Indice Anterior 
Rev Cubana Oftalmol 1995;8(2)

Higiene y Prevención

Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola". Ciego de Avila

Morbilidad al egreso en el servicio de oftalmología en un hospital durante 10 años

Dr. Aldo Sigler Villanueva,1 Dr. Rolando Rey Bravo,2 Lic. Ricardo Gómez Carro3 y Dra. María Elena de Armas Darias4
  1. Especialista de I Grado en Oftalmología. Instructor.
  2. Especialista de I Grado en Administración de Salud.
  3. Doctor en Ciencias Biológicas.
  4. Residente en Oftalmología.

RESUMEN

Se revisaron las tarjetas de codificación del departamento de estadísticas del Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola" de Ciego de Avila. Se tomó el diagnóstico principal al egreso de las correspondientes al Servicio de Oftalmología en un período de 10 años (enero de 1983 a diciembre de 1992). Por grupos de enfermedades oculares, la mayor incidencia la tuvo las inflamaciones e infecciones (41,1 %) y le siguen las cataratas (25,8 %), los glaucomas (11,0 %), las afecciones traumáticas (9,3 %), las alteraciones de la posición de los globos oculares (5,4 %), retina y nervio óptico (2,3 %). Los principales diagnósticos al egreso fueron la catarata senil (24,9 %), las conjuntivitis (24,1 %), las heridas perforantes del globo ocular (4,8 %), ulcera corneal (4,7 %) y el glaucoma crónico simple (3,4 %).

Palabras clave: ALTA DEL PACIENTE; OFTALMOPATIAS/epidemiología; TRAUMATISMOS OCULARES/epidemiología.

INTRODUCCION

La morbilidad es una de las más importantes líneas de trabajo en la investigación que nos permite obtener datos sobre las influencias que ejercen las enfermedades en el bienestar del hombre.1

Existen muchas fuentes para el conocimiento de la morbilidad y dentro de éstas, tenemos al sistema de información estadística de egresos hospitalarios, que se basa en la clasificación internacional de enfermedades, traumatismos y causas de defunción, que recoge de cada paciente, a su egreso, varios datos de suma importancia y entre éstos, el diagnóstico principal, morbilidad ésta la más grave, que es la que necesita ingreso y consumirá gran parte de los gastos del sistema de salud.1-5

En nuestro país todas las ramas de la medicina se han encargado de realizar estudios sobre esta vertiente, incluyendo a la oftalmología, que mediante las unidades de atención primaria o secundaria, han efectuado diversos trabajos muy interesantes a lo largo de todos estos años, cuyos resultados han arrojado las diversas alteraciones oculares que afectan a la población y aquellas oftalmopatías que dejan secuelas importantes e irreversibles al más delicado órgano de los sentidos.6-8

En la provincia Ciego de Avila se han hecho algunas investigaciones para conocer las afecciones específicas de la especialidad, pero sólo en cortos períodos. Por esta razón se decidió analizar la morbilidad al egreso en el servicio de oftalmología del Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola", durante 10 años, para así conocer el comportamiento de las enfermedades oculares que necesitaron ingreso, lo que permitirá la ejecución de acciones dirigidas al mejoramiento de la atención de estos casos.

METODO

Se examinaron las tarjetas de codificación del departamento de estadística del Hospital Provincial Docente "Antonio Luaces Iraola" de Ciego de Avila y se seleccionaron las pertenecientes a la especialidad de oftalmología (n = 3 451). Se recogió de éstas, el diagnóstico principal al egreso en un período de 10 años (enero de 1983 a diciembre de 1992). Para su mejor análisis inicial se decidió agrupar las afecciones oculares por grupos de enfermedades afines, causal y topográficamente.

En inflamaciones e infecciones se incluyó fundamentalmente a las conjuntivitis, queratitis, uveítis anterior y posterior, celulitis orbitaria, sepsis intraocular, dacriocistitis, neuritis óptica, etcétera.

Las afecciones traumáticas representaron a las heridas perforantes del globo ocular, cuerpos extraños intraoculares, laceraciones, hifemas, catarata traumática, luxación del cristalino, quemaduras oculares, uveítis traumáticas, etc. En cataratas, todas menos la traumática.

