Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oncol 1999;15(2):119-30
Formato .PDFFormato .PDF

Temas de revisión

Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Dieta y cáncer del tiroides

Dr. Gilberto Fleites González1

Resumen

Se revisan los principales vínculos entre la alimentación y los tumores malignos del tiroides como el contenido de yodo en los alimentos, la posible interferencia de sustancias en los alimentos, con el metabolismo tiroideo, el vínculo entre masa corporal/obesidad (en relación con la dieta) y cáncer tiroideo, el contenido alimentario de selenio y otros antioxidantes y otros factores, como la composición energética y el tipo de alimentos, e incluso la posibilidad de que la dieta constituya una fuente de irradiación interna del tiroides. Existe relación entre la alimentación y los niveles de hormonas sexuales, y entre ambos y el metabolismo y crecimiento tiroideo, con el metabolismo de la hormona tiro-estimulante como elemento básico. Esto explica la mayor incidencia de afecciones tiroideas entre las mujeres y en determinadas áreas del mundo. En Cuba puede existir un vínculo entre masa corporal, obesidad, dietas ricas en calorías y grasas, así como un déficit de yodo en la dieta, con una alta incidencia de nódulos tiroideos, y en menor proporción de cáncer, lo que requiere estudios epidemiológicos. Además de la exposición a radiaciones ionizantes (factor poco común actualmente) los aspectos dietético-hormonales deben tenerse en cuenta con fines de diagnóstico, tratamiento y prevención del cáncer tiroideo.

Descriptores DeCS: NEOPLASMAS DE LA TIROIDES/prevención & control; DEFICIENCIA DE YODO/complicaciones; RADIACION IONIZANTE; SELENIO/deficiencia.

Aunque el cáncer de tiroides es el más común de todos los tumores endocrinos (90 % de ellos), es relativamente poco frecuente: el 2 % de todas las neoplasias reportadas en el mundo, excluyendo las cutáneas,1 aún en Hawaii, donde su incidencia se encuentra entre las más altas del planeta, representa sólo el 2,7 % de todos los cánceres no cutáneos.2 En Cuba las tasas de incidencia son de 1 para el hombre y 2,4 para la mujer, con una mortalidad de 0,2 para el hombre y 0,6 para la mujer (Registro Nacional de Cáncer. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, Ciudad de La Habana, 1998). Sin embargo, la incidencia de nódulos tiroideos en general asciende a varios miles de pacientes anualmente en nuestro país, muchos de los cuales sufren el trauma y los riesgos de una operación.3

Por la morbilidad que esta neoplasia ocasiona en una población con frecuencia joven y activa, y las crecientes evidencias de vínculos con factores alimentarios y de estilo de vida en general, resulta interesante evaluar el impacto que estos elementos tienen en su aparición, con vistas a prevenirla.

Factores implicados en el origen del cáncer tiroideo

  1. Radiaciones ionizantes sobre la glándula.
  2. Daño tiroideo directo por sustancias químicas.
  3. Factores genéticos: tanto en la persona (con implicaciones hereditarias) como en el genoma tumoral en sí.
  4. Factores hormonaes (vinculados en parte con la dieta).
  5. Dieta: deficiente en yodo (y posiblemente también el exceso), deficiente en selenio. Es posible que una gran masa corporal (en particular obesidad) aumente el riesgo, y que una dieta rica en vegetales y frutas proteja.
  6. Afecciones tiroideas benignas previas (ya que el bocio y el cáncer pueden compartir en su origen una hiperproducción crónica de la hormona tico-estimulante [TSH]).
En esta lista están incluídas las causas demostradas (radiaciones), probables aún en estudio (hormonales, dieta deficiente en yodo), posibles (el exceso de yodo aumentaría el riesgo, el consumo de vegetales y frutas lo reduciría) y sospechadas pero con datos insuficientes (el selenio sería protector, una elevada masa corporal aumentaría el riesgo)4 La radiación es la causa mejor demostrada, pero es rara actualmente como antecedente, por lo que los factores hormonal y dietético cobran mayor valor.

Radiaciones ionizantes

La irradiación de cabeza y cuello es un factor causal demostrado para el cáncer de tiroides, sobre todo si ocurre durante la infancia.5 El período de latencia es de al menos 3 años, pero el riesgo elevado se mantiene por casi toda la vida.6 Si la irradiación ocurrió en la infancia, en la tercera parte de los casos aparecerá un cáncer tiroideo.7 Mientras que el riesgo de malignidad para un nódulo tiroideo diagnosticado en la población general es del 5 al 10 % si esa persona recibió irradiación en el cuello durante la infancia, será maligno del 30 al 40 % de los casos.9

Motivos por los que una persona puede haber recibido radiaciones en el cuello

  1. Irradiación con fines médicos:
  1. Irradiación durante una guerra o un accidente nuclear: sobrevivientes de la bomba atómica en Japón,12 personas expuestas a radiaciones en accidentes nucleares (por ejemplo, islas del Chernobyl en 1986),13,14 o en zonas de pruebas de armas nucleares (por ejemplo islas del Pacífico).
  2. Irradiación interna, a partir de la ingestión de:
Sin embargo, debe tenerse en cuenta que actualmente la irradiación del tiroides es responsable de una pequeña parte de los casos de cáncer tiroideo. La mayoría parece relacionarse con factores dietéticos y hormonales, aun así, debe recordarse que los profesionales de la salud podemos estar expuestos a radiaciones ionizantes en diversas circunstancias, entre las que se destacan los cirujanos que pueden ser expuestos al realizarse radiografías en operaciones ortopédicas, colangiografías trans-operatorias, y otras, con el consiguiente aumento del riesgo de cataratas y cáncer tiroideo,16 aunque con los equipos y precauciones modernas, generalmente la dosis que recibe el personal en el salón de operaciones se encuentra por debajo de los límites de peligrosidad.17

Daño tiroideo directo por sustancias químicas

Existen muchas sustancias químicas vertidas por el ser humano en el medio ambiente, que pueden no solamente ser carcinógenas en general, sino específicamente producir daño tiroideo; entre éstas se ha estudiado en Cuba la lesión tiroidea por el uso de plaguicidas, que ha sido felizmente reducida de manera notable gracias a los avances en agricultura orgánica en los últimos años.19

Factores genéticos

En el caso del carcinoma medular, los elementos genéticos están bien estudiados, tanto para el tipo familiar19,20 como para el esporádico.21,22

Sin embargo, el carcinoma medular es una neoplasia completamente diferente de los tumores típicamente tiroideos (de origen folicular: carcinomas folicular, papilar y anaplásico), desvinculado de los mecanismos hormonales importantes para éstos. En los carcinomas de origen folicular se encuentran alteraciones del genoma que condicionan la aparición del cáncer tiroideo, y el variado comportamiento biológico de los 3 tipos celulares.23,25

Factores hormonales

El control del crecimiento de la célula tiroidea se realiza mediante una compleja interacción de hormonas y factores de crecimiento.

El estudio estadístico mundial de la incidencia del cáncer tiroideo muestra algunos datos interesantes que orientan hacia un origen hormonal, y posibles métodos de prevención:

Todo lo anterior habla en favor de un mecanismo hormonal en el origen del cáncer tiroideo, específicamente estrogénico. A esta evidencia epidemiológicoa se le ha buscado explicación por investigaciones clínicas y experimentales. Pueden existir básicamente 2 factores hormonales vinculados con la aparición de un cáncer tiroideo:
  1. La TSH, producida por la hipófisis anterior, tiene 2 tipos de vínculo con las neoplasias tiroideas:
  2. Los niveles elevados crónicos de TSH (causados por diversos mecanismos, sobre todo por deficiencia de yodo en la dieta) provocan una hiperestimulación crónica del tiroides que hipertrofia e hiperplasia, y puede terminar en una neoplasia.35 Este es el mecanismo por el cual el organismo logra producir una hiperplasia e hipertrofia compensadora del tejido residual, luego de una heitoridectomía.36

    Muchos cánceres tiroideos son hormono-dependientes, o sea, su desarrollo es estimulado por los niveles de TSH (la misma hormona que con frecuencia los hizo surgir), por lo que su supresión por administración de tiroxina es con frecuencia efectiva en su tratamiento.37

  3. Hormonas sexuales: su papel está aún en proceso de estudio, y pudieran actuar a través de una interrelación con la hipófisis y la TSH, o por otros mecanismos. Se sabe que el esteógeno eleva los niveles séricos de la globulina fijadora de tiroxina (TBG, thyroxine-binding globulin, lo que a su vez eleva los niveles de T4,38 así que las mujeres tienen niveles de TBG entre 10 y el 20 % mayores que los de los hombres, y aumentan aún más (hasta 50 %) durante el embarazo, con un aumento equivalente de la TSH, lo que explica el aumento del volumen y la función tiroidea durante el embarazo.39,40 Por esto es lógico pensar que las elevaciones estrogénicas mensuales y drante los embarazos, induzcan elevaciones de TSH que estimulen al tiroides y favorezcan a la larga sus afecciones (figura 1).
Figura 1
Fig.1. Relación entre hormonas sexuales y cáncer tiroideo.

Otros factores que estimulan el crecimiento del tejido tiroideo, independientes de TSH, son: factor de crecimiento epidérmico (EGF), anticuerpos estimulantes del crecimiento tiroideo, hormona de crecimiento, gonadotropina coriónica humana, insulina, protaglandina, e incluso, una deficiente estimulación simpática (el crecimiento está en parte, bajo regulación nerviosa, pues la simpatectomía cervical estimula el crecimiento tiroideo a la vez que reduce la síntesis de hormona tiroidea).41

Dieta

Los mecanismos por los que la dieta puede influir en la aparición de un cáncer tiroideo son:

Contenido de yodo de los alimentos

Deficiencia de yodo: una dieta crónicamente deficiente en yodo puede producir bocio e incluso cáncer, no por un efecto directo sobre el tiroides, sino a través de una hiperestimulación mantenida del tiroides por TSH. Hay evidencias en animales de expermientación, y en humanos,42-44 en estos últimos, se ve un mayor riesgo de cáncer entre quienes sufren bocio, y entre quienes viven en áreas deficientes en yodo (áreas bociógenas, o de bocio endémico como los Alpes, los Andes, el Himalaya, las zonas del Norte de Sicilia, de Italia, zonas de China y de Suecia).45-46 En Suecia se reporta una marcada y sostenida reducción del cáncer de tiroides desde los años 20, atribuida al programa nacional de iodación de la sal,47 programas similares en otras zonas bociógenas no han tenido éxito en reducir la incidencia de cáncer tiroideo, aunque sí de cretinismo y bocio,48 La deficiencia favorece el carcinoma folicular, y algunos de éstos evolucionan para transformarse en carcinoma anaplásico. La tercera parte de la población mundial se encuentra en riesgo de padecer trastornos asociados a deficiencia de yodo, y el 14 % sufre bocio o cretinismo por esta causa.50

En Cuba se ha identificado una deficiente ingestión de yodo, tanto a nivel nacional (según resultados del programa para la detección del hipotiroidismo congénito, que encontró que entre el 12 y el 30 % de los recién nacidos tenía cifras de TSH en cordón umbilical elevadas,51 como en estudios en regiones específicas, como Baracoa, donde se ha encontrado bocio endémico.52 El Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos, de Cuba, le presta especial atención a este problema, con medidas concretas encaminadas a resolverlo.53

Exceso de yodo: el mecanismo es que niveles excesivos de yodo en la dieta por largo tiempo terminan por producir bloqueo de la captación de yodo por el tiroides, lo que a su vez, provoca hiperproducción de TSH por la hipófisis, que produce bocio y eventualmente cáncer.54-55 Se requieren niveles muy elevados (100 veces el normal) de ingreso de yodo para que ocurra un efecto negativo en cuanto a riesgo de cáncer. Las áreas con dietas ricas en yodo son generalmente costeras, con elevado consumo de productos marinos como las algas, la sal de mar, la sal iodada y el pescado; además de otros alimentos que contienen yodo como por ejemplo: el ajo, la cebolla, la lechuga, el berro, la espinaca, la col de Bruselas, los frijoles, el pimiento, la zanahoria, el quimbombó, el coco, el maní, el pepino, etcétera. El exceso de yodo parece favorecer el carcinoma papilar;56-57 como éste tiene mejor pronóstico que el folicular, el pronóstico general de pacientes con cáncer tiroideo en áreas ricas en yodo debe ser mejor.

