Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oncol 1999;15(3):165-9
Formato PDF

Hospital Nacional Docente "Frank País"

Incidencia de tumores óseos y de partes blandas, malignos

Dra. Alicia Tamayo Figueroa,1 Dr. Rubén Darío González Cabrera,1 Dr. Frank Escandón León,1 Dr. Carlos A. Silva Hernández,1 Dra. Vilma Rondón García2 y Lic. Mariela Guzmán Vázquez3

RESUMEN

Se realiza un estudio retrospectivo descriptivo, de los pacientes portadores de tumores óseos y de partes blandas, malignos, diagnosticados y tratados en nuestro servicio, entre enero de 1990 y noviembre de 1998. El objetivo fue conocer la incidencia de estas enfermedades malignas y sus características, así como las variables clínicas de las formas de presentación: edad, sexo, localización de la lesión y el tipo y variedad del tumor. De 370 historias con diagnóstico de un tumor esquelético se encontraron 177 tumores malignos. De éstos 158 fueron primitivos (126 óseos y 32 en partes blandas) y 19 se diagnosticaron como metastásicos. Se encontró que el osteosarcoma fue el tumor óseo más frecuente en 51 pacientes (32 %), siguiendo en frecuencia el tumor de células gigantes en 36 pacientes (23 %) y el condrosarcoma 24 pacientes (15 %), donde predominaron menores de 25 años. Sólo hubo 4 casos de sarcoma de Ewing (2 %). Hubo 32 pacientes con sarcomas de partes blandas, lo que representa el 20 % del total. De éstos, los más frecuentes fueron el sarcoma sinovial con 9 pacientes (6 %), el liposarcoma con 8 pacientes (5 %) y el rabdomiosarcoma con 5 pacientes (3 %). También se encontraron 19 pacientes con lesiones secundarias en huesos. Estas lesiones metastásicas secundarias a tumores primarios de la próstata en 11, y la mama en 5 predominaron en pacientes de más de 50 años, y sobre todo se localizaron en el fémur en 14 casos.

Descriptores DeCS: NEOPLASMAS DE LOS TEJIDOS BLANDOS/epide-miología; NEOPLASMAS OSEOS/epidemiología.

El servicio de investigación y desarrollo del Hospital Frank País se creó en 1990, e incluyó dentro de su universo de trabajo los tumores malignos, benignos y las lesiones seudotumorales del sistema esquelético, aunque en nuestro centro estas lesiones se tratan desde su creación. En esta fecha de 1990, se crea un equipo multidisciplinario constituido por ortopédicos, sicólogos, un oncólogo clínico, un radiólogo, un cirujano general y enfermeras especializadas. El principal objetivo del grupo fue lograr el diagnóstico en las lesiones en sus estadios, para ofrecer al paciente las mejores perspectivas de vida, pues en el caso del diagnóstico en estos estadios iniciales de la lesión maligna, es posible evitar, en un número de casos, las intervenciones demoledoras. Este punto debe tenerse muy en cuenta ya que estos tumores primarios del sistema esquelético representan uno de los grupos de neoplasias más importantes, entre los pacientes menores de 30 años.1-3

En los últimos 50 años, producto de la separación de la especialidad de Ortopedia de la Cirugía General, el desarrollo de la tecnología y del diagnóstico histopa-tológico,4-6 así como por la creación en varios países de centros y registros dedicados al estudio de los tumores primitivos del sistema osteomioarticular,3,7,8 es posible estudiar con mayor facilidad la incidencia y el tratamiento de estas lesiones, así como los resultados terapéuticos obtenidos. Hasta hace poco años, el diagnóstico de un tumor óseo o de las partes blandas, obligaba a realizar intervenciones quirúrgicas, que en la mayoría de los casos, era una amputación o desarticulación del miembro afectado, y con pobres resultados en cuanto al pronóstico.4-6,8 En la actualidad, el avance de la tecnología permite realizar cirugías conservadoras, siempre y cuando se cumplan requisitos oncológicos y existan los medios tecnológicos para este proceder, y sobre todo, el desarrollo de la quimio y la radioterapia, también permiten realizar este tipo de cirugía, con mayores porcentajes de sobrevida.9-13

El presente trabajo tiene como objetivo principal exponer la casuística del servicio, en el período de tiempo comprendido entre enero de 1990 y noviembre de 1998 y señala las variables clínicas del grupo estudiado, relacionadas con la edad, sexo, localización y variedad del tumor.

MÉTODOS

Se realizó un estudio retrospectivo de los pacientes con diagnóstico clínico, radiológico y anatomopatológico de un tumor maligno del sistema osteomioarticular que fueron atendidos en el servicio de investigación y desarrollo del hospital Frank País, inscritos entre enero de 1990 y noviembre de 1998. Cada historia constituyó una unidad de análisis. Los datos necesarios se recogieron en planillas creadas al efecto y tomó la edad, el sexo, la localización y el tipo y variedad histológica. Los datos se procesaron por el método de palotes.

RESULTADOS

Se evaluaron un total de 370 historias clínicas con diagnóstico presuntivo de un tumor maligno músculo esquelético y se encontró que 177 correspondieron a un tumor maligno; 19 correspondían a pacientes con tumores metastásicos y 158 a pacientes portadores de un tumor primitivo maligno del hueso (126) y de las partes blandas(32), y que contenían la información necesaria de acuerdo con los criterios de inclusión de este trabajo (tabla 1). Los tumores más frecuentes diagnosticados en las partes blandas fueron el histiocitoma fibroso maligno en 15 casos (9,5 %), sarcoma sinovial en 9 casos (9,7 %), el liposarcoma en 8 casos (5,1 %), rabdomiosarcoma en 5 casos (2,3 %) y el leiomiosarcoma en 4 casos (1,6 %).

Tabla 1. Tumores malignos primarios más frecuentes en el hospital Frank País (1990/1998)

Variedad 
# Pacientes
%
Osteosarcoma
51
32,3
Tumor de células gigantes
36
22,8
Condrosarcoma
24
15,2
Sarcoma sinovial
9
5,7
Liposarcoma
8
5,1
Rabdomiosarcoma
5
2,3
Ewing
4
2,5
Leiomiosarcoma
4
2,3
Fibrosarcoma
3
1,6
Neurofibrosarcoma
2
1,3
Total
158
100

El tumor óseo maligno más frecuente fue el osteosarcoma en 51 pacientes, que representó el 32 % del total y se localizó preferentemente a nivel de la rodilla, en el tercio distal del fémur (41 %) o en el tercio superior de la tibia (33 %).

El osteosarcoma se presentó con mayor frecuencia entre los 11 y 20 años en 22 pa-cientes (43 %) y en el sexo masculino en 23 de los 51 pacientes. En la tabla 2 se señala la localización en los diferentes huesos de los 3 tumores más frecuentes: en el fémur se localizó el 38 % de los tumores malignos, 21 % en la tibia y 18 % en el húmero. El tumor de células gigantes se diagnosticó en 36 pacientes (23 %) e igualmente fue más frecuente a nivel de la rodilla (21 pacientes en la epífisis distal del fémur y 13 en la epífisis proximal de la tibia). En el 58 % de los casos se diagnosticó en el sexo masculino. En las mujeres la edad más frecuente de aparición fue entre los 31 y los 40 años y en los hombres entre los 20 y los 30 años (tabla 3).

Tabla 2. Localización de los tumores óseo malignos más frecuentes

Localización
ósea 
Osteosarcomas
Condrosarcomas
Tumor de células gigantes
Fémur
21/41 %
6/25 %
21/58 %
Húmero
6/12 %
4/17 %
13/36 %
Tibia
17/33 %
10/42 %
 
Peroné
1/2 %
   
Cúbito
3/6 %
   
Coxal
4/17 %
   
Escápula
1/2 %
   
Huesos del carpo
1/3 %
   
Calcáneo
2/4 %
1/3 %
 
Total
51
24
36

Tabla 3. Grupos etáreos y sexo predominante de los 3 tumores óseos malignos más frecuentes


   
Grupos de edades (%)
Tipo  Sexo 
0-10
11-20
21-30
31-40
>40
Total
Osteo-              
sarcoma m
1
18
10
1
4
34
  f
1
4
7
1
4
17
   
2
22
17
2
8
51
   
(4 %)
(43 %)
(33 %)
(4 %)
(16 %)
 