Los glaucomas e hipertensiones oculares incluyeron el glaucoma crónico simple, agudo, secundario, sin especificar, etcétera.

Las alteraciones de la posición de los globos oculares, los estrabismos, parálisis oculares, exoftalmos, etcétera.

En la retina y en el nervio óptico, los desprendimientos de retina, trastornos vasculares del fondo, papiledema, atrofia óptica, etcétera.

Bajo el acápite de otras, eran afecciones que no presentaban gran afinidad entre sí, pero que sumadas integraban un gran conjunto, la ptosis palpebral, ectropion, pterigion, tumor maligno (TM) del globo ocular, querato cono, quiste de conjuntiva, deformidad del ojo, etcétera.

Por último, se seleccionaron los 5 principales diagnósticos al egreso en orden de frecuencia.

Como medida de resumen de la información se usó la proporción (%).

Los resultados se presentaron en tablas que se procesaron en una microcomputadora IBM, compatible.

RESULTADOS

En la tabla 1 se expuso la distribución de pacientes egresados según los años investigados y grupos de enfermedades oculares, donde las inflamaciones e infecciones (41,1 %), las cataratas (25,8 %), los glaucomas (11,0 %) y las afecciones traumáticas (9,3 %), ocupaban los primeros lugares de incidencia.

TABLA 1. Distribución de pacientes según años investigados y grupos de enfermedades oculares
 
 
1983
1984
1985
1986
1987
1988
1989
1990
1991
1992
Total
Grupo de enfermedades 
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
Inflamaciones e infecciones 
183
46,2
117
30,9
83
24,1
122
36,8
198
54,2
50
20,1
264
51,4
149
45,4
144
51,4
109
41,31
419
41,1
Cataratas 
115
29,0
136
35,9
140
40,7
94
28,3
59
16,2
87
34,9
95
18,5
54
16,5
47
16,8
62
23,5
889
25,8
Glaucomas 
48
12,1
62
16,3
47
13,7
35
10,6
36
9,9
35
14,1
40
7,8
27
8,2
26
9,3
25
9,5
381
11,0
Afecciones traumáticas 
25
6,3
21
5,5
31
9,0
29
8,7
23
6,3
34
13,7
72
14,0
40
12,2
16
5,7
30
11,4
32
19,3
Alteración de la posición globos oculares
9
2,3
26
6,9
18
5,2
25
7,5
22
6,0
14
5,6
14
2,7
21
6,4
19
6,8
20
7,6
18
85,4
Retina y nervio óptico 
2
0,5
1
0,3
8
2,3
6
1,8
4
1,1
3
1,2
11
2,1
19
5,8
13
4,6
11
4,1
78
2,3
Otros 
14
3,6
16
4,2
17
5,0
21
6,3
23
6,3
26
10,4
18
3,5
18
5,5
15
5,4
7
2,6
17
55,1
Total 
396
11,5
379
11,0
344
10,0
332
9,6
365
10,6
249
7,2
5141
4,9
328
9,5
280
8,1
264
7,6
3451
100,0
Los principales diagnósticos al egreso, por años, se presentan en la tabla 2, donde se muestra a las 5 entidades nosológicas por orden de frecuencia, catarata senil (24,9 %), conjuntivitis (24,1 %), herida perforante del globo ocular (4,8 %), úlcera corneal (4,7 %) y el glaucoma crónico simple (3,4 %).

TABLA 2. Distribución de pacientes según años investigados y diagnósticos al egreso más frecuentes
 
