Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Oncología, enero-junio, 1995
Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Técnica alternativa de teleterapia con Co-60 para tratamiento de lesiones en las regiones de mama y de cabeza y cuello

Ing. Jorge Luis Morales,1 Lic. Rogelio Espinosa2 y Téc. Ivón Morales3
  1. Ingeniero en Física Nuclear. Departamento de Radioterapia. INOR.
  2. Doctor en Ciencias. Licenciado en Física. Hospital Clinicoquirúrgico "Joaquín Albarrán".
  3. Técnica en Radiofísica Médica. Departamento de Radioterapia. INOR.

RESUMEN

En las lesiones de mama y de cabeza y cuello irradiadas con Co-60, generalmente se usan 2 campos tangenciales contrapuestos colineales o no, con filtros en cuñas de ángulos iguales, uno por campo, para compensar las inhomogeneidades del tejido en la dirección transversal. Esta compensación podría lograrse empleando la misma técnica pero usando sólo 1 filtro en cuña en uno de los campos, cuyo ángulo sea igual a la suma de los 2 originales. Este trabajo tiene como propósito presentar y evaluar esta otra alternativa. Las comparaciones demuestran que por ambas técnicas se obtienen distribuciones semejantes de las dosis. Esto permite un mayor aprovechamiento de los filtros disponibles en las unidades de radioterapia de nuestro país.

Palabras clave: TERAPIA POR RADIOISOTOPOS/métodos; NEOPLASMAS DE LA MAMA/radioterapia; NEOPLASMAS DE CABEZA Y CUELLO/radioterapia; ISOTOPOS DE COBALTO; HUMANO.

INTRODUCCION

Las técnicas usuales de teleterapia con cobalto-60 para el tratamiento de pacientes con cáncer, que se basan en el uso de 2 campos tangenciales contrapuestos colineales o no en el caso de la mama y 2 campos contrapuestos en cabeza y cuello, requieren generalmente poner 2 filtros en cuña, uno por campo, para compensar la variación de la cantidad de tejido en la dirección transversal y así alcanzar una mejor homogeneidad de la distribución de la dosis en el volumen blanco.1,2

En algunos casos la anatomía del enfermo exige usar 2 filtros en cuña de 150, los que no siempre se encuentran disponibles en las unidades asistenciales, por lo que se puede optar por emplear una variante equivalente consistente en irradiar con 2 pares de haces contrapuestos colineales, una de éstas con filtros en cuñas de 300 y la otra sin dichos compensadores (4 campos), la cual ha encontrado aplicación [Alfonso R. Comunicación personal. Sección Radiofísica del INOR. La Habana, 1993]. Otra alternativa podría ser utilizar 2 campos, como en la técnica común, pero exclusivamente 1 filtro en cuña de 300 en uno de ellos; así se aprovecha el hecho de que en la dirección transversal, la atenuación de 2 filtros, necesaria para la compensación, se pueda conseguir también con uno solo, cuyo ángulo sea igual a la suma de los 2 filtros primarios.3

Este trabajo tiene como propósito presentar y evaluar esta alternativa de 2 campos con un solo filtro y de esta forma propiciar su implementación.

MATERIAL Y METODO

Los tratamientos de pacientes se realizaron en el equipo de teleterapia con cobalto-60 THERATRON 780C perteneciente al Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR). Para tomar los datos anatómicos de los pacientes se emplearon espesómetros, alambres de plomo, contornímetros de barras paralelas, y en menor proporción el atlas anatómico, así como la tomografía axial computadorizada (TAC).

Las distribuciones de dosis se calcularon mediante el empleo de los sistemas computadorizados de planificación bidimensional RTP y AMEPLAN,4-6 los cuales son los utilizados para la planificación computadorizada en nuestros hospitales. Se simuló la irradiación de un fantoma de agua con 2 campos contrapuestos filtrados con cuñas de 150 y con la técnica propuesta, y se compararon las distribuciones de dosis obtenidas para cada caso, con el objetivo de realizar una primera evaluación de la correspondencia entre ambas técnicas. También se evaluó el comportamiento de estas distribuciones de dosis al variar el tamaño de los campos, la distancia fuente-superficie (DFS) y el espesor de agua; para cada caso se tomaron los valores más representativos según la práctica clínica en nuestro país. La técnica fue implementada en el tratamiento de lesiones de mama y de cabeza y cuello, y los pacientes fueron controlados para evaluar los resultados clínicos durante y después del período de sesiones radioterapéuticas. Este control permitió evaluar, además, las reacciones en piel (radiodermitis) durante el tratamiento, pues estos programas de planificación no permiten determinar la dosis en dicho órgano.

RESULTADOS

En la figura 1 se presentan las distribuciones de dosis calculadas al irradiar un fantoma de agua de 10 cm de profundidad a una DFS de 80 cm, con campos de 10 x 10 cm2 contrapuestos y filtrados con cuñas de 150 (figura 1a) y con la técnica propuesta (figura 1b); el área de análisis es la región delimitada por la línea continua (9 x 9 cm2) en ambos casos.

En la tabla 1 se exponen los resultados obtenidos al evaluar los parámetros fundamentales de estas distribuciones, dentro de la región de análisis. Según el eje central, no existen diferencias en los porcentajes de dosis; siguiendo una línea perpendicular al eje central a línea media (tabla 1a), las diferencias entre los porcentajes de dosis no sobrepasaron el 1 %, derivando un gradiente de dosis promedio para 2 campos contrapuestos filtrados con cuñas de 150 y para la técnica propuesta, de 2,3 y 2,4 % cm respectivamente. El rango de variación de la dosis (tabla 1b) fue de 41 % para la técnica de 2 campos filtrados con cuñas de 150 y de 48 % para la técnica propuesta; sin embargo, la desviación estándar es la misma para ambos casos. Resultados similares se obtuvieron al variar el tamaño de los campos desde 5 x 5 cm2, la DFS desde 60 cm hasta 80 cm y el espesor de agua desde 10 hasta 15 cm. Estos resultados indican que ambos procedimientos presentan un efecto de atenuación comparable.