Cambios rápidos del aporte de yodo: en una persona que sufre una deficiencia crónica de yodo y ha aparecido por esta causa un bocio con un nódulo autónomo, si de pronto se administra una gran dosis de yodo puede aparecer hipertiroidismo y excesiva replicación celular, lo que aumenta la susceptibilidad al daño del ácido desoxirribonucleico (DNA) consiguiente el riesgo de un cáncer tiroideo.59

Interferencia con la disponibilidad de yodo para el tiroides
Esto puede ocurrir por ciertos compuestos en los alimentos, aún con una ingestión adecuada de yodo. Son las llamadas sustancias bociógenas, que interfieren con la captación de yodo por el tiroides. Se trata de glucósidos cianogénicos contenidos en trigo, maíz, papas, legumbres, vegetales crucíferos (col, brócoli, col de Bruselas y nabo).59 El problema es que éstos provocan la producción endiógena de tiocianato, que compite con el yodo por su transporte o por su incorporación en la molécula de tiroglobulina.60 Esto tiene alguna evidencia experimental, pero sólo cuando el animal estaba sometido a una dieta deficiente en yodo; por otra parte, estos vegetales contienen sustancias que inhiben el desarrollo del cáncer en general, incluso el tiroideo, según estudios caso-control.61 Y en estudios en Connecticut y Hawai (donde el yodo en la dieta es normal), la dieta rica en los llamados vegetales bociógenos se asoció a una disminución del riesgo de cáncer tiroideo.62,63 La conclusión es que estos vegetales no parecen tener importancia en el desarrollo de un cáncer tiroideo, y pueden incluso prevenirlo por su contenido en otras sustancias protectoras.

Ingestión de alcohol

Esta sustancia estimula directamen te a la hipófisis a producir TSH, aún con ingreso de yodo adecuado. Aunque algunos estudios han encontrado vínculo entre el alcohol y el cáncer de tiroides, otros no.64

Gran masa corporal, obesidad

Todavía no hay una explicación adecuada para esto, pero es un hecho comprobado por estudios epidemiológicos. Por ejemplo, en un estudio las mujeres que pesaban 60 kg o más tenían un riesgo 2,5 veces mayor que las que pesaben 52 kg o menos, de cáncer tiroide.65 Esta asociación es más clara en mujeres que en hombres, 2 posibles explicaciones serían:
Deficiencia de selenio en la dieta
El selenio, que se encuentra en varios alimentos comunes (el ajo, la cebolla, el trigo integral, el frijo carita (vigna unguiculata), el brócoli y las uvas), parece tener una función importrante en la función tiroidea, pues el tiroides normal tiene grandes concentraciones de éste. En los pacientes con cáncer de tiroides, esta glándula tiene menores concentraciones de selenio que lo normal,66 y en ratas sometidas a irradiación, aquellas en que se aportó una dieta enriquecida con selenio tuvieron una mayor sobrevida y hasta 3 veces, menor incidencia de cáncer de tiroide.67 El mecanismo protector del selenio puede ser a través de la enzima glutation-pero xidasa, que es un poderoso antioxidante (o sea, efectiva contra radicales libres), cuya acción depende de la presencia de selenio.

Vínculos entre dieta, hormonas y cáncer de tiroides

Deficiencia de yodo en la dieta y TSH
En dietas deficientes en yodo, como éste se necesita para producir tiroxina, se reduce la producción de hormonas tiroideas; por retroalimentación negativa la hipófisis anterior responde aumentando la producción de TSH. Los niveles elevados por largo tiempo de esta hormona producen aumento del número (hiperplasia) y tamaño (hipertrofia) de células foliculares tiroideas, expresado clínicamente como un bocio. Pero además, el estímulo de crecimiento de células foliculares provocado por la TSH, puede que a la larga estimule especialmente a algunos clones de células foliculares con fenotipo alterado que las haga más propensas a la proliferación (o que entre muchas células en rápida división por hiperestimulación por TSH, sea más fácil que aparezcan células con mecanismos defectuosos de reparación del DNA), hasta que finalmente aparezcan clones de crecimiento autónomo, lo que puede terminar en un cáncer,68,69 (figura 2).
Figura 2
Fig.2. Vínculos entre yodo, TSH y hormonas tiroideas y cáncer tiroideo.

