Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oncol 1999;15(3):156-9
Formato PDF

Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Incidencia de la patología orbitaria en el inor durante el año 1998

Dra. María de los Ángeles Melgares Ramos,1 Dr. Noel Cordiés Justin,2 Dra. Martha Puig Mora,3 Dra. Dania Santos Silva4 y Lic. Melba Montero Valdés5

RESUMEN

Se estudió la incidencia de patologías orbitarias que fueron evaluadas por el Departamento de Oftalmología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) en el año 1998, donde la década de mayor incidencia fue la de 51 a 60 años en 12 pacientes (30 %), el síntoma más frecuente resultó ser el exoftalmo en 21 pacientes (52,5 %). Tomando en cuenta el resultado histológico se clasificaron las patologías orbitarias en primarias y secundarias. El seudotumor inflamatorio de la órbita fue el más frecuente de la patología orbitaria primaria sin un predominio significativo, 5 casos para un 12,5 %, en los secundarios el comportamiento fue casi similar en 4 casos (10 %) que correspondieron a los tumores metastásicos de la mama; 3 a linfomas no Hodking del mediastino (7,5 %) y 1 (2,5 %) a un papiloma invertido del etmoide. Los tumores malignos de la órbita fuesen primarios o secundarios ocuparon el 50 % de las patologías encontradas.

Descriptores DeCS: ENFERMEDADES ORBITALES/epidemiología; NEOPLASMAS ORBITALES/epidemiología; NEOPLASMAS ORBITALES/secundario.

Por la diversidad del contenido orbitario, se originan en esta región, múltiples patologías que son de muy difícil diagnóstico y tratamiento. El advenimiento de nuevas técnicas radiológicas como son la tomografía axial computarizada (TAC) y la resonancia magnética nuclear (RMN), además de la biopsia por aspiración con aguja fina (BAAF) han facilitado acelerar el estudio que permite una aproximación bastante exacta o confiable de los posibles diagnósticos. Las lesiones orbitarias y fundamentalmente los tumores no mantienen el mismo comportamiento, de ahí lo abigarrado del desarrollo de éstos sobre todo en sus etapas iniciales, que conllevan a errores diagnósticos haciendo vigentes las palabras del profesor Sánchez Salorio "la órbita es un arte más bien propio de detectives que de intuición y ojo clínico".1

En este trabajo se expone la casuística del Departamento de Oftalmología del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) en el año 1998 de las patologías orbitarias de origen no traumático.

MÉTODOS

Fueron estudiados 40 pacientes inscriptos en el INOR durante el año 1998, portadores de lesiones orbitarias que se clasificaron como tumorales, vasculares, quísticas, inflamatorias e hipertiroideas, con edades comprendidas entre los 6 y los 93 años de edad. Los diagnósticos histológicos se realizaron mediante la BAAF en el 30 % de los casos y el resto se concluyó por estudios con parafina.

A todos se les realizó la TAC que permitió localizar con exactitud las lesiones para la valoración del tratamiento en cada caso. Los datos fueron procesados en computadoras y se expresan los resultados en tablas.

RESULTADOS

En las tablas 1, 2 y 3 como a la patología tumoral le correspondió la mayor incidencia en 19 casos (47,5 %); este estudio abarcó pacientes comprendidos entre los 6 y los 93 años de edad, siendo la edad promedio de 43,5 años. La mayoría de las lesiones debutaron con exoftalmo, de crecimiento lento en las lesiones quísticas, vasculares y algunos tumores benignos, y de desarrollo rápido, sobre todo en los tumores malignos y metastásicos.