En las figuras 2 y 3 se presentan las distribuciones de dosis calculadas en la planificación a pacientes de mama y de cabeza y cuello, respectivamente; la parte a) de las figuras corresponde a la aplicación de la técnica propuesta y la b) al empleo de 2 filtros de 150. En la tabla 2 se comparan los parámetros principales de las distribuciones de dosis evaluadas en el volumen blanco correspondiente; se muestra que con el uso de un solo filtro se obtiene una homogeneidad de la dosis aceptable en volumen blanco (< 10 %) y comparable con la del procedimiento alterno. Fuera del volumen blanco, las isodosis se comportan en todos los casos de un modo análogo para ambas técnicas. Los pesos de los campos, así como el campo donde será ubicado el filtro, se determina de acuerdo con las características anatómicas específicas del paciente y de los criterios clínicos que se han de considerar en el tratamiento.

La evolución de los 24 pacientes a los cuales les fue aplicada la alternativa propuesta hasta un tiempo posterior al tratamiento de cerca de 8 meses, ha sido satisfactoria; se alcanzaron los resultados concebidos por el tratamiento clínico y sin presentarse complicaciones atribuibles a excesos de dosis recibidas. De un total de 250 enfermos tratados en el período analizado (19 meses), con lesiones en las regiones mencionadas (mama y cabeza y cuello), el 25 % requirió del uso de filtros de 150, lo cual indica que es apreciable la frecuencia en que se presenta dicha situación. Igualmente hay que tomar en cuenta el hecho de que en ocasiones, debido a la anatomía del paciente, es necesario emplear filtros diferentes a los usuales, por ejemplo de 200;7 en estos casos una opción favorable podría ser la utilización de sólo un filtro de 450, lo que equivale a 22,50 cada uno. La técnica podría ser extendida a otras localizaciones en que también sea necesario compensar inhomogeneidades del tejido.

El desarrollo de la técnica propuesta, además de constituir una alternativa más para el tratamiento de lesiones en estas regiones, en comparación con la de 4 campos, reduce el uso físico del equipo, simplifica las operaciones del técnico operador, disminuye el tiempo total por sesión a consumir por paciente y contribuye a agilizar el proceso de planificación computadorizada. Al comenzar la implementación deben tomarse medidas que favorezcan a que los técnicos operadores asimilen y se acostumbren al hecho de que en sólo uno de los campos se ponga filtro.

Los factores de ahorro de tiempo y disminución del desgaste del equipo son de especial importancia, cuando el servicio asistencial que se brinda presenta una alta demanda, y cuando hay limitaciones financieras y en las disponibilidades de piezas de repuesto, el cual es el caso de muchos departamentos de terapia con cobalto-60 del país.

CONCLUSIONES

En la irradiación con cobalto-60 de las lesiones de mama y de cabeza y cuello, mediante las técnicas usuales de tratamiento con 2 campos con filtros en cuñas de ángulos iguales, puede introducirse la modificación de compensar las irregularidades del tejido en la dirección transversal, poniendo en sólo uno de los campos 1 filtro en cuña de ángulo mayor, cuyo valor será la suma de los 2 originales; las comparaciones demuestran que las distribuciones de dosis obtenidas en ambos casos son semejantes. Esto permite un mejor aprovechamiento de los filtros disponibles en las unidades de radioterapia, comúnmente de 30 y 450, lo que se hace evidente en el caso donde la planificación exija el uso de 2 filtros de 150 (que aparece con una frecuencia considerable), en lugar de los cuales puede usarse uno de 300.

Con respecto a las técnicas usuales, la modificación introducida no altera el número de campos que se debe emplear ni implica variaciones de importancia práctica en el tiempo de irradiación, además presenta múltiples ventajas en comparación con otra variante que todavía encuentra aplicación y que obliga a la utilización de 4 campos por sesión.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Bentel GC, Nelson ChE, Thomas K. Treatment Planning and Dose Calculation in Radiation Oncology. 4 ed. New York: Pergamon, 1989:300-42.
  2. Johns HE, Cunnighan JR. The Physics of Radiology. Charles C. Thomas, ed. Illinois: Publisher Springfield, 1983:352-98.
  3. Garavalia G, Porepp C, Jozefowsky M. Improved Dose Distribution Homogeneity in Conservative Breast Irradiation, Radiother Oncol, 1991;22:245-7.
  4. Alaminos A, Zayas A. Programas de Computación RTP. La Habana: Publicación Interna Hospital Hnos. Ameijeiras, 1992.
  5. Castillo E, Alonso JL, Huerta V, et al. Clinical Trial Dosimetric validation of the RTP program for Head and Neck Malignant Tumors. Vienna: Final Report of the IAEA. Researsh Project, 1993.
  6. Torres LM, Alaminos A, Pérez E. Programa de computación AMEPLAN, La Habana: Publicación Interna Hospital Hnos. Ameijeiras, 1993.
  7. Green D. Breast, in Cobalt-60 Teletherapy: A Compendium of International Practice. Section 10. Vienna: IAEA, 1984:337.
Recibido: 21 de noviembre de 1994. Aprobado: 30 de diciembre de 1994.

Ing. Jorge Luis Morales. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Departamento de Radioterapia. Calle 29 y E, Vedado, Ciudad de La Habana 4, Cuba.

Indice Anterior Siguiente