Ciencias Morfológicas, Facultad de Medicina de Valencia) Revista Hospitales. Año III N. Bases biológicas de los efectos de los campos magnéticos. Madrid: 1989.
  4. Skrinnik AV. The impulses of electromagnetic fields in the treatment of dystrophic lesions of the retina. Oftalmol 1989; 8:459-62.
  5. Zobina LV, Orlovskaial, Sokov SL, Sabaeva GF, Konde LA Iakolev. Efectividad de magnetoterapia en la atrofia del nervio óptico. Investigación previa, Vestn Oftalmol 1990; 5:54-9.
  6. May J. Manual de enfermedades de los ojos. 1979; 216-265.
  7. Céspedes A. Estudio clinicoterapéutico comparativo entre interferones y vitaminas en pacientes con neuropatía epidémica forma óptica. Rev Cubana Oftalmol (en prensa).
Recibido: 17 de febrero de 1995. Aprobado: 20 de febrero de 1995.

Dra. Daysi Santos Díaz. Hospital Militar Central "Dr. Carlos J. Finlay". Ave 31 y 44, Marianao, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente