Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Oftalmología, enero-junio, 1995

Artículos Novedosos

Hospital General Provincial Docente de Morón

La citología de impresión conjuntival y la biopsia de la glándula salival accesoria en el síndrome de ojo seco

Dr. Aldo Sigler Villanueva,1 Dr. Andrés Pardillo Morales2 y Dr. José Zamora Novoa3
  1. Especialista de I Grado en Oftalmología. Instructor.
  2. Especialista de I Grado en Anatomía Patológica. Instructor.
  3. Especialista de I Grado en Maxilofacial.

RESUMEN

Se realizó una investigación en 7 pacientes con el síndrome de ojo seco, cuyas edades estaban comprendidas entre los 24 y 60 años, con un sólo integrante del sexo masculino y que acudieron a consulta durante el año 1993 por molestias subjetivas oculares de largo tiempo de evolución. Se diagnosticó la disminución de la secreción lagrimal mediante la prueba de Schirmer. Se realizaron 60 citologías de impresión conjuntival a 30 casos controles sanos. Posteriormente se les practicó a los pacientes la citología conjuntival y biopsia de glándulas salivales accesorias del labio inferior, presentaron diversos grados de afectación en ambas pruebas y se comprobó, además, una relación directa entre las mismas, ya que siempre que el cuadro citológico conjuntival se observaba afectado severamente. También lo estaban en igual grado los hallazgos histológicos de la biopsia.

Palabras clave: CONJUNTIVA/citología; LAGRIMAS/secreción; GLANDULAS SALIVALES/patología. BIOPSIA; QUERATOCONJUNTIVITIS/diagnóstico; SINDROME DE SIOGREN/diagnóstico.

INTRODUCCION

El síndrome de queratoconjuntivitis seca se produce cuando la cantidad o calidad de la película lagrimal precorneal es insufiente para asegurar la integridad de la superficie epitelial.1-3

Existen múltiples factores en la producción del síndrome de ojo seco, y diversos elementos clínicos para su diagnóstico.2-4

La citología de impresión conjuntival es un método atraumático y fácil de realizar que nos permite evaluar el estado de las células conjuntivales. Se plantea su utilidad en el diagnóstico y en la de terminación del grado de afectación existente. La biopsia de glándulas salivales accesorias del labio inferior es también un proceder sencillo que sirve para determinar la severidad de la queratoconjuntivitis seca de la cual padecen estos pacientes.2,4-6

En la presente investigación utilizamos la citología de impresión conjuntival y la biopsia de glándula salival accesoria como ayuda adicional en el diagnóstico y además para establecer una relación entre sus resultados en un grupo de pacientes con el síndrome de ojo seco.

MATERIAL Y METODO

La norma de selección en los 7 pacientes de nuestro estudio fue la de presentar microulceraciones corneales comprobadas por biomicroscopia con lámpara de hendidura (Opton), previa tinción con fluoresceína, con prueba de Schirmer sin anestesia, que mostraba 10 mm o menos de la tira de papel de filtro humedecida y colocada en el saco conjuntival de cada ojo según técnica descrita3 y que acudieron a consulta de Oftalmología durante el año 1993, quejándose de síntomas subjetivos oculares (molestias al aire, sensación de cuerpo extraño, seque dad ocular, etcétera), con meses o años de evolución.

Las microulceraciones corneales observadas por biomicroscopia y previa tinción con fluoresceina se catalogaron en: ausencia de microulceraciones, igual a 0; queratoconjuntivitis ligera como: + queratoconjuntivitis moderada como: + + y queratoconjuntivitis grave como: + + +.1

La realización de la citología de impresión conjuntival se efectuó con tira de papel de filtro millipore Sartorius de acetato de celulosa de 3 x 8 mm en la conjuntiva bulbar superior de la zona comprendida entre el limbo y el músculo recto superior, presionando suavemente la tira con un aplicador de algodón sobre el globo ocular, previa instilación de colirio anestésico. Se retiraron con una pinza y se fijaron rápidamente en formaldehído.

Posteriormente se procedió a la tinción con las técnicas de PAS y Hematoxilina-Eosina.

Se realizaron 60 citologías de impresión conjuntival (una para cada ojo), en 30 pacientes voluntarios sanos, como controles, en edades comprendidas entre los 18 y 50 años (27 masculinos y 3 femeninos).

Para la clasificación microscópica de los resultados de la citología conjuntival adoptamos la basada en la apariencia morfológica de las células del epitelio conjuntival y de las células caliciformes,6 que las dividen en: grado 0 cuando está normal; grado 1 cuando las células epiteliales separadas entre ellas, pueden encontrarse polimorfonucleares; grado 2 cuando las células epiteliales mayores y poligonales, núcleo pequeño, la croma tina se dispone en patrón ondulado (SN AKE), células caliciformes disminuidas; grado 3 cuando las células epiteliales mayores, polimorfas, núcleos pequeños, anisocitosis, células caliciformes muy disminuidas. La población de células caliciformes se estableció mediante un ocular con rejilla graduada.

La biopsia de glándula salival accesoria de labio inferior les fue realizada a los 7 pacientes que cumplieron las normas de inclusión en nuestra investigación, y los hallazgos histológicos encontrados por microscopia óptica fueron valorados mediante la clasificación propuesta por Tarplay.7

Grado 0: estructura normal.

Grado 1: uno o dos agregados celulares por lóbulo (fibrosis periductal sin inflamación).

Grado 2: más de 3 agregados por lóbulo.

Grado 3: infiltración celular difusa y destrucción acina parcial.

Grado 4: infiltración difusa de células redondas con destrucción completa de la arquitectura lobular.

RESULTADOS

Los resultados de las 60 citologías de impresión conjuntival efectuadas a los 30 casos controles nos mostraron la arquitectura celular que se describe normalmente4,6 con células epiteliales de aspecto redondeado, pequeñas, juntas, teñidas de azul, bien definidas (figura 1). Las células caliciformes las encontramos abundantes, ovales, PAS positivo y entre 6-8 x 0,1 mm.2

En la tabla se exponen las características clínicas de los 7 pacientes, cuyas edades estaban comprendidas entre los 24 y 60 años, con un sólo integrante del sexo masculino.

El tiempo de evolución de la sintomatología ocular hasta el momento de acudir a consulta varió entre 1 y 4 años.

La biomicroscopía de la córnea por lámpara de hendidura y previa tinción con fluoresceína mostró afectación severa (+++) con abundantes microulceraciones y filamentos corneales de ambos ojos en los pacientes 4 y 7.

En las citologías realizadas a los pacientes (tabla), se encontró a 4 de ellos con grado 2 (figura 2) y disminución de células caliciformes entre 3-4 x 0,1 mm2. La afectación histológica determinada en las biopsias por medio del índice de Tarplay, presentaron alteraciones severas en un paciente con grado 3 (figura 3) y 3 con grado 4 (figura 4).

Al realizar la citología de impresión conjuntival con los hallazgos histológicos, se observó que 3 pacientes tuvieron una citología grado 1 y presentaban un índice de Tarplay entre grado 1 y 2; mientras que con una afectación severa del cuadro histológico como son los grados 3 y 4 de Tarplay, se correspondía con una marcada afectación citológica como lo es el grado 2.

DISCUSION

Como se planteó anteriormente, los 7 pacientes presentaban disminución en la producción de lágrimas, según la prueba de Schirmer realizada, la cual es muy sencilla de utilizar, pero sus resultados hay que verlos con cautela, en ocasiones, ya que pueden mostrar falsos positivos o falsos negativos y además el hecho de que una queratoconjuntivitis seca puede cursar con Schirmer normal, al residir el trastorno en la calidad de la película lagrimal.1-3,8

Todos presentaban síntomas subjetivos como: irritación y enrojecimiento ocular, sensación de cuerpo extraño y sequedad, fotofobia, molestias al aire y al humo del cigarro, entre otros, de años de evolución y atribuibles a las microulceraciones corneales.

Al examen biomicroscópico de la córnea se observó en los pacientes 4 y 7 alteraciones corneales graves, que se correspondían con una severa afectación histológica al presentar un índice de Tarplay grado 4 y además la citología conjuntival en grado 2, lo que hace relacionar en estos pacientes tanto el cuadro biomicroscópico, el citológico como el histológico.

La citología de impresión conjuntival siempre se mostró alterada, fluctuando entre el grado 1 y el grado 2 mientras que los hallazgos histológicos en las biopsias realizadas fue constante el cuadro infiltrativo, con 4 pacientes en grados severos.

Los pacientes 1, 2, 4, 5 y 7 presentaban el factor reumatoideo positivo y se atendían con anterioridad en consulta de reumatología. Esto, unido a los hallazgos biomicroscópicos, citológicos e histológicos y además el presentar diversos grados de xerostomía hizo que nos plantearamos el síndrome de Sjögren.8-10

Al relacionar los resultados de la citología de impresión conjuntival con los de la biopsia de glándula salival accesoria, se evidenció que siempre que el cuadro citológico se afectaba severamente, los resultados histológicos se comprometían seriamente también, por lo que existe una relación estrecha y directa entre estas dos pruebas en los casos severos, que sugiere la gran utilidad de su realización en pacientes que ven disminuida su producción lagrimal en el síndrome de ojo seco.

CONCLUSIONES

Se demuestra la utilidad de la citología de impresión conjuntival y la biopsia de glándula salival accesoria de labio inferior, por su sencillez, como pruebas diagnósticas adicionales en el momento de hacer una evaluación de los pacientes con síndrome de ojo seco.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Illa M, Marques del Cid, Verissimo J. Alteraciones histológicas de la conjuntiva en el síndrome de Sjögren. Arch Soc Esp Oftalmol 1993; 64(5):403-8.
  2. Lamberts DW, Tabbara KF. Dry Eyes. En: Smolin G, Thoft RA. The Cornea. 2 ed. Boston: Little, Brown, 1987; 387-411.
  3. Tabbara KF. Lágrimas. En: Vaughan D, Asbury T. Oftalmología general. 11 ed México: El Manual Moderno, 1987: 70-4.
  4. Verges RC, Pita SD. Estudio de la población de células caliciformes en los síndromes de ojo seco mediante un método citológico atraumático. Arch Soc Esp Oftalmol 1988; 55(5):525-30.
  5. Pflugfelder SC, Huang AJ, Feuer W. Conjunctival Cytologic Features of primary Sjögren's syndrome Ophthalmology 1990; 97(9):985-92.
  6. Saínz de la Maza SM, Verges RC, Quintana CR, Corredera RT. La citología de impresión conjuntival como método diagnóstico para las alteraciones de la superficie ocular. Arch Soc Esp Oftalmol 1987; 53(2): 147-50.
  7. Oliva AH, Aguilera TB, Segura PG, Rivas MC. Patología de la glándula salival labial en el síndrome por aceite tóxico adulterado en España: una forma de síndrome de Sjögren secundario. Rev Clin Esp 1988; 182(2):71-8.
  8. Roncin S, Pennec YL, Katsikis P, Colin J, Youinou P. Ocular surface lesiones due to keratoconjunctivitis sicca in primary Sjögren's syndrome. Doc Ophthalmol 1992; 79(3):277-84.
  9. Fox RI, Chan EK, Kang HI. Laboratory evaluation of patients with Sjogren's syndrome. Clin Biochem 1992; 25(3):213-22.
  10. Talal N. Sjögren's syndrome: historical overview and clinical spectrum of disease. Rheum Dis Clin North Am 1992; 18(3):507-15.
Recibido: 27 de enero de 1995. Aprobado: 16 de febrero de 1995.

Dr. Aldo Sigler Villanueva. Hospital General Provincial Docente de Morón, Ciego de Avila, Cuba.

Indice Anterior Siguiente