Diagnóstico 
1983
1984
1985
1986
1987
1988
1989
1990
1991
1992
Total
al egreso 
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
No.
%
Catarata senil 
111
28,0
130
34,3
132
38,4
91
27,4
67
18,3
82
33,0
89
17,3
50
15,2
45
16,0
61
23,1
858
24,9
Conjuntivitis 
1433
6,1
55
14,5
45
13,1
80
24,1
138
37,8
19
7,6
194
37,7
71
21,7
59
21,1
28
10,6
83
224,1
Herida perforante del globo ocular 
15
3,8
1
3,4
19
5,5
15
4,5
1
6,4
14
5,6
35
6,8
20
6,1
8
2,9
9
3,4
16
44,8
Ulcera corneal 
13
3,3
15
4,0
19
5,5
16
4,8
19
5,2
9
3,6
14
2,7
23
7,0
16
5,7
18
6,8
16
24,7
Glaucoma crónico simple 
14
3,5
24
6,3
19
5,5
14
4,2
12
3,3
7
2,8
10
2,0
5
1,5
8
2,9
6
2,3
11
93,4
Otros 
100
25,3
142
37,5
1103
2,0
1163
5,0
1133
1,0
1184
7,4
1723
3,5
1594
8,5
1445
1,41
42
53,8
1316
38,1
Total 
396
11,5
379
11,0
344
10,0
332
9,6
365
10,6
249
7,2
51
4,9
328
9,5
280
8,1
26
47,6
3451
100,0

DISCUSION

Es conocido que la catarata representa uno de los procesos con mayor demanda asistencial9,10 y dentro de ésta, tenemos a la catarata senil, afección propia de la vejez la cual aumenta su incidencia al incrementarse la esperanza de vida al nacer, lo que justifica que el diagnóstico más frecuente en nuestra investigación lo tuvo dicha enfermedad con el 24,9 %.

En los grupos de enfermedades oculares, las inflamaciones e infecciones (41,1 %) predominaron debido a un elevado número de egresos con úlcera corneal (4,7 %), y por algunos brotes de conjuntivitis hemorrágica ocurridos durante la década pasada y el consiguiente ingreso de gran cantidad de estos pacientes por orientación epidemiológica, que hizo a las conjuntivitis (24,1 %) ocupar el segundo lugar en los diagnósticos al egreso. Esto no es un hecho aislado, ya que se reporta un aumento importante de las conjuntivitis al nivel mundial y que demanda de asistencia especializada en ocasiones, por la probabilidad de complicación corneal y sus consecuencias.9,11

Se admite que los traumatismos oculares son una de las causas principales de disminución de la agudeza visual en el mundo occidental; su pronóstico guarda relación con múltiples factores y es la causa de pérdidas socioeconómicas al afectarse pacientes en edades laboral mente útiles, por lo que deben evitarse a cualquier costo.12-14

En nuestra serie, las afecciones traumáticas representaron el 9,3 % del grupo de enfermedades oculares y en específico, las heridas perforantes del globo ocular, el 4,8 % en los diagnósticos al egreso más frecuentes; lo que quiere decir que el 51,1 % de los pacientes egresados con traumatismos oftálmicos tuvieron una perforación del globo ocular, cifra que se corresponde con las publicadas por otros autores que oscilan entre el 13 y el 67,0 %.12

Es significativo mencionar que el glaucoma crónico simple a menudo no es diagnosticado hasta que la enfermedad está muy avanzada y prácticamente en los límites de la ceguera; su prevalencia es del 1 al 2 % a partir de los 40 años y aumenta progresivamente con la edad el riesgo de padecerlo.9,15,16

En nuestra lista de egresados los glaucomas (11,0 %) fueron terceros y en específico el glaucoma crónico simple (3,4 %) fue el quinto diagnóstico al egreso, más frecuente, resultados comprensibles si se tiene en cuenta que esta afección es una de las que mayor demanda ambulatoria presenta,9 y por lo tanto, gran número de pacientes necesitan de ingreso con el propósito de preservar la visión por medios quirúrgicos.

Las alteraciones de la posición de los globos oculares (5,4 %), así como los estrabismos, que no estuvieron en el grupo de los diagnósticos al egreso más frecuente, no tuvieron gran incidencia durante el período analizado.

Las afecciones de la retina y del nervio óptico (2,3 %) no tuvieron predilección específica por alguno de sus epígrafes, al igual que otros grupos de enfermedades (5,1 %) y otros diagnósticos (38,1 %).