Este es el mecanismo básico postulado, que puede tener discretas variantes en cuanto a otras causas de la deficiencia de la disponibilidad de yodo sérico para la glándula tiroides, pero todo pasa por una hiperestimulación crónica del tiroides por niveles elevados mantenidos de TSH.

Causas de hipersecreción crónica de TSH
  1. Déficit de Yodo en la dieta.
  2. Sustancias que disminuyen la disponibilidad de yodo para el tiroides, aún cuando la ingestión sea adecuada:
  1. Sustancias que estimulan directamente la producción de TSH por la hipófisis (sin ningún vínculo con la disponibilidad de yodo o la función tiroidea: alcohol.

Conclusión

El nivel de conocimiento actual sobre los factores asociados al origen del cáncer tiroideo, permite realizar recomendaciones dirigidas a su prevención o a contribuir a su control en las personas que ya lo padecen.
Recomendaciones para prevenir el cáncer de tiroides, o contribuir al control en quienes lo padezcan
La población cubana se caracteriza por una dieta rica en calorías en azúcares simples, y en grasas, a los que se suma el creciente sedentarismo de la vida moderna. Además, se ha detectado que una parte importante de nuestro pueblo consume cantidades insuficientes de yodo en su dieta. Todo esto puede ser el origen de la alta incidencia de afecciones tiroideas en Cuba, y en menor proporción de cáncer, lo que debe ser motivo de investigación ulterior.

Los aspectos dietético-hormonales deben tenerse en cuenta por nuestros profesionales y población con fines de diagnóstico, tratamiento y prevención de las afecciones de la glándula tiroides.

Summary

The main links existing between nutrition and malignat thyroid tumors, such as content of iodine in foods, the possible interference of substances in foods with thyroid metabolism, and the link between body mass/obesity (in connection with diet) and thyroid cancer are reviewed. The nutritional content of selenium and other antioxidant, and other factors as the energetic composition and the type of food, and even the possibility that the diet is a source of internal irradiation of thyroid, are also analyzed. There is a relationship between nutrition and the levels of sexual hormones, and between both and metabolism and thyroid growth, with the metabolism of TSH as a basic element. This explains the higher incidence of thyroid affections among women and in certain areas of the world. In Cuba, there may be a link between body meas, obesity, and diets rich in calories and fats, a well as a deficit of iodine in diet with a high incidence of thyroid nodules, and in less proportion of cancer, which requires epidemiological studies. Besides the exposure to ionizing radiations (an uncommon factor at present), the dietetic and hormonal aspects should be taken into consideration in order to diagnose, treat and prevent thyroid cancer.

Descriptores DeCS: NEOPLASMAS DE LA TIROIDES/prevención & control; DEFICIENCIA DE YODO/complicaciones; RADIACIÓN IONIZANTE; SELENIO/deficiencia.

