Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oftalmol 1996;9(1)
Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras"

Utilidad de la lente de contacto blanda terapéutica en afecciones corneales

Dra. Vivian Padrón Alvarez,1 Dra. María Teresa Alemañy González,1 Dra. María Elena Marín Valdés1 y Dra. Ibis Sedeño Cruz1
  1. Especialista de I Grado en Oftalmología.

RESUMEN

Se estudiaron 88 pacientes con enfermedades corneales a los que se les indicó lente de contacto blanda terapéutica permasoft. La queratopatía bullosa fue la más frecuente y beneficiada con su uso. La úlcera corneal con hipopion, la neovascularización y la aparición de infiltrados corneales asépticos fueron las complicaciones encontradas, las cuales mejoraron al retirar la lente.

Palabras clave: LENTES DE CONTACTO HIDROFILICOS; ENFERMEDADES DE LA CORNEA/terapia.

INTRODUCCION

Las lentes de contacto (LC) fueron concebidas con fines exclusivamente ópticos para la corrección de trastornos de la refracción. Recientemente han sido empleadas en sus modelos blandos (hidrófilos y siliconas) con fines terapéuticos dado que se ha demostrado su efectividad como apósito temporal transparente en diversos procesos morbosos del ojo; también son utilizadas como reservorio medicamentoso con el fin de que por empapado tras la instilación de un colirio se prolongue la acción del medicamento sobre el ojo.1,2

La idea de colocar una LC en una córnea enferma para proporcionar una mejor visión o para proteger la córnea no es nueva. A mediados del siglo XIX se comenzó a desarrollar una técnica para fabricar lentes rígidas para pacientes con queratocono. Otto Wichterie y Lim en 1961 son los inventores de los materiales hidrofílicos blandos. Gasset y Kauffman introdujeron el uso terapéutico de las lentes de contacto blandas *LCB).3

Desde entonces, se han utilizado diversos materiales que pueden dividirse en 2 grupos" los que tienen una blandura inherente similar a la goma tales como la silicona, básicamente hidrofóbicos y los que son blandos sólo debido a su contenido acuoso.4

Recientemente se han introducido las lentes de contacto de colágeno que tienen la ventaja de no tener que ser retiradas, pues son eliminadas por un proceso de biodegeneración.5,6

Las lentillas hidrofílicas terapéuticas tienen sobre la córnea diferentes acciones:5

1. Analgésica
2. Antiedema
3. Protección mecánica
4. Facilitar la curación del epitelio corneal
5. Mantener la hidratación de la superficie ocular
6. Aumentar la concentración de medicamentos
7. Mejoría estética

La visión puede mejorar en algunos casos como resultado de la corrección de ciertas irregularidades de la superficie corneal.

MATERIAL Y METODO

Se estudiaron 88 pacientes a los que se les indicó lente de contacto blanda terapéutica (LCBT) en consulta especializada de córnea y lentes de contacto en el Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras", con enfermedad corneal, posterior a procederes quirúrgicos o no y operados en este centro o remitidos de otras instituciones de salud.

Las LCBT utilizadas fueron en todos los casos permasoft de 55 % de agua, curvatura base: 8,60 y diámetro:14,3.

Se recogieron los datos clínicos de los pacientes y se les realizó un examen oftalmológico incluyendo biomicroscopia del segmento anterior.

Después de colocada y valorada en consulta la LCBT, los pacientes fueron examinados a las 24 horas, 7 días y citados semanalmente para examen médico y esterilización térmica de la lente. Se valoraron las complicaciones presentadas.

Se utilizó asociado a la LCBT colirio antibiótico de cloranfenicol al 0,5 % o kanamicina y además lágrimas artificiales. Los hipotensores locales o sistémicos fueron administrados a pacientes con aumento de la tensión ocular.

RESULTADOS

De los 88 pacientes, 48 eran del sexo masculino y 40 del sexo femenino. La edad promedio fue de 64 años.

Las enfermedades corneales que requirieron el uso de la LCBT se relacionan en la tabla 1; la más frecuente en nuestro estudio fue la queratopatía bullosa y la menos frecuente el herpes zoster oftálmico seguido de las alteraciones producidas por cáusticos.