CONCLUSIONES

  1. Se observó un predominio de egresos con procesos agudos, las conjuntivitis (24,1 %), las heridas perforantes del globo ocular (4,8 %) y la úlcera corneal (4,7 %), con excepción de la catarata senil (24,9 %) (más frecuente) y por último, el glaucoma crónico simple (3,4 %).
  2. Todos, por su alta incidencia de hospitalización, requieren ser priorizados en cuanto a la aplicación y desarrollo de los más avanza dos logros cientifico-técnicos en este campo de la medicina.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos al Licenciado Miguel A. Guevara López su valiosa colaboración en este trabajo.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Tejeiro FA. El conocimiento de la morbilidad. Alguna experiencia cubana. La Habana: Instituto de Desarrollo de la Salud, 1981:7-31.
  2. Organización Panamericana de la Salud. Manual de la clasificación estadística internacional de enfermedades y causas de defunción. México: CEMECE, 1986;1(952):251-69.
  3. Aldereguía HJ, Kamarov YM. La determinación del estado de salud de la población. Principales factores. Rev Cubana Salud Pub 1990;16(1):30-66.
  4. Astraín Rodríguez ME, Granados TR. Orientaciones metodológicas generales para el estudio del estado de morbilidad de la población. Rev Cubana Adm Salud 1987;13(2):211-59.
  5. Ríos Massabot NE. Principales diagnósticos de egresos de los servicios de medicina interna. Rev Cubana Adm Salud 1975;1(3-4):157-87.
  6. Palmero GA, Cardoso HC, Arrieta PM, Pérez AD. Principales causas de ceguera en la provincia Sancti Spíritus. Rev Cubana Oftalmol 1989;2(1-2):71-7.
  7. Pérez Guerrero RM, Hornia PM, Fernández BM, Quiñones RM. Pesquisaje oftalmológico en el área de salud "Dr. Gustavo Aldereguía". Su interrelación con el médico de la familia. Rev Cubana Oftalmol 1989;2(3):103-9.
  8. Ríos Massabot NE, Tejeiro FA. Morbilidad, crecimiento y desarrollo humano y vigilancia nutricional. Rev Cubana Med Gen Integr 1987;(Supl):92-109.
  9. Almenar Roig FD, Silvestre PF, Zafra BE, Llorca DN, Martínez García-Olalla MJ, Peiro GA. Estudio de la morbilidad asistida en la consulta ambulatoria oftalmológica de la seguridad social. Provincia de Valencia. Arch Soc Esp 1988;54(1):261-70.
  10. Rauf A, Ong PS, Pearson RV, Wormald RP. A pilot study into the prevalence of opthalmic disease in the Indian population of Southall. J R Soc Med 1994;87(2):78-9.
  11. Bueno JL, Pérez-Santonja JJ, Gadea I, Velazco L, Soriano F, Zato MA. Etiología de las conjuntivitis agudas atendidas en un servicio de urgencias oftalmológicas. Arch Soc Esp Oftalmol 1993;64(4):289-94.
  12. Gálvez J, Rodríguez J, Navarro MA, León FA, García M. Resultados en Andalucía del estudio multicéntrico nacional sobre traumatismos oculares graves a los 3 años: epidemiología. Arch Soc Esp Oftalmol 1993;64(5):371-8.
  13. Veronese Rodríguez ML. Traumatismos oculares en personas con pérdidas visuales previas. Arch Soc Esp Oftalmol 1993;64(3):169-72.
  14. Onofrey BE. Injury to the cornea. Optom Clin 1993;3(2):1-19.
  15. Klein BE, Klein R, Sponsel WE, et al. Prevalence of glaucoma. The Beaver Dam Eye Study. Opthalmology 1992;99(10):1499-504.
  16. Tielsch JM, Sommer A, Katz J, Royal RM, Quigley HA, Javitt J. Racial variations in the prevalence of primary open-angle glaucoma. The Baltimore Eye Survey. JAMA 1991;266(3):369-74.
Recibido: 8 de junio de 1995. Aprobado: 8 de junio de 1995.

Dr. Aldo Sigler Villanueva. Libertad No. 126 e/Maceo y Simón Reyes, Ciego de Avila, Cuba. C.P. 65100.

Indice Anterior