Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oftalmol 1995;8(2)
Instituto Superior de Medicina Militar "Dr. Luis Díaz Soto"

Implante ocular de plascol liso en la cirugía extractiva del bulbo ocular

Dr. Gildo J. Pérez Blázquez,1 Dr. Luis Acosta Díaz,2 Dr. José Bouza Barrera,3 Ing. José Bouza Cardin4 y Dr. José A. Escandell Guerra2
  1. Doctor en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Oftalmología. Profesor Titular e Investigador Auxiliar.
  2. Especialista de I Grado en Oftalmología.
  3. Especialista en Somatoprótesis.
  4. Ingeniero Mecánico.

RESUMEN

Se presenta el estudio realizado con el uso del plascol liso en forma de esferas en la cirugía extractiva del bulbo ocular. De un total de 70 pacientes operados se obtuvieron buenos resultados en el 72,8 % y fue considerado como regular el 22,8 %. Sólo una mínima parte tuvo mala evolución. Los éxitos quirúrgicos se evaluaron a partir de la obtención de movilidad en el muñón, aplicando la cirugía rehabilitadora a 2 grupos de casos: eviscerados con implante inmediato, eviscerados con implante y conservación corneal, y reintervención a pacientes ya eviscerados. La conservación del surco orbitario obtuvo cifras elevadas en los 2 primeros grupos quirúrgicos. El fracaso por la expulsión del implante ocurrió sólo en 2 pacientes en observaciones de más de un año.

Palabras clave: ANOFTALMOS/cirugía; SEGMENTO ANTERIOR DEL OJO/cirugía; OJO ARTIFICIAL; PLASTICOS/uso terapéutico; TRAUMATISMOS OCULARES/complicaciones.

INTRODUCCION

La pérdida del bulbo ocular constituye en el mundo entero un problema social y económico; sólo los países desarrollados cuentan con la tecnología y medios materiales necesarios para sustituir de manera artificial el ojo perdido.

Durante muchos años los países subdesarrollados hemos tenido que importar los materiales necesarios para realizar una cirugía restaurativa que le devuelva al paciente la mejor estética posible.1

La compra de prótesis, conformado res e implantes de diferentes tipos ha constituido, de hecho, un gasto que ha afectado a la economía nacional, máxime cuando no siempre se han adaptado a las condiciones étnicas raciales de nuestros enfermos.2-10

Por este motivo, consideramos útil la realización de este trabajo en el cual planteamos técnicas más anatomofuncionales y estéticas, con la utilización de un nuevo material biocompatible de producción nacional.

MATERIAL Y METODO

Nuestro trabajo se realizó sobre el estudio de 70 pacientes atendidos en la consulta de órbita del Servicio de Oftalmología del ISMM "Dr. Luis Díaz Soto" por presentar ojos ciegos dolorosos, producidos por traumatismos severos, inflamaciones oculares, deformaciones del globo ocular o ptisis bulbis y, que solicitaban solucionar algún problema.

El examen clínico de éstos demostró la necesidad de extirpación del globo ocular por evisceración o enucleación y también otros ya operados con anterioridad y que solicitaban mejorar estética mente. Estos pacientes fueron atendidos conjuntamente con el servicio de Somatoprótesis de nuestro Hospital en un período de 5 años (1990-1994). En estos pacientes se utilizó el material plástico denominado plascol liso, y elaborado en el servicio de Somatoprótesis de nuestro Centro, constituido por hidrocarburos y celulosa y que ha sido sometido a rigurosa experimentación en animales durante 6 años (1984 a 1990) (implantes en músculos, hueso, aponcurosis y mucosa nasal y oral) y se ha utilizado en fase clínica en cirugía restaurativa maxilofacial desde 1992; fue evaluada su tolerancia a corto, mediano y largo plazos. Posee características físicas, químicas y biológicas que lo catalogan como un material biocompatible.

Este producto es elaborado en forma de una biomasa, la cual es sometida a rigurosos exámenes de pH y esterilidad, posterior a los cuales puede emplearse.

Para poder realizar este trabajo fue necesario elaborar esferas de diferentes diámetros (14, 16, 18 y 20) con este material denominado plascol liso, las cuales se lograron por medio de moldes troquelados de diferentes tamaños (14, 16, 18 y 20 mm) donde se colocaron y prensaron a 1 000 atmósferas durante 2 horas.

El producto posee una plasticidad que lo hace conformable, y posee un peso inferior a la silicona, esferas de cristal y muy parecido a la hidroxiapatita.

Los pacientes que iban a ser sometidos a la intervención quirúrgica con el uso del material fueron divididos en 3 grupos:

En el primer grupo el implante en forma esférica del plascol fue introducido una vez terminada la evisceración, en el saco escleral; se establecieron 3 planos de cierre (esclero, tenón y conjuntiva) independientemente uno del otro, los 2 primeros con catgut cromado 4-0 y el último con seda negra 7-0.

En el segundo grupo el implante en forma esférica fue introducido por una incisión al nivel del ecuador del ojo, previa desinserción del recto superior y por donde realizamos la evisceración, cerrando los 3 planos independientes (esclera, tenón y conjuntiva), los 2 primeros con catgut cromado 4-0 y la conjuntiva con seda 7-0, conservando la córnea, con vistas al uso posterior de un lente cosmeticocorneal.

En el tercer grupo el implante se colocó previa disección de los elementos del muñón rudimentario los cuales fueron individualizados, pero variando su forma de acuerdo con las características de volumen y forma de la cavidad. En este grupo se hizo necesario reforzar el plano anterior por un autoinjerto de fascia lata, y el cierre por planos in- dependientes (fascia lata, rudimentos del muñón, tenón y conjuntiva). Los resultados fueron comparados con un grupo control de evisceración y enucleaciones simples, donde no se utilizaron implantes; éstos se evaluaron de forma comparativa teniendo en cuenta el grado de movilidad del muñón con la oftalmoprótesis definitiva a los 2 meses de la intervención, los que fueron catalogados de bueno, cuando la oftalmoprótesis se movía ampliamente en todas las direcciones de la mirada; y cuando sólo lo hacían de forma parcial se consideraba regular.

Fueron evaluados además, la conservación del surco orbitario superior y el tiempo de tolerancia del material empleado según la técnica quirúrgica utilizada.

RESULTADOS

En la evisceración simple no se logra, como puede apreciarse en la figura 1, la movilidad del muñón; se obtienen resultados de regular y malos para el 57 y el 43 %, respectivamente.

Fig.1

Sin embargo, en la evisceración con implante inmediato de plascol liso la movilidad fue buena en el 93,7 %. No se obtuvieron resultados malos (figura 1).

En la evisceración con implante inmediato conservando la córnea se obtuvo el 85,7 %, de buena movilidad del muñón, y ningún resultado fue considerado malo (figura 1).

En las cavidades antiguas sólo se obtuvo el 80 % de resultados regulares, superiores a las técnicas simples sin implante (figura 1).

De modo general, la movilidad del muñón en los casos con implante de plascol liso alcanzó el 73 % de buena, 23 % de regular y sólo el 4 % de mala.

En relación con la conservación del surco orbitario superior, éste estuvo ausente en el 100 % de los casos de evisceración y enucleación simple sin implante, mientras que en los eviscerados con implante inmediato, el surco se conservó en el 90 %, sólo en el 8 % estuvo ausente. En los eviscerados con conservación corneal se mantuvo en el 85,7 %. En cavidades antiguas mejoró en el 60 % de los casos; no se logró recuperar este totalmente en ningún caso (tabla 1, figura 2).

TABLA 1. Tipo de intervención quirúrgica y surco orbitario superior
 
Surco orbitario superior
Tipo de intervención
No. de casos
Conservado
Mejorado
Ausente
Evisceración enucleación sin implante 
35
0
0
35
Evisceración con implante inmediato
48
43
1
4
Evisceración con implante conservación corneal 
7
6
0
1
Implante en cavidades antiguas 
15
0
9
6
Total 
70
49
10
11
Fig.2

En el análisis del tipo de intervención realizada y el rechazo al implante pudimos observar que en el grupo de evisceración con implante inmediato sólo existió el 2 % de intolerancia con una expulsión del implante, mientras que en el grupo de evisceración con conservación corneal éste fue del 14 % con una expulsión. En el grupo de operados con cavidades antiguas donde se colocaron implantes de plascol liso, no se presentaron intolerancias (tabla 2).

TABLA 2. Tipo de intervención y rechazo al implante
 
Rechazo al implante (expulsión)
Tipo de intervención
No. de casos
No.
%
Evisceración con implante inmediato
48
*
12
Evisceración con implante conservación corneal 
7
1
14
Implante en cavidades antiguas
15
0
0
Total
70
2
2,8
* Dehiscencias suturas

Las causas de rechazo al implante en nuestros casos estuvieron dadas por:

  1. Implante de tamaño no adecuado (sobremedida).
  2. Reacción de la sutura empleada (catgut) con dehiscencias de la herida.
  3. Malas condiciones de la esclera (estafilonias, etcétera).
En nuestros pacientes se presenta ron 6 dehiscencias de la herida; fue necesario retirar el implante en 2; los 4 restantes fueron reintervenidos con la utilización del reforzamiento anterior de fascialata con buena tolerancia hasta el momento.

Debemos decir además que en los 70 pacientes operados, sólo en 9 existió alguna forma de incompatibilidad operatoria no atribuible al implante en sí, sino a la selección de pacientes y técnica empleada.

En cuanto al plascol liso en la evisceración simple se puede apreciar su tolerancia en meses, al igual que en la evisceración con implante y conservación corneal, así como en las cavidades antiguas reintervenidas (tabla 3).

TABLA 3. Tipo de intervención y tolerancia al implante
 
Tolerancia (meses)
Tipo de intervención 
No. de casos
Hasta 12
13 a 24
25 a 36
más de 36
Evisceración con implante inmediato 
48
18*
17
7
6
Evisceración con implante conservación corneal 
7
1**
1
5
0
Implante en cavidades antiguas
15
0
3
10
2
Total 
70
19
21
22
8
Un caso expulsión a los 43 días. * Un caso expulsión a los 34 días.

CONCLUSIONES

  1. El plascol liso como material biocompatible puede ser utilizado en las diferentes técnicas quirúrgicas de extración del bulbo ocular para la solución estética del anoftalmos.
  2. Ofrece garantías de estabilidad en cuanto a su tolerancia, dado esto por su composición química y su peso que lo igualan a otros materiales usados en el extranjero.

RECOMENDACIONES

Se recomienda el empleo del plascol liso en forma de esferas o de conformador en:
  1. Cirugía orbitorrestaurativa del anoftalmos asociado a las técnicas de evisceración simple y en los casos de conservación corneal, inmediata al acto quirúrgico.
  2. En la cirugía de cavidades antiguas para mejorar las condiciones funcionales y estéticas del paciente asociado a reforzamiento en el plano anterior con la fascia lata.
  3. Proponemos además, su generalización en el resto de las unidades asistenciales del país como material biocompatible de alta confiabilidad.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Keck SCH WR. Reconstrucción de cavidades anoftálmicas severamente retraídas mediante el empleo de un tubo externo. Arch Chil Oftal 1987;44(2):31-41.
  2. Schwember FJ, Rudigor W. Nuevo conformador de cavidades oftálmicas. Arch Chil Oftal 1986;43(2):287-92.
  3. Perry AC. Advances in Enucleation. Ophthalmol Clin North Am 1991;4:(1).
  4. Goloberg RA. Exposed Hydroxyapatite Orbital Implants. Report of Six Cases. Ophthalmology 1992;99:(5).
  5. Shields CL. Hydroxyapatite orbital implants after enucleation. Experience with 100 consecutive cases. Arch Opthalmol 1992;110.
  6. Dutton JJ. Coralline hydroxyapatite as an ocular implant. Ophthalmology 1991;98:(3).
  7. González Santos R, García GGJ. Materiales bioactivos para implantes óseos. Características y aplicaciones. Centro Nacional de Investigaciones Científicas. Diciembre 1992.
  8. Nunery WR, Cepela MA. Extrusion Rate of Silicone Spherical anophthalmic Socket Implants. Ophthal Plast Reconstr Surg 1993;9(2):90-5.
  9. Shifman A. Simplified fabrication of orbital prostheses using posterior attachment for the artificial eyes. J Prosthet Dent 1993;69(1):73-6.
  10. Nunery WR, Heinz GW. Exposure rate of hydroxyapatite and comparison with silicone sphere implants. Ophthal Plast Reconstr Surg 1993;9(2):96-104.
Recibido: 13 de diciembre de 1994. Aprobado: 7 de junio de 1995.

Dr. Gildo J. Pérez Blázquez. Instituto Superior de Medicina Militar "Dr. Luis Díaz Soto". Ave. Monumental, Habana del Este, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente