Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Oftalmología, enero-junio, 1995

Higiene y Prevención

Hospital Provincial Docente. "Antonio Luaces Iraola". Ciego de Avila

Morbilidad al egreso en un servicio de oftalmología

Dr. Aldo Sigler Villanueva,1 Dr. Rolando Rey Bravo,2 Lic. Ricardo Gómez Carro,3 Lic. Miguel A. Guevara López4 y Dra. María Elena de Armas Darias5
  1. Especialista de I Grado en Oftalmología-Instructor.
  2. Especialista de I Grado en Administración de Salud.
  3. Doctor en Ciencias Biológicas.
  4. Licenciado en Matemáticas.
  5. Residente de Oftalmología.

RESUMEN

Se revisaron las tarjetas de codificación del Departamento de Estadísticas del Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola" de Ciego de Avila, y se tomó el diagnóstico principal en el egreso de las correspondientes al servicio de oftalmología en un período de 11 años (enero 1982 a diciembre de 1992). La catarata senil (24,7 %), las conjuntivitis (24,0 %), los glaucomas (5,6 %), las heridas perforantes oculares (5,2 %), las úlceras corneales (4,7 %) y las heteroforias (4,26 %), fueron los diagnósticos, al egreso más frecuentes.

Palabras clave: ALTA DEL PACIENTE; CATARATA/epidemiología; CONJUNTIVITIS/epidemiología; GLAUCOMA/epidemiología; HERIDAS PERFORANTES/epidemiología; ULCERA DE LA CORNEA/epidemiología.

INTRODUCCION

La morbilidad ha constituido en los últimos años una de las más importantes líneas de trabajo en la investigación que se ha trazado el Ministerio de Salud Pública, ya que es uno de los factores que permite obtener datos de interés sobre las influencias que ejercen las enfermedades en el bienestar físico, mental y social del hombre y nos permiten adoptar las medidas médico-sanitarias que necesita la comunidad.1

Hay muchas fuentes para el conocimiento de la morbilidad y dentro de éstas tenemos el sistema de información estadística de egresos hospitalarios, que recoge de cada paciente varios datos de suma importancia y entre estos el diagnóstico principal, que es el que necesita ingreso y por ende, consume gran parte del presupuesto de salud.1-4

En nuestro país, todas las ramas de la medicina se han encargado de realizar estudios sobre esta vertiente, incluyendo a la oftalmología, que por medio de las unidades de atención primaria o secundaria han efectuado diversos trabajos muy interesantes a lo largo de todos estos años, cuyos resultados han arrojado las diversas alteraciones oculares que afectan a la población y aquellas oftalmopatías que dejan secuelas importantes e irreversibles al más delicado órgano de los sentidos.5-8

En la Provincia de Ciego de Avila se han hecho algunas investigaciones para conocer las afecciones específicas de la especialidad, pero sólo en cortos períodos de tiempo. Por esta razón se decidió analizar la morbilidad al egreso en el Servicio de Oftalmología del Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola" durante 11 años para así conocer el comportamiento de las enfermedades oculares que necesitaron ingreso, lo que permitirá la ejecución de acciones dirigidas al mejoramiento de la atención de estos casos.

MATERIAL Y METODO

Se revisaron las tarjetas de codificación del Departamento de Estadísticas del Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola" de Ciego de Avila y se seleccionaron las pertenecientes a la especialidad de oftalmología (3 643); se recogió de las mismas el diagnóstico principal al egreso en un período de 11 años (enero de 1982 a diciembre de 1992). Luego se agruparon las distintas afecciones causal y topográficamente de la forma establecida.8

Como medida de resumen de la información obtenida se usaron los por cientos.

Los resultados se presentan mediante figuras que se procesaron en una microcomputadora compatible IBM y una impresora Epson LQ-1070 con la utiización del Harvard Graphics versión 3.0.

RESULTADOS Y DISCUSION

En la figura 1 se muestra la distribución de los grupos de enfermedades oculares; se puede observar que las afecciones de los anexos oculares fueron las más frecuentes (30,9 %), hecho provocado por algunos brotes de conjutivitis hemorrágica ocurridos durante la década pasada y el consiguiente ingreso de gran número de pacientes por orientación epidemiológica.9

A continuación le siguen en orden decreciente las afecciones del cristalino (28,7 %), a expensas fundamentalmente de la catarata senil (86,2 %), las afecciones del segmento anterior (10,9 %), los glaucomas (10,3 %), las afecciones traumáticas oculares (9,1 %), las alteraciones de la motilidad ocular (4,7 %), las afecciones del nervio óptico y retina (2,8 %) y otras alteraciones oculares (2,6 %).

En la figura 2 se observan las enfermedades más frecuentes encontradas en los 11 años analizados. La figura 3 presenta el número de pacientes con dichas entidades en estos años.

La catarata senil fue la enfermedad que se presentó en el mayor número de casos (24,7 %), lo que pudiera explicarse por ser una afección propia de la vejez y por el incremento de la esperanza de vida al nacer en nuestro país.1,10

El descenso de pacientes ingresados por esta enfermedad en el Hospital "Antonio Luaces Iraola" durante los últimos años pudiera justificarse por la apertura de un moderno hospital en la ciudad de Morón que presta atención a toda la población de la zona norte de la provincia.

Las conjuntivitis (24,0 %) y dentro de estas la hemorrágica, fueron muy frecuentes en la década del 80; se observa su desaparición gradualmente. Esta afección no tiene un carácter grave desde el punto de vista ocular, pero necesita de un reposo adecuado por varios días, lo que provoca ausencias laborales.9 Los casos ingresados en los últimos años fueron reportados como conjuntivitis bacteriana.

Los glaucomas de ángulo abierto y estrecho (5,6 %), las heridas perforantes del globo ocular (5,2 %), las úlceras corneales (4,7 %) y las heteroforias (4,2 %) tienen una frecuencia muy similar al analizar los egresos hospitalarios.

CONCLUSIONES

La catarata senil, los glaucomas, las heridas perforantes oculares, las úlceras corneales y las heteroforias por su alta frecuencia de hospitalización y su potencial afectación visual requieren ser priorizadas en cuanto a la aplicación de los logros cientifico-técnicos en este campo de la medicina.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Tejeiro Fernández A. El conocimiento de la morbilidad. Alguna experiencia cubana. La Habana: Instituto de Desarrollo de la Salud, 1981.
  2. Aldereguía Henríquez J, Kamarov M. La determinación del Estado de salud de la Población. Principales factores. Rev Cubana Salud Púb 1990: 16(1):30-6.
  3. Astraín Rodríguez M, Granados Toraño R. Orientaciones metodológicas generales para el estudio del estado de morbilidad de la población. Rev Cubana Adm Salud 1987; 13(2):211-59.
  4. Ríos Massabot NE. Principales Diagnósticos de Egresos de los Servicios de Medicina Interna. Rev Cubana Adm Salud 1975; 1(3-4):175-87.
  5. Palmero Guerra A, Cardoso Hernández C, Arrieta Pérez M. Principales causas de ceguera en la Provincia Sancti Spíritus. Rev Cubana Oftalmol 1989; 2(1-2):71-7.
  6. Pérez Guerrero RM, Hornia Palacio M, Fernández Beatón M. Pesquisaje oftalmológico en el área de salud "Dr. Gustavo Aldereguía". Su interrelación con el médico de la familia. Rev Cubana Oftalmol 1989; 2(1-2):71-7.
  7. Ríos Massabot NE, Tejeiro Fernández A. Diagnóstico de egresados de hospitales. Rev Cubana Med Gen Int 1987; (Suplemento): 107-9.
  8. Allen JH. Manual de las Enfermedades de los Ojos. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1979: 1-409.
  9. Peláez Molina O, Mendoza Rojo E, García Báez RO. Oftamología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1974: 7-47.
  10. Perkins ES, Hill DW. Fundamentos Científicos de Oftalmología. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1981:190.
Recibido: 4 de octubre de 1994. Aprobado: 4 de enero de 1995.

Dr. Aldo Sigler Villanueva. Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola", Ciego de Avila, Cuba.

Indice Anterior Siguiente