TABLA 1. Enfermedades corneales
Patología corneal 
No. de casos
Queratopatía bullosa  
- Pseudoafaquia y afaquia
55
- Rechazo en queratoplastia
3
- Distrofia endotelio epitelial de Fuchs
4
Triquiasis
9
Queratitis por exposición
5
Degeneración lipídica
4
Queratopatía en banda
2
Cicatriz por herida corneal
2
Degeneración marginal de Terrien
2
Herpes zoster oftálmico
1
Causticación
1
Total
88
El edema fue más marcado en la queratopatía bullosa; en 47 de estos pacientes la mejoría fue ostensible entre los primeros 15 días y el mes con la colocación de la lente, debido a que tenían pocas bullas y poca alteración del epitelio. El resto, en los que predominaban bullas grandes y dispersas en toda la córnea, éstas demoraron como promedio 3 meses en desaparecer. Todos sintieron gran alivio y mejoraron la fotofobia, el lagrimeo y el dolor.

La epitelización se obtuvo como promedio a los 7 días en aquellas enfermedades que existía como afectación principal alteración epitelial.

Los pacientes con degeneración marginal de Terrien tenían adelgazamiento corneal en los sectores nasal e inferior y con LCBT obtuvimos cicatrización a los 21 días.

Tratamos una quemadura superficial por cáustico; el ojo fue ocluido con vendaje durante 3 días y empeoró; se determinó colocar la LCBT y se obtuvo la epitelización a los 15 días.

Como complicaciones encontramos: 4 úlceras con hipopion, aislándose en 2 Staplylococcus aureus y en los otros Pseudomona aeruginosa y Enterobacter. Estos pacientes recibieron tratamiento según el antibiograma realizado. La neovascularización corneal se detectó en 3 pacientes y se extendió desde 1 a 4 mm del limbo esclero-corneal y 4 pacientes presentaron infiltrados corneales asépticos (tabla 2). Las complicaciones mejoraron al retirar la LC; se mantuvo seguimiento clínico.

TABLA 2. Complicaciones corneales por el uso de LCBT
 
Complicaciones 
No. de casos
Ulcera séptica con hipopion
4
Neovascularización
3
Infiltrados asépticos periféricos
4

DISCUSION

La queratopatía bullosa se caracteriza por una falla en la capa endotelial de la córnea; se presenta un edema del epitelio y el estroma, con la consiguiente formación de bullas o ampollas crónicas y dolorosas. El tratamiento protector resulta necesario como procedimiento inicial. Cuando se coloca la lente hidrofílica blanda se produce pérdida de agua por evaporación, lo que provoca un flujo de agua a través del epitelio; y ofrece al borde del párpado y a la conjuntiva palpebral una superficie uniforme en lugar de una córnea áspera e irregular; se disminuye rápidamente el blefarospasmo y la hiperemia refleja.3,4,7 Coincidiendo con la literatura nosotros encontramos una elevada cifra de pacientes con queratopatía bullosa que requirieron el uso de la LCBT y cuya mejoría clínica fue evidente.

Las enfermedades corneales epiteliales como en la triquiasis, queratitis por exposición y la degeneración lipídica, están comprendidas entre las que mejoran rápidamente con el uso de la LCBT, debido a que proporciona comodidad inmediata y permite una reepitelización eficaz que evita el traumatismo mecánico sobre el nuevo epitelio en crecimiento.

Cuando existen profundas irregularidades de la superficie de la córnea es preferible extirpar las zonas afectadas mediante queratectomía y luego colocar la lente estéril y esperar 1 ó 2 semanas a que se produzca la epitelización. Las lentes utilizadas deben ser lo más delgadas posible y su forma debe permitir algún movimiento y no transformarse en un cuerpo extraño ajustado que contraiga y estrangule la córnea.

El riesgo de infección cuando se utiliza la LCBT es alto; sin embargo, no aparece como una complicación frecuente de su utilización, probablemente debido al seguimiento de los pacientes y a la cobertura antibiótica. No todos los autores están de acuerdo con la utilización de terapéutica antibiótica profiláctica. Smiddy en una serie de 40 enfermos sólo utilizó antibioticoterapia profiláctica en el 17,5 % de sus casos y encontró una úlcera por Staphylococcus aureus como única complicación infecciosa.8 Pinilla Lozano en su estudio realizado en 1993 utilizó cobertura antibiótica de modo profiláctico y obtuvo en una serie de 26 casos sólo 2 complicados por infección.9

En nuestro estudio se utilizó en todos los pacientes antibioticoterapia profiláctica y la incidencia de úlcera infecciosa fue baja. La Pseudomona aeruginosa, germen que se ha demostrado con frecuencia en pacientes portadores de LC probablemente por su capacidad de adherencia a la superficie de la lente, se encontró en sólo un paciente.10,11 El seguimiento periódico y la evaluación de la córnea sin lente terapéutica; así como la adecuada esterilización y desproteinización de la lente contribuyen a evitar la contaminación e infección.

La formación de nuevos vasos derivados del empleo de LC puede aparecer en cualquier nivel de la córnea, desde la membrana de Bowman hasta la membrana de Descemet; en ocasiones vienen acompañada de alteraciones del estroma. Las LC trastornan el metabolismo normal de la córnea, los principales problemas radican en el intercambio gaseoso y en los efectos secundarios de la hipoxia. Otro trastorno es la interferencia de la evaporación normal del agua contenida en el filme lagrimal precorneal; influyen otros factores como la reacción inmunológica, las infecciones y la irritación física.

La LCBT, por lo general, tiene un uso temporal y no indefinido. La observación del estado clínico evolutivo en las enfermedades corneales permite evaluar la solución definitiva médica y/o quirúrgica de la descompensación corneal.

CONCLUSIONES

  1. El uso de la LCBT ofrece un mejor confort a los pacientes con enfermedades corneales, lo que permite una rápida epitelización y desaparición de las bullas.
  2. La queratopatía bullosa fue la que mejor evolución clínica reportó con el uso de la LCBT.
  3. Las complicaciones mejoraron al ser retirada la lente.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos la asesoría del Dr. Miguel O. Mokey Castallenos en nuestra investigación.

SUMMARY

A study was conducted on 88 patients presenting with corneal diseases to whom therapeutic soft contact lenses were indicated. Bulluos keratopathy was the most frequent and benefit from their use. The corneal ulcer with hypopyon, neovascularization, and the occurrence of aseptic corneal infiltrates were the most frequent complications found, which improved when the lenses were removed.

Key words: CONTACT LENSES; HYDROPHILIC; CORNEAL DISEASES/therapy.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Gill del Rio E, Baronet P. Lentes terapéuticas. En: Lentes de contacto. Barcelona: Editorial Jims, 1990:479-88.
  2. Fontela JR, Grau M. Uso hospitalario de lentes de contacto hidrófilas terapéuticas, estéticas y funcionales. Rev Esp Conctact 1993;2:89-93.
  3. Kaufman HE, Uotila MH, Gasset AR, Wod TO, Varnell ED. Medical use of soft contact lenses. En: Gasser AR, Kaufman H, eds. Soft conctact lenses. Sanit Louis: CV Mosby, 1972:175-209.
  4. Montague R. Uso terapéutico de las lentes de contacto. II Congreso Internacional de Lentes de Contacto, Buenos Aires: Sept 1979.
  5. Mendicute J, Eder F, Seminario M. Aplicaciones clínicas de las lentes de contacto terapéuticas. Arch Soc Esp Oftalmol 1994;66:435-42.
  6. Aquavella JV, Riffini JJ, Locascio JA. Use of collagen shield as a surgical adjunt. J Cataract Refract Surg 1988;14:492-5.
  7. Calvo J, Sánchez J. Empleo de las lentes hidrofílicas en patología corneal. Congreso Internacional de Lentes de Contacto. Abril 1977.
  8. Smiddy WE, Hamburg TR, Kracher GP, Gottsch JD, Stark WJ. Therapeutic contact lenses. Ophthalmology 1990;97:291-5.
  9. Pinilla Li, Brito SC. Análisis microbiológico de lentes de contacto terapéuticas. Rev Esp Contact 1993;2:83-7.
  10. Aswad MI, John T, Barza M, Keyon K, Baum J. Bacterial adherence to expended wear soft contac lenses. Ophthalmology 1990;97:296-302.
  11. Dart JKG. Predisposing factors in microbial keratitis: the significance of contact lens wear. Br J Ophthalmol 1988;72:926-30.
Recibido: 5 de septiembre de 1995. Aprobado: 23 de enero de 1996.

Dra. Vivian Padrón Alvarez. Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras". San Lázaro esquina a Belascoain, municipio Centro habana, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente