Indice Anterior Siguiente
Revista Cubana de Oncología, julio-diciembre, 1995
Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Utilización de la biopsia aspirativa con aguja fina en lesiones orbitarias

Dra. Julia C. Cruz Mojarrieta,1 Dra. Dania Santos Silva,2 Dra. María de los Angeles Melgares Ramos2 y Dra. Marta C. Puig Mora3
  1. Especialista de I Grado en Antomía Patológica. aspirante a Investigador.
  2. Especialista de I Grado en Oftalmología.
  3. Especialista de II Grado en Oftalmología. Profesora Titula.

RESUMEN

Se estudian 13 tumores orbitarios mediante biopsia por aspiración con aguja fina (BAAF). No hubo muestras no útiles ni complicaciones. Se realizó la correlación citopatológica en ocho casos. Se obtuvo un falso negativo. La sensibilidad fue del 85,7 %; La especificidad del 100 %; la eficiencia del 92,3 %; el valor predictivo positivo del 100 % y el valor predictivo negativo del 85,7 %. Con este método se logra un diagnóstico rápido, poco costoso, confiable y con escasas molestias para los pacientes.

Palabras clave: NEOPLASMAS ORBITALES/diagnóstico; BIOPSIA CON AGUJA/métodos.

INTRODUCCION

Aunque la biopsia por aspiración con aguja fina (BAAF) no es una técnica de uso reciente en la práctica médica, es a finales de la década de los 70 que comienzan a aparecer los primeros reportes de su utilización en el diagnóstico de tumores orbitarios.1,2 Es una técnica sencilla y rápida, aunque requiere del entrenamiento previo de los especialistas en la toma y diagnóstico de la muestra.

En nuestro Instituto se ha utiliza do con éxito la BAAF para el diagnóstico de otras lesiones tumorales. Las lesiones orbitarias representan el 15 % de la enfermedad ocular y la gran mayoría de pacientes nos son remitidos, por lo que decidimos por primera vez en nuestro país, utilizar el BAAF de órbita como proceder diagnóstico.

A diferencia de otros autores que utilizan como guía visual para la toma de muestra el ultrasonido3 y la tomo grafía axial computadorizada (TAC)4, nosotros nos tuvimos que guiar por el examen físico y el resultado de la TAC previa al no disponer de ambas técnicas en ese momento.

MATERIAL Y METODO

Entre septiembre de 1992 y septiembre de 1994 fueron realizadas 13 BAAF en tumores orbitarios palpables. Para ello nos guiamos por la TAC previa y el examen físico.

La toma de la muestra se realizó con agujas número 23 ó 25; se emplearon jeringuillas desechables de 10 mL colocadas en un dispositivo de sostén metálico. Se introduce la aguja en la lesión, se ejerce tracción con el émbolo para crear un vacío; a continuación se desplaza la aguja hacia delante y atrás en diferentes direcciones bajo aspiración constante con el objeto de desprender fragmentos de tejido; luego se libera el émbolo para eliminar el vacío y lograr un equilibrio de presión en el sistema. Sólo entonces se retira la aguja de la lesión para evitar toda aspiración de material en la jeringuilla.5

El material aspirado se extendió en una lámina portaobjeto y se fijó inmediatamente en alcohol de 95·, éste se coloreó con hematoxilina y eosina.

La interpretación diagnóstica fue realizada siempre por la misma patóloga; ella trató siempre de llegar a un segundo o tercer nivel diagnósti co; para tales efectos utilizó un microscopio óptico Olympus BH-2. Los resultados fueron clasificados como positivo, sospechoso, negativo, no útil e insuficiente.

A 8 de las lesiones diagnostica das se les realizó estudio histológico posterior.

Los pacientes cuyo diagnóstico fue negativo fueron seguidos clínica mente entre 6 meses y 1 año.

Se efectuó análisis de la sensibilidad, especificidad, valores predictivos y eficiencia global de la prueba.

RESULTADOS

De las 13 BAAF realizadas todas fueron útiles, 7 fueron diagnosticadas como benignas (53,8 %), 6 como malignas (42,2 %). Lesiones primarias de órbita fueron 12 (92 %) y secundarias 1 (8 %).

A los 6 pacientes diagnosticados como positivos se les realizó estudio histológico, en él se confirmó el diagnóstico (verdaderos positivos) (figura).

Diagnosticados como negativos fueron 7 casos, de los cuales 2 (28,5 %), se corroboraron por estudio histológico y 5 por seguimiento clínico evolutivo.

El falso negativo diagnosticado por citología como un tumor mixto benigno de glándulas lagrimales resultó ser maligno.

En la tabla se observan los resultados de la validación de la técnica. No existieron complicaciones.

TABLA. Evaluación de la técnica de BAAF en órbita
Sensibilidad
85,7
%
Especificidad
100,
%
Eficiencia
92,3
%
Valor predictivo +
100,
%
Valor predictivo -
85,7
%

DISCUSION

Aunque el número de casos evaluado fue pequeño, nuestra experiencia confirma la utilidad y confiabilidad de esta técnica para estimar la naturaleza de las lesiones palpables orbitarias. El costo y equipos son mínimos.

Esta técnica se realizó siempre en pacientes con masas palpables, lo que facilitó el acceso a la lesión, lo cual consideramos como una de las causas de que todas las muestras fueran útiles. El haber sido siempre la misma persona la que tomó la muestra y el limitado número de casos que tenemos hasta ahora, pueden haber influido en este resultado.

La sensibilidad de la BAAF de órbita fue del 85,7 %, la cual a pesar de nuestra poca experiencia, puede considerarse buena. Tuvimos un sólo falso negativo en una paciente con un tumor mixto maligno de glándulas lagrimales y con antecedentes de padecer un adenoma pleomorfo, esto fue interpretado como una recidiva. La especificidad fue aún mejor puesto que se negó la existencia de cáncer en el 100 % de los pacientes que presentaban una enfermedad benigna. La eficacia que alcanzamos (92,3 %) es buena si la comparamos con la reportada por otros autores.6,7

El valor predictivo positivo de nuestra técnica fue del 100 %, o sea, todos los casos diagnosticados como positivos tenían en realidad una enfermedad maligna. No fue éste el caso del valor predictivo negativo, que nos da la posibilidad que tiene un paciente de no tener un cáncer orbitario si el resultado de la BAAF es informado como negativo, pues sólo fue del 85,7 %. Por tanto, se hace necesario en este grupo de casos un seguimiento clínico estrecho en busca de signos y/o síntomas que nos hagan sospechar malignidad; así como la obligatoria vigilancia de la respuesta a la terapia esteroidea, principalmente en pacientes con lesiones linfoproliferativas diagnosticadas como benignas.8 La imagenología es insustituible en el seguimiento del volumen de la masa tumoral.6

CONCLUSIONES

  1. La BAAF en las lesiones de órbita es un método sensible, específico y eficaz para el diagnóstico.
  2. Es una técnica rápida, poco costosa y exenta de complicaciones.
  3. Se puede introducir su uso en hospitales clinicoquirúrgicos, previo entrenamiento de los especialis tas y citotécnicos.
Indice Anterior Siguiente