Referencias bibliográficas

  1. WHO (World Health Organization). Trends in Cancer Incidence and Mortality. Capitulo 25: Thyroid IARC Scientific Publications no. 121. Lyon: International Agency for Research on Cancer, Pp.609-640,1993.
  2. Kolonel LN, Hankin JH, Wilkens LR, et al. An epidemiologic study of thyroid cancer in Hawaii. Cancer Causes Control 1:223-234,1990.
  3. Alavez E. Nódulo tiroideo. En: Navarro, D, Alavez E, eds. La glándula toroidea. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1992:66-74.
  4. World Cancer Research Fund/ American Institute for Cancer Research :Food, Nutrition and the Prevention of Cancer: a global perspective. American Institute for Cancer Research, Washington DC 1997. Capitulo 4:16 (Tiroides), p.324-9.
  5. Hirodata T: Radiation carcinogenesis. Semin Oncol 3:25-34,1976.
  6. Schneider AB, Ron E, Lubin J, Stovall M, Gierlowski TC. Dose-response relationships for radiation-induced thyroid cancer and thyroid nodules: evidence for the prolonged effects of radiation on the thyroid. J Clin Endocrinol Metab 77:362,1993.
  7. Schneider AB: Radiation-induced thyroid tumors. Endocrinol Metab Clin North Am 19:495,1990.
  8. Mazzaferri EL. Thyroid cancer in thyroid nodules. finding a needle in the haystack. Am J Med 93:359,1992.
  9. Schneider AB, Shore-Freedman E, Ryo UY, et al. Radiation-induced tumors of the head neck following childhood irradiation. Medicine 64:1,1985.
  10. Clark DE. Association of irradiation with cancer of the thyroid in children and adolescents. JAMA 159:1007,1955.
  11. Tucker MA, Jones PHM, Boice JD Jr, et al: Therapeutic radiation at a young age is linked to secondary thyroid cancer. Cancer Res 51:2885,1991.
  12. WHO (World Health Organization): Guidelines for iodine prophylaxis following nuclear accidents. 1988.
  13. Cherstvoy E, Pozcharskaya V, Nerovnya A, Harach HR, Thomas GA, Willians ED: Childhood thyroid cancer in Belarus after Chernobyl (Meeting abstract). J Pathol 1996;178(Suppl):36a.
  14. Astakhova LN, Anspaugh LR, Beebe GW, et al: Chernobyl-related thyroid cancer in children of Belarus: a case-control study. Radiat Res 1998;150(3):349-56.
  15. Reporte de Jan Ziegler sobre investigación en curso por Eystein Glattre, Registro de Cáncer de Noruega. JNCI 89:1754,1977.
  16. Delbridge L, Learoyd D: Radiation exposure, thyroid cancer and surgeons. Aust N Z J Surg 1998;68(9):627.
  17. Fuchs M, Schmid A, Eitelijorge T, Modler M, Sturmer KM: Exposure of the surgeon to radiation during surgery. Int Orthop 1998;22(3):153-6.
  18. Vega LO, Arias JA, Conill T, González ML: Uso de plaguicidas en Cuba, su repercusión en el ambiente y la salud. Rev Cubana Aliment Nutr 1997;11(2):111-116.
  19. Marsh DJ, Andrew SD, Eng C, et al: Germline and somatic mutations in an oncogene:RET mutations in inherited medullary thyroid carcinoma. Cancer Res 1996;56(6):1241-3.
  20. Komminoth P: Rudolf-Virchow-Preis 1995. The of RET proto-oncogene mutation analysis in the diagnosis of multiple endocrine neoplasia type 2 (MEN 2) gene carriers and in the discrimination of sporadic and familial medullary thyroid carcinomas and pheochromocytomas. Verh Dtsch Ges Pathol 1995;79:L-LV.
  21. Romei C, Elisei R, Pinchera A, et al: Mutations of the ret protooncogene in sporadic medullary thyroid carcinoma are not restricted to exon 16 and are associated with tumor recurrence. J Clin Endocrinol Metab 1996;8(4):1619-22.
  22. McGregor LM, Baylin SB, Nelkin BD: Growth changes in medullary thyroid cancer cells due to expression of different members of the trik family of neurotropin receptors (Meeting abstract). Proc Annu Meet Am Assoc Cancer Res 1996;37:A247.
  23. Lucas SD; Ek B; Rask L; Rastad J; Akerstrom G; Juhlin C. Identification of a 35 kD tumor-associated autoantigen in papillary thyroid carcinoma (Meeting abstract). Anticancer Res 1995;15(5 A): 1627-8.
  24. Sapi Z, Luckacs G, Sztan M, Papp J, Olah E: Contribution of p53 gene alterations to development of metastatic forms of follicular thyroid carcinoma. Diagn Mol Pathol 1995;4(4):256-60.
  25. Schmid KW, Totsch M, Ofner D, et al: Immunohistochemical co-expresssion of p53 and mdm-2 oncoprotein in thyroid carcinoma (Meeting abstract). J Pathol, 1996; 178(Suppl):30a.
  26. Robbins SL, Cotram RS, Kumar V: Thyroid gland. En: Pathologic basis of disease. Philadelphia: WB Saunders, 1984,P.1201-1225.
  27. Burch HB: Evaluation and management of the solid thyroid nodule. Endocrinol Metab Clin of North Am 24:663,1995.
  28. Henderson BE, Ross RK, Pike MC, Casagrande JT: Endogenous hormones as a major factor in human cancer. Cancer Res 42:3232-3239,1982.
  29. Henderson BE, Ross RK, Pike MC, Casagrande JT: Endogenous hormones as a major factor in human cancer. Cancer Res 42:3232-3239,1982.
  30. WHO (World Health Organization). Trends in Cancer Incidence and Mortality. Capítulo 25: Thyroid IARC Scientific Publications no.121. Lyon: International Agency for Research on Cancer, Pp.609-640,1993.
  31. Ron E, Kleinerman RA, Boice JD Jr, et al. A population-based case-control study of thyroid cancer. JNCI 79:1-12,1987.
  32. Goodman MT, Kolonel LN, Wilkens LR. The association of body size, reproductive factors and thyroid cancer. Br J Cancer 66:1180-1184,1992.
  33. Preston-Martin S, Jin F, Duda MJ, Mack WJ. A case-control study of thyroid cancer in women under age 55 in Shanghai (People´s Republic of China). Cancer Causes Control 4:431-440,1993.
  34. Akslen LA, Nilsen S, Kvale G. Reproductive factors and risk of thyroid cancer. A prospective study of 63,090 women from Norway. Br J Cancer 65:772,1992.
  35. Morris HP: Experimental thyroid tumors. Brookhaven Symposia in Biology 7:192,1954.
  36. Clark OH, Lambert WR, Cavalieri RR, et al. Compensatory thyroid hypertrophy after hemithyroidectomy in rats. Endocrinololy 99:988-995,1976.
  37. Crile G: Endocrine dependency of papillary carcinomas of the thyroid. JAMA 195:721,1966.
  38. Van Herle AJ. Clinical tests of thyroid function. En: Greer MA (ed): The thyroid gland. Raven Press: New York, 1990. P.370-371.
  39. Burrow GN: Thyroid function relation to age and pregnacy. En: DeVisscher M, ed: The thyroid gland. New York: Raven Press,1980:215.
  40. Malkasian GD, Mayberry WE. Serum total and free thyroxine and thyrotropin in normal and pregnant women, neonates, and women receiving progestogens. Am J Obstet Gynecol 108:1234,1970.
  41. Pisarev MA, Cardinali DP, Juvenal GJ, et al. Ipsilateral thyroid growth and depressed thyroid hormone synthesis and content after unilateral superior cervical ganglionectomy in rats. Acta Physiol Lat Am 33:165-170,1983.
  42. Vigneri R: Studies on the goitre endemia in Sicily. J Endocrinol Invest 11:831,1988.
  43. Preston-Martin S, Jin F, Duda MJ, Mack WJ. A case-control study of thyroid cancer in women under age 55 in Shanghai (People´s Republic of China). Cancer Causes Control 4:431-440,1993.
  44. Wigren G, Hatschek T, Axelson O. Determinations of papillary cancer of the thyroid. Am J Epidemiol 138:482-491,1992.
  45. Ingenbleek Y, Luypaert B, De Nayer P. Nutritional status and endemic goitre. Lancet 1:388-91,1980.
  46. Ward JM, Ohshima M: The role of oidine in carcinogenesis. Adv Exp Med Biol 206:529-542,1986.
  47. Franceschi S, Talamini R, Fassina A, Bidoll E: Diet and epithelial cancer of the thyroid gland. Tumori 76:331-338,1990.
  48. Hetzel BS: SOS for a billion-the nature and magnitude of the iodine deficiency disorders. En: SOS for a billion- the nature and magnitude of the iodine deficiency disorders.En: SOS for a billion: the conquest of iodine deficiency disorders. Hetzel BS, Pandav CS (eds), Oxford University Press, P.3-26,1994.
  49. Ezaki H, Ebihara S, Fujimoto Y, et al: Analysis of thyroid carcinoma based on material registered in Japan during 1977-1986 with special reference to predominance of papillary type. Cancer 70:808-814,1992.
  50. WHO/UNICEF/ICCIDD. Indicators for assessing iodine deficiency disorders and their control through salt iodization. Geneva: Micronutrient series. WHO/NUT/94.6, 1994:8-11.
  51. Guell R, Alvarez M, Robaina R, "Screening" neonatal de hipotiroidismo congénito. Más de un millón de pesquisados. Cuba, 1994. Informe técnico. Instituto Nacional de Endocrinología, 1994.
  52. Alavez E, Ochoa F, Perich P, Romeo de León J. Bocio endémico en Cuba. Encuesta en la región de Baracoa. Rev Cubana Hig Epidemiol 1977;15:123-36.
  53. Rodríguez-Ojeda A: Deficiencia de Yodo y sus complicaciones para la salud del hombre. Rev Cub Alim Nutr 1996,10(2):101.
  54. Wolff J: Iodide goitre and the pharmacological effects of excess iodide. Am J Med 47:101-124,1969.
  55. Glantre E, Haldorsen T, Berg JP, et al. Norwegian case-control study testing the hypothesis that seafood increases the risk of thyroid cancer. Cancer Causes Control 4:11-16,1993.
  56. Yamashita H, Noguchi S, Murakami N, et al. Effects of dietary iodine on chemical induction of thyroid carcinoma. Acta Pathologica Japonica 705-712,1990.
  57. Ezaki H, Ebihara S, Fujimoto Y, et al. Analysis of thyroid carcinoma based on material registered in Japan during 1977-1986 with special reference to predominance of papillary type. Cancer 70:808-814,1992.
  58. Connolly RJ, Vidor GI, Stewart JC. An increase in thyrotoxicosis in an endemic goitre area after iodization of breast. Lancet 1:500,1970.
  59. Wills JH. Goitrogens in food. En: Toxicants ocurring ocurrally in foods. Washington DC: National Research Council. Pp.3-17,1996.
  60. Ermans AM, Mbulamoko NM, Delange F, Ahluwalia R. Role of cassava in the etiology of endemic goitre and cretinism. Ottawa, Ontario. IDRC,1980.
  61. Preston-Martin S, Jin F, Duda MJ, Mack WJ. A case-control study of thyroid cancer in women under age 55 in Shanghai (People´s Republic of China). Cancer Causes Control 4:431-440,1993.
  62. Ron E, Kleinerman RA, Boice JD Jr et al. A population-based case-control study of thyroid cancer. JNCI 79:1-12,1987.
  63. Kolonel LN, Hankin JH, Wilkens LR, et al. An epidemiologic study of thyroid cancer in Hawaii. Cancer Causes Control 1:223-234,1990.
  64. Franceschi S, Fassina A, Talamini R, et al. Risk factors for thyroid cancer northern Italy. Int Epidemiol 18:578-584,1989.
  65. McTieran A, Weiss NS, Daling JR. Incidence of thyroid cancer in women in relation to known or suspected risk factors for breast cancer. Cancer Res 47:292-295,1987.
  66. Kok FJ, De Bruijin Am, Hofman A, et al. Is serum selenium a risk factor for cancer in men only? Am J Epidemol 125:12-16,1987.
  67. Knizhnikov VA, Komleva VA, Shandala NK. Study of the anticarcinogenic characteristics of the trace element selenium, sanitary-hygienic experiment. Gig Sanit 7:54-57,1993.
  68. Hill RN, Erdreich LS, Paynter OE, et al. Thyroid follicular cell carcinogenesis. Fund Appl Toxicolo 12:629-697,1989.
  69. McLain RM: Thyroid neoplasia: non-genotoxic mechanisms. Toxicol Lett 64/65:397-408,1992.
Recibido: 15 de octubre de 1998. Aprobado: 6 de noviembre de 1998.

Dr.Gilberto Fleites González. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Calle 29 esquina a E, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Cirugía General, Investigador Auxiliar.

Indice Anterior Siguiente