Tabla 1. Incidencia

Resumen de las diferentes patologías 

Número de pacientes

%

Patología inflamatoria
5
12,5
Patología vascular
6
15
Patología tumoral
19
47,5
Patología quística
3
7,5
Patología hipertiroidea
2
5
No clasificadas
5
12,5

 

Tabla 2. Edad en el momento del diagnóstico

Patologías/Edad 
0-10
11-20
21-30
31-40
41-50
51-60
61-70
+70
Inflamatoria
1
1
2
1
       
Vascular
2
2
1
1
       
Tumoral
3
2
1
7
5
1
   
Quística
1
1
1
         
Hipertiroidismo
1
1
           
No clasificadas
3
2
           
Total
5
3
5
4
12
7
4
 

 

Tabla 3. Síntoma inicial de las diferentes patologías

Síntomas más frecuentes  Vasculares  Inflamatorios Tumorales Quísticos  Hipertiroides  No Clasificados
Dolor
3
1
       
Alteración de la motilidad
3
1
1
     
Exoftalmo
2
4
7
1
2
5
Tumor palpable
1
3
1
     
Disminución de la visión
5
         

Cada uno de los tumores orbitarios que se les realizó la BAAF o por parafina fueron clasificados en primarios y secundarios y aparecen reflejados en las tablas 4 y 5. Se observa que el de mayor frecuencia aunque no de manera significativa son los seu-dotumores inflamatorios, en los tumores secundarios este lugar le correspondió al carcinoma ductal de la mama.

Tabla 4. Incidencia de lesiones orbitarias primarias

Patologías 
Número de casos
%
Hipertiroidismo
2
5
Linfoma no Hodgkin
3
7,5
Inflamatorias
5
12,5
Hemangiopericitomas
1
2,5
Linfangiomas
2
5
Hemangioma capilar
2
5

Tabla 5. Lesiones orbitarias secundarias

Patologías 
Número de casos
%
Mucocele
3
7,5
Neuroblastoma
1
2,5
Linfoma Hodgkin    
de seno maxilar
2
5
Sarcoma pleomórfico    
del muslo
1
2,5
Linfoma parameníngeo
1
2,5
Rabdomiosarcoma
1
2,5
Carcinoma ductal de mama
4
10
Osteosarcoma del hombro
1
2,5
Linfoma no Hodgkin    
del mediastino
3
7,5
Melanoma de piel
1
2,5
Melanoma de coroides
1
2,5
Papiloma invertido del etmoide
1
2,5

 

DISCUSIÓN

Esta serie está compuesta por 40 casos de pacientes que presentan lesiones orbitarias de diferente variedad histológica, que se clasifican según lo expuesto por el Dr. Pérez Moreira, en inflamatorias, tumorales, quísticas y vasculares.1 En relación con la edad, en nuestra casuística la mayor cantidad de casos correspondió a la década de los 51 a los 60 años, donde no coinciden con otros estudios revisados en que la edad de prevalencia está en la primera década,1 esto debe ser por el corto período de tiempo en que se enmarca este trabajo que incluye solo un año y los resultados revisados plasman un período de tiempo mucho mayor.

Se estudian 2 casos, uno de ellos, no clasificado por ser una paciente de 87 años y con un tumor retroocular, con dificultad para el abordaje quirúrgico en esa localización, que imposibilitó someterla a una intervención quirúrgica; el otro caso, pudo ser diagnosticado por medio de la BAAF, resultó ser una paciente de 93 años con metástasis a órbita de un melanoma de coroides que rompió esclera e infiltró tercio anterior de ésta; por lo avanzado de su edad se decidió solamente realizar tratamiento paliativo. El resto de los casos que no se diagnosticaron fue por el estadio tan avanzado de la enfermedad y la dificultad del abordaje quirúrgico por la localización del tumor.

El exoftalmo fue el signo más frecuente encontrado con el 50 % de todas las formas de presentación, estos resultados coinciden con otros autores como Pérez Morales, Puig y Colbs2 que evalúan el exoftalmo como el signo fundamental de las enfermedades orbitarias.3-6 En relación con las patologías orbitarias primarias y secundarias, su incidencia es casi similar siendo los tumores los más frecuentes, ya sean benignos o malignos; entre los malignos los linfomas son los de mayor incidencia en este trabajo, se relacionan tanto los linfomas primarios como los metastásicos, correspondiéndose con estudios anteriores publicados.3,7,8 Los carcinomas metastásicos de la mama son los más representativos.

