Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Oncología, enero-junio, 1995
Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Melanona cutáneo asociado con otros tumores malignos

Dr. Fernando Font Webb,1 Dr. Noel Cordiés Justín2 y Dr. Erasmo Gómez Cabrera3
  1. Especialista de II Grado en Oncología. Investigador Agregado. Servicio de Tumores Periféricos.
  2. Especialista de II Grado en Oncología. Investigador Agregado. Jefe del Servicio de Tumores Periféricos.
  3. Especialista de II Grado en Oncología. Servicio de Tumores Periféricos.

RESUMEN

Se estudian 18 pacientes en el INOR entre enero de 1975 y enero de 1990, con el diagnóstico de melanoma cutáneo y que en algún momento de su evolución presentaron una segunda neoplasia maligna, ambas confirmadas por histología. La edad de mayor incidencia de los pacientes en el momento del diagnóstico del primer tumor fue la séptima década (38,8 %). No se encontró predominio de sexo. Los tumores malignos encontrados asociados con más frecuencia fueron los carcinomas cutáneos en el 50 % de las veces, seguido del carcinoma de mama con el 33 %. El diagnóstico de melanoma como primer tumor maligno ocurrió en el 38,1 % de los casos. Hubo predominio en los tumores asincrónicos (72,2 %).

Palabras clave: MELANOMA/clasificación; NEOPLASMAS CUTANEOS/clasificación; NEOPLASMAS PRIMARIOS MULTIPLES/diagnóstico; ADULTO; MEDIA EDAD; ANCIANO; FEMENINO; MASCULINO; CARCINOMA/etiología; NEOPLASMAS DE LA MAMA/etiología; HUMANO.

INTRODUCCION

Las neoplasias malignas múltiples primarias se encuentran con relativa frecuencia. La presencia de 2 tumores malignos en un paciente es del 3,5 % y los tumores triples oscilan entre el 0,2 y el 0,5 %.1,2

El melanoma maligno como tumor único representa el 1 % de todos los cánceres.3 Este tumor es poco frecuente de por sí, de ahí que su asociación o no con otras neoplasias sea rara.

Billroth en 1881 fue el primero en establecer los criterios de los tumores malignos múltiples, pero éstos fueron modificados en 1932 por Warren y perduran hasta la fecha.

Las características que deben presentar las neoplasias malignas para que se consideren múltiples son las siguientes:

  1. Mostrar signos histológicos de malig-nidad.
  2. Ser de tipos histológicos diferentes.
  3. Tener evidencia inequívoca de que no sean metástasis una de la otra.
Según el tiempo de aparición de un tumor en relación con otro se clasifican en: sincrónico, si la evolución es menor de 1 año y asincrónico, cuando es mayor de este tiempo.1

Este trabajo nos permite comprobar la probabilidad existente de neoplasias malignas múltiples, lo que nos obliga a destacar la importancia que tiene la vigilancia periódica, sistemática y detallada del paciente oncológico, que nos permita detectar la reactivación del tumor primario o la presencia de un segundo tumor en estado precoz.4

MATERIAL Y METODO

Se estudiaron 18 pacientes inscriptos en el INOR entre enero de 1975 y enero de 1990 con el diagnóstico de melanoma cutáneo maligno, que en el transcurso de su enfermedad presentaron o concomitaron con otra neoplasia maligna confirmadas ambas por histología.

Se analizó la edad, el sexo, la estirpe del tumor maligno asociado, la localización anatómica del melanoma, el tiempo de transcurrido entre el diagnóstico de melanoma y la otra neoplasia maligna.

RESULTADOS Y DISCUSION

El melanoma maligno puede presentarse a cualquier edad independientemente del sexo. En un estudio realizado en nuestro centro durante el período comprendido entre 1967 y 1976 5 se observó su presencia entre los 20 y 81 años con una edad promedio de 59 años.

En este estudio observamos que la edad de presentación del primer tumor diagnosticado, independientemente del tipo histológico, fue la séptima década con 7 pacientes (38,8 %) lo que concuerda con la edad de mayor incidencia por cáncer en casi todas las localizaciones.6,7

En el sexo no hubo diferencia, ni predominio en relación con la incidencia del melanoma. Igual resultado se obtuvo al comparar este trabajo con otros donde se estudia esta patología, siendo igual la tasa reportada en el Registro Nacional del Cáncer en Cuba,6 de 0,4 x 105 para uno y otro sexos.

Los tipos de tumor más frecuentemente asociados con el melanoma fueron los carcinomas de la piel con 9 pacientes (50 %). Estos 2 tumores además de ser de los más frecuentes para el sexo masculino y femenino respectivamente,6 tienen factores etiológicos coincidentes en su génesis, como son la acción de los rayos ultravioletas y la actividad hormonal, respectivamente.3,7

La localización topográfica del me-lanoma más frecuente fue del tronco con el 44,4 %, seguido de las extremidades inferiores con el 33,3 % que son las localizaciones más frecuentes en todas las series.7,8

El melanoma se diagnostica como primer tumor en el 38,1 % y como segundo tumor en el 61,1 %.

En cuanto al tiempo de aparición de un tumor en relación con otro, predominaron los tumores asincrónicos con el 72,2 %. El diagnóstico del melanoma en relación con la aparición de la segunda neoplasia o viceversa osciló en un período comprendido entre menos de 1 mes hasta 145 meses con un promedio de 45 meses (tabla). Este hecho señala la importancia del examen y la evaluación cuidadosa del paciente oncológico den-tro de su seguimiento con los exámenes clínicos y complementarios que destaca la sistemática diagnóstica.4

En nuestra revisión hemos encontrado estudios donde se señala la asociación del melanoma con tumores de mama,9 incluso los receptores marcados son en ambos similares: receptores de progesterona y de estrógeno.

Debe tenerse en cuenta que con el aumento de la sobrevida que se está obteniendo con distintos esquemas de tratamiento, será posible en un futuro observar con más frecuencia estas asociaciones, de ahí que deba alertarse y prepararse tanto a los oncólogos como al resto de los médicos para que se relacionen con esta enfermedad, con el fin de lograr un diagnóstico y tratamiento precoz y eficaz con la intención de elevar aún más la sobrevida.

CONCLUSIONES

Los melanomas asociados a un segundo tumor se encontraron situados más frecuentemente en el tronco.

Los tumores más frecuentemente asociados al melanoma fueron los carcinomas de la piel y los de la mama.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Molwar L, Srastits E, Rahoty P. Carcinoma gástrico asociado con otros tumores malignos. Rev Cubana Oncol 1986;2:179-83.
  2. Garba JE, Liepman M, Gelles E, Cerson J, Antman K. Melanoma and Soft Tissue Sarcoma in Seven Patients. Cancer 1990;66: 2432-34.
  3. De Vita, Hellman S, Rosenberg SA. Cancer Principles and Practice of Oncology-Philadelphia: Lippicont 1989:1949.
  4. Marinello Z, Azcue M. Sistemática diagnóstica en Oncología. Actualidad de Oncología 1987;4(2): 4-84.
  5. Font F, Cordiés N, Rodríguez J, Marinello Z (Jr), Díaz C, Aguilar O. Melanoma cutáneo. Estudio de 105 pacientes. Rev Cubana Cir 1986;25:144-9.
  6. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR). Registro Nacional del Cáncer, 1976-1978. La Habana, 1980.
  7. Cuevas JJ, Santos JA. Oncología Básica. Madrid: Vector, 1985:468.
  8. Balch CM. Cutaneous Melanoma. Philadelfia: Lippicont, 1992:29-61.
  9. Shonberg BS, Hoffman E. Malignant Melanoma Associated with Breast Cancer South Med J 1985;73(11):122-9.
Recibido: 6 de junio de 1994. Aprobado: 3 de septiembre de 1994.

Dr. Fernando Font Webb. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Calle 29 y , Vedado, Ciudad de La Habana 4, Cuba.

Indice Anterior Siguiente