Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oftalmol 1996;9(2)
Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras"

Autoplastía cunjuntival en el pterigium primario

Dra. María Teresa Alemañy González,1 Dra. Vivian Padrón Alvarez,1 Dra. María Elena Marín Valdés1 y Dr. Frank García González2
  1. Especialista de I Grado en Oftalmología.
  2. Especialista de II Grado en Oftalmología.

RESUMEN

La autoplastia conjuntival (AC) y sus complicaciones posquirúrgicas fueron estudiadas en 102 pacientes con pterigium primario durante un período de 8 meses. El granuloma conjuntival y la diplopia transitoria fueron las complicaciones encontradas. La frecuencia de recidiva fue del 4,9 %. Como hallazgo observamos el avanzamiento conjuntival hacia la córnea y el edema del injerto. Resultados alentadores deben tenerse en cuenta en el tratamiento del pterigium primario y recidivante.

Palabras clave: PTERIGION/cirugía; COMPLICACIONES POSTOPERATORIAS; CONJUNTIVA/trasplante; TRASPLANTE AUTOLOGO.

INTRODUCCION

Es inquietante saber que en el decursar del tiempo, después del enorme desarrollo científico y técnico alcanzado en los últimos años y de las innumerables técnicas quirúrgicas realizadas, el pterigium sigue constituyendo un problema objetivo en la práctica oftalmológica. Esta es una afección de tratamiento netamente quirúrgico. Todos los intentos terapéuticos ensayados han fracasado porque es difícil poder destruir total y exclusivamente la masa de tejido conectivo subconjuntival que constituye el cuerpo real del pterigium.

La frecuencia de recidiva está entre el 20 y el 40 % con las técnicas convencionales. Los procedimientos quirúrgicos repetidos sobre la córnea que tratan de eliminar este pliegue membranoso conjuntival, con frecuencia producen pérdida del tejido y cicatrices retráctiles, y llegan a ocasionar daños mayores.1,2

La autoplastia conjuntival (AEC) es un proceder empleado con éxito en los últimos años. Consiste en la limpieza exhaustiva del área del pterigium y trasplante de conjuntiva normal hacia la zona cruenta, donde éste fue disecado.3

Después de realizar un estudio de la técnica apreciamos que es sencilla y su índice de recidiva es escaso, por lo que iniciamos un estudio para determinar la frecuencia de recidivas en el pterigium primario, describir las complicaciones y la evolución en los pacientes operados con la AEC, con vistas a exponer nuestras experiencias.4,5

MATERIAL Y METODO

Se realiza un estudio durante un período de 8 meses a 102 pacientes escogidos al azar en la consulta externa de oftalmología del Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras". Los pacientes padecían de pterigium primario, los cuales fueron clasificados en 4 grados de crecimiento, según su avance hacia la córnea.

Todos los pacientes fueron tratados con antiinflamatorios locales esteroideos previo a la cirugía, durante un mínimo de 15 días; en casos con hiperemia mantenida el tratamiento se prolongó hasta conseguir la inactividad conjuntival deseada.

Las intervenciones quirúrgicas fueron realizadas con anestesia local peribulbar y en cirugía ambulatoria.

La técnica consistió en:

En todos se utilizó microscopio quirúrgico con gran magnificación.

Los pacientes fueron citados diariamente en la consulta de oftalmología y llevaron tratamiento antiinflamatorio oral y antibiótico local, además de la oclusión mantenida, con cura diaria hasta que se obtuvo la epitelización corneal alrededor de los 4 a 5 días. Después de la misma se le administraron antiinflamatorio esteroideos y antibióticos locales. Se controlaron semanalmente durante el primer mes, quincenal en el segundo mes y mensualmente hasta completar los 8 meses.

Se retiraron las suturas de nylon a las 3 semanas de operados.

RESULTADOS

El granuloma conjuntival fue la complicación más frecuente 9 (8,8 %) en los pacientes operados con la técnica de AC y desapareció entre la 2da. y 3ra. semana al retirar la sutura. La recidiva y la diplopía transitoria fueron menos frecuentes.

Sólo se obtuvieron 5 recidivas (4,9 %). Todos eran jóvenes del sexo masculino. La edad oscilaba entre 20 y 35 años. Tenían pterigium primario avanzados, grado III a IV, muy vascularizados e hiperémicos, pese a que fueron tratados con medicación tópica esteroidea. Tenemos que señalar que los pacientes estaban expuestos a condiciones adversas y no siguieron los cuidados indicados en el posoperatorio inmediato como: reposo visual, evitar el calor, el polvo excesivo y la luz, entre otros. La recidiva apareció entre el 2do. y el 3er. mes. No obstante, resultaron ser menos agresivas que el propio pterigium primario, la conjuntiva aparece menos vascularizada y mejora la morfología del segmento anterior.

Un paciente con pterigium grado III presentó diplopía transitoria debido a una excesiva manipulación en el transoperatorio, por una exéresis radical del tejido subconjuntival; el músculo recto interno se traumatizó. La diplopía que se mantuvo durante 15 días en las posiciones extremas de la mirada. No quedó secuela después del tratamiento antiinflamatorio.

El edema del injerto encontrado en todos los pacientes entre el 7mo. y el 10mo. día, no se consideró una complicación, sino parte de la evolución normal dentro del posoperatorio inmediato.

Un avanzamiento de 1 a 2 mm del injerto hacia la córnea se observó en 15 pacientes (14 %), sin signos de recidivas y visible sólo en lámpara de hendidura. El colgajo quedó mayor que el lecho receptor. En el decursar de los días con la acción del parpadeo se aplana y penetra en la córnea periférica.