Se hace referencia en este trabajo a una paciente que presentó una metástasis orbitaria de un sarcoma pleomórfico del muslo, tumor que es muy raro metastise en esta localización y no se encontró información en ninguna literatura revisada.

CONCLUSIONES

La patología orbitaria más frecuente fue el seudotumor inflamatorio, seguido de los tumores secundarios. Los tumores malignos de la órbita primarios o secundarios ocupan el 50 % de la patología encontrada, el exoftalmo es el síntoma de presentación de la mayor parte de los tumores orbitarios y el diagnóstico es factible con un alto índice de sospechas apoyados en los medios diagnósticos, de imagen e histológicos.

SUMMARY

The incidence of orbital pathologies assessed by the Ophthalmology department of the National Institute of Oncology and Radiobiology during 1998 was studied where the higher incidence was found in the age of 51-60 years with 12 patients (30 %) and the most frequent symptom was the exophtalmes detected in 21 patients (52.5 %). Taking the histological results as a basis, the pathologies were classified into primary and secondary pathologies. The inflammatory orbital pseudotumor was the most frequent primary orbital pathology without significantly predominant with 5 cases accounting for 12.5 % of the total whereas the behaviour of secondary orbital pathologies was almost the same with 4 cases (10 %) corresponding to metastatic breast neoplasms, 3 cases (7.5 %) having non-Hodking's lymphomas of the mediastinum and one cas (2.5 %) showing reversed papilloma of the ethmoide. Both primary and secondary malignant tumors represented 50 % of the detected pathologies.

Subject headings: ORBITAL DISEASES/epidemiology; ORBITAL NEOPLASMS/epidemiology; ORBITAL NEOPLASMS/secondary.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Pérez Moreira J. Patología orbitaria. Exploración clínica, diagnóstico y cirugía. Barcelona comercial Pujades, 1986.
  2. Puig M, Cordies N, Noriega P et al. Estudio de 70 pacientes con tumores intraorbitarios tratados en el INOR. Rev Cub Cir 1986(25):127-32.
  3. Klapper SR, Jordan DR, McLeish W, Pelletier C. Unilateral proptosis in an immunocompetent man as the initial clinical manifestation of systemic Hodgkin disease. Ophthalmology 1999; 106(2):338-41.
  4. Milosevic R, Suvajdzic N, Jovanovic Z et al. Orbital Lymphomas. Srp-Arch-Celok-lek,1992;120(3-4):124-6.
  5. Gloor B. Neoplasia space occupyng lesion of orbital. Review, Hemangioma; Lymphangioma and Embryonal Rhabdomyosarcoma. Klim-mon-Sbl 1992;201(5):2931-301.
  6. Bilaniuk LT. Orbital vascular lesions. Role of imaging. Radiol Clin North Am 1999;37(1):169-83.
  7. Skladzien J, Olszewski E, Trabka Zawicki P. Metastatic tumors of the orbit. Otolaryngol-pol 1992;46(3):253-6.
  8. Noda S, Hayasaka S, Setogawa T. Intraocular lymphoma invades the optic nerve and orbit. Ann Ophthalmol 1993;25(1):304.
  9. Chin T, Wei CF. Rhabdomyosarcoma in children. J Formos Med Assoc 1993;92(1):29-33.


Recibido: 20 de abril de 1999. Aprobado: 3 de mayo de 1999.
Dra. María de los Ángeles Melgares Ramos. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Calle 29 esquina a E, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.
 
 

1 Especialista de I Grado en Oftalmología.
2 Especialista de II Grado en Oncología. Profesor Titular.
3 Especialista de II Grado en Oftalmología.
4 Especialista de II Grado en Oncología.
5 Licenciada en Optometría.
 
Indice Anterior Siguiente