Tumor de               
células m
12
9
21
     
gigantes f
7
8
15
     
   
19
17
36
     
 
(53 %)
(47 %)
       
Condro-              
sarcoma m
9
8
17
     
  f
3
4
7
     
   
12
12
24
(50 %)
(50 %)
 
   
2
34
48
10
8
111
 
(2 %)
(30 %)
(43 %)
(9 %)
(8 %)
 

El condrosarcoma se encontró en 24 pacientes, lo que representa el 15 % del total. El sitio más frecuente de aparición fue el tercio superior de la tibia y más frecuente en el sexo masculino entre los 20 y los 30 años de edad. El tumor de Ewing se encontró en 4 pacientes (2,5 %), todos de menos de 10 años.

Se encontraron 19 pacientes con diagnóstico de un tumor metastásico en huesos. En la tabla 4 se relacionan estas lesiones. Se observa evidentemente el predominio del cáncer de la próstata en el hombre (11 pacientes) y el de la mama en la mujer (5 pa-cientes). La mayoría de éstos se encontraban entre los 51 y los 60 años (16 pacientes) y en el 69 % (13 pacientes) de los casos la lesión se ubicó en el fémur (tabla 4). En 3 de estos pacientes sólo pudo obtenerse el tipo histológico y no fue posible definir el tumor primitivo a pesar de los estudios que se realizaron.

Tabla 4. Características de las lesiones metastásicas

Neoplasia primitiva o tipo histológico sin primitivo conocido  Localización de la metástasis  Número de casos
Cáncer de la mama
Fémur
3
 
Cúbito
2
 
Subtotal
5
Cáncer de la próstata
Fémur
9
 
Columna
2
 
Subtotal
11
Carcinoma de
Esternón
1
células claras
Fémur
1
 
Subtotal
2
Adenocarcinoma papilar
Fémur y partes
1
 
blandas
 
 
Subtotal 1 Total 19
 

Debido al poco número de casos de lesiones de las partes blandas no se considera que sea útil tener en cuenta las localizaciones por separado. No obstante, la gran mayoría de éstos se encontraban en miembros inferiores (muslo 16 y pierna 14, sobre todo el hueco poplíteo). Seis de 9 sarcomas sinoviales se encontraron en la rodilla, todos ellos entre los 30 y los 40 años; todos los leiomiosarcomas se localizaron en el muslo y todos los pacientes tenían entre 40 y 50 años; 14 de los 15 histiocitomas fibrosos malignos se localizaron en el miembro inferior (6 en el 1/3 inferior de la tibia y todos ellos entre los 20 y los 30 años, y 8 en el 1/3 inferior del fémur y todos con más de 30 años de edad).

DISCUSIÓN

De acuerdo con los datos del Registro Nacional de Cuba, la incidencia de estos tumores plantea una tasa de 1,2 por 100 000 habitantes.1 Como nuestro registro hospitalario es parcial, no es posible evaluar la incidencia real de estos tumores. A pesar de que el hospital se considera un centro de atención nacional, no recibe el 100 % de los pacientes diagnosticados con tumores malignos de huesos y partes blandas. No obstante los datos se corresponden con la incidencia nacional reportada por el RNC1 y por otros registros de cáncer (2,3), y por otras publicaciones de la literatura médica especializada.4,5,6,8

En la mayoría de las revisiones bibliográficas el osteosarcoma es el tumor óseo maligno más frecuente antes de los 40 años de edad y en el sexo masculino.4,5,7,8 Este patrón se pierde en las edades adultas donde son más frecuentes los tumores me-tastásicos en huesos, y el mieloma múltiple, que a pesar de estar comprendido en las nuevas clasificaciones entre los tumores linfoproliferativos,14 por sus características clínicas se incluyen entre los tumores óseos.

La mayoría de las publicaciones señalan al fémur como el hueso más frecuentemente tomado por un tumor maligno primitivo o metastásico,3,5,10,14,15 y en nuestra casuística esto también se comportó de esta forma, pues 16 de los 19 casos de metástasis, se localizaron en este hueso así como 48 de los 126 tumores primitivos.

CONCLUSIONES

Aunque se trata del análisis de la casuística de nuestro servicio, hemos encontrado que los resultados son comparables, en cuando a orden de frecuencia y edad de presentación de las lesiones, a lo reportado en otros lugares del mundo. Aunque no fue el objetivo del trabajo debemos señalar que la mayoría de los pacientes llegaron al servicio con tumores avanzados, por lo que realizar complejas operaciones para evitar la amputación de los miembros afectados, no fue frecuente, debido a las características individuales de cada paciente. No obstante, podemos señalar que en los casos en que fue posible, cumpliendo los requisitos de una cirugía oncológica, se realizaron intervenciones conservadoras, y a este proceder se asoció poliquimioterapia adyuvante, cuando así lo requirió la histopatología del tumor.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Registro Nacional de Cáncer de Cuba. Trienio 1990-1992.
  2. Curtis J Mettin: Cancer epidemiology 50 years later. Cancer 83(7):3685-92,1998.
  3. Buckely JD, Pendergrass TW, Bucley CM, Pritchard DJ, Nesbil ME, Robinson LL. Epidemiology of osteosarcoma and Ewing's sarcoma: a study of 305 cases by the children's cancer group. Cancer 83(7):1440-8, 1998.
  4. Pisters PW, Leung DH, Woodruf J. Analysis of prognostic factors in 1 041 patients with localized soft tissue sarcoma of extremities. J Clin Oncol 1996;14:1679-89.
  5. Malayer M. Malignant bone tumours. En: DeVita VT, Jr and S Hellman. Lippincot?Raven. Cancer principles and practice of Oncology. Cap 38 Secc 3:1997:1789-1852.
  6. Brennan M. Soft tissue sarcomas. En: DeVita VT, Jr and S Hellman. Lippincot?Raven. Cancer principles and practice of Oncology. Cap 38 Secc 2:1997:1738-88.
  7. Antman K, Crowley J, Balcerzark S, Kempt R, Weiss R, Clamon G, Baker L. A southwest oncology group phase II study of doxorrubicin, dacarbazine, ifosfamide and mesna in advanced osteosarcoma, Ewing's sarcoma and Rhabdomyosarcoma. Cancer 1998;82(7):1288-95.
  8. Siegel RD, Corson JM, Ryan LM, Antman KH. Osteosarcoma in adults. Clin Orthop 1989;240:261-9.
  9. Gaynor JJ, Tan CC, Casper E. Refinement of clinico pathologic staging for localized soft tissue sarcome: study of 423 adults. J Clin Oncol 1992;10:1317?-9.
  10. Rougraft BT, Simon MA, Kneisl JS, Greenberg DD, Manlkin HJ. Limb salvaje compared with amputation for osteosarcoma of the distal end of the femur. J Bone Joint Surg Am 1994;76:649-56.
  11. Felder R, Forman A, Mildwer A, Topf R. Quality of life and psychosocial adjusment of young patient after treatment of bone cancer. Cancer 1998;83(1):69-75.
  12. Levine EA, Trippon N, Dar Gupta TK. Preoperative multimodality treatment for soft tissue sarcomes. Cancer 1993;71:3685-92.
  13. Greenberg DB. Quality of life in osteosarcoma survivors. Oncology 1994;8:19-35.
  14. Gaidano G. Malignant non?Hodgkin's Lymphomas. En: De Vita VT, Jr and S Hellman. Lippincot-Raven. Cancer principles and practice of Oncology. Cap 44 Secc 3:1997;2165-96.
  15. Satariano WA, Ragland KE, Van Ken Eadeer S. Cause of death in men diagnosed with prostate cancer. Cancer 1998;83(6):180-8.
  16. Brand K, Meuck H, Scott C, Monro M, Wincliesler D. The National cancer data base 10 years survey of breast cancer treatment at hospitals in the United States. Cancer 1998;83(6):1262-73.
 
Recibido: 10 de abril de 1999. Aprobado: 16 de abril de 1999.
Dra. Alicia Tamayo Figueroa. Ave. 51 No. 19603, La Lisa, Ciudad de La Habana, Cuba.
 
 

1 Especialista de I Grado en Ortopedia y Traumatología.
2 Especialista de I Grado en Radiología.
3 Licenciada en Enfermería.
 

Indice Anterior Siguiente