Indice Anterior
Rev Cubana Oncol 1999;15(1):70-1
Formato PDF Formato PDF

Instituto de Oncología y Radiobiología
 

El Amifostine reduce la nefrotoxicidad causada por el platino

Dra. María del C. Barroso Álvarez1
 

Desde que el platino se incluyó en el arsenal terapéutico en Oncología, ha sido considerado como una potente sustancia antitumoral, muy efectiva en el tratamiento de tumores como el cáncer del ovario y el testículo, donde se obtienen elevados porcentajes de remisiones completas estables y duraderas, e incluso curaciones, a pesar del estadio avanzado de la enfermedad tumoral de muchos pacientes. La limitante mayor de este producto es su nefrotoxicidad. Por tanto, es muy importante que alguna sustancia sea capaz de prevenir esta toxicidad; éste es el caso del amifostine, sustancia, que es un análogo de la cisteamina, que se encontró en los Estados Unidos durante un tamizaje de más de 4 000 compuestos sulfridílicos, que tenía como objetivo encontrar un producto protector de los efectos letales de las radiaciones ionizante. Se encontró que su uso protegía la piel y la médula ósea de los efectos secundarios de las radiaciones ionizantes, sin evidencias del aumento de la resistencia de las células tumorales. En este sistema de estudios experimentales, se encontró cierto grado de protección contra la nefrotoxicidad inducida por el platino, sin modificar la acción terapéutica del producto.1-3

Su administración puede producir hipotensión arterial y náuseas, y al inicio se manejó con precaución por la posible asociación del amifostine y el platino, con relación a la émesis y la nefrotoxicidad. Sin embargo, se encontró protección de la toxicidad renal y neurológica del producto, sin disminuir los efectos antineoplásicos. Es de señalar que estos datos provenían de Ensayos Fases I y II, y no era posible conocer con certeza su utilidad. En posteriores Ensayos Fase III realizados en cáncer de ovario, se vio su influencia favorable, donde se evidenció una reducción significativa de las disfunciones neurológicas (neuropatías periféricas y ototoxicidad), de la toxicidad hematológica (menos neutropenia y sepsis, y disminución del uso de antibióticos) y reducción del tiempo de recuperación interciclos. La nefrotoxicidad disminuyó en el 25 % de los casos y la hipomagnesemia también disminuyó. En estos pacientes se mantuvo el índice terapéutico.

Esta nefrotoxicidad también puede evitarse con el uso de carboplatino en lugar de cisplatino, o si se emplean dosis menores de 100 mg/m2 (que han demostrado iguales resultados que dosis mayores).

Esta sustancia requiere de estudios posteriores para establecer el real valor de su empleo, pero es innegable que en algunos pacientes donde debe emplearse el cisplatino y hay una nefropatía conocida (por ejemplo la diabetes mellitus de larga evolución), debe ser considerado el uso de este producto.
 

Referencias Bibliográficas

  1. Markman M: Amifostine in reducing Cisplatin toxicity. Sem Oncol 25(5):522-524,1998.
  2. Budd GT, Gonapathy R, Adelstein DJ: Randomized trial of Carboplatin plus Amifostine versus Carboplatin alone in patients with advanced tumors. Cancer 80:1134-1140,1997.
  3. Rominsky EK, Donehower RC: Paclitaxel. New Engl J Med 332:1004-1014, 1995.
  4.  

Recibido: 16 de octubre de 1998. Aprobado: 2 de octubre de 1998.
Dra. María del C. Barroso Álvarez. Instituto de Oncología y Radiología. Calle 29 esq. E, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Oncología. Profesora Agregada.
 

Indice Anterior