Indice Anterior
Rev Cubana de Oncol 1998;14(3):181
Formato .PDFFormato. PDF

Angiogénesis tumoral

En la actualidad se acepta que la angiogénesis desempeña un importante papel en el crecimiento tumoral. Las primeras evidencias de este mecanismo se describieron hace más de 25 años por los investigadores Pietro Gullino y Judah Folkman. Desde la pasada década la angiogénesis, como blanco específico para el tratamiento antitumoral, atrae a un considerable, y en aumento, número de investigadores en la llamada "guerra contra el cáncer", que se basa en la inhibición de la formación de nuevos vasos en los tumores malignos. Expertos de diferentes campos de la ciencia, con notables referencias actuales y relevantes, describen en detalles la activación de oncogenes y la pérdida de genes supresores tumorales que aparecen junto con los factores de crecimiento y las citoquinas que contribuyen, de forma importante, en la angiogénesis tumoral. Se describe una dinámica relación entre los factores estimulantes e inhibidores que se interrelacionan, y que incluyen el papel de los macrófagos tumor asociados y las proteasas. Entre los factores angiogénicos bien conocidos se encuentran el factor de crecimiento del endotelio vascular, los factores de crecimiento fibroblásticos y todos los relacionados con los macrofagos y proteasas, y entre los menos conocidos están los pleiotróficos y los prostanoides, y algunas moléculas como el óxido nítrico, con sus importantes potenciales terapéuticos. Es importante diferenciar entre angiogénesis o desarrollo de nuevos vasos derivados de los ya existentes y de la vasculogénesis que ocurre en los embriones a partir de las células precursoras endoteliales. El flujo sanguíneo es un aspecto menos conocido en la neovascularización del tumor, aunque se conoce que están implicados algunos factores como la presión intersticial y la hidrostática y la hipoxia regional. La arquitectura vascular, que es diferente en los tumores en dependencia de su histopatología, es una entidad dinámica relacionada con el desarrollo, destrucción y reordenamiento de los vasos sanguíneos. La regurgitación y la circulación intermitente parecen caracterizar el "caótico" flujo vascular, con una sustancial heterogeneidad en la perfusión microregional. Este mecanismo, aún mal conocido, pudiera tener una implicación clínica importante en la llegada de los medicamentos a las células neoplásicas. Existen datos clínicos que plantean una fuerte asociación entre alta densidad vascular y el resgo de metástasis y mal pronóstico.

El empleo de inhibidores de la angiogénesis en tratamiento de tumores malignos es teóricamente atractivo, y se ha llegado a plantear que su uso contra las células endoteliales del tumor, pudiera dar mejores resultados que el tratamiento mismo de las células tumorales. En la actualidad se emplean (en ensayos clínicos) como medicamentos adyuvantes al tratamiento de la inducción de la remisión (el empleo de los inhibidores de las metaloproteasas, las endostatinas). La terapia génica en este sentido, aunque aún en sus inicios, es muy prometedora. La antiangiogénesis no es un tratamiento alternativo para la enfermedad tumoral voluminosa, pero puede ser empleada con éxito asociada a la quimioterapia estándar.

María del Carmen Barroso Álvarez

Indice Anterior