Un estudio histopatológico de algunas de las piezas extraídas en el transoperatorio comprobó una degeneración elástica del tejido subepitelial producida por la ruptura del colágeno, así como una alteración de la membrana de Bouwman.

DISCUSION

Demostramos una baja incidencia de recidivas si comparamos la AC con técnicas convencionales, las cuales tienen entre el 20 y el 50 %. Aunque las cifras dadas por la literatura han sido muy variables, nuestros resultados coinciden con algunos autores y dan una tasa de recurrencia en el pterigium primario del 5,3 %.6-8

Entre los factores que contribuyen al éxito de la técnica tenemos:

  1. Extirpación casi total del pterigium anatómico con lo que se evita la proliferación vaso-conectiva de sus bordes.
  2. Se cubre el área cruenta con un tejido completamente sano, y se inactiva la zona de conflicto cicatrizal.
  3. El injerto conjuntival proporciona una reconstrucción más fisiológica y evita las tracciones conjuntivales.
  4. El resultado estético es rápidamente apreciable y toma la conjuntiva su coloración normal al cabo de varios meses.
El tiempo transcurrido entre el preoperatorio y la cirugía debe tener un mínimo de 15 días. Aplicar al paciente tratamiento previo con antiinflamatorios locales, puede mejorar optimamente su pronóstico. Restringir las exposiciones prolongadas en ambientes enrarecidos, tanto antes como después del acto quirúrgico puede ser también un factor a tener en cuenta en la lucha contra la recurrencia.

Las únicas complicaciones han sido el granuloma conjuntival y la diplopía transitoria (excluyendo la recidiva), que si bien carecen de significación, se pueden prevenir durante la operación y después de ella. Una manipulación eficaz y el retirar las suturas en el momento adecuado puede ser la solución.

Un factor importante dentro de la técnica es la extirpación del tejido subepitelial degenerado que es lo que forma el verdadero cuerpo del pterigium, y dejar el tejido subepitelial y el tenon sanos para evitar la mínima proliferación del tejido membranoso fibrovascular.9

La sutura empleada fue la de nylon 10-0 por ser un material inerte, lo que disminuyó las neoformaciones conjuntivales (granulomas) que aparecen con la seda 8-0.

La AC es un proceder efectivo y seguro que se emplea básicamente en el pterigium recidivante: realizarla en el primario ofrece garantías de éxitos, ya que las estructuras del segmento anterior mantienen intacta su morfología.9,10

CONCLUSIONES

  1. La AC es un procedimiento eficaz ya que reduce la recurrencia del pterigium primario (4,9 %). Es muy importante la eliminación del tejido subepitelial conjuntival y el recubrimiento de la zona cicatrizal con conjuntiva sana.
  2. Las complicaciones fueron el granuloma conjuntival (8,8 %) y la diplopía transitoria (0,9 %). El resultado estético del segmento anterior es apreciable en poco tiempo.

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos la colaboración brindada por los doctores Ibis Cedeño Cruz y Jaime Alemañy González.

SUMMARY

Conjunctival autoplasty (CA) and its postsurgical complications were studied on 102 patients presenting with primary pterygium during an 8-month period. Conjunctival granuloma and transient diplopia were the complications found. The frequency of relapse was 4.9%. As a finding, a conjunctival advancement to the cornea and edema of the graft were observed. In order to obtain promising results, the treatment of primary and recurrent pterygium should be taken into account.

Key words: PTERYGIUM/surgery; POSTOPERATIVE COMPLICATIONS;CONJUNCTIVA/trans- plantation; TRANSPLANTATION, AUTOLOGOUS.

REFERENCIAS BIBLOGRAFICAS

  1. Grayson M, Wilson LA. External diseaase of the eyes. Edit Herper Row 1979;15:181.
  2. Belmonte MJ. Extirpación subepitelial y autoplastia conjuntival de la cirugía del pterigium simple y recidivante. Arch Soc Esp Oftalmol 1988;54:19-26.
  3. Sánchez BM, Río HJE del. Tratamiento quirúrgico del pterigium recidivante con autoinjerto libre de conjuntiva. Arch Soc Esp Ophtalmol 1988;54:37-40.
  4. Vastine DN, Stewart W. Reconstruction of the periocular mucois membrane by autolous conjuntival transplantation. Ophtalmology 1982;89:1071-81.
  5. Dowlut MS, Laflamme MY. Les pterygions recidivants. Frecuence et correction par autogreffe conjuntivale. Am J Ophthalmol 1981;16:119-20.
  6. Fine M. Recurrent pterygium. Mucous membrane graftin. En: Barraquer JL, Binder PS, Buxton JN, eds. Symposium on medical and surgical disease of the corneas: transaction of the New Orleans. Academy of Ophtalmology. St Louis: CV Mosby, 1980:533-40.
  7. Insler MS, Calowell DR. Peripheral disease (Terrien's and recurrent pterygium) En: Brightibill FS, ed-Corneal Surgery. Theory, technique and tissue. St Louis: CV Mosby, 1989:387-95.
  8. Kenyon KR, Wagoner MD, Hettinger ME. Tratamiento del pterigium avanzado y recidivante con autotrasplant conjuntival. Ophthalmology 1985;92:1464-70.
  9. Grayson M. Cambios involutivos y degeneraciones. En: Enfermedad de la córnea. Editorial Médica Panamericana, 1985:215-8.
  10. Strackt KR, Serrano F. Conjuntival autograft for primary and recurrent pterygium survival technique and management, M Journal 1991;10(3):196-202.
Recibido: 5 de septiembre de 1995. Aprobado: 16 de abril de 1996.

Dra. María Teresa Alemañy González. Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras". San Lázaro esquina a Belascoaín, municipio Centro Habana, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente