Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Oncol 1999;15(3):170-5
Formato PDF

Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Distribución del cáncer bucal por etapas clínicas. Cuba (1988-1994)

Dra. Mariela García Jordán,1 Dra. Maritza Sosa Rosales,2 Dr. Juan Lence Anta,3 Dra. Leticia Fernández Garrote4 y Dra. Luz A. Martín Moya5

RESUMEN

En Cuba, desde 1985, se pone en función el Programa Nacional de Diagnóstico del Cáncer Bucal, único en el mundo por su cobertura nacional; se plantea entre sus funciones la pesquisa masiva de lesiones de la cavidad bucal a todos los sujetos mayores de 15 años. El objetivo fundamental es detectar lesiones premalignas y malignas en etapas bien tempranas. Se realiza un estudio descriptivo de la distribución por etapas clínicas del cáncer bucal en Cuba en el período de 1988 a 1994. En éste se estimó el porcentaje de las diferentes etapas clínicas para cada año del período, considerando y sin considerar los casos reportados sin estadio clínico. Más de la mitad de los casos reportados al Registro Nacional de Cáncer, con estadio clínico, corresponden a las etapas 0 y I, sin embargo, esta proporción se ha mantenido bastante estable desde 1988 hasta 1994, a pesar de ello, este dato apoya una posible efectividad de las acciones del programa.

Descriptores DeCS: NEOPLASMAS DE LA BOCA/diagnóstico; NEOPLASMAS DE LA BOCA/prevención & control; PROGRAMAS NACIONALES DE SALUD; CUBA.

En todo el mundo la proyección anual de casos nuevos de cáncer de cabeza y cuello es de aproximadamente 500 000.1 Los tumores malignos de la cavidad bucal al igual que los de otras partes del organismo, son capaces de dar al traste con la vida de los pacientes. Promedian una tasa bruta mundial de 9,2 en el hombre y de 3,2 en la mujer por 100 000 habitantes.2 En Cuba, el cáncer bucal se encuentra entre las 10 primeras causas de incidencia del cáncer en los hombres, el 4 % de todas las neoplasias malignas reportadas en este sexo.3

El diagnóstico precoz se realiza cuando las lesiones son menores de 2 cm de diámetro y no presentan signos evidentes metastásicos, es éste el momento que al emplear tratamientos adecuados, se logrará el control efectivo de la enfermedad.4 En estadios tempranos, el cáncer bucal localizado es a menudo asintomático.5 La detección temprana produce una reducción significativa de la mortalidad, -al detectar lesiones premalignas cuyo tratamiento oportuno evitaría la aparición del cáncer- e incrementa la curación, supervivencia y calidad de vida (cv).

En Cuba, desde 1985, se pone en función el Programa Nacional de Diagnóstico del Cáncer Bucal,6 respaldado por el Ministerio de Salud Pública. Único en el mundo por su cobertura nacional, se plantea entre sus funciones la pesquisa masiva de las lesiones del complejo bucal a los sujetos mayores de 15 años, con el objetivo fundamental de detectar éstas en etapas tempranas.

El comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud7 para la detección precoz del cáncer, plantea que para evaluar la efectividad de un programa, debe considerarse que éste es útil, si se produce un aumento en la proporción de lesiones incipientes y una disminución de lesiones avanzadas. El hecho de contar en nuestro país con un Registro Nacional del Cáncer (RNC), permite hacer este tipo de análisis.8

El presente trabajo tiene como objetivo caracterizar la distribución del cáncer bucal según etapas clínicas al diagnóstico, en Cuba durante el período de 1988 a 1994.

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo de la distribución por etapas clínicas del cáncer bucal. (códigos 140 146 de Clasificación Internacional de Enfermedades de Oncología (CIE-O).

Para calcular la proporción de casos de cáncer bucal reportados en los diferentes estadios clínicos, la información se obtuvo de las tablas de salida del Sistema de Información del RNC. Se estimó la proporción de casos de las diferentes etapas clínicas para cada año del período 1988 a 1994, considerando y sin considerar los casos reportados sin estadio clínico.

RESULTADOS

Durante el período 1988 1994 se notificaron al RNC 4 199 casos nuevos de cáncer bucal, de los cuales, sólo fueron estudiados el 52,2 % en las diferentes etapas clínicas y el resto clasificados como etapa ignorada, o sea, no estudiados el 47,8 % (figura 1 y tabla 1).

Tabla 1. Distribución de casos de Cáncer Bucal reportados al Registro Nacional de Cáncer según años. Cuba. 1988-1994

 
Estadiados
No Estadiados
 
Años 
No.
%
No.
%
Total
1988
368
58,3
263
41,7
631
1989
385
59,8
259
40,2
644
1990
332
58,3
237
41,7
569
1991
283
52,1
260
47,9
543
1992
262
44,1
332
55,9
594
1993
323
49,3
331
50,7
654
1994
240
42,6
324
57,4
564
Total
2193
52,2
2 006
47,8
4 199

Figura1

Fig. 1. Porcentaje de casos de cáncer bucal (estadiados y no estadiados) reportados al Registro Nacional de Cáncer por años. Cuba, 1988-1994.

En los 4 primeros años del estudio, más del 50 % de las lesiones identificadas como cáncer bucal, fueron reportadas al RNC con estadiamiento clínico, mientras que a partir del año 1992 las lesiones no estadiadas ocuparon valores por encima del 50 %.

La tabla 2 y la figura 2, muestran la distribución según etapas clínicas de los casos diagnosticados en el período del estudio. Sólo a partir de 1990 se observa un incremento sucesivo de la etapa I y II, a expensas de una disminución de las etapas III y IV. Este incremento no es tan marcado en los últimos 3 años de la serie. Ligeramente por encima del 60 % de los casos diagnosticados de cáncer bucal fueron reportados al RNC en estadios I y II.

Tabla 2. Distribución de casos de Cáncer Bucal reportados al Registro Nacional de Cáncer según etapa clínica y años. Cuba, 1988-1994

 
Años
Etapas 
1988
1989
1990
1991
1992
1993
1994
Total
0
0,5
1,0
6,3
1,0
0,3
0,3
1,2
1,6
I
47,9
47,8
35,2
44,1
46,9
46,2
48,8
45,1
II
16,3
15,6
23,8
16,7
19,5
17,3
20,5
18,4
III
18,4
15,0
18,4
10,9
17,6
17,3
13,3
16,0
IV
16,9
20,6
16,3
27,3
15,7
18,9
16,2
18,9
Total
631
644
569
543
594
654
564
4199
Nota: Los valores de las etapas están dados en %.
 
 

Figura2

Fig. 2. Porcentaje de casos reportados al Registro Nacional de Cáncer por años según etapas clínicas. Cuba, 1988-1994.

Llama la atención que en el 48 % de los casos reportados, se ignora su estadio clínico, de los cuales, un 40 % o más, podrían presentar un estadio clínico avanzado, lo que incrementaría consecuentemente la gravedad del problema.

DISCUSIÓN

El incremento de los casos reportados en estadios tempranos es la principal medida que permite aumentar la curabilidad del cáncer del complejo bucal, conjuntamente, con el tratamiento oportuno y eficaz de estos pacientes.

En Cuba el Programa Nacional de Control de Cáncer, plantea aumentar la proporción de diagnóstico de cáncer bucal en estadio I a más del 50 %.6

El corrimiento de la distribución por estadios clínicos encontrada en nuestro estudio, concuerda con la encontrada por Fernández L.9 en el período 1983 1989, lo que demuestra que no ha habido una continuación en este corrimiento en un período contiguo (tabla 3).

Tabla 3. Distribución de casos de cáncer bucal reportados al Registro Nacional de Cáncer según etapa clínica y años. Cuba, 1983-1989*

Etapas 
1983
1984
1985
1986
1987
1988
1989
0
0
0
0
3 %
2 %
1 %
1 %
24 %
27 %
32 %
44 %
42 %
48 %
49 %
II
26 %
29 %
33 %
19 %
23 %
16 %
15 %
III
30 %
29 %
20 %
22 %
16 %
18 %
15 %
IV
20 %
15 %
15 %
12 %
17 %
17 %
20 %
Estadiados
264
215
215
320
346
365
394
No Estadiados
281
352
352
405
290
445
321
Total
545
567
567
725
636
610
715

* Fuente: Tomado de Fernández Garrote LM, et al. An evaluation of the Oral Cancer Control Program in Cuba... Epidemiology, 1995;6(4):428 31 (tabla 5).

En este estudio los resultados podrían interpretarse cautelosamente como resultado de las acciones del programa. Esto lo reafirman algunas experiencias obtenidas por otros autores en sitios donde no existen Programas de Control de Cáncer Bucal. Por ejemplo, Elwood10 de la Clínica Maxwell Evans, de Vancouver, Canadá, reportó que sólo el 26 % de los 158 pacientes con cáncer de cavidad bucal notificados desde enero de 1977 a enero de 1980 estaban clasifica-dos como etapa I, mientras que como etapa II, III y IV se encontraban el 74 % restante.

Estudio similar realizó Moore11 en una región de los Estados Unidos, quien en una serie de 155 pacientes con carcinoma escamoso de la cavidad bucal, atendidos en el Hospital Docente de la Universidad de Louisville, Kentucky, en el período 1960 a 1981, refiere que 57 pacientes (36,7 %) fueron diagnosticados en el estadio I y 98 (63,3 %) en estadios II, III y IV.

Más de la mitad de los casos reportados al RNC, con estadio clínico, corresponden a las etapas 0 y I, sin embargo, esta proporción se ha mantenido bastante estable desde 1988 hasta 1994, a pesar de ello, este dato apoya una posible efectividad de las acciones del programa.

Los profesionales que de una forma u otra estén estrechamente vinculados a la atención de pacientes, deberán ser conscientes de que un buen programa de detección deberá detectar los tumores, bien en fase preinvasiva o en fase invasiva muy incipiente. Se ha propuesto como índice de eficacia de un Programa de Control de Cáncer, el incremento sucesivo del porcentaje de pacientes diagnosticados en una fase susceptible de tratamiento curativo.

SUMMARY

Since 1985 Cuba has implemented a National Oral Cancer Diagnosis Program which in unique worldwide due to its nationwide coverage and has the massive screening of oral cavity lesions in all subjects aged over 15 years as one of its functions. The main objective is the detected pre?malignant and malignant lesions in their very early stage. A descriptive study of the distribution of oral cancer by clinical stages in Cuba from 1988 to 1994 was undertaken in which the percentage of the different clinical stages per earch year of the period including or excluding reported cases without any clinical stage was estimated. More than half of the cases with a clinical stage recorded in the National Register of Cancer are classified in stages 0 and 1. This proportion has kept fairly stable from 1988 to 1994 so these data support the possible effectiveness of the actions of the program.

Subject headings: MOUTH NEOPLASMS/diagnosis; MOUTH NEOPLASMS/prevention and control; NATIONAL HEALTH PROGRAMS; CUBA.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Ashok Shaka R, Elliot Strong W. Cáncer de la cabeza y del cuello. Oncología Clínica. Manual de la American Cancer Society. OPS 1996 Seg. Edic. (1235).
  2. Parkin DM, Muir CS, Whelan SL, Gao Y?T, Ferlay J, Powell J, eds. Cancer incidence in five continents. Vol 6. IARC Scientific Pub No. 120 Lyon: International Agency for Research on Cancer, 1992.
  3. Lence Anta J, Rodríguez Salvá A, Santana Garay JC, Fernández Garrote L. Programa de diagnóstico precoz del cáncer bucal. Resultados y perspectivas. Rev Cub Med Gen Integral 1994;10(3):230-4.
  4. Ruiz Menéndez A. Prevalencia de neoplasia maligna de la cavidad bucal en el Hospital Clinicoquirúrgico "Celia Sánchez" años 1982 a 1985. Rev Cub Estomat 1985;26(3):235.
  5. Fedele D. Oral cancer screening in the elderly. J Am Geriatr Soc 1991;39:920-5.
  6. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Dirección Nacional de Estomatología. Programa Nacional de Diagnóstico Precoz de Cáncer Bucal. La Habana:Editorial Ciencias Médicas, 1986.
  7. OMS. Evaluación de los Programas de Salud, Serie Salud para Todos. No. 6 Ginebra, 1981.
  8. Fernández Garrote L. Sistemas de información para el Registro Nacional de Cáncer. Tesis para optar por el Grado de Candidato a Doctor en Ciencias Médicas. INOR. Ciudad de La Habana, 1985.
  9. Fernández Garrote L et al. An evaluation of the oral cancer Control Program in Cuba. Epidemiology, Lyon 1995;6(4):428-31.
  10. Elwood JM, Gallogher RP. Factors influencing early diagnosis of cancer of the oral cavity. Canadá Med Assoc J 1985;133(7):651-6.
  11. Moore C et al. All evolution of size in prognosis of oral cancer. Cancer 1986;58(1):158-62.
  12. Organización Mundial de la Salud. Detección precoz del cáncer. Serie de Informes Técnicos No. 222, Ginebra, 1990.


Recibido: 20 de abril de 1999. Aprobado: 27 de abril de 1999.
Dra. Mariela García Jordán. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Calle 29 esquina a E, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.
 
 

1 Estomatóloga General. Máster en Salud Pública. Profesora Instructora.
2 Especialista de I Grado en Administración de Salud. Máster en Salud Pública. Profesora Instructora.
3 Especialista de I Grado en Bioestadísticas. Investigador Agregado.
4 Doctora en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Bioestadísticas. Investigadora Titular.
5 Estomatóloga General.
 
Indice Anterior Siguiente